Enlaces de accesibilidad

Mundo

Rehenes como fichas de trueque: una tradición iraní

Presidente de Irán, Hassan Rouhani

El gobierno de Estados Unidos advierte que la captura de rehenes ha sido una característica constante y despreciable del régimen iraní desde que los fundamentalistas islámicos derrocaron al gobierno de Irán en 1979. Aquel año los radicales capturaron como rehenes a más de 60 empleados de la embajada de Estados Unidos y tuvieron prisioneros a 52 estadounidenses durante 444 días.

Los extranjeros que hoy llegan a Irán para trabajar, estudiar o visitar a familiares, son objetivos frecuentes para el régimen, que los considera como oportunidades para extraer dinero a los gobiernos extranjeros o exigir cambios en las políticas.

Las personas con doble ciudadanía, ciudadanos de Irán y de otro país, continúan siendo el objetivo de “detención arbitraria y prolongada” y con frecuencia no les es permitido conseguir abogados y defenderse a sí mismos, de acuerdo al Informe 2017 sobre Derechos Humanos en Irán (en inglés) del Departamento de Estado de Estados Unidos.

En algunos casos, las personas con doble nacionalidad han pasado 10 años o más en prisión. Por ejemplo, el empresario estadounidense de origen iraní Siamak Namazi estaba visitando a sus padres en Teherán en 2015 cuando fue arrestado por “colaborar con estados enemigos” y condenado a 10 años de prisión. En 2017, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria consideró “que existe un patrón emergente que implica la privación arbitraria de la libertad de los ciudadanos con doble nacionalidad en Irán”. Actualmente, Namazi se encuentra recluido en la infame prisión de Evin, en Irán, y se le niega el acceso a su abogado o las visitas de sus familiares.

Por ejemplo, la trabajadora de asistencia británica de origen iraní Nazanin Zaghari-Ratcliffe fue arrestada en abril de 2016 bajo acusaciones fraudulentas de espionaje, cuando regresaba al Reino Unido luego de una visita familiar. Un juez en Teherán determinó que no sería liberada mientras Irán no recibiera el pago de una antigua deuda de Gran Bretaña, de acuerdo al Centro de Derechos Humanos en Irán.

El juez “ha confirmado lo que estuvimos sospechando desde hace tiempo”, dijo Richard Ratcliffe, el esposo de Zaghari-Ratcliffe, en declaraciones que hizo en julio de 2018 al Centro de Derechos Humanos en Irán. “Sus declaraciones confirman que Nazanin está en prisión para ser usada como una ficha de trueque”, expresó.

El ex agente del FBI Robert (“Bob”) Levinson desapareció hace más de 12 años en Irán, convirtiéndose en el rehén más antiguo de la historia de Estados Unidos. El gobierno iraní se comprometió previamente a ayudar a Estados Unidos a localizar a Levinson y el gobierno de Estados Unidos continúa presionando a Irán para que mantenga este compromiso para que pueda reunirse con su familia.

Y Xiyue Wang, estudiante de la Universidad de Princeton y ciudadano naturalizado de China, fue arrestado tras ser acusado de espionaje en 2016, cuando estudiaba persa y hacía investigaciones sobre historia para su disertación de doctorado. Las autoridades de la universidad dijeron que mantienen su “esperanza en que las autoridades iraníes le permitan a este académico genuino, esposo devoto y padre atento regresar a sus estudios doctorales y a su hogar”. La universidad seguirá apoyando los esfuerzos para “buscar su retorno seguro a su hogar”.

En años recientes el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán ha arrestado a por lo menos 30 personas con doble nacionalidad, en su mayor parte acusados de espionaje.

Una versión previa de este artículo fue publicada el 24 de septiembre de 2018 por Share.America.gov

Vea todas las noticias de hoy

Ansiedad en el Kremlin por el apoyo de Navalny al Partido Comunista

Alexei Navalny, líder opositor ruso encarcelado por el gobierno de Vladimir Putin.

Los aliados del crítico del Kremlin encarcelado Alexei Navalny instaron el miércoles a los rusos a votar por el Partido Comunista en las elecciones parlamentarias de esta semana, como parte de una campaña destinada a dañar al gobernante partido Rusia Unida.

La campaña de "Votación Inteligente" intenta de esta manera consolidar los votos de quienes se oponen a Rusia Unida, que actualmente ocupa tres cuartos de los escaños en la Cámara Baja y domina la vida política rusa.

Radio Europa Libre reporta que esta estrategia ha puesto ansioso al Kremlin, ya que ocurre en un contexto de poca popularidad de Rusia Unida. Según un sondeo de la organización Levada, sólo el 27% apoya al partido gobernante.

Además, un calificativo usado por Navalny desde el 2012 para describir a Rusia Unida es usado por muchos rusos: El partido de los ladrones y delincuentes.

La iniciativa “Votación Inteligente” es uno de los pocos resortes que le quedan a Navalny, quien cumple dos años y medio de prisión por presuntas violaciones de la libertad condicional.

Su movimiento fue calificado de "extremista" y ahora sus miembros tienen prohibido postularse a cargos públicos.

"Millones de personas en Rusia odian a Rusia Unida", dijo el aliado de Navalny, Leonid Volkov, en un video que acompaña a una lista de candidatos con las mejores posibilidades de derrotar a la formación gobernante.

"Explíqueles a todos los que no están satisfechos con lo que está pasando en el país que deben ir a votar en estas elecciones", agregó.

Entretanto, Navalny mantiene alta su popularidad y fue incluido por Time Magazine en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo. El ajedrecista y activista Gary Kasparov fue quien recomendó su inclusión. El Gran Maestro lo describe como un hombre muy valiente que decidió regresar a Rusia en enero pasado aunque el Kremlin había intentado eliminarlo con un veneno y aunque sabía que sería llevado a la cárcel.

(Con información de Reuters y Radio Europa Libre)

Tribunal en Londres concluye deliberación sobre acusaciones contra China por genocidio de la etnia uigur

Mujeres musulmanas de la etnia uigur

La ronda final de un tribunal que investiga si el trato de China a su etnia uigur y otros musulmanes turcos constituye un genocidio concluyó en Londres este lunes, después de cuatro días de audiencias y testimonios proporcionados por casi 40 testigos y expertos.

Se espera, además, un veredicto no vinculante para fines de año.

El tribunal de nueve miembros, presidido por el prominente abogado británico Geoffrey Nice, llevó a cabo la primera serie de audiencias en Londres conocidas como el Tribunal Uigur a principios de junio, durante las cuales los panelistas escucharon relatos de sobrevivientes de campos de internamiento que describían abusos como violaciones sistemáticas.

Durante la segunda ronda de audiencias, del 10 al 13 de septiembre, nueve testigos y 28 expertos testificaron sobre sus experiencias y los hallazgos de la investigación sobre la represión de los uigures. El tribunal no tiene respaldo estatal ni poderes de sanción o ejecución, y las sentencias emitidas no son vinculantes para ningún gobierno.

China ha sido criticada por políticas de mano dura contra los 12 millones de uigures predominantemente musulmanes y otras minorías turcas en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang (XUAR), en el extremo occidental.

Los presuntos abusos incluyen la demolición de mezquitas; el encarcelamiento de intelectuales, artistas y empresarios uigures; la sustitución del uigur por el chino como idioma principal en las escuelas; el uso de un sistema de vigilancia penetrante e intrusivo para monitorear el movimiento de los uigures; trabajo forzoso en fábricas y granjas; y el control de la natalidad forzoso y la esterilización de mujeres uigures.

China ha retenido hasta 1,8 millones de uigures y otras minorías musulmanas en una red de campos de detención desde 2017.

Estados Unidos y las legislaturas de varios países europeos han considerado que el trato de los uigures y otros en el XUAR constituye un genocidio y crímenes de lesa humanidad.

Intimidación de uigures en el extranjero

Durante el último día de la sesión, Laura Harth, directora de campaña de Safeguard Defenders, con sede en España, se centró en sus comentarios ante el panel sobre la campaña pública de Beijing para intimidar a los uigures que viven en el extranjero y evitar que denuncien los presuntos abusos en Xinjiang.

“Las llamadas pruebas contrarias que Pekín y las autoridades locales han tratado de presentar al mundo durante los últimos años tienen todas las características de más violaciones de derechos humanos, y parecían tener el único propósito de intimidar, desacreditar y silenciar a testigos individuales en el extranjero ”, señaló.

El abogado Rodney Dixon dijo al panel que él y dos colegas habían presentado un informe sobre crímenes cometidos contra uigures en Xinjiang a la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya, en nombre del gobierno de Turkestán Oriental en el exilio y el pueblo uigur.

Reunieron pruebas de que las autoridades chinas atacaron a los uigures en los estados miembros de la CPI, como Tayikistán y Camboya, "para arrestarlos y traerlos de regreso a China, donde nunca más se supo de ellos y donde están efectivamente desaparecidos", dijo Dixon.

El informe insta a la CPI a abrir una investigación completa de los crímenes, dijo. La CPI puede investigar y enjuiciar crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad, genocidio y el crimen de agresión.

Adrien Zenz, un investigador alemán cuyo trabajo atrajo por primera vez la atención mundial sobre el sistema de campos de internamiento, presentó al panel un nuevo informe que detalla la fuerte participación de las instituciones del gobierno central de China en los encarcelamientos masivos que comenzaron en Xinjian.

Expresidente Ghani recalca que huyó de Afganistán para evitar el derramamiento de sangre

El expresidente afgano Ashraf Ghani pronuncia un discurso sobre los últimos acontecimientos en el país desde su exilio en los Emiratos Árabes Unidos. [Foto tomada de un video de las redes sociales el 18 de agosto de 2021].

WASHINGTON DC — El expresidente de Afganistán Ashraf Ghani insistió el miércoles en que huyó de su país el mes pasado hacia los Emiratos Árabes Unidos para evitar un derramamiento de sangre en las calles de la capital, Kabul, cuando los insurgentes talibanes tomaron el control, y negó haber saqueado los fondos del gobierno cuando se fue.

"Me fui a instancias de la seguridad del palacio, que me advirtió que de permanecer allí corría el riesgo de desencadenar la misma horrible lucha calle a calle que había sufrido la ciudad durante la guerra civil de la década de 1990", dijo Ghani en un comunicado. "Dejar Kabul fue la decisión más difícil de mi vida, pero creía que era la única forma de mantener las armas en silencio y salvar a Kabul y a sus seis millones de ciudadanos".

Ghani, de 72 años, aseguró que había trabajado durante 20 años para crear un gobierno democrático en Afganistán, pero reconoció que no había logrado garantizar "estabilidad y prosperidad", el mismo resultado que para otros gobiernos afganos durante décadas.

Los Emiratos Árabes Unidos dijeron que dieron la bienvenida a Ghani "por motivos humanitarios".

Ghani dijo que ofrecería una explicación más detallada de su abrupta huida el 15 de agosto en un "futuro cercano", pero dijo que "ahora" debe abordar las acusaciones "infundadas" de que cuando salió de Kabul, se llevó "millones de dólares pertenecientes al pueblo afgano".

La agencia de noticias RIA de Rusia informó que Ghani huyó de Kabul con cuatro autos y un helicóptero lleno de dinero en efectivo y que tuvo que dejar atrás una parte pues no cabía todo el botín en el vehículo. Otras agencias de noticias informaron que supuestamente tomó 169 millones de dólares de las arcas del gobierno, una acusación también hecha por el embajador de Afganistán en Tayikistán.

"Estos cargos son completa y categóricamente falsos", afirmó Ghani en su declaración, y agregó que él y su esposa han sido "escrupulosos en nuestras finanzas personales” y que ha declarado públicamente todos sus bienes. Ghani dijo que agradecería una revisión de sus finanzas por parte de las Naciones Unidas u otra auditoría independiente.

El canal de noticias TOLO de Afganistán publicó un clip de una entrevista que se transmitirá el miércoles por la noche, hora local, con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en la que un corresponsal le preguntó: "¿Ayudó al presidente Ghani a huir del país?"

Blinken respondió: "Lo que me dijo en esa conversación la noche antes de huir es que estaba preparado para luchar hasta la muerte".

* Ayaz Gul, de la Voz de América, contribuyó con este informe.

"Un gobierno del talibán significa que las mujeres no existen": refugiada afgana (VIDEO)

Afganistán.

Narges Alizadeh, nacida en Kabul, llegó hace tres años a España, procedente de Irán. Desde la distancia, lamenta la situación que afrontan las afganas que no han podido abandonar el país tras la toma del poder por parte de los talibanes.

BARCELONA, ESPAÑA - “En aquel momento sólo oí un sonido muy fuerte, y cuando abrí mis ojos fue en el hospital”: así recuerda Narges Alizadeh, el atentado que sufrió por parte de los talibanes cuando tan sólo era una adolescente. El impacto del explosivo le causó varias fracturas y estuvo cinco días en coma. “En aquel momento el país era un caos. Mi madre y mi padre no sabían qué hacer en un sitio así de horrible”.

Han pasado más de dos décadas desde que aquella bomba detonó cerca de la residencia de los Alizadeh, en Kabul. Sin embargo, Narges lucha a diario con las consecuencias psicológicas y físicas de lo que fue uno de los múltiples ataques perpetrados por el grupo extremista en la capital de la nación: “Tengo un 41% de discapacidad” explica.

Narges recuerda el motivo por el cual su familia sufrió el atentado: “Mi padre fue amigo de Najibullah” afirma, haciendo referencia a quien fue presidente de Afganistán y murió a manos de los talibanes. “Le decían tú eres kāfar, tú eres comunista (…) Cuando los talibanes vinieron a Kabul mi papá se escondió en casa, no pudo salir y dejó su trabajo”.

La vinculación política del padre de Narges no fue la única razón por la cual la familia huyó más tarde a Irán; pues -a diferencia de su madre, de origen pastún- su padre formaba parte de la minoría hazara, comunidad chiíta perseguida por los talibanes: “La familia de mi madre quería matar a mi padre (…) Decían: 'por qué te has casado con un hazara?' En casa siempre teníamos conflictos familiares”, recuerda.

Testimonio de Narges Alizadeh refugiada afgana en España | Parte 1
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:23 0:00

“Todos viven con pánico”

“Nunca hubiera esperado estos eventos. Es horrible”, reflexiona Narges sobre el regreso al poder por parte de los talibanes, quienes en las últimas horas tomaron el valle del Panshir, último reducto de la resistencia opositora. Lo hace desde Barcelona, España, adonde llegó desde Irán hace casi tres años. Fue en el país europeo donde se reencontró con su marido, a quien conoció en el país persa y también fue víctima de la violencia del grupo extremista en Afganistán.

Afirma sentirse angustiada por los familiares que aún residen en su país de origen, con quienes admite que es complicado poder comunicarse.

“Todos ahora viven con pánico”, explica. Se muestra preocupada especialmente por las mujeres, de las que comenta que están “escondidas en sus casas y no pueden salir”.

Y aunque desde que tomaron el control del país los talibanes han tratado de alejarse del extremismo que brindaron en el pasado y han anunciado que los derechos de las mujeres serán respetados “dentro de la ley islámica”, Narges no confía en su palabra: “Un gobierno del talibán significa que las mujeres no existen. No les quieren dar oportunidad de vivir en libertad. (…) Son radicales y racistas”.

La situación actual es muy diferente a la que vivió su familia antes de los años 90, cuando los talibanes llegaron al poder: “Era una vida muy normal, todos estaban felices y contentos, no había miedo ni preocupación”. Esa época que Narges -explica- conoce a través de imágenes y de relatos de los más mayores, pues ella aún no había nacido.

“Todas las mujeres salían a la calle sin hiyab y sin burka. Vi las fotos de mi mamá y lleva camiseta, falda, tenía maquillaje muy elegante”, sostiene.

Testimonio de Narges Alizadeh refugiada afgana en España | Parte 2
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:01 0:00

Vida en España

Narges forma parte de los casi 800 afganos empadronados que hay en España según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Aunque la comunidad ha crecido de forma notable a causa de los evacuados que han llegado recientemente al país europeo, las cifras aún se encuentran muy lejos de diásporas como la venezolana o la marroquí.

“Hace casi 3 años que vivo aquí y no escuché ninguna palabrota ni recibí discriminación”, dice en relación con su vida anterior en Irán: “El gobierno de Irán trata muy mal a los extranjeros, especialmente los afganos. Tengo muchos recuerdos malos de Irán, no quiero volver para vivir ni disfrutar de las vacaciones”.

Sin embargo, la kabulí explica que su vida en España no es fácil, especialmente debido a su minusvalía, situación que comparte con su marido: “No estamos satisfechos con la situación que ahora tenemos. Mi marido no tiene trabajo, yo tampoco” . Por el momento reciben una renta mínima, que les ayuda a llegar a fin de mes y a mantener a su hija Elena, nacida hace tan sólo cuatro meses.

No obstante, Narges se muestra agradecida por vivir en Europa y poder darle una vida mejor a su pequeña.

“Veo a mi niña y digo 'Gracias a Dios que ha nacido aquí'. Sé que tiene un futuro seguro”, concluye.

Las complicadas dinámicas yihadistas plantean un desafío para los talibanes

Talibanes recorren las inmediaciones del aeropuerto Hamid Karzai, el 30 de agosto de 2021. Foto: AP/Khwaja Tawfiq Sediqi.

En este nuevo escenario geopolítico, sin EE. UU. ni la coalición internacional en la región, los talibanes y el grupo Estado Islámico pudieran librar una guerra fratricida, vaticinan los expertos.

Animados por la retirada de las tropas occidentales de Afganistán, los comandantes talibanes dicen que confían en que pueden derrotar al afiliado en el país del terrorista Estado Islámico, que se atribuyó la responsabilidad del atentado suicida del mes pasado en el aeropuerto de Kabul, matando a más de una docena de militares estadounidenses y al menos a 170 afganos.

Deteniéndose entre una serie de tiroteos entre los talibanes y el grupo Estado Islámico del Gran Jorasán (ISIS-K) la semana pasada en el oeste de Kabul, un comandante talibán se jactó ante los reporteros occidentales de que los nuevos gobernantes de Afganistán acabarán con sus rivales al igual que obligaron a la OTAN a retirarse del país.

Algunos analistas predicen que la lucha entre los talibanes y el ISIS-K, lanzará a un par de grupos de militantes despiadados y curtidos por la batalla en una vorágine yihadista fratricida que probablemente no tendrá piedad.

Incluso antes de que las fuerzas estadounidenses se retiraran esta semana, los talibanes ejecutaron a algunos comandantes de alto rango del EI del Gran Jorasán encarcelados por el gobierno afgano de Ashraf Ghani; también mataron a tiros a su ex líder principal, Mawlawi Ziya ul-Haq.

Las ejecuciones fueron reportadas por primera vez por el diario estadounidense The Wall Street Journal.

El Jorasán era una región islámica del siglo VI que abarcaba partes de los actuales Afganistán y Pakistán, así como partes de Asia central.

Factor de complicación

El ISIS-K tiene el potencial de causar que los nuevos gobernantes de Afganistán se preocupen mucho, complicando sus esfuerzos por consolidar el poder y establecer un gobierno nacional, en opinión de oficiales militares occidentales y analistas antiterroristas independientes.

"Los talibanes enfrentan su propia amenaza del ISIS-K", argumenta Anthony Cordesman en un comentario el martes para el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, una institución de investigación de Washington.

Su colega del CSIS, Seth Jones, ex asesor del comandante general de las Fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos en Afganistán, dice que el EI del Gran Jorasán ahora tiene "muchas oportunidades para resurgir".

Señala que la fortuna de la afiliada había estado disminuyendo recientemente gracias a que las fuerzas estadounidenses y afganas llevaron a cabo "ataques bastante persistentes" contra el grupo. Estima que su número ha caído de alrededor de 6.000 a 2.000.

El Estado Islámico del Gran Jorasán apareció por primera vez en Afganistán a finales de 2014, compuesto por militantes paquistaníes que cruzaron a Afganistán para escapar de una ofensiva del ejército paquistaní.

El grupo ha llevado a cabo decenas de ataques mortales y atentados suicidas con bombas en los últimos años y ha sido culpado de algunas de las peores atrocidades recientes, que involucran escuelas de niñas, hospitales y una sala de maternidad, donde sus combatientes supuestamente mataron a tiros a mujeres embarazadas y mataron a enfermeras. La explosión del aeropuerto de Kabul la semana pasada subrayó su capacidad de violencia.

El fundador del grupo, Abdul Rauf Aliza, era un comandante talibán a nivel provincial antes de enfrentarse a los líderes talibanes en 2014. Murió en un ataque con aviones no tripulados estadounidenses en febrero de 2015. El líder actual de ISIS-K, Shahab al-Muhajir, también es un ex comandante talibán de nivel medio, que igualmente trabajó para al-Qaeda y algunos funcionarios de seguridad occidentales y se sospecha que aún mantiene estrechos vínculos con los líderes de la red Haqqani, una importante facción talibán actualmente a cargo de la seguridad en la capital afgana.

Esos presuntos vínculos llevaron a Michael Pregent, un ex oficial de inteligencia de Estados Unidos y ahora analista del Hudson Institute, un grupo de investigación con sede en Estados Unidos, a sugerir la semana pasada que elementos de los talibanes probablemente coludieron en el atentado del aeropuerto de Kabul.

"Si era ISIS-K, pasaron por la seguridad de Haqqani, porque tienen el mando y control de Kabul, y tienen un aparato de inteligencia". Agregó que el atacante también logró navegar por "múltiples puntos de control de los talibanes para atacar a los estadounidenses".

Ya sea un afiliado del EI de pleno derecho o no, Shahab al-Muhajir es visto como muy ambicioso y el liderazgo central parece ansioso ahora por expandirse a Afganistán. Las salas de chat yihadistas, a favor del Estado Islámico y foros dominados por al-Qaeda, están llenos de discusiones sobre cómo el enfoque ahora debería cambiar de Siria a Afganistán.

Un informe de la ONU del año pasado informó que al-Muhajir buscaba engrosar las filas del ISIS-K con combatientes talibanes descontentos y otros militantes. Es probable que se aproveche de cualquier paso en falso de los talibanes y de las disputas locales entre los comandantes talibanes.

Geopolítica interna

Si los líderes talibanes se toman en serio la moderación de su imposición de la ley islámica, o Sharía, y son menos opresivos que cuando gobernaron en la década de 1990, como sus principales líderes han sugerido públicamente, entonces corren el riesgo de deserciones a ISIS-K, sospechan algunos trabajadores de ONG.

La jefa de partido de una ONG europea dijo a la Voz de América esta semana que ha notado claras diferencias geográficas en todo el país cuando se trata de cómo están gobernando los talibanes.

“En el sur, todavía no hemos recibido la aprobación para que hombres y mujeres trabajen. Nos han dicho que nuestros hombres pueden reanudar el trabajo, pero no nuestras mujeres ”, dijo quien pidió no ser nombrada en este artículo y que su ONG permaneciera sin identificar.

Con todo el país que enfrenta una catastrófica escasez de alimentos, un desempleo masivo y un colapso de los sistemas de salud y educación, según funcionarios de la ONU, el EI tendrá mucho descontento que explotar.

Algunos funcionarios de seguridad occidentales también dicen que Afganistán, con su mezcla de minorías étnicas, alrededor de 14 en total, es un lugar natural para el Estado Islámico, que ha sido experto en Siria e Irak para explotar las divisiones sectarias. Muchos de los ataques de IS-Khorasan han tenido como objetivo a la minoría chiíta hazara de Afganistán, señalan.

Cargar más

XS
SM
MD
LG