Enlaces de accesibilidad

Cuba

Se buscan maestros en Cuba

Con déficit de maestros comienza curso escolar en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:05 0:00

Con déficit de maestros comienza curso escolar en Cuba

Para este curso escolar, solo en las provincias de Camagüey y Ciego de Ávila hay un déficit de 1.714 maestros. Bajos salarios, profesores sin vocación, escuelas sin acceso a nuevas tecnologías y gastos de los padres en la contratación de maestros particulares para sus hijos son algunos de los males. El magisterio en la Isla es un auténtico calvario.

Parece que ha pasado mucho tiempo cuando un orgulloso Fidel Castro, estadísticas en mano, encandilaba a su audiencia con un manojo de números que resaltaban la calidad de la educación pública en Cuba.

Odalys, 56 años, aún recuerda a Fidel arengando al gentío en un teatro habanero en 1979, justo el día de su graduación como pedagoga. “Ha llovido mucho desde entonces. Yo estaba orgullosa de ser maestra. Era una profesión muy valorada en nuestra sociedad. Pero llegó el 'período especial' (una guerra sin el rugir de los cañones) y todo se desmoronó”, cuenta en la sala de su casa, en el Reparto Sevillano, a media hora en automóvil del centro de La Habana.



En 1997 la maestra habanera guardó el título en el desván de su casa. Comenzó a trabajar como ayudante de repostería en un hotel cinco estrellas de Varadero.

“El dinero no lo es todo. Pero los 400 pesos que ganaba como maestra de secundaria no me alcanzaba para mantener a mis tres hijos. No solo es un problema de salarios bajos, también pasa por el escaso reconocimiento del Estado y la sociedad hacia el magisterio. Ahora ser maestro es la última carta de la baraja. Una maldición”, explica Odalys.

Si le preguntan a Josuán, un joven que viste un jeans apretado y zapatos deportivos de punta afilada, por qué trabaja como maestro en una destartalada escuela primaria del municipio 10 de Octubre, al sur de la capital, responde:
“Simple. Ser maestro era la única manera de escapar del Servicio Militar Obligatorio. Cuando terminé el preuniversitario, al quedarme sin carrera universitaria, tenía dos opciones: ser profesor o estar dos años limpiando letrinas en un cuartel militar. Soy maestro más por obligación que por vocación”, señala sin afeites.

El declive de la educación pública en Cuba es notorio. A partir de 1959 se convirtió en un sistema de enseñanza altamente doctrinario. La historia se contaba de una manera tergiversada y para llegar a obtener un título universitario, aunque fuese solo en apariencias, se necesitaba ser un ferviente seguidor de Castro.

En sus mejores momentos, la Isla llegó a tener estadísticas impresionantes en materia educativa. En 1961, miles de alfabetizadores ayudaron a eliminar el analfabetismo y cientos de maestros voluntarios abrieron aulas en llanos y montañas. Se edificaron decenas de escuelas en el campo y de seis universidades que existían antes de 1959, tres públicas y tres privadas, la cifra se elevó a 49 centros de altos estudios: 13 universidades, 15 facultades y centros universitarios y 21 institutos y academias superiores.

Pero cantidad no necesariamente significa calidad. En su época de oro, las universidades, institutos superiores y escuelas tecnológicas, graduaban profesionales como si fuesen salchichas. En Cuba, un millón de graduados universitarios saben desarmar en pocos minutos un fusil AK-47, pero confunden a Mozart con Lecuona y redactan con faltas de ortografía.

Desde luego, la talanquera de un sistema obsesionado con el control social y la planificación económica frena su desarrollo. Incluso en aquella etapa, cuando el petróleo, los cañones y las latas de carne rusa llegaban por montones desde el Cáucaso, el fraude académico en la educación cubana era un estilo de vida.

El Estado verde olivo, en su intento de demostrar la supremacía de su ideología, otorgó licencia a los maestros para que se hicieran de la vista gorda y promovieran a todos los alumnos.

“En las décadas 1970-1980, incluso en la actualidad, un profesor que no promoviera a más del 95% de sus alumnos era mal visto. Lo políticamente correcto era que el 100% de los estudiantes pasaran de grado. Y casi todos con notas de sobresaliente. Ese monstruo creció. Tapábamos las deficiencias sin rigor académico. Te confieso que ya no recuerdo las veces que entré al aula durante un examen y le soplé todo el contenido a mis alumnos. Esas aguas han traído estos lodos”, cuenta Ricardo, antiguo profesor de geografía reconvertido en taxista particular.

