Enlaces de accesibilidad

América Latina

Los nuevos rostros que exigen la salida de Daniel Ortega en Nicaragua

Alianza Cívica de Nicaragua aplaude informe de CIDH y apoyo internacional

La Alianza Cívica de Nicaragua, nueva y amplia coalición de estudiantes, empresarios, agricultores y ambientalistas que intentan negociar un retorno a la paz y la salida de Ortega.

Lesther Alemán, un estudiante de 20 años larguirucho y con gafas, nunca había participado en una protesta hasta abril, cuando se convirtió en el rostro público de un revuelta que ha sacudido el Gobierno de Daniel Ortega.

Un estudiante de buenas calificaciones, Alemán alcanzó fama nacional cuando en una transmisión en vivo describió a Ortega como "asesino" por la represión violenta de las protestas que dejaron más de 200 muertos. La represión volvió a despertar recuerdos de la guerra civil nicaragüense que duró una década y concluyó en 1990.

Cerca de 70 % de los nicaragüenses cree que Ortega debería renunciar, según una encuesta de CID/Gallup realizada en mayo,

Alemán y otros 40 líderes estudiantiles, algunos aún adolescentes, se escondieron después de recibir amenazas de muerte. Ahora forma parte de una nueva y amplia coalición de estudiantes, empresarios, agricultores y ambientalistas que intentan negociar un retorno a la paz y la salida de Ortega.

El grupo, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, tiene como objetivo crear una generación de líderes externos fuera del gobernante movimiento Sandinista y de los desacreditados partidos de oposición.

Alianza Cívica de Nicaragua aplaude informe de CIDH y apoyo internacional
Alianza Cívica de Nicaragua aplaude informe de CIDH y apoyo internacional

Ortega, de 72 años, ha dominado la política nicaragüense por décadas. Después de que los sandinistas, de ala izquierdista,derrocaran al dictador Anastasio Somoza en 1979, Ortega dirigió el país hasta 1990 pero volvió al poder en las elecciones del 2006 por el primero de tres períodos consecutivos.

Mientras los críticos dicen que Ortega ha impuesto un régimen corrupto y autoritario en la empobrecida nación de seis millones de habitantes, la Alianza enfrenta un camino difícil para derrotarlo.

El grupo está dirigido por personas con poca experiencia política, muchos de los cuales han estado en desacuerdo en el pasado o no se conocían hasta hace poco. Antiguos aliados de Ortega dicen que él está tratando de explotar las divisiones en la coalición para aferrarse al poder.

Alemán dijo que los líderes de la Alianza saben que, mientras la ira pública está creciendo contra Ortega, ellos deben estar unidos para derrotarlo y gobernar. "Al inicio todos teníamos dudas, desconfiábamos... (pero) hoy ya no estamos así de tensos," dijo Alemán, hijo de un camionero. "Era necesario tener esa cohesión con los otros movimientos del país", añadió.

ALIANZA POR CRISIS


Alemán se unió a una manifestación el 18 de abril para protestar contra los planes de recortar los beneficios de pensiones, que pronto se convirtió en una revuelta nacional después de que partidarios de Ortega golpearon a estudiantes y jubilados con bates de béisbol y tubos de metal.

Durante los días siguientes, los bates de béisbol dieron paso a las armas; la policía y milicias enmascaradas dispararon contra los manifestantes armados con misiles caseros y hondas. La violencia enfureció a miles de nicaragüenses que se lanzarona las calles para exigir la renuncia de Ortega.

Como muchos, Alemán dijo que estaba inspirado por la revolución sandinista de izquierda, que derrocó a Somoza y resistió a los guerrilleros de la Contra respaldados por Estados Unidos durante la siguiente década. "Le digo a Ortega: juraste libertad y no tenemos libertad.¿Dónde esta esa libertad?", preguntó el estudiante.

Empresarios y grupos de derechos humanos se unieron a los estudiantes y fueron invitados por la Iglesia Católica para participar en las conversaciones con Ortega. Su Gobierno ha catalogado a los manifestantes de "terroristas" y "vándalos" a sueldo de las fuerzas derechistas.

La represión ha dañado la popularidad de Ortega y exacerbado las tensiones dentro de los sandinistas. Cerca de 70 % de los nicaragüenses cree que Ortega debería renunciar, según una encuesta de CID/Gallup realizada en mayo, mientras quesu índice de aprobación ha caído a sólo un 19 por ciento desdeun 62 por ciento en enero.

Cuatro muertos en nuevo ataque atribuido a fuerzas del Gobierno en Nicaragua
Cuatro muertos en nuevo ataque atribuido a fuerzas del Gobierno en Nicaragua

Miles de personas participaron en una huelga general de 24 horas, organizada por la Alianza, el 14 de junio, vaciando losnormalmente bulliciosos mercados del país.

Algunos en Nicaragua están considerando las lecciones de las elecciones de 1990, cuando Ortega fue derrotado por una alianza liderada por Violeta Barrios de Chamorro,

Aunque el mandato de Ortega no termina hasta el 2021, la cifra creciente de muertos y la condena internacional lo han presionado a discutir elecciones anticipadas para el año que viene, además de una revisión del consejo electoral controlado por los sandinistas. Sin embargo, las fuerzas que apoyan a Ortega continúan atacando a manifestantes que defienden barricadas que casi han paralizado la economía del empobrecido país. Las intermitentes conversaciones de paz se rompieron la semana pasada en medio de nuevos episodios de violencia.

"Daniel (Ortega) está en guerra y él negocia como si estuviera en guerra", dijo Óscar René Vargas, cofundador del movimiento sandinista que rompió con Ortega en el 2007. "Quiere rescatar territorio y mostrar fuerza para tener una mejor posición para negociar mejor", añadió.

INCÓMODA UNIÓN

La inclusión de un grupo empresarial con fuertes lazos con Ortega en la Alianza causó tensiones. Durante una década, el grupo ayudó a Ortega a ejecutar un modelo económico que atrajo la inversión extranjera y los elogios del Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Fue muy raro estar con ellos, nunca me había sentado en la misma mesa," dijo Harley Morales, una estudiante de Sociología, de 26 años, que ayudó a diseñar la estrategia de la Alianza. "Pero el COSEP (Consejo Superior de la Empresa Privada) comprendió que tiene que romper con el régimen y posicionarse de manera más beligerante con el pueblo", añadió.

Morales dijo que el desafío principal es salvar las diferencias que permanecen dentro del grupo. Aún no ha llegado a un acuerdo sobre si Ortega debería dejar el cargo de inmediato o quedarse hasta las elecciones anticipadas, y si buscar estrategias más agresivas para obligar al Gobierno a detener la represión, dijeron miembros.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES), vinculado al sector privado, dijo que aunque la Alianza es una "organización horizontal" que agrupa a personas de diferentes orígenes, todos comparten un único objetivo. "Existe un sentido común de objetivo muy claro: el objetivoes democratizar el país," dijo el economista de 47 años y agregó que un primer paso para lograrlo era revisar el sistema electoral para permitir a la oposición desafiar a Ortega de manera justa.

Uno de los últimos líderes izquierdistas de Centroamérica, Ortega ha aumentado el control sobre los tribunales, la asamblea nacional y el consejo electoral.

"Cese a la represión, que pare la violencia", el clamor de los nicaragüenses
"Cese a la represión, que pare la violencia", el clamor de los nicaragüenses

El opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y el Partido Liberal Independiente (PLI) obtuvieron menos del 20 % de los votos en las elecciones del 2016, que Ortega ganó de manera aplastante en medio de acusaciones de fraude electoral por parte de la oposición.

Los acuerdos secretos entre algunos de esos partidos y Ortega erosionaron la confianza de los nicaragüenses en ellos, dicen analistas y encuestadores.
Sin embargo, la acumulación progresiva de poder por parte de Ortega y su poderosa esposa, Rosario Murillo, los ha dejado cada vez más aislados dentro del movimiento sandinista, dicen los analistas.

La pareja apartó a figuras prominentes del partido, muchos de ellos exlíderes guerrilleros, para consolidar su control, lo que debilitó su apoyo. Algunos en Nicaragua están considerando las lecciones de las elecciones de 1990, cuando Ortega fue derrotado por una alianza liderada por Violeta Barrios de Chamorro, la viuda de un periodista opositor asesinado. Su discurso era terminar la guerra civil que cobró más de 30,000 vidas. "Qué todos vayan unidos como en el 90 es la única manera de derrocar el régimen," dijo Miguel Gómez, profesor de economía política de la Universidad Americana de Managua. La Alianza "no tiene un plan para después que Ortega se vaya", destacó.

Reuters

Vea todas las noticias de hoy

Implican a Peña Nieto en sobornos de Odebrecht

El presidente de México, Enrique Peña Nieto habla a la nación este miércoles

El escándalo de los sobornos de la constructora brasileña Odebrecht en México ha salpicado al expresidente Enrique Peña Nieto.

Emilio Lozoya, exdirector de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (PEMEX) y acusado él mismo de recibir sobornos millonarios de Odebrecht, denunció el martes ante las autoridades que el expresidente y quien fuera su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, le pidieron recibir el dinero y utilizarlo para hacer pagos durante su campaña presidencial.

El fiscal general de México, Alejandro Gertz Manero, informó en un mensaje videograbado que el exdirectivo de la petrolera mexicana presentó una denuncia en la que narró las supuestas órdenes del exmandatario y Videgaray.

Según lo denunciado por Lozoya, dijo Gertz, una vez que ganó la presidencia y entró al poder en 2012, tanto Peña Nieto como Videgaray le ordenaron también hacer pagos millonarios a legisladores con el propósito de garantizar la aprobación en el Congreso de una serie de reformas al principio de su gobierno.

Ni el exmandatario ni Videgaray se han pronunciado sobre los señalamientos. Peña Nieto gobernó México entre 2012 y 2018.

El fiscal refirió que como pruebas presentó a cuatro testigos, recibos y un video, por lo que la dependencia abrió una investigación. Dijo que revisarán lo presentado y en su caso podrían citar a declarar a las personas involucradas.

Según Gertz, Lozoya denunció que recibió varios millones de pesos de la empresa constructora brasileña Odebrecht y le dieron la orden de que más de 100 millones de pesos (más de 4,4 millones de dólares al tipo de cambio actual) se usaran para pagos a asesores electorales extranjeros que colaboraron con la campaña.

“El que después fue presidente y su secretario de Hacienda son las personas que este individuo, que está presentando la denuncia, señala que fueron los que le ordenaron que ese dinero fuera entregado", refirió Gertz.

Ya en el gobierno, aseguró, le ordenaron pagar al menos 120 millones de pesos (más de 5,3 millones de dólares al tipo de cambio actual) a un diputado y cinco senadores para que se garantizara el apoyo legislativo a varias reformas entre 2013 y 2014.

Lozoya fue detenido en España y extraditado recientemente a México, donde se convirtió en el primer ex alto funcionario en quedar sujeto a un proceso penal por presuntamente recibir sobornos millonarios de la constructora brasileña Odebrecht, que está envuelta en una serie de escándalos similares en varios países latinoamericanos. El exdirectivo, sin embargo, no pisará la cárcel porque colaborará con la justicia.

José Antonio Crespo, analista del Centro de Investigación y Docencia Económicas, consideró que detrás del anuncio del fiscal se ve una motivación política, porque se prefiere dar la información a la prensa y no reservarla para la investigación. Sin embargo, no duda de que sean reales los señalamientos.

Agregó que si se prueban, las autoridades deberían ir contra todos los involucrados. “Si queda todo en un uso político-mediático, no va a servir para nada”, comentó.

De prosperar el caso, sería un importante logró para el gobierno del mandatario Andrés Manuel López Obrador, quien recibió la Presidencia de manos de Peña Nieto y llegó al poder con la promesa de erradicar la corrupción en el país.

Sin embargo, López Obrador también ha sido cuidadoso y ha dicho que no busca revanchas con expresidentes y en varias ocasiones ha afirmado que antes de perseguir a uno de ellos lo sometería a una consulta pública.

COVID-19, una segunda condena para presos políticos en Nicaragua

Un recluso abandona la cárcel La Modelo en Nicaragua. REUTERS/Oswaldo Rivas

El horror que padecen los prisioneros en las cárceles de Nicaragua, especialmente los condenados por motivos políticos, se pone de manifiesto en un reportaje realizado por Newsweek y reproducido por Amnistía Internacional, en el cual se describe la situación de hacinamiento, la falta de higiene, la ausencia de cuidados médicos elementales, todo ello unido a los maltratos físicos y psicológicos y el déficit de alimentación.

Construida para albergar aproximadamente 2, 400 personas, ya en 2013 entre sus paredes se hallaban encerrados unas 4, 600,

“La Modelo”, como se le conoce al complejo carcelario Jorge Navarro, es considerada la prisión más grande y también la más antigua de Nicaragua. Construida para albergar aproximadamente 2, 400 personas, ya en 2013 entre sus paredes se hallaban encerrados unas 4, 600, según datos ofrecidos por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) quien, además, informa que el gobierno Ortega-Murillo ya no hace públicos los datos de prisiones ni permite las visitas de organismos defensores de los derechos humanos.

Según expertos y abogados defensores, la situación es mucho peor en estos momentos, cuando el hacinamiento es mucho mayor, las condiciones de salubridad y alimentación son aún peores, crean un caldo de cultivo fructífero para el la proliferación del COVID-19. Toses y estados febriles, lamentos de agonía de prisioneros que desaparecen de sus celdas y nunca más vuelven a tener noticias de ellos son los testimonios que algunos reclusos logran transmitir a sus familiares.

¿Hasta dónde está dispuesto a llegar Daniel Ortega para mantenerles en silencio?”

Al respecto, Erika Guevara, directora para las Américas de Amnistía Internacional, ha dicho que “Nicaragua está enfrentando una disyuntiva de vida o muerte. Estamos hablando no solo de la libertad sino de la vida de decenas de personas que fueron puestas tras las rejas para silenciarlas. La pregunta es: ¿Hasta dónde está dispuesto a llegar Daniel Ortega para mantenerles en silencio?”

Exclusiva con Juan Guaidó: Si en Venezuela optamos por acostumbrarnos, vamos a ser una segunda Cuba

Entrevista exclusiva de Radio Televisión Martí al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

“Si alguien hoy depende de [los servicios de] la inteligencia cubana es Nicolás Maduro”, le dijo el viernes en entrevista exclusiva a Radio Televisión Martí el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó. “Tristemente, Maduro se ha entregado precisamente a los cubanos, se entregó a otras potencias extranjeras, y depende absolutamente de ellos”.

En diálogo con Aymara Lorenzo, corresponsal de Radio Televisión Martí en Venezuela, la periodista le preguntó si creía que, aconsejado por el régimen de La Habana, Maduro estuviera jugando al desgaste de Juan Guaidó como presidente interino.

"Esa es la estrategia número uno de la dictadura desde siempre”, le respondió Guaidó. “No solamente al desgaste, sino a lo que llamamos nosotros en Venezuela una ‘molienda’. O sea: ellos tienen todo un aparato de propaganda, de persecución, y lo voy a poner en términos sencillos; a nivel operativo, mis cuatro jefes de despacho: uno secuestrado, Roberto Marrero; dos en el exilio y uno en clandestinidad”.

Recordó que el equipo de comunicaciones también está en la clandestinidad y que hay 36 parlamentarios antichavistas en el exilio.

Entrevista exclusiva con el presidente interino de Venezuela Juan Guaidó
please wait

No media source currently available

0:00 0:33:40 0:00

“La dictadura políticamente, diplomáticamente, económicamente está derrotada”, aseguró Guaidó. “Lo lamentable de esto es que, por soberbia, han arrastrado a todo el país a niveles de países en guerra: Siria, Afganistán, Sudán del sur… esas son las comparaciones que hoy puede tener Venezuela a nivel de emigración, acceso a bienes y servicios, hambruna potencial, hiperinflación, entre otras cosas. Maduro lo único que controla es el desastre”.

Sin embargo, observó Lorenzo, en medio de la escasez de combustible que vive la propia Venezuela, Caracas sigue enviándole barcos de gasolina a Cuba a cambio de médicos que participan en la campaña para combatir el coronavirus.

El régimen de Maduro “principalmente se sostiene de inteligencia, contrainteligencia y propaganda desde Cuba, y de un soporte diplomático que de cierta manera le presta el gobierno de Rusia”, comentó Guaidó. “Pero a nivel de lo real, lo que de verdad cuenta, que es el factor económico, no le prestan un dólar. Por el contrario, se lo siguen chuleando Cuba, Irán, que es un proveedor caro de gasolina”.

Considerando las situaciones que atraviesan los ciudadanos venezolanos y cubanos, la reportera de Radio Televisión Martí le pidió al presidente interino que dijera en qué elementos las consideraba comparables y cuál era su mensaje para los cubanos.

“Regímenes a los que no les interesa en absoluto el ciudadano, regímenes a los que no les interesa en absoluto el bienestar de nuestros pueblos; de una manera sádicos, pareciera que disfrutan del dolor de la lejanía de nuestra gente”, respondió. “Me atrevería a decir incluso que Cuba tiene factores que están mucho mejor que hoy en Venezuela; […] están menos aislados a nivel de vuelos internacionales, a nivel de seguridad incluso”.

La gran diferencia está en que Venezuela todavía tiene una oposición, una alternativa democrática, un gobierno encargado, un Parlamento listo para los sacrificios, dijo Guaidó.

“Si nosotros decidimos por el desgaste y por acostumbrarnos, perdimos: vamos a tener una segunda Cuba en América Latina”, subrayó. “Si por el contrario nos mantenemos firmes, no transigimos en nuestras demandas, que son elementales para una solución y una transición; agrupamos y mantenemos a la mayoría, la movilizamos; mantenemos el respaldo internacional; no nos acostumbramos a la tragedia, no nos acostumbramos a hacer colas, no nos acostumbramos a la indignidad, vamos a hacer la diferencia”.

Si el candidato Joe Biden ganara las elecciones, ¿cree usted que cambiaría la estrategia de Estados Unidos con relación al proceso de cambio político en Venezuela?, le preguntó la reportera de Radio Televisión Martí.

“Hoy tiene 15 millones de dólares de recompensa [la captura de Nicolás] Maduro, eso es un proceso judicial de un poder independiente en Estados Unidos”, dijo Guaidó. “Incluso, va más allá de la política bipartidista, que ya tenemos el respaldo --se vio en el discurso del Estado de la Nación-- cómo hemos tenido muy buena relación con los diferentes partidos y el respaldo total de la administración del Presidente [Donald] Trump”.

También ha habido declaraciones muy claras, añadió. Recientemente, por ejemplo, la del senador demócrata Bob Menéndez, y de muchos otros. Hoy la posición débil es la de Maduro, la de una dictadura, insistió el presidente interino.

“Relativamente, porque ellos aún tienen los organismos represivos de la dictadura, a través de [los cuales] ejercen el control y la presión del miedo, de la persecución; del cierre de canales de televisión, de periódicos, entre otras cosas”, precisó Guaidó. “Pero relativamente el que tiene la posición débil es Maduro; el que tiene la recompensa sobre su cabeza es él”.

A ninguno de los representantes de la alternativa democrática les pasa lo mismo; al contrario, tenemos la interlocución de actores internacionales, la posibilidad de conseguir créditos para mejorar la vida del venezolano, dijo.

“Y eso incluso lo sabe hoy el entorno del dictador, lo cual lo hace particularmente frágil […]. Ahora, nos toca a nosotros ejercer la presión, mantener la tensión política; la propuesta de cambio, solución y alternativa, las garantías, y tenemos cómo hacerlo”, añadió el presidente interino venezolano.

Si como dice usted, el régimen de Nicolás Maduro está débil, ¿a qué atribuye entonces que Estados Unidos no ha logrado articular una estrategia con China y Rusia para lograr un cambio político en Venezuela?, le preguntó Lorenzo.

“Cada país tiene sus intereses; eso creo que es evidente hoy, y hemos visto las altisonantes declaraciones en este complejo contexto geopolítico”, respondió Guaidó. “Para nosotros, lo interesante es que seamos nosotros los que decidamos, los venezolanos, con el respaldo que tenemos y con la presión que podemos ejercer”.

La articulación principal la tenemos que generar nosotros con el acompañamiento internacional, y tratar de limitar los intereses de los gobiernos que apoyan a Maduro, añadió.

“Nosotros le hemos dicho por ejemplo a China que con Maduro no van a cobrar ni un dólar de lo que les deben; es así: no van a poder recuperar la industria petrolera; sucedió en otras latitudes del mundo, no solamente en Venezuela, que en derivas autoritarias no se puede generar una mejora en la productividad, mucho menos petrolera, por el costo de operación, por el mercado actual va a ser mucho más complejo aún”, dijo Guaidó.

Nuevos casos de coronavirus en Brasil

Un entierro en Manaos, Brasil en mayo 26, 2020. (REUTERS/Bruno Kelly)

Brasil sumó en las últimas 24 horas 1.437 muertos por COVID-19, con lo que totaliza 97.256 víctimas, en tanto la cantidad de casos confirmados sobrepasa los 2,85 millones, informó este miércoles el Gobierno.

De acuerdo con el más reciente boletín del Ministerio de Salud, en la última jornada se reportaron 57.152 nuevos casos, con lo que la cantidad de infectados con el Coronavirus ascendió a 2.859.073.

Pese a que varias regiones del país avanzan en el proceso de reactivación de sus economías, las muertes y los casos por COVID-19 continúan con una media diaria que supera el millar de víctimas y los 46.000 contagios.

Una de las más recientes víctimas del coronavirus fue el cacique Aritana Yawalapiti, un reconocido jefe indígena de la Amazonía brasileña, quien falleció el miércoles en Brasil.

Corte Suprema de Justicia ordena detención de Uribe

El senador Álvaro Uribe Vélez hace un gesto durante una sesión plenaria sobre la presentación de objeciones por parte del gobierno a la Jurisdicción Especial para la Paz, en el Congreso Nacional en Bogotá, Bogotá, Colombia, el 30 de abril de 2019.

La Corte Suprema de Justicia de Colombia ordenó el martes la detención domiciliaria del expresidente Álvaro Uribe en una investigación por supuesto fraude y soborno de testigos en un proceso en el que el político es acusado de vínculos con escuadrones paramilitares de ultraderecha.

Es la primera vez en la historia de Colombia que el tribunal ordena privar de la libertad a un expresidente. Uribe, un político muy popular y polémico, deberá asumir el proceso privado de la libertad mientras la corte decide si lo acusa y lo lleva a juicio o archiva el caso.

"El senador Uribe Vélez cumplirá la privación de la libertad en su residencia y desde allí podrá continuar ejerciendo su defensa con todas las garantías del derecho al debido proceso", dijo un comunicado de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema en el que aseguró que le decisión se adoptó por unanimidad.

Uribe es en la actualidad un prominente senador y es el mentor de Iván Duque, el actual mandatario del país sudamericano.

"La privación de mi libertad me causa profunda tristeza por mi señora, por mi familia y por los colombianos que todavía creen que algo bueno he hecho por la patria", escribió el exmandatario, de 68 años, en su cuenta de Twitter.

La orden de captura podría ahondar la tormenta judicial y política en el país. También amenaza con incrementar la polarización en un país políticamente dividido.

Uribe y el congresista Álvaro Hernán Prada son acusados de soborno y fraude, delitos para los que la legislación colombiana establece prisión de hasta 12 años.

El expresidente acusó en 2012 al senador izquierdista Iván Cepeda de organizar un complot para vincularlo falsamente con escuadrones paramilitares durante visitas a exintegrantes de esos grupos en cárceles.

Pero en febrero de 2018, el tribunal que investiga todos los asuntos penales que involucran a legisladores dijo que Cepeda había recopilado información como parte de su trabajo y que no había pagado ni presionado a exparamilitares. En cambio, la corte aseguró que Uribe presionó testigos a través de terceros.

NADIE ESTÁ POR ENCIMA DE LA LEY

"No hay personas que en Colombia estén por encima de la justicia y de la ley, por muy influyentes que sean", dijo el senador Cepeda después de conocer la decisión judicial.

Las conductas imputadas a Uribe fueron presuntamente cometidas cuando se desempeñaba como congresista después de dejar la presidencia, aseguró la corte que justificó su decisión en posibles riesgos de obstrucción de la justicia.

El político colombiano se une a otros expresidentes de América Latina que terminaron implicados en procesos judiciales y en la cárcel después de gobernar sus países como el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y el peruano Alberto Fujimori.

El presidente Duque dijo que confía en la inocencia de Uribe y lamentó que no pueda defenderse en libertad.

"Duele como colombiano que, muchos de los que han lacerado al país con barbarie se defiendan en libertad o, inclusive, tengan garantizado jamás ir a prisión, y que, a un servidor público ejemplar, que ha ocupado la más alta dignidad del Estado, no se le permita defenderse en libertad, con la presunción de inocencia", afirmó el presidente en un mensaje.

Uribe, quien durante su gobierno entre 2002 y 2010 lanzó una ofensiva militar contra las guerrillas izquierdistas, ha cuestionado la independencia de la corte y ha declarado su inocencia.

Con la detención de Uribe, el partido Centro Democrático pierde a su principal líder en el Congreso, donde Duque busca impulsar reformas económicas y sociales para aliviar los estragos de la pandemia del coronavirus.

La ausencia del Congreso y de la actividad política del expresidente podría debilitar la cohesión de su partido Centro Democrático. La agrupación tiene 51 de los 280 curules del parlamento y necesita alianzas para impulsar su agenda.

Uribe y algunos de sus familiares han sido señalados por sus opositores de supuestos lazos con escuadrones paramilitares de ultraderecha, acusados de violaciones a los derechos humanos, pero la actual investigación de la Corte es la que más ha avanzado en el tema.

Los escuadrones paramilitares fueron grupos armados ilegales que surgieron en la década de 1980 financiados por ganaderos, terratenientes y comerciantes para protegerse de los ataques de la guerrilla izquierdista pero que se desbordaron con sus sangrientos ataques.

Cargar más

XS
SM
MD
LG