Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Obama promete dejar menos de 100 presos en Guantánamo en 2016

La prisión de Guantánamo. (Departamento de Defensa)

El presidente ofreció una rueda de prensa para hacer balance del año antes de iniciar sus vacaciones navideñas, que pasará en Hawai en compañía de su familia.

En el cierre de un año agitado, el presidente Barack Obama el viernes buscó sentar las bases del que será su último año en funciones con la promesa de no esfumarse sino dedicar los meses que le restan a impulsar sus objetivos.

"En 2016, voy a dejar todo en el campo", dijo.

En su conferencia anual de fin de año, Obama dijo que en el 2015 se produjeron avances significativos de su agenda, con triunfos importantes como los acuerdos diplomáticos con Irán y Cuba y el acuerdo comercial Transpacífico.

Elogió a la Corte Suprema por su fallo que legaliza el matrimonio gay y al Congreso por su modificación de la ley llamada "Que ningún niño quede rezagado", que considera otras tantas victorias para sus causas.

En su última conferencia de prensa del 2015, Obama aseguró que su objetivo es que en la cárcel de la Base Naval de Guantánamo (Cuba) queden menos de cien presos en 2016, y que más de medio centenar que no pueden ser liberados o están pendientes de juicio se reubiquen con la aprobación del Congreso.

Los reclusos pendientes de juicio en las comisiones militares creadas para juzgar a combatientes yihadistas o que no pueden salir en libertad al ser considerados una amenaza, son el "mayor desafío en este momento", afirmó a los periodistas desde la sala de prensa de la Casa Blanca.

El presidente aseguró que su objetivo es que en el nuevo año los prisioneros se reduzcan por debajo del centenar, mientras que la "población (reclusa) irreducible" podrá salir del penal para su definitivo cierre con un acuerdo con el Congreso que incluya garantías de seguridad.

El mandatario indicó que el cierre del penal de Guantánamo, creado en 2002 por el entonces presidente de EEUU, George W. Bush, es lo más "sensato", porque esa cárcel es "el mayor imán de reclutamiento para el yihadismo", además de costar centenares de millones de dólares anuales.

El presidente también se refirió al conflicto en Siria y sugirió que Bashar Al Asad debe dejar el cargo para que cese la guerra civil en el país y aseguró que mantenerlo en el poder convertiría a Estados Unidos aún más en un objetivo del terrorismo yihadista.

"No decir nada ante un líder autoritario que mata a sus propios ciudadanos es contrario a los que somos y a nuestros intereses, en este punto. Eso nos haría más un objetivo".

"Asad se va a tener que ir para que cese la sangría en el país y todas las partes continúen hacia adelante por un camino no sectario. Él perdió la legitimidad a los ojos de la mayoría del país", añadió el mandatario.

"La paz en Siria no puede llegar hasta que haya un Gobierno que sea reconocido como legítimo por la mayoría del país, y eso no va a pasar (con Asad). Esta es la discusión que tengo repetidamente con Putin (el presidente ruso)", afirmó hoy Obama.

"Los rusos están reconociendo que después de dos meses no están consiguiendo mucho, porque solo puedes bombardear hasta cierto punto
cuanto tienes un país entero sobrepasado que no siente que (Asad) le representa", añadió.

Obama insistió en que lo que debe hacerse es buscar una transición política que mantenga el Estado de Siria y con la que se inicie un cese al fuego.

"Un cese al fuego que no será perfecto, pero que permitiría que todos volvieran al que debe ser el objetivo número uno, vencer al Estado Islámico (EI) y a sus aliados en la región", sostuvo.

"No va a ser un proceso fácil, pero no hay atajos posibles. Esto no está basado en idealismo por mi parte, sino en cálculos fundados", concluyó el presidente.

Vea todas las noticias de hoy

Cubanoamericano Claver-Carone será anfitrión de foro de comercio en el marco de la Cumbre de las Américas

Mauricio Claver-Carone, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, con sede en Washington, DC. (AP Foto/Juan Karita).

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el cubanoamericano Mauricio Claver-Carone, organizará un foro sobre comercio e inversión para las Américas el 7 de junio del 2022.

El foro reunirá "a los ministros regionales de comercio y relaciones exteriores, y jefes ejecutivos de empresas globales para conversar sobre inversiones y cadenas regionales de suministro, temas relacionados con el comercio sostenible y el cambio climático, y el comercio y la economía digital", precisó el BID en un comunicado.

Este evento de alcance hemisférico —que tendrá lugar en Los Ángeles, California— se alinea con la Visión 2025, la hoja de ruta del BID para acelerar el crecimiento inclusivo y sostenible, incluso a través de un mejor aprovechamiento del sector privado, señaló el comunicado.

A través del foro de comercio e inversión, el BID —la única institución financiera internacional que está financiando activamente el nearshoring— "busca seguir ayudando a América Latina y el Caribe a aprovechar esta oportunidad única que hoy se presenta para aumentar la integración y la participación regionales en el actual realineamiento global de las cadenas de suministro".

"Estamos priorizando la acción, y esperamos profundizar nuestra participación para utilizar de manera plena el amplio conjunto de herramientas de nearshoring que hemos desarrollado para ayudar a los países y las empresas a aprovechar la regionalización de las cadenas de suministro. Este foro puede servir de base para obtener resultados. Los foros como este, que unen a los sectores público y privado, reflejan nuestra visión para un BID verdaderamente del siglo XXI. Ahora es el momento de capitalizar los sectores que pueden impulsar las economías, y movilizar el capital privado crítico para la cofinanciación y la inversión", dijo el presidente Claver-Carone.

Al reunir a ejecutivos empresariales líderes de la región junto con funcionarios sénior, el BID busca "ampliar la histórica colaboración público-privada que ha estado fomentando durante el año pasado, y apoyar el proceso de matchmaking para permitir mayor inversión en sectores clave de la región. Este foro demuestra el potencial de la nueva propuesta de valor del BID para crear sinergias entre los sectores público y privado que conduzcan al crecimiento económico y la inclusión social".

“Esperamos seguir desarrollando nuestras diversas y ambiciosas iniciativas, especialmente tras lo que sin duda serán productivas conversaciones con los líderes regionales en la IX Cumbre de las Américas. La próxima cumbre sucederá durante un punto de inflexión en la historia de la región, dado el trasfondo político que podría llegar a producirse y teniendo en cuenta nuestro compromiso institucional de permanecer apolíticos, estamos adaptando cuidadosamente nuestras actividades en relación al evento”, indicó el presidente Claver-Carone.

Comunidades rusoparlantes de Nueva York se manifiestan en apoyo a Ucrania

Dos mujeres envueltas en una bandera ucraniana se abrazan durante un flash mob en protesta por el abuso sexual de soldados rusos en Ucrania. (AFP/Kena Betancur).

Al caminar por las calles de Brighton Beach, Brooklyn, Queens y otras zonas de la ciudad de Nueva York, es probable que se vean pancartas en ruso e inglés, junto con mucho apoyo a Ucrania, informa ShareAmerica, plataforma del Departamento de Estado.

La ciudad de Nueva York alberga a 600.000 inmigrantes de habla rusa, la mayor cantidad de todas las ciudades de Estados Unidos. Y muchos de ellos aquí, al igual que otros en comunidades de todo Estados Unidos, están horrorizados por lo que ven que ocurre en Ucrania.

Alexander Korzun, que organizó una manifestación a finales de marzo en Brighton Beach, declaró al periódico Brooklyn Paper: “Como rusos queremos expresar que nos oponemos firmemente a esta guerra, que condenamos la agresión de Putin y a los que apoyan esta guerra. Y que estamos con Ucrania”.

Muchos habitantes de Brighton Beach y otros vecindarios abandonaron la Unión Soviética a partir de la década de 1970 y llegaron a la zona urbana de Nueva York, huyendo de la persecución religiosa y política y en busca de nuevas oportunidades económicas.

Leonid Pevzner, residente de hace mucho tiempo, dijo al diario The Washington Post que llegó a Brighton Beach hace 30 años. “No me gustaba la dirección de la economía rusa y necesitaba encontrar una oportunidad para trabajar”. En la actualidad, Pevzner opera la farmacia Brighton Care ubicada a unas cuantas calles de la playa, mantiene a su familia y, como muchos otros residentes, se mantiene en contacto con sus familiares y amigos en Rusia.

Durante décadas miles se asentaron en Brighton Beach, donde pudieron acomodarse en una comunidad diversa, compartiendo culturas y tradiciones procedentes de todas las regiones de la antigua Unión Soviética. Con un importante porcentaje de la población inmigrante procedente de la República Soviética de Ucrania, el vecindario recibió el sobrenombre de “Pequeña Odesa”, en relación a la ciudad portuaria ucraniana en el mar Negro.

A medida que el vecindario crecía comenzó a ser considerado un hogar. Los restaurantes rusos y ucranianos, las panaderías georgianas, las iglesias ortodoxas y los mercados internacionales que ofrecían comida casera y productos importados aparecieron en las esquinas de las calles.

Muchos también llegaron al área de la ciudad de Nueva York sabiendo que ahí encontrarían una comunidad y estabilidad junto a otras personas de habla rusa, ucraniana, uzbeca y georgiana, además de otros idiomas de las antiguas repúblicas soviéticas.

En la era soviética el ruso era el idioma principal en las 15 repúblicas de la Unión Soviética, como imponía Moscú, mientras muchos hablaban en su país uno de los más de 120 idiomas nativos que tenía la Unión Soviética. Aún hoy en día menos de un cuarto de los habitantes de Brighton Beach nacieron en Estados Unidos, y cada año miles siguen emigrando de Rusia y naciones circundantes hacia Estados Unidos.

Corte de EEUU mantiene trato dispar a solicitantes de asilo (FOTOS)

Migrantes cubanos interceptados por agentes de la Guardia Nacional estadounidense tras cruzar a nado el Río Bravo, en Eagle Pass, Texas. (AP/Dario Lopez-Mills)

EAGLE PASS, Texas - Mientras se ponía el sol sobre el Río Bravo, unos 120 cubanos, colombianos y venezolanos que habían vadeado el río con el agua hasta la cadera subieron a a vehículos de la Patrulla Fronteriza, poco antes de ser liberados en Estados Unidos para tramitar sus casos de inmigración.

Al otro lado de la frontera, en la localidad mexicana de Piedras Negras, familias hondureñas se mantenían juntas en una zona céntrica con veredas agrietadas, calles estrechas y poca gente, sin tener claro dónde pasar la noche porque el único refugio de la ciudad estaba lleno.

Esa suerte dispar refleja la doble naturaleza de la vigilancia de fronteras estadounidenses con una norma de pandemia conocida como Título 42, que toma su nombre de una ley de salud pública de 1944. El presidente, Joe Biden, quería poner fin a esas normas el lunes, pero un juez federal en Luisiana emitió una orden nacional que las mantuvo intactas.

El gobierno de Estados Unidos ha hecho más de 1,9 millones de expulsiones amparándose en el Título 42, que niega la oportunidad de pedir asilo, contemplada por la ley estadounidense y tratados internacionales, con el objetivo de evitar contagios de COVID-19.

Pero el Título 42 no se aplica por igual a todas las nacionalidades. Por ejemplo, México acepta recibir a los migrantes de Honduras, Guatemala, El Salvador y México. Pero para otras nacionalidades, el alto coste, las malas relaciones diplomáticas y otras consideraciones hacen que sea difícil para Estados Unidos enviarlos de vuelta a sus países de origen según el Título 42. En lugar de eso, normalmente se les libera en Estados Unidos para que pidan asilo o recurran a otras fórmulas legales.

Migrantes cubanos toman un descanso tras cruzar la frontera Sur, en Eagle Pass, Texas. (AP/Dario Lopez-Mills)
Migrantes cubanos toman un descanso tras cruzar la frontera Sur, en Eagle Pass, Texas. (AP/Dario Lopez-Mills)

Los hondureños en Piedras Negras piden dinero a los cubanos que llegan a la estación de autobús, sabiendo que a los cubanos no les servirán los pesos porque pasan directamente la otro lado de la frontera. Aunque México aceptó en abril recibir a algunos cubanos y nicaragüenses expulsados según el Título 42, la gran mayoría son liberados en Estados Unidos.

“Fue entrar y salir”, dijo Javier Fuentes, de 20 años, sobre su estancia de una noche en una casa arrendada en Piedras Negras. El domingo por la mañana, él y otros dos hombres cubanos cruzaron el Río Bravo y caminaron por una carretera durante una hora hasta que encontraron un vehículo de la Patrulla Fronteriza en Eagle Pass, una población de Texas de unas 25.000 personas en la que los migrantes cruzan el río al borde de un campo de golf público.

La lluvia de la noche subió el nivel del agua hasta el cuello para la mayoría de los adultos, una posible explicación para la ausencia de grandes grupos de docenas o hasta un centenar de personas, como se suelen ver en la zona.

“La mañana ha empezado despacio”, dijo un agente de la Patrulla Fronteriza al saludar a otros oficiales que vigilaban a cuatro peruanos, incluido un niño de siete años que cruzó con sus padres tras varios días hacinados en una habitación arrendada en Piedras Negras con 17 migrantes.

Cuando el agua volvió a descender hasta la altura de la cadera, una treintena de migrantes se reunió en la orilla de un parque público que también atrae a los residentes de Piedras Negras, considerado como el lugar de nacimiento de los nachos. Había bebés y niño pequeños en el grupo que cruzaba, la mayoría migrantes hondureños. Una mujer hondureña, embarazada de ocho meses, mostraba signos claros de dolor.

Eagle Pass, una localidad dispersa con almacenes y casas en mal estado que la mayoría de las grandes cadenas de tiendas ha ignorado, es uno de los puntos de tránsito más ocupados para la Patrulla Fronteriza en el sector Del Rio, que incluye unos 400 kilómetros (250 millas) de ribera poco poblada. En el cercano Del Rio, que no es mucho más grande que Eagle Pass, el año pasado se congregaron unos 15.000 migrantes, la mayoría haitianos. Todo lo que separa a las localidades de San Antonio, a unas tres horas de carretera, son campos de grano.

Migrantes cubanos llegan a territorio estadounidense tras cruzar el Río Bravo en Eagle Pass, Texas, este domingo, 22 de mayo. (AP/Dario Lopez-Mills)
Migrantes cubanos llegan a territorio estadounidense tras cruzar el Río Bravo en Eagle Pass, Texas, este domingo, 22 de mayo. (AP/Dario Lopez-Mills)

La relativa facilidad del cruce -los migrantes atraviesan el río a pie en pocos minutos, a menudo sin pagar a un contrabandista- y la percepción de que el lado mexicano es relativamente seguro ha convertido la remota región en una importante ruta migratoria.

Hace tiempo que el Valle del Río Grande, en Texas, es el más bullicioso de los nueve sectores de la Patrulla Fronteriza en la frontera mexicana, pero este año Del Rio se ha convertido en el segundo a corta distancia. Yuma, Arizona, otra zona conocida por su relativa seguridad y facilidad para cruzar, ha ganado afluencia con rapidez y ahora es la tercera más transitada.

Del Rio y Yuma quedaron sexta y séptima en número de agentes entre los nueve sectores, lo que refleja cómo la distribución de personal de la Patrulla Fronteriza va por detrás de los flujos migratorios desde hace tiempo.

Otros tramos de la frontera tienen menos patrullas que Del Rio, una ventaja para los migrantes que intentan eludir la captura, pero son más escarpados y remotos, explicó Jon Anfinsen, presidentte del Consejo Nacional de Patrulla Fronteriza en el sector de Del Rio.

Anfinsen describe la región como “una especie de agradable punto intermedio” para los migrantes que buscan un equilibrio entre zonas remotas y seguridad.

Cristian Salgado, que duerme en las calles de Piedras Negras con su esposa y su hijo de cinco años tras huir de Honduras, dijo que la localidad fronteriza mexicana “uno de los pocos lugares donde uno puede vivir más o menos en paz”.

Pero su entusiasmo por los planes del gobierno de Biden de levantar el lunes el Título 42 se evaporó con el fallo judicial. “Ahora no hay esperanza”, dijo.

Su pesimismo podría ser un poco exagerado. En abril se dio el alto a ciudadanos hondureños en 16.000 ocasiones en la frontera, con ligeramente más de la mitad expulsados debido al Título 42. El resto pudo pedir asilo en Estados Unidos si expresaba miedo a regresar a su país.

Pero a los cubanos les fue mucho mejor. Se les dio el alto más de 35.000 veces en abril y apenas 451, o apenas el 1%, fueron procesados según el Título 42.

“Los cubanos entran automáticamente", dijo Joel Gonzalez, hondureño de 34 años y que intentó eludir a los agentes durante tres días en Eagle Pass antes de ser localizado y expulsado. Los agentes le dijeron que ya no era posible pedir asilo en Estados Unidos.

Isis Peña, de 45 años, rechazó una oferta de otra mujer hondureña para cruzar el río. La mujer llamó desde San Antonio y dijo que la habían liberado sin preguntarle siquiera si quería pedir asilo. Ahora vive en Nueva York.

Peña intentó cruzar al día siguiente, una experiencia que no quiere repetir por miedo a ahogarse. Tras unas cuatro horas detenida, un agente le dijo que no había asilo para hondureños.

Mantendrán restricciones de la pandemia en la frontera entre México y EEUU

Cubanos acabados de cruzar la frontera por Yuma, Arizona, el 18 de febrero de 2022.