Ya a fines de los 90, la educación pública tenía un déficit de 25 mil maestros. Fidel Castro apostó por lo que mejor sabe hacer: improvisar. Con urgencia enroló a miles de jóvenes desocupados.

Eran cursos exprés y chapuceros. A estos profesores emergentes los cubanos les denominan ‘maestros instantáneos’. “Yo di un salto tremendo. De estar bebiendo ron en la esquina del barrio a maestro en una secundaria. El milagro duró dos años. Con los 20 dólares mensuales que ganaba no podía salir con mi novia. Dejé la escuela y volví a lo mío, vender pacotilla en la calle y dormir hasta el mediodía”, expone Yasmani, ex maestro emergente.

La ministra de educación Edna Elsa Velázquez intenta salvar los muebles. Desde hace un par de años ha puesto énfasis en elevar la calidad de la educación primaria, secundaria y preuniversitaria. Se han recortado los turnos de clases y crece el rigor en las calificaciones. Aunque el fraude académico parece endémico: en muchas escuelas, la venta de exámenes es un negocio.
Pero en el fondo de armario del sistema de enseñanza hay poco donde escoger. Queda el menudeo. Profesores mediocres y sin vocación. Migdalia lleva seis años pagando a una maestra repasadora para mejorar la instrucción de su hija que comienza la secundaria en el curso escolar que el 1 de septiembre se inaugura en todo el país.

“Es terrible la mala calidad de la enseñanza. Le pagaba diez pesos convertibles a una profesora para que le repasara doce días al mes a mi hija. Ahora en la secundaria tengo que pagar un peso convertible por cada repaso”, dice Migdalia.

Rosa, directora de una escuela primaria, compensa su salario impartiendo clases a niños menores de 11 años. “Es ilegal. Pero es la única manera que tengo de ganar un dinero extra”. Y confiesa que suele buscarse unos 100 cuc mensuales, seis veces su salario oficial.

En la era de la informatización, las escuelas cubanas, hasta nivel preuniversitario, no tienen conexión a internet y las computadoras son de segunda generación. “Qué podemos esperar de los profesionales cubanos del futuro si muchos de ellos jamás se han conectado a internet”, señala Roger, maestro de segundo grado.

Según el Banco Mundial, en 2010 el gobierno cubano dedicó el 12,8% del PIB a la educación. Pero las transformaciones no acaban de llegar al sistema nacional de enseñanza.

Por eso, muchos jóvenes apuestan por cursar estudios universitarios en el extranjero. Los más optimistas señalan que, al menos en Cuba, todos saben leer. Y eso les sirve de consuelo.

Vea todas las noticias de hoy

32 casos nuevos de COVID-19 en Cuba

Cubanos viajan en guagua. (REUTERS/Alexandre Meneghini).

El Ministerio de Salud de Cuba informó que al cierre del sábado se confirmaron 32 casos nuevos de coronavirus, con un acumulado de 6.566 en la isla.

Se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia clínica epidemiológica 3,853 pacientes, de ellos: sospechosos 830, en vigilancia 2.585 y confirmados 438.

De los 32 casos nuevos diagnosticados, 28 son cubanos y cuatro extranjeros; 27 fueron contactos de casos confirmados, uno sin fuente de infección precisada y cuatro con fuente de infección en el extranjero.

Ocho son mujeres y 24 hombres. El 56,2% de los casos positivos fueron asintomáticos.

55 nuevos casos de coronavirus en Cuba, 17 son extranjeros

Un hombre usa máscara para evitar contagio de COVID-19. (Yamil LAGE / AFP)

Al cierre del día de ayer se confirmaron 55 casos nuevos, con un acumulado de 6.534 en el país según datos ofrecidos por el Ministerio de Salud en Cuba que desglosó en 38 cubanos y 17 extranjeros.

Del total de casos, 33 fueron contactos de personas confirmadas, 3 sin fuente de infección precisada y 19 con fuente de infección en el extranjero.

La residencia por provincia y municipio de los casos autóctonos son:

-Pinar del Río con 12 casos que se distribuyen 8 en Consolación del Sur, 2 en Pinar del Río, 1 en Guane y 1 en Sandino.

-Sancti Spíritus superó a Pinar del Río al registrar 16 casos, de ellos 11 son de la ciudad cabecera del mismo nombre, 4 de Cabaiguán y 1 de Fomento.

-Ciego de Ávila reportó 6 casos, esta vez 5 son de la ciudad cabecera provincial del mismo nombre y 1 del municipio de Ciro redondo.

-La Habana sumó 2 casos, 1 en Regla y 1 en Cotorro.

Los 19 cadetes con COVID-19 en la Interarmas Antonio Maceo y las pesquisas por Caimito

Cadetes en curso de la Escuela Militar Antonio Maceo

La nota de las personas con COVID-19 en Cuba de este viernes 23 de septiembre, tenía una característica singular, en la provincia de Artemisa, todos los enfermos eran del mismo municipio, el de Caimito. Y los datos sobre los pacientes eran una copia.

Los 19 enfermos de la lista relacionada a Artemisa tienen edades que oscilaban entre los 17 y los 21 años, y todos tenían la misma cifra de contactos en vigilancia, la de 189, que se encuentran bajo observación epidemiológica.

Según la prensa local, se ha confirmado que los enfermos son de la Escuela Interarmas Antonio Maceo (Unidad Militar 3088), que está en el municipio de Caimito, en las cercanías de Ceiba del Agua.

Los cadetes, en su mayoría del primer curso, son los que más se han contagiado en la pandemia.

Graduación de escuela militar Antonio Maceo en el 2020
Graduación de escuela militar Antonio Maceo en el 2020

El colegio militar es el centro de trabajo por excelencia de cientos de vecinos de la zona, que a diario asisten a sus labores en la escuela de cadetes. Y es por ello que en la tarde de este viernes las autoridades de salud del municipio Caimito se han lanzado a realizar pruebas (PCR) a los residentes del área, que en su mayoría laboran como trabajadores civiles de las FAR o tienen un familiar que allí trabaja y viven todos en los poblados de Ceiba del Agua, Vereda Nueva, Guayabal, Pueblo Nuevo y la localidad cabecera del municipio.

El centro educacional, que fuera trasladado a esa localidad en 1964, se ubicada en lo que fuera el Instituto Cívico-Militar que creara en Cuba en la década del treinta del siglo XX, por el entonces Coronel Fulgencio Batista.

A inicios del pasado mes de junio de este año se graduaron cientos de oficiales con el grado de teniente en la escuela Antonio Maceo, en un acto que asistió el mismo ministro de las FAR, el general de cuerpo de ejército Leopoldo Cintra Frias, sancionado por el gobierno de Estados Unidos.

Piden sanciones de 12, 10 y 6 años a los acusados de vínculos con "Clandestinos"

Activista en Miami acusada de financiar al grupo “Clandestinos”

La Fiscalía General Cubana solicitó para tres cubanos acusados de pertenecer al grupo anónimo Clandestinos sanciones de 12, 10 y 6 años por los delitos de "difamación de las instituciones y organizaciones de los héroes y mártires, de carácter continuado" y “daños al patrimonio cultural”, según divulgó el Observatorio Cubano de Derechos Humanos.

A Panter Rodríguez Baró le piden 2 años por “difamación de las Instituciones y organizaciones de los héroes y mártires de carácter continuado” y 10 años por el de “daños al patrimonio cultural”.

Petición Fiscal
Petición Fiscal

En el caso de Yoel Prieto Tamayo la petición fue de 2 años por “difamación de las instituciones y organizaciones de los héroes y mártires” y 8 por “daños al patrimonio cultural”.

Para Jorge Ernesto Pérez García la fiscalía solicitó una sanción conjunta de 6 años por los mismos delitos, precisó en la nota el OCDH.

Esther Baró, madre de Panter Rodríguez, dijo a Radio Televisión Martí que él está en la “Sección 47” de la cárcel Combinado del Este y se comunican por teléfono dos veces a la semana.

Dijo que la familia está a la espera del juicio "a ver qué pasa", porque en el caso de que haya cometido ese delito del que lo acusan, "no es para que le pidan tantos años de cárcel”.

Panter Rodríguez Baró y Yoel Prieto Tamayo, que no están afiliados a ninguna organización opositora y "presuntamente" son miembros del grupo “Clandestinos” fueron considerados en septiembre de este año convictos de conciencia por la organización Cuban Prisoners Defenders (CPD).

En enero de 2020, luego de varias semanas en que estuvieron ocurriendo en algunas zonas publicas del país acciones de vandalismo contra estatuas del héroe nacional cubano José Martí, las autoridades informaron del arresto de dos cubanos a los que acusaron de ser miembros del grupo.

En la publicación del diario Granma precisaron que los detenidos habían realizado pintadas de varios bustos de Martí y vallas públicas en La Habana que aparecieron cubiertos de pintura roja.

El llamado movimiento Clandestinos aseguró que los dos hombres que las autoridades cubanas detuvieron, y mostraron en fotos, por el presunto acto de vandalismo, no eran parte del grupo.

Informe SIP: Numerosos periodistas cubanos fueron detenidos, amenazados y golpeados

Patrullas de la policía bloquean el acceso al Malecón, en La Habana, durante el toque de queda establecido por el repunte de coronavirus. (YAMIL LAGE / AFP)

Numerosos periodistas fueron detenidos, retenidos, amenazados y golpeados y se les prohíbe salir de sus viviendas o del país, indicó este viernes la Sociedad interamericana de Prensa (SIP) en la clausura de la 76ª Asamblea General de esta organización.

La reunión celebrada esta semana debatió las libertades de expresión y de prensa en las Américas.

Sobre el caso de Cuba la SIP asegura que el régimen incrementó la represión y la censura contra medios y periodistas independientes, activistas y ciudadanos.

Además concluye que los medios independientes de la isla fueron bloqueados y hackeados por acusaciones de desacato, propaganda enemiga, incitación a la violencia o por recibir financiación desde el extranjero.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:39 0:00


A continuación reproducimos el informe completo sobre Cuba.

En este período, el régimen ha incrementado la represión y la censura contra medios y periodistas independientes, así como contra activistas y ciudadanos. Bajo apercibimiento de desacato, propaganda enemiga, incitación a la violencia o por recibir financiación desde el extranjero, los medios independientes han sido bloqueados y hackeados y los periodistas independientes detenidos, retenidos, amenazados y golpeados, así como se les ha prohibido de sus viviendas o del país.

Mediante el decreto 370 que censura y monopoliza el uso de internet, decenas de personas fueron multadas con el equivalente a tres salarios mínimos por expresarse en redes sociales. Quienes no pagan pueden ser encarcelados.

ETECSA, el monopolio de comunicación, además de cobrar altísimos precios, bloqueó decenas de sitios de medios independientes como 14ymedio, Diario de Cuba, Cubanet, Cibercuba, El Estornudo, ADN Cuba y Tremenda Nota. También creció la creación de cuentas que suplantan identidad de opositores y periodistas independientes, así como el uso de trolls y cuentas falsas.

Continúa la práctica oficial de hackeos y cibermensajes con amenazas de muerte, desaparición, violencia a comunicadores de la comunidad LGTBI. Fueron víctimas Maykel González Vivero, Nonardo Perea, Alfredo Martínez, Nelson Julio Álvarez Mairat.

La represión policial también se hizo sentir contra protestas civiles en junio, julio y octubre. El régimen cortó temporalmente el uso de teléfonos e internet a los manifestantes.

Muchos periodistas independientes tienen prohibido salir de sus viviendas y son vigilados. Luz Escobar, Abraham Jiménez Enoa, Ricardo Fernández Izaguirre, Mario Ramírez Méndez y Henry Constantin Ferreiro.

En este período fueron arrestados Abraham Jiménez Enoa, Jorge Enrique Rodríguez, Yoe Suárez, Héctor Luis Valdés Cocho, Iliana Hernández, Camila Acosta, Esteban Rodríguez López, Vladimir Turró Páez, Roberto Rodríguez Cardona, Yadisley Rodríguez Ramírez, Anderlay Guerra. También, los activistas Raux Denis y José Luis Acosta Cortellán por sus críticas en Facebook.

Agentes del Ministerio del Interior (MININT) mantuvieron vigilancia y allanaron las viviendas de los reporteros Yadisley Rodríguez Ramírez, Roberto Rodríguez Cardona y Enrique Díaz Rodríguez. También fueron interrogados el colaborador de Diario de Cuba Yoe Suárez, el editor y redactor de La Hora de Cuba, Mario Ramírez Méndez, por tercera ocasión en el año; los reporteros Ricardo Fernández Izaguirre y Jancel Moreno; la youtuber Ruhama Fernández; Carlos Melián y Mónica Baró de El Estornudo, Héctor Luis Valdés Cocho, Waldo Fernández Cuenca, Niober García Fournier y José Antonio López Piña, de Palenque Visión.

A Yadisley Rodríguez Ramírez, Anderlay Guerra, Camila Acosta y a Adriano Castañeda les han decomisado equipos de trabajo y pertenecías.

El corresponsal del Washington Post en La Habana, Abraham Jiménez Enoa, fue arrestado en octubre. Niober García Fournier fue multado dos veces por su trabajo periodístico en Facebook. Jorge Enrique Rodríguez estuvo cuatro días detenido tras filmar a policías en sus rutinas de trabajo. Yoe Suárez fue detenido y traslado con vendas en los ojos.

En septiembre fue liberado el único periodista que estaba encarcelado, Roberto de Jesús Quiñones, tras cumplir casi un año de condena. Denunció que recibió maltratos y amenazas por intentar publicar textos desde prisión.

Las autoridades les han impuesto multas a los periodistas Jorge Enrique Rodríguez, Camila Acosta, José Luis Acosta Cortellán, Marisol Peña Cobas, Adrián Quesada, Ediyersi Santana Jobo, Ileana Hernández, Mónica Baró, Yankiel Gutiérrez, Yander Serra, Niober García Fournier, Adriano Castañeda, Yanisbel Valido, Enrique Díaz Rodríguez, Raux Denis, Diosbany Zalazar Rodríguez, Esteban Rodríguez López, Henry Couto Guzmán, Yeris Curbelo Aguilera.

A Waldo Fernández Cuenca, colaborador de Diario de Cuba, le retiraron su licencia para trabajo por cuenta propia.

Se mantiene el acoso contra fuentes, entrevistados y personas cercanas a los periodistas. La madre de Yoe Suárez fue citada e interrogada en dos ocasiones para que presionara a su hijo a dejar el periodismo. Solo por ser entrevistados en videos de la prensa independiente, fueron citados en Guantánamo Miguel Ángel López Herrera, Abel Rodríguez Ortiz, Luis Terán Ramírez, Oscar Rodríguez Alcántara, Manuel Alejandro León Velázquez y Yobel Martínez Sevilla.

El régimen usa reglas del Código Penal como la de desacato por no mostrar respeto a las autoridades o por discutir prohibiciones policiales; la de propaganda enemiga, incitación a delinquir, vagancia, acaparamiento o "mercenarismo" por recibir salario financiado desde el extranjero.

Permanecen con prohibición de salir del país Camila Acosta y Anais Remón de Cubanet, Iliana Hernández de Cibercuba, Abraham Jiménez Enoa, Luz y Reinaldo Escobar de 14ymedio, Maikel González Vivero de Tremenda Nota, Waldo Fernández Cuenca, Yoe Suárez y Boris González Arenas de Diario de Cuba, Rosalia Viñas Lazo y Yoandy Izquierdo Toledo de la revista Convivencia, Rolando Rodríguez Lobaina y Niober García Fournier de Palenque Visión; Regina Coyula y Julio Aleaga.

Otras personas no ligadas al periodismo o al activismo cívico también han sido amenazados por grabar, fotografiar o publicar imágenes, opiniones o hacer críticas en redes sociales. Fue el caso de Jorge Félix Vázquez Acosta, empleado de un hotel, que fue expulsado de su trabajo por sus publicaciones críticas en redes sociales.

La Seguridad del Estado citó e interrogó a 15 de los 70 firmantes de una carta publicada en La Hora de Cuba dirigida a figuras de la iglesia católica.

El escritor Pedro Armando Junco fue expulsado de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba tras negarse a retractarse de una carta al presidente Miguel Díaz-Canel que dio a conocer en su perfil de Facebook. Semanas más tarde, le cerraron su peña literaria porque seguía escribiendo críticas en Facebook.

Cargar más

XS
SM
MD
LG