Enlaces de accesibilidad

Coronavirus Cuba

La pandemia es un gran desafío para la psiquis de los cubanos

Una pareja de enamorados se proteje del coronavirus en el Malecón de La Habana.

Para sobrevivir una cuarentena y tomar decisiones coherentes, hay que preservar la salud mental, porque la amenaza genera miedo y ansiedad, ha sido la advertencia principal de la mayoría de los estudiosos de la psiquis durante la pandemia del coronavirus.

Pero lo que tiene este virus más allá de los terribles efectos en la salud física es que se emplea lo mejor de la humanidad en su contra: Si el desarrollo humano se debe en gran parte a la vida en comunidad y al acercamiento social, ahora la proximidad y el contacto humano se vuelven un verdadero peligro.

El psicólogo cubano Calixto García comentó a Radio Televisión Martí el reto que implican las estrictas medidas de aislamiento, las repercusiones que puede traer el encierro y la ansiedad acumulada por tantos días y la dificultad que significa para los cubanos, tan acostumbrados a socializar en la calle, mantenerse lejos unos de otros.

“Culpar a la víctima por su desgracia es lo más fácil que se puede hacer. Diciéndoles que acepten su realidad, controlando sus libertades e incluso sus emociones, los hace vulnerables, y eso exacerba la descompensación mental”, dijo el experto.

Además de coronavirus, hay otra pandemia, una de miedo y ansiedad, causada por la confrontación de un estado de crisis o sufrimiento, un cuadro que el psicólogo describe como una vivencia traumática, un mecanismo psicológico defensivo ante una amenaza real.

Un hombre con una máscara protectora desde su balcón en La Habana. (YAMIL LAGE / AFP)
Un hombre con una máscara protectora desde su balcón en La Habana. (YAMIL LAGE / AFP)

“La persona experimenta una amenaza a la vida, experimenta debilidad, dependencia emocional, carencia afectiva, e incluso disminuye su actividad mental y física”, comenta el experto.

Preguntado acerca de cuánto tiempo debe pasar una persona en cuarentena para que comiencen a manifestarse efectos adversos psicológicos, el especialista contestó:

"La llamada “fiebre de cabaña” o el proceso de estar restringido a un espacio físico contra nuestra voluntad varía de persona a persona en dependencia al nivel de tolerancia psicológica. Es decir depende del mecanismo cognitivo para que se desencadene un episodio de ansiedad y por ende se dé una descompensación emocional. Cuando el bienestar de la persona y sus recursos de sobrevivencia están en juego, puede tomar un corto tiempo para que los síntomas de desesperanza y abandono produzcan una involución emocional hasta el punto del auto daño y aparición de una patología".

El doctor considera que nunca hubo tanto miedo en el mundo y tanta ansiedad compartida como con la pandemia del COVID-19, una situación que se agudiza en Cuba, donde “pasa a ser un desafío”.

“En lugares como Cuba donde los recursos son limitados pasa a ser un desafío del ser humano tratar de enfrentar, mitigar y adaptarse a la catástrofe, exacerbándose su estado mental de desesperanza, abandono y desilusión”, acotó el también especialista en Neuropsicología.

A nivel psicológico, es una situación de crisis, un incidente crítico de gran envergadura, un desastre sanitario que genera inquietud, angustia, y hasta momentos de irritabilidad que pueden llegar a la agresividad, incluso con las personas más queridas.

“El efecto colateral es devastador ante el desconocimiento, la escasez de los recursos indispensables y la falta de apoyo por parte del gobierno”, agregó el galeno que ha impartido clases en diferentes universidades de Estados Unidos.

Miembros del ejército cubano desinfectan una calle en La Habana el 15 de abril del 2020.
Miembros del ejército cubano desinfectan una calle en La Habana el 15 de abril del 2020.

“En sistemas políticos totalitarios como el de Cuba, el gobierno ejerce el poder sobre la mayoría del pueblo, la parte inferior del colectivo, diciendo medias verdades o simples mentiras, o manipulando la información Así, crea una cultura de odio (divide y vencerás), que afecta directamente a la interacción familiar”, comentó García, no sin antes recordar que “la familia es la base de toda sociedad próspera y democrática, incluso para combatir cualquier adversidad de la naturaleza”.

Adriana Mena, residente en La Habana y madre de dos adolescentes de 15 y 16 años, comentó recientemente sobre la dinámica que vive una familia cubana en estos días de coronavirus. “Los niños, están estresados, en primer lugar, porque los mayores están muy agobiados por la veloz propagación del coronavirus, por el confinamiento, por la escasez de agua, de alimentos, de medicinas, por las colas que hay que hacer para adquirir provisiones y sobre todo por la impotencia”.

En Cuba, la vida fuera de casa es un medio de sobrevivencia, entretenimiento, expansión social e incluso resistencia y privar a las personas de su libertad para el bien público en general es a menudo polémico.

Para los niños cubanos, "que solo tienen la calle para disipar sus amarguras, obligarlos a permanecer en casa reforzaría su detrimento mental y físico", sin embargo, asegura García, el "no acatamiento del distanciamiento social, y las carencias reales en cuanto a los implementos de protección los expondría al contagio y a una enfermedad fatal".

En la isla “se ha creado una subcultura de cooperación por la sobrevivencia en la calle donde las relaciones sociales pasan a ser la resistencia del pueblo para subsistir. No obstante, psicológicamente la privación o pérdida de la seguridad que la calle provee crea duda, ansiedad, inquietud o más miedo a la muerte”.

Residentes de La Habana esperan en fila a finales de marzo, en medio de la crisis por el coronavirus, para comprar alimentos.
Residentes de La Habana esperan en fila a finales de marzo, en medio de la crisis por el coronavirus, para comprar alimentos.

El avance de la pandemia ha generado gran cantidad de manifestaciones adversas desde el punto de vista psicológico en las personas por su rápido alcance, por la gran cantidad de personas que involucra a nivel mundial, por lo letal que es y por la desbordante y diversa información, y criterios que genera minuto a minuto.

Recientemente, el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid lanzó un paquete de primeros auxilios mentales para cuarentenas y aislamientos, con orientaciones para la gestión psicológica de periodos como estos.

Estas son las recomendaciones:

1. Entender que no es un castigo: cuando la situación exige poner sobre la mesa con claridad las causas que condicionan el encierro y estas se ubican en una escala de riesgos y beneficios, en el caso del coronavirus siempre debe verse como una ganancia para el bienestar de todos.

2. Defina rutinas: cualquier actividad, así sea casera, debe tener orden, objetivos, metas y plazos. Dicho de otra forma, hay que evitar al máximo el sedentarismo extremo y tener la mente desocupada.

3. Establezca tiempos: cuando la permanencia en la casa se torna obligatoria es importante destinar tiempos específicos para cada tarea con los consecuentes descansos y lapsos para divertirse, dormir y descansar. Muchos alteran los horarios y se someten a jornadas exageradas o poco ajustadas a la realidad.

4. Evite de la monotonía: procure que sus actividades sean variadas y por encima de todo reconfortantes, de tal forma que al realizarlas le generen gusto o placer. La monotonía se puede convertir en un foso de desespero e irritabilidad.

5. Sea tolerante: a no ser que se viva solo, la convivencia con otros, por lo general cercanos, puede generar roces que incrementados por la ansiedad del disgusto llega a deslizarse a conflictos que harán insufribles estos días. Evite los temas que generen discusiones mayores, recordar situaciones desagradables o reclamos atrasados.

6. Ejercítese: Dedique un tiempo fijo para realizar una actividad física de manera regular. Si no está acostumbrado a hacer ejercicio, inicie este proceso de manera ascendente. Y si ya lo hace no pierda sus rutinas.

7. Ojo con la alimentación: en casa se gasta menos energía y esto exige moderación y equilibrio en la comida.

8. Sea empático y solidario: la convivencia exige unos grados de relación tan íntima que terminan por requerir cuidado mutuo entre los integrantes del grupo que comparte. Revise síntomas, ayude a sobrellevarlos y esté pendiente del bienestar de los demás.

9. Mantenga sus contactos: estar aislado no quiere decir estar incomunicado. Mantenga siempre la relación con sus familiares, sus amigos, sus compañeros cercanos y otras personas importantes para usted. Hable con ellos de manera regular.

10. Infórmese sin saturación: la crisis del coronavirus condicionó una nueva forma de vivir. Y en medio de la ansiedad muchos son dados a recoger información constantemente, aunque no siempre veraz. El consejo acudir a fuentes confiables, pero con moderación y ante las dudas consulte. No difunda noticias sin verificar y no se deje sugestionar.

Vea todas las noticias de hoy

Anuncian ganadores del concurso #Nasobukeate

Fotos del concurso #nasobukeate. (Facebook de Di.verso)

El proyecto Di.Verso dio a conocer este jueves los ganadores del concurso Nasobukeate, convocado el 10 de junio a través de las redes sociales.

Los premiados fueron Roberto Santana, Yusnel González y Maikel Castillo, "El Osorbo", mientras que el premio de la popularidad recayó en Li Avelle, Lety Lety y el artista Luis Manuel Otero Alcántara, dijo a Radio Televisión Martí Osvaldo Navarro, director de Di.Verso.

El proyecto Di.Verso anuncia los ganadores del concurso Nasobukeate
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:18 0:00

Nasobukeate es una iniciativa que surgió en plena pandemia de la crisis del coronavirus en Cuba, y busca la creatividad en la confección de las mascarillas sanitarias.

Fotos del concurso #nasobukeate. (Facebook de Di.Verso)
Fotos del concurso #nasobukeate. (Facebook de Di.Verso)

A pesar de que ya se inició la fase uno de recuperación en la capital cubana, 26 manzanas quedaron en aislamiento este miércoles en la barriada de Lawton, municipio Diez de Octubre, donde residen más de 7.000 personas, debido a un rebrote de la enfermedad.

El artista llamó la atención sobre la necesidad de promover el uso de la mascarilla entre los cubanos, porque "siguen detectándose casos de COVID-19 y es necesario protegerse".

(A partir de un reporte de Ariane González para Radio Martí)

Refuerzan control por brotes de COVID-19 en La Habana a solo una semana de la reapertura

En medio de la reapertura la capital cubana enfrenta varios brotes de coronavirus. (AP/ Ramón Espinosa)

En medio del relajamiento de las medidas de prevención para contener el coronavirus, y decretada la fase uno de recuperación en la capital cubana, 26 manzanas quedaron en aislamiento este miércoles en la barriada de Lawton, municipio Diez de Octubre, donde residen más de 7.000 personas, debido a un rebrote de la enfermedad.

La zona afectada colinda en el norte con las calles Fonst, Aguilera y Calle 13, al sur con Calle D, al oeste con Porvenir y al este con Calle 14 y Juanelo, según han informado las autoridades sanitarias.

En el Cerro también han sido aisladas cuatro manzanas en la zona de Atarés, con un total de 2.042 residentes, dijo Luis Antonio Torres, presidente del Consejo de la Defensa Provincial (CDP), reportó el diario estatal Tribuna de La Habana.

Capitalinos dijeron a Radio Televisión Martí que la decisión de levantar las restricciones fue apresurada, y sin la preparación adecuada, con la intención de ofrecer una falsa percepción de la realidad.

Ahora las autoridades se apresuran a reforzar las medidas para contener el foco de contagio. Entre otras normas, orientaron el aislamiento de todos los núcleos familiares, la aplicación de pruebas rápidas a grupos vulnerables, el aislamiento social en zonas predeterminadas con vigilancia estricta, pesquisa al 100% de la población, y prohibida la circulación de vendedores ambulantes, detalla el Tribuna.

También orientaron el uso de nasobucos dentro y fuera del hogar, y advirtieron que "se tomarán severas acciones con los ciudadanos que violen las disposiciones de las autoridades sanitarias u otras autoridades del territorio".

La policía, objeto de protestas en las últimas semanas por la muerte de dos jóvenes en diferentes operativos, vigilará "posibles conductas y o ilegalidades que se presenten", subraya el diario oficialista.

La economista y directora de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios, Martha Beatriz Roque Cabello, quien reside en Diez de Octubre, dijo que este miércoles había una fuerte presencia de personal de la salud en labores de detección de focos en la zona de Lawton.

Cuarentena en municipios habaneros por focos de COVID-19
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:10 0:00

Para Pedro Acosta, residente en el Cerro, estaba claro que los capitalinos no estaban listos para la reapertura pero, asegura, el propósito del gobierno es buscar dinero en medio de la actual crisis.

El periodista independiente Vladimir Turró considera pésima las condiciones sanitarias de las mayoría de los barrios, donde hay acumulación de desechos, vertederos y aguas albañales corriendo por las calles.

Pedro Luis García, cuentapropista, apunta que en medio de este escenario continúan las largas colas para adquirir alimentos y productos de aseo.

En una reunión de emergencia sobre la situación con el COVID-19 el lunes pasado, a solo unos días de decretar la fase uno de recuperación, el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel llamó a reforzar las medidas de control, entre ellas el aislamiento en seis municipios habaneros: Cerro, Diez de Octubre, Cotorro, Centro Habana, Arroyo Naranjo y San Miguel del Padrón.

La capital cubana cuenta con una población de 2.2 millones de habitantes.

Menores de edad entre nuevos positivos; activarían cuarentena en más barrios de La Habana

Vista de una calle de La Habana tras la reapertura. AP Photo/Ramon Espinosa

El Ministerio de Salud de Cuba reportó este miércoles 4 nuevos casos de COVID-19, para un acumulado de 2 mil 399 en el país, justo cuando las autoridades de la capital valoran poner a varios barrios en aislamiento por temor a un rebrote.

Los nuevos positivos son contactos de casos ya confirmados, que se encontraban asintomáticos al momento de la confirmación de la prueba, indica la nota oficial.

Los casos son de los municipios capitalinos Cotorro, Cerro y 10 de Octubre y entre ellos, dos corresponden a menores de edad de 9 y 15 años.

En La Habana han vuelto a decretar medidas de aislamiento reforzado en cuatro manzanas del área de salud policlínico Abel Santamaría en el consejo popular Pilar Atarés, de Cerro, compuesta por una población de 2042 habitantes.

Luis Antonio Torres Iríbar, presidente del Consejo de Defensa Popular pidió un estudio epidemiológico de los municipios de Centro Habana, Arroyo Naranjo, San Miguel del Padrón y Diez de Octubre para implementar las mismas medidas.

"Estos territorios presentan una alarma para la capital del país, la percepción de riesgo es baja en la población y no puede haber relajamiento. No todas las personas asumen con igual responsabilidad las medidas de la primera fase, y no se puede bajar la guardia. Sería imperdonable que en vez de avanzar a la segunda fase, retrocedamos", explicó.

En la isla la población se ve obligada a permanecer por horas en interminables colas donde no se respeta el distanciamiento social, también en el transporte público se violan las medidas para evitar la propagación del virus.

En aumento nuevos casos de COVID-19 en Cuba

Vecinos recogen agua de una pipa la mañana del martes en un barrio de San Antonio de los Baños, en la provincia de Artemisa (Yamil Lage/AFP).

El Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP) reportó que por décimo día consecutivo ningún paciente falleció víctima de COVID-19 en el país, y que los exámenes practicados el lunes confirmaron 15 nuevos casos de la enfermedad, lo que eleva a 2.395 la cifra de contagiados.

Desde que las autoridades anunciaron el inicio de la desescalada, el número de nuevos casos ha ido en un ligero aumento. Las restricciones para mantener el distanciamiento social se violan constantemente en todo el país a consecuencia de las prolongadas colas para comprar productos esenciales y en aglomeraciones del transporte público.

Solo uno de los 15 nuevos casos está localizado fuera de La Habana, específicamente en San José de las Lajas, provincia de Mayabeque. La mayoría de los confirmados en la capital son de los municipios Centro Habana, con ocho, y Cerro, con cuatro. No hay ningún menor entre ellos.

De acuerdo con el informe presentado por el Dr. Francisco Durán, director de Epidemiología del MINSAP, no hay ningún paciente en estado crítico, pero sí hay cinco en estado grave, y todos son habaneros: tres de Centro Habana y dos del Cotorro, con edades entre los 47 y los 57 años.

Permanecen ingresados en hospitales del país 158 pacientes, dijo el Dr. Durán: 67 que son casos confirmados, 44 sospechosos y 17 bajo vigilancia. Además, personal de salud monitorea en sus hogares a otras 154 personas que habrían estado en contacto con enfermos asintomáticos.

Seis de los contagiados fueron dados de alta el lunes, informó también el funcionario de salud pública, según el cual el primero de los indicadores evaluados diariamente para determinar la fase de recuperación en que se encuentra cada provincia es la tasa de incidencia.

La única provincia que no cumple actualmente los indicadores para quedar incluida en la primera fase de recuperación es Mayabeque, cuya tasa de incidencia en las últimas dos semanas supera los dos casos por cada cien mil habitantes, declaró el Dr. Durán.

Hizo referencia también a otro factor, “el índice reproductivo”, una medida de la transmisibilidad del virus, y dijo que hay en todo el país un solo municipio que no cumple los requisitos para estar en la primera fase, San José de las Lajas, precisamente en Mayabeque.

“La provincia de La Habana, con el 4.5 por ciento al tener 60 casos activos, cumple el indicador para la primera fase, que es de cinco o menos de cinco” casos por cada cien mil habitantes, añadió, y dijo que la segunda fase requiere que esa proporción sea de tres o menos de tres, y la tercera de uno o menos de uno.

Guanabo "está al garete", con botellas de ron y sin nasobuco

Cubanos en la playa tras la reapertura. REUTERS/Alexandre Meneghini

Crece la preocupación en Guanabo, una de las playas más populares en el Este de La Habana, tras la reapertura como parte de la primera fase del desconfinamiento.

Según dijo a Radio Televisión Martí la activista María Elena Mir, residente en esa localidad costera al este de la capital cubana, en Guanabo no se están llevando a cabo las medidas que el gobierno anunció para evitar un rebrote del COVID-19.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:20 0:00

"Todo lo que dicen aquí es mentira, las guaguas van repletas, ni nasobuco, por lo menos en mi comunidad. Esto está al garete y la policía no se ve tampoco", dijo la opositora, quien describió que en las calles están los jóvenes con botellas de ron y sin nasobuco, en un escenario que parece agosto de 2019 cuando no había coronavirus.

"La apertura la hicieron simple y llanamente por la situación económica que tiene el país", declaró Mir, quien mencionó la venta de bebidas alcohólicas, las violaciones a las normas de distanciamiento social en espacios públicos y los molotes en las guaguas donde viajan hasta 50 personas de pie.

"El gobierno no puede asumir la medida de abrir playas sin tener las condiciones creadas y en Cuba, antes de la COVID-19 no estaban, y ahora muchísimo menos", concluyó.

Cargar más

Televisión Martí en Vivo

Subterráneo
please wait
Embed

No live streaming currently available

0:00 0:00 Live

En vivo Subterráneo

XS
SM
MD
LG