Enlaces de accesibilidad

Cuba

Liberado activista de UNPACU tras cumplir más de 4 años de cárcel

Amado Verdecia, detrás sentado, José Daniel Ferrer. Foto UNPACU.

El activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), Amado Verdecia Díaz, ha sido puesto en libertad condicional tras permanecer cuatro años y un mes en prisión.

Verdecia, de 57 años, estaba confinado en la cárcel de mínima severidad La Caoba, en Palma Soriano, Santiago de Cuba.

El opositor, residente en Palmarito de Cauto, fue condenado a cinco años de cárcel por un delito de atentado del que siempre se declaró inocente.

Fue detenido el 26 de agosto de 2013, cuando llevó en su viejo auto Mosckovich al expreso político y líder de la UNPACU, José Daniel Ferrer García, hacia la terminal de ómnibus de Palma Soriano. Lo condujeron junto a su hermano Ángel hasta la unidad de la policía, donde les dieron una fuerte golpiza. Amado quedó detenido por siete días en la unidad de Micro-9, Santiago de Cuba.

"Yo pensé que iba a ser el último día de vida de nosotros, tres costillas me partieron a mí y dos al hermano mío", explicó en aquella ocasión Verdecia en entrevista con Radio Martí.

"Yo soy el que puso a disposición su carro para UNPACU y fue cayéndoles mal a todos ellos (el gobierno), porque eso es un problema político. Pero es que no hemos tenido miedo, que estamos directo y de frente con la verdad", declaró entonces al periodista Luis Felipe Rojas.

El miércoles, en entrevista con Radio Martí, el líder de UNPACU dijo que Verdecia en realidad fue encarcelado por prestar su auto para el transporte de opositores y la población en general.

Declaraciones de José Daniel Ferrer sobre liberación de Amado Verdecia
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:50 0:00

Tras la liberación de Amado Verdecia, 47 activistas de la UNPACU siguen tras las rejas.

[A partir de un reporte de Idolidia Darias y Luis Felipe Rojas]

Vea todas las noticias de hoy

Madre e hija cubanas esperanzadas con moratoria de 100 días a las deportaciones

Jessica hablando con sus padres en Sancti Spíritus

Hace mucho que perdió el sueño y no deja de pensar en su hija Jessica Victoria Gil, a punto de cumplir dos años de reclusión en un centro de detención para extranjeros sin documentos en el estado de Luisiana, en Estados Unidos.

Desde su casa ubicada en una modesta barriada de Sancti Spíritus, cercana a Paseo de Norte, relata en conversación con Radio Televisión Martí el calvario de tener a una hija en circunstancias de cautiverio desde que el 18 de abril de 2019, a las 8:30 PM, se lanzó al cruce del Río Bravo alentada por un coyote a quien pagó 1, 500 dólares.

El 2 de abril de 2019, Jessica abordó un avión rumbo a Managua, Nicaragua y de ahí transitó el resto de Centroamérica hasta llegar a Ciudad Juárez, México, colindante con El Paso, Texas.

“He pasado por tanto, he sufrido tanto porque es mi única hija, ya no tengo lágrimas”, dijo Gliselda Gil que no halla la palabra precisa para describir sus miedos e inseguridades.

En El Paso, Texas, su hija, hoy de 31 años, fue detenida por los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU (CBP) y enviada a un centro para migrantes, donde permaneció 47 días y pasó la entrevista de miedo creíble ante un agente de asilo de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), en base a su temor manifiesto de regresar a Cuba.

“Entonces el 2 de junio la trasladan para el Centro de Procesamiento de LaSalle, en la ciudad de Jena, en el estado de Louisiana. Ahí, comparece ante un magistrado que en tres audiencias diferentes le niega la libertad bajo fianza, el “parole” y la solicitud de asilo político, dictamen que ella apeló y le fue ratificada la negativa el 7 de mayo”, explicó Gliselda.

Ahora, madre e hija tienen la esperanza de un cambio en el estado de las cosas, tras el anuncio del gobierno de Joe Biden de suspender por 100 días las deportaciones de ciertos inmigrantes bajo custodia del gobierno.

"Las dos estamos muy entusiasmadas con esta disposición. Ojalá sirva para que liberen, no solo a ella, sino a muchos que llevan hasta dos años retenidos”, dijo Gliselda.

Jessica Victoria Gil, En detención en Louisiana
Jessica Victoria Gil, En detención en Louisiana

"Durante 100 días, a partir del 22 de enero de 2021, el Departamento de Seguridad Nacional suspenderá las deportaciones de ciertos no ciudadanos que hayan sido ordenadas", detalló en un comunicado el secretario interino, David Pekoske, nombrado por el presidente Joe Biden.

La razón, dijo Pekoske, es "garantizar" que Estados Unidos tenga "un sistema migratorio justo y eficaz centrado en proteger la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública", por lo que ordenó "revisar y reiniciar" los protocolos.

En entrevista por teléfono desde el South Louisiana Correctional Center, la joven dentista, egresada de la Universidad de Ciencias Médicas de Sancti Spíritus en 2012, dijo que su prolongada detención le parece injusta e insólita, pues asegura no tener antecedentes penales dentro ni fuera del país.

“Ha cumplido una condena de 648 días como si fuera una criminal”, comentó su madre.

La pausa de las deportaciones se suma a la suspensión de las inscripciones al programa "Permanezcan en México", que estipulaba el regreso a México de los migrantes que iniciaron un proceso de asilo en Estados Unidos.

Gliselda, madre de Jessica
Gliselda, madre de Jessica

“Ya yo temo hasta por su salud mental, aunque ella me vende que está bien, yo sé que no puede estar bien, privada de su libertad, una niña que estudió tanto y que tanto puede aportar a la sociedad estadounidense”, expresó la mujer que labora en la Empresa Provincial de Productos Lácteos de Sancti Spíritus.

El temor de la pandemia

Cuando Griselda habla del centro de detenciones donde está su hija lo llama "La Ciudad Perdida" y lo menciona con un susto en la garganta, no solo por la lejanía sino también por el temor a la pandemia.

“Mi única niña, que te puedo decir, hoy temo por que se infecte con el coronavirus, todo es posible y nadie hace nada por ella”, dice.

Hasta el 15 de enero último, en los 75 centros de detención que tiene el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) en todo el país, habían recluidos 14,715 extranjeros, de los cuales 575 han dado positivos al COVID-19 y se encuentran en régimen de aislamiento, según cifras oficiales de esta entidad.

Superación personal

Durante su reclusión la estomatóloga trabaja en la cocina y en su largo tiempo de reclusión no ha desaprovechado la posibilidad de superación que ofrece el sistema de reclusión.

CErtificado de superación obtenido por Jessica
CErtificado de superación obtenido por Jessica


“Ha pasado dos cursos, uno de comunicación social y otro de diversidad. Además, habla perfectamente el inglés”, comentó con orgullo y veneración su madre.

“Esperamos que las autoridades entiendan que no hay necesidad de mantener a una joven migrante presa en espera de la deportación”, apuntó su madre.

Los inmigrantes de algunos países, como México, son generalmente deportados en una o dos semanas después de la orden judicial. En otros casos, ICE no puede proceder a retornar a personas de ciertas nacionalidades porque sus países de origen no los aceptan. También es posible que ICE no pueda obtener la documentación necesaria para ejecutar el proceso.

El amor todo lo puede

Jorge Javier Sánchez Acosta, su novio desde Cuba, salió de la isla rumbo a Ecuador y hace cinco años que es residente legal en EEUU, donde se ha asentado en Houston, en el estado de Texas.

Y como prueba de amor, le pidió matrimonio a su amada en prisión.

“El 20 de febrero de 2019, a las 10.30 am, en el correccional La Salle, nos casamos”, dijo el joven electricista.

Según la ley migratoria, todo residente permanente puede reclamar a su cónyuge e hijos solteros.

“Ya no se siente sola ni abandonada”, expresó Javier que ya inició el trámite correspondiente para junto a su amada comenzar una nueva vida en EEUU.

Activista de UNPACU lleva 9 días detenido en Guantánamo bajo acusaciones de desacato

Una patrulla de policía en Cuba. (Archivo AP/Ramón Espinosa)

El activista Ariolvi Batista Moya, integrante de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), se encuentra detenido desde hace 9 días en la unidad policial conocida como "Parque 24", en la ciudad de Guantánamo, acusado del supuesto delito de desacato.

Bartolo Cantillo, coordinador de UNPACU en esa provincia, dijo a Radio Martí que Batista Moya aseguró a su esposa que se declararía en huelga de hambre en protesta por su arresto.

Bartolo Cantillo, coordinador de UNPACU, detalló el caso a Radio Martí
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:03 0:00

El activista fue detenido de forma violenta el pasado 16 de enero, explicó Cantillo.

“El día 15 fue un jefe de sector (…) y le dijo que tenía que presentarse en la unidad policial del Parque 24”, dijo el coordinador de UNPACU. Cuando el activista preguntó cuáles eran los motivos por los que tenía que ir a la policía, el agente se negó a darle una explicación, a lo que Batista Moya respondió que no se presentaría en la unidad “sin una citación oficial”.

Un día después, el 16 de enero, fue detenido en su vivienda por “varios oficiales de la Seguridad del Estado y de la policía, y un oficial de búsqueda y captura”. Durante el arresto “le dieron golpes, lo arrastraron y se lo llevaron en la patrulla 603 para la unidad policial del Parque 24”, afirmó Cantillo.

Cuando la esposa se personó en el lugar para informarse sobre su situación, las autoridades le dijeron que el activista estaba acusado del delito de desacato.

“Ellos le inventaron al jefe de sector ese el delito de desacato, si él no hizo nada”, aseguró Cantillo. Entonces Batista Moya le dijo a su esposa “que se declaraba en huelga de hambre”, concluyó.

(Con reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Enero será el peor mes de la pandemia en Cuba: otros 3 muertos y 567 nuevos casos

Una mujer lleva en coche a dos bebés por una calle de La Habana, que sigue siendo el epicentro de la pandemia en Cuba. REUTERS/Stringer

Las autoridades sanitarias reportaron este lunes 567 nuevos casos de coronavirus en Cuba (21,828 en total) y tres muertes, incluida la de un joven habanero de 32 años, en medio de una “complejidad epidemiológica” que no han logrado superar, y que solo en lo que va de enero ha sumado más de 10,000 contagios.

El número de casos se ha ido incrementando de forma acelerada, pasando de unos 12 mil contagios en los primeros días del año a casi 22,000 mil, como muestra esta gráfica del proyecto independiente Inventario.

Se mantienen ingresadas 9,811 personas, de ellos 3,486 sospechosos y 4,557 pacientes activos de COVID-19.

El 8,6% de los casos diagnosticados en la jornada están vinculados a viajeros en el exterior (51% desde el 15 de noviembre), dijo el jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), Dr. Francisco Durán.

La Habana reportó 169 contagios, con la situación más crítica en el país, una tendencia que se mantiene en las últimas semanas, señaló el funcionario; Santiago confirmó 115 casos y Guantánamo 79.

Aunque en un principio las autoridades llamaban la atención sobre los casos importados, con fuente de infección en el extranjero, el número ha disminuido, con el predominio de los casos autóctonos, 542 en el día.


Usuarios que siguen la transmisión en directo del Dr. Durán comentaron que una de las vías de contagio son las colas multitudinarias para adquirir alimentos u otros productos de primera necesidad: “Eduardo García lamentó “las perras colas” y la aglomeración de personas “por dondequiera buscando comida, matándose hasta por un pedazo de pan”, un tema del que “no se habla”, dijo.

Para Yaqueline Bosque el problema “no son las colas”, sino “la indisciplina de las personas, que no usan mascarilla, no tienen distanciamiento y siguen haciendo fiesta familiar”.

Según Durán, “las medidas se continuarán aplicando con más rigor” para contener el contagio.

Detenidos en Honduras cinco cubanos y tres coyotes

Policía de Honduras muestra una foto de los coyotes detenidos.

Las autoridades de Honduras detuvieron este fin de semana a cinco migrantes cubanos que eran transportados ilegalmente por tres traficantes de personas.

El operativo ocurrió en la aldea San Bernardo del municipio de Namasigüe, Choluteca, en el sur de Honduras.

Los sospechosos fueron requeridos por funcionarios de la Unidad Transnacional de Investigación Criminal (UTIC) de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) y Policía de Fronteras.

Los llamado coyotes intentaron sobornar a los funcionarios a cambio de que los dejaran en libertad, pero fueron finalmente arrestados por los delitos de tráfico ilegal de personas y soborno doméstico.

Mientras, los cubanos están detenidos por las autoridades migratorias que valorarán otorgarles un salvoconducto para seguir viaje o si serán deportados a la isla.

Además se les decomisó un vehículo tipo pickup, una camioneta y 33 mil 055 lempiras (1.348,53 dólares) en efectivo en billetes de diferentes denominaciones.

Ineficiencia en protocolos pone en riesgo a ancianos frente al COVID-19

Los ancianos llevan la parte más difícil en medio de la crisis por el coronavirus en Cuba. (Yamil Lage/AFP),

Las autoridades cubanas decretaron cuarentena en todos los asilos de ancianos de La Habana tras haber sido detectados casos positivos al COVID-19 en uno de ellos: el conocido por Santovenia, ubicado en el Cerro.

“Que haya contagiados de COVID-19 en una entidad geriátrica hace cundir las alarmas, indiscutiblemente. Más allá del aspecto propiamente humano, está claro, que los residentes son personas que, por la edad, tienen una serie de enfermedades crónicas que los hace incompetentes para enfrentar el virus. Por tanto, allí, las cifras de mortalidad podrían ser catastróficas. Y más, cuando el sistema de salud cubano está fracasando al manejar la pandemia en condiciones de nueva normalidad”, dijo, desde ese municipio capitalino, el economista y politólogo Enix Berrios.

“Evidentemente, los protocolos que se aplican están fallando en lo que se refiere a la atención primaria: por falta de ambulancias, de medicamentos, de lencería hospitalaria, de alimentos para las personas que están diagnosticadas y aisladas; está escaseando hasta la sangre para determinados pacientes, la distribución de oxígeno y, sobre todo, hay fallas de conexión entre las instituciones que prestan servicio en el sistema de salud pública”, apuntó el también activista político.

El periódico oficial Tribuna de La Habana informó, citando a la directora de Salud Pública, que se descubrieron otras 9 personas positivas al COVID-19 en ese hogar, que alberga alrededor de 300 ancianos.

Sin embargo, la hermana María Catalina, una de las monjas que administra la institución, aseguró a Radio Televisión Martí que en Santovenia sólo se han registrado dos enfermos por COVID-19.

“Aquí no hay ningún caso, los dos que hubo están en el hospital. Ya hicieron la encuesta y la pesquisa y no encontraron ninguno. Se fumigó y se hizo todo lo que indicaron”, explicó.

Por su parte, la directiva de Salud actualizó que el viernes se concluyó con la toma de las 108 muestras de PCR pendientes y en la noche del mismo día se comenzó la aplicación del fármaco en gotas, Nasalferon, para fortalecer el sistema inmunitario de los ancianos.

Pero Sor María Catalina insistió: “a todos los asilos los han puesto en cuarentena para proteger a los ancianos porque el personal empleado y parientes están en la calle, donde están expuestos, como nos pasó a nosotros que los contaminados cogieron el virus fuera”.

La situación se da en un momento en que el régimen recibe críticas por el abandono en que se encuentra el sector etario, el más vulnerable de la sociedad.

Por otro lado, la ciudadanía ha estado denunciando, tanto por la prensa oficial como independiente, la ineficacia de los laboratorios para procesar, con fidelidad, la alta cifra de pruebas PCR (por sus siglas en inglés, Polymerase Chain Reaction) que se están recolectando.

En este sentido, el periodista independiente guantanamero, Niober García Fournier, manifestó a nuestra redacción que cree que hubo probable mala práctica en la atención médica a su padre de 79 años, internado en un centro de aislamiento por COVID-19.

Pastor García Tamarit fue llevado por sus familiares al hospital provincial Agustino Neto de Guantánamo porque creían que tenía problemas neurológicos, pero allí le diagnosticaron infección renal y neumonía. Treinta y cinco horas después determinan que tiene COVID-19. Lo llevan a un establecimiento de aislamiento y le suspenden los medicamentos que estaba recibiendo.

“Lo trasladaron a ese lugar, sin historia clínica, sin ningún documento que acreditara que estaba siendo tratado con antibióticos. Después de varias quejas que planteamos, los mandos del centro sanitario decidieron que nosotros compráramos la medicina para llevársela porque era lo único que podían hacer”, dijo.

“Este es un mal proceder que estamos viendo. ¿Cómo lo van a sacar del hospital donde le están suministrando antibióticos para un centro de aislamiento? Primero dijeron que se lo llevaban porque el PCR llegó positivo, después porque estaba esperando el resultado del PCR, ahora, en la madrugada de este domingo, dicen que dio positivo”, lamentó el comunicador.

“Sólo han pasado tres días desde que le hicieran el test. La población guantanamera se está quejando de la tardanza que tienen los resultados de PCR, personas dicen que llevan hasta 12 días esperando el resultado. ¿Entonces él de mi papá llegó en sólo tres días?", comentó el García Fournier.

Los Consejos de Defensa provinciales han advertido que se debe garantizar la entrega de los resultados en 48 horas.

García Tamarit es hipertenso y padece un enfisema pulmonar, explicó su hijo.

“Con esas enfermedades, si tuviera el coronavirus ya habría mostrado algún síntoma. Mi papá no presenta ninguno. La población está diciendo que el test rápido no es de fiar y está dando positivo a todo el que padece cualquier otra infección. Están recluyendo a personas no infestadas por COVID-19 pero que terminan estándolo en los centros de aislamiento”, señaló García Fournier.

Cargar más

XS
SM
MD
LG