Enlaces de accesibilidad

Deportes

Cubano Ramón Luis peleará con estadounidense Jerrod Caldwell

El boxeador cubano Ramón Luis Nicolás.

El camagüeyano ha aprendido de sus dos derrotas por descalificación y debería salir airoso en este combate a ocho asaltos contra un rival que sólo ha ganado dos peleas y ha perdido nueve.

El peso crucero (hasta 200 libras) Ramón Luis Nicolás se enfrentará al estadounidense Jerrod Caldwell, el próximo 13 de febrero, en pelea pactada a ocho asaltos en el SE Livestock Pavilion, en Ocala, Estado de Florida.

Todo parece indicar que será una pelea relativamente fácil para el agramontino. Su rival acumula 2 victorias con 9 derrotas.

Ramón Luis (6-2-5 KO) debutó con un fracaso a nivel profesional el 10 de julio de 2014. En esa pelea fue descalificado en el segundo round tras conectarle un golpe bajo a Dakota Dawson, durante un cartelera boxística efectuada en Miami.

La otra derrota del camagüeyano fue en Minnesota ante el local Deangelo Curtis el 29 de agosto pasado. Igualmente, el cubano no exhibió buena técnica y fue descalificado por el tercer hombre del ring.

En su combate anterior en Kissimmee, Florida, el 9 de octubre, Ramón Luis peleó calmado y derrotó por KO al boricua Carlos Reyes. En ese combate, el cubano no se apresuró a conectar ganchos bajos y se concentró en un boxeo a la media y larga distancias.

Ramón Luis, de 185 metros de estatura y 24 años de edad, sobresalió con el equipo Cuba en la Serie Mundial de Boxeo de 2014, edición en la cual le ganó a peleadores europeos y del continente americano. En ese evento, surgió como una de las gratas sorpresas de Cuba en el peso mediano.

Juan Antonio Mercado (México) vs Ramón Luis Nicolás (Cuba). Serie Mundial de Boxeo 2013 (WSB).

Vea todas las noticias de hoy

Boxeo: Cubano Mike Pérez ante otra buena oportunidad

Un ring de boxeo.

El pegador cubano Ismaikel “Mike” Pérez en el 2013 estuvo a las puertas de pelear por una corona mundial en la división súper pesada.

En el accidentado combate ante el ruso Magomed Abdusalamov, Mike demostró su talento y calidad. Posteriormente, en enero del 2014, en el Bell Centre ubicado en Montreal, el peleador espirituano empató su combate ante Carlos Takam.

La peor derrota de Mike fue en julio del 2014, tras perder polémico pleito ante el estadounidense Bryan Jennings.En sus siguientes peleas, Mike salió airoso en cuatro y perdió dos, una ante el ruso Alexander Povetkin y la otra ante el lituano Mairis Briedis en una de las semifinales de la Súper Serie Mundial de Boxeo, pero en el peso crucero.

Para Mike fue su primera pelea en las 200 libras, y desde el 2017 combate en el peso crucero, tras someterse a una rigurosa dieta y bajar 40 libras.

Tras perder ante Briedis, Pérez ganó sus siguientes dos peleas frente a el argentino Pablo Matías Magrini y el boricua Keith Tapia en octubre del pasado año.

Mike (24-3- 15 KO), se reintegró al entrenamiento en Cork, Irlanda, a principios del 2019 con miras a continuar en el peso crucero y mentalmente preparado para su sueño: convertirse en el tercer cubano en toda la historia en proclamarse monarca mundial en el peso crucero.

Los otros dos cubanos que ganaron fajas del orbe fueron el ídolo del central Nodarse, en Artemisa, Juan Carlos Gómez (reside desde 1992 en Hamburgo, Alemania), y Yunier Dorticos, de Cienfuegos.

El ex campeón mundial juvenil en el peso semi completo regresará al ring el próximo 4 de mayo. Mike se enfrentará al congolés Ilunga Makabu (24-2-23 KO), en pelea pactada a 12 rounds en las 200 libras por la corona vacante de Plata del Consejo Mundial de Boxeo, (CMB), pelea que se realizará en Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo.

El ganador de esa pelea debería enfrentarse al ucraniano invicto Oleksandr Usyk, monarca del CMB. Sin embargo, ese pleito está en el aire, debido a que Usyk (campeón de la Súper Serie Mundial de Boxeo en el peso crucero) pretende combatir en la división súper pesada.

Makabu figura número 11 en el mundo en los cuatro principales organismos que rigen el boxeo profesional (OMB, CMB, FIB y la AMB), mientras que el cubano Mike Pérez aparece número 18 del mundo y número 2 de Cuba, detrás de Yunier Dorticos, ex campeón de la Asociación Mundial de Boxeo en el peso crucero.

Esperamos que en un futuro no muy lejano Dorticos recupere el fajín mundial de la AMB, mientras que Pérez pudiera, de ganar ante Makabu, ir por el cetro del CMB.

La tele sigue mandando en MLB

Fotografía tomada antes del inicio del partido de Grandes Ligas entre los Cardenales de San Luis y los Rojos de Cincinnati en el Estadio Monterrey de Monterrey, Estado de Nuevo León, México.

El tema NO es nuevo y es uno que ya se ha discutido muchas veces a lo largo de los años en su resumen deportivo AL DURO Y SIN GUANTES.

Hoy en día cualquier partido de temporada regular de 9 entradas en el béisbol de las grandes ligas dura fácilmente 3 horas. Es más, hay partidos donde el club dueño de casa no batea en la parte baja del noveno y aun así el juego dura 3 horas.

Si le preguntamos a 100 aficionados del béisbol de las Grandes Ligas “si pudiera cambiar algo del juego que haría” seguro que el 90% de ellos diría “la duración de los partidos transmitidos por la tele". Hasta el comisionado del béisbol de las grandes ligas se ha manifestado varias veces en contra de los interminables juegos de MLB que duran más de 3 horas.

Hoy en día cualquier partido de temporada regular de 9 entradas en MLB dura fácilmente 3 horas. Y en la postemporada 3 horas y 15 minutos. Lo he venido diciendo desde hace muchos años: la televisión ha sido, durante mucho tiempo, el peor enemigo de nuestro pasatiempo nacional.

Cada año las cadenas de televisión ponen más y más anuncios llamados erróneamente “comerciales”. Cada medio inning o cambio de pitcher es una tortura. Según cifras oficiales de https://www.baseball-reference.com/postseason/1948_WS.shtmlen , en 1948 la Serie Mundial de 6 encuentros se jugó, en promedio, 2 horas por partido.

En la década de los años 60 un juego de Serie Mundial demoraba unas 2 horas y 15 minutos. En los años 70 un juego de play-off o postemporada duraba en promedio unas 2 horas y media. En los años 80 un juego de postemporada demoraba unas 2 horas y 45 minutos. En la década de los años 90 comenzamos la tortura de las 3 horas. En la década de los 2000 superamos las 3 horas y la MLB comenzó a perder fanáticos.

¿Han visto el patrón? ¿Qué podemos esperar dentro de 10 o 20 años? ¿Hay que demorarse casi 3 minutos entre innings y cada vez que hay cambio de lanzadores? Por su puesto que no, pero la televisión aprovecha el tiempo para meter más anuncios y la tele es la que paga.

Estamos de acuerdo que la televisión es la que manda pues pagan millones por derechos de transmisión pero ¿a qué costo? ¿No se da cuenta la MLB que está perdiendo una generación entera de aficionados que simplemente no puede acostarse a la medianoche viendo pelota por la tele?

Más importante aún, MLB tiene competencia directa durante 8 meses al año cortesías de la MLS, la liga profesional de fútbol de EE.UU. que ha crecido 100% los últimos 10 años y está añadiendo 4 clubes más, incluyendo uno en Miami en el 2020, que seguro le “robara cancha” a los Marlins.

Hay un dicho famoso: “el tiempo es oro” cuando vemos un partido de fútbol, sabemos que va a terminar en 2 horas. Pero el béisbol es eterno. Recuerden lo que ocurrió el pasado octubre, en el tercer juego de la Serie Mundial 2018, éste servidor narró un partido de 18 entradas que duró 7 horas y media ¿Cuánta gente estuvo despierta cuando el juego por fin terminó casi a las 4 de la madrugada?Con razón la cadena de televisión FOX se quejó que los “ratings” o audiencia de la serie mundial 2018 fue la segunda más baja en la historia.

Por ejemplo: los partidos de postemporada han estado terminando a las 11:30pm – hora del este - eso significa que cualquier persona que tiene trabajo, colegio/escuela el día siguiente ( el 80% de los televidentes) tienen que sacrificarse para ver los partidos o simplemente apagan la tele y se acuestan.

En el caso de los fanáticos jóvenes es casi imposible para ellos desvelarse todo el mes de octubre cuando tienen que madrugar el día siguiente.

Poniéndole una curita a una gran herida y para economizar unos cuantos segundos por aquí y por allá, MLB eliminó los 4 lanzamientos en la base por bola intencional y limita las visitas al pitcher antes de sacar el serpentinero. Eso quizás le está economizando un par de minutos a un juego de 9 entradas.

En los últimos años fanáticos en Cuba han llamado o escrito muchas veces a nuestro resumen deportivo AL DURO Y SIN GUANTES, diciéndonos que no pudieron escuchar todo el partido que nosotros narramos porque ya era hora de acostarse.

Nos da tan mala impresión ver al umpire detrás del plato con la careta metida debajo del brazo mirando hacia arriba donde están las cabinas de transmisión esperando pacientemente que alguien (el productor de TV) le dé la señal para cantar “PLAY BALL” . Eso no es béisbol, o por lo menos no lo era hace 20 o 30 años.

Pero ni la MLB ni el sindicato de los peloteros está haciendo mucho caso a las quejas de los aficionados pues los que pagan más –los de la tele- están apostando a las 3 horas y cuarto en vez de regresar a las 2 horas y media. Por eso más y más fanáticos al deporte tanto en Cuba como en EE.UU. están cambiando de la pelota al fútbol, están apostando a las 2 horas seguras del balompié que a las 3 y pico horas del béisbol.

Me atrevería a decir que ningún juego de Serie Mundial volverá a jugarse en menos de 2 horas, nunca jamás.

No se pierda lo mejor del béisbol de las grandes ligas, así como toda la polémica que tiene que ver con nuestro pasatiempo nacional en su resumen deportivo AL DURO Y SIN GUANTES, de 7pm a 9pm lunes a viernes por Radio Martí y también por nuestra página digital: https://www.radiotelevisionmarti.com/

Joven boxeador cubano triunfa en Europa del Este

Lenar junto a sus entrenadores. Foto tomada de Facebook.

El joven prospecto cubano Lenar Pérez Fransua (Holguín, 1998) se impuso por tercera vez en boxeo profesional en una carrera boxística que comenzó a finales del 2018 en Rusia.

Fransua, de la división crucero (hasta 200 libras), derrotó por nocaut en el cuarto asalto a Sardorjon Amonkeldiev, de Uzbekistán, en pelea realizada en el Olymp Sports Palace, en la ciudad de Tskhinvali, Georgia, una ex República de la disuelta Unión Soviética.

Fransua (1.95 centímetros de estatura) peleó desde la larga distancia y en ocasiones le llegó a Dardorjon con ganchos. En el cuarto asalto el cubano alcanzó al cuerpo de su rival con una andanada de golpes a la cabeza y el tercer hombre del ring Alexey Kurakin decidió parar el desigual pleito.

Fransua ganó las otras dospeleas en Rusia. El invicto peleador cubano llegó en el verano del pasado año a Rusia tal como lo han hecho miles de cubanos (sobre todo jóvenes), después que el gobierno del presidente de ese país euro asiático eliminara las visas a los ciudadanos cubanos.

El boxeador holguinero comenzó en Rusia su carrera boxística y según los expertos, deben llevar poco a poco al invicto cubano para tenerlo listo en un par de años para una pelea por un título mundial.

Lenar comenzó a jugar béisbol desde niño en el complejo deportivo del central Antonio Maceo, municipio Cacocum, provincia de Holguín.

Tras ver peleas de boxeo, decidió incursionar en el deporte de los puños. Demostró pegada y valentía e inmediatamente fue promocionado a la EIDE “ edro Díaz Cuello”, de Holguín.

A nivel escolar y juvenil obtuvo medallas en eventos provinciales y nacionales. En el 2016 representó a Cuba en el Campeonato Mundial Juvenil, realizado en Rusia.

En su primer combate en el peso mediano (75 kilogramos) Fransua superó a Dimitri Gumen, de Macedonia, pero en la siguiente pelea perdió por 3-2 ante el británico William Hutchison, a la postre campeón mundial.

Hutchison pasó al boxeo profesional y actualmente está invicto en 7 peleas en el peso semi pesado.

En estos momentos 5 cubanos pelean a nivel profesional en el peso crucero, aparte de Pérez Fransua están los clasificados mundiales Yunier Dorticós y Mike Pérez, así como Ulysses Díaz y Yendris Rodríguez Valdés.

César Brioso y las "Últimas temporadas en La Habana"

César Brioso en Radio Martí.
Portada de "Últimas temporadas en La Habana", de César Brioso.
Portada de "Últimas temporadas en La Habana", de César Brioso.

El escritor cubano César Brioso acaba de publicar su segundo libro sobre el béisbol cubano "Last Seasons in Havana: The Castro Revolution and the End of Professional Baseball in Cuba", en español “Últimas temporadas en La Habana: la revolución de Castro y el fin del béisbol profesional en Cuba”.

Las últimas campañas del béisbol cubano antes de sufrir el cambio radical que la pelota ha experimentado por el comunismo en la isla.

Brioso nació en La Habana, pero su familia salió de Cuba a Miami cuando él tenía solamente 5 meses. Sin embargo su Padre siempre le contaba anécdotas sobre la pelota cubana despertando la curiosidad y el hambre de éste escritor y periodista cubano que hoy en día vive en Fairfax, Virginia y trabaja para el periódico nacional Usa Today.

Tras el lanzamiento de su segundo libro, “Last Seasons in Havana”, César Brioso nos honró con su presencia en Al Duro y Sin Guantes, y le obsequió a nuestro amigo y colega Orlando Peña un ejemplar con dedicatoria.

please wait

No media source currently available

0:00 0:18:42 0:00

Durante el programa, mientras entrevistábamos a César, entró un correo electrónico desde Holguín, Cuba, anunciando que habían bajado el libro via internet.

Fueron 21 minutos de conversación amena que compartimos con un autor cubano amante del béisbol que dedica su tiempo libre a escribir sobre la era dorada de la pelota cubana.

Es la segunda ocasión en que Brioso comparte personalmente con los muchachos de Al Duro y sin Guantes, y tiene una invitación abierta para regresar cuando quiera.

Dwyane Wade, el gran embajador de Miami

Dwyane Wade, jugador del equipo Miami Heat

En el pasado, las naciones y ciudades-estados tenían como héroes a caudillos militares que retornaban vencedores de sus campañas bélicas llenos de gloria después de haber derramado a raudales la sangre de los enemigos y de los guerreros propios. Esos personajes eran recibidos con júbilo por la muchedumbre y colmados de honores, convirtiéndose en los paladines de su pueblo.

Hoy somos bastante menos carnívoros escogiendo nuestros héroes y los hemos sustituido, en gran parte, con figuras descollantes del mundo del deporte.

En nuestra semi ciudad-estado de gran Miami hemos tenido varias figuras deportivas importantes que han brillado en nuestra comunidad. Algunas por la calidad y cantidad de su actuación y otros por su simpatía y carisma durante su trayectoria en el deporte local.

En las primeras dos categorías tenemos a Dan Marino en futbol americano con los Dolphins y a Dwyane Wade en basketball con el Heat. En la tercera categoría tenemos un Jeff Conine en béisbol con los Marlins, que si bien no fue una súper estrella como los dos anteriores, con su simpatía se ganó el mítico título de Mr. Marlin con los fanáticos de la península.

Hemos discutido entre nuestros compañeros de Radio Martí, cuál de estos señores es el de más relevancia en la historia de nuestra comunidad y que ocupa el lugar cimero en el olimpo deportivo local.

Mi opinión sin titubeos es que Wade está por encima de los otros, aun reconociendo lo grandes méritos que estos poseen.

Cuando Dwyane Wade terminó su último juego de la temporada regular en el American Airlines Arena contra los 76s de Philadelphia en abril 19 de 2019, concluyó una legendaria carrera de 16 años en la NBA que incluyó 3 campeonatos, 5 finales NBA, 13 apariciones en el All Star team y el liderato en más tiros bloqueados por un escolta en la historia, lo cual denota la determinación con que jugó. Wade está en los primeros lugares en asistencias, puntos y otras categorías.

Dentro del Miami Heat, Wade es dueño de casi todas las categorías ofensivas en la historia del equipo y hay que recordar que cuando jugó junto a Shackille O’Neal primero y LeBrond James y Chris Bosh después llevó a estos magníficos jugadores a ganar sus primeros campeonatos que nunca habían alcanzado en otras latitudes y con otros elencos.

Desde que Wade fue escogido por el Heat, en la promoción del draft de 2003, a la que pertenecen Carmelo Anthony, LeBron James, Chris Bosh y otros grandes de esa promoción, una de las más ricas en talento de la historia y comenzó a jugar en Miami, las otras franquicias locales tuvieron los siguientes resultados:

Los Dolphins han tenido 9 coaches y han alcanzado la victoria en post temporada en un solo partido; los Marlins no han ido nunca a la post temporada y han pasado por 10 managers; los Panthers del Jockey sobre hielo nunca han ganado una serie de post temporada y los antaño élites del equipo de la Universidad de Miami nunca han ganado un evento de su conferencia.

Pero no solo ha brillado Wade dentro del tabloncillo en ese ballet de gigantes que es el baloncesto profesional, también fuera de la cancha ha mostrado su estirpe y compromiso con nuestra comunidad. Wade ha participado en numerosas actividades de promoción de nuestra área y se ha convertido en un embajador del sur de Florida al tiempo que llevaba al Miami Heat a pasar de ser una gris franquicia local a una institución internacional reconocida en cada continente donde entienden algo de baloncesto: todos.

Hay que oír las manifestaciones de sus compañeros de equipo y aún de sus contrincantes en la duela sobre sus vivencias con Dwyane Wade para percatarse del lugar que le reconocen dentro y fuera del deporte. Pensé citar esas vivencias en este artículo, pero el espacio que tomarían sería más extenso que el del artículo en sí.

Wade se retira cuando está en la cima de su deporte, el mismo dijo que puede jugar 2 o 3 años más y su actuación de este año, saliendo del banco, evidencia esa aseveración. Pero se retira a tiempo, en grande, a una edad madura para el básquet, pero a mediados de sus 30s, edad para comenzar a impulsar los negocios que ha ido armando poco a poco mientras hacía un capital serio con sus entradas de la NBA y los patrocinios de productos que promociona.

Wade no comete el error de aquellos atletas que pretenden seguir cuando ya las facultades no le responden y siguen aferrados a lo que creen que todavía son ya, que la confianza es lo último que se pierde y el espejo es el último que se entera de la triste realidad.

Su gira de despedida ha sido maravillosa, fue recibido en cada última parada de cada ciudad de la NBA con ovaciones y vítores de los fanáticos del equipo contrario y él aceptando con simpatía la gratitud y homenaje de esos fanáticos que reconocen calidad y clase cuando las ven.

En cada cancha de cada una de esas ciudades, Wade siguió siendo el gran embajador de nuestra ciudad. Gracias Dwyane.

Cargar más

XS
SM
MD
LG