Enlaces de accesibilidad

Contra la censura

Así fue la detención, encierro e interrogatorio del periodista cubano condenado por espionaje

El periodista José Antonio Torres. Foto tomada del diario digital 14ymedio.

El periodista José Antonio Torres Fernández fue arrestado alrededor de la medianoche del martes tras visitar la sede de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en el barrio santiaguero de Altamira. A las seis de la mañana del próximo día fue puesto en libertad con una multa por “violar el perímetro de seguridad”.

Torres, ex corresponsal del periódico Granma, fue sentenciado en 2011 a 14 años de prisión por espionaje, casi siete años después fue puesto en libertad condicional, medida bajo la que se halla actualmente.

Tras ser liberado el comunicador relató a Radio Televisión Martí su encuentro con la policía política.

“Fui a la sede de la UNPACU para conversar asuntos personales relacionados con la condición médica de mi hija, que padece una nefritis lúpica y cuyo primer diagnóstico fue hecho precisamente por la doctora Nelva Ismaray Ortega, la esposa de José Daniel Ferrer.

"Ellos conocen bien el asunto porque han seguido su enfermedad desde el principio. Incluso fueron varias veces a verla al hospital cuando le ponían los sueros citostáticos. Además, nos une una muy buena amistad que nada, ni nadie podrá destruir.

"A la China (Nelva Ismaray Ortega) la conozco desde niña, su mamá y su padrastro eran subordinados míos cuando dirigía el Telecentro de Santiago de Cuba. Estuvimos conversando alrededor de dos horas y media. Antes debí esperar que Ferrer terminara una directa que tenía comprometida en las redes.

Hay patrullas y oficiales de la Seguridad del Estado por todos lados. ...


"Al salir me estaban esperando en la esquina. Desde temprano había un operativo muy fuerte. Se veía perfectamente desde la casa. Hay patrullas y oficiales de la Seguridad del Estado por todos lados. Aquello parece un campo de refugiados, una zona fronteriza, un campo de batalla.

"Previamente habíamos acordado llamarnos en dos horas, pues la detención era evidente. A pocos metros de la sede opositora, un oficial de los servicios de inteligencia, que antes atendía cárceles y prisiones, me interceptó y dijo que estaba detenido.

"Yo no ofrecí resistencia pero pregunté cuál era el motivo, me respondió que me explicarían cuando llegara a la estación de la policía.

Una mujer quería montarse conmigo en la patrulla ...


"De inmediato comenzó a llamar y acudieron varias motos y tres autos, dos patrullas y uno de la policía política. Me llevaron para la 2da estación de la PNR, conocida como El Palacete, allí me tuvieron hasta las 6 AM. El mayor Adriel Atié me puso una multa de $100 y una orden de alejamiento.

"El operativo fue estrafalario. La población que estaba en la esquina se portó muy bien. Repudiaron el hecho. Una mujer quería montarse conmigo en la patrulla para testificar que yo no había hecho nada. A la pobre la reprimieron. Cuando vuelva intentaré buscarla para darle las gracias.

"En la unidad me llevaron a una oficina, donde me reprocharon una entrevista que me hizo Radio Martí y los criterios que expuse en ella. Además me advirtieron que no podía visitar la casa de Ferrer.

me reprocharon una entrevista que me hizo Radio Martí ...

"Mi indignación era tal que le pregunté si con ese proceder yo también tenía el derecho de elegir sus amistades. De inmediato se ofendieron. Entonces les manifesté que ese era el mismo sentimiento que me indignaba. Nadie acepta la falta de respeto, la calumnia, el atropello y el ultraje.

"Quisieron hasta confiscarme el móvil. Solo el conocimiento de mis derechos, la determinación de denunciar el hecho y los argumentos legales y culturales que me escudan como ciudadano los paró. En la misma medida que los oficiales se contrariaban, aparecía otro. Uno llegó a preguntarme si yo era periodista o abogado. Mi respuesta fue lacónica: lo que no soy es indolente, ni necio.

"Cuando le pregunté al carpeta el concepto de la multa, para saber qué ley había transgredido mi capacidad de análisis se congeló frente a la demencia: por violar el perímetro de seguridad.

me advirtieron que no podía visitar la casa de Ferrer. ...


"Nadie supo explicarme dónde comenzaba o terminaba la línea imaginaria que aísla y excluye a una vivienda donde conviven un matrimonio, tres niños y dos jóvenes. Tampoco por qué al resto de los cubanos se puede visitar y a José Daniel Ferrer, no; en qué ley se amparan para asediar militarmente su casa; quién me anula el derecho a visitar a mis amistades.

"No les basta con decidir qué comemos, si nos bañamos o lavamos la boca, qué pensamos, cómo nos vestimos y qué opciones tenemos socialmente acorde a nuestro perfil político. Ahora quieren escoger hasta nuestras amistades. Si ese no es el colmo, está cerca de la idiotez ciudadana.

"No hay límites. Cuando veo a los que debían cuidarnos, ofendiendo, calumniando e imponiendo su criterio a la fuerza siento estupor, pena, vergüenza.

"Política y culturalmente el régimen cubano se arrodilla ante la historia y abre un abismo insalvable en el corazón de su pueblo. Un día aprenderán que destruyendo no se salva nada”, concluyó el periodista.

En 2010, Torres, cuando laboraba como corresponsal en Santiago de Cuba del periódico Granma, realizó una investigación sobre los errores de inversión y planificación del acueducto en la capital santiaguera. Poco tiempo después, el 8 de febrero de 2011, es detenido, procesado y condenado a 14 años de prisión por el supuesto delito de espionaje.

Durante el tiempo que estuvo detenido, el periodista fue referencia sobre la falta de libertad de prensa en Cuba por el Departamento de Estado de EEUU y la Sociedad Interamericana de Prensa. Ambas entidades exigieron su liberación “de forma inmediata e incondicional”. Tras cumplir más de seis años encarcelado, fue puesto en libertad condicional, medida bajo la cual se halla actualmente.

Vea todas las noticias de hoy

Cerca de 30 periodistas cubanos se han visto obligados al exilio, denuncia comunicadora en Madrid

La periodista cubana Mónica Baró ,en una entrevista con la agencia AFP. (Yamil Lage / AFP)

Cerca de 30 periodistas independientes cubanos se han visto obligados al exilio en los últimos tiempos para protegerse de la represión, denunció este jueves Mónica Baró, colaboradora de la revista “El Estornudo”.

“Diría que hay unos 30 periodistas independientes exiliados de esta nueva generación. A mí me gusta reconocer la generación de periodistas de los 80 y a los 90, que trabajaban en condiciones mucho peores que las nuestras, y que sufrieron una represión muy cruda”, indicó la comunicadora en Madrid, en el III Encuentro de Periodismo Iberoamericano.

Baró intervino en un segmento sobre el acoso de los gobiernos latinoamericanos a la prensa, junto a otros periodistas de Colombia, El Salvador y Nicaragua.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:36 0:00

“Camila Acosta, colaboradora del [diario español] ABC, tiene guardia permanente en su casa desde el 11 de julio, y no puede salir a la calle por haber salido a reportar las protestas del 11 de julio”, ejemplificó la periodista al denunciar el estado de sitio contra reporteros independientes en la isla.

Para Baró, las arbitrariedades del régimen cubano se han incrementado tras la pandemia, ya que “antes del 11 de julio había cerca de 152 presos políticos”.

“Después del 11 de julio, que fue un estallido social que abarcó más de 250 puntos del país, totalmente espontáneo, la lista aumentó. Dentro de esa lista de más de 800 presos políticos, hay 14 menores de edad detenidos, 11 acusados de sedición”, afirmó la periodista.

El III Encuentro de Periodismo Iberoamericano, organizado por Casa de América y la publicación elDiario.es, de tendencia izquierdista, abordó además los retos para el periodismo en idioma español y otros asuntos políticos, financieros y tecnológicos.

Freemuse lanza campaña para exigir libertad del rapero cubano Didier Almagro

Campaña #trapped de Freemuse que pide la libertad de Didier Almagro, rapero condenado en Cuba a tres años de privación de libertad.

La organización no gubernamental Freemuse, la cual se dedica a defender la libertad artística en el mundo, lanzó una campaña para exigir la libertad del rapero y preso político cubano Didier Almagro.

Freemuse, con sede en Copenhague, declaró en un comunicado de la campaña titulada "#Atrapados", que Almagro, de 23 años, fue condenado a tres años de prisión por haber protestado en Cuba por un corte de luz.

Durante su arresto, el rapero fue agredido por los agentes de la policía y luego se le negó el permiso a hablar con su familia, denunció la organización. "Durante el juicio, a Didier le negaron el acceso a servicios legales y documentos oficiales del tribunal".

Freemuse recordó que en estos momentos Almagro está recluido en una prisión de máxima seguridad, donde ha sido amenazado por las ideas políticas que ha expresado a través de su música y por pedir mejores condiciones de vida en la cárcel.

"A pesar de las agresiones propinadas por los guardias de la prisión, a Didier se le ha negado atención médica", añade la denuncia.

"Y desde enero de 2021, las autoridades le impiden hablar con su familia y abogado. ¡Todo esto debido a sus expresiones políticas y artísticas!", subrayó Freemuse.

La campaña pide a los lectores: Firme esta petición para exigir la libertad inmediata de Didier y la anulación de todos los cargos en su contra.

El pasado 4 de noviembre, Diana Arévalo, oficial de Campañas y Abogacía para América Latina de Freemuse, declaró a Radio Martí que “Cuba es uno de los países donde hemos identificado una profundización de la represión por parte de las autoridades gubernamentales contra los artistas. Sólo en el 2020, por nombrar cifras que son públicas, reportamos al menos 60 ataques a la libertad de expresión artística contra creativos y grupos de artistas, entre ellos varios raperos que se encuentran en diferentes provincias del país”.

Freemuse es una organización no gubernamental independiente que cuenta con acreditación ante dos agencias de las Naciones Unidas (UNESCO y UN-ECOSOC).

Periodista cubana Camila Acosta acusada de "instigación a delinquir" (VIDEO)

Camila Acosta. (Foto: Facebook)

La Seguridad del Estado interrogó este martes a la periodista independiente Camila Acosta durante una citación oficial para hablar sobre el proceso de investigación penal al que está sujeta por su cobertura de los sucesos del 11 de julio.

“Fue para notificarme que van a proceder a registrar los equipos que me confiscaron en julio, el mismo día de mi detención, que me realizaron un registro en el apartamento que yo estaba rentando. En ese momento me quitaron laptop, teléfono, grabadora, memoria flash, disco duro. Entonces ahora, a más de cuatro meses, dicen que van a acceder a mis equipos. Así, como si uno no supiera que ya lo hicieron”, dijo la comunicadora en conversación con Radio Televisión Martí.

Acosta fue arrestada el 12 de julio, como parte de la ola represiva desatada por el régimen tras el estallido social. Fue sometida a intensos interrogatorios, en la unidad policial de la calle Acosta, en el municipio habanero de Diez de Octubre, y liberada el 16 de julio bajo la medida cautelar de reclusión domiciliaria.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:06 0:00

“Yo supongo que esto lo hicieron, un poco, para medir mi estado psicológico después de cuatro meses presa dentro de mi casa, además de para intimidarme con que puedan encontrar algo en esos equipos. Por supuesto, no van a encontrar nada, porque lo único que yo tengo ahí son cosas de trabajo y fotos de familia”.

La reportera había sido acusada de “desórdenes públicos” e “instigación a delinquir”, una situación que, aparentemente, ha cambiado.

“Ahora resulta que no estoy acusada por desorden público, sino sólo por Instigación a delinquir. Ya sabemos que ellos hacen y deshacen a su antojo”, se burló Acosta, y añadió:

“Tuvimos unas palabras, porque a veces ellos intentan hacerse los amiguitos de uno, y con esa prepotencia, ese cinismo de que ellos son la autoridad y nosotros tenemos que bajar la cabeza ante ellos. Por eso, les contestaba tajante. El interrogatorio duró menos de media hora y me negué a firmar ese documento que ellos me presentaron, en el que me decían lo que podía o no hacer en prisión domiciliaria, como leyéndome la cartilla. También me dijo: ‘ten cuidado con lo que publicas en redes sociales’”, relató.

“Por el tema de la corresponsalía que yo tengo de ABC me dijo que es mentira, porque yo no estoy acreditada. Yo le contesté que ya estoy en ese proceso, pero que, en última instancia, eso no es un delito. Me aseguró que sí lo es: ‘usurpación de funciones públicas’. Le manifesté ‘entonces acúsame de ‘usurpación de funciones públicas’, mientras tanto, vamos a hablar de ‘instigación a delinquir’, que es de lo que estoy inculpada ahora mismo”.

Camila Acosta, corresponsal en Cuba del diario español ABC, lleva casi 140 días cautiva en su casa, bajo vigilancia permanente de agentes de la policía política.

Siete agentes para vigilar a la periodista cubana Camila Acosta

Camila Acosta. (Foto perfil de Twitter)

La periodista independiente Camila Acosta denunció a través de su perfil de Twitter que el régimen comunista cubano envió un refuerzo policial para garantizar la reclusión domiciliar impuesta sobre ella desde hace cuatro meses.

Acosta denunció que desde la noche del 26 de noviembre se encuentran siete hombres, unos vestidos de civil y otros uniformados, vigilando su domicilio y sospecha que el refuerzo se debe al aniversario de la protesta pacífica frente al Ministerio de Cultura que derivó en la creación del 27N.

La periodista independiente afirmó que se encuentra sola y desarmada en su vivienda y que probablemente varios periodistas y artistas estén sitiados también como medida represiva del gobierno cubano para evitar una protesta o manifestación pacífica.

Junto los hashtags #Informarnoesundelito y #libertadparalospresospoliticosenCuba la comunicadora destacó que cuando “un gobierno teme a su pueblo” y usa como instrumento las intimidaciones y violaciones de derechos humanos, “está, irremediablemente, condenado al fracaso y al repudio actual y futuro”.

La periodista se encuentra bajo prisión domiciliaria a la espera de un juicio después que fuera detenida por cinco días por reportar las protestas del 11 de julio.

Ese día, según explicó en entrevista con Radio Martí, Acosta se centró en su papel de periodista y "en documentar lo que estaba sucediendo”.

Acosta aseguró que la prisión domiciliaria podría ser un intento del gobierno de presionarla para que opte por el exilio forzado, opción que ella se niega a tomar.

Advierten a periodista que no debe publicar nada de lo que se habló en interrogatorio con la Seguridad del Estado

El periodista independiente Rudy Cabrera. (Foto: CubaNet)

El periodista independiente Rudy Cabrera, colaborador del portal de noticias CubaNet, fue arrestado el viernes por agentes de la Seguridad del Estado en su domicilio, en El Cerro, La Habana.

Cabrera dijo a Radio Martí que durante la detención le levantaron un acta de advertencia que no firmó.

El comunicador relató que una motocicleta ocupada por “dos individuos” se detuvo a su lado, pidiéndole su documento de identificación, a lo que respondió preguntándoles quiénes eran y solicitándoles “que se identificaran”.

Cuando los oficiales de civil se identificaron, el periodista independiente puso “la alerta, dejé mi teléfono móvil y me fui con ellos para la estación. Ellos estaban interesados en por qué yo no iba a la marcha".

“El trabajo mío no es ese”, fue la respuesta de Cabrera, y los oficiales pasaron al “otro tema de las recargas (a los celulares)”, a lo cual, el periodista detenido respondió “que muchos cubanos están conscientes afuera de la situación nuestra y cualquiera me pone una recarga”.

Prohíben a periodista independiente hablar sobre interrogatorio al que fue somentido
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:26 0:00

Con quiénes se “relacionaba" Cabrera dentro de las organizaciones opositoras en la isla fue otro de los aspectos del interrogatorio, a lo cual respondió: “con todo el mundo”.

Según Cabrera, les notificó que nunca dejaría de cumplir con su labor de periodista y, acto seguido, “trataron de introducirme el tema de Yunior (García, gestor de la plataforma Archipiélago que convocara a una manifestación pacífica por la libertad de Cuba para el pasado 15 de noviembre).

“Les dije que si ellos consideraban eso (la repentina salida de Yunior García del país) los veía muy mal. Les expliqué que el mal de todos nosotros, según ellos, eran los norteamericanos […] y les pedí que lo demostraran”.

Rudy Cabrera fue puesto en libertad después de este intercambio, no sin antes ser advertido de “que no publicara nada respecto a la conversación”. Después, le presentaron un acta de advertencia, con la que pretendían aplicarle “uno de esos decretos nuevos que han hecho ellos, y les expliqué que cualquier testimonio que diera, iba a ser apegado a lo que se habló”.

“Al final, el acta esa yo no la firmé”, concluyó Cabrera.

(Con reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Cargar más

XS
SM
MD
LG