Enlaces de accesibilidad

Mundo

Plebiscito en Rusia decidirá si Putin continúa en el Kremlin después de 2024

El presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Millones de rusos comenzaron hoy a votar por adelantado y entre estrictas medidas sanitarias, debido al temor a un rebrote de coronavirus, en el plebiscito constitucional que permitiría al jefe del Kremlin, Vladímir Putin, presentarse a la reelección en 2024.

"Lo importante es garantizar la libre expresión de la voluntad popular sobre un asunto vital para el presente y futuro de nuestro país y de cada uno de sus ciudadanos"

"Lo importante es garantizar la libre expresión de la voluntad popular sobre un asunto vital para el presente y futuro de nuestro país y de cada uno de sus ciudadanos", aseguró Putin, en el poder desde 2000, en una reunión retransmitida por la televisión.

Voto por adelantado para evitar contagios

En un intento de rebatir las críticas opositoras de que es un riesgo para la salud pública llamar a más de 100 millones de rusos a las urnas en medio de una pandemia, la Comisión Electoral Central (CEC) adelantó una semana la votación, tanto en los colegios como por correo e internet.

"Lo principal son las personas. La vida y la salud de nuestra gente. Por eso, hemos tomado medidas sin precedentes de seguridad sanitaria", dijo Ella Pamfílova, presidenta de la CEC, en una rueda de prensa.

De hecho, los colegios electorales abrieron hoy sus puertas en todo el territorio nacional a las 08.00 de la mañana y cerrarán a las 20.00 de la tarde del 1 de julio.

"Estos seis días son precisamente para eso, para evitar masificaciones. Todos los procedimientos fueron pensados para minimizar el contacto físico al máximo", subrayó Pamfílova.

Los votantes tienen que medirse la temperatura a la entrada, limpiarse el calzado con una alfombrilla especial con desinfectante, colocarse mascarilla y guantes desechables y dejar su marca con un bolígrafo de usar y tirar.

Los miembros de las comisiones electorales disponen de equipos protectores, mientras se limita el acceso a los colegios y queda terminantemente prohibido darse la mano e ingerir alimentos o bebidas en su interior.

Los votantes tienen que medirse la temperatura a la entrada, limpiarse el calzado con una alfombrilla especial con desinfectante, colocarse mascarilla y guantes desechables y dejar su marca con un bolígrafo de usar y tirar.

Los críticos con la votación alertan de que es improbable que los electores y los miembros de la comisión mantengan la distancia recomendada de dos metros cuando los primeros tengan que mostrar el pasaporte y retirar la mascarilla para proceder a su identificación.

Críticas al voto por Internet

Aunque sólo 1,2 millones de personas se han inscrito para votar por internet y únicamente Moscú y Nizhni Nóvgorod utilizarán dicho mecanismo, éste ha sido muy criticado por la oposición y los expertos.

"La votación electrónica es un mecanismo que favorece la falsificación", comentó a Efe Lev Gudkov, director de Levada, el principal centro demoscópico independiente de este país.

La oposición considera que tanto el voto por correo como el virtual, que concluirá el 30 de junio, están fuera del control de los observadores electorales.

Según las autoridades, el voto es intransferible, no queda registrado y es imposible comprobar la opción que apoyó el usuario en cuestión, que sólo podrá acceder a la papeleta virtual una vez reciba un código en su teléfono móvil.

A esto se suman las críticas contra el voto al aire libre y las campañas oficiales en favor de la votación en la administración pública y las empresas privadas, y el reparto de premios entre los votantes que van de un apartamento a un coche o un teléfono móvil.

A esto se suman las críticas contra el voto al aire libre y las campañas oficiales en favor de la votación en la administración pública y las empresas privadas, y el reparto de premios entre los votantes que van de un apartamento a un coche o un teléfono móvil.

Putin en campaña

Aunque el plebiscito no contempla la propaganda electoral, sea a favor o en contra de la reforma constitucional, Putin no ha dejado de referirse al tema a la menor ocasión durante la última semana.

Hoy mismo, volvió a recordar que la legislación no obliga a convocar una votación para introducir reformas constitucionales, pero consideró "extremadamente importante" que el pueblo de su opinión al respecto.

"Sólo nuestros ciudadanos tienen derecho a decidir cómo será nuestra Constitución", dijo.

En cuanto a las críticas de un posible fraude, Putin subrayó que para las autoridades es "importantísimo" que "los resultados de la votación nacional sean absolutamente fidedignos y legítimos".

"No podemos permitir que se obligue a votar y se manipulen las cifras de participación, no digo ya irregularidades, durante el escrutinio, de forma que nadie pueda poner nunca en duda la postura que adopten los ciudadanos", apuntó.

Aparte de la inclusión de Dios, el matrimonio heterosexual y el salario mínimo en la Constitución, el plebiscito es en realidad un referéndum sobre si los rusos quieren que Putin pueda presentarse a la reelección en 2024 y en 2030, algo que le impide la actual Carta Magna, que limita a dos los mandatos presidenciales consecutivos.

"¿Aprueba usted los cambios a la Constitución de la Federación Rusa?", es la pregunta que deben responder los votantes.

Dilema opositor, boicot o votar NO

La oposición se debate entre el no y el boicot. Los comunistas son el único partido con representación parlamentaria que rechazó las reformas constitucionales en la Duma o Cámara de diputados y que ahora llama también a los rusos a votar en contra.

En cuanto a la oposición radical, en su mayoría se ha pronunciado a favor del boicot, ya que considera que el plebiscito es una farsa electoral con un resultado acordado de antemano.

En cambio, no todos los enemigos de Putin comparten esa opinión.

Un grupo de políticos, defensores de los derechos humanos y analistas han lanzado la campaña "NET" (NO) y han llamado al principal líder opositor, Alexéi Navalni, a apoyarles.

"De cómo nosotros, los ciudadanos rusos, nos comportemos estos días, depende el futuro de nuestro país. O nos quedamos en casa y permitimos la anulación de los mandatos de Putin o actuamos contra él. No podemos permanecer callados", señalaron hoy en un comunicado.

Recordaron la encuesta del centro Levada, que habla de un 44 % a favor y un 33 % en contra de la reforma en toda Rusia, porcentaje que en Moscú, según Russian Field, otorga casi un empate técnico de 46 % contra 43 %.

Mientras, alertan de que, según Levada, la mitad de aquellos que no apoyan la reforma no acudirá a las urnas, "en vez de impedir la usurpación del poder".

Vea todas las noticias de hoy

Bielorrusia toma represalias contra sanciones occidentales y prohíbe la importación de alimentos de la UE y EEUU

La medida abarcará productos alimenticios como carnes, embutidos, lácteos, verduras, frutas y sal. (Foto de Archivo)

El régimen del bielorruso Alyaksandr Lukashenko dice que prohibirá una amplia gama de importaciones de alimentos de los estados miembros de la Unión Europea, Estados Unidos y otros países a partir del próximo año en represalia por las sanciones impuestas contra Minsk.

La prohibición afectará a las importaciones de la UE, Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Noruega, Albania, Islandia, Macedonia del Norte y Montenegro, dijo el gobierno el 7 de diciembre.

La medida, que permanecerá en vigor durante seis meses a partir del 1 de enero, abarcará alimentos como carne, embutidos, lácteos, verduras, frutas y sal.

Los alimentos para bebés y los artículos dietéticos estarán exentos.

El gobierno dijo que se podrían prohibir más productos en caso de nuevas sanciones occidentales.

La Unión Europea, Estados Unidos y otros países occidentales han impuesto varias rondas de sanciones a Minsk por la represión de Lukashenka contra las protestas a favor de la democracia y contra su disputada reelección en agosto de 2020.

La semana pasada, se ampliaron las medidas punitivas contra funcionarios y empresas por supuestamente avivar una crisis migratoria en la frontera oriental de la UE.

Bielorrusia ha negado que haya canalizado a inmigrantes, principalmente de Oriente Medio, a la frontera de Bielorrusia con Polonia, Letonia y Lituania.

(Publicado originalmente en inglés, en Radio Free Europe Radio Liberty)

Bloguero en Bielorrusia encara las acciones represivas del régimen

Manifestación en Vilna, Lituania, en mayo del 2021, en contra del gobierno de Bielorrusia. (PETRAS MALUKAS / AFP).

El destacado bloguero bielorruso Eduard Palchys fue enjuiciado como consecuencia de la represión desatada contra quienes cuestionaron las elecciones presidenciales del año pasado que dieran la cuestionada victoria al dictador de Bielorrusia, Aleksander Lukashenko, informó Radio Europa Libre.

El 6 de diciembre, Palchys rehusó ponerse de pie cuando el juez del Tribunal de la Ciudad de Minsk entró en el recinto judicial, manteniendo que no reconoce el proceso como legal ni justo.

Palchys fue arrestado en septiembre del año pasado y sentenciado a 30 días de cárcel, bajo cargos de violación de las leyes de congregación en masa.

Después de cumplir con su sentencia en octubre de 2020, no fue puesto en libertad, sino que fue acusado nuevamente, esta vez por incitación al odio social, organización de desórdenes en masa, organización de actividades para perturbar el orden social y por llamados a la realización de actividades destinadas a dañar la seguridad nacional del país.

Si fuera encontrado culpable de dichas acusaciones, Palchys enfrentaría hasta 12 años de carcel.

Aung San Suu Kyi condenada en Birmania

La exlíder del país, Aung San Suu Kyi, ante un tribunal de Birmania el 24 de mayo de 2021.

Un Tribunal Militar en Birmania sentenció el lunes a la depuesta dirigente Aung San Suu Kyi a cuatro años de cárcel, por incitación y violación de las leyes relacionadas con el COVID-19.

Posteriormente, la Junta Militar birmana redujo la condena a dos años de arresto domiciliario.

El fallo fue duramente criticado por grupos de derechos humanos de los Estados Unidos, los que mantienen que el único propósito de la sentencia es poner fin a la carrera política de la laureada con el Premio Nobel de Paz, quien fue removida del poder el 1 de febrero en un golpe de Estado.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, declaró que la injusta condena de Aung San Suu Kyi por el régimen militar birmano, al igual que la represión de otros funcionarios democráticamente electos, constituye otra afrenta contra la democracia y la justicia en Birmania.

Agregó que el pueblo de los Estados Unidos se une al pueblo de Birmania en sus aspiraciones de libertad y democracia.

(Basado en una nota de Radio Free Asia)

Cubanos varados en Rusia en estado de desesperación (VIDEO)

Cubanos varados en el aeropuerto internacional de Moscú, Vnukovo, Rusia. (Captura de video/Facebook)

Un grupo de unos 20 cubanos se encuentra varado en el aeropuerto internacional de Moscú, Vnukovo, Rusia, tras haber arribado a esta terminal aérea en un avión de la aerolínea rusa Azurair.

La noticia trascendió en las redes sociales cuando aparentemente uno de los implicados, que identifica como Dailey Ponce Carmenates, publicó un video en el grupo de Facebook Rusia para Cubanos en el que se observa a uniformados rusos, al parecer de la dirección de aduana o inmigración, negando la entrada a los cubanos, que no requieren visa para viajar a la nación euroasiática.

En el audiovisual se escucha a los cubanos manifestándose con disgusto por el inconveniente y los malos tratos que dicen le han dispensado las autoridades aeroportuarias.

Radio Televisión Martí envió un correo electrónico a Anastasia Dumoulin, Directora of Comunicaciones de la aerolínea y hasta el momento no ha respondido.

Desde que Cuba derogara en 2013 el llamado "permiso de salida", entiéndase la tarjeta blanca, Rusia se ha convertido en uno de los destinos de habla no hispana que miles de cubanos recurren en busca de un futuro mejor.

Se estima que cada año más de 25,000 cubanos arriban a Rusia, sin visa y con un permiso de estancia de tres meses.

Robots Asesinos: negociar una nueva ley para proteger a la humanidad

Imagen de Campaña contra los Robots Asesinos. (© 2020 Brian Stauffer para Human Rights Watch).

Los gobiernos deberían acordar la negociación de un nuevo tratado para mantener un control humano significativo sobre el uso de la fuerza, señaló Human Rights Watch en un informe publicado este miércoles.

Los países se reunirán en las Naciones Unidas en Ginebra en diciembre de 2021 para decidir si se abren las negociaciones para adoptar una nueva ley internacional sobre los sistemas de armas autónomas letales, también conocidos como “robots asesinos”.

El informe de 23 páginas, “Crunch Time on Killer Robots: Why New Law Is Needed And How It Can Be Achieved” (“La hora de la verdad para los robots asesinos: por qué es necesaria una nueva ley y cómo puede lograrse”), elaborado por Human Rights Watch y la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de Harvard, concluye que el derecho internacional debe reforzarse y aclararse para proteger a la humanidad de los peligros que plantean los sistemas de armas que seleccionan y atacan objetivos sin un control humano significativo.

“Después de ocho años debatiendo las consecuencias de largo alcance de la eliminación del control humano del uso de la fuerza, los países deben decidir ahora cómo responder a esas amenazas”, dijo Bonnie Docherty, investigadora principal de la División de Armas de Human Rights Watch y directora asociada de conflictos armados y protección civil en la Clínica Internacional de Derechos Humanos de Harvard.

“Hay una necesidad urgente de un tratado específico que aborde las deficiencias del derecho internacional humanitario y actualizarlo para hacer frente a los desafíos legales, éticos y sociales de la inteligencia artificial y las tecnologías emergentes de hoy”.

La Sexta Conferencia de Revisión de la Convención sobre Armas Convencionales (CCW), que se celebrará del 13 al 17 de diciembre, es un momento importante para las conversaciones internacionales sobre los robots asesinos.

En la última reunión de la CCW sobre robots asesinos, celebrada en septiembre, la mayoría de los países que intervinieron pidieron un nuevo instrumento jurídicamente vinculante sobre los sistemas de armas autónomas. Chile, México y Brasil instaron a los miembros del tratado a acordar el inicio de las negociaciones de una nueva legislación internacional. Otros defensores fueron los Estados del “Grupo de los Diez” (Argentina, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Palestina, Panamá, Perú, Filipinas, Sierra Leona y Uruguay) y los Estados del Movimiento de Países No Alineados.

Existen varios foros posibles para negociar un nuevo tratado sobre sistemas de armas autónomas. Aparte de la CCW, las opciones incluyen un proceso independiente, como el que se utilizó para los tratados de prohibición de las minas antipersona y las municiones en racimo, y la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde se negoció el tratado de prohibición de las armas nucleares.

El derecho internacional humanitario existente no es adecuado para abordar los problemas que plantean los sistemas de armas autónomas, señalaron Human Rights Watch y la Clínica de Harvard. Existe un amplio apoyo a la elaboración de una nueva ley y cualquier divergencia de opiniones refuerza la necesidad de aclarar el derecho existente. Un nuevo tratado afrontaría los problemas que plantean estos sistemas de armas en el marco del derecho internacional humanitario, la ética, las normas internacionales de derechos humanos, la rendición de cuentas y la seguridad.

Un tratado de este tipo debería abarcar los sistemas de armas que seleccionan y atacan a los objetivos basándose en sensores, y no en personas. La mayoría de los defensores del tratado han pedido que se prohíban los sistemas de armas que, por su naturaleza, seleccionan y atacan objetivos sin un control humano significativo, como los sistemas complejos que utilizan algoritmos de aprendizaje automático que producen efectos imprevisibles o inexplicables.

Algunos países también han expresado su interés en prohibir los sistemas de armas que se basan en perfiles derivados de datos biométricos y de otro tipo recogidos por sensores para identificar, seleccionar y atacar a individuos o categorías de personas.

Muchos países proponen complementar estas prohibiciones con reglamentos que garanticen que todos los demás sistemas de armas autónomas solo se utilicen con un control humano significativo. Se entiende que el “control humano significativo” requiere que la tecnología sea comprensible, predecible y limitada en el espacio y el tiempo.

Parece poco probable que las negociaciones avancen en la CCW, dado que el organismo funciona por consenso y existe la oposición de un pequeño número de potencias militares, sobre todo India, Rusia y Estados Unidos, que consideran que el derecho internacional humanitario existente es suficiente para abordar cualquier problema que planteen estos sistemas de armas. Estos países y otros como Australia, China, Israel, Corea del Sur y Turquía están invirtiendo mucho en las aplicaciones militares de la inteligencia artificial y las tecnologías relacionadas para desarrollar sistemas de armas autónomas basadas en el aire, la tierra y el mar.

“Un proceso independiente para negociar una nueva ley sobre robots asesinos sería más eficaz e inclusivo que las actuales conversaciones diplomáticas y otras alternativas”, dijo Docherty. “Pero pasar a un proceso de vía rápida solo puede llevarse a cabo con el apoyo activo de los líderes políticos”.

Un amplio y creciente número de países, instituciones, empresas privadas y particulares han reiterado su deseo de prohibir los robots asesinos. En mayo, el Comité Internacional de la Cruz Roja instó a los países a negociar un tratado internacional para prohibir los sistemas de armas autónomas que son impredecibles o que apuntan a las personas, y establecer regulaciones para garantizar el control humano sobre otros sistemas. Desde 2018, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, instó a los Estados a prohibir los sistemas de armas que puedan, por sí mismos, apuntar y atacar a los seres humanos, calificándolos de “moralmente repugnantes y políticamente inaceptables”.

Human Rights Watch es cofundadora de la Campaña para la Prohibición de Robots Asesinos, la coalición de más de 185 organizaciones no gubernamentales de 67 países que aboga por un tratado que mantenga un control humano significativo sobre el uso de la fuerza y prohíba los sistemas de armas que operan sin dicho control.

“Gran parte de la oposición a los robots asesinos refleja la repulsión moral a la idea de que las máquinas tomen decisiones de vida o muerte”, dijo Docherty. “Un nuevo tratado llenaría el vacío en el derecho internacional de los tratados y protegería los principios de humanidad y los dictados de la conciencia pública frente a la tecnología armamentística emergente”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG