Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Obama: "Mandela le dejó a su país un legado de libertad y paz con el mundo"

Fotografias de Nelson Mandela en un muro.

"Logró más de lo que puede esperarse de cualquier hombre", dijo Obama en la Casa Blanca, poco después de conocerse la muerte de Mandela. Reacciones en el resto del mundo.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, exaltó la figura del sudafricano Nelson Mandela como un líder que le dejó a su país un legado de libertad y paz con el mundo.

"Logró más de lo que puede esperarse de cualquier hombre", dijo Obama en la Casa Blanca, poco después de conocerse la noticia de la muerte del líder anti-apartheid.

"Hoy se fue a casa, y nosotros hemos perdido a uno de los seres humanos más influyentes, valientes y profundamente buenos con el que cualquiera de nosotros haya compartido tiempo en este mundo" añadió Obama.

Barack Obama ordenó izar a media asta las banderas en la Casa Blanca y todos los edificios públicos hasta el anochecer del lunes 9 de diciembre, en memoria del fallecido expresidente de Sudáfrica, Nelson Mandela.

La orden fue emitida en una proclama presidencial que insta a las autoridades federales, militares y estatales a seguirla "como señal de respeto a la memoria de Nelson Mandela". La orden se hizo efectiva de inmediato y la bandera principal de
la Casa Blanca ya ondea a media asta, como también deben hacerlo las de las embajadas de EEUU en el extranjero, instalaciones militares y barcos de la Armada.



La primera dama Michelle Obama, también quiso rendir homenaje a Mandela con un mensaje en su cuenta oficial de Twitter. "Siempre encontraremos fuerza e inspiración en el extraordinario ejemplo de valentía moral, amabilidad y humildad de Nelson Mandela", escribió la primera dama.

PESAR EN EL MUNDO

Por su parte el primer ministro británico, David Cameron, calificó al expresidente sudafricano Nelson Mandela como un "héroe de nuestro tiempo", tras conocer su fallecimiento esta noche a los 95 años.

John Kerry sobre la muerte de Mandela

El secretario de Estado, John Kerry, se sumó hoy a quienes rinden homenaje al expresidente de Sudáfrica Nelson Mandela, fallecido a los 95 años, al describirlo como un "pionero de la paz" que "desconocía el odio".

El responsable de Exteriores, que en 2007 compartió una cena de Acción de Gracias con Mandela, aseguró que quedó impresionado por lo "cálido, abierto y sereno que era".

"El 'largo camino a la libertad' de Madiba -nombre del clan de Mandela en lengua xhosa- dio un nuevo significado a la valentía, el carácter, el perdón y la dignidad humana. Ahora que su largo camino ha acabado, el ejemplo que dejó para la humanidad sobrevive. Será recordado como un pionero de la paz", dijo Kerry en un comunicado.
La bandera del número 10 de Downing Street, residencia oficial del jefe del Gobierno británico, ondeará a media asta en honor a Mandela, encarcelado durante 28 años por su lucha contra el "apartheid" en Sudáfrica y Premio Nobel de la Paz.

"Se ha marchado una gran luz que teníamos en el mundo. He pedido que la bandera del Número 10 ondee a media asta", dijo el "premier" conservador en su cuenta oficial de Twitter.

El fallecimiento del líder africano en su casa de Johannesburgo, tras una larga agonía, tuvo lugar el mismo día en que se estrenaba en Londres la película "Mandela: A Long Way to Freedom", con la asistencia de los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina.

También la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, lamentó el jueves la muerte del exmandatario de Sudáfrica, y aseguró que su ejemplo será seguido por quienes luchan por la justicia y la paz.

"El ejemplo de este gran líder guiará a todos aquellos que luchan por la justicia social y la paz en el mundo", dijo Rousseff en un comunicado.

La gobernante dijo que Mandela es la mayor personalidad del siglo XX, y que supo conducir con inteligencia en su país uno de los más importantes procesos de emancipación del ser humano en la historia contemporánea, contra el apartheid en Sudáfrica.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, destacó la vida "ejemplar" que tuvo el
expresidente sudafricano Nelson Mandela, así como su "determinación" y "compromiso" por hacer posible un mundo mejor.

"Estoy profundamente apenado por la muerte de Nelson Mandela, un paladín de la justicia. Nadie como él hizo tanto por los valores y aspiraciones de Naciones Unidas", dijo Ban en una declaración ante la prensa en la sede de la ONU en Nueva York.

"Mandela nos enseñó a convivir", dijo el arzobispo Desmond Tutu, otro héroe de la lucha anti-apartheid y Premio Nobel de la Paz, al rendirle homenaje.

"Durante 24 años (desde su liberación) Madiba --apodo popular de Mandela-- nos enseñó cómo convivir y creer en nosotros mismos y en cada uno. Él ha sido un unificador desde el momento en que salió de la cárcel" en enero de 1990, dijo Desmond Tutu en un mensaje escrito a la prensa.

Mientras tanto el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, lamentó la muerte este jueves del líder africano, a quien definió como un "héroe de nuestro tiempo".

"Mandela es un héroe de nuestro tiempo. (...) Un hombre que marcó en la historia mundial un hito insuperable de entrega y consecuencia", dijo Insulza en un comunicado.

REACCIONES EN LATINOAMÉRICA

Mandela fue un héroe para los pueblos y gobiernos latinoamericanos. Estas son algunas de las reacciones ante la noticia de su muerte:

"Ha muerto Madiba. Su ocaso sería una tragedia, de no ser porque su vida fue un milagro de tanta incandescencia". (Oscar Arias, expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz 1986).

"Su legado se mantiene como nuestra guía para alcanzar la paz" (Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, a través de Twitter)

"Es una pérdida para toda la humanidad, Mandela fue una persona iluminadora que dio un ejemplo tan grande a todas las naciones del mundo y sobre todo a los gobiernos injustos que cometieron graves violaciones de los derechos humanos". (Miguel Montenegro de la Comisión de Derechos Humanos no Gubernamental de El Salvador).

"Este fue un hombre que sufrió los embates de la dictadura más dura de África y, sin embargo, se mantuvo incólume en sus creencias y triunfó así". (Ministro de Relaciones Exteriores de Panamá, Fernando Núñez Fábrega).

"Una de las lecciones más grandes que aprende uno de Nelson Mandela es la del perdón. Nelson Mandela, después de toda su vida o buena parte de ella en una cárcel, salió y perdonó" (Expresidente colombiano Andrés Pastrana).

"El mundo llora hoy la partida de Nelson Mandela. Él llevó a su país a un escenario diferente al que padeció. Nuestro país y el mundo entero están conmovidos por la pérdida de uno de los hombres más ejemplares de la historia contemporánea. La huella de Mandela es fuerte a nivel mundial y mucho más a nivel de África". (La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, en su cuenta de Twitter)

"Era de los pocos hombres que quedaban en el mundo con su inspiración, con sus principios, con su postura ética, con su postura incorruptible, su defensa de la vida, de los derechos humanos... y sobre todo (su capacidad) de dirigir y reconciliar un país que estuvo abatido por la guerra" (Piedad Córdoba Ruiz, abogada y política colombiana)

"Era un gran líder, un hombre extraordinario de una sensibilidad muy especial. Sobre todo un gran amigo de Cuba". (Alberto Granados, director de la Casa Museo de África en Cuba).

El presidente de la cámara de diputados de México, Ricardo Anaya, interrumpió la sesión del Congreso el jueves para guardar un minuto de silencio por la muerte del ex líder africano Nelson Mandela. Concluyó con aplausos.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, decretó tres días de duelo nacional por la muerte de quien consideró un "hermano mayor".

Vea todas las noticias de hoy

EEUU: Las protestas programadas para el 15 de noviembre representan los deseos del pueblo cubano

El portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. Ned Price.

En la conferencia de prensa diaria del Departamento de Estado se le preguntó al vocero Ned Price sobre las declaraciones del presidente cubano Miguel Díaz-Canel de que Estados Unidos está fomentando las protestas de la oposición programadas para el 15 de noviembre.

Price contestó que “las protestas pacíficas en y después del 11 de julio y con los planes venideros para el 15 de noviembre, el pueblo cubano está expresando sus preocupaciones sobre la libertad, sobre la democracia y los fracasos del régimen cubano para satisfacer sus necesidades”.

