Enlaces de accesibilidad

América Latina

La migración se reduce en la frontera sur de México por presión de EEUU

Seguridad fronteriza en México

Decenas de balsas cruzan normalmente cada minuto el río Suchiate, frontera natural entre México y Guatemala.

Los pobladores de la zona usan el río para ir de un lado a otro, cargando productos con los que algunos comerciantes abastecen sus negocios.

Pero el movimiento se ha visto alterado desde hace tres semanas por la presencia de uniformados armados en la ribera mexicana y por la nueva disposición oficial de cruzar por el punto de control en el puente.

Norman Marín dijo a la agencia de prensa AFP que "todo el tiempo ha sido el pase libre de aquí para allá y de acá para allá, nunca hemos tenido problema con eso, hasta ahora, pues ni modo, tenemos que acatar la ley, y la ley manda".

Miembros de la Guardia Nacional, la policía federal y del Instituto Nacional de Migración de México solicitan identificaciones a todos los que cruzan.

Un agente, que pidió mantener su identidad en reserva, aseguró que si las personas son fronterizas "no hay ningún problema", pero si se detecta a ciudadanos de Honduras, El Salvador, Nicaragua u otras nacionalidades sin papeles migratorios, el protocolo indica detenerlos y trasladarlos a la estación migratoria Siglo XXI de Tapachula, donde son retenidos hasta concretar su deportación.

El despliegue, que incluye la movilización de 6,000 soldados al sur de México, ha alterado la vida de esta región, y ha sido la respuesta de las autoridades mexicanas a las exigencias del gobierno estadounidense.

El presidente Donald Trump amenazó con represalias comerciales a su vecino del sur si no reducía el flujo de migrantes centroamericanos hacia Estados Unidos.

Datos de Washington señalan que la cifra de migrantes que llegaron a su frontera sur bajó de 144,000 en mayo a unas 100,000 en junio.

En un efecto colateral, la caída en el flujo de migrantes ha repercutido en la economía de la zona.

Verónica Hernández, una comerciante, asegura que esta situación "ha afectado bastante el negocio, bastante porque imagínese que está bien baja la venta, los negocios de acá dependen de la gente que entra de Guatemala, ahorita se ha visto bastante el cambio y el negocio bien bajo porque la gente ya no entra".

El lunes 22 de julio fue la fecha acordada por Washington y México para evaluar los resultados de las medidas migratorias.

Vea todas las noticias de hoy

Agreden a cubanos en México por repudiar a Díaz-Canel; denuncian participación de personal de la Embajada y del gobierno local (VIDEO)

Manifestantes cubanos protestaron por la presencia de Miguel Díaz-Canel en México y fueron reprimidos.

La visita de Miguel Díaz-Canel mantiene revueltas las aguas políticas de México, provocando que, por primera vez, según residentes en el país, los grupos de apoyo al régimen de Cuba se atrevieran a pasar de la protesta al maltrato físico agrediendo a quienes, de manera pacífica, mostraban frente a la Embajada de Cuba en Ciudad de México, su desacuerdo con la presencia del gobernante cubano en el país.

Los manifestantes llegaron a la zona poco antes de las 9.00 de la mañana y muy pronto se dieron enfrentamientos entre los opositores -alrededor de diez- y quienes apoyan a Díaz-Canel -alrededor de 50-. La policía intervino y lograron que los opositores se replegaran hacia un lado y más tarde salió personal de la embajada para aumentar la seguridad ante la llegada de una comitiva de vehículos en la que llegó el mandatario cubano.

Según un cable publicado por la agencia de prensa EFE el ambiente estaba "caldeado debido al apoyo de Andrés Manuel López Obrador a su régimen”.

La curadora de Arte y miembro del Movimiento San Isidro, Anamely Ramos, dijo a la agencia: “Ahora el mundo nos está mirando después de 60 años y aún así, miren lo que ocurre, vienen personas a ejercer violencia. ¿Quién nos protege a nosotros los cubanos?”.

El cantautor cubano Francisco "Pancho" Céspedes, quien reside en México desde hace varios años, participó de la protesta pacífica.

“La actitud de López Obrador es un insulto a la democracia y sobre todo a la libertad. Es un día muy significativo el Día de la Independencia y están dando protagonismo a un personaje que es un dictador”, declaró el cantante.

Céspedes también agregó que López Obrador “se equivocó completamente” y agregó el cantautor cubano que “algo se trama en la oscuridad”, refiriéndose a los grupos violentos que acudieron en apoyo a Miguel Díaz Canel, refirió EFE.

Las fuerzas policiales mexicanas, que el jueves acudieron a la Plaza del Zócalo de México a interrogar a los cubanos que se concentraron allí para leer los nombres de presos y desaparecidos políticos en Cuba, acudieron el viernes frente a la Embajada cubana en el Distrito Federal, esta vez, a ofrecer protección a los manifestantes agredidos.

Entre los manifestantes cubanos agredidos se encontraban la periodista de CubaNet Claudia Padrón Cueto y el profesor e investigador José Raúl Gallego.

Según declaró a CiberCuba Gallego, quien reside en México y transmitió la protesta, "hubo agresiones fuertes, golpes"; los atacantes les tiraron palos, les arrancaron de las manos todas las lonas que llevaban e incluso les robaron dos mochilas.

"Hicimos lo que podíamos, repudiar la agresión, pero ha sido muy fuerte, muy fuerte. Ellos han tenido ahí montones de personas desde por la mañana con consignas agresivas como 'gusanos'; 'al que no le gusta que se vaya'; 'váyanse para Miami'. Ha sido bien fuerte", denunció.

Érika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas, denunció en Twitter que “activistas frente a la Embajada de Cuba en México han sido agredidos por grupos afines al gobierno de Díaz-Canel en contubernio con funcionarios de la embajada, bajo la mirada pasiva de policía de Ciudad de México”.

“El derecho a la protesta pacífica debe ser protegido”, recordó Guevara-Rosas a Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México y militante del partido Morena, del presidente AMLO.

También Cubanet denunció que empleados del Gobierno de la Ciudad de México colaboraron con los manifestantes castristas: "Imágenes a las que tuvo acceso CubaNet muestran a trabajadores gubernamentales de CDMX poniendo el sonido para acallar los reclamos de nacionales de la Isla que condenaron la presencia del gobernante Miguel Díaz-Canel en las celebraciones por el aniversario 211 del Grito de Independencia de México".

Cubanos protestan en México por presencia de Díaz-Canel en festividades por el Día de la Independencia (VIDEO)

Díaz-Canel y López Obrador, con sus respectivas esposas, en la Plaza del Zócalo, durante la ceremonia del Día de la Independencia de México.

Los festejos por el 211 aniversario de la Independencia de México cuentan este año como invitado de honor con el presidente “no electo” de Cuba, Miguel Díaz-Canel, recalcó uno de los cubanos residentes en el país azteca que se manifestaron pacíficamente en la histórica Plaza del Zócalo, frente a la Casa de Gobierno, en la capital mexicana, donde de inmediato se presentó la policía para interrogar in situ a los presentes.

Durante la “conversación”, los jóvenes cubanos aseguraron a los agentes del orden que “aunque no es perfecta, México es una democracia y Andrés Manuel López Obrador es un presidente elegido por el pueblo” y, además, añadieron que “viven en México porque no pueden manifestarse en Cuba, donde no existe ningún tipo de libertad".

Entre los manifestantes destacó la presencia de la historiadora Anamely Ramos, miembro del Movimiento San Isidro, quien dijo que se leerían los nombres de los detenidos y desaparecidos durante las jornadas del 11J, y cada nombre sería copiado en una banda de papel. Ramos aclaró que “no podrán ser todos, porque son más de trescientos, y no nos caben en este papel”.

“La presencia de Díaz-Canel es una mancha para este país”, respondió uno de los presentes a la prensa. Según Ramos, quien trasmitía el evento en Facebook Live, la pregunta más insistente fue “si somos miembros del Movimiento San Isidro. Realmente, están interesados en saberlo”, apuntó.

Días antes de la manifestación, Ramos acusó a Díaz-Canel en Twitter de dar un "paseo turístico" por México "mientras Cuba se muere".

Mientras, el discurso de López Obrador (AMLO) en la ceremonia conmemorativa provocó reacciones inmediatas en las redes sociales.

AMLO se dirigió “respetuosamente a los Estados Unidos” para pedir “el fin del bloqueo” y apeló a la comunidad de cubanos residentes en Norteamérica pidiendo, según AP “que deje de lado los asuntos partidistas y busque la reconciliación”.

También se refirió al actual presidente de EEUU, Joe Biden, de quien dijo “posee suficiente sensibilidad política”, y deseó que “ojalá actúe con grandeza y ponga fin para siempre a la política de agravios hacia Cuba”.

El Dr. Orlando Gutiérrez Boronat, líder del Directorio Democrático Cubano y miembro de la Asamblea de la Resistencia Cubana, envió un "contundente mensaje" en respuesta a las palabras dirigidas por el presidente de México a los "cubanoamericanos residentes en Estados Unidos".

"Si Lopez Obrador lo que nos ofrece es la rendición está equivocado.... esta lucha es sagrada.... nuestra lucha continúa hasta que Cuba sea libre, igual a la respuesta que dio el General Antonio Maceo en los Mangos de Baraguá", expresó Gutiérrez Boronat, a nombre de la Asamblea de la Resistencia Cubana.

El senador cubanoamericano Marco Rubio también criticó la presencia del gobernante cubano en la celebración patriótica mexicana, y dijo que su presidente "debería reevaluar su peligrosa postura, la cual trata de brindar legitimidad a la dictadura de #Cuba".

El representante Mario Díaz Balart también condenó el hecho.

"Condenable defensa de la dictadura #cubana por @lopezobrador_hoy. Es triste y patético que un líder de un país tan grande e importante niegue el derecho a la libertad del pueblo cubano después de 62 años de tiranía y opresión. ¡@lopezobrador_, esto da vergüenza! #SOSCuba", manifestó en la red social.

El expresidente mexicano Felipe Calderón, quien ocupara el cargo de 2006 a 2012, fue uno de los primeros en criticar duramente las palabras de López Obrador. “Es inaceptable el protagonismo en las fiestas del Bicentenario de la consumación de la Independencia de un dictador que encierra a decenas de ciudadanos cubanos”, declaró Calderón en su cuenta de Twitter.


La Embajada Cubana en México, por su parte, agradeció las palabras de López Obrador.

SOS por el joven líder opositor que increpó a Daniel Ortega en 2018

El líder estudiantil Lesther Alemán en una entrevista con la VOA. Foto: Houston Castillo/VOA/Archivo.

El Departamento de Estado de EE. UU. mostró preocupación por la condición de salud del líder estudiantil y responsabilizó al gobierno de Managua.

MANAGUA — En menos de una semana, los familiares y amigos del líder estudiantil Lesther Alemán, conocido por haber increpado al mandatario nicaragüense Daniel Ortega durante el primer diálogo nacional en 2018, han enviado dos mensajes de emergencia para visibilizar el deterioro de su salud y las condiciones en las que se encuentra a más de dos meses de su arresto.

Alemán se encuentra en una celda de máxima seguridad tras una investigación que abrió la justicia nicaragüense en su contra. Está acusado de supuesta “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional”. Se trata del mismo delito bajo el cual han sido arrestados más de 30 opositores, incluyendo seis aspirantes a la presidencia.

La condición de salud de Alemán se conoció tras su aparición en la primera audiencia el 9 de septiembre. Testigos dijeron que perdió peso y lucía pálido.

“Al entrar no podía caminar, no podía sentarse, no podía levantarse, tuvieron que ayudarle. Cuando conversé con él, me contó que no sentía las piernas, las sentía adormecidas”, dijo una fuente bajo condición de anonimato a un medio local.

Este lunes la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN), a la que pertenece Alemán, emitió un segundo mensaje de alerta por la salud del joven.

En un comunicado denunciaron que las autoridades de la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como el nuevo Chipote, solicitaron a los familiares el ingreso de una medicina para tratar “síntomas de vértigo o mareo”.

La organización pidió atención médica profesional para valorar el estado de salud del joven y así “aplicar el tratamiento adecuado ante su actual condición”.

Complejo Policial Evaristo Vásquez, conocido como "El nuevo Chipote". Lesther Alemán se encuentra en una celda de máxima seguridad en Managua. Foto Houston Castillo, VOA.
Complejo Policial Evaristo Vásquez, conocido como "El nuevo Chipote". Lesther Alemán se encuentra en una celda de máxima seguridad en Managua. Foto Houston Castillo, VOA.

EEUU preocupado por la salud del líder estudiantil

La Oficina para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado aludió a los informes sobre la salud del dirigente estudiantil en su cuenta de Twitter.

“Alarmados por los informes que indican que Lesther Alemán, encarcelado en junio por criticar a Ortega, apenas caminaba sin ayuda y se veía en mal estado en una audiencia judicial. El régimen de Ortega será responsabilizado por la condición de los presos políticos”, indicó el mensaje.

Alemán tenía 20 años cuando increpó a Ortega en 2018, en medio de la crisis política que llevó a un intento de diálogo nacional tras las protestas que dejaron más de 300 muertos en la nación centroamericana.

"Esta no es una mesa de diálogo. Es una mesa para negociar su salida y lo sabe muy bien porque es lo que el pueblo ha solicitado", se le escuchó decir a Alemán con voz firme.

"Usted es el jefe supremo de la Policía Nacional y del Ejército de Nicaragua, por ello le pedimos que ahorita mismo ordene el cese de estos ataques, de la represión y de los asesinatos por parte de las fuerzas paramilitares, de sus tropas, de las turbas adeptas al gobierno", exigió Alemán a un Ortega que lucía inerte ante la televisión nacional.

¿A la izquierda o al centro? Gobierno argentino podría girar tras derrota electoral

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, presidente y vicepresidenta del gobierno de Argentina

Tras sufrir el domingo una de las peores derrotas electorales de su historia, el peronismo que gobierna Argentina debatía el lunes cambios a su gestión de centroizquierda para recuperar el apoyo perdido, pero el rumbo no estaba claro debido a la heterogeneidad de la coalición.

El peronista Frente de Todos sufrió una paliza al obtener apenas un 30% de los votos en las primarias para las elecciones legislativas de noviembre, frente a cerca del 38% de la coalición centroderecha de Juntos por el Cambio.

La larga crisis económica y la pandemia del coronavirus convirtieron a las primarias en una suerte de plebiscito sobre la gestión del presidente de centroizquierda Alberto Fernández, que había llegado al poder en 2019 con casi el 50% de los votos.

"Esto va a tener consecuencias significativas en el balance interno de la coalición gobernante. Hay que plantearse la posibilidad de giros. Uno no puede descartar un giro hacia la radicalización, pero hay que considerar la hipótesis de un giro hacia el centro", dijo a Reuters el analista Sergio Berensztein.

Fernández representa el ala moderada de una coalición en la que conviven liberales con defensores de amplias regulaciones estatales a la economía, como los llamados "kirchneristas duros", representados por la vicepresidenta -y exmandataria- Cristina Fernández de Kirchner.

La expresidenta es la cara más poderosa de la coalición oficialista, por lo que sus posturas políticas y económicas han tenido hasta el momento tanto peso como las del presidente.

Tras la cachetada que significaron las primarias, muchos expertos se preguntan si el Gobierno apostará por políticas heterodoxas como la emisión monetaria para aumentar los subsidios a los pobres, a expensas de acelerar la ya altísima inflación, o por una mayor ortodoxia económica para anclar las expectativas de la población.

"Ese debate se da dentro del Gobierno. El Gobierno no pretende radicalizarse, no sería ese el camino. Lo que yo no sé es si hay margen político para esa nueva apuesta (de moderar la gestión oficial)", dijo a Reuters una fuente del Gobierno.

El jefe de gabinete, Santiago Cafiero, dijo el lunes que no están previstos cambios de ministros.

Mercados en alza

El oficialismo esperaba que una aceleración de la vacunación contra el coronavirus y una reactivación de la economía tras una recesión de tres años lo ayudaran a lograr un buen resultado electoral.

Pero al contexto negativo se sumaron algunos escándalos políticos relacionados con la gestión de la pandemia que lo perjudicaron aún más, una situación que la oposición de centroderecha supo aprovechar.

A la vez que lidia con una pobreza que alcanzó al 42% de los argentinos durante la pandemia y con una inflación cercana al 50% anual, el Gobierno negocia con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el pago de 44.000 millones de dólares que el organismo prestó a Argentina hace tres años.

"Existe un riesgo de radicalización tras los resultados, aunque todavía hay que esperar la reacción del oficialismo ante el mapa electoral, no solo en términos económicos sino también políticos, algo crucial frente a los dos años de gobierno por delante", señaló Gustavo Ber, economista de Estudio Ber.

En respuesta a la victoria de la centroderecha, que arroja un panorama alentador para la oposición de cara a las elecciones presidenciales de 2023, los mercados ahondaban el lunes las alzas iniciadas la semana pasada en Argentina. El peso local subía al igual que el mercado bursátil, mientras que el riesgo país caía con fuerza.

"Lejos de favorecer al oficialismo, un escenario de mayor volatilidad económica lo perjudicaría todavía más. Si el electorado gira hacia la derecha no tiene ningún sentido que el Gobierno gire hacia la izquierda", explicó Berensztein.

De mantenerse en noviembre las cifras de las primarias, el Frente de Todos podría perder su control del Senado nacional y la primera minoría en la Cámara Baja, según estimaciones de analistas.

"Ortega va a ser un dictador más": Nicaragua retiene novela de Sergio Ramírez

Sergio Ramírez, escritor nicaragüense. (Foto Houston Castillo, VOA)

En entrevista con la VOA, el escritor Sergio Ramírez conversó sobre el reciente libro que aborda la crisis política de abril de 2018 en Nicaragua. Aseguró que durante la dictadura de Somoza no fue censurada su obra.

MANAGUA — Antes de ser acusado por la fiscalía de Nicaragua de “incitar al odio”, ya estaba retenido en la aduana el libro “Tongolele no sabía bailar”, del escritor y exvicepresidente Sergio Ramírez.

La medida, según Ramírez, fue ordenada por el gobierno de Daniel Ortega debido a que el libro ha despertado la curiosidad de los nicaragüenses por su contenido. El escritor y excompañero de lucha de Ortega sostiene que le exigieron a la editorial que presentara un resumen de la novela, en medio de la preocupación de que el texto pudo haber "llegado límites nunca antes vistos”.

Ramírez lo describe como “una represión a su libertad de creación literaria” y a su vez una violación al convenio mundial sobre los libros firmado por Nicaragua en la UNESCO.

En una entrevista con la Voz de América, Ramírez rechazó las acusaciones del gobierno de Ortega en su contra y las considera “como una broma macabra”, pero a la vez señala que “le honra” haber sido incluido en la lista de personas acusadas, entre las cuales hay algunas que aprecia muchísimo.

Ramírez habló también de su libro, sus personajes y lo que hará tras haber sido acusado.

VOA: ¿Cómo recibe usted las acusaciones de la fiscalía nicaragüense en su contra?

Ramírez: Esto es una broma triste, una broma macabra. Estas acusaciones se están aplicando como en un catálogo, lo mismo que le han aplicado a tantos nicaragüenses honestos, serios, honrados, que quieren una Nicaragua distinta y que por eso están en las cárceles, todos ellos enflaquecidos, aislados, sin medicamentos. Solamente por reclamar democracia y por oponerse a la dictadura de la familia Ortega. Ese ha sido todo su delito. Por eso están pagando caro. A mí me honra mucho que me metan en esa lista de gente con cargos, entre comillas, “criminales”, donde hay gente que yo aprecio muchísimo, como Violeta Granera, como José Pallais, como Pedro Joaquín Chamorro, como Dora María Téllez, Víctor Hugo Tinoco, Hugo Torres, como Medardo Mairena. En fin, no hago la lista completa; todos los que están presos arbitrariamente.

VOA: ¿Qué estaba haciendo cuando recibió esa noticia?

Sergio Ramírez, escritor nicaraguense, al salir de la fiscalía a principios de junio de 2021. Foto Houston Castillo, VOA.
Sergio Ramírez, escritor nicaraguense, al salir de la fiscalía a principios de junio de 2021. Foto Houston Castillo, VOA.

Ramírez: Yo tenía cierta prevención porque ya tenía la noticia de que mi última novela, “Tongolele no sabía bailar”, que versa sobre los acontecimientos de abril de 2018, estaba retenida en la aduana y no la dejaban pasar. Ridículamente, las autoridades de aduanas, que solo obedecen instrucciones de arriba, le habían exigido a la editorial que les presentara un resumen de la novela, una cosa totalmente absurda. El convenio mundial sobre los libros firmado por Nicaragua en la UNESCO establece la libertad absoluta de circulación de los libros. Pero bueno, en Nicaragua no hay respeto ni por leyes ni por convenios. Eso me entrevino a mí de que hay una rabia contenida contra de este libro que se llega a traducir contra su autor y esto ocurrió. A mí me metieron en una lista de represión política, sabiendo ellos que yo no tengo actividades políticas, organizativas, ni pertenezco a ningún partido, y me están reprimiendo como escritor, están reprimiendo mi libertad de expresión, están reprimiendo mi libertad de palabra. Yo tengo que verlo, ¿no? Es una agresión a la libertad de creación literaria y a la propia imaginación por parte de gente que no tiene ninguna imaginación.

VOA: ¿Se da por aludida la pareja presidencial de Nicaragua con su libro? ¿Por qué prohibirlo?

Ramírez: Ellos no son personajes del libro. Los personajes del libro son subalternos suyos. Por un lado, Tongolele, el jefe de la represión, que quien lea la novela se dará cuenta que es un personaje dramático que termina pagando sus culpas, que cree en la vieja idea de la revolución de los años ochenta y que la defiende y está dispuesto a cualquier cosa por defenderla, y por otro lado, el inspector Dolores Morales, que también fue guerrillero al igual que Tongolele, está fuera de ese círculo y es muy crítico con lo que está ocurriendo. Pero esta es una novela de policías, una novela negra, una novela sobre la realidad de Nicaragua y una novela picaresca. No es un alegato político. Solo el que lee mal, o que no sabe leer, puede leer esta novela como un alegato político. Es una novela que pone a la imaginación en función de la realidad de Nicaragua porque no vivimos en Marte, vivimos en un país que se llama Nicaragua, donde ocurrieron hechos atroces desde abril, que entran en el caudal de la novela.

VOA: ¿Se imaginó que podría ocurrir algo así?

Ramírez: Pues, desde que me llamaron a la fiscalía, arbitrariamente también, a declarar en el caso de Cristiana Chamorro y el fiscal no me hizo ninguna pregunta substancial, aunque yo iba preparado con todos mis papeles a responder por las relaciones de cooperación que mi Fundación Luisa Mercado, que lleva el nombre de mi madre, tenía con la Fundación Violeta Chamorro, para organizar seminarios de periodismo con la Fundación Gabriel García Márquez en un triángulo de fundaciones que llevaron adelante talleres de periodismo con maestros como Jon Lee Anderson y otros grandes periodistas de América Latina, y llevar adelante el mejoramiento profesional de los periodistas jóvenes y enseñarles lo que es el verdadero periodismo, pero eso en Nicaragua es un delito. El periodismo es un delito. Lo podemos ver con la cantidad de periodistas que han tenido que salir huyendo por veredas, como podemos ver con el cierre del diario La Prensa. Cuando me anunciaron que estaba retenida mi novela, sólo me acordé del papel de La Prensa. Nunca les decían ni sí ni no, pero les retuvieron el papel hasta que el periódico cerró. Yo pensé, ¿va a pasar lo mismo con mi novela? Nunca van a decir ni sí ni no, pero no la van a entregar a los libreros.

VOA: ¿Desde cuándo está retenida su novela?

Ramírez: Lleva por lo menos dos semanas.

VOA: ¿Ha habido algún tipo de precedente en donde le retuvieran algún libro?

Un hombre hojea un libro del escritor Sergio Ramírez
Un hombre hojea un libro del escritor Sergio Ramírez

Ramírez: Nunca mis libros durante el somocismo fueron reprimidos. El único libro que yo recuerdo que Somoza me retuvo, pero que me terminó autorizando, fue el libro Sandino, que yo edité en Costa Rica. Pero lo dejaron entrar y circuló, de manera que es también un hito en la historia de Nicaragua. Es el primer libro prohibido.

VOA: ¿Le aterroriza a Ortega que los nicaragüenses se identifiquen con su nuevo libro a como ocurre con algunas personas con Rebelión en la granja de George Orwell?

Ramírez: Yo creo a estas alturas ya sabe todo el mundo cómo va a quedar cada quien en la historia. Mi papel en la historia de Nicaragua, si es que tengo alguno, va a ser de un escritor que luchó por las palabras, que luchó por la libertad. Me parece que el papel de Ortega va a ser el de un dictador más, y la historia poco se acuerda de los dictadores, más que como personajes de novela.

VOA: ¿Va a inspirarse en esta vivencia para escribir a un personaje que se acople a Ortega, quien según sus críticos, en muchos aspectos supera a Somoza?

Ramírez: No sé qué clase de personaje me va a dar él en el futuro, pero, por el momento, ya tengo mi menú de personajes abierto y el entorno seguirá hablando. No sé cuál será su próximo episodio. Dependerá de cómo se resuelva la historia de Nicaragua, que en estos momentos está pendiente. Yo espero que se resuelva para bien.

VOA: ¿Qué va a hacer actualmente?

Ramírez: De ahora en adelante, voy a continuar en el exilio. Yo tengo mi programa de escritor. Voy a viajar a España a presentar mi libro el 16 (de septiembre) en Madrid, pero antes tengo un encuentro, una mesa con Mario Vargas Llosa en la Casa de América en Madrid. Después tengo que viajar a otras ciudades de España además de Madrid. También a Alemania, Francia e Inglaterra y me sigo ocupando de mi vida de escritor.

VOA: ¿Teme por sus libros que quedaron en Nicaragua?

Ramírez: Pues no han allanado mi casa, han anunciado que hay una orden judicial para allanar mi casa pero, claro, es mi vida la que está ahí. Son cerca de 8.000 libros que he coleccionado a lo largo de mi vida y están ahí a merced del árbitro. Pues, dichosamente yo tengo un enorme cariño por mis libros pero nunca he luchado por la posesión de bienes materiales, sino por mi vida espiritual, por mi vida intelectual de escritor, de creador, de manera que me dolerá mucho perder mis libros, si los pierdo, pero seguiremos adelante.

Cargar más

XS
SM
MD
LG