Enlaces de accesibilidad

América Latina

Aplazan ronda de diálogo entre Haití y República Dominicana

Comerciantes dominicanos impidieron la entrada a la frontera con Haití de camiones con mercancías procedentes de ese país en protesta por la decisión haitiana de impedir el ingreso de pollos y huevos de la República Dominicana.
La tercera sesión del diálogo de alto nivel que mantienen la República Dominicana y Haití, fue aplazada, por cuarta vez, para el próximo jueves, 8 de mayo, a petición del canciller venezolano, Elías Jaua, que participa como observador de los encuentros, informó hoy la Presidencia local.

Un comunicado de la Presidencia, señaló además que la reunión, que estaba programada para el día 6 de mayo, se celebrará en Puerto Príncipe y no en Jacmel como estaba previsto. Venezuela expresó su deseo de continuar siendo parte del diálogo, sin embargo motivos de agenda impedían a su canciller participar el martes en el encuentro y solicitó el cambio de fecha, para poder asistir.

Tanto Haití como la República Dominicana aceptaron la solicitud de Venezuela y se mostraron de acuerdo en realizar el encuentro dos días más tarde. Los equipos técnicos de ambos países han mantenido diferentes encuentros para avanzar en los acuerdos que se prevé alcanzar en la próxima sesión del diálogo.

Los temas prioritarios en esta reunión serán salud, turismo y comercio y, según aseguró la Presidencia, los representantes de ambos países se han mostrado satisfechos de los progresos alcanzados, así como optimistas acerca de los resultados de este nuevo diálogo.

El primer encuentro formal se celebró en enero, en la localidad fronteriza de Ouanaminthe (Haití), y el segundo en la ciudad de Jimaní (República Dominicana), en febrero.

La nueva reunión del 8 de mayo será la tercera entre ambos países desde que en noviembre pasado en Venezuela los presidentes de República Dominicana, Danilo Medina, y de Haití, Michel Martelly, decidieron reanudar el diálogo bilateral y crear una comisión de alto nivel para organizar una agenda de trabajo con temas de conflicto entre las dos naciones.

Vea todas las noticias de hoy

Fuertes sismos sacuden a Ecuador

Sismo de 7,5 grados de magnitud sacude Ecuador
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:57 0:00

Dos fuertes sismos sacudieron el viernes a dos provincias de Ecuador, sin dejar víctimas ni daños estructurales, dijeron las autoridades.

El primer sismo se registró en la ciudad de Macas, en la provincia amazónica de Morona Santiago, con una magnitud de 7,6 y a una profundidad de 107 kilómetros, según el Instituto Geofísico de Ecuador.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por su sigla en inglés) dijo que el sismo tuvo una magnitud 7,7 y se registró a 224 kilómetros al sureste de Ambato, en Ecuador.

Minutos después se registró un nuevo sismo de magnitud 6,1 en la misma ciudad de Macas, consideraba como la réplica más fuerte.

“Estas dos fuentes que tuvieron actividad la madrugada no están relacionadas, simplemente es una coincidencia que se dio”, dijo Mónica Segovia, técnica del Instituto Geofísico, a un medio local.

Las autoridades no han reportado hasta el momento daños materiales o víctimas tras los sismos, pero dijeron que fueron sentidos en casi todo el país.

El presidente Lenín Moreno dijo que en su cuenta de Twitter que “los reportes preliminares de los primeros sismos cerca de Macas no indican daños mayores”.

El servicio de Gestión de Riesgo y Emergencias confirmó en un comunicado sobre dos personas con heridas leves, evacuaciones en algunos hospitales y destrozos en locales ubicados en poblaciones amazónicas cercanas a uno de los epicentros.

El Gobierno confirmó que la estructura petrolera y las represas operaban con normalidad.

En Guayaquil y Macas la población salió a las calles en medio del pánico.

“Sentí como se movían las paredes y el piso. Estoy muy asustada y salimos a la calle. Aún no nos acostumbramos a los sismos”, dijo Lissette Alarcón, una estudiante universitaria de 25 años.

Vicepresidenta de Venezuela viajará pronto a Moscú

Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Venezuela.

La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, podría visitar Moscú pronto, dijo este viernes la agencia de noticias Interfax, citando al viceministro de Relaciones Exteriores de Venezuela.

Rodríguez señaló ayer en declaraciones que recogió la televisión estatal VTV que Venezuela no necesita de donaciones de alimentos y medicinas, y que las dificultades económicas que atraviesa son producto del "bloqueo" financiero que han impuesto algunos países contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

Venezuela, un aliado de Moscú, atraviesa una difícil situación política y los Estados Unidos y otros países occidentales están respaldando a los opositores del presidente Nicolás Maduro, señala la agencia Reuters.

Anteriormente, Interfax informó que el ministro de la industria de Venezuela, Tareck El Aissami, que está de visita en Moscú, se reunirá con el viceministro ruso de ultramar Yuri Borisov este viernes.

(Reuters y Efe)

"Hambre, castigo y miedo": Amnistía Internacional denuncia fórmula represiva de Maduro

Seguidores de Guaidó se manifiestan en Caracas, el pasado 2 de febrero.

Amnistía Internacional (AI) responsabilizó este miércoles a Nicolás Maduro, por las ejecuciones selectivas de manifestantes que según la organización se registraron el mes pasado en el marco de las protestas antigubernamentales en Venezuela.

La directora para las Américas de AI, Érika Guevara Rosas, presentó este miércoles en Caracas los resultados de una investigación sobre violación de derechos humanos en Venezuela, en la que encontraron testimonios que hablan sobre detenciones arbitrarias, abusos policiales, acciones extrajudiciales entre otras irregularidades.

El informe concluye que fuerzas de seguridad venezolanas "bajo la línea de mando de Nicolás Maduro ejecutaron a personas, usaron fuerza excesiva y detuvieron arbitrariamente a cientos de ellas, incluyendo adolescentes, en una escalada de su política de represión para controlar a la sociedad venezolana".

Manifestación contra Nicolás Maduro en Cúcuta, Colombia.
Manifestación contra Nicolás Maduro en Cúcuta, Colombia.

Entre el 21 y el 25 de enero pasado, cuando comenzaron las protestas callejeras que denuncian a Maduro como ilegítimo, al menos 41 personas fallecieron, "todas por herida de arma de fuego" y más de 900 fueron detenidas de forma arbitraria, detalló Guevara.

"Autoridades estatales llevaron a cabo ejecuciones extrajudiciales selectivas como método de control social a través de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), principalmente de sus Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), contra personas que participaron de alguna forma en las protestas", subraya el informe.

AI acusa a la fuerza pública de haber manipulado las escenas del crimen para pintar a las víctimas como delincuentes.

Manifestación en Caracas en apoyo al presidente interino Juan Guaidó.
Manifestación en Caracas en apoyo al presidente interino Juan Guaidó.

Señala también que al menos 137 menores fueron detenidos el mes pasado en el contexto de las protestas y "las autoridades los golpearon, los insultaron con calificativos de 'guarimberos' (manifestantes violentos) y 'terroristas', los expusieron a sustancias irritantes, privación del sueño, y los amenazaron de muerte".

Por lo anterior, Guevara pidió al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que tome medidas para hacer frente a la "impunidad total" que prevalece en el país.

Advirtió, además, que la Fiscalía de la Corte Penal Internacional podría considerar estos hechos, y de hallarlos fundados, incorporarlos como parte del examen preliminar ya en curso sobre Venezuela.

La crisis política venezolana se acentuó en enero pasado, cuando Maduro juró un nuevo mandato de 6 años cuya legitimidad no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional, y el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se proclamó como presidente encargado por considerar que el líder chavista "usurpa" la Presidencia.

(Con información de EFE y Amnistía Internacional)

¿Daniel Ortega dispuesto a dialogar?

Daniel Ortega

Daniel Ortega está dispuesto a una nueva posibilidad de diálogo con entes internacionales, para superar la crisis que desde abril aqueja al país.

Aunque en meses anteriores dio por concluida la misión de dos organismos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), en este momento existe la posibilidad de un diálogo.

En semanas pasadas, Ortega recibió a eurodiputados, enviados de EE.UU y de la Secretaria General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Sin embargo, muchos aseguran que estas nuevas acciones, tienen como consecuencia la posible aplicación de la Carta Democrática en la OEA, sanciones a través de la ley Magnitsky Nica, entre otras.

El sociólogo nicaragüense Oscar René Vargas, advirtió que también
puede tratarse de una estrategia de Ortega para ganar tiempo y burlar las sanciones individuales que han anunciado Estados Unidos y la Unión Europea en su contra y de sus allegados.

Por otra parte, el escritor y exvicepresidente de Nicaragua Sergio Ramírez dijo a Efe que Ortega probablemente sigue una estrategia equivocada y que
efectivamente lo que pretende es ganar tiempo para mantenerse en el
poder hasta 2021.

[Artículo redactado por Vanessa Cardona con información de la Agencia EFE]

Negociación Colombia-FARC en Cuba fue "duelo psicológico"

Iván Marquez (izq.) y Humberto de la Calle en La Habana.

Los casi cinco años que pasó Humberto de la Calle en La Habana negociando con las FARC toman cuerpo en "Revelaciones al final de una guerra", libro en el que el exjefe negociador del Gobierno colombiano expone su visión del acuerdo de paz, del que no se arrepiente "ni una coma".

"El problema de fondo es que aquí no hubo violencia buena. Mientras haya colombianos que crean que su violencia fue justificada habrá que trabajar mucho más para pasar página", explica en una entrevista con Efe.

En un momento en el que la idoneidad de la Justicia Especial de Paz (JEP) se pone en cuestión desde algunos sectores políticos colombianos, De la Calle opina que, criticando al organismo, las élites del país "en vez de quitarle combustible al conflicto quieren regresar, lo que equivale lógicamente a querer apagar un incendio con gasolina".

"A mí me parece un quebranto grande y un riesgo enorme, porque esto lo que va a significar es mantener viva una discusión. Lo que sí me parece un error para Colombia es que por algunas de estas discusiones vamos a continuar prolongando un camino que ya ha sido muy pedregoso", argumenta.

Humberto de la Calle (d), saluda al segundo jefe de las FARC y líder de los delegados de la guerrilla en La Habana, Luciano Marín (c), alias "Iván Márquez.
Humberto de la Calle (d), saluda al segundo jefe de las FARC y líder de los delegados de la guerrilla en La Habana, Luciano Marín (c), alias "Iván Márquez.

Por el tiempo de convivencia en La Habana, De la Calle conoce bien cómo piensa el que fuera jefe negociador de las FARC, Iván Márquez, cuyo paradero se desconoce desde mediados del año pasado cuando decidió volver a la zona selvática del sur del país y se teme que haya abandonado el acuerdo de paz.

De la Calle atribuye esta decisión a la situación procesal de otro de los líderes guerrilleros, alias Jesús Santrich, pendiente de ser extraditado a los Estados Unidos por un supuesto delito de narcotráfico tras la firma de la paz que tuvo lugar en noviembre de 2016.

"La situación de Santrich generó en algunos miembros de las FARC
incertidumbre y el temor de que pudieran ser objeto de una extradición. El tema de la extradición de Santrich puede ser definitivo", apunta al respecto.

Pero De la Calle cree que Márquez tiene razón cuando "se queja de incumplimientos del Estado", porque ve un "problema de fragilidad" en la aplicación del acuerdo: "No estoy viendo voluntad política en el Congreso para que sea realidad la llamada reforma política. Hasta ahora lo aprobado es extraordinariamente tímido".

El plebiscito del 2 de octubre de 2016 sobre el acuerdo de paz mostró una sociedad colombiana partida en dos, de blancos y negros.

Pero De la Calle querría que el conjunto del pueblo tuviera "una asunción más reflexiva sobre el futuro de Colombia".

"Yo estoy totalmente tranquilo, lo que hicimos es lo que le convenía a Colombia", afirma taxativo este veterano político, que tomó notas "disciplinadamente" de las negociaciones durante los años que pasó en la capital cubana.

De esas notas salió su libro, publicado por Penguin Random House bajo el sello Debate, que es, ante todo, "un testimonio" que permitió a De la Calle hacer un balance de lo que fueron esos casi cinco años alejado de su familia.

"Lo que ocurría allá era dramático, era como una especie de montaña rusa, uno a veces se levantaba pensando: 'hoy vamos a arreglar' y a las seis de la tarde estaba en una crisis. Fue un duelo psicológico, además de estar sentado ocho horas al frente de unos señores acusados de tan graves crímenes", dice.

Para De la Calle, el principal escollo para la consecución de una paz duradera es el asesinato de líderes sociales, que en 2018 costó la vida a 162 de ellos, según la Defensoría del Pueblo.

Esta lacra "no es un tema de guardaespaldas ni de vigilantes", sino que en Colombia hay "unos temas estructurales", unas "fuerzas oscuras que ejercen la violencia contra los disidentes, contra los disidentes de izquierda y contra los reclamantes de tierras", afirma.

Él compara la situación actual con la de la Unión Patriótica, un partido de izquierda que surgió en 1985 producto de una negociación de paz con las FARC y que en los años posteriores fue exterminado mediante el asesinato sistemático de más de 4.000 de sus líderes y militantes, incluidos dos candidatos presidenciales.

"Lo que viene ocurriendo con los líderes sociales es, dijéramos, a semejanza y diferencia de lo que pasó con la Unión Patriótica, que aquí se ha optado más por los asesinatos selectivos", asevera.

Lazos con el chavismo

Sobre la afinidad ideológica de la ahora desmovilizada guerrilla con el Gobierno venezolano, De la Calle afirma que fue clave a la hora de estabilizar la negociación de paz.

Tanto es así que considera que "sin Venezuela el acuerdo habría sido imposible".

"Venezuela emitía por boca de (el fallecido presidente Hugo) Chávez un mensaje político que de alguna manera le creaba una sombrilla de protección a las FARC", dice este político liberal, que aboga por la "búsqueda de elecciones leales, limpias, para buscar un nuevo rumbo" para el país vecino.

Retirado de la política activa después de que en las elecciones presidenciales del año pasado obtuvo solo 396.151 votos, poco más de un 2 % del total, De la Calle lo tiene claro: "no me arrepiento de una sola coma del acuerdo. Los colombianos con el paso del tiempo van a entender realmente la magnitud de lo que ocurrió".

Cargar más

XS
SM
MD
LG