Enlaces de accesibilidad

Cuba

Tres cubanos en la premiación Sájarov 2013

Guillermo Fariñas, Premio Sájarov 2010; Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, (Premio Sájarov 2005); y Rosa María Payá, hija del disidente Oswaldo Payá (Premio Sájarov 2002) participan en el 25 aniversario del premio

La activista cubana Rosa María Payá Acevedo, hija del fallecido Premio Sájarov 2002 Oswaldo Payá Sardiñas; Berta Soler, en representación de las Damas de Blanco, galardonadas en 2005; y Guillermo Fariñas Hernández, quien recibió el premio en 2010, se encuentran en Estrasburgo, Francia, donde asisten a debates y actos relacionados con el 25 aniversario de la entrega de los premios Sájarov, y la concesión de dicho galardón, este miércoles 19 de noviembre, a la activista paquistaní Malala Yuosafzai.

Malala Yousafzai, la joven de 16 años que fue tiroteada por los talibán por luchar por los derechos de las niñas a la educación, ofrece un discurso tras recibir el premio Sájarov del Parlamento Europeo en la sede de Estrasburgo (Francia) hoy, miércoles 20
Malala Yousafzai, la joven de 16 años que fue tiroteada por los talibán por luchar por los derechos de las niñas a la educación, ofrece un discurso tras recibir el premio Sájarov del Parlamento Europeo en la sede de Estrasburgo (Francia) hoy, miércoles 20
A Yousafzai le concedieron el Premio Sájarov por su determinación en la lucha por el reconocimiento de la igualdad de acceso a la educación para las niñas dentro y fuera de Pakistán.

Soler dijo en el programa Cuba al Día, de Radio Martí, que los premios Sájarov se reunieron en Estrasburgo y "se ha hecho una red de protección (...), y también con los eurodiputados para poder plantear las necesidades y dificultades que tenemos dentro de nuestros países, no solo Cuba, y esto nos ha servido para que ellos lo puedan tener en su agenda, y que el Parlamento Europeo pueda contribuir y ayudar de una forma u otra a los planteamientos que estamos haciendo diferentes países; somos 22 galardonados”.

Premios Sájarov presentes en Estrasburgo

Oslobodjenje (1993, Bosnia-Herzegovina), Taslima Nasreen (1994, Bangladesh), Leyla Zana (1995, Turquía), Wei Jiingsheng (1996, China), Salima Ghezali (1997, Argelia), José Alejandro 'Xanana' Gusmão (1999, Timor Oriental), ¡Basta Ya! (2000, España), Nurit Peled-Elhanan (2001, Israel), Zacarias Kamwenho (2001, Angola), representante de Oswaldo José Payá Sardiñas (2002) - Rosa María Payá Acevedo, hija, Asociación Bielorrusa de Periodistas (BAJ) - Zhanna Litvina (2004, Bielorrusia), Hauwa Ibrahim (2005, Nigeria), Damas de Blanco - Berta Soler (2005, Cuba), Reporteros Sin Fronteras - Christophe Deloire (2005, Francia), Alexandre Milinkevitch (2006, Bielorrusia), Salih Mahmoud Osman (2007, Sudán), un representante de Hu Jia (2008, China) - Zeng Jinyan, Memorial - Oleg Orlov (2009, Rusia), Guillermo Fariñas (2010, Cuba), Ahmed El Senussi (2011, Libia), un representante de Nasrin Sotoudeh (2012, Irán) - Shirin Ebadi y un representante de Jafar Panahi (2012, Irán) - Karim Lahidji.

Soler manifestó también que el tema del "asedio constante a las Damas de Blanco" ha estado en la agenda de Estrasburgo y se le ha hecho saber a los eurodiputados. "Se ha planteado que se ha recrudecido (la represión), y que para todas nosotras el Premio Sájarov es como un escudo, una protección, pero en Cuba al Gobierno no le interesa que seamos Premio Sájarov (…) y se muestra represivo, indolente".

Agregó que "la fuerza represiva no solo se ha recrudecido con los premios Sájarov, también con todos los activistas de derechos humanos, e incluso pusimos el ejemplo de que el domingo pasado, en la provincia de Matanzas, las Damas de Blanco fueron golpeadas y botadas a las afueras de la ciudad de Cárdenas, les lanzaron pintura y las amenazaron".

please wait

No media source currently available

0:00 0:04:55 0:00

Vea todas las noticias de hoy

DOCUMENTO: Informe de Human Rights Watch sobre detenciones y abusos sistemáticos contra manifestantes pacíficos en Cuba

Policías vestidos de civil detienen a una persona durante protestas el 11 de julio de 2021. REUTERS / Stringer

La organización Human Rights Watch presentó este martes, en Miami, el informe “Cuba: detenciones y abusos sistemáticos contra manifestantes pacíficos” que a continuación reproducimos.

El gobierno cubano ha llevado a cabo, de forma sistemática, detenciones arbitrarias, maltratos contra detenidos y procesos penales abusivos en respuesta a las protestas abrumadoramente pacíficas de julio de 2021, señaló hoy Human Rights Watch. Los patrones consistentes y reiterados de abusos por parte de múltiples fuerzas de seguridad en distintos lugares de Cuba sugieren de manera sólida que estas violaciones de derechos humanos responden a un plan deliberado de las autoridades cubanas para suprimir y reprimir la protesta.

El 11 de julio, miles de cubanos salieron a las calles en todo el país para participar en manifestaciones históricas en protesta por las violaciones de derechos humanos que sufren hace décadas, la escasez de comida y medicamentos, y la respuesta del gobierno ante la pandemia de Covid-19.

Las autoridades cubanas arrestaron a cientos de manifestantes y transeúntes, incluyendo críticos conocidos y ciudadanos de a pie. Muchos de los detenidos fueron sometidos rutinariamente a abusos brutales durante su detención, incluyendo casos de violencia de género, y decenas fueron procesados mediante juicios que violaron las garantías más básicas del debido proceso. Al menos un manifestante falleció. Cientos siguen encarcelados o bajo reclusión domiciliaria, incluidos algunos menores de 18 años.

“Cuando miles de cubanos salieron a las calles en julio, el gobierno respondió desplegando una brutal estrategia de represión destinada a infundir miedo entre la población y reprimir el disenso”, señaló Juan Pappier, investigador sénior para las Américas de Human Rights Watch.

“Manifestantes pacíficos y otros críticos han sido sistemáticamente detenidos, incomunicados, sometidos a abusos en condiciones carcelarias nefastas, y juzgados en procesos que son una verdadera farsa. Los patrones en estos abusos demuestran que claramente no se tratan del resultado de conductas abusivas de unos pocos oficiales”, agregó.

Human Rights Watch ha documentado en detalle violaciones de derechos humanos, incluyendo detenciones arbitrarias, maltratos y procesos penales abusivos, contra 130 víctimas en 13 de las 15 provincias cubanas, así como en la Isla de la Juventud, que se considera un “municipio especial”.

Entre julio y octubre, Human Rights Watch entrevistó a más de 150 personas, entre ellas, activistas, víctimas, familiares, periodistas, y abogados con conocimiento directo de los casos; consultó documentos judiciales, multas impuestas a manifestantes, artículos de prensa y publicaciones de organizaciones de derechos humanos cubanas; y corroboró numerosos videos y fotos.

Los funcionaros implicados en abusos incluyen a miembros de los servicios de inteligencia, que en Cuba se conocen como “Seguridad del Estado”, las fuerzas militares, la policía nacional y la brigada especial del Ministerio del Interior conocida como “boinas negras”. Las “brigadas de respuesta rápida”, nombre por el que se conoce a grupos de civiles organizados por el gobierno, estuvieron implicados en varias golpizas. Jueces y fiscales, que en Cuba no tienen ninguna independencia respecto del gobierno, facilitaron procesos penales abusivos y participaron en ellos.

El 11 de julio, cuando empezaron las manifestaciones, el presidente Miguel Díaz-Canel instó a sus partidarios y fuerzas de seguridad a responder a las protestas con violencia. “Convocamos a todos los revolucionarios a salir a las calles a defender la revolución”, manifestó. “La orden de combate está dada”. Varias organizaciones indicaron que ese día hubo interrupciones del servicio de internet en todo el país, seguidas por conectividad intermitente, incluidas restricciones a las redes sociales. El gobierno cubano ha recurrido en reiteradas ocasiones a las restricciones de internet para limitar la posibilidad de los críticos de movilizarse.

Human Rights Watch determinó que los agentes detuvieron reiteradamente a manifestantes pacíficos y transeúntes e impidieron que muchas personas protestaran, arrestando a críticos cuando se dirigían a las manifestaciones. Más de 1.000 personas fueron detenidas, según la organización cubana de derechos humanos Cubalex; de las cuales, más de 500 siguen encarceladas y muchas otras se encuentran bajo reclusión domiciliaria.

Diubis Laurencio Tejeda, un cantante de 36 años, murió el 12 de julio durante una manifestación en La Güinera, un barrio de bajos recursos en las afueras de La Habana. El Observatorio Cubano de Derechos Humanos, una organización no gubernamental, señaló que un policía le disparó por la espalda. Nadie ha sido juzgado por su muerte.

La investigación de Human Rights Watch indica que las manifestaciones de julio fueron abrumadoramente pacíficas. Muchos manifestantes gritaron “¡Libertad!” o “Patria y Vida”, en referencia a una canción que desafía el eslogan del régimen, “Patria o Muerte”, y critica la represión en el país.

En los 130 casos documentados en detalle por Human Rights Watch, las autoridades cubanas acusaron solo a un puñado de detenidos de participar en actos violentos, la mayoría de las veces por arrojar piedras durante las protestas. En la mayoría de estos casos, los detenidos o sus familiares negaron que estos hayan incurrido en actos de violencia, y en todos ellos los procesos penales se vieron marcados por graves violaciones al debido proceso y las condenas solicitadas o impuestas por las autoridades cubanas contra los detenidos parecen infundadas y excesivas.

En la mayoría de los casos que documentó Human Rights Watch, los detenidos estuvieron incomunicados varios días o incluso semanas, fueron arrestados con violencia y en algunos casos recibieron maltratos durante la detención. Algunas víctimas fueron obligadas a hacer sentadillas desnudas, privadas del sueño, golpeadas brutalmente o encerradas en celdas sin luz natural donde señalaron que perdieron noción del tiempo. A otras se las amenazó con represalias contra ellas o sus familiares por protestar.

La mayoría de los detenidos fueron sometidos a interrogatorios abusivos y reiterados, a veces en medio de la noche, en los cuales a menudo se les preguntó por la “organización” y el “financiamiento” de las manifestaciones y se los amenazó con largas penas de prisión.

Gabriela Zequeira Hernández, una estudiante de 17 años, contó que fue detenida en San Miguel de Padrón, provincia de La Habana, cuando pasó caminando por un lugar donde había una manifestación el 11 de julio. Dijo que, una vez detenida, dos agentes mujeres la obligaron a hacer cinco sentadillas desnuda mientras tosía y se presionaba a sí misma el estómago. Una agente le ordenó que se inspeccionara su propia vagina con un dedo. Unos días después, un agente varón la amenazó con llevarla junto con dos hombres a la zona que se conoce como “pabellón”, donde los detenidos reciben visitas conyugales. Varias veces, los agentes la despertaron durante la noche para interrogarla, contó Zequeira, y le preguntaron por qué había protestado y quien la “financiaba”.

El 22 de julio, Zequeira Hernández fue condenada a ocho meses de cárcel por “desorden público”. Solamente se le permitió ver a su abogado particular pocos minutos antes de la audiencia. Un tribunal superior le permitió cumplir la pena bajo reclusión domiciliaria. Zequeira y su familia indicaron que no pudieron obtener copias de las sentencias.

Muchos detenidos fueron sometidos a celdas oscuras, hacinadas e insalubres con escaso acceso a agua limpia o mascarillas para evitar la propagación del coronavirus. Los casos positivos confirmados de Covid-19 alcanzaron algunos de los niveles más elevados en Cuba en julio y agosto. Varios manifestantes parecen haber contraído el virus en detención.

Muchos manifestantes pacíficos han sido condenados en procesos penales “sumarios” en los que no se respetaron garantías básicas del debido proceso. Los manifestantes fueron juzgados de forma grupal, con frecuencia de a más de 10 personas, en audiencias celebradas mayormente a puerta cerrada, en las cuales los fiscales a menudo los acusaron de delitos vagos e imprecisos, como “desorden público”, basándose únicamente en testimonios de agentes de las fuerzas de seguridad.

Las autoridades violaron sistemáticamente el derecho de los detenidos a un juicio justo. Los agentes habitualmente tardaron varios días en comunicar a los detenidos cuáles eran los motivos del arresto. Los familiares y abogados de los detenidos rara vez tuvieron acceso a los expedientes penales o a copias de las sentencias, lo cual hace prácticamente imposible que ejerzan una defensa legal. En los pocos casos en los cuales los detenidos contaron con representación legal, los abogados solo pudieron hablar con ellos unos pocos minutos antes del juicio.

El 19 de agosto, las autoridades cubanas informaron que 67 personas habían sido condenadas en relación con las protestas. En la mayoría de los casos, los manifestantes pacíficos fueron condenados a entre 10 meses y un año de cárcel, aunque algunos fueron enviados a reclusión domiciliaria tras apelación o fueron liberados después de pagar una multa, según comprobó Human Rights Watch.

Se puede consultar una lista completa de los casos que documentó Human Rights Watch. https://www.hrw.org/es/video-photos/interactive/2021/10/18/descripciones-de-los-casos-de-manifestantes-detenidos-por-el

EEUU devuelve a la isla a decenas de balseros y recuerda que existen vías legales para que los cubanos emigren

Un miembro de la Guardia Costera de los Estados Unidos pilota un avión HC-144 Ocean Sentry durante una misión de patrullaje en el Estrecho de Florida, el 17 de julio de 2021. REUTERS / Marco Bello

Estados Unidos anunció este lunes la repatriación de decenas de cubanos que fueron interceptados en el mar en tres operaciones distintas de la Guardia Costera, en las que los balseros fueron avistados por unidades de la Estación Aérea.

"La tripulación del guardacostas William Trump repatrió a 45 cubanos a Cuba el lunes, luego de tres intercepciones en el Mar Caribe debido a preocupaciones por la seguridad de la vida en el mar", indica un comunicado oficial, donde se asegura que en ninguna de las operaciones se reportaron heridos.

El comunicado exhorta a las personas que residan en los Estados Unidos y que tengan preguntas sobre posibles miembros de su familia que hayan sido interceptados en el mar, que se comuniquen con su representante local y los familiares que se encuentran fuera de los Estados Unidos que contacten con la embajada de EEUU para conseguir información.

Un grupo fue localizado el viernes, alrededor de las 12:30 p.m., en una embarcación ubicada aproximadamente a 15 millas de La Habana; otro, ese mismo día, pero alrededor de las 3:40 p.m., en una embarcación localizada a 35 millas de Cay Sal, Bahamas y el sábado, alrededor de las 5:40 p.m., en una embarcación detectada aproximadamente a 40 millas de Key West.

"Existe un medio de migración controlado, seguro y legal para llegar a los Estados Unidos", dijo el oficial Connor Ives, del Séptimo Distrito de la Guardia Costera.

"No seguir este proceso al migrar por mar es ilegal y pone en peligro la vida de todos los involucrados", añadió.

Desde el 1 de octubre de 2021, las tripulaciones de la Guardia Costera interceptaron a 122 cubanos, asegura la nota oficial que explica que
una vez a bordo de un barco de la Guardia Costera, todos los migrantes reciben comida, agua, refugio y atención médica básica y que durante la interdicción, los miembros de la tripulación de la Guardia Costera fueron equipados con equipo de protección personal para minimizar la exposición potencial a cualquier posible caso de COVID-19.

Fallece en Miami la periodista y presentadora radial cubanoamericana Lourdes D' Kendall

Lourdes D' Kendall.

La periodista y presentadora radial de origen cubano Lourdes Bertot, conocida como Lourdes D' Kendall, falleció este lunes en Miami víctima del cáncer, dijeron colegas de la emisora local Radio Mambí, donde laboraba.

"Con inmenso dolor #RadioMambi710 informa el sensible fallecimiento de nuestra querida compañera y amiga, Lourdes D Kendall. Nos sumamos al duelo que embarga a su familia, amigos y oyentes por esta irreparable pèrdida y pedimos a Dios por su descanso eterno", dijo la emisora en Twitter.

“Es una gran perdida para todos. Nunca la olvidaremos, pues yo también fui uno de sus fieles oyentes, que tenía el radio puesto para oír sus comentarios y enlaces con sus queridos oyentes”, dijo su esposo Walter Bertot al canal hispano Univisión.

Nacida en La Habana, D’ Kendall emigró a Estados Unidos junto a su familia en los años 60, tras la llegada al poder de Fidel Castro.

El señador republicano por Florida, Marco Rubio, ofreció sus condolencias a familiares y amigos de la fallecida. "El legado de Lourdes vivirá en los corazones de todos sus oyentes y la familia de @radiomambi710", reza un tuit de su cuenta oficial.

El congresista republicano Carlos Giménez expresó también sus condolencias por el fallecimiento de la comunicadora, a quien considera "un icono de la radio en español de nuestra comunidad", manifestó.

El excomisionado y candidato a la alcaldía de Hialeah, Esteban Bovo, lamentó "la pérdida de una luchadora conservadora” como D’ Kendall.

“Lourdes De Kendall fue una voz fuerte en contra el socialismo y la izquierda radical. Mis condolencias a su familia y a sus colegas de @radiomambi710. Que descanse en paz”, escribió en la red social.

A 100 días de las protestas del 11J en Cuba, HRW presenta informe sobre la "represión brutal" del régimen

Un hombre es detenido durante una manifestación contra el gobierno del presidente cubano Miguel Díaz-Canel en La Habana, el 11 de julio de 2021.

La organización Human Rights Watch presentará este martes, en Miami, el informe “Cuba: detenciones y abusos sistemáticos contra manifestantes pacíficos”, y ha extendido una invitación a los interesados.

La presentación tendrá lugar este 19 de octubre, a las 11: 45 de la mañana, en el Miami Dade College, Edificio número 2, Breezewey, y la exposición del informe estará a cargo del director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco.

"(...) a 100 días de las protestas del 11 de julio, presentaremos un informe exhaustivo sobre la brutal represión del régimen cubano contra manifestantes”, anunció este lunes Vivanco en Twitter.

El informe se basa en las denuncias recibidas por la organización defensora de los derechos sobre la violencia desatada contra el pueblo por el régimen cubano durante los días 11, 12 y 13 del pasado mes de julio, cuando cientos de miles de cubanos se lanzaron a las calles de todo el país al grito de “¡Libertad!”.

Esta sublevación espontánea, inédita en los 62 años de duración del régimen castrista en el poder, dejó el saldo de un muerto a tiros y varias decenas de heridos a causa de la violencia policial, además de cientos de detenidos.

El insulto como arma de rebeldía contra el poder (III)

Boinas Negras desplegadas en La Habana durante el levantamiento del 11 de julio. REUTERS/Alexandre Meneghini

Tercera parte: sobre los orígenes de la frase con que se insulta hoy al mandatario cubano y la desigual aplicación de la ley con que se penalizan las ofensas, la difamación, la injuria y el desacato.

Desde el 2019 se escucha la canción Diazka (una abreviatura que se refiere al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel) de los populares artistas de hiphop Al2, El Aldeano y Silvito El Libre, que tiene un coro inspirado en una denuncia realizada por el también rapero David D'Omni Zona Franca, tras el envenenamiento de su perro en junio de ese año y las consecuencias que pudo tener el hecho.

En menos de dos minutos, en una directa por Facebook, el rapero lanza su sentencia: "Díaz-Canel es tremendo sin**o, Raúl Castro es tremendo perro sin**o y Fidel Castro era tremendo perro sin**o igual. Eso era lo que tenía que decir, caballeros..."

La canción Diazka incursiona en temas que se escuchan a diario en las casas cubanas:

Tu comunismo es una mier**…
tienes mal las escuelas, los centros penitenciarios
los parques, los hospitales, las calles y los salarios
Qué puedes esperar de un sistema tan cretino?
Que en todas las escuelas a la hora del matutino
Gritan seré como el Che y el Che era un asesino.

El coro es simple e invita a insultar al sucesor de Raúl Castro:

Cuando diga Díaz-Canel, ustedes dicen sin**o
¡​Díaz-Canel sin**o!
¡​Díaz-Canel sin**o!

Silvito El Libre al final de la canción repite las palabras de David D'Omni en su denuncia de Facebook.

En Cuba desde 1998, cuando nace la banda de punk rock “Porno para Ricardo” las letras de sus canciones iniciaron las críticas directas con irreverencia suprema tanto a las consignas del régimen comunista como a los personeros del sistema.

La más conocida y escuchada en las redes sociales de las canciones del grupo es sin duda No coma tanta pi**a Coma-andante.

Hay también temas dedicados al ex gobernante Raúl Castro, donde cantan “Raúl es un farsante a ti no hay quien te aguante” y la llamada “Comunista y Chivatón”, dedicada a Alpidio Alonso, cuando antes de ser Ministro de Cultura, era presidente de la Asociación Hermanos Saíz (AHS). No falta la letra alentando a buscar piedras para atacar al Delegado del Poder Popular a quien prometen los integrantes de la banda que “vamos a desp***ar”.

Gorki Águila, líder de la banda, en numerosas ocasiones ha sido detenido, acosado, juzgado, amenazado y encarcelado pero sigue cantando sus populares canciones.

En sintonía con este concepto, la investigadora cubana Ileana Fuentes considera que “señalar a los dirigentes mediante obscenidades y ofensas es un recurso de los sin-poder”.

la palabra tiene mayor impacto y expansión que hace una o dos décadas debido a las redes sociales y la globalización ...


"La palabra obsceno viene del latín "obscenus”, la cual está formada por las raíces ob (enfrentamiento u oposición) y caenum (suciedad). Esta palabra se refiere a algo indecente, sin pudor, o que ofende a los sentidos. Sin embargo, lo que es indecente, sin pudor y ofensivo es el trato que el régimen da al cubano, su abuso del poder y esa forma de expresarse es una forma de rebeldía”, reflexionó la experta en entrevista con Radio Televisión Martí.

Hoy día la palabra tiene mayor impacto y expansión que hace una o dos décadas debido a las redes sociales y la globalización de los medios de comunicación y la ofensa se ha convertido en un arma, afirmó a Radio Martí el profesor de Periodismo de la Universidad Internacional de la Florida, Alejandro Alvarado.

“Donald Trump es quizás el primer candidato a presidente de Estados Unidos en utilizar ofensas durante los debates y manifestaciones. El intercambio de ideas se convierte en intercambio de insultos y al llegar a la Casa Blanca en el 2016 demostró entonces que “le funcionó como arma política”, comentó Alvarado.

Lo que es indecente, sin pudor y ofensivo es el trato que el régimen da al cubano ...


Pero en Cuba esta herramienta de comunicación puede costar bien caro a quien la emplee, teniendo en cuenta que las autoridades en la isla estipulan la penalización de lo que consideren que "amenace, calumnie, difame, insulte, injurie o de cualquier modo ultraje u ofenda, de palabra o por escrito, en su dignidad o decoro a una autoridad, funcionario público, o a sus agentes auxiliares”.

Cualesquiera de esas acciones de difamación, injuria y desacato a la autoridad son punibles con tres meses de cárcel y hasta un año de prisión, y en ocasiones le agregan una multa.

Si el “desacato” va dirigido contra el Presidente del Consejo de Estado, el Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, los miembros del Consejo de Estado o del Consejo de Ministros o los Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, la sanción es de tres años de cárcel.

La aplicación de esas leyes en Cuba, donde se utilizan para penalizar a los críticos del régimen, ha sido denunciada reiteradamente por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por siglas en inglés) y otros grupos en defensa de la libertad de expresión y creación.

La justicia cubana también penaliza la “difamación” a entidades gubernamentales como el Ministerio del Interior, la Empresa Estatal de Telecomunicaciones (ETECSA), la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), el Ministerio del las Fuerzas Armadas, el Comité Olímpico o el Ballet Nacional de Cuba.

Tampoco se puede “ofender” a las organizaciones políticas como el Partido Comunista de Cuba, los Comités de Defensa de la Revolución o la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana y mucho menos a los que ostentan el título de "héroes o mártires de la República”.

Una ofensa dirigida contra estas figuras se castiga con tres meses a un año de prisión o multa, aunque la ley no especifica si se trata de héroes fallecidos o de los llamados Héroes de la República de Cuba que todavía integran el gobierno, como es el caso del comandante Ramiro Valdés, o la Asamblea Nacional del Poder Popular, como Gerardo Hernández, Delsa Ester Puebla, José Ramón Machado Ventura, y a los miembros de las Fuerzas Armadas como Alvaro López Miera, Ramón Espinosa, Arnaldo Tamayo Méndez.

El Informe Anual del 2000 sobre Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos (OEA), destacaba que “el delito de Desacato a una autoridad o funcionario público establecido en el artículo 144 del Código Penal cubano también es utilizado por las autoridades para violar los derechos humanos de sindicalistas independientes, periodistas y defensores de los derechos humanos".

Este mismo documento recuerda que el delito de desacato estaba vigente en Cuba antes de 1959, aunque el régimen de Castro “amplió la definición para que cubriera la mayor variedad posible de expresiones”.

Sobre esto, la periodista María Matienzo dijo a Radio Martí que “no hay ningún tipo de mecanismo de defensa, porque Cuba no es un Estado de derecho".

"Los ciudadanos estamos en total indefensión ante el Código Penal, que por lo general es aplicable a la ciudadanía, pero no a sus funcionarios y a quienes representan al Gobierno”, agregó la autora, reconocida por la Fundación Internacional para las Mujeres en los Medios (IWMF).

Desde las estructuras del gobierno se ofende y denigra a los opositores ...


“Desde las estructuras del gobierno se ofende y denigra a los opositores (…) han dicho que somos gusanos garrapatas, no cubanos. Todos los improperios que ya sabes que andan diciendo por ahí de nosotros -de nosotros, cuando digo nosotros, pero también hablo del pueblo en general- no son penalizados, no lo son. O sea, no son acusados, no pueden ser acusados, no pueden ser enjuiciados por el mismo código penal con que ellos pueden enjuiciar a un a un ciudadano común”, explicó Matienzo.

Periodistas independientes cubanos hablan sobre Cuba y el día mundial de la libertad de prensa
please wait

No media source currently available

0:00 0:05:25 0:00

El profesor Alvarado aclaró a Radio Martí que cuando la ofensa o injuria daña la reputación de la persona, puede tener consecuencias legales y se califica como calumnia; es decir, acusar a alguien de un delito sin evidencia.

El académico apuntó que el tener un lema o un canto como expresión de descontento o desafío a los límites morales “varía según la comunidad” pues “hay regiones y estados en la unión americana en donde es inaceptable y reprobado el uso de ofensas o injurias, como Utah y Alaska”.

La Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) no respondió a preguntas de Radio y Televisión Martí sobre los mecanismos de defensa a los artistas cubanos en tema de libertad de expresión, o lo que considera diferencias entre choteo político y “desacato”.

Tampoco la Fiscalía General de la República respondió a nuestras indagaciones sobre las detenciones por “desacato”, especialmente después de las manifestaciones del 11 de julio, la demora en la llamada “fase preparatoria” y el número excesivo de personas que mantienen en “prisión preventiva” por participar en las protestas.

Cargar más

XS
SM
MD
LG