Enlaces de accesibilidad

América Latina

Condenados a vivir con miedo defensores de derechos humanos en Nicaragua

Imagen de una cárcel de Nicaragua.

Una campaña de hostigamiento y ataques a manos del gobierno de Daniel Ortega ha condenado a quienes ejercen el activismo de derechos humanos en Nicaragua a vivir con miedo.

Para las mujeres trans, las cosas son infinitamente peores, según informa Amnistía Internacional.

El estar encarceladas con hombres y tener un acceso extremadamente limitado a la atención médica y a medicación que puede salvarles la vida es sólo el principio de la larga lista de abusos que sufren a diario.

Pocas cosas, añade Amnistía, dan más miedo a quienes ejercen el activismo de derechos humanos en Nicaragua que terminar entre rejas, enfrentándose a cargos falsos, en una de las decrépitas y saturadas prisiones del país, donde se reporta acoso y abusos por parte de reclusos y guardias.

Para las mujeres trans, ese miedo es aún más profundo. Para ellas, el encarcelamiento significa ser recluidas en pequeñas celdas junto con hombres, donde temen ser atacadas a causa de su activismo y su identidad de género, precisó la organización.

Eso es exactamente lo que le está sucediendo a Celia Cruz, mujer trans y activista de derechos humanos de Ometepe, una isla en el lago Cocibolca, en el sur de Nicaragua. La historia de Celia es una dolorosa ilustración de cómo es la vida para las mujeres trans que se atreven a alzar la voz contra el gobierno en Nicaragua, denunció Amnistía Internacional.

Vea todas las noticias de hoy

¿Quién es Xiomara Castro, la primera mujer presidenta de Honduras? (VIDEO)

Xiomara Castro, presidenta electa de Honduras. (REUTERS / Yoseph Amaya / Foto de archivo)

Xiomara Castro pregona un "socialismo democrático" y propone despenalizar el aborto, reducir las comisiones que cobran los bancos a las remesas y crear una comisión en contra de la corrupción.

WASHINGTON DC — Xiomara Castro de Zelaya ha acertado en su tercer intento por gobernar Honduras, la nación centroamericana con más de 9 millones de habitantes que con más del 53% de apoyo popular en las urnas le ha dado la silla presidencial para dirigir los destinos de Honduras en los próximos cuatro años.

Castro de Zelaya ha fraguado su camino por décadas en los pasillos de la arena política hondureña, en sus años de juventud y madurez con el Partido Liberal, que llevó a su esposo -Manuel Zelaya- a la presidencia en el año 2006, de la que fue depuesto en 2009 en lo que muchos países consideraron como "golpe de Estado".

Sin embargo, el estamento político hondureño defendió la destitución como una acción constitucional por desacato del exmandatario a la institucionalidad del país, si bien nunca hubo explicación sobre las formas del proceso, que incluso llevaron a la Organización de los Estados Americanos (OEA) a suspender a Honduras del foro continental de naciones.

Con Manuel Zelaya contrajo nupcias en enero de 1976; el matrimonio tiene dos hijas y dos hijos.

Los años que siguieron al descalabro político en la vida familiar los utilizó la hoy presidenta electa para agrupar, junto con su marido, a las facciones de su antiguo partido.

A sus 62 años Xiomara Castro de Zelaya se convierte en la primera mujer en presidir Honduras, y la cuarta en Centroamérica después de Violeta Barrios de Chamorro, Nicaragua (1990); Mireya Moscoso, Panamá (1999) y Laura Chichilla, Costa Rica (2010).

Castro de Zelaya logró unificar alrededor de su candidatura con el Partido Libertad y Refundación a otros movimientos políticos del centro agrupados en la Alianza Nacional Opositora, que encabezaba Salvador Nasralla.

¿Es Xiomara Castro de Zelaya comunista?

El partido oficialista ha tildado a Castro de "comunista".

Un anuncio televisado del Partido Nacional decía que "un voto por Xiomara es un voto por el comunismo, socialismo, caos, hambre, violencia, represión, aborto, la pobreza, la expropiación".

El expresidente Zelaya, quien fue cercano a los fallecidos mandatarios Hugo Chávez y Fidel Castro, de Venezuela y Cuba, respectivamente, no formó parte importante en la campaña de su esposa.

Castro dijo en junio durante un encuentro con simpatizantes que vendería el avión presidencial, igual que hizo en su campaña el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, por considerarlo demasiado lujoso.

El partido de Castro forma parte del Foro de Sao Paulo, una organización creada para reorganizar a la izquierda latinoamericana luego de la caída del muro de Berlín.

Sin embargo, sobre los temores de que Xiomara Castro lleve al país al llamado "socialismo del siglo XXI", el empresario hondureño y expresidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), Luis Napoleón Larach, le quita hierro al asunto.

En comentarios a la Voz de América, dijo que espera que la experiencia como primera dama y el matrimonio mismo en la casa de gobierno le sirva de capital para formar un gobierno "serio y responsable".

"Ellos [la familia Zelaya Castro] vienen del sector privado, del entorno de negocios y saben perfectamente que en Honduras no hay cabida para esas ideas extremas", apunta Larach.

Es más, confía en que la transición sea "ordenada, pacífica y ejemplar", como fluyó el día de la elección hasta llegar al 27 de enero, cuando Castro tomará las riendas del país.

Sin embargo, el director ejecutivo de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) Carlos Hernández destaca a la VOA que, a la luz del conteo de los votos, es claro que Castro de Zelaya, no solo tendría el control de la casa de gobierno, sino también de una buena cantidad de diputados en el Congreso Nacional.

Concentración de poder

La concentración de poder -a su juicio- preocupa sobre todo al ver el ejemplo de El Salvador, desde donde el presidente Nayib Bukele ha mostrado abierto apoyo propagandístico durante la campaña de Xiomara Castro.

“Para el contexto hondureño lo ideal sería que hubiera un Congreso Nacional que no estuviera bajo el control absoluto del partido que va a gobernar… Esa concentración de poder es parte del problema que hemos tenido en Honduras”, comenta Hernández.

Castro y el Partido Libre han prometido a los electores, entre otras cosas, despenalizar el aborto y promover cambios constitucionales como la implementación de las consultas populares para una "democracia directa".

Un año después de fundado el Partido Libre, Xiomara Castro se lanzó a la presidencia por primera vez, pero perdió contra el ahora presidente saliente, Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional, que en ese entonces aspiraba a su primer mandato.

Sin embargo la bolsa de votos que acumuló en aquella justa 896.498 boletas, y el 28,8% de apoyo del electorado mostraron su capital político.

“A Honduras lo califican como un narcoestado por esta mafia que nos gobierna y por la que también nos señalan como el país más corrupto de América Latina", ha reiterado Castro como candidata para referirse a sus oponentes.

El presidente Hernández y miembros de su partido político han estado salpicados en una serie de acusaciones de corrupción y narcotráfico.

Uno de los casos más notorios es el del hermano del presidente saliente, Tony Hernández, quien fue condenado en EE. UU. por narcotráfico. El mandatario ha sido señalado por fiscales en EE. UU. de haber pactado una alianza con un cartel de drogas conocido como los Cachiros, para llevar cocaína a EE.UU. Hernández no ha sido imputado y ha negado las acusaciones.

¿Cuáles son las propuestas de Xiomara Castro?

Las propuestas de Castro incluyen varias de las impulsadas antaño por su esposo, como convocar a una asamblea constituyente.

Castro pregona un "socialismo democrático" y propone despenalizar el aborto, reducir las comisiones que cobran los bancos a los receptores de remesas y crear una comisión internacional contra la corrupción con apoyo de la ONU, entre otras medidas.

También ha dicho que derogará varias leyes, entre ellas la que creó las polémicas Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDES), por considerar que servirían de refugio para corruptos y narcos por su carácter autónomo.

Durante la campaña presidencial, Castro prometió sacar a Honduras “del abismo al que ha sido enterrado por el neoliberalismo, una narcodictadura y la corrupción”.

* Con la colaboración de Alejandra Arredondo, desde Washington DC, e información de las agencias Associated Press y Reuters

Familiares de "presos políticos" nicaragüenses piden su liberación por Navidad

Presos Políticos Nicaragua

Una nueva campaña tiene como objetivo que los opositores encarcelados regresen a sus casas antes del 25 de diciembre.

MANAGUA — Familiares de opositores arrestados en Nicaragua por razones políticas anunciaron este lunes el inicio de la campaña “Navidad sin presas ni presos políticos”, con la cual pretenden presionar al gobierno de Daniel Ortega para que garantice la excarcelación de más de 160 disidentes que permanecen en prisión.

Fernanda Guevara, esposa del opositor Roger Reyes, arrestado el pasado 20 de agosto y procesado judicialmente por el supuesto delito de “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional”, insiste en que “Roger es inocente de toda falsedad que han declarado en contra de él”.

La campaña tiene como objetivo que los opositores, como Reyes, regresen a sus casas antes del 25 de diciembre y compartan las festividades de fin de año con sus familias, quienes aseguran vivir en “angustia” por el encarcelamiento de sus parientes.

“Es una crueldad que mis hijas todos los días me pregunten por su papá y yo les tenga que decir que papi está trabajando en un lugar muy lejos”, relató Guevara durante una conferencia de prensa que realizaron esposas, madres y hermanas de presas y presos políticos.

En tanto, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) que ha participado en los fracasados diálogos de mayo de 2018 y marzo de 2019, asegura que antes de cualquier negociación entre ambas partes, tienen algunas exigencias.

“Lo que se requiere antes de cualquier diálogo o negociación es la liberación inmediata e incondicional y con garantía de todos los presos políticos. Si no hay esta liberación, no se puede hablar de diálogo, no se puede hablar de negociación y de ninguna salida a esta crisis sociopolítica y humanitaria que estamos viviendo los nicaragüenses”, dijo en conferencia Yubrank Suazo, integrante de la Alianza Cívica.

Lesbia Alfaro, madre del dirigente estudiantil, dice que su mayor anhelo es poder “tener a mi niño y verlos a todos en familia, que tengan a sus esposos, sus hijos, sus hermanos en esta Navidad. La lucha, nuestra voz, es siempre decir 'libertad para todos ellos'”.

Desde 2018 hay más de 160 opositores tras las rejas

Victoria Cárdenas, esposa del precandidato presidencial Juan Sebastián Chamorro, demandó que su esposo y los más de 160 opositores deben ser excarcelados.

“Estas personas son inocentes y cada día que están en esas celdas corren riesgo físicamente y emocionalmente y están en total indefensión”, dijo en la rueda de prensa.

Cárdenas demandó la libertad de su marido desde el exilio, porque desde el pasado 3 de septiembre la justicia de Nicaragua la señala de cometer supuestos actos que “menoscaban la independencia de Nicaragua”, el mismo delito por el que su esposo permanece apresado desde el pasado 8 de junio.

“Nuestra exigencia es la liberación inmediata de todas estas personas, que esa lista larga de presos y presas políticos se convierta en esta Navidad [en una] de personas liberadas, de personas libres que puedan estar con sus familiares y recibirlas en nuestros hogares”, manifestó Cárdenas.

Gobierno y oposición no responden a solicitud de diálogo de la Iglesia Católica

Recientemente el presidente de la Conferencia Episcopal, Monseñor Carlos Enrique Herrera, expresó el interés de la Iglesia Católica de ser mediadora en un nuevo diálogo entre el gobierno y la oposición para resolver la crisis sociopolítica. No obstante, el gobierno sigue sin responder a la propuesta de los obispos.

Campaña es apoyada por la comunidad internacional

Daysi George West, miembro de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), asegura que la iniciativa cuenta “con el apoyo de la comunidad internacional, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Unión Europea y 25 gobiernos que están en la OEA, así como el apoyo de la ONU”.

George West, quien es reconocida en Nicaragua por defender los derechos de las comunidades afrodescendientes e indígenas, dijo en la conferencia que las acciones que realizan los familiares de presas y presos políticos han sido una tradición que se ha repetido en el país durante “dictaduras”, como la somocista.

“Recuerdo que hace más de 40 años atrás, la mamá de Daniel Ortega estaba con este tipo de campañas y nuevamente, después de 40 años, estamos otros ciudadanos” con esta campaña, rememora West, quien en junio pasado decidió exiliarse por amenazas de encarcelamiento.

43 opositores han sido apresados desde junio

De junio de 2021 hasta la fecha, 43 opositores han sido arrestados, entre ellos siete precandidatos presidenciales, líderes políticos, dirigentes de cámaras empresariales, estudiantes universitarios, activistas campesinos, feministas, defensoras de derechos humanos, exdiplomáticos, entre otros.

Uno de los rostros más visibles del movimiento estudiantil que surgió en abril de 2018 es el de Lesther Alemán, apresado el 5 de julio de este año. Al igual que los demás opositores, es acusado bajo la Ley 1055, mejor conocida como Ley de Soberanía, aprobada a finales de 2020 por la Asamblea Nacional, controlada por el oficialismo.

La oposición venezolana cercana a Guaidó cierra la puerta a pactos con “alacranes”

Un partidario de la oposición sostiene una tela con los colores de la bandera venezolana antes de un mitin con el líder opositor Juan Guaidó en Caracas, 11 de enero de 2020. Foto: AP /Matias Delacroix.

Dirigentes de la variopinta plataforma unitaria explicaron a la Voz de América que no ven con buenos ojos la idea de aliarse con dirigentes acusados de recibir pagos del oficialismo, solo para sumar votos contra el antichavismo.

MARACAIBO, VENEZUELA. — Dirigentes de la oposición venezolana coinciden en la urgencia de recomponer su unidad para lograr un cambio político en el país, pero muchos de ellos se resisten a la idea de negociar con líderes que se separaron de su coalición en los últimos dos años, a quienes llaman “alacranes”.

Un sector de la oposición, incluidos varios partidos que apoyan al llamado gobierno interino de Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela desde enero de 2019 por al menos 50 países, participó con un desempeño relativo en las elecciones regionales del domingo pasado.

Si bien el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela ganó 19 de 23 gobernaciones y al menos 205 de las 335 alcaldías del país, las fuerzas críticas del gobierno de Nicolás Maduro sumaron más votos que el chavismo y triunfaron en 117 cargos municipales, su mejor cometido a la fecha.

Nadie me va a venir a decir que hay que perdonar a los ‘alacranes’
Delsa Solórzano, Encuentro Ciudadano

El oficialista Gran Polo Patriótico obtuvo 46% de los votos nacionales el 21 de noviembre, mientras que tarjetas opositoras capitalizaron 54,3% de las papeletas de esos comicios, según detalló Henrique Capriles Radonski, excandidato presidencial en 2012 y 2013, del partido Primero Justicia.

“El país no es madurista, ni está pintado de rojo”, opinó ante la prensa. El punto clave es que esos votos contra Maduro se dividieron en tres bloques: la Mesa de la Unidad Democrática, cercana a Guaidó; la Alianza Democrática, de quienes disienten de las estrategias del llamado presidente interino y que tomaron judicialmente el control de cinco partidos opositores; y los independientes.

La fragmentación de varias candidaturas para un mismo cargo impidió que la oposición ganara entre 10 y 14 gobernaciones, según analistas y políticos.

Guaidó, luego de los comicios, llamó a una nueva fase de “reunificación” de los factores que adversan a Maduro para continuar su lucha política. Capriles Radonski, por su parte, consideró que “nadie es dueño de la oposición” y urgió a iniciar “un proceso de exploración” para unificar el liderazgo antichavista.

La ruptura entre quienes apoyan a Guaidó y quienes no lo hacen se evidenció en enero de 2020, cuando un grupo de diputados opositores se asociaron con legisladores chavistas para nombrar como presidente del Parlamento a Luis Parra, un parlamentario expulsado del partido opositor Primero Justicia.

Una investigación realizada por la bancada leal a Guaidó concluyó que el gobierno de Maduro sobornó con millones de dólares a al menos 27 parlamentarios para que traicionaran a su coalición democrática.

Parte de esos políticos conforman la hoy llamada Alianza Democrática, donde hacen parte 25 movimientos -cinco de ellos intervenidos por sentencias judiciales- que abogan por las negociaciones con Maduro, la participación en elecciones y critican a la oposición tradicional. Esa coalición ganó una de tres gobernaciones adjudicadas a la oposición, Nueva Esparta, y 38 alcaldías.

Puerta cerrada

La propuesta de reunificar a la oposición para sumar votos de cara a eventuales procesos nacionales, como unas residenciales, supone el eventual escenario de reconciliación entre quienes se han acusado mutuamente de corrupción -Guaidó llama “alacranes” a los integrantes de esa disidencia, mientras estos lo critican por apropiarse del manejo de activos venezolanos en el extranjero-.

Prefiero pensar en una estrategia para captar a quienes siguieron a los ‘alacranes’ por error, por desinformación o por confusión
Juan Pablo Guanipa, Primero Justicia.

Guaidó se refirió a esos disidentes en una entrevista con el diario español El País publicada este lunes. Consultado sobre la idea de Capriles Radonski de aglutinar todas las fuerzas no chavistas, el líder político respondió: “alguien cooptado por la dictadura, sobornado, no puede ser considerado de la oposición”.

La plataforma unitaria opositora está compuesta por una treintena de partidos con distintas ideologías y militancias. Analistas y movimientos advierten que está liderada por cuatro organizaciones políticas conocidas como el G4: Primero Justicia, Voluntad Popular, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo.

Delsa Solórzano, diputada y abogada del partido Encuentro Ciudadano, asume una posición tajante sobre un posible trato con los disidentes, por su parte.

“Para mí, hay una sola oposición. Opositor no es aquel que recibió maletines de dinero a cambio de entregar la Asamblea Nacional. No puede pretender que una persona es alacrán hoy y mañana no. ¿Los que se robaron las tarjetas de los partidos esos sí son opositores? No, son chavistas”, asevera a la VOA.

Considera que la Alianza Democrática es parte de “una oposición a la medida del régimen” de Maduro e ironizó preguntándose si debía ser “más o menos flexible con los alacranes dependiendo del tamaño del maletín que tomaron”.

Solórzano, una de las voces opositoras femeninas más notorias del país, afirma que está de acuerdo con “recomponer las fuerzas democráticas” con pluralidad. A su juicio, la unidad antichavista “es más que el G4”, en abierta referencia al grupo de cuatro partidos de mayor influencia en la oposición.

“Nadie me va a venir a decir que hay que perdonar a los ‘alacranes’. ‘Bueno, lo que te robaste no importa tanto’”, apunta, pidiendo “coherencia” política.

Juan Pablo Guanipa, dirigente nacional de Primero Justicia y la segunda figura más importante de la última directiva parlamentaria, luego de Guaidó, valora que no hay terreno para acercamientos ni negociaciones con ese grupo.

“Esa es una discusión que viene. Yo no comparto esa posibilidad. Prefiero pensar en una estrategia para captar a quienes siguieron a los ‘alacranes’ por error, por desinformación o por confusión, comprender y conquistar a sus electores”, comenta el dirigente opositor a la Voz de América.

Carlos Berrizbeitia, diputado electo en 2015, del partido Proyecto Venezuela, advierte que es necesario definir el propósito de esa eventual unidad. “La unidad no se decreta, tiene que ser de principios y valores, que no se ha logrado ni en el mal llamado G4, ni en los ‘alacranes’, ni en fuerzas emergentes”, asegura a la VOA. A su entender, Maduro ganó dividiendo aún más a la oposición.

Berrizbeitia opina que un reencuentro será difícil “mientras no haya valores y principios reales” entre los movimientos que pretenden aglutinarse.

Se pregunta, por ejemplo, si los disidentes de la MUD reconocen a Maduro como presidente, si apuestan por esperar hasta 2024 para unas presidenciales y si consideran que ya hay suficientes condiciones electorales para ir a votar.

“Si nosotros no retomamos lo que quiere el país, una reinstitucionalización del país basada en el respeto, retomando los principios democráticos, lo veo muy difícil (unir a la MUD con la Alianza Democrática”, indica.

La Voz de América intentó reiterada e infructuosamente consultar a voceros nacionales de Voluntad Popular, el partido donde militaba Guaidó, sobre la posibilidad de alianzas con esa fracción disidente de la oposición.

La unidad no se decreta, tiene que ser de principios y valores”
Carlos Berrizbeitia, Proyecto Venezuela

Freddy Guevara, de esa organización política y delegado opositor en la mesa de negociaciones de Ciudad de México, cerró de plano la puerta a esa iniciativa.

“Lo digo muy claro: no cuenten conmigo, y estoy seguro que tampoco que con VP, para plantear una unidad con los financiados por Saab (empresario colombiano acusado de corrupción en Estados Unidos) y secuestradores de partidos”, escribió el dirigente político en su cuenta oficial de Twitter.

La VOA conoció a través de fuentes extraoficiales que otros partidos opositores han iniciado discusiones internas en cuanto a si debe promoverse un acercamiento con la Alianza Democrática.

"No todo el mundo es alacrán"

Quienes apostaron por la abstención en las elecciones regionales cierran la puerta a un entendimiento con la Alianza Democrática, aunque sin nombrarla. Incluso, hay movimientos que piden una renovación de la dirigencia del G4.

El partido Vente, coordinado por María Corina Machado, hizo votos días luego de las votaciones por la selección de un nuevo liderazgo opositor “que no se entregue, doblegue y traicione”, en explícita mención a los partidos del G4.

Machado, en un mensaje publicado en su cuenta oficial de Twitter, fustigó a quienes estaban “felices con esas migajas de plata o de fama efímera que recibieron a cambio de una gran decepción” en las votaciones regionales.

Andrés Velásquez, de La Causa R, habló por su parte de un “nuevo ciclo de lucha” donde no haya “cohabitadores ni vendidos” en la oposición.

Stalin González, del partido Un Nuevo Tiempo, opinó en una entrevista radial que es “un error” calificar de ‘alacranes’ a todos los disidentes opositores. “Toda la disidencia que está allí se alimenta de un plan del gobierno y de lo que picó el alacrán, pero también se nutre de nuestro sectarismo, de los que no le dimos espacios, y los que en la MUD no consiguieron una oportunidad”, expresó.

Capriles Radonski, cuyo partido sí participó en las votaciones del domingo, recomendó “revisar estado por estado” a los integrantes de la Alianza Democrática para determinar si tienen cabida en la plataforma unitaria.

“No todo el mundo es ‘alacrán’ ni puedes descalificar a todo aquel que disienta (…) y, ¡ojo!, sí hay alacranes”, indicó ante la prensa la semana pasada.

Variante Ómicron: ¿Por qué debería preocupar a América Latina?

Un hombre muestra un titular de un periódico en Pretoria, Sudáfrica, en la que se confirma la aparición de una nueva variante del coronavirus.

Los expertos sanitarios insisten en que la vacunación es clave para paliar los efectos de la nueva variante del coronavirus, pero el problema es que en la región de América Latina hay 19 países que registran una tasa de vacunación por debajo del 40 por ciento.

Una nueva variante del coronavirus está poniendo al mundo, de nuevo, en jaque. La cepa, denominada B.1.1.529 y que apareció por primera vez en Sudáfrica el pasado 24 de noviembre, ha provocado que los gobiernos y los expertos sanitarios en todo el planeta hayan expresado su preocupación.

“El número de casos de esta variante parece estar aumentando en casi todas las provincias de Sudáfrica

Los científicos que están analizando la nueva cepa aún no han dado a conocer los resultados y continúan monitoreando la evolución de la mutación del virus. Pese a eso, se cree que su aparición está provocando “aumento exponencial” de casos positivos por coronavirus en todo el mundo.

¿Dónde apareció por primera vez?

Hasta el momento se desconoce cuál ha sido el origen de la variante bautizada como Ómicron pero, según datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), los casos positivos de la cepa se han dado en viajeros que han viajado recientemente desde países sudafricanos.

Los científicos de la OMS han catalogado esta cepa como “preocupante” y se trabaja con la hipótesis de que el aumento de casos positivos está relacionado directamente con esta nueva variante.

¿Cuál es la preocupación de los expertos?

“En las últimas semanas, las infecciones han aumentado de forma pronunciada, coincidiendo con la detección de la variante B.1.1.529 de una muestra recolectada el 9 de noviembre de 2021”, dio a conocer la OMS a través de un comunicado al que ha tenido acceso la Voz de América.

“El número de casos de esta variante parece estar aumentando en casi todas las provincias de Sudáfrica

Según los expertos, esta cepa “tiene una gran cantidad de mutaciones” en tanto que “la evidencia preliminar sugiere un mayor riesgo de reinfección con esta variante” en comparación con otras que han aparecido en el pasado.

“El número de casos de esta variante parece estar aumentando en casi todas las provincias de Sudáfrica y se ha detectado a tasas más rápidas que los aumentos repentinos de infección anteriores, lo que sugiere que esta variante puede tener una ventaja de crecimiento”, agregaba el documento del organismo sanitario internacional.

Las medidas que se deben implementar

Los expertos han instado a los gobiernos a “mejorar los esfuerzos de vigilancia”, especialmente para monitorear su evolución y confirmar si, realmente, esta variante podría ser mucho más peligrosa que el resto de las que han aparecido desde el estallido de la pandemia de COVID-19.

“Donde exista capacidad, y en coordinación con la comunidad internacional, se deben realizar investigaciones de campo y evaluaciones de laboratorio para mejorar la comprensión de los impactos potenciales de la variante, como su gravedad y eficacia de las medidas ya implantadas”, exponen los científicos.

La vacunación, factor clave

Además de las medidas que se pusieron en marcha desde el inicio de la crisis sanitaria, como el uso de mascarillas, el lavado de manos, la buena ventilación de los espacios cerrados y el cumplimiento del distanciamiento social, las autoridades también recuerdan que la vacunación ha demostrado ser efectiva para reducir los riesgos y la curva de contagios.

América Latina, una región con una baja tasa de vacunación

Esta situación podría poner en alerta a los países de América Latina, que están registrando un ritmo de vacunación mucho más lento, a pesar de los esfuerzos realizados a través de mecanismos como el Fondo de Acceso Global para Vacunas COVID-19, impulsado por la OMS, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y otros organismos.

“En América del Sur, casi todos los países están notificando un aumento de la incidencia, incluso en el Cono sur.

Pese a eso, la OPS, encargada de monitorear la situación en la región de Estados Unidos, Canadá, Latinoamérica y el Caribe, ya ha pedido “precaución” ante el aumento de casos de coronavirus especialmente en la zona sudamericana.

“En América del Sur, casi todos los países están notificando un aumento de la incidencia, incluso en el Cono sur. También se están notificando altas tasas de infección en el Caribe”, explicaban desde la conferencia de prensa semanal que organiza la OPS precisamente para abordar la situación en el continente americano.

Las naciones centroamericanas son las únicas que, por el momento, no ha registrado un aumento de casos positivos, sino todo lo contrario.

19 países latinoamericanos por debajo del 40% de vacunación

El mayor problema, insisten desde la OPS, es que la tasa de vacunación en la región sur del continente americano sigue siendo excesivamente baja.

“Si bien poco más de la mitad de la población de América Latina y el Caribe ya está completamente vacunada contra la COVID-19, hay 19 países que no han alcanzado las metas de la OMS de vacunar al 40 por ciento de la población para finales de 2021”, dicen desde la OPS advirtiendo que “a pesar de ello, se están levantando las medidas preventivas, incluso en lugares con una elevada densidad de población”.

“Cada vez que bajamos la guardia, el virus cobra impulso y amenaza los logros conseguidos con esfuerzo”, comentaba Carissa Etienne, directora de la OPS en conferencia de prensa.

.Es crucial que las personas se vacunen lo antes posible para protegerse contra la enfermedad grave

Perspectivas “preocupantes”

La llegada de las fiestas de final de año podría empeorar aún más la situación en tanto que las perspectivas no son nada positivas, a tenor de los datos que manejan desde la OMS. “Es crucial que las personas se vacunen lo antes posible para protegerse contra la enfermedad grave y evitar que los hospitales se vean desbordados, sobre todo si pretenden viajar”, agregó.

De acuerdo con datos oficiales, hasta el momento se han distribuido más de 1.300 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus en toda la región y los organismos sanitarios continúan sumando esfuerzos para agilizar el proceso de distribución de las dosis, sobre todo en lugares donde el acceso es más limitado o hay pocos recursos.

Zulia: el estado con más electores de Venezuela vuelve a ser un bastión de la oposición

En las calles de Maracaibo, Venezuela. (Luis Bravo / AFP).

La oposición al chavismo ganó holgadamente en el estado más poblado de Venezuela, Zulia, en las elecciones regionales de este domingo. Los detractores del gobierno de Nicolás Maduro recuperaron así un bastión político clave para los futuros procesos comiciales, opinan analistas.

La tarjeta de la Mesa de la Unidad, afín a los partidos políticos que apoyan al llamado gobierno interino de Juan Guaidó, triunfó en esa región occidental con una diferencia de 184.000 votos -17 puntos porcentuales de ventaja- sobre la plataforma del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela.

Manuel Rosales Guerrero, excandidato presidencial en 2006 contra Hugo Chávez y fundador de uno de los principales partidos opositor, Un Nuevo Tiempo, lideró esa victoria. Gobernador de Zulia entre 2000 y 2008, ganó el cargo contra el actual mandatario regional, el madurista Omar Prieto.

La oposición también logró la mayoría de las alcaldías. Sus candidatos obtuvieron la victoria en 15 de 21 municipios, incluyendo Maracaibo, la capital, también gobernada desde 2017 por un funcionario del PSUV, Willy Casanova.

Siete datos clave sobre las elecciones en Venezuela: caída del voto chavista, avance opositor en alcaldías

El Zulia es un estado “clave” para la política venezolana, explica el doctor en ciencias políticas y profesor universitario, Gustavo Adolfo Soto. “Es la primera circunscripción electoral. El país debe entender el mensaje del pueblo zuliano ante un evento que se pueda suscitar”, como un revocatorio presidencial o la renovación del cargo que ocupa Maduro, afirma a la Voz de América.

Zulia, donde se calcula que hay cerca de cuatro millones de habitantes, ha sido históricamente “un voto rebelde” a las posturas nacionales, expone Soto.

Es considerada un estado regionalista, generalmente opuesto al centralismo. “Desde 1989 (cuando inician las votaciones en Venezuela para gobernaciones y alcaldías), el gobernador de Zulia era copeyano cuando existían presidentes adecos, y viceversa. Ha sido siempre un voto rebelde por ese sentido de regionalismo y pertenencia que identifica al zuliano”, apunta.

Fue, sin embargo, el primer estado donde el chavismo logró una victoria electoral: Francisco Arias Cárdenas, teniente coronel que acompañó a Hugo Chávez en el golpe de Estado de 1992, ganó la gobernación zuliana en 1995 y logró su reelección en 1998 antes de enfrentar fallidamente al líder de la llamada revolución bolivariana en las megaelecciones de 2000.

Tras las gestiones de Rosales (2000-20008) y de su delfín político Pablo Pérez (2008-2012), el chavismo ganó en 2012 la gobernación de la mano de Arias. Cuatro años luego, el candidato opositor Juan Pablo Guanipa le ganó ampliamente, pero la oficialista Asamblea Nacional Constituyente anuló su triunfo luego que el dirigente se negó a juramentarse ante ella.

Fue allí cuando Prieto, vicepresidente regional del PSUV, se lanzó y ganó en unas nuevas elecciones en diciembre de 2017, justamente ante Rosales.

Faro electoral

Zulia tiene 2,6 millones de ciudadanos inscritos en el padrón electoral. No hay otra región con tantos votantes en Venezuela. Le siguen en número de electores Miranda, con 2,2 millones; Carabobo, con 1,6 millones; y Lara, con 1,3 millones.

La oposición venezolana logró el domingo pasado triunfos en las gobernaciones de otros dos estados, Nueva Esparta y Cojedes, mientras permanece a la espera de los resultados en Barinas, donde su candidato aún tiene chance de victoria.

Jesús Castellano, politólogo experto en análisis de asuntos electorales, subraya que Zulia constituye “una obligada referencia” en cuanto a votos en el país.

Resalta la importancia de sus recursos naturales y económicos -su cuenca del Lago de Maracaibo contiene aproximadamente dos tercios de las reservas petroleras de Venezuela, tanto como su “posición geopolítica estratégica” para el poder político venezolano, con acceso al Mar Caribe y limítrofe con Colombia.

“Se considera uno de los bastiones electorales de los sectores democráticos. Este resultado es muy importante, porque además de ser un triunfo emblemático y simbólico, es la oportunidad de generar de nuevo en la entidad un verdadero liderazgo, tras lo ocurrido con Guanipa y la elección de Prieto” en 2017, dice.

Castellano considera que el liderazgo de los políticos zulianos “llega en un momento crucial” para Venezuela en cuanto a la redefinición de las fuerzas opositoras y la agravada situación humanitaria que hay en todo el país.

Tanto Rosales como Guaidó, abogaron el lunes pasado por la “reconstrucción” de la oposición. Candidatos antichavistas sumaron más votos en Venezuela que el oficialista Gran Polo Patriótico, pero divisiones en las aspiraciones minaron sus posibilidades de triunfo en al menos 10 gobernaciones, según analistas.

El gobernador electo de Zulia tendrá “un papel muy importante” en la reconducción de las fuerzas democráticas venezolanas, opina Castellano.

“Zulia ha sido un espacio tradicional de lucha de los sectores democráticos en Venezuela. Antes de hablar de próximos procesos electorales, es necesaria la búsqueda de puntos de unión y definición de estrategias”, concluye.

Cargar más

XS
SM
MD
LG