Enlaces de accesibilidad

Más de 150 intelectuales y activistas apoyan "matrimonio igualitario" en Cuba


Manifestación en La Habana en el Día del Orgullo Gay.

Firmantes direspaldan que "la libre elección del matrimonio entre seres humanos, sin distinción de identidad sexual, identidad de género, género y orientación sexual", es parte ineludible de los derechos humanos.

Más de 150 de activistas, intelectuales y proyectos antirracistas han suscrito una declaración en solidaridad con las personas LGBTIQ y en respaldo al artículo 68 del proyecto de nueva constitución promovido por el Partido Comunista, que abre la puerta al matrimonio igualitario en Cuba.

Los firmantes del manifiesto, publicado en el blog "Negra cubana tenía que ser", de la activista Sandra Álvarez Ramírez, se oponen a los que llama "discursos fundamentalistas de los sectores conservadores de las iglesias evangélicas y un segmento de la iglesia católica" que dicen "promueven intencionalmente el miedo y la desinformación" en torno al cambio constitucional.

La declaración afirma que "la libre elección del matrimonio entre seres humanos, sin distinción de identidad sexual, identidad de género, género y orientación sexual" (...) "es parte ineludible de los derechos humanos".

El artículo propuesto establecería que el matrimonio es la unión voluntariamente concertada entre dos personas, y no entre un hombre y una mujer.

El escritor y periodista independiente Pedro Manuel Alvarez Reynoso, que firmó la declaración, dijo a Radio Televisión Martí que se siente pesimista, pues el artículo se ha convertido en la parte más polémica del proyecto cuando deberían serlo los derechos políticos.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:08 0:00

A continuación el texto completo de la declaración:

Declaración de activistas, intelectuales y proyectos antirracistas en solidaridad con las personas LGBTIQ* y en respaldo al artículo 68

En el actual escenario de debate sobre el Anteproyecto de Constitución de la República de Cuba, hemos estado asistiendo al resurgimiento de discursos fundamentalistas que -proveniente de sectores conservadores de las iglesias evangélicas y de un segmento de la iglesia católica en Cuba-, tienen como centro de sus ataques a las identidades de género y sexuales no heteronormativas, gender fluid o gender non-conforming, así como a la homosexualidad, la lesbiandad y al activismo trans, queer y feminista.

En este sentido, han sido compartidas declaraciones con marcado tono apocalíptico, haciendo uso de argumentos pseudocientíficos, las cuales promueven intencionalmente el miedo y la desinformación. Dichas posiciones fundamentalistas han sido difundidas en las redes sociales y en el espacio público, especialmente en los cultos y ceremonias religiosas de determinadas congregaciones.

Nos oponemos al empleo de estrategias que, en lugar de promover el intercambio de argumentos, utilizan ideas desactualizadas, acuñan terminologías -como “ideología de género”- , para confundir y fomentar el discurso del odio.

Entendemos que la libre elección del matrimonio entre seres humanos, sin distinción de identidad sexual, identidad de género, género y orientación sexual, y guiados sus miembros por el amor, el compromiso y el respeto, es parte ineludible de los derechos humanos.

Reconocemos además las consecuencias del racismo y conocemos el dolor y el sufrimiento que la discriminación racial provoca en la vida de las personas y en las comunidades. En este sentido, hemos recibido, a lo largo de nuestras vidas -privadas, profesionales, nuestro activismo, etc.-, apoyo solidario de muchas personas, el cual nos ha ayudado a resistir y continuar generando conjuntamente pensamientos, actitudes, acciones y proyectos antirracistas.

Es por ello que:

1.- Respaldamos el artículo 68 porque, además de sus connotaciones jurídicas, constituye el reconocimiento a la diversidad de los seres humanos, la inclusión y la lucha contra la discriminación.

2.- Condenamos las acciones públicas de las iglesias evangélicas porque conducen a la estigmatización, a la subordinación, a la exclusión y a la negación de un derecho humano básico, que el artículo 68 intenta restituir.

3.- Alertamos que la no aprobación del artículo 68 entraría en contradicción con el artículo 40 del nuevo proyecto de Carta Magna de la República de Cuba, el cual reconoce la igualdad de las ciudadanas cubanas y de los ciudadanos cubanos ante la ley.

4.- Nos solidarizamos, respaldamos y participamos activamente de las acciones que en la esfera pública están realizando diferentes grupos y proyectos, como el “68Va”, “Por el Matrimonio Igualitario en Cuba”, “Cuba Posible”, “Construyendo una agenda de la diversidad sexual en Cuba”, “Abriendo Brechas de Colores”, Iglesia de la Comunidad Metropolitana en Cuba (ICM), OAR, Centro de Reflexión y Diálogo de Cárdenas, las Redes Sociales Comunitarias del Cenesex, El Mejunje y otras instituciones, medios de prensa e iniciativas.

Por último, hacemos un llamado a:

Crear más diálogos y buscar puntos de encuentros.

Apoyar la protección e igualdad ante la ley de las ciudadanas cubanas y de los ciudadanos cubanos.

Multiplicar la solidaridad y desechar la discriminación.

Noviembre, 2018

(Con información del blog "Negra cubana tenía que ser" y reportaje de Yolanda Huerga)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG