Enlaces de accesibilidad

Mundo

El Kremlin niega que Putin pidiera la reunión con Obama

EL PRESIDENTE RUSO VLADÍMIR PUTIN

Hace nás de un año que los presidentes de Rusia y Estados Unidos no tienen un encuentro bilateral.

El Kremlin negó hoy que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, pidiera reunirse con el líder estadounidense, Barack Obama, en el marco de la Asamblea General de la ONU que comienza este viernes en Nueva York.

"La declaración del portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, acerca de que el presidente de Rusia buscaba ese encuentro y lo había pedido en varias ocasiones no se corresponde con la realidad", dijo a la prensa Yuri Ushakov, asesor de Putin.

Tras señalar que "los estadounidenses se saltaron las reglas tácitas de la diplomacia" al revelar el jueves "detalles que no se publicitan", Ushakov aseguró que fue la Casa Blanca quién ofreció dos posibles fechas para una reunión entre ambos mandatarios, el 28 ó 29 de septiembre. "Nosotros elegimos la primera posibilidad, el 28 de septiembre, aproximadamente a las 17.00 hora local", precisó la fuente, que indicó que la posición de Rusia es "no rechazar los contactos" y "apoyar el diálogo al más alto nivel".

Sobre la agenda de la reunión, Ushakov apuntó que el presidente ruso está dispuesto tratar con su colega estadounidense "todos los problemas que interesan a nuestros países, aunque con especial atención a la región de Oriente Próximo, a los problemas sirios". Según Washington, Obama quiere preguntar a Putin cómo puede ayudar Moscú a la lucha contra los yihadistas del Estado Islámico (EI), después de que el jefe del Kremlin dejara claro que no renunciará al apoyo militar al régimen del presidente de Siria,
Bachar al Asad, pese a la oposición de EEUU.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos buscará garantizar que Moscú "cumpla" los compromisos adoptados en los Acuerdos de Minsk para el arreglo del conflicto en Ucrania, reveló a Efe un alto funcionario de la Casa Blanca. Será el primer cara a cara entre los dos líderes desde noviembre
pasado, cuando dialogaron brevemente en Pekín durante la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) y unos días después volvieron a coincidir en el encuentro del G20 celebrado en Australia.

En junio de 2014, Obama y Putin conversaron durante unos 15 minutos durante los actos en Francia para conmemorar el 70 aniversario del desembarco aliado en Normandía.

Vea todas las noticias de hoy

Presidente Biden: Vladimir Putin no quiere una Guerra Fría

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se reúnen para la cumbre entre Estados Unidos y Rusia en Villa La Grange en Ginebra, Suiza, el 16 de junio de 2021. (Sputnik / Mikhail Metzel / Pool vía REUTERS).

La cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, concluyó con una declaración conjunta en la que reafirmaron su compromiso con el control de armas y la reducción de riesgos.

Biden destacó que hablaron de los derechos humanos y que Putin no desea una Guerra Fría. Fue un encuentro positivo, dijo el presidente estadounidense.

El mandatario ruso, que fue el primero en dirigirse a la prensa tras la reunión, dijo que él y Biden acordaron iniciar negociaciones con la perspectiva de reemplazar el tratado de limitación de armas nucleares Nuevo START, que caduca en 2026.

Washington interrumpió las conversaciones con Moscú en 2014 en respuesta a la anexión rusa del territorio ucraniano de Crimea y su intervención militar en apoyo a los separatistas en el este de Ucrania.

Las conversaciones se reanudaron en 2017, pero no cobraron impulso ni llegaron a un acuerdo sobre la extensión del Nuevo START durante la presidencia de Donald Trump.

En su conferencia de prensa, el presidente Putin también señaló que él y su colega estadounidense acordaron devolver a sus respectivos embajadores a sus puestos.

Las relaciones diplomáticas entre Moscú y Washington se vieron mas afectadas después de que Biden en marzo comparara a Putin con un "asesino". Rusia llamó a consultas a su embajador Anatoli Antonov y dijo que su par estadounidense en Moscú, John Sullivan, debía regresar a Washington.

