Enlaces de accesibilidad

Venezuela

Maduro quería arrestar a la madre de Guaidó, revela ex jefe del SEBIN

Miembros del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, Sebin.

Antes de detener y encarcelar al jefe de despacho de Juan Guaidó, Roberto Marrero, con una operación en la que le plantaron armas, el gobernante Nicolás Maduro le ordenó al entonces jefe del SEBIN, Manuel Cristopher Figuera, que arrestara a la madre del presidente interino de Venezuela, según le contó el propio Figuera a la agencia AP.

Figuera, de acuerdo con su testimonio, le respondió que Norka Márquez, la madre de Guaidó, estaba recibiendo tratamiento contra el cáncer, y fue entonces cuando Maduro mencionó a Marrero.

Roberto Marrero (derecha), jefe de personal del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó. (Archivo)
Roberto Marrero (derecha), jefe de personal del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó. (Archivo)

​La orden era perturbar el entorno íntimo de Guaidó para quebrar la moral del líder opositor.

“¿Qué hago para meterlo preso?”, recordó el general haberle preguntado a Maduro durante una tensa reunión celebrada en Fuerte Tiuna menos de 72 horas antes de la detención de Marrero. “Me dijo: 'Eso no es mi problema. Mételo preso, siémbrale armas. Ve qué haces’”.

Figuera sugirió pedirle armas al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, pero Maduro le ordenó acudir a otro general.

“Así se hizo”, declaró el ex jefe del SEBIN. “Se hizo un equipo multidisciplinario, [ese general] sembró las armas, facilitó ese procedimiento y después yo desde la dirección del SEBIN [hice] la aprehensión”.

Desde marzo, Marrero está en la cárcel acusado de encabezar una “célula terrorista” dedicada a perpetrar asesinatos. La AP solicitó un comentario al ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, pero no obtuvo respuesta de inmediato.

A medida que Maduro comenzó a pedirle que se encargara del trabajo sucio, el oficial de inteligencia entrenado en Cuba y Bielorrusia comenzó a perder la fe, aseguró en la entrevista.

Leopoldo López (centro), liberado de la prisión domiciliaria en el inicio de la llamada Operación Libertad el pasado 30 de abril (Archivo).
Leopoldo López (centro), liberado de la prisión domiciliaria en el inicio de la llamada Operación Libertad el pasado 30 de abril (Archivo).

En abril pasado, en una demostración de audacia, el musculoso general de 55 años traicionó al líder con el que se reunía casi a diario y en secreto planificó un alzamiento militar que, según él, estuvo a punto de derrocar a Maduro.

“Yo estoy como el soldado que iza la bandera al revés, que es una señal de auxilio universal”, le dijo Figuera a AP en la suite presidencial de un hotel de Washington, donde se reúne con funcionarios del gobierno de Estados Unidos. “Mi misión es buscar auxilio para que me ayuden a liberar a mi país de la desgracia que está viviendo”.

El martes se reunió con el enviado especial estadounidense para Venezuela, Elliott Abrams. Queda por ver si Figuera aún ejerce influencia dentro de la estructura gubernamental y si puede reunir evidencias para sustentar sus denuncias.

Las acusaciones hechas por Figuera --que AP no pudo verificar-- surgen a medida que aumenta el escrutinio sobre el respeto del gobierno de Maduro a los derechos humanos. El capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo falleció la semana pasada después de ser arrestado con síntomas posibles de haber sufrido torturas.

Según este documento publicado en su cuenta de Twitter por el periodista Eligio Rojas, la autopsia certifica que Rafael Acosta Arévalo fue torturado.
Según este documento publicado en su cuenta de Twitter por el periodista Eligio Rojas, la autopsia certifica que Rafael Acosta Arévalo fue torturado.

Primero como subdirector de la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM) y luego director del temido Servicio de Inteligencia Bolivariana (SEBIN), Figuera permaneció junto a Maduro mientras la situación en Venezuela seguía deteriorándose.

Durante la profundización de la crisis, dijo haber presenciado y jugado un papel en la consumación de abusos, tales como constatar indicios muy probables de torturas practicadas por terceros a varios prisioneros y no haber evitado la detención de Luis Carlos Díaz, un prominente periodista.

Por lo que denomina su “corresponsabilidad” en el arresto de Marrero y otras detenciones arbitrarias, Cristopher Figuera espera algún día comparecer como testigo ante la Corte Penal Internacional, que ha recibido denuncias de varios países sobre presuntos crímenes de lesa humanidad perpetrados por el gobierno de Maduro.

Sin embargo, el general asegura dormir tranquilo porque nunca ordenó o participó en actos de tortura, aún cuando otros organismos de seguridad le requerían ocasionalmente recibir detenidos prominentes que habían recibido golpizas.

Durante los seis meses que estuvo al frente del SEBIN, dijo haber mejorado las condiciones de reclusión en la prisión llamada el Helicoide, donde permanecen opositores de renombre y los prisioneros tienen más acceso a abogados y médicos.

Cristopher Figuera también mencionó que en diciembre de 2018 liberó a cerca de 70 personas que permanecían retenidas debido a que las boletas de excarcelación se incumplían, a veces durante más de un año.

“Antes de mi llegada, eso era un centro de extorsión y secuestro”, indicó. “Traté de cambiarlo, pero es una cultura que no es fácil”.

No obstante, admitió haber seguido fielmente instrucciones de espiar --en persona, vía telefónica o electrónica-- a cerca de 40 opositores, y de rendirle informes a Maduro cada dos horas sobre sus movimientos.

Cristopher Figuera aún se considera chavista --por su admiración al fallecido presidente Hugo Chávez-- y la relación con sus nuevos aliados en la oposición puede ser accidentada. Por ejemplo, él rechazó las denuncias opositoras de que Cuba mantiene 25,000 agentes en Venezuela y aseguró que la cifra real se acerca más a 15,000, en su mayoría médicos destacados en retribución al petróleo que la isla comunista recibe del país sudamericano.

El general indicó que alrededor de 15 cubanos conforman el anillo de seguridad de Maduro, incluyendo algunos dedicados a evitar que sufra envenenamiento, pero señaló que la cooperación de los cubanos en las labores de inteligencia se limita a planificación y entrenamiento.

“La oposición no tiene la información adecuada”, dijo. “Ellos tienen un estigma y un rechazo hacia los cubanos”.

Por otra parte, aseveró haberle propuesto a Maduro un cambio de rumbo en una carta de dos páginas que le envió a comienzos de abril en la que lo invitaba a designar un nuevo Consejo Nacional Electoral y convocar elecciones anticipadas con el argumento de que habría sido un repliegue estratégico para retomar la iniciativa ante la creciente presión internacional.

“Mi comandante en jefe”, escribió. “Respetuosamente recomiendo que usted ponga la agenda política ante la polarización que existe en el país, entre el gobierno y la oposición”. La misiva --de la cual AP obtuvo una copia-- evoca la Batalla de Santa Inés, un combate durante la guerra civil del siglo XIX en la que un general popular “le concedió terreno al enemigo para ganar tiempo y luego imponerse ante su adversario”.

Su propuesta no tuvo acogida. Días después, con la ayuda de un empresario venezolano afincado en Miami que lo persuadió de pasarse a la oposición, Cristopher Figuera dijo haberse dedicado a planificar un plan de salida para Maduro junto a Padrino López y a Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia.

Juan Guaidó y Leopoldo López en Caracas el 30 de abril (Tomado de @leopoldolopezoficial).
Juan Guaidó y Leopoldo López en Caracas el 30 de abril (Tomado de @leopoldolopezoficial).

​El 30 de abril, Guaidó se dirigió a una autopista junto a docenas de soldados y a su mentor Leopoldo López, a quien agentes del SEBIN le permitieron abandonar su arresto domiciliario.

Cuando el plan fracasó --lo que atribuyó a que Moreno nunca cumplió su promesa de emitir un fallo reconociendo a Guaidó y un alzamiento militar masivo nunca se materializó-- el general huyó a Colombia. Dos semanas más tarde, su ayudante principal, el mayor Jesús García, apareció sin vida en un motel en lo que Cristopher Figuera describió como una intimidación para que guarde silencio.

Él se dice consciente que su reivindicación será larga ante opositores que hasta hace poco lo acusaron de ser un torturador y espera compartir con las autoridades estadounidenses todo lo que sabe sobre lo que denomina la “empresa criminal” encabezada por Maduro.

También quiere conversar con la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

“Yo tengo corresponsabilidad, pero no podía agarrar y pegarle un tiro al tipo, no podía victimizarlo”, señaló.

En febrero, Estados Unidos agregó a Cristopher Figuera a una lista de más de 100 funcionarios venezolanos sancionados por su presunta participación en “tortura masiva, violaciones masivas de derechos humanos y persecución masiva contra quienes desean un cambio democrático en Venezuela”.

Sin embargo, el gobierno del presidente Donald Trump le retiró las sanciones poco después de que desertara y reconociera a Guaidó como el presidente legítimo de Venezuela en un intento de persuadir a otros oficiales militares a imitar sus pasos.

Maduro ha tildado a Cristopher Figuera de traidor que estuvo infiltrado por la CIA hace más de un año. Él rechazó la acusación y dijo que --por instrucciones del presidente venezolano-- se reunió con un funcionario de la CIA en República Dominicana en marzo de 2018 con la meta de lograr una tregua que incluyera la liberación del estadounidense Joshua Holt, quien llevaba casi dos años tras las rejas y enfrentando cargos al parecer fraudulentos sobre porte ilegal de armas. Su liberación habría sido a cambio de no imponer sanciones al petróleo venezolano.

Joshua Holt se reúne con el presidente Donald Trump tras su liberación el 25 de mayo (Archivo).
Joshua Holt se reúne con el presidente Donald Trump tras su liberación el 25 de mayo (Archivo).

“Yo fui con mis temores porque de repente uno está influenciado con tantas películas y yo dije, bueno, estos tipos me pueden desaparecer a mí”, recordó.

Figuera insistió en lucir su uniforme militar de gala y sus medallas para acudir a la entrevista con AP. Vestido así por primera vez desde su exilio, logra intimidar con su presencia y timbre de voz grave, indicó la agencia de prensa. El oficial recibió el apodo de “Pantera Negra” durante los preparativos del alzamiento militar del 30 de abril.

“Sigo siendo un soldado, más allá de que Maduro haya hecho un acto arbitrario de degradarme y botarme de la Fuerza Armada”, indicó. “Me siento orgulloso de lo que yo soy, un soldado, un patriota que está luchando por la libertad de mi pueblo”.

El venezolano aseguró que se mantiene en contacto con altos funcionarios, tales como generales, viceministros y directores de entes públicos que detestan a Maduro pero tienen miedo de actuar. Dijo que la “Operación Libertad” de Guaidó aún está en curso y que él planea regresar pronto a su país.

“En muchas maneras", declaró, "aún soy el director de contrainteligencia”.

Vea todas las noticias de hoy

Bernardo Jurado: La operación aeronaval de EEUU es un ataque directo al Cartel de los Soles

El gobernante de Venezuela Nicolás Maduro, reunido en abril de 2019 con el alto mando militar en Miraflores (Foto: Archivo/Reuters)

El despliegue de fuerzas acometido por Estados Unidos en el Caribe para combatir el narcotráfico en medio de la crisis del coronavirus es una de las operaciones aeronavales más grandes que se hayan hecho después de la Segunda Guerra Mundial, dijo el jueves en Miami el capitán de navío venezolano Bernardo Jurado.

Y podría ser el preludio de algo parecido a lo que ocurrió con Manuel Antonio Noriega en Panamá en 1989 porque, aunque no exista confrontación, se está atacando directamente al producto que sustenta el Cartel de los Soles, comandado por Nicolás Maduro, opinó Jurado en entrevista con el periodista de Radio Martí Pedro Corzo.

“Hay incluso dos aviones que van a estar monitoreando el espectro electromagnético, los AWACS, por Airborne Warning and Control System [Sistema de Alerta y Control Aerotransportado]; muchos destructores; buques de guerra litoral y, por supuesto, también tienen el apoyo de la Guardia Costera”, explicó Jurado.

El presidente Donald Trump dijo además que cuenta con el apoyo de 22 países, observa el experto, y recuerda que de Venezuela salen cada año 250 toneladas de drogas hacia destinos como Estados Unidos, México y Centroamérica.

A la pregunta de Corzo de si él cree que la operación está fundamentalmente dirigida hacia Venezuela, Jurado responde que es en ese país donde radica hoy por hoy el principal foco del narcotráfico.

“El tráfico de drogas es una organización internacional que tiene su sede mayor en Venezuela actualmente, de manera que es allí donde está el cuartel general del mayor cartel de drogas que ahora mismo se encuentra en el mercado, que es el Cartel de los Soles, comandado por Nicolás Maduro, más las conexiones que tienen en Centroamérica, México y Estados Unidos”, manifiesta.

Según su punto de vista, el objetivo de la operación es debilitar rigurosamente al Cartel de los Soles, pero no cree que se pueda hablar de una confrontación.

“La confrontación no existe cuando las diferencias de fuerzas son tan marcadas”, declara Jurado. “Las fuerzas armadas venezolanas son un coco que navega sin rumbo en alguna parte del Atlántico, no existe liderazgo; la gran mayoría de los militares están inmersos –por lo menos el alto mando, el generalato y el almirantazgo— en el negocio del narcotráfico, y los que no están inmersos, con su silencio se hacen cómplices; de manera que no hay confrontación”, opina el capitán de navío venezolano.

Entrevista con el capitán de navío venezolano Bernardo Jurado
please wait

No media source currently available

0:00 0:06:20 0:00

Lo que va a haber es el corte absoluto de la entrada de los dineros del narcotráfico, que ha distorsionado la economía venezolana, dice. “Una mono economía que dependía del petróleo en los últimos 20 años, después de la llegada de Hugo Chávez, y también destruyeron la industria petrolera”, comenta.

Al comparar esta operación con el caso de Noriega en Panamá subraya que los tiempos han cambiado, y con ellos la tecnología, las tácticas y las estrategias. Pero en su opinión eso no cambia el objetivo.

“No tengo ninguna duda de que esto es un preludio [de algo parecido a lo que ocurrió en Panamá], porque es un ataque directo al producto, que es el narcótico, y al atacar directamente al producto se está atacando también a la génesis de todo esto, que es Nicolás Maduro”, observa Jurado, y pide no obviar que “la cabeza de la culebra” es el régimen cubano.

De una manera “no tan solapada”, La Habana se beneficia con el tráfico de narcóticos, dice. Y a la pregunta de cómo reaccionará el sector de los militares venezolanos que no estén comprometidos, el capitán de navío responde que no hay tal sector.

“Ya no hay fuerzas armadas venezolanas que no estén comprometidas”, asegura. “Todo militar, toda persona que lleve un uniforme actualmente, está comprometida por acción o por omisión”, dice. Aunque no descarta alguna escaramuza por esta operación aeronaval de Estados Unidos --y aclara “que estamos especulando”--, insiste en que esas fuerzas armadas venezolanas “de ninguna forma tienen la capacidad operativa para ofrecer una resistencia medianamente decente”.

Diputado venezolano denuncia envío de 380 mil barriles de gasoil a Cuba

Foto de los buques petroleros publicada en Twitter por el diputado Julio Borges. (@JulioBorges)

El diputado opositor venezolano Julio Borges reveló este martes en Twitter los detalles de un manifiesto de carga fechado el 29 de marzo en el que se refleja el envío de 380 mil barriles de gasoil a Cuba a bordo de cuatro buques.

Según el manifiesto, los barcos partieron del muelle de la planta de Amuay, en el estado de Falcón, con destino a los puertos de La Habana, Cienfuegos y Santiago de Cuba.

Borges escribió en Twitter que la dictadura de Nicolás Maduro prefiere enviar gasoil a Cuba mientras en Venezuela miles de venezolanos padecen y hasta pacientes mueren por falta de combustible.

"Son unos traidores a Venezuela y unos sirvientes de los cubanos", señaló.

"Los regalos a Cuba ya ascienden a +40 mil millones de dólares en 20 años, esto sólo por concepto de petróleo, sin contar la ayuda humanitaria que se ha enviado ni las plantas eléctricas que se han financiado. Mientras, los venezolanos siguen padeciendo la grave crisis humanitaria", denunció.

El legislador dijo que a Maduro no le importa el pueblo venezolano y que, como sirviente de los cubanos, lo único que le interesa es entregarle los recursos del país a La Habana.

"Maduro se quiere mostrar como la víctima ante el mundo, pero ha sido el victimario del pueblo venezolano", subrayó Borges en entrevista con la periodista Mariana Reyes, en el programa Código 58 de TVVenezuela.

Sobre las sanciones de Estados Unidos y el reciente anuncio de $15 millones de dólares recompensa por su captura tras las acusaciones de narcotráfico contra el gobernante y varios funcionarios de su gobierno, el legislador dijo que "este proceso de presión va a permitir que se rompa la dictadura, y que no sea una segunda Cuba".

Borges concluyó que "la liberación de Venezuela abrirá un nuevo capítulo democrático en la región".

Acusación de narcotráfico de EEUU contra Maduro provoca reacciones

Cartel de la DEA anunciando recompensa por información que conduzca a la captura y enjuiciamiento del gobernante venezolano Nicolás Maduro.

Después de que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos acusara formalmente al gobernante venezolano Nicolás Maduro de narcotráfico, y que el Departamento de Estado pusiera una recompensa de 15 millones de dólares por información que condujera a su captura, figuras prominentes de la política expresaron su parecer sobre el paso tomado por Washington.

Bob Menéndez, senador demócrata por Nueva Jersey, comentó en su cuenta de Twitter que "aunque la criminalidad de maduro sea indiscutible, los cargos del Departamento de Justicia no regresarán la democracia ni abordarán la crisis humanitaria que ha forzado a millones a huir de Venezuela".

El senador amplió que la administración Trump debe dar TPS a venezolanos en EEUU y expandir esfuerzos internacionales".

Por su parte, el senador republicano de la Florida Marco Rubio afirmó en una declaración escrita que “por demasiado tiempo, la empresa criminal de Maduro se ha enriquecido ilegalmente a través de la corrupción, el tráfico de drogas y el terrorismo. La acusación de hoy contra Nicolás Maduro y los miembros de su régimen es un paso sin precedentes para responsabilizar a muchos secuaces que han convertido un país democrático en un narcoestado”.

En el documento, Rubio aseguró que “los ciudadanos venezolanos acusados por el Departamento de Justicia han promovido el narcotráfico y el tráfico ilícito de drogas en nuestro hemisferio, amenazando la seguridad de los Estados Unidos y de nuestros aliados en la región. Estados Unidos no se detendrá hasta que prevalezca la justicia por estos crímenes".

El representante republicano por la Florida Mario Díaz-Balart comentó en un mensaje de Twitter que "los cargos revelados por el Departamento de Justicia identifican una amplia corrupción y criminalidad en los niveles más altos del régimen de Maduro".

Díaz-Balart enfatizó que "estos criminales que han saqueado los recursos de Venezuela y se han involucrado en tráfico de drogas deben ser llevados ante la justicia".

En su cuenta de Twitter, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por su nombre en inglés) publicó un mensaje con las recompensas que el gobierno de EEUU está ofreciendo por información que lleve a la captura y enjuiciamiento de Maduro y otras altas figuras ligadas a su régimen.

Entretanto, Julio Borges, comisionado de Relaciones Exteriores del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, afirmó que es "el régimen de Nicolás Maduro es igual a narcotráfico y crimen organizado. Las FAN (Fuerzas Armadas) deben oír con mucha claridad las acusaciones de hoy contra la dictadura".

Llega a Caracas delegación médica cubana para "ayudar" en la lucha contra el coronavirus

La delegación cubana al llegar al Aeropuerto de Maiquetía, en una foto tomada de Twitter.

Una brigada de médicos cubanos llegó en la noche del domingo a Caracas para “apoyar la estrategia de contención” y “reforzar acciones preventivas” contra el coronavirus en Venezuela, donde según Nicolás Maduro hay ya “17 casos” luego de haber sumado erróneamente siete a los primeros ocho.

Maduro hizo esa suma en un anuncio oficial el domingo.

Forma parte del grupo cubano el Dr. Luis Herrera Martínez, director del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana, “que viene a evaluar la pertinencia y las posibilidades de empleo de los medicamentos cubanos” en ese país, según declaraciones del jefe de la delegación, el doctor José Ernesto Betancourt Lavastida, aparecidas en el sitio Cubadebate.

El doctor Herrera Martínez figura entre los creadores del interferón alfa 2B(IFRrec), uno de los medicamentos que China habría adquirido para combatir la enfermedad y que aparentemente estarían tratando de venderle a Venezuela.

Integran también el grupo dos especialistas de medicina intensiva, un epidemiólogo y un microbiólogo-virólogo del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, dijo al llegar al Aeropuerto de Maiquetía Betancourt Lavastida, director de Defensa Civil del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

Según la nota correspondiente del periódico Granma, la brigada forma parte del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve.

Uno de los dos especialistas en medicina intensiva, el doctor Yalier Torres López, dijo antes de tomar el avión en La Habana que el grupo había recibido un curso preparatorio “con todos los protocolos de actuación para la asistencia médica y los planes de enfrentamiento a las epidemias”, con énfasis en el coronavirus.

“Venimos con el encargo de nuestro país, de nuestro gobierno, de evaluar el nivel de preparación y protección de nuestros cooperantes e intercambiar las experiencias en la elaboración del plan nacional que se implementa hoy en Cuba”, declaró al llegar a Caracas el jefe de la delegación, según la cita del medio oficialista.

En el video que acompaña la nota se ve a Betancourt Lavastida cuando dice que “estamos en la disposición de hacer lo mejor posible por cumplir nuestra misión, tanto con la colaboración medica cubana como con el gobierno de Nicolás Maduro”.

El gobernante de Venezuela dio a conocer el domingo que, a partir de las 5 de la tarde de este lunes, los estados de Caracas, Cojedes, La Guaira y Miranda se unen a los de Zulia, Táchira y Apure en la “cuarentena social”, después que las autoridades sanitarias detectaran siete casos más de contagio por coronavirus.

El sábado ya habían detectado ocho, según Maduro, lo que elevaría a 15 los positivos de la enfermedad en el país. Sin embargo, después de explicar las procedencias y decir que se trata siempre de “casos importados”, dijo que en total son 17 en vez de 15.

“Ya entró la pandemia a Venezuela, con casos que llegaron de Europa y de Cúcuta, de Colombia”, declaró el gobernante el domingo. “Hemos estado tomando todas las medidas preventivas en unión perfecta cívico-militar-policial, en los cuadrantes de paz a nivel nacional. El día de ayer y el día de hoy se hicieron ejercicios ‘Escudo Bolivariano’ para atender los 46 hospitales centinelas”.

Según Cubadebate, en China funciona desde 2007 una fábrica de interferón, que de acuerdo con Herrera Martínez es parte del legado de Fidel Castro.

“El comandante, siempre visionario, tomó este producto como si fuera una palanca y alrededor del mismo desarrolló la producción natural y creó las bases para poder hacer un desarrollo intensivo de la ingeniería genética”, dijo Herrera Martínez, citado por Cubadebate.

Guaidó destapa a presunto agente del G2 cubano en plena marcha opositora (VIDEO)

Juan Guaidó, dirigiéndose a la PNB

Durante las manifestaciones del 10 de marzo, el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, denunció la presencia de un presunto agente del régimen de La Habana infiltrado entre los manifestantes, según reseña El Nacional .

Mientras Guaidó se dirigía a un grupo reducido de efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) declaró que los venezolanos "no tienen porque recibir órdenes del G2 cubano".

Un grupo de manifestantes acorralaron al hombre señalado por Guaidó como agente del G2 y el presidente interino le quitó la gorra tricolor que llevaba, que identifica a la oposición venezolana.

La protesta encabezada por Juan Guaidó, fue reprimida en varios puntos por las autoridades que lanzaron gases lacrimógenos a los manifestantes.

"No vamos a caer en la violencia de la dictadura, tenemos muy claro el objetivo y la estrategia, cuándo y cómo enfrentarlos. Por encima de todo, vamos a proteger a nuestra gente. No permitiré que los violentos empañen un día de avance en la lucha venezolana", escribió el presidente interino a través de su Twitter.

La marcha se concentró en la Plaza Alfredo Sadel para presidir la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional debido a que se les impidió el paso hacia el Palacio Federal Legislativo.

Desde allí, se instaló la sesión y se aprobó el Pliego Nacional de Conflicto, el cual incluye una serie de peticiones de diferentes sectores de la sociedad para dar respuesta a las necesidades sociales del país.

"Sabíamos el plan de la dictadura y estábamos preparados. El objetivo de hoy se ha cumplido: en todo el país demostramos que no hay miedo y vamos a aprobar el Pliego Nacional de Conflicto Armado. La Asamblea es donde están sus ciudadanos: nos vemos en la Plaza Alfredo Sadel".

Cargar más

XS
SM
MD
LG