Enlaces de accesibilidad

Cuba

La pandemia de Covid se intensifica en Cuba; 8.853 casos nuevos y 80 fallecidos

La campaña de vacunación en La Habana no ha rendido aún los frutos esperados por las autoridades cubanas. (REUTERS/Alexandre Meneghini).

Los casos de Covid-19 siguen aumentando en Cuba.

Al cierre del sábado, se registraron 8.853 casos nuevos, de los cuales 8.837 son autóctonos. Ambas cifras marcan un nuevo récord.

El número de casos activos es de 42.147, o sea 2.656 más que al cierre del viernes.

La cifra de muertes en la jornada es 80, también un récord.

Al cierre del 24 de julio, se encuentran ingresados 60.467 pacientes, sospechosos 14.864 y en vigilancia 3.456.

La mayoría de los casos nuevos ocurrieron en La Habana (1.481), Matanzas (1.461), Guantánamo (1.181), Cienfuegos (794) y Santiago de Cuba (735).

Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido Comunista en La Habana, reconoció el sábado el incremento de casos ocurrido en La Habana en los últimos días.

El funcionario dijo que entre los vacunados hay personas contagiadas que no pasan a estados graves, lo que demuestra que la vacuna es efectiva. Pero advierte que el mayor problema se encuentra en los hogares, porque "las personas se relajan, no usan el nasobuco y en muchos casos ni siquiera se desinfestan las manos y pies cuando llegan a la casa".

Vea todas las noticias de hoy

Médicos y activistas en Cuba alertan sobre la dramática situación del COVID-19

Personas caminando por las calles de La Habana durante la pandemia. REUTERS/Alexandre Meneghini

Cuando las autoridades sanitarias del país reportan más de 8 mil nuevos contagios, crecen los reclamos de médicos en Cuba ante las pésimas condiciones de trabajo y la falta de recursos para el enfrentamiento al COVID-19.

Varias fuentes desde la isla dijeron a Radio Televisión Martí que son muchos los fallecidos por la pandemia que no están apareciendo en el reporte oficial del Ministerio de Salud Pública.

Los entrevistados también expresaron su preocupación con el anuncio gubernamental de reabrir en noviembre las fronteras nacionales para recibir al turismo internacional.

El doctor Wilson Sánchez, que trabaja en el Centro Clínico Noel López, en el municipio de Mayarí, provincia de Holguín, denunció en redes sociales la situación que enfrenta el personal de salud.

“No tenemos recursos, falta el oxígeno y medicamentos adecuados, no queremos ver morir a más pacientes. El personal de la salud acá está siendo tratado con tal despreocupación que da lástima. No hay un baño con la mínima higiene, no hay un cuarto decente para descansar, ni siquiera un simple tomacorriente para poner un ventilador, tampoco hay sábanas, la alimentación da miedo, aún cuando estamos trabajando 24 horas sin un minuto de descanso”, argumentó el galeno.

Desde Guaro, en Mayarí, la activista Teresa Miranda Céspedes, declaró: “El personal de la salud está estresado, días atrás hubo una cantidad de muertos aquí que eran uno detrás del otro”.

Pinar del Río, es el epicentro de la pandemia y el gobierno provincial ordenó a los carpinteros incrementar la fabricación de ataúdes, lo que implica que hay un incremento de los muertos, informó Esteban Ajete Abascal.

No hay manera de saber con exactitud el número de víctimas de Covid, dicen activistas desde Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:20 0:00

“El sistema de salud está quebrantado totalmente por la cantidad de casos que tiene, el hospital provincial Abel Santamaría ya en estos momentos no puede recibir más pacientes, hay carencia de oxígeno y no hay medicamentos disponibles”, comentó Esteban.

Baracoa es uno de los municipios con mayor índice de afectación por COVID en la provincia de Guantánamo, señala el comunicador Emilio Almaguer.

“Cada mañana cuando abrimos la red, principalmente Facebook, ahí vemos la verdad de lo que está ocurriendo, vemos los casos de personas, de amistades, de familias que están falleciendo diariamente en el pueblo”, afirmó el periodista.

Hay preocupación entre la ciudadanía en Morón, en la provincia de Ciego de Ávila, por la próxima reapertura de Cayo Coco y Cayo Guillermo, además, el miércoles último fue sustituido Amaury Musa Lara como Primer Secretario del Partido en el municipio, al parecer por el mal manejo de la crisis con la pandemia, reporta la periodista de la Agencia de Prensa Libre Avileña (APLA) Dairis González Ravelo .

“Aquí todos los días sigue habiendo más personas infestadas y más muertos. La información oficial de que hay una disminución es un cuento, es simplemente dar la apariencia de que todo está bien para poder reabrir el aeropuerto y la entrada de turistas”.

Diasniurka Salcedo, que reside en Alquízar, Artemisa, está afectada con el coronavirus junto a su familia, y decidió enfrentarlo en casa porque los hospitales están en pésimas condiciones.

“Aquí en Alquízar falleció un menor hace dos días, han fallecido varias embarazadas, nosotros tuvimos un día con 13 muertos y el siguiente con 16, solamente en el municipio”, dijo la activista.

El poblado de Baire, en el municipio de Contramaestre en la provincia de Santiago de Cuba, tiene muchos casos de coronavirus y no hay nada para combatirlo, comentó Fernando Guinarte.

“Aquí en Baire, ya habían tres fosas comunes, ahora acaban de hacer cinco más para enterrar a los fallecidos por Covid-19 y los enterramientos se realizan por las noches”, apuntó Fernando.

Desde Santa Clara, el cuentapropista Yoel Espinosa Medrano concluye que las medidas tomadas en el territorio no han dado resultado.

“Cada día mueren más personas y se contagian más personas, por tanto la estrategia implementada por las autoridades, tanto de salud, así como del gobierno, no están surtiendo un efecto positivo en la población villaclareña”, enfatizó Medrano.

Cuba volvió a superar el jueves los 8 mil casos nuevos de Covid-19 en un día, después de varias jornadas con una ligera disminución de contagios, según los datos oficiales, que no han sido confirmados de manera independiente.

El Ministerio de Salud Pública dijo hoy que el 16 de septiembre se registraron 8 mil 291 casos nuevos y 75 fallecimientos, lo que eleva a 784 mil 416 el total de contagios y a 6 mil 676 la cifra de muertos desde que comenzó la pandemia el año pasado.

De acuerdo con el reporte oficial, permanecían ingresados 94 mil 825 pacientes, de ellos 52 mil 717 con síntomas sospechosos, 39 mil 075 confirmados activos y el resto en vigilancia epidemiológica.

Un total de 145 personas se encontraban en estado crítico y 319 graves.

Pinar del Río continúa siendo el epicentro de la pandemia con 1, 629 casos nuevos en la jornada, seguido por Sancti Spíritus con 899 y Camagüey con 823, entre las provincias más afectadas.

La agencia de prensa Efe reporta hoy que Cuba mantiene una de las tasas más elevadas del mundo con 1.059 casos por cada 100 mil habitantes en los últimos 15 días.

"El Consejo de Derechos Humanos acaba de dar la espalda a los ciudadanos cubanos"

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. Fabrice COFFRINI / AFP

Una declaración respaldada por decenas de firmantes asegura que el Consejo de Derechos Humanos acaba de dar la espalda a los ciudadanos cubanos, al no condenar la ofensiva de represión desatada contra el pueblo en general desde el pasado 11 de julio.

El texto titulado "Del lado de los ciudadanos, no de los Estados", fue divulgado este viernes por integrantes del Consejo para la Transición Democrática en Cuba, miembros de distintas organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos en general.

El pasado 16 de julio, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, había hecho un llamado a la urgente liberación de todas las personas que han sido detenidas por ejercer su derecho a la libertad de reunión pacífica o a la libertad de opinión y expresión y dijo estar "muy preocupada por el presunto uso excesivo de la fuerza en contra de manifestantes en Cuba y el arresto de un gran número de personas, entre ellas varios periodistas".

Sin embargo, la funcionaria no incluyó a Cuba en su informe global sobre los países que violan los derechos humanos, presentado esta semana, un hecho que de acuerdo a la declaración constituye una oportunidad perdida para entender las realidades sociales y políticas del país comunista.

El opositor Manuel Cuesta Morúa dijo a Radio Martí que muchos cubanos se quedaron "boquiabiertos con esa ausencia y con ese silencio".

Declaraciones de Manuel Cuesta Morúa
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:55 0:00

"En un minuto en que todos pensamos que efectivamente el primer informe o el informe del Consejo de Derechos Humanos sobre el comportamiento de los derechos humanos en el mundo iría a incluir a Cuba, nos quedamos realmente estupefactos con la noticia totalmente absurda de lo que una amiga ha llamado "el elefante blanco" en el Consejo de Derechos Humanos. No apareciera mencionado ni una vez. No había ninguna justificación para no mirar hacia Cuba en uno de los momentos más importantes de su historia. Y cuando digo 'momento más importante de la historia' me refiero a la historia nacional. No había de ninguna manera justificación para que la Alta Comisionada de Derechos Humanos, Michelle Bachelet, no se fijara en dos cosas fundamentales: la brutal represión, teniendo en cuenta la naturaleza estrictamente pacífica de las masas, desde el Estado, y que el mismo Estado llamara a la violencia civil. Eso debió haber llamado la atención poderosamente de el Consejo de Derechos Humanos y haber reflejado el caso de Cuba", explicó Cuesta Morúa.

A continuación reproducimos el texto íntegro de la declaración "Del lado de los ciudadanos, no de los Estados":

Las manifestaciones pacíficas de las jornadas de julio en Cuba, inéditas en nuestra historia nacional, merecieron la viva atención y el acompañamiento del mundo democrático. Su represión por un gobierno no electo solo mereció una débil declaración de parte del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, liderado por la Sra. Michelle Bachelet, su Alta Comisionada. Una declaración que fue presentada, además, como supuestos que contradecían hechos bien documentados en miles de imágenes; testimonios, al mismo tiempo, del clamor de los ciudadanos cubanos y del ataque brutal de las turbas paramilitares y de los cuerpos represivos en toda la isla.

Con un agravante que el Consejo de Derechos Humanos, en forma también inédita, pasaba por alto: la violencia civil generalizada y la escala nacional se inicia en Cuba, también por primera vez en nuestra historia, por mandato de un Estado que se reafirma y reafirma la violencia como modo de administrar las demandas pacíficas y colectivas de la sociedad, en contra de la ley y de los derechos constitucionales de los ciudadanos. Un precedente que va contra los principios y el espíritu mismo de las Naciones Unidas. Los Estados que declaran la guerra a sus ciudadanos contribuyen a la inestabilidad mundial.

Los abajo firmantes, integrantes del Consejo para la Transición Democrática en Cuba, de otras tantas organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos en general, considerábamos que la construcción cívica de las mayorías, interrumpida por la violencia política de una minoría atrincherada en el Estado, contaría con el respaldo del Consejo de Derechos Humanos en lo que toca a los derechos y a la integridad ciudadana. Pero el Consejo de Derechos Humanos acaba de darle la espalda a los ciudadanos cubanos para colocarse al lado del Estado. Y de una manera que, en el contexto del Caribe, preocupa especialmente a la comunidad civil y prodemocrática cubana por el sesgo racista de la represión de las jornadas de julio que criminalizan y racializan la protesta civil.

Con el silencio sobre Cuba en el informe mundial sobre el comportamiento de los derechos humanos, este Consejo de las Naciones Unidas perdió la oportunidad de entender las realidades sociales y políticas de nuestro país. Un lujo que no deberían darse muchos de los organismos internacionales que van perdiendo relevancia y credibilidad ante las explosiones de la ciudadanía y la crisis de las instituciones estatales y supranacionales que dicen representarla.

La presidencia de este Consejo había despertado cierta sensibilidad para los derechos humanos en América Latina. Su presidenta es hija de Alberto Bachelet, general de brigada de la Fuerza Aérea de Chile y miembro del gobierno de la Unidad Popular liderado por Salvador Allende que, tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, fue detenido y fallece en prisión. Junto a su madre, Michelle Bachelet pasa a la clandestinidad, y más tarde resultan detenidas y torturadas antes de partir al exilio político.

Como con Venezuela y Nicaragua, la analogía de esta dura experiencia con la situación cubana es manifiesta. Pero, contrario a los constructores de la Europa posterior a la Segunda Guerra Mundial, que sufrieron los horrores del nazismo y construyeron una mancomunidad fundada en los valores, la presidencia de este Consejo no ha tomado la experiencia como punto de partida para construir y fortalecer un mundo basado en esos valores que alimentaron un nuevo orden centrado en los derechos de la persona humana y en la ciudadanía. En tal sentido, solo ha debilitado los reflejos institucionales, el paradigma y la consistencia en la lucha por los derechos humanos en el mundo.

Los silencios del Consejo de Derechos Humanos han sido ruidosos en América Latina. Silencio prolongado frente a las violaciones flagrantes de un Estado fallido como el de Venezuela, hasta que las presiones y las realidades desbordaran la capacidad de indiferencia del Consejo. Silencio en Nicaragua, hasta que el retorno de las técnicas somocistas rebasase los usos de las frías burocracias de las Naciones Unidas ante el escándalo humanitario. Silencio en Cuba, probablemente hasta el momento en el que el crimen de Estado pase por la normalización de informes deshumanizados que nunca traducirán ni reflejarán la tragedia por la que están atravesando ahora mismo miles de jóvenes y de familias en Cuba.

A 20 años de su creación, el Consejo de Derechos Humanos, como acordó en su mandato inicial, merece una profunda reforma. A empezar por la composición de su liderazgo. Las virtudes de los estadistas no son transferibles a organizaciones que se basan en los valores. Las consideraciones geopolíticas, ideológicas, de simpatía, de intereses y electorales vician los fundamentos de organismos que nacen para promover, defender y proteger los derechos humanos a escala global.

Si los informes, las declaraciones y las acciones de instituciones concebidas para defender a los ciudadanos de los Estados dependen esencialmente de los cálculos basados en el voto ambicionado de esos Estados, los derechos humanos seguirán perdiendo terreno a escala global. Y a la desconfianza de la ciudadanía hacia las instituciones de sus propios países, se agregará la desconfianza hacia organismos que, alejados por su alcance, se desentienden de lo único que justifica su existencia: la primacía de los valores. Los derechos humanos lo son para todos. El privilegio de ciertas responsabilidades globales solo tiene la dimensión del coraje con el que se defienden los valores que la fundan.

Cabe recordar acá lo que una vez expresó Martin Luther King, “al final no recordaremos las palabras de nuestros enemigos sino los silencios de nuestros amigos”, es decir de aquellos con quienes supuestamente compartimos valores y principios.

Los abajo firmantes, integrantes del Consejo para la Transición Democrática en Cuba, otros y otras de distintas organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos en general,

1. Pedro Acosta. Periodista Independiente

2. Ileana Alvarez. Directora de Alas Tensas.

3. Elías Amor Bravo. Presidente Unión Liberal Cubana

4. Alina Brouwer Guerra. The Education Project Corp.

5. MarthadelaTamayo González. Comité Ciudadanos Integración Racial. RFC. ACI

6. María Mercedes Benítez Rodríguez. Ciudadanos Observadores de Procesos Electorales.

7. Enix Berrio Sardá. Vicepresidente PDC

8. Lic. Amado Calixto Gammalame. Asociación Jurídica Cubana

9. Asunción Carrillo Hdez. Mujeres Democristianas. Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel

10. Armando Chaguaceda. Politólogo e Investigador

11. José Casares Soto. Mesa Diálogo de la Juventud.

12. Juan A. Madrazo. Coordinador del Comité Ciudadanos por la Integración Racial.

13. Iris Ruiz. Actriz y Activista. Movimiento San Isidro.

14. Amaury Pacheco, Poeta y Activista. Movimiento San Isidro

15. Michel Matos, Filósofo y Activista, Movimiento San Isidro

16. Yanelis Nuñez, Historiadora del Arte y Activista. Movimiento San Isidro

17. Carolina Barrero. Historiadora del Arte, Curadora y Activista

18. Mario Félix, Pastor

19. Alain Toledano, Pastor

20. Ángel Santiesteban, Escritor

21. Rafael Vilches, Poeta y Escritor

22. Boris González, Periodista Independiente, Vocero de la Mesa de Unidad de Acción Democrática

23. Dariem Columbié. Plataforma #Otro18.

24. Sara Cuba Delgado. Alianza Cubana por la Inclusión.

25. Manuel Cuesta Morúa. Arco Progresista/Cuba en Plural.

26. Yeris Curbelo Aguilera. Alianza Democrática Oriental.

27. Hildebrando Chaviano. Abogado y periodista. Centro para el Análisis de Políticas Públicas

28. Lázaro Javier Chirino Díaz. Periodista CiberCuba.

29. Eduardo Díaz Fleitas. Comité Coordinador UNPACU

30. José Díaz Silva. Presidente Movimiento Opositores por una Nueva República.

31. Victor Manuel Dueñas Otero. Presidente de la @NGFoundationNL

32. Lic Raydel Fernández. Vicepresidente financiero P&F. Activista de Derechos Humanos

33. Ileana de la Guardia. PsicoNeuróloga. Activista por los Derechos Humanos.

34. Rodolfo González González. Vicepresidente del Comité Cubano Pro Derechos Humanos.

35. Ernesto Gutiérrez Tamargo. Doctor en Derecho

36. Iván Hernández Carrillo. Secretario General de la Asociación Sindical Independiente de Cuba.

37. Esteban R. Hernández González. Centro Estudios para la Transición Democrática en Cuba.

38. Yanisey Hernández Medina. Embajada Cívica Cubana.

39. Nelva Ismarys Ortega Tamayo. Dra. En Medicina MGI. Unión Patriótica de Cuba

40. Dra. Eva Kubàtová. Post Bellum. República Checa

41. María Cristina Labrada Varona. Dama de Blanco.

42. Elena Larrinaga de Luis. OCDH. PDC. RFC.

43. Antonio José Ledezma Díaz. Abogado, ex Alcalde Mayor del Distrito Metropolitano de Caracas Diputado del extinto Congreso Nacional de Venezuela y ex Senador de la República y Vicepresidente de la Cámara, Gobernador del Distrito Federal.

44. Rafael León Rodríguez. Proyecto Demócrata Cubano (PRODECU)

45. Michael Lima Cuadra. Democratic Spaces. @ngotransations

46. Agustín Valentín López Canino. Bloguero y Activista

47. Félix Llerena. Embajador para Cuba de la organización Juventud y Democracia en las Américas.

48. Gabriel Mato Adrove. Diputado el Parlamento Europeo.

49. Carlos Millares Falcón. Presidente de la Fundación Sucesores.

50. Maria Elena Mir Marrero. CONIC. Confederación Obrera Nacional Independiente de Cuba.

51. Osvaldo Navarro Veloz. Comité Ciudadano por la Integración Racial y Proyecto D.Verso

52. Juan Alberto de la Nuez. Movimiento Ciudadano Reflexión y Reconciliación.

53. Lázara Sánchez Fiallo. Secretaria Ejecutiva de la Red de Apoyo en Camagüey del OCDH.

54. Gabriela Torres. Lda. En Marketing y Comunicación (desarrollo digital)

55. Jorge Luis Valdés Villazan. Coordinador de UNPACU.

56. Dra. Rita Martín. Narradora y ensayista.

57. Dawi Morejón. Activista de Derechos Humanos.

58. Abraham Rivera. Escritor y articulista sionista: desde Israel por Cuba

59. Dunia Medina Moreno. RFC. Democristianas Cuba. MUAD

60. Orlando Luis Pardo Lazo. Escritor

61. Zuleidys Pérez. Plataforma Femenina. Red de Líderes y Lideresas Comunitarias.

62. Roxilene Sotolongo Cruz. Mujeres Democristianas. Red Femenina de Cuba.

63. Omar Vento. Presidente Fundación Panamericana para la Libertad.

64. Humberto Viel Marín. Movimiento Opositores por una Nueva República

65. Anai Penalba. Movimiento Opositores por una Nueva República

66. Yanelis Cutiño. Movimiento Opositores por una Nueva República

67. Mario Hernández. Movimiento Opositores por una Nueva República

68. Jhonis Guevara. Movimiento Opositores por una Nueva República

69. José Hernández. Movimiento Opositores por una Nueva República

70. David Doubouchet. Movimiento Opositores por una Nueva República

71. Rolando Díaz. Movimiento Opositores por una Nueva República

72. Lázaro Mendoza. Movimiento Opositores por una Nueva República

73. Juan Lamas. Movimiento Opositores por una Nueva República

74. Juan A. Lamas. Movimiento Opositores por una Nueva República

75. Caridad Sánchez. Movimiento Opositores por una Nueva República

76. Francisco Díaz. Movimiento Opositores por una Nueva República

77. Maylen González. Movimiento Opositores por una Nueva República

Expediente de policía que disparó a muerte a manifestante de La Güinera aún no se encuentra en Tribunal Militar

Antimotines recorren La Güinera el 12 de julio de 2021, un día después del levantamiento nacional contra el régimen comunista.

Recientemente, el portal digital Diario de Cuba dio a conocer que la Fiscalía militar cubana acusó formalmente al subteniente de la Policía Yoennis Pelegrín Hernández, de 28 años de edad, quien disparó contra la multitud de manifestantes en La Güinera el pasado 12 de julio, por los delitos de homicidio y lesiones, radicando el expediente de fase preparatoria 87/21.

Según Diario de Cuba, una fuente cercana al caso, que prefirió el anonimato, informó, además, que Pelegrín Hernández será juzgado en el Tribunal Militar Territorial Occidental, radicado en La Habana.

Por su parte, el diario 14ymedio señaló también que Pelegrín Hernández será investigado y presuntamente juzgado por la Fiscalía militar, según informó al medio una fuente cercana a la entidad.

La nota de 14ymedio detalló que el uniformado mató con su pistola de reglamento a Diubis Laurencio Tejeda, el pasado 12 de julio, durante las manifestaciones en La Güinera, y que, aunque todavía no se ha fijado fecha para el juicio, se filtró que le corresponde al Tribunal Militar Territorial Occidental, radicado en El Calvario, Arroyo Naranjo, juzgar al oficial bajo la acusación de homicidio y lesiones.

Precisamente, con esa entidad, Radio Martí se comunicó este jueves, La persona que atendió la llamada explicó que, hasta el momento, allí no se encuentra el expediente 87/21.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:12 0:00

“Con la jefa de Secretaría, yo fui allí a su oficina, y miramos todos los expedientes a los que ella le da entrada, y ningún expediente ha entrado aquí al Tribunal con el nombre que usted me está dando, Yoennis Pelegrín Hernández. Usted tiene que indagar el expediente ese, 87/21, de qué Fiscalía Militar es”, explicó el funcionario que atendió el teléfono.

Agregó que por los delitos de homicidio y lesiones el caso del policía Yoennis Pelegrín Hernández podría ser enviado a un tribunal de región.

“Por el delito que usted me está diciendo, que es homicidio, esto (el juicio) lo puede celebrar un Tribunal de Región: Región La Habana, está el Tribunal Región Mayabeque y si el expediente llega al Tribunal, tiene un espacio de diez días para estudiarse, y ese expediente no está aquí, en el Tribunal”, aseguró.

Régimen no da tregua a opositores y civiles detenidos por sublevación popular del 11J

Tensión en una Cuba que sobrepasó los límites de superviviencia (Foto tomada de Facebook)

Continúa el acoso y hostigamiento en contra de miembros de la sociedad civil independiente cubana por su participación en las protestas populares del 11 de julio.

Este jueves, la periodista Camila Acosta cumple dos meses en reclusión domiciliaria y en espera de juicio por los delitos de Desorden Público e Instigación a Delinquir, comenta la comunicadora.

“Dos delitos por los que yo pudiera cumplir una sanción de privación de libertad de tres meses a un año, tengo vigilancia permanente de la Seguridad del Estado, son varios efectivos, casi todos los días son cinco, una patrulla policial que está frente a mi vivienda, desde bien temprano en la mañana hasta las 9 de la noche, que es cuando comienza el toque de queda en La Habana. Y las veces que me han permitido salir, ha sido solamente para visitar a mi abogado, en esos casos siempre me sigue la patrulla policial a todas partes que voy”, contó Camila.

Acoso y presiones contra miembros de la sociedad civil y manifestantes del 11J
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:09 0:00

En Palma Soriano, provincia de Santiago de Cuba, Daniel Lorenzo Rosales Carballo, un joven evangélico de 17 años de edad que fuera multado por haber participado en las protestas del 11J, permanece aún en una situación complicada, informó la directora de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios, Martha Beatriz Roque Cabello.

“Además de la multa, lo obligan a ir mensualmente, durante seis meses, a escuchar una charla revolucionaria, bajo la amenaza de que, de no asistir, entonces se procedería a llevarlo a prisión, sancionado por el delito de peligrosidad predelictiva”, explicó la opositora.

Leylandis Puentes Vargas, miembro del Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel, fue trasladado el martes para la prisión de mayor rigor de Agüica, en el municipio de Colón, Matanzas, al igual que días antes ocurrió con Francisco Rangel Manzano, ambos estaban en unión de Félix Navarro, en la cárcel Combinado Sur, según informó su esposa, Tania Echeverría.

“Me llamó Leylandis y me dijo que los trasladaron a ellos para que no sepan nada de Félix y no puedan informarnos nada a nosotros los familiares, es decir, para evitar que se filtre la información. Nosotros tememos por la vida de ellos, esa es una prisión de máxima seguridad, allí están presos con condenas de cadena perpetua”, enfatizó Tania.

Y desde la Isla de la Juventud, Dayanis Salazar Pérez, alertó sobre la situación del opositor Juan Luis Sánchez González, preso desde el 11 de julio.

“En estos momentos Juan Luis se encuentra en la prisión El Guayabo aquí en la isla, hace ya 59 días, lo acusan de atentado, pero no tenemos ninguna prueba física que demuestre que él cometió este delito”, concluyó Dayanis.

Informe OLA subraya monopolización de la educación en Cuba como política de Estado

Un grupo de estudiantes en la Universidad de La Habana. Foto: AP/Javier Galeano/Archivo

El Observatorio de Libertad Académica (OLA) estudia, en su Informe No. 11 como el Estado socialista cubano apuntaló la monopolización de la educación y de la discriminación por motivos políticos en las universidades cubanas a través de “la intransigencia frente a cualquier alternativa política o social que pudiera emanar de la ciudadanía”.

A través del análisis de un discurso de Fidel Castro, pronunciado el 10 de octubre de 1991 en la inauguración del IV Congreso del Partido Comunista de Cuba, y de documentos reguladores como “La historia me absolverá”, la “Plataforma Programática del Partido Comunista de Cuba” y las constituciones de 1976 y 2019, la institución denuncia la “validación de la educación” como un instrumento de dominio para la instauración del totalitarismo y la fortificación de la élite gobernante en la isla.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:59 0:00

“Complementan este informe el análisis de los dispositivos normativos que condujeron a la construcción de la educación como un instrumento de dominio en favor del Partido Comunista de Cuba”, señaló a Radio Televisión Martí, Sergio Angel Baquero, del Programa Cuba de la Universidad Sergio Arboleda de Colombia.

Como en los informes anteriores, el OLA describe las acciones represivas contra profesores y estudiantes de la Enseñanza Superior.

Las expulsiones de Thais Pujol Acosta, estudiante de Licenciatura en Letras de la Universidad de La Habana, en 1991, y Heriberto Leyva Rodríguez, profesor del Instituto Superior Pedagógico de Baracoa, Guantánamo, en 1995.

Asimismo, el reporte contempla ejemplos de violación de libertad de cátedra más recientes, como el del investigador y profesor de la Instituto Superior de Artes (ISA), Henry Eric Hernández, y el de José Raúl Gallego Ramos, profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Camagüey.

“En enero de 2018 fui sancionado a estar un año en una plaza de menor remuneración en la Universidad de Camagüey. El motivo fue que me opuse abiertamente a que expulsaran a un estudiante de quinto año por las publicaciones que hacía en su blog personal. Cuando me entrevista la Comisión Disciplinaria, creada para analizar este estudiante, no sólo me opuse, sino que le expresé mis concepciones sobre el periodismo, sobre la libertad de prensa”, explicó Gallego en conversación con nuestra redacción.

“A partir de ahí, me convirtieron en un blanco. Empezaron a revisar mi trabajo y encontraron que yo colaboraba con el medio independiente Cuba posible; algo que no era secreto, y utilizaron eso como justificación para sancionarme durante un año como bibliotecario”.

“Yo apelé ante el Órgano de Justicia Laboral. Ahí vieron que era falso lo que se decía de que yo no tenía prestigio ante los estudiantes de que yo era un elemento desintegrador, ya que varios profesores y estudiantes dieron sus valoraciones a mi favor, y lo que hicieron fue rebajarme la sanción a 6 meses. Pero como yo consideraba que era injusto y, además, yo no iba a dejar de colaborar con los medios independientes, decidí entonces pedir la baja de la universidad”, indicó el comunicador y profesor.

El informe, enriquecido con una tipología de los incidentes represivos, continúa “el trabajo que viene realizando el Observatorio de demostrar que en Cuba la persecución política e ideológica ha sido una política de Estado”, concluyó Baquero.

Cargar más

XS
SM
MD
LG