Enlaces de accesibilidad

José Campos "Chamby"

¿Qué hay detrás del contrato de los hijos de Víctor Mesa en los Miami Marlins?

Los hijos de Víctor Mesa. Tomado de @victorvmesa.

Desde que se conoció que Los Marlins de Miami estaban interesados en los servicios de los hermanos Víctor Jr. y Víctor Víctor Mesa, hasta que los firmaron el pasado octubre 22, mucha de la prensa en español, en especial la cubana de Miami, ha elogiado la contratación de manera sin igual.

Cada paso ha sido documentado hasta el último detalle. La mayoría de las entrevistas, tanto escritas como radiales y televisivas, han estado llenas de halagos.

Me cuestiono el motivo de esta atracción debido a la incógnita que presentan estos dos muchachos.

¿Será que esperan que estos jóvenes puedan resucitar una franquicia sotanera, con un historial de fiascos publicitarios o será la añoranza a un tiempo pasado?

Comencemos con la primera. Ambos son jardineros y el más joven está por lo menos a 3 años de llegar al equipo grande. Eso es asumiendo que pueda triunfar en las diferentes ligas menores.

El mayor, de 22 años, a pesar de haber sido invitado al campo de entrenamiento de primavera, la gerencia ha reiterado que van a ser pacientes y que lo desarrollarán con cautela.

Todo esto me hace indicar que de inmediato no podrán aportar algo al equipo superior y por ende surgen mis dudas sobre la alta suma de sus contratos. Víctor Víctor fue firmado por $5.25 millones y Víctor Jr. recibió un millón de dólares.

Por lo tanto, la segunda opción de añorar los triunfos que representa el apellido Mesa es perturbadora. Significa regresar a un jugador muy controversial y por momentos aberrante.

No hay razón alguna de que estos muchachos sean sometidos constantemente a una comparación con su padre.

En definitiva Víctor Mesa representa todo lo que es contrario al baseball de Grandes Ligas: un pelotero amateur en una época donde la competencia internacional no llevaba peloteros profesionales, una ficha antigua de la Guerra fría, un defensor de la dictadura castrista.

Creo que es tiempo de que Los Miami Marlins se separen de una vez y por todas de este personaje controversial.

Vea todas las noticias de hoy

NASCAR, ingenio y amor al deporte mantuvieron al automovilismo invicto en la pandemia

Jimmie Johnson. Mark J. Rebilas-USA TODAY Sports via Reuters.

La asociación automovilística estadounidense NASCAR concluyó su temporada 2020 y eso merece un gran elogio.

Cuando la actual pandemia COVID-19 comenzó a crear estragos en el mundo del deporte y las diferentes especialidades tuvieron que cerrar las puertas, el automovilismo también cayó víctima.

Lo que separó este último de todos los demás fue la actitud de los dueños de escuadras y la fuerte jerarquía que dirige las competencias. Ambas unidas con el único propósito de salvar la temporada y por ende el deporte.

Para debidamente apreciar el esfuerzo de NASCAR, tenemos que remontarnos al 13 de marzo y comparar lo que las diferentes ligas y competencias de equipos estaban haciendo en ese momento.

El béisbol, considerado el pasatiempo nacional, estaba culminando con los campos primaverales y preparándose para la inauguración de su temporada regular el 26 de marzo.

Las negociaciones entre los dueños de equipos, la unión de peloteros y la MLB fueron verdaderas batallas campales; que por meses amenazaron con cancelar la faena 2020. No pasaba un día en que las acusaciones y oprobios de los diferentes campos hicieran daño a tan respetado deporte.

Finalmente, después de tres meses de negociaciones solo pudieron organizar una competencia de 60 partidos que se iniciaría el 23 de julio para continuar con una post-temporada bastante anémica.

Por otra parte, el baloncesto profesional que contaba con una gran popularidad, también entró en crisis. Este se encontraba a solo un mes de concluir la campaña regular y comenzar los play-offs.

La NBA, que por años se ha caracterizado por geniales comisionados, Walter Kennedy, Larry O’Brien, David Stern y en la actualidad Adam Silver, no llegaba a un arreglo entre jugadores y los dueños de franquicias.

Por primera vez se sintió un decline en el liderazgo y visión de lo que hasta ese momento era una competencia admirada por el mundo entero. Por último, se trazaron en llevar a cabo una competencia calificatoria hacia la post-temporada en una ciudad “Burbuja” y la cual comenzaría en julio 30.

La liga de hockey sobre hielo, NHL, básicamente compite con la NBA con la excepción de tres o cuatro semanas más tempranas; por lo tanto, sus decisiones fueron muy parecidas, solo que las negociaciones fueron más calmadas que la del deporte del aro y la pelota.

La última liga en esta lista de comparaciones es la MLS y la cual rige las competencias de balompié en EEUU. Esta cesó su actividad el 20 de marzo después de haber comenzado su temporada regular el 29 de febrero.

Contrario a la MLB, NBA y la NHL esta organización no tuvo ningún tipo de escándalo público debido a negociaciones. Simplemente el 10 de junio dieron la noticia de que resumirían sus actividades regulares el 12 de agosto.

Después de presentar las calamidades y vicisitudes de las otras ligas regresamos al triunfo de NASCAR.

Criticada desde un principio, no le puso atención a la negatividad y se dió a la tarea de crear una competencia virtual. Una serie de siete carreras entre los corredores más famosos del pasado y del presente; todos desde sus hogares usando simuladores.

La serie completa fue transmitida en vivo a través de una cadena nacional de televisión. El propósito de esta competencia fue de llenar un vacío entre los amantes del deporte y los cuales respondieron positivamente.

Contrario a las otras ligas que todos los días salían con nuevas ideas, demandas y fechas tentativas para después tener que posponerlas o cancelarlas; NASCAR jamás anunció fecha de reanudación, hasta que estuvieron seguros y listos de que sus planes podían lograr una temporada completa y no reducida como resultó con las otras empresas.

Por fin, el 30 de abril, los organizadores presentaron públicamente el calendario del año y la primera carrera se llevó a cabo en nombre de aquellos que estaban combatiendo la pandemia en primer plano.

Más adelante también bajo críticas y controversias admitieron a los primeros mil fanáticos al estadio. Este evento fue en la pista de Homestead, al sur de Miami, y todos los invitados de honor eran militares.

Esta decisión le abrió las puertas a que los seguidores del deporte pudieran presenciar los espectáculos en persona. La cantidad que admitían era basada en las leyes del estado donde se celebraba la competencia.

El resultado de la planificación y el esfuerzo de sacar la temporada adelante; dejando detrás el ego, la vanidad y la avaricia ha sido un total éxito deportivo en EEUU.

La campaña 2020 concluyó este pasado domingo 8 y no pudo haber sido mejor planeada. Todas las fechas se cumplieron. No existieron escándalos y el final no se podía haber esperado de mejor manera.

La NASCAR despidió a su máxima figura de los últimos años, Jimmy Johnson, quién aparentaba dejar un gran vacío; pero afortunadamente, bajo la circunstancia de la pandemia, nació una estrella. El hijo de otra gran figura del pasado, Bill Elliott, que creció básicamente detrás del volante, se llevó la corona.

Los llamados “Cuban” Dodgers: historia y actualidad

World Series Rays Dodgers Baseball

Hace tiempo que estaba por escribir esta columna, pero ahora con la participación de Los Dodgers de Los Ángeles en La Serie Mundial es inevitable publicarla.

En los últimos años la prensa, y en especial la de español, ha catalogado Los Dodgers como “Los Cuban Dodgers” por razones erróneas. Se han basado en las firmas de peloteros cubanos de tiempos recientes para llegar a tal conclusión.

Desafortunadamente esta última unión no ha sido muy provechosa para los residentes de California. Ejemplo de esto fueron los más de 100 millones de dólares mal gastados en las firmas de Alexander Guerrero, Erisbel Arruebarrena y Héctor Olivera. El resultado del retorno de la inversión fue abismal.

La otra adición que en un momento pareció próspera fue la de Yasiel Puig; pero al final fue tan grande la acumulación de problemas y dolores de cabeza, tanto dentro como fuera del terreno, que obligó a Los Dodgers deshacerse del jardinero cubano.

Sin embargo, la franquicia y el béisbol cubano tienen una larga trayectoria de trabajar juntos.

La gran atrapada de Emundo Amorós
La gran atrapada de Emundo Amorós

Por años los “Esquivadores”, como muchos le llamaban en Cuba y en aquel momento establecidos en Brooklyn, efectuaban campos de entrenamiento en la Isla. Fue ahí donde llevaron a Jackie Robinson antes de que este rompiera la barrera racial del deporte.

El Dr. Julio “Monchi” de Arcos gerente general del equipo Almendares siempre mantuvo una estrecha relación con la familia O'Malley, dueños de la franquicia estadounidense.

Al mismo tiempo los jugadores del equipo cubano tenían un trato preferencial cuando venía la hora de juzgarles el talento. Interesantemente ambos conjuntos llevaban en común el color azul.

Cuando se vaya a hablar de la representación cubana en tan prestigiosa organización es difícil como comenzar, ya que ha sido triunfal en todo nivel.

Adolfo Luque
Adolfo Luque

Empezando en los años 20s el primer lanzador cubano y extranjero que despertó interés en el Brooklyn fue el inmortal Adolfo Luque quién finalmente fue obtenido en el 1930. Luego más tarde en la década del 50 desfilaron El Látigo Gutiérrez, un lanzador que su verdadero nombre era Rene Valdés y el torpedero Humberto Fernández al cual apodaron “Chico”. Ya en las postrimerías de sus carreras y lejos de sus años de gloria, el campo corto Zoilo Versalles y el gran Camilo Pascual vistieron la franela azul.

Dentro de todos estos peloteros no podemos olvidar los logros de otros cubanos; que a pesar de no haber participado como jugadores fueron fundamentales en los éxitos del club.

Pedro Gómez, más conocido como Preston, fue el primer cubano en trabajar como coach de tercera base para Los Azules californianos. Puesto que le ofreció la oportunidad de mas tarde poder convertirse en el primer manager cubano oficial en un club de Grandes Ligas.

World Series Rays Dodgers Baseball
World Series Rays Dodgers Baseball

Los caza-talentos Corito Varona y Regino Otero contribuyeron extensamente en la organización por muchos años, habiendo Otero firmado a estrellas de la talla de Pedro Guerrero y Varona dando el visto bueno para firmar al pitcher zurdo Fernando Valenzuela.

Actualmente Miguel “Mike” Brito es uno de sus scouts más importantes y cuenta entre sus logros al lanzador zurdo Julio Urías y el icónico Fernando.

Rafael Avila.
Rafael Avila.

Pero cuando hablamos de scouts en esa franquicia, nos honramos en decir el nombre de Rafael “Ralph” Ávila, Vice-Presidente de por vida. Ávila estableció los campos de entrenamiento en La República Dominicana y bajo su liderazgo contrató 45 jugadores que llegaron a Las Grandes Ligas incluyendo el miembro del Salón De La Fama Pedro Martínez. Su carrera fue tan ilustre que cuenta con un espacio personal en dicho Salón.

Finalmente, el pelotero cubano y probablemente hispano, mas insigne de Los Dodgers de Brooklyn es el matancero Edmundo Amorós.

Aquel Sandy que hizo una de las mejores atrapadas en la historia de las Series Mundiales y que los ayudó a ganar su primer trofeo.

Si le vamos a llamar “Los Cuban Dodgers”, en esta temporada solo cuentan con Kike Hernández, un boricua que lleva sangre cubana, vamos a hacerlo por las verdaderas razones.

Cubano Luis Pino da primer paso hacia Grandes Ligas

Luis Mario Pino

El joven pelotero cubano Luis Pino quién recientemente se mudó a República Dominicana en busqueda de una oportunidad de poder llegar a Las Grandes Ligas, ha logrado su primer paso.

Ocho franquicias han llevado a cabo pruebas con el jardinero de 6 pies y 180 libras que en la actualidad cuenta con 16 años de edad.

Según fuentes allegadas a Radio Martí, Pino posee cualidades por arriba del promedio pero no similares a las del novato Luis Robert de Los Medias Blancas de Chicago.

Entre los equipos que están mas interesados se encuentran Los Medias Rojas de Boston, Los Atléticos de Oakland, Los Manta Rayas de Tampa Bay y Los Medias Blancas de Chicago.

Se espera que también que Los Padres de San Diego, Los Cachorros de Chicago y Los Gigantes de San Francisco le hagan una oferta.

De acuerdo a un reporte de Enrique Rojas de ESPN, Tampa Bay y Oakland son los favoritos de firmar al criollo mientras que Boston está bien interesado.

El dilema de este último equipo es la experiencia sufrida con Rusney Castillo, al cual firmaron bajo las mismas circunstancias por 72 millones de dólares.

A diferencia de tiempos pasados, donde los peloteros cubanos recibían exorbitantes cantidades de dinero, el joven Pino estaría contemplando una oferta de alrededor de un millón de dólares

Miami, la ciudad “Burbuja”

Celebración de los Miami Heat en Lake Buena Vista, Florida. (AP Photo/Mark J. Terrill)

Cuando toda actividad deportiva se paralizó a raíz de la crisis mundial causada por el coronavirus, cada especialidad se dió a la tarea de crear un plan de regreso a las competencias.

Casi todas las opciones fueron descartadas por la incertidumbre del momento. Recordemos que la orden del día era postergar los eventos y rezar por una pronta vacuna.

Los primeros deportes en reaccionar con un plan de ataque fueron las ligas europeas de fútbol y los deportes motorizados.

Estos últimos son más fácil de entender porque los carros solo llevan un conductor, pero el balompié era más complicado por la cantidad de atletas jugando al mismo tiempo.

Los diferentes países del viejo continente llegaron a la conclusión de concentrar a cada equipo en un solo lugar, no dejar salir a los jugadores y efectuar el partido a puertas cerradas sin fanáticos.

En ese momento nació el concepto de “La Burbuja”.

En EEUU, tres de los cuatro deportes colectivos más importantes (béisbol, baloncesto y hockey sobre hielo), decidieron implementar la iniciativa. Solo el football Americano se negó porque hasta ese momento no le afectaba en su fecha de apertura.

El béisbol decidió por obligar a los equipos a que cumplieran sus cuarentenas en sus respectivos campos de entrenamiento.

El hockey sobre hielo escogió a Edmonton y Toronto como ciudades anfitrionas.

Mientras tanto, la liga profesional de baloncesto fue un paso más allá y determinó que todos los partidos, más los playoffs se llevarían a cabo en un solo sitio, el cual resultó ser el Complejo Deportivo de Disney World en la ciudad de Orlando.

Miami ha sido la gran sorpresa de las temporadas de “La Burbuja”.

Cuando ya finalmente las diferentes ligas continuaron sus temporadas, en el caso del béisbol comenzó, los equipos miamenses no tenían mucha esperanza.

El Miami Heat antes de la interrupción de la NBA había jugado bien y estaba en buena posición de entrar en la post-temporada; pero existía la interrogante de cómo los jugadores jóvenes reaccionarían a la larga ausencia del tabloncillo.

Mientras tanto en béisbol, Los Marlins venían de una campaña en la cual habían sido derrotados 105 veces y el futuro no era prometedor.

El calendario no los acompañaba puesto que solamente iban a enfrentarse a los equipos de las dos divisiones del este. Entre estos se encontraban los campeones mundiales Nacionales de Washington, Yankees de Nueva York, Medias Rojas de Boston, Bravos de Atlanta y las Manta Rayas de Tampa.

Para sorpresa de la gran mayoría de los seguidores de las dos franquicias, la prensa local y en particular, la nacional, los representantes miamenses han sobrepasado las expectativas.

Los Marlins, después de calificar venciendo a los Yankees, esta tarde abrirán frente a los Cachorros de Chicago en lo que será su primera aparición en playoffs desde el año 2003.

Por otro lado el equipo de baloncesto concluyó su dominio en la conferencia del Este coronándose como campeón y ahora se enfrentarán a Lebron James y Los Lakers de Los Angeles .

Dentro de toda la presente angustia esto dos equipos han sido un símbolo de esperanza para Miami.

Temporada 2020 en MLB: el año del asterisco

Juego entre los Gigantes de San Francisco y los Padres de San Diego.

El pasatiempo nacional estadounidense, más conocido como béisbol, es probablemente el ejemplo más vivo de como el deporte ha sufrido por causa del COVID-19.

Una temporada que debería de haber comenzado el primero de abril nunca tuvo un plan definido. Desde el principio jamás existió una decisión unánime, ni siquiera mayoritaria, que dirigiera lo que sería la edición del 2020.

Batallas entre los dueños de equipos y el sindicato de jugadores era la actividad que predominaba. Las diferencias iban desde que cantidad de partidos se jugarían hasta cuantos jugadores llevarían en el roster.

¿Cuál fue el resultado de tanta discordia?

Que cuando finalmente se dio la voz de “Play Ball”, más de la mitad de una campaña regular se había perdido y anunciaron que en la temporada del 2020 solo se realizarían 60 encuentros.

temporada que debería de haber comenzado el primero de abril nunca tuvo un plan definido ...


En adición a todo lo anterior, el amante del deporte de las bolas y los strikes, ha tenido que soportar cambios implementados por las Grandes Ligas (MLB) para tratar de llegar a la cifra acordada. Los ejemplos más notables son; los de reducir las jornadas de doble juego a 7 entradas por partido. La otra regla controversial es la de comenzar los extra innings con un corredor en segunda base sin outs.

Para poner esto en perspectiva; en una doble cartelera, si alguno de los dos juegos termina empatado en el séptimo capítulo, el octavo comenzaría con un corredor en segunda sin outs. Peor aún, ese corredor, si no es un emergente, es el último out del episodio anterior.

Todos estos cambios e implementaciones de reglas, sumados a la reducida cantidad de partidos solo logran alejar del diamante al verdadero fanático.

Una sugerencia a Las Grandes Ligas. Si quieren minimizar el daño causado hasta el momento, no deberían de entregar ningún premio individual.

¿Cómo se puede recompensar a un lanzador con el Trofeo Cy Young con 8 victorias y menos de 90 entradas lanzadas?¿En realidad se le puede llamar campeón de bateo a un pelotero con menos de 250 turnos en el plato?

Son tantas las categorías ofensivas y defensivas que comparadas con una temporada regular lucirían ridículas.

¿Dónde está la integridad de un deporte que proclama a los cuatro vientos su pureza y tradición?

¿En realidad se le puede llamar campeón de bateo a un pelotero con menos de 250 turnos en el plato? ...


Recordemos que, por años, los jerarcas del béisbol, obligaron a poner un asterisco al lado del nombre de Roger Maris porque este había pegado un jonrón más que Babe Ruth; pero lo había logrado en ocho juegos extra. El nombrar a los líderes de todas las categorías como “Campeón de” es una farsa.

Igualar la actuación de un pelotero que solamente juega 60 partidos a uno que lo logra en 140 o 162 es simplemente “inflar un globo”.

Las proezas de Ted Williams, Babe Ruth, Bob Gibson, Ichiro Suzuki, Nolan Ryan y muchas otras figuras legendarias, corren el peligro de ser “aguadas”.

Sin duda alguna que, para el béisbol de Grandes Ligas, el 2020 es y será el “Año del Asterisco”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG