Enlaces de accesibilidad

Benedicto XVI en México: "Rezaré por los que sufren a causa de antiguas y nuevas rivalidades"


El papa Benedicto XVI en México

"Me siento muy feliz de estar aquí, y doy gracias a Dios por haberme permitido realizar el deseo, guardado en mi corazón desde hace mucho tiempo..." dijo el Papa al llegar al país azteca.

El Papa Benedicto XVI prometió en tierra mexicana que durante su estancia pedirá y rezará por el pueblo y especialmente por aquellos que sufren a causa de la violencia.

"Me siento muy feliz de estar aquí, y doy gracias a Dios por haberme permitido realizar el deseo, guardado en mi corazón desde hace mucho tiempo, de poder confirmar en la fe al Pueblo de Dios de esta gran nación en su propia tierra", dijo el Santo Pontífice en una ceremonia oficial de recepción donde cientos le aplaudían y gritaban "¡Benedicto, hermano, ya eres mexicano!", publica la agencia de noticias AP.

"En estos días pediré encarecidamente al Señor y a la Virgen de Guadalupe por este pueblo, rezaré especialmente por quienes más lo precisan, particularmente por los que sufren a causa de antiguas y nuevas rivalidades, resentimientos y formas de violencia", dijo.

Benedicto explicó que venía a México como un peregrino de "la fe, de la esperanza y de la caridad y quiero confirmar en la fe a los creyentes de Cristo y animarlos, revitalizarlos con la escucha de la palabra de Dios".

Miles de personas se reunieron a lo largo de los cerca de 32 kilómetros que recorrió desde el aeropuerto hasta el Colegio Miraflores, donde se hospeda.

El pueblo mexicano le dio la bienvenida al Papa con danzas folclóricas y mariachis.

Federico Lombarda, vocero del Vaticano, dijo en conferencia de prensa que el Papa, quien está a punto de cumplir 85 años, estuvo "muy impresionado" por la acogida y aseguró que se encuentra "en buena salud" y con una condición física "fantástica".

"Ya sé que estoy en un país orgulloso de su hospitalidad y deseoso de que nadie se sienta extraño en su tierra. Lo sé, lo sabía ya, pero ahora lo veo y lo siento muy dentro de su corazón",
dijo antes Benedicto XVI.

Lombarda consideró que el que Benedicto XVI recordara a Juan Pablo II al inicio de su discurso es una muestra de que el Papa busca "continuar la misión" de su antecesor por México y por Cuba.

Durante el vuelo hacia México, el Papa había hecho un llamado para que los mexicanos derroten la "idolatría del dinero" que alimenta la violencia y el tráfico de drogas al tiempo que urgió a
Cuba a dejar el marxismo que "no responde ya a la realidad".

El presidente de México, Felipe Calderón y la primera dama esperaron al Pontífice en la pista de aterrizaje, a quien se le extendió una alfombra roja a los pies de la escalera del avión por la que descendió.

El gobernante agradeció que aceptara su invitación a un país que, dijo, "ha sufrido mucho por diversas razones", incluida la violencia del crimen organizado.

"La presencia de Su Santidad entre nosotros adquiere un significado enorme en horas aciagas, en momentos en que nuestra patria atraviesa por situaciones difíciles y decisivas", dijo el
mandatario.

"México también ha sufrido, Su Santidad lo sabe, la violencia despiadada y descarnada de los delincuentes… su visita "es un gesto de solidaridad y de fraternidad con nuestro pueblo que nunca olvidaremos", agregó.

Luego de visitar México, Benedicto XVI partirá hacia Cuba.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG