Enlaces de accesibilidad

Expolicía cubano decapitó a sus víctimas: secuencia de los hechos del doble crimen


El expolicía cubano Hareton Jaime Rodríguez Sariol comparece en la corte del condado de Rockingham, Virginia.

Con el compromiso de que no le aplicarán la pena capital, el ex policía cubano Hareton Jaime Rodríguez Sariol se declaró culpable de haber asesinado a su novia, Elizabeth Rodríguez Rubio, y su nieta de 12 años Angie Carolina Rodríguez Rubio. La Fiscalía de Virginia dio a conocer los detalles.

Ante una corte del condado virginiano de Rockingham, y a cambio de no ser sentenciado a la pena de muerte, el expolicía cubano Hareton Jaime Rodríguez Sariol se declaró culpable el pasado 4 de octubre de dos cargos de asesinato en primer grado, en relación con las muertes de su novia, Elizabeth Rodríguez Rubio, también de 48 años, y su nieta de 12 años Angie Carolina Rodríguez Rubio.

La Fiscal de la Mancomunidad de Virginia en Rockingham, Marsha L. Garst, expuso en la corte del condado la secuencia de los hechos y los escalofriantes detalles del crimen cometido por Rodríguez Sariol, de 48 años, quien llegara en un bote a EEUU en abril de 2016, vestido de completo uniforme de la Policía Nacional Revolucionaria de Cuba.

Lo siguiente es una reconstrucción detallada de los hechos:

5 de agosto, 2018

Elizabeth Rodriguez Rubio y su nieta Angie Caroline, víctimas del expolicía cubano Hareton Jaime Rodríguez Sariol
Elizabeth Rodriguez Rubio y su nieta Angie Caroline, víctimas del expolicía cubano Hareton Jaime Rodríguez Sariol

A la salida de un servicio religioso, Rodríguez Sariol se ofrece a llevar a Elizabeth y Angie Carolina a su hogar en Maryland. Los tres son vistos por última vez alrededor de la 1:30 pm en un centro comercial deSouth Main Street en Harrisonburg.

El vehículo del cubano, un Honda Civic rojo de dos puertas, del 2001, es visto una hora más tarde en una tienda cercana de Burgess Road, y luego, cámaras de video-vigilancia los graban a los tres a bordo del automóvil del expolicía en la sede de AMG Express, la empresa de camiones-remolque donde este estaba trabajando.

El video muestra el vehículo saliendo del lugar alrededor de las 3 pm, con Elizabeth al timón, su novio en el otro asiento delantero y Angie en el asiento de atrás. Según las evidencias, se dirigieron al norte por la Interestatal 81 (I-81) , en dirección a Maryland.

Cerca de la milla 257, el auto conducido por Elizabeth se desvía hacia la cuneta y va a dar a una zanja. En el percance, Angie se golpea la cabeza. Elizabeth se pasa al asiento trasero para ver cómo está su nieta. Mientras tanto, según su propio testimonio, Rodríguez Sariol saca el celular de ella del bolso que ha dejado en el asiento delantero. Encuentra un mensaje de texto cuyo contenido no se ha revelado y que según él le pone furioso y celoso.

Refiere asimismo que le había regalado a Elizabeth una pistola calibre .22 para que estuviera protegida, la cual también estaba dentro de la cartera. Encolerizado, saca el arma y le apunta ala mujer todavía en el asiento trasero. La nieta al verlo se interpone y recibe un balazo en la cabeza. Pero Elizabeth no puede evitar que le dispare mortalmente también a ella en la cabeza y el pecho.

El asesino procura cubrir los cadáveres y conduce durante horas con ellos en el auto. Videos de vigilancia lo captan en el centro de bienvenida Mr. B’s en la calle North Valley Pike, paralela a la I-81.

Vuelve a hacer una parada en su centro de trabajo y luego se dirige a Harrisonburg y gasta $53.94 comprando gasolina de la gasolinera Liberty en la calle North Liberty. Una parte del combustible lo deposita en una lata.

Unos veinte minutos más tarde entra en el Walmart de la Ruta 42, donde se le ve comprando cuchillos, guantes y fosforeras.

Parque Nacional Shenandoah en las montañas Blue Ridge, Virginia.
Parque Nacional Shenandoah en las montañas Blue Ridge, Virginia.

Amparado por la oscuridad, conduce hacia el Parque Nacional Shenandoah, en la parte de la cordillera de los Apalaches que corresponde al condado Green de Virginia. Allí saca los cuerpos del auto y les corta a ambos la cabeza, aparentemente para que no puedan ser identificados. Mete las cabezas en una bolsa, y sube al auto.

6 de agosto, 2018, 12:44 am

Rodríguez Sariol regresa a AMG Express y pasa la bolsa con las cabezas de sus víctimas a su vehículo de trabajo, una rastra Volvo del año 2000. Conduce entonces el Honda Civic hasta unas 50 millas de Harrisonburg y le prende fuego cerca de la carretera I-66, donde la policía lo encuentra una hora después. El fuego no destruye un casquillo de bala calibre.22 que es recogido por los agentes como evidencia .

Familiares de las Rodríguez Rubio reportan su desaparición. Sabían que Rodríguez Sariol ofreció llevar en su auto a abuela y nieta a su domicilio en el vecino estado de Maryland, pero nunca llegaron.

7 de agosto, 2019

El expolicía cubano sepulta las cabezas de sus víctimas en un lugar del condado de Shenandoah.

La Policía Estatal de Virginia emite una alerta ámbar, transmisión que sirve en EE.UU. para alertar a la población de que un menor probablemente ha sido secuestrado. El Departamento de Policía de Harrisburg, por su parte obtiene una orden judicial para el arresto del cubano por cargos de secuestro.

Rodríguez Sariol es aprehendido ese mismo día en Lackawana, Pennsylvania, por patrulleros estatales, con ayuda del Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos, sin que se encuentren en la rastra Volvo que conducía rastros de las dos mujeres.

A fines de agosto es extraditado a Harrisonburg, Virginia, donde la Fiscalía de la Mancomunidad le ofrece un arreglo: si revelaba donde estaban los cadáveres, no se pediría para él la pena de muerte.

5 de septiembre, 2018

Un mes después del crimen y de confesar, Rodríguez Sariol lleva a la policía hasta el lugar donde dejó los cuerpos de sus víctimas. Estos son finalmente encontrados, sus cuerpos mordisqueados por animales.

4 de octubre, 2018

En virtud del acuerdo que le ofrecieron las autoridades, el expolicía y balsero cubano se declara culpable del doble asesinato en primer grado. No podrá ser condenado a la pena capital, pero deberá pasar no menos de 20 años, y hasta el resto de su vida, en una prisión federal. La sentencia será dictada en febrero de 2019

(Redactado por Rolando Cartaya, con información de NBC29 y Fiscalía de Virginia)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG