Enlaces de accesibilidad

Cuba

Pablo Milanés espera el perdón del Gobierno cubano por sus años de prisión

Pablo Milanés durante una entrevista concedida recientemente a la Agencia EFE con motivo de su visita a Madrid para presentar su nuevo disco y gira, "Renacimiento".

El cantautor reconoce que estuvo preso en las conocidas como Unidades Militares de Ayuda a la Producción, las UMAP, pero que no habló de ello porque “nunca me han preguntado tan directamente”.

Pablo Milanés reconoce en el diario español El País que él fue una de las 40.000 personas que entre 1965 y finales de 1967 estuvieron confinadas en campos de concentración aislados en la provincia de Camagüey, donde realizaban trabajos forzados desde las cinco de la madrugada hasta el anochecer.

Forma parte de una entrevista concedida por este cantautor cubano para promocionar la gira de conciertos que comienza en España. En ella habla no sólo de su música o su estado de salud después del trasplante de riñón al que fue sometido (donado por su esposa), sino de los recientes cambios en la isla tras el anuncio del restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

Milanés, que ya había comentado recientemente en otras entrevistas que permaneció preso en las conocidas como Unidades Militares de Ayuda a la Producción, las UMAP, afirma en El País que antes no había hablado de este tema porque nunca le habían preguntado tan directamente.

“La prensa cubana no se atreve a hacerlo y la extranjera desconoce la nefasta trascendencia que tuvo aquella medida represora de corte puramente estalinista”, dijo.

El fundador de la Nueva Trova junto a Silvio Rodríguez y Noel Nicola reconoce que en esos dos años en los que permaneció en la UMAP era forzado a trabajar de sol a sol “sin ninguna justificación ni explicaciones, y mucho menos el perdón que estoy esperando que pida el Gobierno cubano”.

Tenía 23 cuando se fugó de aquel lugar junto a otros 280 presos, y se decidió a denunciar lo que allí ocurría en La Habana. El resultado, cuenta, es que “me enviaron preso durante dos meses a la fortaleza de La Cabaña, y luego estuve en un campamento de castigo peor que las UMAP, donde permanecí hasta que se disolvieron por lo escandaloso que resultó ante la opinión internacional”.

Sin embargo, sus años recluidos no le hicieron abandonar las ideas revolucionarias. Afirma que estando en prisión, “después de leerme Un día en la vida de Ivan Denisovich, de Aleksander Solzhenitsyn, que me envió un amigo, me di cuenta de que las ideas de un revolucionario no se desvían por los errores que cometen los dirigentes”. De hecho, afirma: “de allí salí más revolucionario…”.

Si bien sigue defendiendo su compromiso con los pronunciamientos del gobierno cubano, también se muestra especialmente crítico con el pasado y algunos episodios concretos de represión, como los ocurridos “antes de 1966, cuando Cuba se alineó definitivamente a la política soviética, incluyendo procedimientos estalinistas que perjudicaron a intelectuales, artistas, músicos. Según la historia, en 1970 comenzó lo que se llamó el quinquenio gris, y yo digo que realmente comenzó en 1965 y fueron varios quinquenios…”.

A la pregunta de por qué entonces se sigue considerando revolucionario pese a sus críticas, Milanés opina que el valor de lo ocurrido en 1959 en Cuba va más allá de su país, ya que su transcendencia ha llegado a toda América Latina. Afirma que “esas ideas no sólo cuajaron en mí, sino en todos los países latinoamericanos”, ya que “los ideales que profesábamos eran los más puros que se podían tener en aquella época”.

Sostiene este cantautor, 55 años después de la llegada de Castro al poder, que entonces “vi que había que defender la idea original... y todavía la defiendo. Yo asumo el pasado, y tengo claro lo que pienso”. Defiende además en la entrevista lo que denomina la “revolución ciudadana” de otros países, como la que ha llevado a cabo Rafael Correa en Ecuador o José Mujica en Paraguay, un político al que admira especialmente por haber sido capaz de olvidar el rencor pese a sus 14 años encarcelado.

Sobre el acercamiento de EEUU y Cuba afirma que siguen enrocados. "¿A qué acuerdos llegaron los dos si ahora se contradicen"

En relación de las medidas aperturistas de Estados Unidos hacia Cuba que han tenido lugar recientemente, Milanés se muestra escéptico y desconcertado, ya que, según dice, “Cuba no cederá un ápice en su posición y EE UU penetrará en todos los ámbitos que pueda para el supuesto desarrollo de la nación cubana. Siguen enrocados. ¿A qué acuerdos llegaron los dos si ahora se contradicen. Esa es mi duda: que ninguno ceda y que otra vez el pueblo cubano siga en su agonía sin salida, como está hace 50 años”.

Para él, los cambios en las regulaciones en cuanto a comercio y viajes son un “simple maquillaje”, y sostiene que para la gente corriente de Cuba nada ha cambiado, aunque existe un aspecto que sí considera un avance: el hecho de que muchos cubanos del interior y del exterior tengan ahora más cerca la unificación definitiva de sus familias.

Eso, y la excarcelación de los tres espías cubanos por parte de Estados Unidos, porque “aquí siempre existió la convicción de que el juicio estuvo amañado”, son a su juicio los aspectos más destacados del nuevo clima que se vive entre ambos países.

Milanés (Bayamo, 1943), concedió esta entrevista para promocionar su nuevo disco Renacimiento en España, su primer trabajo en siete años y en el que rescata ritmos tradicionales cubanos como el guaguancó, el son o el changüí.

Vea todas las noticias de hoy

Fallece Juan Manuel Caballero Bonald, poeta español de padre cubano

José Manuel Caballero Bonald en la ceremonia del Premio Cervantes el 23 de abril de 2013. (Chema Moya/AFP).

El escritor español, hijo de padre cubano, José Manuel Caballero Bonald, Premio Cervantes en 2012, falleció en Madrid a los 94 años de edad, confirmaron este domingo a la agencia Efe fuentes próximas al poeta y del Instituto Cervantes.

El escritor, que cultivó tanto novela como poesía, fue reconocido con numerosos premios, entre ellos el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2004, el Premio Nacional de la Crítica en tres ocasiones, el Nacional las Letras Españolas en 2005, y al año siguiente el Nacional de Poesía.

Hijo de padre cubano criollo y madre francesa, Caballero Bonald nació en Jerez de la Frontera (Cádiz, en el sur de España) el 11 de noviembre de 1926. Tras estudiar en Cádiz y Sevilla, impartió clases de Humanidades y Literatura en la Universidad Nacional de Colombia y en Estados Unidos durante años y, de regreso a España, se estableció en Madrid.

Su obra "Narrativa cubana de la Revolución" fue publicada en 1971 por Alianza Editorial.

En el 2013, durante la entrega del Premio Cervantes, aseguró que el arte y la literatura disponen de poder terapéutico para una sociedad "decepcionada, perpleja, zaherida por una renuente crisis de valores". Con la lectura se llega a la libertad, dijo.

Destacado miembro de la Generación de los 50 en España, en 1952 publicó su primera obra literaria, el poemario "Las adivinaciones", al que siguió una larga carrera, que lo llevó a ser considerado por muchos expertos como "el poeta de la gran metáfora".

En su prosa destacan "Toda la noche oyeron pasar los pájaros" (1981, Premio Ateneo de Sevilla); "En la casa del padre" (1988, Premio Plaza y Janés); "Campo de Agramante" (1992, reeditada en 2005); "La costumbre de vivir" (2001, reeditado en 2004); y "Oficio de lector" (2013).

También publicó ensayos, como "Luces y sombras del flamenco" (1975), reeditado en 2007; "Luis de Góngora" (1982), "Sevilla en tiempos de Cervantes" (1991), "Mar adentro" (2002) o "Un Madrid literario" (2009).

En mayo de 2017 publicó "Examen de ingenios", un centenar de retratos literarios de escritores y artistas que conoció a lo largo de su vida.

Y un año antes, 2016, sumó un galardón más a su larga lista de premios, el Francisco Umbral al Libro del año (2015), por su poemario "Desaprendizajes", considerado uno de los títulos culminantes de su obra.

(Agencia de prensa Efe)

El cubano Sánchez Faure ganó y El Canelo unificó fajas mundiales

Captura de video de una pelea del peso completo cubano Frank Sánchez Faure.

El súper pesado guantanamero Frank Sánchez Faure continúa con una positiva progresión. Llegó a 18 éxitos profesionales en Estados Unidos, de los cuáles archiva trece éxitos por la vía del cloroformo.

En el AT&T Stadium en Arlington, Texas, el púgil cubano mostró buena técnica y excelente esquiba el sábado en la noche.

Se enfrentó con un veterano púgil dominicano, Nagy Aguilera, quien tiene gran experiencia profesional.

El físico de Aguilera no lo acompañó durante los seis rounds ante Sánchez. El cubano dependió mucho de los jabs de izquierda y una potente pegada con ambas manos, además de su velocidad de manos y buenos movimientos de cintura.

Indudablemente el peleador cubano ganó los 6 rounds. De la votación los tres jueces se fueron por el cubano, 60-56.

En el asalto seis el cubano le llegó con una derecha en forma de swing al peleador dominicano, quien protestó la decision del árbitro, quien paró el pleito. Fue un golpe detrás de la oreja derecha.

El público criticó duramente al dominicano después del combate. En Twitter aparecieron burlas sobre cómo terminó la pelea, y cómo Aguilera supuestamente exageró su dolor.

Con este éxito Sánchez Faure avanzó en las clasificaciones de BOX Record que tiene como líder a varios púgiles europeos.

El sueño de Faure es darle una corona mundial profesional a su familia, a su pueblo de Cuba.

En ese cartel, realizado en Texas, ganaron sus pleitos Elvin Soto, Christian Gómez, Marc Castro y el mexicano Saul Canelo Álvarez, quien superó por KO técnico al británico Billy Joe Sanunder.

Con esa victoria Álvarez unificó tres coronas mundiales en las 168 libras de la AMB, el CMB y la OMB, así como un título muy importante, el de campeón Diamante del Consejo Mundial de Boxeo.

La manigua está seca

Maykel El Osorbo, rapero y activista del Movimiento San Isidro, poco después de que sus vecinos impidieran su arresto.

En estos días, en una conversación que sosteníamos varios cubanos sobre la situación en la Isla, compartimos que se podía tener un cauteloso optimismo, entonces, Enrique Ruano, un hombre que vive y respira en Cuba y siempre está listo para atacar el castrismo, dijo, “no hay que hablar más, la manigua esta seca y en cualquier momento arde”, avizorando un posible rechazo masivo de la población a la dictadura de 62 años.

La frase esperanzadora nos condujo a recordar al asesino chino, Mao Tse Tung, quien escribió en 1930, “una sola chispa puede incendiar la pradera”, y al presidente venezolano Antonio Guzmán Blanco, quien dijo en alusión a las frecuentes guerras civiles que padecía su país: “Venezuela es como un cuero seco, si lo pisas por un lado se levanta por el otro”.

Ruano, al aludir a la manigua, un conjunto de arbustos, bejucos y otros vegetales de poca altura, enredados o confundidos, ​muy difícil de atravesar y útil para refugiarse, piensa en un pueblo harto de abusos, vejaciones y miserias que está asumiendo, al parecer, paulatinamente, sus prerrogativas ciudadanas.

El optimismo de nuestro amigo podrá concretarse o no, pero sí es evidente que la dictadura está agotada, y que cada día hay más ciudadanos en la Isla, individuos que están abandonando la condición de masa en la que han padecido por décadas incontables abusos, y asumen conciencia de sus derechos, tarea en la que los jóvenes ocupan la vanguardia, como lo están demostrando los activistas de San Isidro, de UNPACU, periodistas independientes y artistas, entre otros hombres y mujeres que están estrenando su ciudadanía.

El Observatorio Cubano de Conflictos informa que “en abril ocurrieron 203 protestas públicas, un 10% más que en marzo”, Además, reseña que es la cifra más elevada desde septiembre de 2020, destacando que cada vez más cubanos se niegan a colaborar con las fuerzas represivas. El OCC afirma que "el capital simbólico de la nueva disidencia se incrementa a medida que disminuye el del gobierno cubano".

Es estimulante apreciar que, paralelo al incremento de activistas que defienden sus derechos, crece también la cantidad de personas que rechazan los abusos de las autoridades y expresan su respaldo a las víctimas.

Hasta el presente, tanto la comunidad interna como los observadores internacionales, gracias a la habilidad del régimen para manejar sus partidarios y a la población en general, han tenido la percepción de que el pueblo respalda inequívocamente al castrismo.

Es muy peligroso para la dictadura no poder contar con sus turbas divinas. Recordemos cómo eran repudiadas las históricas marchas de la Damas de Blanco, y los abusos de la población, cumpliendo el mandato de las autoridades, contra quienes simplemente tomaban la decisión de abandonar el país, por solo citar dos casos entre muchos.

La rebeldía crece, como demuestra un informe de la organización Prisoners Defenders, que destaca que solo en el mes de abril el número de prisioneros político sumó nueve al ya más del centenar tras las rejas.

Otra muestra es que las tristemente famosas huelgas de hambre de los opositores cubanos han tomado las ciudades como escenario. La reciente huelga colectiva de UMPACU, y la que realiza el joven artista Luis Manuel Otero Alcántara, no pueden ser ocultadas por la dictadura como hicieron con las de dos emblemáticas figuras de la resistencia, muertos por inanición, Pedro Luis Boitel y Orlando Zapata Tamayo.

El hecho de que la opinión pública internacional se convierta en espejo de los abusos del castrismo va en detrimento de la capacidad de sobrevivencia de la dictadura. El régimen ha contado con una impunidad solo comparable con la que disfrutó la Unión Soviética en los primeros 40 años de la Revolución de Octubre, que prácticamente nadie recuerda. Así habrá de ocurrir en gran medida con la Revolución Castrista, que solo se recordará para hacer mención de sus numerosos crímenes y de la devastación que causó en Cuba.

De momento, hay un compromiso firme. Apoyemos a todos los resistentes, no dejemos morir a los huelguistas y demandemos la libertad de todos los prisioneros políticos cubanos.

Reportan 9 muertes y 1,036 nuevos casos de COVID-19 en Cuba; piden extremar medidas en Día de las Madres

Cubanos hacen fila para comprar comida en una tienda estatal, en La Habana. (YAMIL LAGE / AFP)

Las autoridades sanitarias reportaron este sábado otros 9 fallecidos y 1,036 casos de COVID-19 en Cuba, para un acumulado de 722 muertes y 114,912 contagios desde que comenzó la pandemia, y alertaron a la población a celebrar el Día de las Madres sin violar las medidas higiénico sanitarias.

“Debemos celebrar el Día de las Madres con el debido comportamiento, sin muchas personas concentradas, pues no podemos olvidar la situación actual. Recordemos que en fechas de celebración y de unión familiar es necesario redoblar las medidas”, dijo el jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), Dr. Francisco Durán.

Mayo podría superar las cifras de abril si continúa al ritmo actual. Solo en la primera semana del mes se ha informado de 7,290 nuevos contagios y 68 fallecidos.

El gobierno cubano apuesta a un intensivo proceso de vacunación con fármacos nacionales, que iniciará la próxima semana, para parar el repunte de la enfermedad que asola a la isla desde noviembre pasado.

El MINSAP ha decidido realizar “una intervención sanitaria en grupos y territorios de riesgo con los candidatos vacunales cubanos”, mientras se logra la autorización para su uso de emergencia, informó este viernes en el programa de la televisión estatal “Mesa Redonda” el titular de ese organismo José Ángel Portal Miranda.

Según declaraciones del ministro, se espera que en agosto se haya completado el proceso de vacunación en toda la isla.

Este sábado permanecen hospitalizados 5,686 casos activos, de ellos 52 en estado crítico y 66 reportados de gravedad.

La Habana continúa reportando las cifras más altas, con 626 casos en la jornada, seguida de Santiago de Cuba, con 66 casos; Artemisa, con 61; Camagüey, con 45, y Granma, con 38, entre las provincias con mayor número de contagios.

Migrantes, incluidos cubanos, esperan en México para pedir asilo y estatus de refugiados

Cargar más

XS
SM
MD
LG