Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Un raro escritor, un inventor de mundos

Orlando González Esteva, poeta y ensayista cubano; realizador radial residente en Miami. Foto: LFRojas.

Laborioso, persistente, Orlando González Esteva descree de los géneros literarios para entrar de lleno en la poesía. Con “La edad de papel” así lo demuestra.

De pronto te preguntas por qué no se escriben más libros como estos. La respuesta está en que no hay tantos escritores, poetas, como Orlando González Esteva, que desarma la palabra para ver qué tiene adentro. Es de esos creadores que no se conforman con el salto de la frase sobre la página en blanco: González Esteva espera ver el deterioro del último párrafo para darle fin a la idea.

No hay libros viejos ni vencidos.

Estoy desempacando regalos de fin de año (2017), estoy saliendo de algunas deudas de lecturas y películas que no quiero postergar para este año y en ese pase de cuentas absurdo que me he impuesto brinca sobre la mesa de noche –es un decir, en realidad es una banqueta donde caben manuscritos, una botella de alcohol, dos tazas de té usadas y un bulto amenazante de sobres sin abrir ¿?- un libro que me regalara Orlando para poder abrazar 2018 con una mejor esperanza.

Se trata de “La edad de papel” (Libros de la espiral, Ciudad México, 2016), que lleva fotografías del notabilísimo artista Abelardo Morell. Es un libro rematado en tela, de tapa dura y lomo recio y anguloso, como exigiendo espacio para estar en cualquier anaquel.

El poeta González Esteva escribe acerca del “papel de piedra” – sí, papel de piedra- descubierto y puesto en uso por un taiwanés a finales del siglo XX y muy utilizado en la actualidad. Pero Esteva se va mar adentro en la imaginación y no le da carácter de amalgama sino que le da peso, el peso real de la piedra y comienza a fabular qué pasaría si hubiera pergaminos, libros, editoriales y hasta periódicos… hechos de “papel de piedra”.

​Las fabulaciones en este libro, a manera de viñetas repensadas hasta el vaciado de la creatividad, se enfilan en las figuraciones de una “edad de papel de piedra”, y se remontan a la utopía de llevar tal sueño a la práctica.

Juguetón y provocativo, el escritor se atreve a imaginar para nosotros que hubiera un periódico de “papel de piedra”:

“Ir detrás de una mosca enarbolando un periódico de “papel de piedra” ofrecería al insecto la oportunidad de posarse sobre algunos de los objetos más caros a su perseguidor y propiciar, represalia de represalias, que él mismo los hiciera pedazos”.

No es González Esteva de los escribas comunes. Tengo un par de libros suyos, muy anteriores a éste que comento ahora, “Fosa común”, 1996, que es un canto a las hormigas; “Casa de todos”, Ediciones sin Nombre, 2009 y “Los ojos de Adán”, Editorial Pre-Textos, 2012. Cada uno es un laberinto que se hace más difícil y disfrutable en cada página.

¿Por qué son malditos, periféricos, y raros algunos escritores? ¿Qué ponemos delante: nuestra incapacidad de comprenderlos, el mazazo que nos pegan con sus obras fantásticas o la velocidad y sapiencia que han tenido para alejarse de lo común?

Al igual que con Alejandra Pizarnik, Arthur Rimbaud, Ezequiel Vieta, Juan Francisco Manzano o Paul Verlaine – a esa altura y a esas distancias practicables- González Esteva recrea un mundo que no existe, escribe en Estados Unidos, un país que le dio abrigo para curarlo de la nostalgia o el olvido, y nos devuelve una escritura hecha de lo que ha visto en los lugares comunes por los que camina cada día. Por eso es como la sombra, que se acerca y se aleja, se aleja y se acerca… en cada relectura.

"Cuerpos en bandeja", Frutas y erotismo en Cuba, Orlando González Esteva (Ilustrac. Ramón Alejandro), Edit. Libros de la espiral, México, 1998.
"Cuerpos en bandeja", Frutas y erotismo en Cuba, Orlando González Esteva (Ilustrac. Ramón Alejandro), Edit. Libros de la espiral, México, 1998.

“La edad de papel” contiene historias que no han ocurrido, pero pudieran sucederle al buzo que somos todos cuando nos metamos en una biblioteca hecha de libros de “papel de piedra”, la batalla en una fotocopiadora para embutir una pesada lámina y reproducirla al infinito; el deshecho, el tacho de basura a donde iría una hoja no estrujada de “papel de piedra”. Todo cabe en la imaginación y el goce de González Esteva.

El libro cierra con una esperanza para quienes nos hemos imaginado que la tecnología digital va a acabar con el libro de papel, con el papel mismo y sus usos. Entonces el poeta escribe su ‘Oda al papel higiénico’:

“Quien teme la desaparición del papel a manos de la tecnología digital debe reconsiderar sus temores advirtiendo que hay roles que ésta, tan avasalladora en sus pretensiones, difícilmente podrá asumir. Si el temor persiste, bastará depositar delante de quien lo padece un rollo de papel higiénico: mudo, le hablará a gritos”, concluye el autor.

Nació en Palma Soriano, Cuba. Reside en Estados Unidos desde 1965. Es realizador del programa Entre Nosotros, de Radio Martí. Sus poemas, que al decir del escritor Octavio Paz hacen “estallar en pleno vuelo a todas las metáforas”, aparecen publicados en Mañas de la poesía, El pájaro tras la flecha, Escrito para borrar, Fosa común, y otros. Este artículo fue publicado originalmente en el blog Cruzar las alambradas.

Vea todas las noticias de hoy

Lilo Vilaplana. La mirada de antes y después de la mirada

Lilo Vilaplana en un conversatorio sobre cine.

Esta semana, “Dile que pienso en Ella” acoge al reconocido director de cine y televisión cubano Lilo Vilaplana, cuya mirada va más allá de la simple mirada con la pasión de alguien que tiene mucho que dar y que decir, apoyándose en el más internacional de los idiomas: el de las imágenes.

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

Yo nunca me ido de Cuba. La patria se lleva en el centro del pecho. Yo me escapé del castrismo, eso no es Cuba. Cuba es otra cosa. Yo solo pude salvarme de un régimen que no quiero para mi patria.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

Una vez, en La Habana Vieja, un amigo me dijo: "No puedo más, si después de esto lo que viene es patadas por el cu..., hago la cola y me arrodillo, para que me den la visa, pero ésto no lo quiero más".Hablo del año 1994 y ya han pasado mas de veinte años y en la isla todo sigue peor que en,aquellos tiempos. Cuando me subí a ese avión, y me despedí de mi esposa y de mi hermano desde aquella escalerilla, jamás me hice expectativa de qué iba a encontrar "al otro lado". Llegué a Bogotá con cinco dólares en el bolsillo que mi tío me había regalado, cuatro libros de teatro y tres mudas de ropa. Aquel 28 de enero de 1997, en ese otro lado¨ que era Colombia, encontré un espacio para crecer, un lugar donde fui capaz de crear... No necesité usar el dinero que me dio mi tío. Aún conservo los cinco dólares en mi billetera…

¿Qué encontraste?

Un país. No era perfecto, pero había de todo: esperanza, sueños... había políticos corruptos, ladrones, narcotraficantes y prostitutas. Pero también emprendedores, artistas, hombres y mujeres de todos los colores y con sueños, gente que se levantaba a trabajar, que gritaba por el futbol sin que nadie se lo ordenara e iban a votar por quien decidían hacerlo. Me encontré con un país con unos locos haciendo atrocidades en la ciudad y en el monte, respaldados por la misma gente de las que yo estaba escapando… En Colombia nació mi hijo, y allí encontré una segunda patria donde pude realizar los sueños que me prohibieron en la mía.

¿Qué has aprendido durante el proceso?

Este proceso ya sobrepasa 20 años de exilio. Ojalá los cubanos nos pongamos de acuerdo, aunque no militemos en las mismas filas, aunque no le demos aplausos a las mismas iniciativas. Ojalá entendamos que lo más importante es la Patria y no ese ego que arrastramos como una sombra triste.

¿Qué es para ti La libertad?

Quisiera decir otras palabras, pero la libertad sólo la encuentro en la creación y en mi hogar. La libertad deben ser alas y no tijeras. La libertad del individuo es prosperidad para cualquier nación.

En estos momentos de tu vida y tu carrera, ¿qué es para ti la Patria?¿Piensas a menudo en “Ella”?

No se me ha salido del pecho. Ahí está. Sería casi un lugar común decir:"La Patria es Martí y la bandera", pero sí, la Patria es esa isla en forma de caimán, Martí, la bandera y los co... de muchos que han luchado por ella.

"Señorita" de Camila Cabello es ya un hit

Camila Cabello deja atrás su imagen de "niña"

La cantautora cubana Camila Cabello estrenó este viernes su nuevo tema "Señorita", su segunda colaboración con el artista pop Shawn Mendes, con un video atrevido en el que rompe con la imagen de niña buena que había cultivado hasta el momento y que los convirtió en tendencia mundial en internet.

En el video, Cabello se convierte en una mesera que atiende a un Mendes recién bajado de una motocicleta y enfundado en una chaqueta de cuero sobre una camiseta blanca, al mejor estilo James Dean.

Pero la que lleva la carga más sensual de la producción es la exintegrante de la banda femenina Fifth Harmony, quien, a sus 23 años, parece decidida a que la vean como una mujer adulta.

Las imágenes tanto de ella pensando en él en su habitación, como los bailes apretados y los atuendos reveladores de Cabello crean la atmósfera de calor, que es acentuada por filtros de colores amarillos y naranja.

El video de "Señorita", dirigido por Dave Meyers, ha sido descrito como "hot" (ardiente) en la mayoría de las publicaciones musicales y de entretenimiento de Estados Unidos y los fans de la pareja, que en 2015 se unió en el éxito "I Know What You Did Last Summer", ya le han dado la aprobación en números.

En las primeras 12 horas desde que se colgó en YouTube, "Señorita" había amasado más de 10 millones de visualizaciones, convirtiéndose en el segundo video más visto del día en la plataforma de streaming. Además, ya estaba de primer lugar en la lista de canciones más escuchadas en Spotify.

Esta colaboración es el segundo tema más buscado en Estados Unidos en el buscador Google este viernes y fue tendencia mundial en Twitter en las horas siguientes a que se estrenase en la pasada medianoche.

Ninguno de los dos artistas detalló si "Señorita" formará parte de un disco, aunque Cabello, específicamente, sí ha dicho estar trabajando en su segundo álbum. Mientras Mendes, de 20 años, está en medio de una gira mundial, la cantante cubana afincada en Miami también ha anunciado una próxima colaboración con Cardi B. y Ed Sheeran.

El objetivo de la cantante de "Havana" es que esta balada pop con ritmo acelerado, en la que el español se queda solo en la palabra que da título a la canción, se convierta en la "canción del verano".

La cubana Taiyana Pimentel al frente del MARCO de Monterrey

Vista parcial del MARCO de Monterrey

Según informa desde México el periódico digital Telemetro, Alfonso González Migoyan, Presidente del Consejo de Directores del Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (MARCO) de Nuevo León, México -di- señado por el arquitecto mexicano Ricardo Legorreta y abierto al público por primera vez en 1991- anuncia que, a partir del próximo 2 de septiembre con- tará con Taiyana Pimentel Paraboa, de origen cubano y nacionalizada mexi- cana, como Directora General del Museo.

Para esta elección, según González Migoyan, se han basado en el amplio y fructífero historial de Pimentel como curadora al frente del Museo Rufino Tamayo y como directora de la Sala de Arte David Alfaro Siqueiros, entre otras, “creando una fuerte red de trabajo entre instituciones museísticas de América Latina, Estados Unidos y algunos países de Europa.

Foto tomada del Facebook de Taiyana Pimentel
Foto tomada del Facebook de Taiyana Pimentel

Por su parte, Taiyana Pimentel comentó que “La idea es que MARCO bus- que una relación horizontal con el resto de los museos e instituciones públi- cas del país.”

“Desde la Dirección General –agrega- deseo impulsar la formación de colecciones, la investigación y la convivencia del talento nacional e interna- cional con la posibilidad de crear exposiciones globales en las que artistas mexicanos tengan un papel destacado.”

Nacida en La Habana, Cuba, en 1967, Taiyana Pimentel Paraboa estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana y posteriormente volvió a graduarse en la Universidad Autónoma de México (UNAM). Vive en México. D.F. desde 1992.

Jorge Ferrera. El teatro bajo la piel

Jorge Ferrera en Peter Gynt. Foto de Céspedes

Jorge Ferrera es dramaturgo, actor, director, profesor, todo lo que sea, pero vinculado con el Teatro, con mayúscula. A los catorce años ya se manejaba en los escenarios. Su espectáculo unipersonal Peter Gynt arrasa en estos momentos en las salas de teatro europeas. Nacido en algún año de finales de los setenta en la isla de Cuba, Jorge Ferrera es el nuevo inquilino del espacio “Dile que pienso en Ella…” esta semana.

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

Yo empecé muy joven (a los 14 años) a hacer teatro. En el año 1992 creé Teatro El Puente, un grupo que estando todavía en las aulas del Instituto Superior de Arte de la Habana, ya estaba muy vinculado al mundo profesional. Nos invitaban a Festivales de Teatro en otros países y nos presentábamos también en la escena nacional. Toda nuestra actividad teatral más fuerte en Cuba fue en los años 90, en pleno período especial. Carencias de todo tipo. Sin embargo, yo salía con mi grupo y regresábamos siempre a Cuba para continuar haciendo teatro allí. Pasó el tiempo y este mismo equipo de trabajo que me acompañó durante ocho años seguidos se fue fragmentando: dramaturgo y actrices cogieron rumbos distintos. Se fueron de Cuba, yo continuaba allí. No obstante y esto me sigue ocurriendo hasta nuestros días, hay algo físico que comienzo a sentir cuando tengo que partir de un lugar. Hay ciudades, lugares que te invitan a salir. Y eso me pasó con Cuba. Ya entraba en contradicción con muchas cosas, y como nunca me ha gustado que ninguna situación me supere (ni política, ni social, ni familiar) hasta el punto de que pueda cambiar mi estado emocional, o mi felicidad como individuo, decidí irme. Siempre he sabido retirarme a tiempo antes de que las condiciones lleguen a desgastarme. Fue así que en 1998 me fui para Colombia, después Suiza y finalmente España donde llevo viviendo casi 20 años.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

Más que esperar encontrar algo del otro lado, lo que me pregunté fue: ¿qué espero encontrar de mí en ese “otro lado”? Apenas lo comentaba con colegas o familiares, por no parecer demasiado pedante o pretencioso, pero mi objetivo y eso sí lo he tenido siempre muy claro, era continuar viviendo de mi profesión. Sabía que no me iba a compensar nada el haberme ido y, con este acto, desvincularme completamente de mi oficio. Esto sería como una muerte en vida, en mi caso. Y con esto no quiero decir que no aceptaría determinados trabajos, ningún trabajo es indigno, pero nunca ha sido ese mi plan. Así que respondiendo a tu pregunta: ¿qué esperaba encontrar del “otro lado”? Pues otro país, con sus virtudes y defectos, pero sobre todo, otro país que no cortara las alas de mi relación con el arte.​

Peter Gynt. Foto de Cespedes
Peter Gynt. Foto de Cespedes

¿Qué encontraste?

Pues lo que ya imaginaba. Lugares, en el caso de Europa, con una rica tradición cultural y teatral. Lugares que no te han pedido que vengas. Eres tú quien llegas. Toda tu carrera anterior es completamente desconocida para este público y sobre todo, encontrarme con la gente de mi gremio y descubrir en ellos nuevamente la queja y las dificultades para vivir del teatro. Y aquí comienza un proceso de “ramificación” en mi profesión que me ha llevado no solo a actuar y dirigir, sino también a impartir clases (algo que amo), hacer teatro para niños, comedias, dramas, teatro-danza; todo lo que pueda abarcar el teatro. Y gracias a este cambio de chip, puedo decir que he logrado vivir de mi profesión.

¿Qué has aprendido durante el proceso?

He aprendido a preguntarme cada cierto tiempo, por qué y para qué hago teatro. Replantearme el sentido de mi profesión. He aprendido a reinven- tarme. A eliminar prejuicios. A darme cuenta que aquellos principios que antes tenía como inviolables, hoy los veo de otra manera y actúo sin que sienta que estoy haciendo concesiones. Simplemente he cambiado. He aprendido en mi relación con Cuba, a eliminar de mi cuerpo y de mi mente todo aquello que pudo hacerme daño en algún momento. Siento que de esta forma respiro mejor. He aprendido a aceptar sin dolor el paso del tiempo, la distancia. De manera que cuando se da el reencuentro con la familia, lo vivo como un acto de felicidad suprema, disfrutando ese instante al máximo porque no sé cuándo pueda repetirse. Éso y muchas cosas más he aprendido.

¿Qué es para ti la Libertad?

La libertad, para mí, siempre ha sido la posibilidad de elegir. Elegir qué camino tomar, elegir qué decisión tomar, siempre legir. Cuando no puedo elegir, ahí siento que mi libertad está limitada. Esas elecciones que he tomado a lo largo de mi vida, son las que me han hecho sentirme libre.

¿Las experiencias vividas han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

La Patria para mí es mi cuerpo. Es el templo que va conmigo a donde quiera que vaya. Por eso lo amo y lo cuido. Cuba es el lugar donde nací, pasé mi infancia y mi juventud. Está en mí. Los valores que recibí de mi familia, me los enseñaron en Cuba. Es evidente que tengo una conexión con el lugar en el que nací, sin embargo, hay otros países donde también he logrado sentirme en casa.

En mi caso, al irme de Cuba, no he padecido el desarraigo. Conozco a amig@s en quienes esta situación, ha dejado profundas huellas. Yo no siento anclas en ningún país. Como mismo me fui de Cuba, me fui de Colombia, me fui de Suiza, me fui de Rusia. Ahora estaré de gira por Latinoamérica, y no sé las puertas que puedan abrirse. Pero tengo claro, que si en algún momento aquí, en España, siento la necesidad de partir como una vez lo hice de Cuba, también lo haría. Soy un apasionado del teatro y de mi profesión y es para mí vital el encuentro con otras culturas, otras formas de pensar, otra manera de sentir. Patria para mí, es algo muy abierto, en el que caben muchas cosas. Sin embargo, como detalle interesante, cuando me han preguntado de dónde soy, nunca he dicho ni colombiano, ni suizo, ni español, siempre he dicho cubano.

Cardenal Jaime Ortega reconocido por su aporte a la cultura

Jaime Ortega, en la Catedral de La Habana. Foto Archivo

La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) otorgó el pasado 12 de junio la Distinción “Monseñor Carlos Manuel de Céspedes” al cardenal Jaime Lucas Ortega Alamino, arzobispo emérito de La Habana.

La orden que entrega la Comisión de Cultura de la COCC reconoce a personalidades e instituciones católicas que, inspiradas en la fe cristiana, despliegan una notoria labor de evangelización de la cultura.

La distinción reconoce el aporte de Mons. Jaime Ortega a la cultura nacional como impulsor de varias publicaciones como Palabra Nueva, en 1992; Espacio Laical; Amor y Vida. También destaca su papel en la creación del Centro Cultural “Padre Félix Varela”, en 2011.

"El Cardenal Jaime Ortega Alamino ha recibido -entre innumerables galardones- doctorados Honoris Causa de diversas universidades norteamericanas; ha ocupado importantes responsabilidades en la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, el Consejo Episcopal Latinoamericano y como Consejero de la Pontificia Comisión para América Latina. Siendo Presidente de la Comisión Episcopal para la Cultura de la COCC, se estableció la Distinción para la Cultura que -por su recomendación- fue nombrada en memoria del pastor del pueblo de Dios, Mons. Carlos Manuel de Céspedes. El pasado año, presidiendo la Comisión Mons. Juan Gabriel Díaz Ruiz, obispo de Ciego de Ávila, recayó el galardón en la Cátedra de Estudios Culturales y revista Vivarium, proyecto que fructificó en la Arquidiócesis de La Habana bajo la acción pastoral del Cardenal", destaca una nota de la COCC.

La Distinción “Monseñor Carlos Manuel de Céspedes” ha sido entregada en ediciones anteriores a la escritora Fina García Marruz, premio nacional de Literatura; a la promotora de cine Gina Preval, fundadora de OCIC-Cuba y a Fundador y al Padre Jorge Catasús Fernández, por su aporte a la música religiosa y su trabajo como director de la revista Claras Luces, de la Comisión Arquidiocesana para la Cultura.

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes.
Monseñor Carlos Manuel de Céspedes.

Carlos Manuel de Céspedes y García Menocal (1936-2014) fue rector del Seminario San Carlos y San Ambrosio de La Habana, y director del Secretariado General de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.

Miembro del Equipo de Reflexión Teológica y de la Sección de Ecumenismo del CELAM, y ocupó un puesto en la Real Academia Española de la Lengua en Cuba. Carlos Manuel de Céspedes era doctor en Derecho y Filosofía en la Universidad de La Habana y estudió Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, entre 1959 y 1963, cuando regresó a la isla. Fue rector del seminario San Carlos y San Ambrosio. Es autor de la novela "Érase una vez en La Habana"; el libro de relatos "Zarpazos a la memoria" y la biografía de Félix Varela "Pasión por Cuba y por la Iglesia", entre otras obras.

Cargar más

XS
SM
MD
LG