Enlaces de accesibilidad

América Latina

Los venezolanos del fin del mundo

Refugiados venezolanos en Colombia.

Yony José Carrero tardó tres días en recorrer los 1.050 kilómetros que separan El Vigía, la ciudad venezolana en la que nació, y Puerto Asís, en el remoto departamento colombiano del Putumayo, y lo hizo con su esposa, su
suegra, tres hijos y una pierna rota.

Él es uno de los 4.000 venezolanos que, según la ONU, viven en Putumayo, un departamento selvático con centenares de pasos irregulares con el vecino Ecuador, lo que hace que sea un lugar de tránsito para muchos.

"Lo que yo tenía era una moto, y con el accidente la agarró la Fiscalía y se perdió. Duré una semana y pico entubado; prácticamente estaba más muerto que vivo", explica Yony José a Efe en lo que podría ser la sala de su casa, en las afueras de Puerto Asís.

Muchos de sus compatriotas están de paso, pero Puerto Asís, de unos 60.000 habitantes, era el destino final de Carrero y su familia porque ahí nacieron los padres de Ana Lucía Quinchoa, su esposa, que responde a las preguntas con su hija recién nacida en brazos.

Yony José Carrero: 28 años, tres hijos, una esposa, una cicatriz en la mejilla izquierda, un diente de oro que brilla como el de Pedro Navaja, una varilla de hierro atornillada a su pierna, que supura pus a la altura del tobillo.

En esas condiciones tuvo que encarar su viaje, todo por carretera: de El Vigía (estado Mérida) a Puerto Santander, en la frontera con Colombia, y de allí a Cúcuta, luego a Bogotá, y de la capital a una casa que comparte con catorce compatriotas en Puerto Asís.

En la vivienda habitan ocho adultos y seis niños que llegaron huyendo de la crisis de su país y que se ganan la vida como pueden: trabajando los más afortunados, vendiendo dulces en las calles la mayoría, pidiendo en semáforos los más desdichados.

En esta casa paga cada uno 380.000 pesos mensuales (unos 117 dólares) por una habitación compartida y por usar los espacios comunes, que son una cocina, baños y un lavadero.

Carrero y su familia viven desde hace poco más de un mes en uno de esos cuartos: cinco metros por cinco, un colchón tirado en el piso, una manta azul con un oso panda dibujado, un catre, un baño sin puerta, una cuna, una joven (26 años, dice) embarazada y con un niño en brazos.

La familia de Carrero podría decirse que es afortunada porque Ana Lucía trabaja como camarera y con eso pueden permitirse la vivienda, la comida y lo que necesitan los niños.

"Aquí uno trabaja y resuelve lo de la comida y resuelve lo de los pañales, pero allí (en Venezuela) es impensable. Aunque yo trabajara en cinco trabajos no me iba a alcanzar ni para la comida", explica Ana Lucía.

Antes del accidente de Yony, que era mototaxista, se ganaban la vida a duras penas, pero su pierna rota complicó su situación hasta que decidieron emigrar con sus hijos.

Todos ellos son irregulares, como aproximadamente el 70 % de los migrantes que llegan al país.

Además, un 60 % de los que llegan son niños, lo que complica todavía más su atención por la dificultad de su condición: las autoridades de Bogotá, por ejemplo, calculan que entre un 10 y un 15 % están desnutridos, lo que hace que sean más bajitos de lo normal.

"En estos niños se está viendo más acentuado este fenómeno. La mayoría empieza a sufrir enfermedades respiratorias y diarreicas", explica Paola Gustín, una de las nutricionistas de la ONG Acción Contra el Hambre en Bogotá.

Para la edad que tienen, los hijos de Yony y Ana Lucía son más pequeños de lo habitual, y una de ellas, Angelimar, tiene una afectación pulmonar.

Además de la miseria y el desarraigo, la población migrante venezolana se ha enfrentado en los últimos meses a un mal que muy pocos esperaban: brotes de xenofobia y racismo que van desde la discriminación pública hasta las amenazas de muerte.

En Puerto Asís, la familia se ha sentido acogida desde el primer momento, según explican ellos mismos, despreocupados, entre carcajadas y chascarrillos.

Aunque Carrero, con su pierna rota e infectada, parece tener una explicación para ello: "Todavía no he salido a la calle".

Vea todas las noticias de hoy

Expresidente peruano Alejandro Toledo arrestado en California

Alejandro Toledo en su campaña presidencial el 7 de abril de 2011. Foto Archivo AP/Martin Mejia.

El expresidente de Perú Alejandro Toledo fue arrestado el martes en su residencia de California y aguarda una decisión de la Justicia estadounidense para su posible extradición.

Toledo está acusado de haber recibido coimas de hasta 35 millones de dólares de la constructora Odebrecht a cambio de favorecerlo en sus negocios en Perú cuando estaba en a presidencia.

El actual presidente de Perú, Martín Vizcarra, había prometido que lo llevaría ante la Justicia antes de dejar su cargo de Presidente de la República.

"Alejandro Toledo estará aquí afrontando a la justicia. Es un compromiso que asumo", aseguró el mandatario en una entrevista a Radio Santa Rosa a finales de 2018.

El martes tras conocer la detención del expresidente Toledo, Vizcarra declaró: “Tenemos que ser conscientes que la justicia puede tardar, pero llega. Hoy también, hemos tomado conocimiento de la detención del expresidente Alejandro Toledo en Estados Unidos, iniciando un proceso de extradición que esperemos que se cumpla en el menor plazo posible”.

“Todas las personas y principalmente las autoridades deben dar cara a la justicia. Cada quien tiene que hacerse responsable de sus actos y tienen que tener la valentía de enfrentar a la justicia aquí en el país, donde debe ser”, dijo el actual presidente.

La situación de Toledo, que gobernó Perú entre 2001 y 2006, quedó en manos de jueces de California, que debatirán ahora si debe ser enviado a su país para afrontar las

Toledo ha denunciado que está siendo víctima de una persecución política.

La constructora brasileña Odebrecht ha causado el mayor escándalo por sobornos de la historia de Brasil y en el caso de Perú ha reconocido haber ofrecido pagos multimillonarios para emprender grandes proyectos de obras públicas durante los gobiernos de Toledo, Alan García y Ollanta Humala.

[Con información de agencias, redes sociales, periódico Gestión y Canal N]

Human Rights Watch pide a EEUU más presión sobre Daniel Ortega

Testimonio gráfico del sentimiento popular en Nicaragüa

Human Rights Watch presentó este martes un amplio informe sobre la represión del régimen Daniel Ortega-Rosario Murillo contra la población nicaragüense desde abril del pasado año.

En este documento, la organización defensora de los derechos humanos subraya la necesidad de que el Gobierno de Donald Trump tome medidas, aplicando sanciones tanto a Ortega como a la cúpula del poder que lo secunda.

“Ortega y otros altos funcionarios nicaragüenses" –advierte José Manuel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch- "creen que pueden cometer impunemente abusos aberrantes sin enfrentar ninguna consecuencia".

"La imposición de nuevas sanciones por el gobierno de Estados Unidos es clave para redoblar la presión sobre las autoridades nicaragüenses para que pongan fin a los abusos y restablezcan las garantías básicas de derechos humanos en Nicaragüa”, recalcó Vivanco.

En ese contexto, Human Rights Watch dio su respaldo a los esfuerzos de los senadores Bob Menéndez y Ted Cruz, quienes enviaron una carta a Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, en la que manifiestan su preocupación por las constantes violaciones de los derechos humanos en Nicaragua.

En dicha carta, ambos senadores resaltan el ensañamiento en las torturas y vejaciones a los manifestantes detenidos por parte de la Policía Nacional y los grupos paramilitares, y piden sanciones para Daniel Ortega y otros ocho funcionarios.

Unión Europea prepara más sanciones contra oficiales de Maduro

Maduro reunido con el alto mando militar en Miraflores el 30 de abril.

La Unión Europea está preparando nuevas sanciones contra oficiales de las fuerzas de seguridad venezolanas involucrados en violaciones de derechos humanos, dijo el martes la jefa de política exterior del bloque, luego de la muerte de un capitán de la marina en medio de denuncias de tortura.

Federica Mogherini sostuvo que la muerte de Rafael Acosta mientras estaba bajo custodia por presunta participación en un complot para un golpe de Estado fue un "claro ejemplo" del deterioro de la situación en el país bajo el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

"La UE está decidida a comenzar a aplicar medidas específicas a los miembros de las fuerzas de seguridad involucrados en la tortura y otras violaciones graves de los derechos humanos", dijo Mogherini en un comunicado.

El 11 de julio, Estados Unidos anunció nuevas sanciones contra la agencia de contrainteligencia militar de Venezuela luego de la muerte de Acosta.

Mogherini también advirtió que si no hubiera progreso en las conversaciones entre la oposición y el gobierno de Maduro para resolver la crisis política de la nación sudamericana, la UE aumentaría las sanciones.

"En caso de que no haya resultados concretos de las negociaciones en curso, la UE ampliará aún más sus medidas específicas", dijo Mogherini.

"También se recuerda que estas medidas se pueden revertir en caso de que se logren avances sustanciales hacia el restablecimiento de la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos en Venezuela", añadió.

Situación en Venezuela a discusión en el Consejo Permanente OEA

Sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA para analizar la situación en Venezuela.

El Consejo Permanente de la OEA abordará la situación de los derechos humanos en Venezuela.

En el encuentro, que tendrá lugar este miércoles 17 de julio a las 10:00 (hora del Este), participarán la abogada Tamara Suju, directora del Instituto Casla y Esmeralda Troitiño, presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El coloquio sesionará en el Salón Simón Bolívar de la sede de la OEA en Washington, DC para “para considerar la situación de los derechos humanos en Venezuela, entre otros temas”, según nota de prensa del organismo regional.

Participarán además Valentina Ballesta, representante de Amnistía Internacional y Tamara Taraciuk Broner, representante de Human Rights Watch.

La semana pasada el secretario general de la OEA, Luis Almagro, fustigó fuertemente la presencia cubana en Venezuela.

En la conferencia “Crímenes Internacionales en Venezuela” Alamagro denunció que es impensable el regreso a la democracia en esa nación mientras continúe la injerencia cubana.

Almagro declaró que incluso podrá haber “un lavado de cara semi-institucional, pero no retorno a la democracia, a las garantías públicas. Porque yo no conozco ningún país en el mundo, y menos en este continente, en el cual Cuba haya jugado un papel para restaurar la democracia en ese país; nunca ocurrió y no va ocurrir esta vez, lo siento mucho”, lamentó.

Gobierno y oposición de Venezuela retoman diálogo en Barbados

Una mujer con el rostro pintado con los colores de la bandera venezolana participa en una protesta en Caracas. (Archivo)

En medio de las fricciones generadas tras la detención de dos integrantes del equipo de seguridad del líder opositor Juan Guaidó, el gobierno y la oposición se disponían este lunes a retomar las negociaciones en la isla caribeña de Barbados, promovidas por Noruega, para abrir el camino a un diálogo que permita una salida pacífica a la crisis venezolana.

La delegación opositora anunció en Twitter la noche del domingo el regreso a Barbados para proseguir las negociaciones que se reiniciaron el 8 de julio luego de varias semanas de suspensión. Ambas partes decidieron a mediados de la semana pasada viajar a Caracas para consultas y luego regresar a la isla caribeña.

“¡Seguimos trabajando hasta alcanzar nuestra meta!”, afirmó la noche del domingo en su cuenta de Twitter el jefe de la delegación opositora y vicepresidente de la Asamblea Nacional, Stalin González, quien indicó que el objetivo que se han trazado es “poner fin al sufrimiento de los venezolanos”.

Por su parte, los representantes del gobierno dijeron que esperan que las conversaciones "desactiven las agresiones" contra Venezuela, según un video publicado en Twitter por el ministro de Comunicaciones Jorge Rodríguez, acompañado del canciller Jorge Arreaza y el gobernador del estado de Miranda, Héctor Rodríguez, todos miembros de la delegación oficialista.

La detención de dos miembros del equipo de seguridad de Guaidó por parte de las autoridades quienes los señalaron el sábado de intentar vender armas que presuntamente fueron usadas durante la fallida rebelión militar del 30 de abril, desataron nuevas fricciones entre las partes que se temían podrían afectar el proceso de negociaciones.

Rodríguez, aprovechó el incidente para acusar a la oposición de incurrir en el engaño en medio de las conversaciones.

La oposición rechazó las alegaciones de las autoridades y señaló al gobierno de seguir “inventando ollas”. “El desespero los lleva a reaccionar pero ya es inevitable: vamos rumbo a la transición”, dijo Guaidó en su cuenta de Twitter al rechazar la detención de dos miembros de su equipo de seguridad.

En las negociaciones la semana pasada las partes acordaron la instalación de una mesa permanente que tendrá como fin llegar a una “solución acordada y el marco de las posibilidades que ofrece la constitución”, indicó el gobierno noruego en un comunicado.

Durante la ronda las partes decidieron dejar el tema de las elecciones, que ha generado posiciones encontradas, hasta el final de las conversaciones, precisó una fuente.

Al celebrar el reinicio del proceso el presidente Nicolás Maduro dijo la semana pasada que la mesa de diálogo esta "funcionando" y que en el marco de las conversaciones hay una agenda de seis puntos que incluye temas políticos, sociales y económicos, sin ofrecer mayores detalles.

Guaidó, quien ha sido reconocido como presidente interino de Venezuela por más de medio centenar de países, ha planteado que independientemente del mecanismo al que se llegue la oposición seguirá trabajando en los objetivos que se propuso a inicios de año del cese del mandato de Maduro, el establecimiento de un gobierno de transición y nuevas elecciones presidenciales.

La oposición sostiene que Maduro está “usurpando” el cargo desde enero tras ser reelecto el año pasado en unos comicios en los que asegura que hubo un “fraude”. Estados Unidos y varios gobiernos de la región y Europa también objetaron la reelección del mandatario.

Las partes viajaron entre mayo y junio en dos oportunidades a Noruega para tratar de avanzar hacia una negociación que permita el inicio de un diálogo que abra una salida pacífica a la crisis venezolana.

Entre 2016 y 2018 el gobierno y la oposición participaron en varias iniciativas de diálogo, con el apoyo de varios países y el Vaticano, que no llegaron a ningún acuerdo y terminaron por profundizar los enfrentamientos entre las partes.

(Con información de Associated Press y redes sociales)

Cargar más

XS
SM
MD
LG