Enlaces de accesibilidad

Cuba

Otra Cuba para Nuestro Hombre en La Habana

El director de “Soy la otra Cuba” se dejó crecer la barba y se fue a la Sierra Maestra. Jugó béisbol con jóvenes alegres, tomó fotos a familias de intrincados parajes montañosos. Comió junto a ellos. Conversó con ex combatientes.

Después de retocar su obra en la patria italiana, nuestro hombre en La Habana aterrizó en Miami. Lo hizo precedido por un gran augurio: la censura. El mejor antecedente para despertar interés. Un realizador cuya última obra había sido rechazada por todos y cada uno de los festivales europeos donde pretendió exponerla.

Probó en pequeños certámenes: no fue admitido. Probó en grandes certámenes: el Festival de Venecia miró hacia otra parte. “Soy la otra Cuba” no encontró una grieta para enseñarse al público europeo.

Otra lección más para el quijotesco director Pierantonio Maria Micciarelli y sus dos productores, Leopoldo Caggiano y Luca Acerno, después de los siete mil kilómetros que recorrieron en la geografía cubana: la Isla que ellos mostraban en su obra de 84 minutos, no era la que demasiados ojos del Viejo Continente querían ver.

Cuba, por dictamen de trasnochadas e influyentes izquierdas, debe saber a coco glacé, debe sonar a timba, debe verse con caderas cimbreantes, y debe inspirar felicidad. El panorama desencantado que “Soy la otra Cuba” les lanzaba al rostro, era un aguafiestas para el concierto general.

<!--IMAGE-->

Pierantonio Maria Micciarelli, con su extravagante imagen de personaje surrealista, su mirada al mismo tiempo incisiva y enamorada de un país soñado, y con un equipo de filmadores kamikazes que quizás no medían el tamaño de los riesgos que enfrentarían, consiguieron con su documental algo acertadamente dramático: recordarnos que esa Cuba de sueños rotos, de utopías traicionadas, es dolorosa por necesidad.

¿Qué quiso filmar este italiano emprendedor, de hombros angulosos y sonrisa fácil? La Cuba revolucionaria, única en su proyecto social, que desde joven le sedujo con intensidad maniática. ¿Qué terminó filmando durante esos 59 días? Una mueca esperpéntica. Un dibujo inexacto, mal hecho; un boceto incorregible de lo que debería ser un país revolucionado, y es en verdad un país paralizado. Contextualizando una terrible frase de otro utópico, el venezolano Don Simón Rodríguez, Pierantonio quiso filmar un paraíso en aquella tierra, y terminó encontrando un infierno incluso para sí.

Micciarelli se dejó crecer la barba y se fue a la Sierra Maestra. Jugó béisbol con jóvenes alegres, tomó fotos a familias de intrincados parajes montañosos. Comió junto a ellos. Conversó con ex combatientes. Escuchó sus voces henchidas de orgullo por la epopeya, y comprobó de pasada sus vidas de abundante miseria. De vuelta a la realidad, alejado del oasis de idílica ignorancia en que vive la Cuba campesina, aquellos italianos comandados por el barbudo Micciarelli descubrieron otra verdad.

No solo la que dicen dos Sánchez (Elizardo y Yoani) en sus extensas entrevistas para el documental. No solo la que cuenta el padre José Conrado desde su Santiago asfixiado por la temperatura, la pobreza y la violencia; o la que disidentes excarcelados intentan revivir entre el dolor. “Soy la otra Cuba” se da de bruces con la desesperanza social, extendida, donde jóvenes no comprenden por qué están condenados como sus padres o sus abuelos a la eterna escasez, y sí comprenden la única salida: la emigración. A como dé lugar.

“Soy la otra Cuba” revela testimonios de desconocidos, gente sin nombres pero con voces que dicen: “Solo un milagro podría salvar esto”. Testimonios que dicen, con dolor mal disimulado: “Lo que añoro es verdadera libertad”. Mujeres que le preguntarían a Fidel Castro por qué odia tanto a su pueblo, o que se preguntan si algún día podrán marchar con un gladiolo en la mano sin temor a las patadas y las piedras.

Pierantonio fue un privilegiado, además: pudo captar escenas singulares. Por ejemplo, lograr una impúdica entrevista con uno de los seres más repulsivos de la fauna recién sacada a la luz por la intelligentsia nacional: Carlos Serpa Maceira, el “agente Emilio” de la Seguridad del Estado, cuando aún portaba la piel de opositor. Grabar a un hombre que lo mismo sabe denunciar el artículo 88 del Código Penal cubano como una violación a los derechos humanos, que proclamar vivas a Fidel y a Raúl poco después, con su casaca quitada, es un golpe de extraordinaria suerte para el documental. La Historia Universal de la Infamia le agradecerá por siempre a Micciarelli su grabación. Quizás Serpa Maceira no.

Como también fue un golpe (estrictamente hablando) con algo de suerte final, el sospechoso accidente que sufrió todo el equipo de rodaje, mientras conversaban con Laura Pollán en un auto en marcha. El testimonio del terror, del todo puede suceder, del mejor aléjate o ven a Cuba solo por sexos baratos y calientes, fue captado de casualidad, por un realizador que no duda en afirmarlo: su documental fue obra del amor y del milagro.

Así lo supo tras los encuentros con la Seguridad del Estado, donde le mostraron fotos suyas en cada provincia del país, quizás con la sutil insinuación de “entréganos el material filmado, o no saldrás de este aeropuerto”. Por fortuna, las horas de rodaje estaban a salvo ya, en la lejana Italia, gracias a amigos con mucha adrenalina dentro. A Pierantonio solo le quedaba asombrarse de cuán fotogénico lo mostraban las instantáneas de sus vigilantes.

Pierantonio Maria Micciarelli asegura que esta preciosa obra no es su regalo a la Cuba que ama: según él, “Soy la otra Cuba” es el obsequio que esa Patria donde no nació pero que siente como propia, le ha hecho a él.

No me cabe duda: “Soy la otra Cuba” está filmada desde el amor, encontrará un resquicio para ser exhibida en los Estados Unidos, una nación sin censuras camufladas; y los cubanos le debemos un afectuoso respeto a este soñador Micciarelli, nuestro italiano en La Habana, que durante mucho tiempo no la podrá visitar más.

Vea todas las noticias de hoy

Varias embajadas en Cuba reanudan servicios consulares, pero sólo en divisas

Embajada de México en La Habana. (Foto Archivo)

Varias embajadas latinoamericanas en La Habana informaron este jueves que retomaron sus servicios consulares, pero en divisas, luego de suspenderlos por una normativa del Banco Central de Cuba (BCC).

Panamá, Ecuador y Brasil cobrarán esos servicios en euros, mientras que México lo hará en MLC, una moneda virtual con respaldo en divisas que se usa solamente en Cuba y apareció a finales de 2019.

El consulado de España informó recientemente que también recaudaría sus servicios en euros.

Las representaciones diplomáticas de Panamá, México y Ecuador suspendieron los servicios consulares el 10 de junio pasado luego de que el BCC informara que no permitía cambiar a divisas los ingresos de trámites facturados en pesos cubanos (cup) a las embajadas.

La normativa de la institución financiera especificó que las embajadas y consulados pueden cobrar por sus servicios consulares "en moneda extranjera o en pesos cubanos", según ellas mismas establezcan.

El documento agregó que las embajadas y consulados que determinen cobrar en cup solo podrán "depositar los fondos en una cuenta en esa moneda".

Indicó que "desde las cuentas en pesos cubanos de las embajadas y consulados" no se podrán realizar "traspasos hacia las cuentas en moneda libremente convertible, ni pagos hacia el exterior".

La medida les impide transferir a sus países el dinero obtenido en concepto de recaudación consular por los servicios que prestan.

Influye además la diferencia entre el cambio oficial, de un dólar a 24 pesos, y el informal, donde el billete estadounidense supera los 100 cup.

El cambio de moneda nacional a extranjera al tipo oficial y la salida del país de estas divisas resultaba desventajosa para Cuba, según algunas fuentes consultadas por Efe.

Después del anuncio de la suspensión de servicios, el Ministerio cubano de Relaciones Exteriores afirmó que estaba "en comunicación" con esas legaciones.

Hasta el momento se desconoce algún detalle de esta comunicación.

Madre de preso político intentará una vez más un cambio de sentencia para su hijo

El preso político Carlos Paul Michelena.

Carlos Paul Michelena, de 33 años, enfrentaba inicialmente una petición fiscal de 20 años de cárcel por su participación en el levantamiento popular del 12 de julio en la Güinera, en Arroyo Naranjo, La Habana.

En el juicio, celebrado en diciembre pasado, el panadero residente en Párraga fue sentenciado a 16 años de cárcel por el delito de "sedición" y posteriormente, esta sanción fue rebajada a 10 años, tras un recurso de casación ante el Tribunal Supremo Popular.

Este jueves, su familia informó a Radio Televisión Martí que una vez más intentarán revertir la sanción que mantiene a Michelena Valdés, padre de una niña de cuatro años, confinado en la cárcel Combinado del Este, en La Habana.

Su madre, Ana Rosa Valdés, dijo que contrató un abogado para un proceso extraordinario de revisión de causa en favor de su hijo.

“El abogado me llamó el lunes que iba a empezar a hacer revisión de causa, que iba a hacer el contrato, y el martes fui para allá a hacer el contrato con él”, informó la señora.

Abogado presentará revisión de causa para condenados de La Güinera
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:59 0:00

“No me da esperanzas de una libertad, pero me dijo que vamos a tener una esperanza de algo, dijo que él no está de acuerdo con el resultado de la apelación, que fueron 10 años", indicó la mujer en relación a su conversación con el abogado.

Según Valdés, el licenciado considera que su defendido no merece otra cosa que la libertad.

La mujer explicó que el proceso de revisión de causa, de acuerdo con lo dicho por el letrado, puede demorar de uno a dos meses; la preparación de los papeles toma alrededor de diez días, en los que se deben presentar nuevos argumentos para que el proceso pueda ser tomado en cuenta y aceptado.

Valdés pudo visitar a su hijo el miércoles en la prisión y confiesa estar “bastante triste", como cada vez que constata el estado en que se encuentra.

"Se muestra delante de mí bastante fuerte, pero sé que en realidad no es así. Está bastante delgado, ha bajado demasiado”, relató.

La policía antidisturbios recorre las calles luego de una manifestación contra el gobierno de Miguel Díaz-Canel en el municipio de Arroyo Naranjo, La Habana el 12 de julio de 2021.
La policía antidisturbios recorre las calles luego de una manifestación contra el gobierno de Miguel Díaz-Canel en el municipio de Arroyo Naranjo, La Habana el 12 de julio de 2021.

Michelena Valdés relató a CubaNet que el 12 de julio de 2021 regresaba de visitar a su novia en La Güinera cuando vio la multitud protestando en las calles y continuó caminando y "al tomar la calle B hacia su casa los Boinas Negras, que estaban apresando y golpeando a todo el que estuviera en la vía pública, se le abalanzaron encima y lo golpearon en la cabeza".

"Recuperó la conciencia en el hospital Miguel Enríquez, mientras le estaban suturando la herida. Al preguntar a los médicos qué había pasado le explicaron que había llegado sin conocimiento y con una herida en la cabeza en la cual le habían dado seis puntos", indica Cubanet.

De acuerdo al relato de Michelena Valdés, del hospital la policía lo llevó a la unidad del reparto Capri "donde le quitaron el certificado médico que le habían dado los doctores y lo montaron en un camión para la cárcel de Ivanov, donde le dieron otra golpiza al llegar".

"En ese centro penitenciario lo retuvieron cuatro días. Posteriormente lo llevaron para la División de Investigación Criminal y Operaciones de 100 y Aldabó, donde lo mantuvieron otros 7 días antes de trasladarlo para el Combinado. El 5 de septiembre lo soltaron bajo fianza de 2 000 pesos", precisa la publicación.

Tras su primer juicio, celebrado en diciembre de 2021, fue llevado al Combinado del Este donde permanece hasta hoy.

[Con reporte radial de Ivette Pacheco para Radio Martí]

Cuba usó más de la mitad de las inversiones de 2021 en edificar hoteles, y se olvidó de los "logros de la revolución"

Un hotel en construcción en La Habana. (Foto: Archivo REUTERS/Alexandre Meneghini)

En 2021, el régimen de La Habana dedicó el 51.2% de las inversiones a edificar hoteles, según los primeros datos publicados por la estatal Oficina Nacional de Estadísticas.

“Registra un incremento espectacular y concentra el 51.2% de la inversión en construcción y montaje, y hasta un 35% cuando se reparte también el equipamiento. Se coloca, por tanto, en el primer puesto del ranking, seguido de la manufactura, la minería y el transporte”, valoró el economista Elías Amor Bravo en declaraciones a Radio Televisión Martí.

En cambio, los llamados “logros de la revolución” —la educación y la salud— solo recibieron, conjuntamente, el 2.8% de la inversión, subrayó el experto.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:29 0:00

“Esto da una idea de la escasa atención que el régimen comunista ofrece a lo que considera sus logros más importantes, que han justificado tener al pueblo cubano en la situación en la que se encuentra”, apostilló el también presidente de la Unión Liberal Cubana.

A principios de año, el economista Pedro Monreal sugirió al Gobierno “adoptar una ‘pausa’ en la inversión hotelera” en Cuba, porque “sobraría algo más de la mitad de las habitaciones”.


En cuanto a la distribución territorial, Amor Bravo señaló que “entre el 60 y el 70 de las inversiones” se quedaron en La Habana y Santiago de Cuba, “las dos provincias con mayor volumen de población”.

El economista hispano-cubano indicó que en 2021 solo se construyeron en la isla 18.645 viviendas, “un mínimo histórico, que demuestra que el régimen carece de una política de vivienda adecuada para satisfacer las necesidades de la población”.

A la espera de nuevos datos, Amor Bravo advirtió que el comportamiento de las inversiones “parece registrar un crecimiento muy importante, si se mide en términos monetarios”.

Esto se debe, en su opinión, a que “no se han calculado los necesarios ajustes, derivados de la utilización de un nuevo peso cubano en 2021, tras la tarea ordenamiento”.

“Habrá que esperar a que se publiquen las cuentas nacionales, para tener los datos del deflactor del Producto Interior Bruto, que nos va a servir para establecer la comparación, en magnitudes realmente comparables entre sí”, indicó.

Opositor Francisco Rangel Manzano sin acceso a medicamentos en prisión, denuncia su esposa

Francisco Rangel Manzano. (Foto: Facebook)

El opositor y preso político Francisco Rangel Manzano, quien se encuentra cumpliendo condena en la cárcel Combinado del Sur, en Matanzas, presentó en días recientes una ciatalgia para la cual no se le han dado los medicamentos requeridos, denunció su esposa.

Desde la localidad de Colón, Regla Burunate dijo a Radio Martí que, además, a Rangel Manzano no se le está suministrando en prisión uno de los medicamentos más importantes para controlar la cardiopatía que padece.


“Está con una ciatalgia (inflamación del nervio Ciático) lo vio una doctora, pero con el problema con los medicamentos que hay aquí, en Cuba... Por ejemplo, él llevaba un tratamiento de vitaminas inyectables, pero no hay, y le están dando tabletas”, explicó la mujer.

Rangel Manzano con ciatalgia y sin medicamentos para el corazón
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:00 0:00

“La semana pasada me dijo que le dolía, pero que está un ‘poquitico’ mejor”, dijo la esposa de Rangel Manzano, y agregó que la medicina indicada para la cardiopatía que padece está “en falta”. “Aquí, en Colón, meses hace que eso no entra".


“Él se mantiene en el Combinado del Sur, ya lo trasladaron para donde están los sancionados. En el cubículo de él, la mayoría son sancionados que trabajan. O sea, que trabajan en la cocina, que trabajan en las afueras, lo que es en el área verde y esas cosas”, expresó Burunate.

Agregó que, hasta el momento, Rangel Manzano puede realizar sus llamadas semanales desde la cárcel y le corresponde la visita familiar el próximo 11 de julio.

El preso político, miembro del Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel, fue sentenciado a seis años de privación de libertad por participar en Colón, Matanzas, en las protestas que estallaron en decenas de ciudades cubanas el 11 de julio de 2021.

(Con reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Eurodiputado Hermann Tertsch califica de "monstruosas" sentencias a presos del 11J

Alberto Fonseca Ortega, hermano del preso político Roberto Pérez Fonseca, y el eurodiputado Hermann Tertsch.

El eurodiputado español de VOX , Hermann Tertsch, se reunió en Madrid, España, con familiares de algunos presos políticos del 11 de julio y condenó la represión del régimen cubano contra los manifestantes pacíficos, calificando las sentencias en su contra como "monstruosas".

Tertsch dijo en un video publicado en redes sociales que los juicios contra manifestantes del 11J son una "farsa; absolutamente demenciales y delirantes".


El político envió un mensaje a aquellos que forman parte de los cuerpos policiales del régimen cubano, que cometen "tropelías en nombre de la dictadura comunista", asegurando que "pagarán tarde o temprano". "Se acabó el tiempo de la impunidad", exclamó.

Tertsch destacó que el pueblo cubano merece libertad y está seguro que, un día, el país la alcanzará. "Sepan que habrá un futuro de libertad para ellos, porque lo merecen. Lo merece todo el pueblo cubano, y sobre todo aquellos que están sufriendo".

En el video, al eurodiputado lo acompaña Alberto Fonseca Ortega, hermano de Roberto Pérez Fonseca, de 39 años, condenado a diez años de prisión por romper un cuadro del dictador Fidel Castro en la calle el 11J, y quien fue apadrinado por Tertsch.

El eurodiputado explicó que decidió apadrinar a Pérez Fonseca para darle mayor visibilidad, apoyo y ánimo al preso político y a su familia, para que "su injusto cautiverio sea lo más breve posible, y para que sus carceleros sepan que todo abuso hacia él habrán de pagarlo".

En repetidas ocasiones, el eurodiputado ha alzado la voz por la libertad de Cuba y ha exigido al régimen que cese la represión en la isla.

Cargar más

XS
SM
MD
LG