“No creo que no hubo hostilidad, al contrario, la reunión por supuesto se desarrolló con principios. Las respectivas evaluaciones en muchos puntos difieren, pero en mi opinión, ambas partes demostraron un deseo de entenderse y buscar formas de acercar sus posiciones", expresó el mandatario ruso.

Putin agregó que ambos acordaron en principio iniciar consultas sobre asuntos de ciberseguridad, aunque siguió rechazando las denuncias de que su gobierno es responsable de una serie de ciberataques de gran repercusión contra empresas y organismos de gobierno en Estados Unidos y varios otros lugares del mundo.

Biden, hablando poco después, dijo que "no hay sustituto para el diálogo cara a cara", y que le había dicho a Putin que su agenda "no era contra Rusia", sino "para el pueblo estadounidense".

El presidente estadounidense calificó el tono de la cumbre con su par ruso de "bueno" y "positivo", añadiendo que cree que Putin “lo último que quiere ahora es una Guerra Fría".

Asimismo, mencionó que había planteado cuestiones de derechos humanos y también el destino de los ciudadanos estadounidenses encarcelados en Rusia.

“Le dije a Putin que ningún presidente de Estados Unidos podría mantener la fe del pueblo estadounidense si no habla para defender los valores democráticos, para defender las libertades universales y fundamentales que todos los hombres y mujeres tienen. Es parte del ADN de Estados Unidos, entonces, los derechos humanos siempre estarán sobre la mesa”, declaró el presidente Biden en la rueda de prensa.

(Con información de Agencias)

¿Qué esperar de la cumbre Biden-Putin en Ginebra?

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se reúnen para la cumbre entre Estados Unidos y Rusia en Villa La Grange en Ginebra, Suiza, el 16 de junio de 2021. Sputnik / Mikhail Metzel / Pool vía REUTERS

GINEBRA - El presidente Joe Biden, y su homólogo ruso Vladimir Putin, han comenzado su tan esperada cumbre en Ginebra, la capital suiza elegida como lugar para la cumbre por su historia de neutralidad política.

Los líderes se agradecieron durante la breve y caótica oportunidad de prensa al comienzo de su reunión donde los medios estadounidenses y rusos se empujaron entre sí.

"Señor. Presidente, me gustaría agradecerle su iniciativa de reunirnos hoy. Sé que ha estado en un largo viaje", dijo Putin a través de un intérprete. “Las relaciones entre Estados Unidos y Rusia tienen muchos problemas acumulados que requieren la reunión del más alto nivel. Y espero que nuestra reunión sea productiva”, agregó.

Biden respondió de la misma manera. "Gracias", dijo Biden. "Como dije afuera, creo que siempre es mejor encontrarse cara a cara".

Ambas partes han estado subrayando las oportunidades de cooperación, pero minimizan las expectativas de cualquier mejora en las tensas relaciones entre Moscú y Washington. Se espera que la reunión sea más una vía para ventilar quejas que una plataforma para llegar a acuerdos importantes.

¿Qué expectativas tiene Estados Unidos?

Un funcionario de alto rango de la administración de Biden dijo a los periodistas en el camino a Ginebra que un resultado potencial el miércoles es revertir la destitución del embajador de cada país.

El embajador de Estados Unidos, John Sullivan, y el embajador de Rusia, Anatoly Antonov, regresaron a casa a principios de este año en medio del empeoramiento de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia. Ambos embajadores debían estar en Ginebra el miércoles.

El funcionario de la administración estadounidense dijo que los objetivos de Biden en las conversaciones incluían buscar áreas donde Estados Unidos y Rusia puedan trabajar juntos, para establecer claramente los intereses nacionales vitales de Estados Unidos y exponer que "las actividades rusas que van en contra de esos intereses tendrán una respuesta", así como establecer su "visión de los valores estadounidenses y nuestras prioridades nacionales".

La reunión tiene lugar al cierre del primer viaje de Biden al extranjero como presidente. Durante la semana pasada, asistió a la cumbre del G-7 y mantuvo conversaciones con líderes de la OTAN y la Unión Europea, buscando impulsar las relaciones con los aliados y consultar con ellos sobre las conversaciones entre Estados Unidos y Rusia.

Cuando un periodista le preguntó a Biden poco después de su llegada el martes a Ginebra si estaba listo para su reunión con Putin, el líder estadounidense dijo: "Siempre estoy listo".

Incremento de la seguridad en Ginebra genera incomodidad entre los locales
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:44 0:00

¿Qué ha dicho Putin?

En una entrevista con NBC News, Putin dijo que los lazos entre Estados Unidos y Rusia se habían deteriorado a su "punto más bajo en los últimos años".

Después de su reunión, se espera que Biden y Putin aparezcan por separado ante los reporteros, a diferencia de 2018 cuando Putin y el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, realizaron una conferencia de prensa conjunta después de su cumbre en Helsinki.

En ese momento, Trump contradijo a sus propias agencias de inteligencia al decir que no tenía motivos para dudar de la afirmación de Putin de que Rusia no se entrometió en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016.

"Una conferencia de prensa en solitario es el formato apropiado para comunicar claramente con la prensa libre los temas que se plantearon en la reunión, tanto en términos de áreas en las que podemos estar de acuerdo como en áreas en las que tenemos preocupaciones importantes", dijo un funcionario de la Casa Blanca el sábado.

Un funcionario estadounidense de alto rango dijo a los periodistas el martes que la ciberseguridad, en particular los ataques cibernéticos, "será un tema importante de conversación" entre Biden y Putin.

"Y el presidente dejará en claro que si vemos tipos importantes de actividad cibernética, como ocurrió con SolarWinds, responderá como lo hicimos con SolarWinds", dijo el funcionario.

En abril, Biden expulsó a 10 diplomáticos rusos e impuso nuevas sanciones a seis empresas de tecnología rusas que brindan apoyo al programa cibernético dirigido por los servicios de inteligencia de Putin vinculados al pirateo de la empresa de tecnología de la información SolarWinds.

En mayo, dos negocios clave de Estados Unidos, Colonial Pipeline, que transporta combustible en el sureste de Estados Unidos, y la empresa de producción de carne JBS, fueron blanco de ciberataques que se cree se originaron en Rusia. Tanto Colonial como JBS pagaron millones de dólares en demandas de rescate para restablecer sus operaciones comerciales, aunque los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley estadounidenses han recuperado parte del dinero que Colonial pagó.

Putin ha rechazado las afirmaciones de Estados Unidos de que los piratas informáticos de Moscú y Rusia están llevando a cabo ataques cibernéticos debilitantes contra empresas estadounidenses y agencias gubernamentales.

También se espera que los dos líderes cubran temas sobre la estabilidad nuclear estratégica y las relaciones agrias entre Rusia y Occidente.

Cumbre en Ginebra, de izq. a der. Antony Blinken, Presidente Joe Biden, Vladimir Putin presidente ruso y Sergei Lavrov. Foto: REUTERS/Kevin Lamarque.
Cumbre en Ginebra, de izq. a der. Antony Blinken, Presidente Joe Biden, Vladimir Putin presidente ruso y Sergei Lavrov. Foto: REUTERS/Kevin Lamarque.

Posición republicana

Danielle Alvarez, la Directora de Comunicaciones del Comité Nacional Republicano (RNC), dio a conocer hoy la siguiente declaración sobre la Cumbre de Biden y Putin:

“Darle a Putin la oportunidad de una reunión es solamente la más reciente victoria que Joe Biden le ha entregado a Rusia, incluyendo la renuncia a aplicar las sanciones al oleoducto Nord Stream 2, al mismo tiempo que aplastaba empleos en el sector energético aquí en Estados Unidos. Los fracasos de Biden en política exterior han fortalecido a Rusia a costas de nuestro país. El pueblo americano merece un líder que priorice nuestros intereses y responsabilice a los malos actores.”

CPJ rendirá homenaje a periodistas de Bielorrusia, Guatemala, Mozambique y Birmania

El logo del Comité para la Protección de los Periodistas, CPJ.

El Comité para la Protección de los Periodistas, CPJ, rendirá homenaje a cuatro valientes periodistas de Bielorrusia, Guatemala, Mozambique y Birmania (Myanmar), con el Premio Internacional de la Libertad de Prensa 2021.

Los cuatro han informado durante una época históricamente agitada, y han cubierto protestas y la inestabilidad política en sus respectivos países.

“En el medio de una batalla por el control de la información, estos periodistas están del lado de la sociedad, cubriendo acontecimientos, informando a las comunidades y procurando que las autoridades rindan cuentas de sus actos”, declaró Joel Simon, director ejecutivo del CPJ.

“Ellos han pagado un precio, pues han sufrido violencia, hostigamiento, represión y persecución, pero se niegan a doblegarse. Rendimos homenaje a su compromiso y sacrificio, y estamos deseosos de celebrar su valentía, junto con todas las personas que defienden la libertad de prensa y el periodismo independiente”, afirmó Simon.

Los ganadores de los premios del CPJ en su edición 2021 son los siguientes:

Katsiaryna Barysevich (Bielorrusia): es corresponsal del influyente medio digital bielorruso Tut.by, donde cubre temas judiciales y sociales. En 2020, Barysevich informó sobre las protestas a favor de la democracia que estallaron en el país y publicó un artículo sobre la muerte de un manifestante a manos de las fuerzas de seguridad, información que contradecía la versión oficial de los hechos. Como resultado, estuvo encarcelada seis meses y fue sancionada con multas. Los compañeros suyos de Tut.by continúan sufriendo detenciones y hostigamiento.

Anastasia Mejía (Guatemala): es una periodista radial radicada en Joyabaj, localidad del central departamento guatemalteco de Quiché. Es cofundadora de Xolabaj Radio y Xolabaj TV, con los cuales cubre temas de importancia para la comunicad local, en particular temas de interés para las mujeres indígenas. En septiembre de 2020, las autoridades ejecutaron una orden de arresto contra Mejía basada en cargos vinculados con la cobertura informativa que la periodista había dado a manifestaciones locales, y la mantuvieron en prisión preventiva por cinco semanas. Posteriormente liberaron a Mejía, pero le impusieron una medida de arresto domiciliario. Actualmente su trabajo periodístico se ha visto sumamente restringido.

Matías Guente (Mozambique): es el editor ejecutivo de Canal de Moçambique, un semanario independiente especializado en el periodismo investigativo, y del medio digital CanalMoz. A lo largo de los años, Guente ha sufrido numerosas represalias por sus incisivas investigaciones: interrogatorios policiales, acusaciones de violar el secreto de Estado y de conspirar contra el Estado, y un intento de secuestro en 2019. En 2020, sujetos no identificados prendieron fuego a la sede del periódico.

Aye Chan Naing (Birmania): es cofundador, editor jefe y director ejecutivo de la Voz Democrática de Birmania (DVB), empresa de medios audiovisuales independiente. Como pionero del movimiento de medios de Myanmar en el exilio desde la década de 1990, dirigió la transición de DVB, que en 2012 pasó de funcionar en el exilio a tener actividades en el país, pese al continuo hostigamiento gubernamental. En 2021, varios periodistas de DVB fueron arrestados o detenidos a raíz de una intensa campaña represiva contra los medios de comunicación y la sociedad civil por parte de la junta militar que se instaló en el poder en febrero de 2021.

Los ganadores recibirán un homenaje el 18 de noviembre de 2021, en la ceremonia anual de entrega de los premios del CPJ, que este año estará presidida por Darren Walker, presidente de la Fundación Ford, y tendrá como presentador a David Muir, conductor del programa “World News Tonight” de la cadena ABC. Esta edición de la ceremonia se realizará en una modalidad presencial-virtual, por razones sanitarias y de protección relacionadas con la pandemia de la COVID-19.

China sentencia a 20 años de cárcel a empresario de la etnia uigur

El perímetro cercado del centro Dabancheng, en Xinjiang. (REUTERS/Thomas Peter).

Un empresario de la etnia uigur de la Región Autónoma de Xinjiang, en China, fue sentenciado a 20 años de prisión por “financiar a terroristas” con donaciones que diera a las esposas y a los hijos de prisioneros uigur opuestos al régimen chino.

La emisora Radio Free Asia informa que Iminjan Rahmitulla, fundador de una “galería comercial” y uno de los fundadores del famoso Grand Bazaar de la ciudad de Kashgar, fue uno de los cuatro billonarios de la etnia uigur que fueran enjuiciados y sentenciados en Atush, en el mes de abril.

Los otros tres billonarios –Rehmutulla Semet, Abdusopur Semet y Musajan Imam-- fueron sentenciados por participar en actividades separatistas. Los hermanos Semet recibieron sentencias de 20 años cada uno y Musjan, a 17 años de prisión.

La hermana de Iminjan, Nurgul Rahmitulla y la hija de él, también fueron arrestadas, de acuerdo con declaraciones presentadas por las autoridades.

Al principio y encontrándose bajo tortura, Iminjan dijo a las autoridades que si ponían en libertad a su hija, él estaría dispuesto a confesar por los delitos de los que era acusado, pero después de haber firmado dichas confesiones y haber reconocido falsamente que era culpable de los mismos, aún así, su hija también fue sentenciada a prisión.

Iminjan Rahmitulla nació en 1962, estudió finanzas en la Universidad de Xinjiang y más tarde comenzó un negocio en frutas. Después trabajó por un tiempo para el gobierno, para después involucrarse en los negocios que le produjeran su fortuna.

Iminjan invirtió 50 millones de Yuan –equivalente a casi 8 millones de dólares-- en establecer la Compañía Fujiang de Frutas. También fundó otras empresas comerciales, incluyendo Productos Agrícolas Bughra y la Compañía de Bienes Raíces Bughra.

Iminjan es propietario de nueve compañías que crearon oportunidades laborales para los residentes de las comunidades uigur y al igual que sucediera con otros empresarios de la etnia, fue arrestado por sus donaciones caritativas.

Periodista independiente vietnamita sentenciado a 11 años de cárcel contrae sarna en prisión

Nguyen Tuong Thuy (I), periodista independiente de Vietnam, y sus dos colegas durante el juicio, en enero 2021. (STR/VNA/AFP).

Un bloguero vietnamita, condenado a 11 años de prisión por escribir artículos en contra del régimen comunista de Vietnam, contrajo sarna como consecuencia de la falta de higiene y del agua contaminada de la cárcel en la que se encuentra confinado, según informó su esposa a Radio Free Asia, RFA.

Nguyen Tuong Thuy, ex bloguero y periodista independiente de RFA, al igual que sucediera con otros reclusos en la prisión Bo La, provincia de Binh Duong, ha contraído una infección cutánea que, de acuerdo con lo declarado por su esposa, Nguyen Thi Lan, es causada por las garrapatas.

La afección es altamente molesta por la picazón que produce en la piel, y se agrava por las duchas con agua contaminada que les permiten tomar de vez en cuando.

Aún cuando las condiciones higiénicas son mejores en otros centros de detención, los presos que ya sufren de sarna no mejoran por falta de los medicamentos necesarios para tratar la enfermedad. En su lugar, les aplican ungüentos para aliviar la picazón, pero que no combaten la enfermedad.

Thuy fue arrestado en mayo de 2020 y procesado en noviembre del mismo año, junto a otros dos dirigentes de la Asociación de Periodistas Independientes de Vietnam bajo la acusación de “Inventar historias falsas y diseminar documentos y materiales contrarios a los intereses del Estado comunista”, de acuerdo con el Artículo 117 del Código Penal vietnamita.

Después de haber sido sentenciado en enero de 2021 a 11 años de prisión, Thuy rehusó apelar su sentencia, destruyendo una petición que le fuera proporcionada por las autoridades de la cárcel con instrucciones específicas acerca de lo que debía escribir en la misma, indicó RFA.

Cargar más

XS
SM
MD
LG