“Apoyamos, como hemos dicho, los derechos del pueblo cubano y de los pueblos de todo el mundo a ejercer su libertad de expresión, su capacidad para reunirse pacíficamente. Hacemos un llamado al gobierno cubano para que respete estos derechos y vea esto, no como un ataque, sino como una oportunidad para escuchar a su propio pueblo y hacer lo que es correcto para los cubanos y para Cuba”, dijo el portavoz.

Price añadió que existe una oportunidad para escuchar al pueblo cubano y hacer un cambio positivo.

“Felicitamos al pueblo de Cuba por mostrar pacíficamente la fuerza de su voluntad y el poder de su voz, que, después de la protesta del 11 de julio, el gobierno ha intentado constantemente silenciar, incluso a través de la opresión violenta, incluso a través de detenciones injustas de cientos de manifestantes, incluso a través de la detención de periodistas, de activistas, censura en Internet y otras tácticas que rechazamos”, expresó Price.

Price dijo que lo que sospecha que se verá el próximo mes en Cuba “es una demostración, no de los deseos del gobierno de Estados Unidos” sino “una manifestación de las necesidades insatisfechas, de las aspiraciones insatisfechas del pueblo cubano”, y la clara atribución del pueblo de responsabilidad al gobierno cubano.

Díaz-Canel culpa a Washington de financiar y organizar los planes de los activistas de realizar una marcha el 15 de noviembre y las manifestaciones del pasado julio.

Los manifestantes inicialmente habían planeado protestas para el 20 de noviembre, pero cambiaron la fecha al 15 de noviembre luego de que las autoridades declararon el 20 como Día de la Defensa Nacional, jornada durante la cual realizan prácticas militares.

EEUU deplora las condenas del 11J y defiende el derecho de los cubanos de expresarse el 15N

Manifestantes sostienen una bandera cubana durante las protestas del 11 de julio, en La Habana. (REUTERS/Alexandre Meneghini)

La Embajada de Estados Unidos en La Habana denunció que el régimen de Cuba sigue anunciando duras condenas de hasta 27 años para los manifestantes del 11 de julio, incluyendo cargos de sedición contra menores.

Señala la sede diplomática estadounidense en su cuenta de Twitter: "Pedimos al régimen que respete las libertades fundamentales del pueblo y libere a todos los manifestantes pacíficos detenidos", para agregar más adelante: #¿PresosPorQué?

Brian Nichols, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, también se refirió a la situación cubana por medio de Twitter, pero en referencia a la Marcha Cívica del 15 de noviembre:

"Estados Unidos comparte la visión del pueblo cubano: democracia, prosperidad y derechos humanos. Apoyamos su derecho a reunirse pacíficamente el #15N".

Nichols subraya en su mensaje que Estados Unidos llama al gobierno cubano "a permitir la libertad de expresión y escuchar al pueblo. Sus voces no pueden ser silenciadas".

El dramaturgo y activista Yunior García Aguilera, promotor de la plataforma cívica Archipiélago, la cual organiza la Marcha del 15N, dijo la semana pasada a Radio Martí que el régimen está actuando "desesperadamente" y de forma "descarada" con la amenaza de encausar a las personas que desean expresarse en la actividad.

Este mismo lunes alrededor de 15 jóvenes en La Habana fueron arrestados y conducidos a la Quinta Estación policial, ubicada en el municipio Playa, acusados de estar relacionados con las convocatorias a marchar.

Los detenidos forman parte del grupo privado de Facebook “Cuba fuma y come tiramisú”.

EEUU "tiene toda la intención de responder" si se violan los derechos fundamentales del pueblo cubano el 15N

El presidente Joe Biden (izq.) junto a su asesor de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental, Juan González. Tomado de @Cartajuanero

Estados Unidos anunció el viernes que "tiene toda la intención de responder" si se violan los derechos fundamentales del pueblo cubano o se procesa a los promotores de la Marcha Cívica por el Cambio en Cuba, convocada para el 15 de noviembre en Cuba.

El director sénior del Consejo de Seguridad Nacional para el hemisferio occidental, Juan González, en una entrevista telefónica con la agencia Efe dijo que se aplicarían sanciones a "aquellos individuos que estén involucrados en violar los derechos fundamentales y universales del pueblo cubano".

Juan González, el principal asesor para Latinomérica del presidente estadounidense, Joe Biden.
Juan González, el principal asesor para Latinomérica del presidente estadounidense, Joe Biden.

A raíz de la brutal represión desatada contra los manifestantes del 11 de julio, Washington aplicó tres rondas de sanciones contra funcionarios y entidades del régimen comunista, en virtud de la Ley Global Magnitsky, utilizada para castigar a los violadores de derechos humanos con congelaciones de activos estadounidenses y prohibiciones de viajar a Estados Unidos.

Así ya han sido sancionados Alvaro López Miera, Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, los miembros de las "boinas negras", la Policía Nacional Revolucionaria de Cuba y a dos de sus líderes: su director, Óscar Callejas Valcarce, y su subdirector, Eddy Sierra Arias; el jefe de la Dirección Política del Ministerio del Interior (MININT), Romárico Vidal Sotomayor García, el jefe de la Dirección Política de la Policía Nacional Revolucionaria, Pedro Orlando Martínez Fernández, y las Tropas de Prevención (TDP) del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba (MINFAR).

González declaró a EFE que los líderes de la isla le tienen "miedo a tener una conversación nacional con el pueblo cubano" y que la respuesta del régimen de considerar ilícita la manifestación y amenazar con la cárcel a los promotores demuestra que han perdido "la voluntad y el apoyo del pueblo".

La Fiscalía General de la República amenazó esta semana a los principales promotores de esta iniciativa cívica, convocada por la Plataforma Archipiélago y otros grupos de la sociedad civil, con procesarlos por los "delitos de desobediencia, manifestaciones ilícitas, instigación a delinquir u otros previstos y sancionados en la legislación penal vigente".

Archipiélago ha dicho que los objetivos de la Marcha Cívica por el Cambio en Cuba son:

  • la libertad de los presos políticos, en especial los del 11J.
  • oponerse a la violencia
  • que se respeten los derechos de todos los cubanos.
  • encontrar solución a nuestros problemas por vías democráticas y pacíficas.

El asesor de Biden aclaró que "el futuro de Cuba no se va a determinar desde Washington" y que el compromiso de EEUU está en "apoyar, respaldar y fortalecer la voz del pueblo cubano que quiere un cambio".

González recalcó que "había un mundo antes del 11 de julio y otro después, donde el régimen se quitó la máscara en los actos represivos en contra del pueblo".

Al contrario que durante el llamado "maleconazo" de 1994, lo que pasó en julio en las protestas de Cuba "ahora lo está viendo el mundo", y "las personas que están sacrificando sus vidas, sus derechos" quieren "que los vean, y que los defiendan", añadió.

"Nosotros estamos comprometidos en eso, y eso no lo vemos como una línea dura, sino que es un compromiso a favor de los derechos fundamentales de los cubanos", señaló González.

Tras el estallido nacional ocurrido el 11 de julio en varias ciudades de Cuba, la Casa Blanca expresó apoyo al pueblo cubano y señaló que la situación actual en Cuba era una de las principales prioridades de la Administración Biden-Harris.

"Estados Unidos apoya a los valientes cubanos que han salido a las calles para oponerse a 62 años de represión bajo un régimen comunista", declaró entonces el presidente Joe Biden.

Antony Blinken habla con personal de la embajada de su país en Bogotá afectado por Síndrome de La Habana

Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, se reunió este jueves con el personal de la embajada de su país en Bogotá que se vio afectado por incidentes de salud anómalos, conocidos como Síndrome de La Habana, dijo un funcionario de alto rango del Departamento de Estado.

El Wall Street Journal informó este mes que al menos cinco familias relacionadas con la misión de Estados Unidos en Colombia se vieron afectadas por lo que el Departamento de Estado llama incidentes de salud inexplicables y que en el pasado han sido identificados como ataques sónicos.

Se cree que alrededor de 200 diplomáticos, funcionarios y familiares estadounidenses en el extranjero han sido afectados, con síntomas que incluyen migrañas, náuseas, lapsos de pérdida de memoria y mareos.

Estos incidentes de salud llamaron la atención del público en 2016 después de que decenas de diplomáticos en la embajada de Estados Unidos en La Habana, Cuba, se quejaron del padecimiento, pero los funcionarios aún no han llegado a una conclusión firme sobre la causa del síndrome, o si un adversario es el responsable.

Un alto funcionario del Departamento de Estado dijo que Blinken abordó los incidentes durante una reunión con el personal de la embajada y las familias el jueves en Colombia, la última parada de un viaje de tres días a Sudamérica.

"Dejó en claro que no tiene mayor prioridad que la salud y la seguridad de la fuerza laboral y enfatizó en que el Departamento está decidido a llegar al fondo de las IAH, brindar atención a los afectados y proteger a nuestros colegas en todo el mundo", precisó el funcionario.

Posteriormente, Blinken sostuvo reuniones privadas con los afectados por el incidente, precisó.

El gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, ha estado bajo presión para demostrar que se toma en serio las quejas, y un grupo bipartidista de senadores instó la semana pasada a Blinken a nombrar rápidamente a un nuevo funcionario para dirigir la investigación sobre el Síndrome de La Habana.

CIDH analiza la situación de derechos humanos en el contexto de la protestas en Cuba (VIDEO)

Multitudinaria protesta en San Antonio de los Baños, Cuba.

Activistas cubanos en una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos hablaron sobre la respuesta del gobierno cubano a las protestas del pasado 11 de julio.

La directora de Cubalex, Laritza Diversent, dijo que más de mil personas fueron detenidas durante las protestas, de las cuales más de 500 siguen encarceladas y otras muchas se encuentran bajo arresto domiciliario.

También quiso alertar sobre los esfuerzos del gobierno para limitar la libertad de expresión, señalando que, después de las protestas del 11 de julio, se puso en vigor el Decreto Ley número 35 que legaliza los cortes masivos de acceso a Internet e impone a los operadores o proveedores del servicio público de telecomunicaciones la obligación de monitorear los contenidos en Internet.

“Bajo esta normativa, la transmisión en vivo de una manifestación o la convocatoria online de protesta fue calificada como difusión dañina ciberterrorismo, ciberguerra y subvención social”, señaló Diversent.

Michel Matos, del Movimiento San Isidro, habló de la represión y censura contra los artistas señalando que la detención es un recurso utilizado para callar el disenso de los artistas.

Osvaldo Navarro Veloz, del Comité Ciudadanos por la Integración Racial, declaró que varias fueron las crisis que encendieron el motor de la inconformidad popular reflejada en las calles el pasado 11 de julio, entre ellas, “la crisis de confianza política hacia el Estado y sus instituciones, la de los ingresos que se conecta con la reconfiguración de la pobreza y las desigualdades, la crisis sanitaria, la económica y la de derechos civiles y politicos”.

Marthadela Tamayo, también del Comité Ciudadanos por la Integración Racial, presentó algunas de las peticiones de los activistas a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, entre ellas, “hacer un pronunciamiento público sobre la respuesta negativa que dio el gobierno cubano a la solicitud popular de realizar otra manifestación pacífica el 15 de noviembre”.

También pidieron a la Comisión seguir de cerca el desarrollo de esa situación y exhortar al gobierno cubano a la apertura de una mesa de diálogo con los manifestantes.

Por su parte, el relator de la CIDH para Cuba, Stuardo Ralón, declaró que una de las cosas que le preocupa a la comisión es una serie de violaciones al debido proceso y de penas desproporcionadas.

“Este tipo de procesos sumarios donde no hay garantías, donde vemos penas de prisión de 18 años de cárcel o de varios años de cárcel en otros casos, simplemente por ejercer un derecho a manifestar que debería estar protegido y garantizado y que, lejos de ello, se pretende poner sanciones con el fin de estigmatizar, de desalentar la voz que exige precisamente esos cambios y esas libertades”, opinó Ralón.

Ralón dijo que son de importancia los movimientos de manifestaciones y de protesta pacífica que se están realizando en forma espontánea por la ciudadanía y que “las voces de las organizaciones de la sociedad civil evidencian y visibilizan que hay necesidad de un cambio de régimen a una apertura democrática para que se pueda hablar de derechos humanos en la isla”.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG