Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Obama promete dejar menos de 100 presos en Guantánamo en 2016

La prisión de Guantánamo. (Departamento de Defensa)

El presidente ofreció una rueda de prensa para hacer balance del año antes de iniciar sus vacaciones navideñas, que pasará en Hawai en compañía de su familia.

En el cierre de un año agitado, el presidente Barack Obama el viernes buscó sentar las bases del que será su último año en funciones con la promesa de no esfumarse sino dedicar los meses que le restan a impulsar sus objetivos.

"En 2016, voy a dejar todo en el campo", dijo.

En su conferencia anual de fin de año, Obama dijo que en el 2015 se produjeron avances significativos de su agenda, con triunfos importantes como los acuerdos diplomáticos con Irán y Cuba y el acuerdo comercial Transpacífico.

Elogió a la Corte Suprema por su fallo que legaliza el matrimonio gay y al Congreso por su modificación de la ley llamada "Que ningún niño quede rezagado", que considera otras tantas victorias para sus causas.

En su última conferencia de prensa del 2015, Obama aseguró que su objetivo es que en la cárcel de la Base Naval de Guantánamo (Cuba) queden menos de cien presos en 2016, y que más de medio centenar que no pueden ser liberados o están pendientes de juicio se reubiquen con la aprobación del Congreso.

Los reclusos pendientes de juicio en las comisiones militares creadas para juzgar a combatientes yihadistas o que no pueden salir en libertad al ser considerados una amenaza, son el "mayor desafío en este momento", afirmó a los periodistas desde la sala de prensa de la Casa Blanca.

El presidente aseguró que su objetivo es que en el nuevo año los prisioneros se reduzcan por debajo del centenar, mientras que la "población (reclusa) irreducible" podrá salir del penal para su definitivo cierre con un acuerdo con el Congreso que incluya garantías de seguridad.

El mandatario indicó que el cierre del penal de Guantánamo, creado en 2002 por el entonces presidente de EEUU, George W. Bush, es lo más "sensato", porque esa cárcel es "el mayor imán de reclutamiento para el yihadismo", además de costar centenares de millones de dólares anuales.

El presidente también se refirió al conflicto en Siria y sugirió que Bashar Al Asad debe dejar el cargo para que cese la guerra civil en el país y aseguró que mantenerlo en el poder convertiría a Estados Unidos aún más en un objetivo del terrorismo yihadista.

"No decir nada ante un líder autoritario que mata a sus propios ciudadanos es contrario a los que somos y a nuestros intereses, en este punto. Eso nos haría más un objetivo".

"Asad se va a tener que ir para que cese la sangría en el país y todas las partes continúen hacia adelante por un camino no sectario. Él perdió la legitimidad a los ojos de la mayoría del país", añadió el mandatario.

"La paz en Siria no puede llegar hasta que haya un Gobierno que sea reconocido como legítimo por la mayoría del país, y eso no va a pasar (con Asad). Esta es la discusión que tengo repetidamente con Putin (el presidente ruso)", afirmó hoy Obama.

"Los rusos están reconociendo que después de dos meses no están consiguiendo mucho, porque solo puedes bombardear hasta cierto punto
cuanto tienes un país entero sobrepasado que no siente que (Asad) le representa", añadió.

Obama insistió en que lo que debe hacerse es buscar una transición política que mantenga el Estado de Siria y con la que se inicie un cese al fuego.

"Un cese al fuego que no será perfecto, pero que permitiría que todos volvieran al que debe ser el objetivo número uno, vencer al Estado Islámico (EI) y a sus aliados en la región", sostuvo.

"No va a ser un proceso fácil, pero no hay atajos posibles. Esto no está basado en idealismo por mi parte, sino en cálculos fundados", concluyó el presidente.

Vea todas las noticias de hoy

Estados Unidos celebra el 246 aniversario de su Independencia

Una mujer observa los fuegos artificiales y sostiene una bandera de los Estados Unidos durante la celebración del 4 de julio.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y la primera dama, Jill Biden, organizarán una parrillada del 4 de julio para familias de militares en el jardín sur de la Casa Blanca el lunes por la tarde. También verán más tarde en el día la exhibición de fuegos artificiales del Día de la Independencia en el National Mall.

Exhibiciones de fuegos artificiales, grandes y pequeñas, iluminarán el cielo nocturno en ciudades desde Nueva York hasta Seattle, desde Chicago hasta Dallas. Sin embargo, otros, particularmente en las regiones del oeste afectadas por la sequía y propensas a los incendios forestales, se abstendrán de ellos.

Phoenix también se está quedando sin fuegos artificiales, no por la pandemia o las preocupaciones por los incendios, sino por problemas en la cadena de suministro.

En emotivas ceremonias en todo el país, algunos residentes más nuevos prestarán juramento de ciudadanía, lo que los calificará para votar por primera vez en las próximas elecciones de medio período.

El 4 de julio es el día más patriótico del calendario estadounidense. El Día de la Independencia celebra la decisión de las 13 colonias originales de renunciar al dominio británico y formar los Estados Unidos. Sin embargo, esa decisión no sucedió el 4 de julio.

De hecho, los representantes de las colonias votaron por la independencia el 2 de julio de 1776. Dos días después, aprobaron la Declaración de Independencia, un documento que explicaba el voto. Muchos creían que el país debería celebrar el 2 de julio el aniversario de la votación. Sin embargo, las copias de la declaración circularon tan ampliamente que el 4 de julio se convirtió en el día para recordar.

Las celebraciones modernas del 4 de julio incluyen desfiles, picnics, discursos políticos y fuegos artificiales.

Sin embargo, la esclavitud de los negros se practicó ampliamente dentro de las colonias mientras los padres fundadores trabajaban para obtener su propia independencia de Gran Bretaña.

Lo que los colonos querían para sí mismos, aparentemente no creían que sus esclavos también tuvieran derecho, a pesar de que la Declaración incluye este pasaje:

“Sostenemos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres son creados iguales, que su Creador los dotó de ciertos derechos inalienables, que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”.

Estados Unidos ha estado luchando con esa inconsistencia desde entonces.

[Con información de The Associated Press]

El Supremo abre camino para el fin del programa "Quédate en México" de Trump

Caravana de migrantes rumbo a EE.UU. esperan visados en Chiapas en junio de 2022

El Tribunal Supremo de Estados Unidos abrió este jueves el camino para que el Gobierno de Joe Biden pueda poner fin al polémico programa "Quédate en México", que obliga a los solicitantes de asilo a esperar su proceso del otro lado de la frontera.

Esta política, conocida oficialmente como Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, en inglés), fue instaurada en 2019 por el entonces presidente Donald Trump y afectó a más de 60.000 personas, muchas de las cuales quedaron hacinadas en campamentos en el norte de México.

Tras el fallo, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), dirigido por Alejandro Mayorkas, avanzó en un escueto comunicado que continuará "sus esfuerzos por terminar el programa tan pronto como sea legalmente posible".

El alto tribunal le dio la razón a Biden en su intención de tumbar el programa apenas tres días después de que fuera hallado en San Antonio (Texas) un camión en el que murieron por asfixia 53 indocumentados, reflejo de la situación dramática que se vive en la frontera con México.

Falla a favor de Biden

El líder demócrata ha tratado de acabar con la política de su antecesor desde que puso un pie en el Despacho Oval en enero de 2021, pero desde entonces se ha enzarzado en una enrevesada batalla legal con los estados de Texas y de Misuri, gobernados por republicanos, que han bloqueado sus intentos.


Con cinco votos a favor y cuatro en contra, el Supremo falló que el memorando con el que la Administración de Biden intentó poner fin en octubre del año pasado a "Quédate en México" no infringió la ley federal de inmigración. "No sabemos cuándo va a ocurrir, pero el fallo significa que la Administración de Biden puede acabar con el programa en un corto plazo", dijo a Efe Aaron Reichlin-Melnick, experto en migración del American Immigration Council.

El fallo fue redactado por el presidente del Supremo, John Roberts, con el apoyo del juez conservador Brett Kavanaugh y de los tres progresistas, Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan.


El texto supone un respiro para Biden tras los últimos reveses propiciados por la mayoría conservadora del tribunal, que tumbó el derecho constitucional al aborto y limitó la capacidad del Gobierno para obligar a las empresas a reducir las emisiones contaminantes.

El líder del comité de Exteriores del Senado, Bob Menéndez, fue de los primeros demócratas en celebrar la decisión, pues consideró que "Quédate en México" es "una de las políticas antiinmigración más destructivas e inhumanas del legado de Donald Trump".

Urgen el fin del programa

Varias organizaciones defensoras de los derechos de los migrantes expresaron también su satisfacción, pero pidieron cautela y urgieron a Biden a tomar cartas en el asunto.

"Es una muy buena noticia, pero es importante destacar que es solo una victoria legal. La política de 'Quédate en México' aún está vigente", dijo a Efe Claudia Tristán, directora del programa de migración de la organización Mamás al Poder.

El programa fue instaurado por Trump en 2019 como parte de su
política de tolerancia cero con la inmigración, con la colaboración del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en México.


Con esta política, se ha devuelto a México a miles de personas que llegaban a los puentes fronterizos de Estados Unidos, dificultando su acceso a representación legal y exponiéndolas en muchos casos a las redes de delincuencia del norte del país latinoamericano.

"En algunas ciudades de México los migrantes han sido violados, secuestrados y han sufrido varias formas de violencia", denunció Tristán.

Biden intentó acabar con este modelo el año pasado, pero los fiscales generales de Texas y Misuri lograron que un juez federal del primer estado ordenara el restablecimiento de los MPP.

En agosto, una corte federal de apelaciones y el Tribunal Supremo rechazaron los esfuerzos del Gobierno por bloquear la resolución del juez de Texas. En octubre, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, publicó un memorando por el que revocaba de nuevo "Quédate en México", pero el Ejecutivo tuvo que reactivar en diciembre el programa tras otro fallo judicial.

Sistema de asilo desmantelado

Con el fin de "Quédate en México", Biden intenta reconstruir el sistema de asilo desmantelado por Trump, en un momento en que la frontera vive una presión sin precedentes, con 1,7 millones de indocumentados en 2021.

Pero, aunque se levanten los MPP, el legado de Trump seguirá vigente mediante el Título 42, una política sanitaria instaurada a raíz de la pandemia de covid-19 que permite deportar automáticamente a los indocumentados sin derecho a que soliciten asilo.

El Gobierno de Biden ha intentado levantar también el Título 42, pero de momento ha chocado con la Justicia.

"Mientras el Título 42 siga en pie, miles de migrantes seguirán siendo deportados sin acceso al proceso de asilo. Así que mucha gente no se verá beneficiada por el fallo del Supremo", subrayó Reichlin-Melnick.

EEUU reitera su preocupación por "duras condenas" a manifestantes del 11J en Cuba

Un manifestante detenido en La Habana, el 11 de julio, en las protestas contra el gobernante Miguel Díaz-Canel. ( YAMIL LAGE / AFP)

Estados Unidos expresó una vez más su preocupación ante las sentencias impuestas a los manifestantes políticos de la isla y reiteró que continuará trabajando junto a sus socios del mundo para demostrar el apoyo y la exigencia al respeto de los derechos humanos de los presos políticos cubanos.

En un comunicado de prensa, Ned Price, portavoz del Departamento de Estado de EEUU, recordó este jueves que en Cuba han sido sentenciados más de 550 manifestantes, incluidos unos 20 menores de edad. Entre todos, destaca el funcionario estadounidense, suman más de 4.000 años combinados de prisión.

“Los manifestantes son condenados a prisión, trabajos forzados u otras medidas punitivas”, denunció.

Price recordó que más de 700 manifestantes permanecen detenidos “por cargos arbitrarios”, tras salir a protestar pacíficamente el 11 de julio para pedir libertad.

“A pesar de las pruebas en video, y fotográficas, que demuestran lo contrario, el gobierno cubano intenta justificar sus detenciones, procesamientos y sentencias draconianas al afirmar falsamente que las protestas fueron en gran parte violentas”, subrayó el vocero de la cancillería de EEUU.

Price denunció el hecho de que los agentes de la dictadura cubana acosen, detengan y amenacen a las madres de menores de edad detenidos del 11J, o de aquellos que recibieron condenas “de trabajos forzados”, por solo “hablar públicamente sobre sus hijos”.

Aseguró, además, que el accionar del régimen tiene como finalidad callar al pueblo, para que no “haga valer sus derechos y generar temor a represalias”.

A casi un año de las protestas del 11J, este martes, el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, exigió la liberación de los condenados por manifestarse pacíficamente ese día. "A medida que nos acercamos al aniversario del #11J, los manifestantes que siguen detenidos deben ser devueltos a sus familias", aseveró.

Corte Suprema avala decisión de Biden de poner fin a política "Permanecer en México"

Sede de la Corte Suprema de Estados Unidos, en Washington, D.C. (AP Foto/Jacquelyn Martin)

WASHINGTON (AP) — La Corte Suprema de Estados Unidos falló el jueves que el gobierno del presidente Joe Biden canceló correctamente una política de la era del presidente Donald Trump, que obligaba a algunos solicitantes de asilo a esperar en México para recibir audiencia.

La decisión de los jueces, por votación de 5 a 4, se produjo en un caso sobre la política de "Permanecer en México" implementada durante el gobierno de Trump. El presidente del máximo tribunal del país, John Roberts, redactó la decisión, a la que se sumaron su colega conservador Brett Kavanaugh y los tres jueces progresistas del tribunal: Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan.

El presidente Joe Biden suspendió el programa en enero de 2021, en su primer día en el cargo, pero varios tribunales inferiores ordenaron que se restableciera en respuesta a una demanda de republicanos en Texas y Missouri. El gobierno federal actual ha enviado a muchas menos personas de regreso a México que la administración de Trump.

El corazón de la lucha legal era si las autoridades de inmigración, con mucha menos capacidad de detención de la necesaria, tenían que enviar a las personas de vuelta a suelo mexicano o si tenían la discreción bajo la ley federal para liberar a los solicitantes de asilo en Estados Unidos mientras esperaban sus audiencias.


Unas 70.000 personas se inscribieron en el programa —conocido oficialmente en español como "Protocolos de protección al migrante" pero mejor conocido como "Permanecer en México"—, después de que el presidente Trump lo lanzara en 2019 y lo convirtiera en una pieza central de los esfuerzos para disuadir a los solicitantes de asilo.

Después de la suspensión del programa por parte de Biden, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, le puso fin en junio de 2021. En octubre, el Departamento presentó justificaciones adicionales para la desaparición de la política, pero sin éxito en los tribunales.

El programa se reanudó en diciembre, pero apenas 3.000 migrantes se habían inscrito a finales de marzo, durante un período en el que las autoridades de Estados Unidos realizaron unas 700.000 detenciones de migrantes en la frontera con México.

Los estados liderados por demócratas y los grupos progresistas estaban del lado del gobierno. Los estados dirigidos por republicanos y los grupos conservadores se pusieron del lado de Texas y Missouri.

El caso es Biden vs. Texas, 21-954.

update

Tragedia en Texas: 50 inmigrantes muertos tras quedar atrapados en un camión

El operativo policial para el rescate de los migrantes en San Antonio, Texas.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo el martes que 22 de los migrantes fallecidos en un camión abandonado en San Antonio, Texas, eran mexicanos y anunció que el 12 de julio visitará al presidente Joe Biden en Washington y que en esa cita “este tema es central”.

Según las autoridades de San Antonio, en total 50 migrantes murieron; 46 de ellos fueron encontrados muertos dentro y cerca del camión de carga, y otros cuatro perecieron más tarde en hospitales, en un presunto intento de ingresar sin autorización a Estados Unidos. Además, más de una decena de personas -entre ellos cuatro niños- permanecen hospitalizadas.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard dijo en su cuenta de Twitter que la cifra de muertos era de 50, poco antes de que la cifra fuera confirmada por las autoridades en Estados Unidos.

En su conferencia de prensa matutina, López Obrador lamentó la “tremenda desgracia” ocurrida en Estados Unidos que, según dijo, tiene que ver “con la situación de pobreza, de desesperación de hermanos centroamericanos, de mexicanos”.

Agregó que estos eventos suceden por la “falta de controles” en la frontera de México con Estados Unidos y en el interior de Estados Unidos.

Tras anunciar que México hará una investigación “en lo que a nosotros nos corresponde” confirmó que la ya anunciada visita a la Casa Blanca será el próximo 12 de julio y que en esa cita “este tema es central”.

“Esto es una amarga prueba de que hay que seguir insistiendo en apoyar a la gente para que no tenga necesidad de abandonar sus pueblos para irse a buscar la vida al otro lado de la frontera”, agregó.

Ebrard aseguró, a través de su cuenta de Twitter, que la agenda del encuentro “ya ha sido acordada con el secretario de Estado, Antony Blinken, y el equipo de la Casa Blanca”.

16 hospitalizados, entre ellos 4 niños

Es una de las tragedias más letales de entre las que se han cobrado miles de vidas de personas que trataban de cruzar la frontera estadounidense desde México en las últimas décadas. Diez migrantes murieron en 2017 tras quedar atrapados en el interior de un camión que estaba estacionado en un Walmart en San Antonio. En 2003, 19 migrantes fueron hallados en un sofocante camión al sureste de esa mima ciudad de Texas.

El sur del estado ha sido durante mucho tiempo la zona preferida para los cruces fronterizos ilegales. Los migrantes pasan por los puestos de control de la Patrulla Fronteriza en vehículos hacia San Antonio, primera ciudad importante, desde donde se dispersan por todo Estados Unidos.

Un trabajador municipal que se encontraba en una remota carrera en el suroeste de San Antonio fue alertado de la situación por un grito de auxilio poco antes de las 18:00 horas del lunes, explicó el jefe de policía William McManus. Los agentes llegaron y se encontraron un cuerpo en el suelo fuera del camión y una puerta de acceso a la caja parcialmente abierta, añadió.

Horas más tarde, las bolsas para cadáveres yacían esparcidas por el suelo cerca del remolque en un macabro recordatorio de la tragedia. Todavía quedaban cuerpos en el interior.

Entre las 16 personas trasladadas a hospitales con afecciones relacionadas con el calor había 12 adultos y cuatro niños, informó el jefe de bomberos Charles Hood. Los pacientes estaban calientes al tacto y deshidratados, y no se encontró agua en el vehículo, señaló.

"Sufrían un golpe de calor y agotamiento", apuntó Hood. "Era un tráiler refrigerado, pero no había ninguna unidad visible de aire acondicionado que funcionaria en ese camión".

El alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg, dijo que los 46 fallecidos tenían "familias que probablemente trataban de encontrar una vida mejor".

"Esto no es nada menos que una horrible tragedia humana", manifestó Nirenberg.
Las personas que iban a bordo del camión formaban parte de un presunto intento de contrabando de migrantes y el área de Investigaciones de Seguridad Nacional estaba llevando a cabo una investigación, indicó McManus.

Tres personas fueron detenidas, pero no estaba claro si estaban relacionadas con el tráfico de personas, agregó el jefe policial.

Los tráilers se volvieron un método popular de contrabando en los primeros años de la década de 1990, tras el incremento en la vigilancia fronteriza en San Diego y El Paso, Texas, que en aquella época eran los corredores más transitados por los migrantes que entraban de manera ilegal en Estados Unidos.

Cargar más

XS
SM
MD
LG