Las restricciones relacionadas con la pandemia que afectan a los inmigrantes que solicitan asilo en la frontera sur de Estados Unidos deben mantenerse, según falló un juez el viernes en una orden que bloquea el plan del gobierno del presidente Joe Biden de levantarlas la próxima semana.

El Departamento de Justicia indicó que el gobierno apelará, pero el fallo prácticamente asegura que las restricciones no finalicen el lunes como estaba planeado. Un retraso sería un golpe para los activistas que dicen que el derecho a solicitar asilo está siendo vulnerado, y un alivio para algunos demócratas que temen que el previsible aumento de los cruces ilegales los ponga a la defensiva en un año electoral de mitad de período que ya resulta difícil.

En la ciudad mexicana de Tijuana, Yesivet Evangelina Aguilar, de 34 años, se cubrió el rostro con las manos y sollozó cuando se enteró de la decisión a través de una reportera de The Associated Press. "Siento que ya no hay esperanza", dijo Aguilar, que huyó del estado mexicano de Guerrero hace casi un año después de que su hermano fue asesinado. "Se siente tan mal".

Las autoridades estadounidenses impidieron que Aguilar solicitara asilo cuando ella y su hija de 10 años se presentaron en el puerto de ingreso Tijuana-San Diego hace nueve meses. El viernes descansaba en una carpa en el albergue Ágape Misión Mundial, donde gran cantidad de migrantes acampan. Algunos llevan meses o años allí. La vida de Aguilar mientras espera no sólo ha sido aburrida, sino también peligrosa. El jueves por la noche, un migrante fue alcanzado en el cuello por una bala perdida de un tiroteo afuera del albergue.

Desde marzo de 2020, Estados Unidos ha expulsado migrantes más de 1,9 millones de veces bajo el amparo del llamado Título 42, una disposición de salud pública que les niega la posibilidad de solicitar asilo con el argumento de prevenir la propagación del COVID-19, aunque es un derecho según las leyes estadounidenses y los tratados internacionales.

El juez federal de distrito Robert Summerhays, de Lafayette, Luisiana, ordenó que se mantuvieran las restricciones mientras se tramita en la corte una demanda encabezada por Arizona y Luisiana, a la que se han sumado otros 22 estados.

Summerhays falló que el gobierno de Biden no siguió los procedimientos administrativos que requieren que se dé aviso al público y se abra un periodo para comentarios sobre el plan de poner fin a las restricciones. Y dijo que los estados demandantes argumentaron que sufrirían perjuicios si las restricciones se suspendían.

El juez citó lo que dijo eran las propias predicciones del gobierno de que levantar las restricciones probablemente triplicaría los cruces fronterizos, hasta 18.000 diarios. Eso, agregó, resultaría en el procesamiento de más migrantes en sitios multitudinarios en los que pueden propagarse enfermedades contagiosas. "El registro también incluye evidencia que respalda la posición de los estados demandantes de que un incremento así en los cruces fronterizos elevaría sus gastos en atención médica y servicios educativos. Estos costos no son recuperables", escribió Summerhays.

La Casa Blanca dijo estar en desacuerdo con el fallo pero que lo acatará mientras es apelado. "La autoridad para establecer políticas de salud pública a nivel nacional debería recaer en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, y no en una corte de distrito por sí sola", manifestó la secretaria de prensa de la presidencia, Karine Jean-Pierre, en un comunicado.

Ahora el caso pasa a la Corte Federal de Apelaciones del 5to Circuito, con sede en Nueva Orleans, que en el pasado ya ha fallado en contra de políticas importantes del gobierno de Biden. Esa corte está dominada por nominados republicanos, incluyendo seis nominados por el expresidente Donald Trump, que también nombró a Summerhays.

El Título 42 afecta principalmente a migrantes de México, Guatemala, Honduras y El Salvador, muchos de los cuales han estado aguardando en localidades fronterizas mexicanas después de que el gobierno estadounidense les negó el derecho a solicitar asilo.

El gobierno mexicano ha accedido a aceptar a migrantes de esos tres países centroamericanos que sean rechazados por Estados Unidos, y el mes pasado también comenzó a aceptar números limitados de cubanos y nicaragüenses.

Unos 15 migrantes cruzaron el Río Bravo (o Grande) de México hacia Eagle Pass, Texas, tras el fallo del viernes. Entre ellos había nicaragüenses que desconocían el Título 42 y estaban complacidos de que en general a sus compatriotas no se les aplica esa política.

El Título 42 es la segunda política importante de la era Trump para disuadir el asilo en la frontera sur de Estados Unidos que es desechada por Biden y revivida por un juez designado por Trump.

Un abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles criticó la decisión.
"El Título 42 sólo podría ser utilizado para propósitos de salud pública, pero a los estados que interpusieron esta demanda sólo parecen importarles las restricciones por COVID cuando involucran a solicitantes de asilo, y están usando el caso como un claro intento de manejar la frontera", dijo Lee Gelernt. "Esa hipocresía no debería ser recompensada".

El representante federal demócrata Raul Ruiz, presidente del Caucus Hispano, dijo que el fallo era "indignante, ridículo y erosiona nuestro sistema de asilo".
Pero congresistas republicanos elogiaron la decisión del juez.

"Las cortes están haciendo las cosas bien de nuevo", declaró el senador Kevin Cramer.

Incluso algunos en el partido de Biden respaldaron mantener la restricción por la pandemia.

"La decisión de hoy no modifica el hecho de que hay una crisis en la frontera y debe haber un plan detallado que pueda ser implementado antes de que se levante el Título 42", manifestó el senador por Arizona Mark Kelley, quien intenta ser reelegido.

El mes pasado, la Corte Suprema federal escuchó argumentos acerca de si autoriza que el gobierno obligue a los solicitantes de asilo a aguardar en México sus audiencias en cortes migratorias estadounidenses. Ese caso, que impugna una política llamada "Permanecer en México", se originó en Amarillo, Texas. La política fue restablecida en diciembre por una orden judicial y sigue en vigor en lo que se resuelve el litigio.

EEUU y Surcorea ampliarían maniobras; Biden pone condiciones a un diálogo con Kim Jong Un

El presidente surcoreano Yoon Suk Yeol y al mandatario Joe Biden en Seúl, Corea del Sur, el 21 de mayo de 2022.

Joe Biden y el presidente surcoreano Yoon Suk Yeol dijeron el sábado después de su reunión que considerarán ampliar las maniobras militares entre sus países para disuadir la amenaza nuclear de Corea del Norte ante las pocas expectativas de una verdadera diplomacia sobre el asunto.

Yoon dijo en conferencia de prensa que el objetivo compartido de sus naciones es la desnuclearización total de Cora del Norte.

Estados Unidos y Corea del Sur dijeron en una declaración conjunta que estaban comprometidos con un "orden internacional basado en normas" tras la invasión de Rusia a Ucrania.

La declaración posiblemente fija un escenario para la manera como Estados Unidos y sus aliados enfrentarán cualquier desafío ante Corea del Norte.

La declaración podría suscitar una airada respuesta de Corea del Norte, que ha defendido su desarrollo de armas nucleares y de misiles ante lo que percibe como las amenazas de Washington además de que por mucho tiempo ha descrito las maniobras militares entre Estados Unidos y Corea del Sur como ensayos para una invasión, aunque ambos aliados han dicho que esos ejercicios tienen carácter defensivo.

Biden también reiteró su propuesta de enviar vacunas a Corea del Norte, donde el virus se está propagando a un ritmo peligrosamente rápido.

Asimismo señaló que está dispuesto a reunirse con Kim Jong Un a condición de que el gobernante norcoreano sea "sincero y "serio".

"Sí, hemos ofrecido vacunas, no sólo a Corea del Norte, a China también", dijo Biden. "Estamos dispuestos a hacerlo de inmediato. No hemos recibido respuesta".
La división de la península coreana después de la Segunda Guerra Mundial causó el surgimiento de dos países radicalmente distintos.

En Corea del Sur, un país democrático, Biden decidió visitar fábricas de microprocesadores y de autos de próxima generación y sus conversaciones buscan aumentar la cooperación.

Pero en el Norte, existe un brote de coronavirus que ha segado vidas en una autocracia cuya mayoría de la población no está vacunada y atrae la atención mundial cada vez que muestra su capacidad nuclear.

En declaraciones a reporteros a bordo del avión presidencial Air Force One cuando Biden viajaba a Corea del Sur, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, dijo que Estados Unidos ha coordinado con Seúl y Tokio la manera como responderán si el Norte efectúa una prueba nuclear o un ataque con misil durante o poco después de la gira de Biden por la región.

Sullivan también conversó con su contraparte chino, Yang Jiechi, a principios de semana y solicitó a Beijing que utilice su influencia para persuadir al Norte a que ponga fin a sus pruebas.

Como parte de su gira de cinco días por Asia, Biden dedicó el sábado a desarrollar su relación con Yoon, que asumió la presidencia surcoreana hace más de dos semanas.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG