Enlaces de accesibilidad

América Latina

Organizaciones civilistas exhortan a la ONU a crear comisión que investigue crímenes en Venezuela

Un joven arrestado por la Guardia Bolivariana en Caracas, 10 de marzo de 2019. REUTERS/Carlos García Rawlins

Organizaciones como Human Rights Watch, PROVEA y Amnistía Internacional han redactado un documento dirigido al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, solicitando que durante su próxima sesión sea creada una comisión de investigación sobre “las graves violaciones de derechos humanos en Venezuela”

El documento conjunto fue elaborado por Acción Solidaria, Amnistía Internacional, el Centro de Derechos Humanos-Universidad Católica Andrés Bello, CEPAZ, Civilis Derechos Humanos, COFAVIC, Espacio Público, Global Centre for Responsability to Protect, Human Rights Watch, la Comisión Internacional de Juristas y PROVEA.

En esta próxima reunión del Consejo de Derechos Humanos, prevista para el 9 de septiembre, se espera que la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, presente un informe oral actualizado sobre la realidad venezolana.

“Las víctimas de la gravísima crisis humanitaria y de derechos humanos en Venezuela merecen una respuesta contundente del Consejo de Derechos Humanos que asegure el respeto de su derecho a la verdad, justicia y reparaciones”, declaró José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch.

“El Consejo de Derechos Humanos tiene la oportunidad –recalcó Vivanco- y la responsabilidad de crear un mecanismo que investigue los aberrantes abusos ocurridos en Venezuela, identifique a los responsables y, en lo posible, establezca la cadena de mando”.

El informe presentado por la oficina de Bachelet el pasado mes de julio patentizó abusos que concuerdan con informes anteriores, así como con los expuestos por este grupo de once organizaciones, integrado por representantes de Venezuela y otros países que se preocupan por los terribles atropellos que sufren los habitantes el país latinoamericano, entre los que destacan detenciones arbitrarias, torturas, ejecuciones extra-judiciales y violaciones de los derechos a la alimentación y la salud.

Estas conclusiones, según la opinión de Human Rights Watch, dejan en evidencia la necesidad de asegurar que los responsables rindan cuentas por sus actos.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU está en el deber de “otorgar a la comisión de investigación un mandato sólido y claramente definido para que examine señalamientos de violaciones del derecho internacional de los derechos humanos en Venezuela".

"Esto debería incluir, sin carácter restrictivo, casos de torturas y trato inhumano, detenciones arbitrarias, discriminación, desapariciones forzadas y violaciones de la libertad de la expresión, el derecho a la vida y los derechos a la salud y la alimentación”, sostuvieron las once organizaciones, que también proponen “dotar a la comisión de recursos suficientes para investigar e informar al Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre estas violaciones de derechos fundamentales dentro de un plazo determinado y estipular que deberá transmitir sus hallazgos al Secretario General de la ONU y a organismos de la ONU pertinentes, incluidos el Consejo de Seguridad y la Asamblea General”.

Dentro de la propuesta se incluye la movilización de apoyos, sugiriendo que el Grupo de Lima, compuesto por países de Latinoamérica y Canadá, sea el encargado de liderar los esfuerzos en la creación de esta comisión.

Dicha comisión no se ocuparía de “reemplazar la investigación penal de delitos específicos, sin embargo, la información que recabe podría ser pertinente para las autoridades que evalúen iniciar procedimientos penales, incluida la fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, quien inició un examen preliminar sobre la situación en Venezuela en febrero de 2018”.

Más adelante, el informe sostiene la necesidad de que las autoridades venezolanas cooperen con la comisión en puntos como, por ejemplo, permitirles el acceso al país, “y respondiendo a los pedidos de documentación y de entrevistas con funcionarios pertinentes". No obstante –puntualiza- la eventual negativa de las autoridades de Venezuela a colaborar con la comisión "no debería impedir que los comisionados lleven a cabo su tarea”.

Para fundamentar esta petición ponen los ejemplos de las comisiones de investigación que se han ocupado de los regímenes de Corea de Norte, Birmania y Siria.

Vea todas las noticias de hoy

Amnistía Internacional denuncia “cuarentena como castigo” en las Américas

Una mujer pasa junto a un cartel que llama al uso de la máscara como protección contra el coronavirus. (AP/Matias Delacroix)

En el nuevo informe de Amnistía Internacional (AI) titulado Cuando la protección se vuelve represión: Cuarentenas obligatorias durante COVID-19 en las Américas, la organización defensora de los derechos humanos pone de relieve la difícil situación por la que atraviesan decenas de miles de personas en Venezuela, El Salvador y Paraguay detenidas en centros de cuarentena a causa de la epidemia de COVID-19.

El informe, fehacientemente documentado, expone lo que puede ser considerado constitutivo de malos tratos tanto a migrantes, refugiados, personas que regresan a su país de origen como a habitantes de comunidades de bajos recursos, que son recluidos en centros de cuarentena gestionados por el Estado y que carecen de recursos elementales como agua corriente, asistencia sanitaria y además, en condiciones de insalubridad. “Las terribles condiciones”, expresa AI,“tienden a convertirlos en espacios contraproducentes donde se corre el peligro de contraer COVID-19”.

De acuerdo con Erika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas, “En muchas partes del mundo las autoridades han pedido a la población que se quede en casa o se ponga en cuarentena voluntariamente para atenuar el riesgo de contagio de COVID-19. Pero cuando los Estados confinan a decenas de miles de personas sin garantizar en cada caso la necesidad y proporcionalidad de la medida, las recluyen en condiciones terribles bajo supervisión militar o policial y las discriminan o usan la cuarentena como castigo, están convirtiendo una intervención de salud pública en una táctica represiva y punitiva”.

Según datos oficiales, en los últimos días del mes de agosto, las autoridades de Venezuela han obligado a cuarentena a cerca de 90.000 personas que regresaron al país al haber perdido sus trabajos y por ende, sus viviendas en países fronterizos como Colombia y Perú, las han enviado a centros de confinamiento considerados insalubres e inhumanos y que se hayan bajo supervisión militar.

En el caso de El Salvador, tras haber cerrado sus centros estatales de confinamiento a finales de agosto, el gobierno cuenta con más de 16.000 personas encerradas por cuarentena, algunas acusadas de haber violado la orden de confinamiento obligatorio a nivel nacional, otras que regresaban del extranjero y también las que se encontraban bajo sospecha de haber permanecido expuestas por contacto con personas cuyos resultados de las pruebas dieron positivo.

Erika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas
Erika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas

En Paraguay, desde fines de junio, las autoridades impusieron las medidas de cuarentena a más de 8.000 personas que, en su mayoría, regresaron al país tras haber perdido sus empleos en Brasil a causa de las medidas de confinamiento adoptadas por el gobierno de dicho país.

Sabemos por otras pandemias que los enfoques punitivos no protegen a las comunidades y que asociar un virus a comunidades concretas sólo conduce al estigma y la discriminación.

“Aunque estos gobiernos”, ha dicho Erika Guevara Rosas, “hayan tenido que reaccionar rápidamente ante una pandemia sin precedentes, Amnistía Internacional concluye que la imposición de cuarentenas gestionadas por el Estado se ha caracterizado por la arbitrariedad, sumada a su aplicación por fuerzas policiales y militares”.

Mientras la pandemia continúe amenazando a los países centroamericanos y exista la posibilidad de repetir las medidas de confinamiento, es vital tener en cuenta el resultado que arroja esta investigación inicial para que "las autoridades eviten recurrir a enfoques coercitivos, punitivos y discriminatorios al adoptar medidas de salud pública”, afirma AI.

“Sabemos por otras pandemias que los enfoques punitivos no protegen a las comunidades y que asociar un virus a comunidades concretas sólo conduce al estigma y la discriminación. En cambio, los enfoques basados en los derechos humanos, que empoderan a la gente con los conocimientos que necesita para proteger su salud y la dotan de recursos y el apoyo que necesita para cumplir medidas voluntarias, históricamente han demostrado ser más efectivas”, declaró Guevara Rosas.

Pompeo agradece a Duque apoyo para Venezuela "sin influencia maligna de Cuba, Rusia e Irán"

Saludos de Pompeo a Iván Duque en Colombia.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, agradeció este sábado el apoyo del Gobierno del presidente colombiano, Iván Duque, para lograr en Venezuela una transición "sin la influencia maligna" de otros países.

Así lo expresó Pompeo en una declaración a la prensa luego dereunirse con Duque en Bogotá, en donde destacó el "apoyo brindado al presidente interino (de Venezuela) Juan Guaidó y por la transición democrática para una Venezuela soberana sin la influencia maligna de Cuba, Rusia e Irán".

Pompeo, quien termina en Colombia una gira suramericana llegó ayer a Bogotá procedente de la ciudad brasileña de Boa Vista, capital del estado amazónico de Roraima, donde se reunió con el canciller de ese país, Ernesto Araújo.

Sobre Venezuela, el presidente Duque aseguró que Colombia ha tenido una "política fraterna para atender hermanos y hermanas venezolanos, pero sabemos que la situación que se presenta allí es insostenible". "Esta semana la Organización de Naciones Unidas entregó un reporte donde confirma, a través de sus visitas en terreno, que Nicolás Maduro es un criminal de lesa humanidad y que su círculo cercano también está rodeado de criminales de lesa humanidad e insta a que se adelanten acciones en el marco de la justicia
internacional", agregó Duque.

Estados Unidos y Colombia, al igual que más de 50 países reconocen como presidente interino de Venezuela a Guaidó, jefe del Parlamento venezolano.
Pompeo también agradeció al Gobierno Duque el liderazgo "en la lucha contra Hezbolá en el hemisferio y por ejercer máxima presión sobre representantes de Irán (porque) es fundamental para la paz y la seguridad de todos los pueblos".

El secretario de Estado señaló que Estados Unidos y Colombia trabajan juntos porque "las naciones seguras y democráticas, que respetan el Estado de derecho, reflejan verdaderamente el deseo de sus pueblos y también son vecinos pacíficos y prósperos".

En su cuarta visita a Colombia, Pompeo destacó el manejo dado por Duque a la pandemia del coronavirus, que hasta el momento deja en el país 750.471 infectados y 23.850 fallecidos.

El funcionario estadounidense dijo que Duque realizó tareas "en el ámbito de la salud pública que salvaron decenas de miles de vidas" tanto de colombianos como de los migrantes venezolanos. Por su parte, Duque agradeció al Gobierno del presidente estadounidense Donald Trump el respaldo para luchar contra el terrorismo y el narcotráfico, delitos que generan violencia en Colombia.

(Con información de la agencia EFE y redes sociales)

Pompeo visita Guyana entre su paso por Brasil y Colombia

Pompeo en Guyana

El secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo visitó Guyana el viernes en busca de afianzar lazos con el país sudamericano.

En su breve visita, Pompeo y el presidente Irfaan Ali firmaron acuerdos para fortalecer las inversiones estadounidenses y la cooperación bilateral en energía e infraestructura, al tiempo que prometieron profundizar la cooperación en seguridad marítima y contra el tráfico de drogas.

Pompeo elogió el respaldo de Ali al Grupo de Lima, un organismo regional de naciones aliadas con Washington que ha propugnado por una solución diplomática a la crisis en Venezuela.

El nuevo presidente de Guyana hizo algunas de sus declaraciones más enérgicas hasta ahora sobre Venezuela. “Nosotros respaldamos la necesidad de elecciones libres y justas en nuestro hemisferio”, dijo Ali. “Con urgencia, creemos que los valores y principios democráticos deben ser respetados también en Venezuela”.

Es la primera visita de este tipo de un funcionario estadounidense de rango tan alto, y resalta la creciente importancia estratégica de Guyana. El país tiene frontera con Venezuela y es ahora un importante productor de petróleo, lo que lo hace un aliado atractivo para expandir la influencia política y económica de Estados Unidos en la región.

El viaje de Pompeo se produce luego de cinco meses de agitación política en Guyana tras una disputada elección en marzo. Ali fue juramentado en agosto tras una larga batalla legal, un recuento de votos ordenado por el tribunal supremo y presiones internacionales para la renuncia del presidente saliente David Granger.

“Estados Unidos está listo para ser su socio”, dijo Pompeo.

Durante una visita rápida a la ciudad brasileña de Boa Vista posteriormente en el día, Pompeo dijo que Estados Unidos está facilitando 348 millones de dólares adicionales a fin de ayudar a los refugiados venezolanos, incluidos 30 millones para los que se encuentran en Brasil, con lo que la contribución total suma más de 1.200 millones de dólares.

“Ellos quieren lo que todos los seres humanos: dignidad. Quieren una Venezuela democrática, pacífica y soberana a la que llamen patria, una donde ellos y sus hijos puedan encontrar empleos y vivir con esa dignidad”, declaró Pompeo al lado del canciller brasileño Ernesto Araújo.

Las escalas en Guayana y Brasil son parte de una gira de tres días por cuatro naciones, todas las cuales rodean a Venezuela, donde el intento del dirigente opositor Juan Guaidó para deponer a Maduro se ve cada vez más débil. El apoyo del gobierno de Trump a Guaidó ha sido una pieza clave de la política estadounidense en la región. Y casi seguramente va a ser centro de atención para miles de votantes hispanos en Florida, donde Trump está en una contienda apretada con el candidato presidencial demócrata Joe Biden.

Desde Caracas, Maduro acusó a Pompeo de emprender una “gira guerrerista” y de tratar de “poner a los gobiernos del continente a organizar una guerra contra Venezuela”.

“Pompeo está llamando a una guerra contra Venezuela, pero ha fracasado”, afirmó el mandatario durante un acto en el oeste de la capital que difundió la televisora estatal.

Sin presentar pruebas, Maduro acusó a Washington y a la oposición venezolana de haber activado planes para “perturbar gravemente la paz” de la nación suramericana, y reiteró el anuncio que realizó la semana pasada sobre la captura en el occidente del país del supuesto espía estadounidense Matthew John Heath, quien fue imputado de los delitos de terrorismo, tráfico ilícito de armas y asociación delictuosa.

“Es muy conspicuo que Pompeo esté visitando a todos los vecinos de Venezuela”, dijo Geoff Ramsey, del centro de estudios Washington Office on Latin America. “La realidad es que estamos en una campaña electoral nacional y esta es una Casa Blanca que ve la política sobre Venezuela como algo inextricablemente ligado a su campaña electoral en Florida”.

(Con información de AP y redes sociales)

Cientos de intelectuales de México se levantan contra López Obrador: "Esto tiene que parar"

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador.

Cientos de intelectuales mexicanos acusan al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de atentar contra la libertad de expresión y sembrar el odio en la sociedad mexicana.

El manifiesto "Esto tiene que parar" está firmado por 650 intelectuales, artistas y científicos ​que aseguran que Obrador “ha lesionado presupuestalmente a los organismos autónomos, ha tratado de humillar al poder judicial, ha golpeado a las instituciones culturales, científicas y académicas, y ahora pretende socavar la libertad de expresión”.

"La libertad de expresión está bajo asedio en México. Con ello, está amenazada la democracia. El presidente López Obrador utiliza un discurso permanente de estigmatización y difamación contra los que él llama sus adversarios. Al hacerlo, agravia a la sociedad, degrada el lenguaje público y rebaja la tribuna presidencial de la que debería emanar un discurso tolerante. El presidente profiere juicios y propala falsedades que siembran odio y división en la sociedad mexicana. Sus palabras son órdenes: tras ellas han llegado la censura, las sanciones administrativas y los amagos judiciales a los medios y publicaciones independientes que han criticado a su gobierno. Y la advertencia de que la opción para los críticos es callarse o dejar el país. El presidente ha despreciado la lucha de las mujeres y el feminismo, ha despreciado también el dolor de las víctimas por la violencia, ha ignorado los reclamos ambientalistas, ha lesionado presupuestalmente a los organismos autónomos, ha tratado de humillar al poder judicial, ha golpeado a las instituciones culturales, científicas y académicas, y ahora pretende socavar la libertad de expresión. Recordemos, por último, que no se estigmatiza a personas físicas o morales desde el poder presidencial sin ponerlas en riesgo. No se alimenta el rencor desde esa tribuna, sin que el odio llegue al río alguna vez", indica el manifiesto.

"Todo este grupo siempre apoyó la política neoliberal y ahora se sienten ofendidos cuando deberían de ofrecer disculpas porque se quedaron callados cuando se saqueó al país", dijo este viernes el mandatario, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

López Obrador sostuvo que las sucesivas Administraciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido Acción Nacional (PAN) mantuvieron el "control absoluto" de los medios de comunicación, que la prensa estaba "vendida" y que estos intelectuales eran "bien atendidos por el Gobierno".

"Nosotros no vamos a censurar a nadie, no vamos a perseguir a nadie, van a tener siempre garantizadas todas sus libertades. No somos autoritarios. No es el caso de los Gobiernos que ellos apoyaban", expresó.

Añez renuncia y alerta que está en juego la democracia (VIDEO)

La presidenta de Bolivia, Jeanine Añez, durante su discurso en el Palacio de Gobierno, en La Paz, el miércoles 22 de enero.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, ha anunciado que retira su candidatura para las elecciones de octubre.

"Hoy dejo de lado mi candidatura a la presidencia de Bolivia para cuidar la democracia", dijo Áñez que aspiraba como candidata por la alianza Juntos.

El propósito es mantener unido el voto contra el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales, "ayudar a la victoria de los que no queremos las dictadura", porque "si no nos unimos, vuelve Morales", expresó en un video difundido a los medios.

Si no nos unimos, la democracia pierde, (...) la dictadura gana", añadió, por lo que instó a dejar de lado diferencias.

"Hoy dejo de lado mi candidatura en homenaje a la libertad y a la democracia. Lo que está en juego en esta elección no es poca cosa. De verdad, está en juego la democracia en Bolivia", escribió en sus redes sociales.

Cargar más

XS
SM
MD
LG