Enlaces de accesibilidad

Salud

Promete la fertilización in vitro con tres padres

Experimentos en laboratorios para casos in vitro

Con el procedimiento de fertilización in vitro se extrae la mitocondria defectuosa de la madre para reemplazarla con la de una donante sana.

Los primeros ensayos en humanos y animales del controvertido tratamiento de fertilización in vitro con tres padres muestran resultados prometedores, afirman científicos en Estados Unidos.

La investigación publicada en la revista Nature muestra que con el procedimiento, que mezcla material genético de tres donantes adultos, se lograron crear embriones que parecen sanos.

Pero como la mitocondria contiene sus propios genes y su propio ADN, esto significa que el embrión producido con este procedimiento contiene material genético de tres personas: sus padres y la donante.

La mitocondria contiene una pequeñísima fracción de nuestro material genético, la mayoría del ADN que determina factores como el color del cabello y ojos están en el núcleo celular.

Los científicos han estado investigando dos formas de crear embriones con reemplazo de mitocondria. Una es extraer el núcleo del óvulo de la madre y colocarlo en el óvulo de una donante con mitocondria sana al cual se le ha extraido su propio núcleo.

Este nuevo óvulo sería posteriormente fertilizado con el esperma del padre. Agregan que los ensayos con monos nacidos con la misma técnica, que ahora tienen tres años de edad, muestran que éstos están en buen estado de salud.

En el Reino Unido se está llevando a cabo actualmente una consulta pública sobre la ética de este procedimiento. Aunque en ese país está permitido utilizar el procedimiento en el laboratorio, los embriones creados no pueden usarse en tratamientos. Se espera obtener los resultados de la consulta en 2013.

La técnica está diseñada para prevenir las llamadas enfermedades mitocondriales, que provocan serias discapacidades como debilidad muscular, ceguera e insuficiencia cardíaca, y que se transfieren sólo de la madre al niño. Otra forma es fertilizar el óvulo de madre primero antes de extraerle el núcleo y colocarlo en el óvulo de la donante. La investigación publicada en Nature utilizó el primer método.

El equipo de la Universidad de Oregon en Beaverton utilizó óvulos de siete mujeres que participaron voluntariamente en la investigación. Los científicos lograron reemplazar el ADN mitoconcrial en 65 de los óvulos. Luego, los analizaron para ver cómo se desarrollaban durante la siguiente semana.

El ritmo de fertilización fue similar al de 33 óvulos "normales" que no habían sido manipulados. Pero la mitad de los primeros mostraron algunas anormalidades. Los que lograron fertilizarse de forma normal se desarrollaron hasta la blástula, unos cinco o seis días, la etapa en la que los embriones que serán utilizados en fertilización in vitro por lo general se transfieren al útero materno. El resultado fue el mismo en los óvulos no manipulados.

El doctor Masahito Tachibana y sus colegas afirman que esto muestra que la técnica puede funcionar, al menos en el laboratorio. Pero todavía no se sabe si puede conducir al nacimiento de un bebé sano. Los investigadores ahora quieren llevar a cabo más estudios para asegurarse de que el tratamiento también es seguro.

Vea todas las noticias de hoy

Alertan que coronavirus podría quedar para siempre como el VIH

Así luce SARS-CoV-2, conocido como COVID-19. NIAID-RML/Handout via REUTERS.

GINEBRA, 13 mayo (Reuters) - El coronavirus que causa el COVID-19 podría volverse endémico como el VIH, dijo el miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS), al tiempo que advirtió contra cualquier intento de predecir la duración de la enfermedad y pidió un "esfuerzo gigante" para contrarrestarla.

"Es importante dejarlo establecido: el virus puede convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades y puede que nunca desaparezca", declaró el máximo experto en emergencias de la OMS, Mike Ryan, durante una comparecencia por internet.

"Creo que es importante que seamos realistas y no me parece que nadie pueda predecir cuándo desaparecerá la enfermedad", agregó. "Creo que no hay promesas en esto y no hay fechas".

Sin embargo, Ryan afirmó que había cierto control sobre la forma en la que las personas lidiaban con el virus, aunque se necesitaría un "esfuerzo enorme" aun si finalmente se conseguía una vacuna.

Se están desarrollando más de 100 vacunas potenciales, incluidas varias en ensayos clínicos, pero los expertos han subrayado las dificultades de encontrar inmunizaciones que sean efectivas contra los coronavirus.

Ryan apuntó que existen vacunas para enfermedades como el sarampión, que no se ha erradicado.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, agregó que "es problema de todos, y todos deberíamos contribuir a detener esta pandemia".

Ryan indicó que se requería un "control muy significativo" del virus para reducir la evaluación del riesgo, que según él permaneció alto a "niveles nacional, regional y global".

Los gobiernos de todo el mundo tienen el dilema de cómo reabrir sus economías conteniendo el virus al mismo tiempo, con casi 4,3 millones de contagiados, según un recuento de Reuters, y más de 291.000 muertes.

La Unión Europea presionaba el miércoles por una reapertura segura de sus fronteras, al tiempo que insistía en medidas de protección como las mascarillas en los aviones, para intentar salvar al deprimido sector turístico para la lucrativa temporada veraniega boreal ahora que caen las infecciones por coronavirus.

Pero expertos en salud pública dicen que se necesita extrema precaución para evitar nuevos brotes.

Ryan dijo que abrir las fronteras terrestres era menos arriesgado que facilitar el transporte aéreo, lo cual era un "desafío diferente".

"Necesitamos tener la mentalidad de que tomará algún tiempo salir de esta pandemia", afirmó la epidemióloga de la OMS Maria van Kerkhove en la sesión informativa.

OMS: "este virus estará con nosotros por mucho tiempo"

Tedros Adhanom Ghebreyesus director general de la OMS. Fabrice COFFRINI / AFP

Durante una reunión informativa sobre el avance del COVID-19 a los medios de comunicación este miércoles (04.22.20), el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, reconoció que "todavía hay un largo camino por recorrer" y confirmó que "este virus estará con nosotros por mucho tiempo".

El director también anunció que muchos países se encuentran en las primeras etapas de contagio del coronavirus y aseguró que "no hay duda de que los pedidos de quedarse en casa y otras medidas de distanciamiento físico han suprimido con éxito la transmisión en muchos países".

Ghebreyesus, explicó la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran algunos países de Europa y África donde "siguen siendo susceptibles" lo que quiere decir que "las epidemias pueden volver a encenderse fácilmente".

La OMS, entiende que las "personas quieran continuar con sus vidas" insistió el director, y para ello, dicha organización "está trabajando, todo el día, todos los días".

Sin embargo, fue muy enfático en decir que las actuaciones "no podrán volver a ser como eran, debe haber una nueva normalidad, que sea más saludable, más segura, para que estemos mejor preparados".

Científicos de EEUU buscan inhibidores de una enzima que ayuda al coronavirus

Médico sostiene una prueba positiva de COVID-19 (Photo by SEBASTIEN BOZON / AFP)

A partir de un descubrimiento del profesor puertorriqueño Mariano García-Blanco, científicos de universidades de Florida y Texas, y del Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, trabajan conjuntamente en busca de un medicamento que bloquee una enzima que ayuda al COVID-19 a multiplicarse en el organismo humano.

La Universidad Internacional de la Florida (FIU), informó este lunes que el objetivo del equipo es descubrir entre los medicamentos ya existentes y aprobados en EE.UU. cuáles son los que mejor inhiben la enzima Topoisomerasa III-ß (TOP3B), para lo cual se ayudan con inteligencia artificial y modelos moleculares.

García-Blanco, especialista en bioquímica y biofísica molecular formado en Harvard y Yale, y actualmente profesor en la University of Texas Medical Branch (UTMB) en Galveston, descubrió que esa enzima es utilizada por el COVID-19 para multiplicarse en el organismo humano, según comunicó en un artículo publicado el mes pasado.

FÁBRICAS DE VIRUS

Con ayuda de la enzima TOP3B, el COVID-19 se replica (hace copias de sí mismo) dentro de las células humanas infectadas, que se convierten así en una "fábrica de virus", según lo publicado en la revista especializada BioRxvy.

Tras su descubrimiento, García-Blanco recabó la ayuda del director del Instituto de Ciencias Biomoleculares de FIU, Yuk-Ching Tse-Dinh, un experto en las topoisomerasas reconocido internacionalmente, y del director adjunto Prem Chapagain.

"Nos acercamos a FIU como el lugar de donde provienen los mejores inhibidores", dijo García-Blanco en declaraciones reproducidas en el comunicado de FIU.

PRUEBAS CON MEDICAMENTOS YA APROBADOS

Tse-Dinh está probando con medicamentos ya aprobados por la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de EE.UU. porque lo que se busca es algo que pueda ser probado en pacientes rápidamente, para evitar que el COVID-19 se siga propagando por el mundo.

Estamos apuntando a lograr que la enzima TOP3B no funcione dentro de la célula, pues así el virus no se propagará tan bien como lo hace, dijo Tse-Dinh.

A juicio del equipo científico, si dan con un buen inhibidor, a los enfermos de COVID-19 se les podrá aplicar junto con medicamentos antivirales con el fin de ampliar las oportunidades de recuperación de los que están muy graves.

SOLUCIONES REALES PARA EL MAYOR DESAFÍO

Según Mike Heithaus, decano de la Facultad de Artes, Ciencias y Educación de FIU, están buscando soluciones reales y tangibles para el "mayor desafío de nuestros tiempos" y si logran resultados, este nuevo enfoque podría utilizarse para tratar otros virus y los nuevos que puedan surgir.

Tse-Dinh, Chapagain y dos estudiantes de posgrado, Ahmed Seddek y Tumpa Dasgupta, están ya identificando medicamentos con ayuda de la inteligencia artificial y los modelos moleculares y probándolos como posibles inhibidores de la enzima.

Cuando encuentran alguno con potencial se los remiten a García-Blanco y su equipo, que los prueban en cultivos celulares y de virus, incluyendo el COVID-19.

"Es una historia muy simple. Queremos bloquear esta enzima. Eso es todo. Si lo podemos hacer y combinar con otro tratamiento antiviral, podremos tener más oportunidades de ayudar a gente que está muy enferma", dijo García-Blanco.

En medio de la pandemia, los participantes de la investigación trabajan a destajo en sus laboratorios o algunos de ellos desde su casa para lograr el objetivo.

"Sentimos la urgencia, pero tenemos que hacer las cosa demanera científica", dijo Tse-Dinh.

ALGO SIMILAR EN BRASIL

En Brasil, un grupo de investigadores constató que el Atazanavir, un medicamento usado para el tratamiento de pacientes con sida, tiene eficacia para inhibir la replicación vírica del Sars-Cov-2, el virus que provoca la COVID-19.

Los estudios de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), mayor centro de investigación médica de América Latina y vinculado al Ministerio de Salud de Brasil, constataron que el Atazanavir es capaz de frenar la multiplicación del virus y que también reduce el proceso inflamatorio en los pulmones de los pacientes que lo contraen.

El medicamento "redujo la producción de proteínas que están vinculadas al proceso inflamatorio en los pulmones y, por lo tanto, impidió el agravamiento del cuadro clínico generado por la enfermedad", informó la Fiocruz en un comunicado.

China ocultó gravedad del coronavirus por casi un mes, señalan expertos

Pasajeros procedentes de Shanghai, China, arriban al aeropuerto internacional de Los Angeles, en California el 26 de enero. (REUTERS/Ringo Chiu)

El sitio investigativo Polygraph.info concluyó que el gobierno de China ha mentido sobre el inicio de la epidemia de COVID-19 y ocultó la gravedad del coronavirus.

El 6 de abril, la agencia china de prensa Xinhua publicó la línea oficial de tiempo de la enfermedad. Dice que el primer caso se detectó a finales de diciembre. "Eso es falso", declaró Polygraph.info, plataforma de la Voz de América (VOA) y Radio Europa Libre/Radio Libertad (RFE) que se dedica a analizar y refutar desinformación en la prensa mundial.

Polygraph cita un estudio especializado hecho por científicos chinos el 21 de febrero, el cual confirma que el primer caso fue el 8 de diciembre o antes.

El estudio asegura que el gobierno chino tardó semanas en declarar la existencia del nuevo coronavirus, lo que habría provocado mas muertes.

También concluyó que un “abarrotado” establecimiento de pescado de Wuhan -la ciudad que se estima sea el origen del virus-, “impulsó las circulaciones rápidas de SARS-CoV-2 en el mercado y lo extendió a toda la ciudad a principios de diciembre de 2019".

Polygraph recuerda que los autores chinos de otro estudio de coronavirus publicado en la revista médica The Lancet identificaron la fecha de "inicio del sistema" del primer paciente como el 1 de diciembre.

Entretanto, el reporte de Xinhua dice que el gobierno chino ha publicado toda la información sobre el virus “de manera abierta, transparente y responsable”, y la ha compartido con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Polygraph contrasta la información del gobierno chino y la respuesta de la OMS.

Las autoridades chinas dijeron inicialmente el 31 de diciembre que no había una "transmisión obvia de persona a persona".

La OMS, recalca la investigación, “aumentó la probabilidad de transmisión humana tres semanas después”.

Para la publicación conjunta de VOA/RFE no hay dudas: “Contrariamente a la afirmación de que la información se compartió de manera oportuna y transparente, los informes noticiosos dijeron que el Gobierno chino suprimió la información durante al menos un mes después de que comenzaron a surgir misteriosos casos de neumonía en Wuhan.”

La censura del gobierno chino contra los medios que trataban de alertar de la pandemia es citada por el diario en inglés The Straits Times, de Singapur: “El 3 de enero ordenó a las instituciones que no publicaran información relacionada con la enfermedad desconocida”.

La información realmente no fue revelada hasta el 9 de enero, “Incluso entonces, la transmisibilidad del virus fue minimizada, dejando al público inconsciente del peligro inminente", dijo The Straits Times.

Otro punto clave del intento de ocultar la magnitud del fenómeno es que el gobierno procesó y arrestó a médicos y ciudadanos por publicaciones en las redes sociales sobre el nuevo virus, acusándolos de "difundir rumores" y "delitos menores", según Poynter International Fact-Checking Network, citando a la agencia France Press y sus propios informes.

La semana pasada, Bloomberg News, citando a tres funcionarios estadounidenses no identificados, informó que la comunidad de inteligencia de EE.UU. ha concluido que China no ha informado del número real de casos y muertes en el país.

Los medios de comunicación estatales de China han rechazado regularmente las críticas al manejo de información sobre el coronavirus del país como "noticias falsas".

Es imposible predecir quién vivirá y quién morirá del COVID-19

Un camión refrigerado almacena las víctimas mortales del coronavirus en un hospital de Brooklyn. Bryan R. Smith / AFP

Las estadísticas que se obtuvieron al inicio de la epidemia del COVID-19 muestran que la enfermedad es más severa para personas mayores de edad, hombres y personas con condiciones preexistentes, como por ejemplo problemas cardíacos y pulmonares.

Sin embargo, los científicos Arturo Casadevall (de origen cubano) y Liise-anne Pirofski advierten en un artículo de opinión en Bloomberg.com que no todas las personas con enfermedades severas enfrentan los mismos riesgos.

Entre las personas de un mismo grupo de riesgo, “las diferencias de los resultados de una infección dependen de cinco variables fuera de su control” (Infección es definida como adquisición del coronavirus tras ser expuesto; infección no es sinónimo de exposición):

  1. La cantidad de partículas virales. La defensa natural del cuerpo humano suele responder con efectividad ante un número bajo. Pero un número alto “puede arrasar el sistema inmunológico”.
  2. Genética. Los virus suelen entrar a las células por medio de proteínas de superficie, pero “la presencia de dichas proteínas varían de persona a persona”.
  3. El camino por donde entra el virus al cuerpo. Es posible que un virus en forma de aerosol que sea inhalado por la persona y un virus que entra al cuerpo porque la persona se tocó el rostro después de tocar una superficie contaminada, tengan consecuencias diferentes.
  4. La potencia del coronavirus. Aunque sean de la misma especie, “los virus difieren en su capacidad de dañar células. Es por eso que la gripe varía en potencia cada año. Asimismo, el coronavirus puede cambiar su estructura genética mientras va de persona a persona”.
  5. El sistema inmunológico de cada persona es clave. Este sistema de protección “aprende de sus encuentros anteriores con microbios”, y eso afecta cómo luchará contra una nueva amenaza.

Los doctores Casadevall y Pirofski argumentan que estas variables “crean un escenario complejo” y por eso “es imposible predecir quién vivirá y quién morirá”. Pero también afirman que esto no es como la influenza de 1918, pues hoy en día existe una comunidad científica robusta. “La Ciencia es la salvación de la humanidad”, subrayaron en el texto.

El doctor Arturo Casadevall es oriundo de Sancti Spíritus. Reside en Estados Unidos desde los 11 años de edad, y hoy en día, desde la Universidad de Johns Hopkins en la ciudad de Baltimore, impulsa una campaña mundial para usar los anticuerpos de personas que sobreviven COVID-19, para tratar a otras personas infectadas.

La página web de este proyecto de plasma convaleciente es www.ccpp19.org; contiene protocolos en inglés y español. La iniciativa cuenta con el apoyo económico del Estado de Maryland, el empresario y egresado de Johns Hopkins, Michael Bloomberg, y la liga de basquetbol NBA, entre otros.

La doctora Liise-anne Pirofski es profesora de medicina y directora de Enfermedades Contagiosas en la Universidad de Medicina Albert Einstein y el Centro Médico Montefiore, ambos en la ciudad de Nueva York.

La doctora Pirofski también promueve el uso de plasma convaleciente; dice que este tratamiento, aplicado a pacientes en la primera etapa de COVID-19, puede salvar vidas.

Cargar más

XS
SM
MD
LG