Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Por tercera vez en la historia de EEUU, la Cámara aprueba juicio político al Presidente

La congresista Diana Degette preside la mañana del miércoles la sesión de la Cámara que concluiría en la votación de los artículos del juicio político al Presidente Donald Trump (Foto: Reuters).

Por tercera vez en la historia, la Cámara de Representantes votó el miércoles en Washington a favor de entablar un juicio político contra el Presidente de Estados Unidos.

De visita en Michigan, el presidente Donald Trump dijo que los demócratas estan tratando de anular su victoria electoral.

De acuerdo con dos resoluciones adoptadas el viernes por el Comité Judicial de la Cámara, bajo control del Partido Demócrata, Donald Trump abusó de sus poderes como presidente y obstruyó las funciones del Congreso.

Los republicanos aseguran que sus colegas demócratas no han presentado una sola prueba de que las acusaciones sean ciertas.

En el artículo de abuso de poder, la votación fue de 230 a favor, 197 en contra y una abstención. En el artículo de obstrucción del Congreso hubo 229 a favor, 198 en contra y una abstención.

El caso se basa en una conversación telefónica sostenida por Trump con el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. Uno de los miembros del Consejo de Seguridad Nacional que la escucharon reportó a sus superiores que Trump había violado las obligaciones del Ejecutivo. El Inspector General de la comunidad de inteligencia consideró la denuncia “creíble” y digna de “preocupación urgente”, y la Cámara empezó a investigarla.

El Inspector General, Michael Atkinson, fue designado por Trump y confirmado por el Senado el 14 de mayo del año pasado. A pesar de que el Presidente y varios republicanos han exigido conocer al autor o autora de la denuncia (whistleblower, en inglés), su identidad se mantiene en el anonimato, como dispone la ley.

Está claro que Trump coaccionó a Zelenski para que investigara a su rival político, el ex vicepresidente Joe Biden --quien ahora aspira a la presidencia--, a cambio de entregar el paquete de ayuda antes aprobado por el Congreso para Ucrania, aseguran los demócratas.

No es cierto, le dijo el martes Trump a la presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi, en una carta de seis páginas difundida por la Casa Blanca. Allí recuerda que el propio presidente ucraniano descartó un quid pro quo en el dialogo telefónico, y asegura que si a alguien podría culparse de haber retenido fondos del gobierno con fines personales es a Joe Biden.

Joe Biden a raíz de anunciar su candidatura a la presidencia por el Partido Demócrata (Foto: Archivo).
Joe Biden a raíz de anunciar su candidatura a la presidencia por el Partido Demócrata (Foto: Archivo).

“Usted sabe muy bien que el vicepresidente Biden usó su puesto y mil millones de dólares para que Ucrania despidiera al fiscal que estaba investigando la compañía donde le pagaban millones de dólares a su hijo”, escribió el Presidente. “Usted lo sabe porque Biden alardeó de eso en un video”.

Hunter Biden, el hijo del ex vicepresidente, formó parte durante cinco años, hasta abril, de la Junta Directiva de la compañía ucraniana de gas Burisma. Ninguna de las autoridades judiciales de Ucrania consultadas por la agencia Reuters en octubre dijeron que Hunter Biden hubiese violado la ley en aquel país.

Con la aprobación en el pleno de la Cámara, el proceso pasa al Senado, donde el Juez Principal de la Corte Suprema, John Roberts, encabezará el juicio político. Para poder destituir al Presidente Trump serían necesarios dos tercios de los votos, o sea: 67 de los 100 senadores.

El Senado tiene 53 republicanos, 45 demócratas y dos independientes que se adhieren a los demócratas. El líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, ha recordado que no hay nada judicial en este proceso, pues se trata de un juicio político, y redujo a cero las posibilidades de que Trump sea destituido.

McConnell dijo también que él no es imparcial en este caso. A raíz de esa declaración, el senador demócrata de Ohio Sherrod Brown se hizo eco de quienes piden que McConnell se aparte del juicio político por no haber mostrado “el menor respeto” por la institución.

Durante la mañana, la tarde y parte de la noche del miércoles, numerosos congresistas republicanos tomaron la palabra en el pleno de la Cámara para oponerse a los argumentos de los demócratas, acusarlos de haber emprendido el proceso más amañado en la historia de Estados Unidos y retar cuestiones de procedimiento.

Legisladores demócratas, por su parte, apoyaron los artículos de impeachment (la palabra en inglés para denominar el juicio político), dijeron que el Presidente Trump puso en peligro la seguridad nacional de Estados Unidos; que hizo prevalecer sus intereses personales por encima de los intereses de la nación, y que el proceso es esencialmente en defensa de la Constitución.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, convoca al voto por el juicio político al mediodía del miércoles (Foto: Reuters).
La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, convoca al voto por el juicio político al mediodía del miércoles (Foto: Reuters).

Pelosi usó su turno al micrófono flanqueada por una imagen de la bandera de Estados Unidos y la frase “a la República que representa…”, sacada del juramento de lealtad, para convocar a los legisladores a votar por el juicio político como “custodios de la Constitución”.

Un congresista demócrata, Jeff Van Drew, de Nueva Jersey, anticipó que votaría contra los dos artículos de impeachment antes de cambiar de partido para inscribirse como republicano.

Otro representante demócrata, Jared Golden, de Maine, dijo que votaría a favor del artículo de abuso de poder, pero no de obstrucción del Congreso.

Solo dos presidentes de Estados Unidos habían sido sometidos a juicio político por el Congreso: Andrew Johnson en 1868, y Bill Clinton en 1998. Richard Nixon dimitió en 1974 cuando la Cámara de Representantes reunía pruebas en su contra para juzgarlo.

En su carta a Pelosi, el Presidente Trump escribió que quienes están cometiendo un abuso de poder son los demócratas.

“Este proceso representa un abuso de poder inconstitucional sin precedentes por parte de los legisladores demócratas, sin igual en los dos siglos y medio de la historia legislativa estadounidense”, escribió el Presidente.

La acusa de haber trivializado la importancia de esa “palabra tan fea”, refiriéndose a impeachment, porque las acusaciones demócratas no incluyen crímenes ni delitos menores, como exige la Constitución, y tampoco ningunas contravenciones.

“Al llevar adelante su juicio político inválido, usted está violando el juramento que hizo como presidenta de la Cámara, está tronchando su lealtad a la Constitución, y está declarando una guerra abierta contra la democracia estadounidense”, afirma Trump.

Vea todas las noticias de hoy

Bacardí se pone en función de combatir la pandemia

La producción de Barcardí contempla la fabricación de desinfectantes.

Mientras la demanda global de productos de protección e higiene, para combatir al coronavirus, continúa sobrepasando las cantidades disponibles, una compañía con antiguas raíces cubanas, se comprometió a ayudar.

La destilería de la corporación Bacardí en Puerto Rico, una de las mayores productoras de ron en el mundo, ajustó sus líneas de producción para bombear el etanol necesario con el fin de fabricar pomos de los muy necesitados desinfectantes para las manos.

Bacardí fabrica desinfectante con alcohol.
Bacardí fabrica desinfectante con alcohol.


Junto a Olein Refinery, ambas empresas están utilizando el alcohol Bacardí para producir 1,700,000 botellas de 10-oz, con el fin de donárselas a los médicos, enfermeras, policías, bomberos, y organizaciones sin fines de lucro. Con un 70% de alcohol, estos productos cumplen con los directivos de la Organización Mundial de la Salud para poder contener el virus.

Según la empresa, el extenso complejo de 127 acres de Bacardí en Cataño, Puerto Rico, produce el 80% del ron de la compañía, o unos 200 millones de botellas al año, y emplea a unas 400 personas. Otras sucursales de Bacardí en Estados Unidos, México, Francia, Inglaterra, Italia, y Escocia, también se han unido al esfuerzo.

“Esta es una empresa de familia, y sabemos lo que significa atender a una comunidad necesitada”, declaró Jose Class, vice-presidente de Supply Chain & Manufacturing de Bacardí de América Latina y el Caribe. “En los 158 años de Bacardí, hemos dado de nuestra parte durante momentos difíciles y hemos aprendido que la resiliencia, el optimismo, y la comunidad son las que nos ayudarán a ser más fuertes”.

Bacardí se fundó en Santiago de Cuba, el 4 de febrero de 1862. Emplea a más de 7,000 personas, y vende en más de 170 países. La compañía opera más de 20 instalaciones de producción, incluidas las instalaciones de embotellado, destilación, y fabricación.

Vista del edificio Bacardí en La Habana.
Vista del edificio Bacardí en La Habana.

Pero Bacardí no se encuentra sola en este esfuerzo. Un grupo de estudiantes de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), está poniendo sus habilidades de ingeniería en función de los demás, en estos momentos difíciles e inciertos. Estos jóvenes universitarios se unieron a los miembros de las diferentes facultades del colegio para proteger a aquellas personas que se enfrentan cada día contra este virus mortal: los profesionales en el campo de la medicina.

FIU se unió a los centros de salud, Baptist Health South Florida, como respuesta a la escasez de equipos de protección personal para los médicos y las enfermeras, que tratan a los pacientes durante la pandemia del coronavirus.

El proyecto cuenta con más de 30 impresoras 3D alojadas en el llamado Laboratorio de innovación – CARTA – de la Universidad donde están imprimiendo dichos equipos de protección. Las facultades de Ingeniería y Computación también están trabajando en esta tarea.

“Como universidad, queríamos encontrar una manera de aprovechar las habilidades, el talento, y los recursos de nuestros estudiantes, profesores, y personal para ayudar a estos héroes trabajadores que arriesgan sus vidas para salvar las nuestras”, dijo el presidente de FIU, Mark Rosenberg.

Máscaras fabricadas en FIU.
Máscaras fabricadas en FIU.

“Estoy orgulloso de nuestra colaboración con Baptist Health, y espero que allane el camino a más oportunidades para marcar la diferencia en estos momentos difíciles”, puntualizó.

FIU trabajó con Baptist Health en las especificaciones de los protectores faciales, con motivo de asegurarse que eran apropiados para su uso al tratar a los pacientes. Dichos productos, hechos de ácido poliláctico no-tóxico, están destinados a actuar como una primera línea de defensa para los trabajadores de la salud.

Con la escasez de productos, el protector facial se usa sobre la máscara para preservar su longevidad y evitar que las gotas respiratorias infectadas entren en la nariz y en los ojos de los trabajadores.

Mientras tanto, una compañía local decidió poner a un lado sus labores habituales, para producir insumos médicos. Empleados de Faulkner Plastics, una fábrica de plásticos en Hialeah, también buscan ayudar a los profesionales de la medicina.

Máscaras fabricadas en FIU.
Máscaras fabricadas en FIU.

Tras ver las noticias sobre la falta de productos de protección personal para los profesionales médicos, el vicepresidente de la compañía decidió extender sus servicios.

Joseph McCabe le informó a la estación televisiva de noticias, WSVN-7, en Miami: “Vi la necesidad que existe. Voy a casa todos los días, y casi todos los fragmentos de las noticias nacionales mencionan la escasez de los productos de protección personal. Seguí viendo estos protectores faciales en todos los socorristas y trabajadores de primera línea, y dije, ‘Eso es PETG. Tengo 250 hojas almacenadas en este momento. ¿Por qué no puedo fabricarlos?".

Al igual que los estudiantes y los empleados de FIU, McCabe y su equipo diseñaron un prototipo construido con el mismo plástico que se usa en las botellas de refrescos. Segun afirma, se pueden limpiar y desinfectar sin riesgo a la persona que los usa con otros mecanismos de protección.

Después de todo, es en los momentos difíciles cuando el mundo se une para ayudar a quienes más lo necesitan.

El gobierno de EEUU recomienda uso de máscaras por el coronavirus

Una agente de la policía usa una máscara con la bandera de los Estados Unidos en San Diego, California, el 3 de abril del 2020.

El gobierno de los Estados Unidos recomendó el viernes a los ciudadanos usar máscaras de manera voluntaria para combatir el contagio del coronavirus.

El anuncio fue hecho por el presidente Donald Trump durante la conferencia de prensa diaria en la Casa Blanca por la pandemia. Trump añadió que él no usaría una.

El presidente recalcó que la nueva recomendación no reemplaza al distanciamiento social, como primera medida para contener la pandemia, que ya ha cobrado más vidas que los atentados terroristas del 9/11.

"El uso de las máscaras es voluntario. Pueden hacerlo, pero no tienen que hacerlo. Yo decidí no hacerlo, pero algunas personas quizás quieran y eso está bien", afirmó.

Según el cirujano general Jerome Adams, lo que ha cambiado en la decisión del gobierno es que recientes estudios han demostrado que un número significativo de personas con coronavirus no tiene síntomas.

Subrayó que hay nuevas evidencias de que el virus se puede transmitir cuando se habla, además de los casos en que se tose o estornuda.

"Incluso aquellos que no tienen síntomas pueden transmitir el virus antes de tenerlos", explicó.

Trump indicó que los Centros para el Control de Enfermedades no están recomendando el uso de máscaras médicas para la mayoría de las personas y explicó que los estadounidenses pueden hacerlas en casa.

Hasta el viernes, los casos de coronavirus en EEUU superan los 273.8000, con 7.077 muertes, según el conteo diario de la Universidad Johns Hopkins.

Siguen en aumento los casos de coronavirus en EEUU

Personal médico retira un cadáver del Centro Médico Wyckoff Heights, en Brooklyn, Nueva York, el 2 de abril del 2020.

El número de casos de coronavirus en Estados Unidos ha ascendido, hasta el jueves, a más de 234.460, según el reporte diario de la Universidad Johns Hopkins.

La misma fuente indica que han ocurrido 5.607 muertes y que la cifra de personas que han logrado recuperarse del virus llega a 8.849.

Estados Unidos se encuentra al frente de los países con más casos de coronavirus en el mundo.

El martes pasado, el presidente Donald Trump describió un panorama muy sombrío para la nación durante una conferencia de prensa en la Casa y afirmó que las próximas dos semanas serán particularmente difíciles.

Deborah Birx, coordinadora de la respuesta de la Casa Blanca al coronavirus, indicó en esa ocasión que la cifra de muertes por el coronavirus puede oscilar entre 100.000 y 240.000 en el país en los próximos meses, aún si los ciudadanos se acogen a las cuarentenas y siguen las medidas de distanciamiento social.

Salud y seguridad

Como parte de la respuesta federal a la pandemia, el presidente Trump decidió extender las pautas de distanciamiento social vigentes en el país hasta el venidero 30 de abril.

Cada estado enfrenta un desafío diferente ante el avance del coronavirus.

Nueva York, por ejemplo, registra la cifra más alta en Estados Unidos, con 92.381 casos confirmados, según los datos de la universidad.

El gobernador Andrew M. Cuomo anunció que las autoridades neoyorquinas están trabajando con Regeneron Pharmaceuticals, una compañía que se encuentra en el proceso de crear 500,000 módulos de pruebas sin costo alguno para el estado.

Entretanto, los gobernadores de los estados de la Florida y Pennsylvania dictaron órdenes ejecutivas para declarar cuarentenas en sus respectivos territorios.

El Dr. Scott Gottlieb, excomisionado de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por su nombre en inglés), afirmó en un mensaje de Twitter que “Florida está en riesgo de convertirse en el epicentro de la propagación pándemica del COVID-19 en las próximas semanas”.

Son varios los especialistas de la salud que aseguran que muchos estados aún no han llegado al pico de las cifras de infectados durante la pandemia.

Los estados con más de 5.000 casos positivos registrados por la Universidad John Hopkins y que se encuentran en cuarentena obligatoria son:

Washington (5.991 casos), California (10.018), Louisiana (9.121), Illinois (6.980), Michigan (9.315), Florida (8.010), Pennsylvania (6.063), Massachusetts (7.738), New Jersey (25.590) y New York, considerada el epicentro del coronavirus en el país, con 92,381 casos.

Las cifras de desempleo

La pandemia ha tenido un impacto muy negativo en la economía de Estados Unidos. Hasta el 28 de marzo, un total de 6.6 millones de personas habían solicitado beneficios de desempleo, según cifras del Departamento de Trabajo.

A través de un comunicado de prensa divulgado en su página de internet, ese departamento reveló la astronómica cifra y confirmó que "marca el nivel más alto de reclamos en la historia".

Heidi Shierholz, exjefa economista del Departamento de Trabajo y ahora directiva del Instituto de Política Económica, publicó en su cuenta de Twitter comentarios sobre la preocupante situación por la que atraviesa el país.

"Este cuadro es un retrato del desastre. He pasado los últimos veinte años estudiando el mercado laboral y nunca he visto algo así. Las reclamaciones de seguro de desempleo de las últimas dos semanas son alucinantes".

EEUU aprobó en días pasados un paquete financiero de más de dos billones de dólares, que tiene como objetivo rescatar la economía y, entre otras medidas, incluuye pagos directos a hogares, asistencia a empresas y mayores beneficios de desempleo.

El panorama mundial

En el mundo ha habido, hasta el jueves, más de 1.002.150 casos de coronavirus, precisó la Universidad Johns Hopkins.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, confesó sentirse muy "preocupado por la rápida escalada y propagación global de las infecciones", que se han "incrementado de manera exponencial".

Comienza en EEUU uso de prueba que da el resultado de COVID-19 en solo minutos

El presidente Donald Trump presenta el dispositivo de pruebas de COVID-19 de la firma Abbott, ID NOW.

Un nuevo test que permite saber en cinco minutos si una persona ha sido contagiada con el COVID-19 empezó a aplicarse el jueves en ciudades de Estados Unidos como Miami, Hialeah, Miami Beach, Nueva York y Detroit.

ID NOW, en una imagen tomada de la página de la compañía.
ID NOW, en una imagen tomada de la página de la compañía.

Cuando el resultado es negativo, la prueba demora alrededor de 13 minutos, según el fabricante del dispositivo, la compañía Abbott, que el lunes recibió autorización de la Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA) para aplicar el procedimiento de emergencia.

“Lo que hace este test tan diferente es dónde se puede usar: fuera de las cuatro paredes de un hospital, en lugares como la consulta de un médico o en clínicas de urgencia”, dice Abbott en la sección de prensa de su página de internet.

El dispositivo es del tamaño de un horno de microondas pequeño y pesa 6.6 libras. Su portabilidad ha llevado a los gobiernos locales a emplazar equipos de pruebas en áreas públicas como parques y estacionamientos.

Medios del sur de la Florida reportaban el jueves que el punto de exámenes de Hialeah daría acceso a personas mayores de 65 años en el Parque Amelia Earhart, y que el de Miami Beach abriría a las 10:00 de la mañana en el estacionamiento público de 4600 en la Avenida Collins.

En casos como el del Parque Amelia Earhart y Miami Beach las autoridades sanitarias piden que los interesados hagan citas previas, pero en el sitio de exámenes instalado en el estadio de los Marlins daban la bienvenida a todas las personas mayores de 18 años que quisieran hacerse la prueba por orden de llegada.

Muchos sitios excluyen de la prueba a los pacientes asintomáticos. Una representante que respondió la tarde del jueves una llamada al teléfono habilitado por el gobierno de la ciudad de Miami para hacer las citas dijo que las pruebas son gratis. “Se cargan al seguro médico de la persona, pero si no lo tiene, se le hace el test de todas formas”, explicó.​

Según Abbott, ID NOW –nombre por el que se conoce el aparato-- es la plataforma de pruebas moleculares más rápida y de más fácil acceso disponible ahora mismo en Estados Unidos.

El presidente Donald Trump presenta el dispositivo de pruebas de COVID-19 de la firma Abbott, ID NOW.
El presidente Donald Trump presenta el dispositivo de pruebas de COVID-19 de la firma Abbott, ID NOW.

“La pandemia de COVID-19 se librará en múltiples frentes, y un dispositivo portátil que ofrece en minutos el resultado de una prueba molecular se suma a la amplia gama de soluciones de diagnóstico necesarias para combatir este virus”, declaró Robert B. Ford, presidente y director de operaciones de Abbott, citado en su página de internet.

En funciones desde 2014, el dispositivo se ha usado para diagnósticos rápidos de los virus de las Influenzas A y B, Strep A y RSV en Estados Unidos, indica la firma.

“ID NOW es un sistema isotérmico rápido basado en instrumentos para la detección cualitativa de enfermedades infecciosas”, puede leerse en la nota de Abbott. “Su tecnología exclusiva de amplificación de ácido nucleico isotérmico proporciona resultados moleculares en cuestión de minutos”.

La compañía espera que ID NOW sirva para hacer cinco millones de exámenes de COVID-19 solo en el mes de abril, y está acelerando la fabricación de los aparatos para garantizar 50,000 tests por día.

El Partido Demócrata pospone hasta agosto su Convención en Milwaukee

Los aspirantes a la denominación por el Partido Demócrata: el exvicepresidente Joe Biden y el el senador por Vermont Bernie Sanders.

El Partido Demócrata anunció el jueves que ha decidido posponer hasta agosto su Convención en Milwaukee, debido a la pandemia de coronavirus.

La cita, que estaba fijada para el mes de julio, tiene el objetivo de escoger el candidato que enfrentará al presidente Donald Trump en la elección presidencial del venidero noviembre.

El aplazamiento es la más reciente señal de que la pandemia del coronavirus ha tenido un profundo impacto en la carrera presidencial de Estados Unidos y seguirá teniéndolo en los próximos meses, indicó la agencia Reuters.

"En el actual clima de incertidumbre, creemos que la aproximación más sensata es tomarse un tiempo adicional para ver cómo se desarrolla esta situación", declaró Joe Solmonese, presidente ejecutivo del Comité de la Convención Nacional Demócrata, citado por Reuters.

El exvicepresidente Joe Biden, quien aparece como favorito para ganar la nominación, pidió desde su casa en Wilmington, Delawere, el miércoles, que se pospusiera la Convención.

El martes pasado, el presidente Donald Trump comentó desde la Casa Blanca que las próximas dos semanas van a ser "muy, muy dolorosas" por el coronavirus.

Los expertos de salud que asesoran a la administración en la batalla contra la pandemia han asegurado que la cifra de muertes por el coronavirus en EEUU estará en el rango de 100.000 a 240.000.

Hasta el jueves, en el país se han confirmado más de 234.460 casos de infección, con un saldo de 5.316 fallecimientos, según datos de la Universidad John Hopkins.

Cargar más

XS
SM
MD
LG