Enlaces de accesibilidad

América Latina

Los venezolanos del fin del mundo

Refugiados venezolanos en Colombia.

Yony José Carrero tardó tres días en recorrer los 1.050 kilómetros que separan El Vigía, la ciudad venezolana en la que nació, y Puerto Asís, en el remoto departamento colombiano del Putumayo, y lo hizo con su esposa, su
suegra, tres hijos y una pierna rota.

Él es uno de los 4.000 venezolanos que, según la ONU, viven en Putumayo, un departamento selvático con centenares de pasos irregulares con el vecino Ecuador, lo que hace que sea un lugar de tránsito para muchos.

"Lo que yo tenía era una moto, y con el accidente la agarró la Fiscalía y se perdió. Duré una semana y pico entubado; prácticamente estaba más muerto que vivo", explica Yony José a Efe en lo que podría ser la sala de su casa, en las afueras de Puerto Asís.

Muchos de sus compatriotas están de paso, pero Puerto Asís, de unos 60.000 habitantes, era el destino final de Carrero y su familia porque ahí nacieron los padres de Ana Lucía Quinchoa, su esposa, que responde a las preguntas con su hija recién nacida en brazos.

Yony José Carrero: 28 años, tres hijos, una esposa, una cicatriz en la mejilla izquierda, un diente de oro que brilla como el de Pedro Navaja, una varilla de hierro atornillada a su pierna, que supura pus a la altura del tobillo.

En esas condiciones tuvo que encarar su viaje, todo por carretera: de El Vigía (estado Mérida) a Puerto Santander, en la frontera con Colombia, y de allí a Cúcuta, luego a Bogotá, y de la capital a una casa que comparte con catorce compatriotas en Puerto Asís.

En la vivienda habitan ocho adultos y seis niños que llegaron huyendo de la crisis de su país y que se ganan la vida como pueden: trabajando los más afortunados, vendiendo dulces en las calles la mayoría, pidiendo en semáforos los más desdichados.

En esta casa paga cada uno 380.000 pesos mensuales (unos 117 dólares) por una habitación compartida y por usar los espacios comunes, que son una cocina, baños y un lavadero.

Carrero y su familia viven desde hace poco más de un mes en uno de esos cuartos: cinco metros por cinco, un colchón tirado en el piso, una manta azul con un oso panda dibujado, un catre, un baño sin puerta, una cuna, una joven (26 años, dice) embarazada y con un niño en brazos.

La familia de Carrero podría decirse que es afortunada porque Ana Lucía trabaja como camarera y con eso pueden permitirse la vivienda, la comida y lo que necesitan los niños.

"Aquí uno trabaja y resuelve lo de la comida y resuelve lo de los pañales, pero allí (en Venezuela) es impensable. Aunque yo trabajara en cinco trabajos no me iba a alcanzar ni para la comida", explica Ana Lucía.

Antes del accidente de Yony, que era mototaxista, se ganaban la vida a duras penas, pero su pierna rota complicó su situación hasta que decidieron emigrar con sus hijos.

Todos ellos son irregulares, como aproximadamente el 70 % de los migrantes que llegan al país.

Además, un 60 % de los que llegan son niños, lo que complica todavía más su atención por la dificultad de su condición: las autoridades de Bogotá, por ejemplo, calculan que entre un 10 y un 15 % están desnutridos, lo que hace que sean más bajitos de lo normal.

"En estos niños se está viendo más acentuado este fenómeno. La mayoría empieza a sufrir enfermedades respiratorias y diarreicas", explica Paola Gustín, una de las nutricionistas de la ONG Acción Contra el Hambre en Bogotá.

Para la edad que tienen, los hijos de Yony y Ana Lucía son más pequeños de lo habitual, y una de ellas, Angelimar, tiene una afectación pulmonar.

Además de la miseria y el desarraigo, la población migrante venezolana se ha enfrentado en los últimos meses a un mal que muy pocos esperaban: brotes de xenofobia y racismo que van desde la discriminación pública hasta las amenazas de muerte.

En Puerto Asís, la familia se ha sentido acogida desde el primer momento, según explican ellos mismos, despreocupados, entre carcajadas y chascarrillos.

Aunque Carrero, con su pierna rota e infectada, parece tener una explicación para ello: "Todavía no he salido a la calle".

Vea todas las noticias de hoy

El 19,2 % de venezolanos que llegó a Colombia en último año está desempleado

Venezolanos esperan autorización para pasar la frontera desde Venezuela a Colombia por el puente internacional Simón Bolívar, en San Antonio del Táchira, Venezuela. 3 de agosto de 2018. Foto: REUTERS/Carlos E. Ramírez.

La tasa de desempleo de los migrantes venezolanos que llegaron a Colombia en los últimos 12 meses fue del 19,2 %, informó este martes el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE).

El director de esa institución, Juan Daniel Oviedo, manifestó en una rueda de prensa que la tasa de desempleo entre los colombianos fue del 10,1 %, mientras que el total llegó al 10,2 %, por lo cual "la posibilidad de que la migración venezolana esté afectando estructuralmente el nivel de la tasa de desempleo es bastante remota en este momento".

"Entonces podríamos decir que (...) solo la población migrante venezolana está explicando un punto básico de la diferencia entre 10,1 y 10,2 %, que es la tasa de desempleo primero para los colombianos y segundo para el país", afirmó el funcionario en un reporte de la agencia EFE.

En las ciudades que más venezolanos hay, que son Bogotá, Barranquilla y Cúcuta, la cifra de ciudadanos de ese país que está sin empleo es del 21,7 %, 15,9 % y 24,9 %, respectivamente, agregó Oviedo.

Según el DANE, en Colombia hay 1,6 millones de venezolanos, que corresponden al 3,4 % del total de la población de la nación andina y de los cuales 773.000 vivían en su país hace 12 meses.

En ese sentido, la tasa global de participación total fue del 63,7 % entre agosto de 2018 y julio pasado, mientras que la de los migrantes alcanzó el 74,3 %, 4,1 puntos porcentuales menos que en el mismo periodo anterior.

Al respecto, Oviedo señaló que "lo que sí es importante reconocer es que la presión, es decir el interés que tiene la población migrante venezolana de formar parte de la población ocupada en el país, es porcentualmente más alto que el de los colombianos".

"Ellos por su perfil demográfico y por su perfil etario, al estar más capacitados y al estar concentrados entre los 25 y los 40 años, necesitan trabajar y eso se refleja a través de la tasa global de participación que es 10 puntos superior a la de los colombianos", aseveró.

El director del DANE explicó además que los venezolanos son aproximadamente el 1,5 % de la población ocupada del país.

"Los ocupados informales migrantes corresponden al 1,1 % (del total). La gran mayoría, el 90 % del empleo que se les están brindando a los migrantes venezolanos, es de carácter informal pero no necesariamente es precario", añadió.

Oviedo detalló que lo que prevalece en cuanto a informalidad no son las ventas ambulantes sino "otros fenómenos como empleos informales en locales fijos u oficinas, en salas de belleza, en restaurantes, en hoteles, en establecimientos de comercio en términos generales".

"Buena parte de la población migrante que nosotros estamos identificando dentro del volumen de ocupados se encuentra en las actividades de comercio, hoteles y restaurantes", apostilló.

{Con información de la agencia EFE y redes sociales]

Sin Guaidó, algunos opositores acuerdan negociar con Maduro

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, durante una conferencia de prensa este lunes en Caracas.

Un grupo de partidos opositores minoritarios acordaron iniciar negociaciones con el gobierno del presidente Nicolás Maduro, en principio dejando al margen a las organizaciones partidistas que apoyan al líder opositor Juan Guaidó, quien tiene el reconocimiento de medio centenar de países -incluido Estados Unidos- como líder legítimo de la nación sudamericana.

El acuerdo fue firmado el lunes por representantes de varias fuerzas minoritarias, algunas fundadas por exmiembros de la alianza oficialista, junto con los principales asesores de Maduro en un evento al que asistieron diplomáticos extranjeros.

El acuerdo marca la primera gran división entre los grupos opuestos a Maduro desde que Guaidó se declaró en enero presidente interino del país argumentando que el mandatario socialista fue reelecto en mayo de 2018 en comicios fraudulentos. Guaidó rápidamente fue reconocido como presidente legítimo de Venezuela por más de 50 países.

Pocos minutos después Guaidó consideró una “maniobra” del gobierno el anuncio que realizaron los partidos minoritarios de ir a una mesa de diálogo paralela y dijo a The Associated Press que “ya sabemos cuál fue la conclusión de eso”.

Guaidó recordó que en el pasado el gobierno de Maduro ha intentado diálogos con otros opositores que no llegaron a ninguna solución.

Entre los firmantes destaca el partido Avanzada Progresista del excandidato presidencial y exdirigente oficialista Henry Falcón, quien se enfrentó a Maduro en los comicios presidenciales de 2018 y declaró fraude el día de la elección, y el Movimiento al Socialismo (MAS) que formó parte por años de la alianza política del fallecido presidente Hugo Chávez y que luego derivó en un crítico severo tanto del gobierno de Maduro como de los principales partidos de oposición. También estamparon su rúbrica el Movimiento REDES del exalcalde de Caracas y exdirigente oficialista Juan Barreto, acompañado del Movimiento Soluciones, fundado por Claudio Fermín, un exmilitante del partido opositor Acción Democrática, conocido por sus posturas conciliadoras.

Las pláticas se enfocarán en reformar el Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE), en el que cuatro de sus cinco directivos son vistos como cercanos al oficialismo; además de intentar encontrar una solución al punto muerto en que cayó el Legislativo tras la creación de la Asamblea Constituyente, conformado en su totalidad por partidarios del oficialismo, para rivalizar con la Asamblea Nacional controlada por la oposición. La Constituyente, amparada en una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, afín al gobierno, asumió las facultades de la Asamblea Nacional.

El diputado Timoteo Zambrano, uno de los legisladores opositores que firmó el acuerdo, dijo que lo hicieron para recuperar el tiempo perdido debido a la "la incomprensión de muchos, la ambición de algunos y los errores de todos".

Zambrano indicó que con el gobierno ya se alcanzó un primer bloque de acuerdos que incluye la decisión de que regresen los diputados oficialistas a la Asamblea Nacional, lo cual espera que se cumpla de inmediato, que en un breve plazo "acordemos un nuevo CNE" y que las autoridades dejen en libertad a los dirigentes partidistas y otros adversarios del gobierno que la oposición y grupos de derechos humanos consideran "presos políticos".

Zambrano espera que su libertad "sirva al reencuentro y confiamos que se cumpla".

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, afirmó que se han "logrado acuerdos en algunos temas y una agenda de trabajo para continuar la discusión, la negociación y los acuerdos".

Rodríguez también instó a los países "que se preocupan por Venezuela" a que brinden "cooperación en lugar de injerencia, solidaridad en lugar de sanciones".

La firma ocurre un día después de que Guaidó dijera que daba por agotado el mecanismo de negociación promovido por Noruega que, sin embargo, se manifestó dispuesto a seguir impulsando las negociaciones.

El principal facilitador noruego del proceso, Dag Nylander, dejó abierta la posibilidad de que Oslo continúe promoviendo las conversaciones. La noche del domingo en su cuenta de Twitter expresó que Noruega se mantiene dispuesta a continuar en este papel "siempre y cuando las partes lo consideren oportuno y avancen en la búsqueda de una solución negociada".

Las negociaciones entre el gobierno y la oposición, que se estaban desarrollando desde julio en la isla caribeña de Barbados, entraron en crisis después de que Maduro anunció a comienzos del mes pasado el retiro de su delegación en rechazo a las nuevas sanciones que le impuso Washington que congeló todos los activos del gobierno de Venezuela en Estados Unidos y prohibió a los estadounidenses hacer negocios con Caracas.

La postura fue ratificada a comienzos de este mes cuando Maduro indicó que su delegación no retornaría a los diálogos hasta que Guaidó "rectifique" su postura sobre una supuesta negociación del Esequibo, un territorio que está en disputa entre Venezuela y Guyana desde hace varias décadas.

Tras varias semanas de paralización de los diálogos el proceso sufrió un nuevo golpe la víspera con el anuncio de Guaidó quien declaró agotado el mecanismo de Barbados.

“La propuesta de solución que presentamos con desprendimiento y conciencia del momento que vive la nación, ha quedado en manos de los mediadores del Reino de Noruega y de los representantes del usurpador Nicolás Maduro", dijo Guaidó en un comunicado.

Agregó que Maduro y sus aliados "han bloqueado una salida política" a la grave crisis venezolana "rechazando discutir y acordar una propuesta sensata" presentada por delegados opositores para poner fin al conflicto.

Exgeneral chavista no será extraditado a EEUU por decisión de juez español

Hugo Carvajal en el tribunal de Madrid, el 12 de septimbre 2019. Emilio Naranjo/Pool via REUTERS

El exgeneral venezolano Hugo Armando Carvajal, exjefe de la contrainteligencia con los presidentes Hugo Chávez y con Nicolás Maduro, no será extraditado a EE.UU desde España, por decisión de un juez de la Audiencia Nacional española, que decretó además su puesta en libertad.

Fuentes de la Audiencia Nacional informaron este lunes de la decisión, a la espera de que el tribunal difunda mañana un auto con los motivos de su fallo.

El tribunal notificó hoy la libertad de Carvajal en un escrito en el que solo se informa de que le concede la excarcelación a raíz de la denegación de la extradición, según fuentes jurídicas consultadas por EFE, que indicaron que se prevé que salga de prisión en las próximas horas.

Carvajal, de 59 años, fue detenido en España el pasado 12 de abril en virtud de una orden de arresto de Estados Unidos, que le reclama por haber querido "inundar" ese país con toneladas de cocaína, que introducía supuestamente en su territorio, en ocasiones con ayuda de la cúpula de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El tribunal tardó muy pocos días en tomar la decisión, ya que la vista de extradición se celebró el pasado jueves 12, donde Carvajal alegó que su reclamación por parte de EE.UU. por delitos de narcotráfico carece de fundamento y responde a motivaciones políticas, ya que este país - dijo su abogada - lo que pretende es sacarle información sobre el gobierno de Chávez.

"Yo en la justicia de Estados Unidos no confío, el solo hecho que me hayan hecho lo que hicieron es suficiente motivo. No voy a tener derecho a la defensa de ningún tipo y a promover pruebas tampoco", dijo ante el tribunal.

Y explicó que todos los que pueden testificar en un proceso contra él "están o sancionados o con la visa retirada en Venezuela, otros presos en México y otros muertos, como es el caso del presidente Chávez, que era quien me daba las ordenes directas a mí".

Carvajal, que se declara ahora seguidor del opositor Juan Guaidó (reconocido por muchos países como presidente encargado de Venezuela), aseguró sentirse perseguido tanto en EE.UU. como en Venezuela por el presidente Maduro, con quien también sirvió un tiempo como jefe de la contrainteligencia militar: "A Maduro lo conozco lo suficiente y sé de lo que es capaz", dijo.

Estados Unidos le reclama por haber colaborado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para introducir cocaína en el país norteamericano.

En su petición de extradición, a la que tuvo acceso Efe el pasado mayo, la justicia estadounidense afirmaba que su intención era "inundar" Estados Unidos con toneladas de cocaína, que introducía con ayuda de la guerrilla colombiana.

Según la corte del distrito sur de Nueva York, el Gran Jurado le imputa ser miembro desde 1999 de la organización de narcotraficantes "El Cartel de los Soles", compuesta por oficiales venezolanos de alto rango.

Sus objetivos, indicaba la petición, no solo eran enriquecer a sus miembros, sino también usar la cocaína "como un arma" contra el país norteamericano, por "los efectos adversos de la droga en los usuarios individuales y el potencial daño social que causa la adicción a la cocaína".

En la vista de extradición en España, Carvajal, apodado "el Pollo", sostuvo que si se vio con jefes de las FARC fue para ayudar a su traslado a Venezuela para asistir a sus reuniones en el marco del proceso de paz, bajo las órdenes de Chávez y con conocimiento del gobierno de Colombia.

La decisión del tribunal de la Audiencia Nacional de no entregar a Carvajal va en contra del criterio de la Fiscalía española, que consideraba que se daban todos los requisitos para extraditarle y que en la demanda de EEUU se concretaban "con suficiente precisión" las actividades delictivas por las cuales se le reclamaba

FARC, nuevo peligro para los migrantes en la ruta del Darién

Un agente fronterizo custodia un campamento de migrantes en La Penita, Darién.

La vuelta a las armas de un grupo de disidentes de la exguerrilla colombiana de las FARC puede convertir al Darién, la inhóspita selva entre Panamá y Colombia, en una ruta aún "más insegura" para los miles de migrantes que la cruzan cada año en su camino hacia Estados Unidos, alertó este viernes la OIM.

El jefe de misión en Panamá de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), Santiago Paz, explicó que los tratantes guían a los migrantes por la jungla por las rutas que usan las organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico y el comercio ilícito de armas, a las que ahora se puede sumar la guerrilla.

"Hacemos un llamado a una articulación regional entre los gobiernos porque la migración no puede ser observada desde la atención de un solo gobierno, sino de una región", apuntó Paz, tras un foro sobre trata de personas celebrado en Panamá.

El otrora número dos de las FARC, Iván Márquez, anunció a finales del pasado agosto su intención de iniciar junto a otros excomandantes una nueva rebelión por la supuesta "traición" del Estado colombiano a lo convenido en los acuerdos de paz firmados en 2016 y que pusieron fin a la guerrilla más longeva del continente.

El Darién, de 580.000 hectáreas de extensión, estuvo durante muchos años bajo el dominio de las extintas FARC y fue el centro de operaciones del Frente 57, que mantuvo cruentos enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad panameñas.

"En caso de que el conflicto armado en Colombia reviva puede ser un motivo de expulsión de migrantes", agregó Paz.

Durante su travesía por el Darién, los migrantes se topan con un sinfín de animales peligrosos como jaguares, serpientes venenosas y alacranes y tienen que sortear crecidas de ríos y caminos abruptos.

Muchos son asaltados y agredidos por los grupos criminales que también transitan por las trochas e incluso hay reportes de mujeres que han sido violadas.

Las autoridades forenses de Panamá estiman que en los últimos cinco años han muerto casi medio centenar de migrantes cruzando el Darién, pero reconocen que la cifra puede ser mayor porque apenas hay denuncias, los cuerpos se abandonan y el terreno es casi inaccesible.

El jefe de misión de la OIM aseguró que el flujo de migrantes creció "significativamente" durante los seis primeros meses del año, con respecto a 2018, pero que este mes se ha reducido un poco por las condiciones climáticas y el exceso de lluvia, que hacen aún más intransitable la ruta.

Según el funcionario, actualmente hay cerca de 800 migrantes recibiendo ayuda humanitaria por parte de las autoridades panameñas y de la propia OIM en los albergues que existen en el país: dos en el Darién y otro en la frontera con Costa Rica.

Preguntado sobre si es necesario construir nuevos albergues, Paz apuntó que "por el flujo (de migrantes) que se tiene esperado, siempre va a faltar algo más", pero insistió en destacar "el esfuerzo que ha hecho todo el tiempo el Gobierno de Panamá".

Según datos del Servicio Nacional de Migración de Panamá, entre enero y julio de este año atravesaron el Darién más de 17.600 personas -entre ellos más de 2.000 menores-, lo que supone casi el doble de lo registrado en todo 2018. La mayoría de ellos procedía de Haití, Cuba, India, Camerún, Congo y Bangladesh.

Gobierno de Maduro investiga a Guaidó por supuesto vínculo con narcos colombianos

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

El gobierno de Nicolás Maduro anunció el viernes que presentará evidencias ante la Fiscalía General de Venezuela para que emprenda una investigación sobre el supuesto vínculo del líder opositor Juan Guaidó con narcotraficantes colombianos tras la polémica desatada por la difusión de fotografías en las que aparece junto a dos miembros de uno de esos grupos.

Guaidó rompió el viernes el silencio que había mantenido tras la difusión de las fotografías junto a los jefes del grupo delictivo Los Rastrojos, Albeiro Lobo Quintero, alias Brother, y Jhon Jairo Durán, alias Menor, y dijo en una entrevista con la emisora colombiana Blu Radio que “era difícil saber quién me pedía fotos”.

El jefe de la Asamblea Nacional expresó que durante la travesía que realizó de Venezuela a Colombia, en la que debió sortear varios bloqueos de vías de las autoridades para acudir al concierto benéfico que se realizó el 22 de febrero en Cúcuta, se tomó muchas fotos y sostuvo que era “difícil discriminar quién pide una foto”.

Pero el ministro de Relaciones Interiores, mayor general Néstor Reverol, lo acusó de tener “vinculación directa” con los líderes de Los Rastrojos, señalados de participar en actividades de narcotráfico, contrabando de combustible, asesinatos y reclutamiento de menores, y dijo que el gobierno consignaría las evidencias en la Fiscalía General para que se inicie una investigación y se “haga justicia”.

Desde el palacio presidencial Reverol afirmó que Guaidó “fue custodiado por estas organizaciones narco paramilitares colombianas” en febrero en su paso por la frontera y mostró algunas fotografías del opositor junto a supuestos paramilitares.

Guaidó atribuyó esas acusaciones a una acción que busca “distraer la atención” y retó Reverol, y al fiscal general Tarek William Saab a que detengan a los “narcoterroristas” y miembros de grupos guerrilleros colombianos que están en Venezuela.

Cargar más

XS
SM
MD
LG