Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

La Habana sin bicicleta y sin los cinco espías

Wichy y Helvetiella frente al Capitolio de La Habana

“Una biografía de Khaddafi, editada hace veinte años, visto como héroe revolucionario y no como el demente genocida que fue, le viene muy bien al turista “izquierdoso” que va a la isla”, observa el guionista cubano Wichy García Fuentes.

Su luna de miel finalizó en La Habana, si acaso es que termina el viaje. Con una mexicana tan bella cualquiera se casaría mil veces y estaría reafirmando los votos nupciales, indefinidamente, en el Caribe. Pero este es el caso de un viaje lleno de ilusiones y temores, a partes iguales. Había que hacerlo, sin embargo.

Casi una década de ausencia, unos padres que esperan allí donde dicen están cambiando las cosas, y una ciudad convertida en ruinas y en llanto. Eso lo sabía el artista, el periodista inquieto y enamorado de las nuevas tecnologías de la comunicación. Su mujer le pidió que anduviera con cuidado, que, si podía, evitara los contactos peligrosos con la oposición. Tiene todo el sentido del mundo viajar limpio de polvo y paja, pero también tiene lógica ser transgresor. ¿Acaso no han firmado ya las paces?

Sí, Estados Unidos observa. Y Cuba, ¿qué hace?

Esta conversación que presentamos más abajo es un pase rápido por lo que vio el bloguero Jorge Luis (Wichy) García Fuentes, director de teatro, guionista y columnista de opinión en la revista Replicante, de México. Él vive en Hermosillo, la capital del desierto de Sonora. Vive muy cerca de la frontera con Estados Unidos pero por su cabeza no ha pasado cruzar.

Este verano, él y su mujer, Helvetiella Espinoza, visitaron primero por el DF y a continuación volaron a La Habana.

¿Cuánto tiempo sin visitar la isla?

Llevaba unos ocho años sin pisar mi ciudad, que es un período más que suficiente para adaptarse a vivir en otra parte, pero no tanto como para desprenderse del todo de aquel lugar en el que se vivió por casi cuatro décadas.

¿Cómo encontraste el tejido social, la economía doméstica?

La gente sigue sobreviviendo más o menos como lo hace desde que pasó aquella pesadilla de mega recesión llamada eufemísticamente “período especial”. La recesión continúa, pero como todavía el estado recibe un subsidio muy generoso del chavismo, además del aporte de futuros acreedores internacionales, los apagones, por ejemplo, ya no son un castigo constante. La gente va sobreviviendo como puede, resolviendo por aquí y por allá, robando algo por aquí, sobornando por allá, manteniendo aquella misma economía subterránea que ha sostenido al castrismo por tanto tiempo, y que se alimenta del invento popular tanto como de las remesas que llegan del exterior.

Me sorprendió comprobar que, por ejemplo, las bicicletas han desaparecido de la ciudad, aquel “pueblo bicicletal” que predijera Virgilio Piñera en su cuento Concilio y discurso, y que se materializase durante la crisis de los noventa, ya no existe. El transporte tuvo una mejoría sospechosa. Y digo “sospechosa” porque, aunque me subí a unas guagüitas Yutón, que por sólo cinco pesos (MN) te llevan distancias largas con todo y aire acondicionado, no podría garantizarte cuánto va a durar ese parque circulando sin problemas por ahí. Ya sabemos por experiencia que allá las cosas se van rompiendo, los repuestos se desaparecen y al final todo vuelve al punto de partida.

¿Viste algún cambio en la actitud socio-política de la gente común?

En rigor, no. Desde afuera uno se entera de los movimientos pro-democracia, de la represión a las Damas de Blanco, de las sesiones en Estado de Sats, etc., pero en la población cubana nada de eso tiene influencia real, por desgracia. La gente sigue hablando mal del gobierno como siempre, pero en plan doméstico, sin conciencia cívica alguna. Aunque ahora existan medios como el famoso “paquete” de internet, en el que pueden ver noticias del extranjero y puntos de vista opuestos al del régimen, la apatía política es lo que prevalece. El cubano medio se queja todo el tiempo, pero sigue ignorando que no tiene derechos humanos, porque ni siquiera tiene conciencia clara de lo que significa ese concepto, a no ser “meterse en problemas”. Hoy por hoy, el pueblo cubano en general no está ni medianamente listo para protestar pacíficamente, para rebelarse o salir a las calles a exigir democracia, porque ya olvidó, o nunca aprendió, de qué se trata eso.

El humor en la televisión, por ejemplo, ha cambiado mucho. Ahora se hacen chistes del sistema de una manera en que hace diez años ni siquiera podíamos soñar. Pero igual se sigue jugando con la cadena sin tocar al mono, lo cual me lleva a pensar que no se trata de algo casual, sino de una estrategia muy bien pensada, y que se encamina a crear un clima de libertad de pensamiento que en verdad no existe.

Esa foto de libros de Fidel, Chávez y Khaddafi en anaqueles de La Habana asusta, ¿no?

Biografías de dictadores en anaqueles de libreros particulares, en La Habana (foto de Wichy García)
Biografías de dictadores en anaqueles de libreros particulares, en La Habana (foto de Wichy García)

Es curioso, pero puedo aventurar que, al menos en ese caso, no se trata de una política oficial. De hecho otra de mis grandes sorpresas, amén de las incontables banderas norteamericanas que aparecen por todos lados, fue constatar la ausencia de los habituales carteles en contra del imperialismo, de aquellas vallas publicitarias con mensajes ideológicos. Ni siquiera los cinco espías aparecen ya por todas partes, como años atrás. Los libreros de segunda mano están ubicados en zonas donde transita el turista, son cuentapropistas y consiguen cualquier cosa con tal de vender. Una biografía de Khaddafi, editada hace veinte años, visto como héroe revolucionario y no como el demente genocida que fue, le viene muy bien al turista izquierdoso que va a la isla a buscar, además de disfrute hedonista, un refuerzo de su ideología. Los libreros conocen ese mercado muy bien, y lo aprovechan. Por eso las estanterías de El Vedado y la Plaza de Armas están desbordadas con libelos sobre (o escritos por) el Che Guevara, a niveles francamente absurdos. Y es que el turista de izquierdas viene a buscar esas bazofias literarias, y se las lleva con igual pasión que las boinas, las camisetas y los llaveros con la imagen de Korda.

Como periodista de opinión (con opiniones abiertamente contestatarias), ¿tuviste temores una vez allí?

La habilitación de mi pasaporte –ese cuño sucedáneo del infame permiso de entrada, y que en la práctica funciona igual que aquel– me tomó desprevenido. Supuse que algunas estrategias estaban cambiando desde los simulacros de apertura raulista encaminados a dar la impresión de cambio, y que por ello quizás visitar a mis padres no sería un problema grave. Tengo la impresión de que las autoridades en estos momentos viven una época de caos organizativo respecto al control ideológico de sus fronteras. A unos les permiten entrar y a otros no, dejan salir a unos y a otros les quitan el documento sin que aparentemente exista un criterio único, oficial, como si improvisaran sobre la marcha.

Por otra parte creo que mis artículos , al ser publicados online, no tienen influencia real en un país donde el internet todavía es un lujo, y eso me libera en buena medida de una eventual “peligrosidad”.

¿Por qué establecerse en México y no venir a Estados Unidos, como la mayoría de los cubanos?

Se suele creer que los cubanos sólo vienen a México para seguir camino a los Estados Unidos, y aunque muchos sí lo hacen, otros tantos nos quedamos acá, junto a miles de emigrados de otros países.

En mi caso personal, fue una decisión basada en oportunidades profesionales. Entiendo que muchos cubanos encuentren en La Florida un medio adecuado para sobrevivir, desde trabajar en la caja de un supermercado hasta echar a andar empresa propia, pero en mi caso, que soy malo para los negocios y vivo de la escritura y las artes escénicas, cuando visité Miami hace unos quince años estimé que no era el lugar ideal para proseguir con mi carrera. México me puso en bandeja lo que andaba buscando y lo aproveché. Acá el nivel de vida no es tan alto, pero sí se me hizo posible subsistir, con aceptable confort, más o menos de lo mismo que hacía en Cuba.

Y como en México, ya sabes, andamos regados por todo el planeta. El cubaneo abundante en USA a veces produce una especie de “miamicentrismo” en el pensamiento del exilio, y no sólo se induce a creer que la verdadera y auténtica emigración cubana es la que vive a poco más de noventa millas de La Habana, sino que muchos se sorprenden de que elijamos destinos tan diversos como Hermosillo, Copenhague o Guayaquil. El hecho concreto es que seguimos marchándonos de Cuba hacia todas partes –con preferencia por La Florida, evidentemente– y que ello nos ha definido culturalmente desde hace medio siglo.

Vea todas las noticias de hoy

Muere Enrique Colina, figura notable del cine cubano

Enrique Colina. AP Photo/Cristobal Herrera

El conocido director y crítico de cine Enrique Colina falleció este martes en La Habana, víctima de cáncer. Tenía 76 años de edad.

Colina tuvo una larga trayectoria dentro de los medios de comunicación de Cuba siendo el rostro por décadas del programa televisivo de crítica cinematográfica, 24 por Segundo que inició al gran público en la apreciación cinematográfica.

“Cualquier persona que hable públicamente de cine le debe mucho a Enrique Colina, a su estilo… yo diría que todos queríamos ser como Enrique Colina, los cinéfilos, por el acceso al cine y la manera tan humorística que siempre abordaba todo y que borraba la idea de que el crítico de cine es una persona aburrida", reconoce el crítico de cine Alejandro Ríos en declaraciones a Radio Televisión Martí tras conocer el fallecimiento de Colina.

Alejandro Ríos comenta sobre el aporte de Enrique Colina al cine cubano
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:15 0:00

Fue director de varios documentales entre los que destacan Estética (1984), Chapucerías (1987), El rey de la selva (1991), Los “bolos” en Cuba y una eterna amistad…(2010), La vaca de mármol (2013). También tuvo un rol protagónico en la docencia del cine en Cuba.

"Hay una cosa importante en toda esta etapa que tuvo en televisión y hay que señalar que sus últimos tres documentales dos de ellos uno dedicado a la vaca de mármol y el dedicado sobre todo a la amistad cubana rusa estuvieron absolutamente prohibidos", recordó Ríos, uno de los principales promotores del cine independiente cubano en los Estados Unidos.

En varias ocasiones usó su prestigio y popularidad para defender a los artistas censurados como fue el caso del cineasta Juan Carlos Cremata, con su pieza "El rey se muere".


En esa ocasión ​denunció públicamente "el ​deterioro ético alimentado por la desidia, la corrupción y la más cobarde y oportunista simulación, el único remedio que veo en el área de estimulación intelectual que nos compete es arrancarnos esa mordaza que los c... burócratas quieren imponerle a la expresión artística comprometida. Vale decir, comprometida consigo misma, con sus criterios y convicciones humanistas y con su vocación anti-conformista, rebelde y verderamente revolucionaria. Después de predicar tantos años el marxismo-leninismo parece ser que los custodios de la ortodoxia del silencio se han olvidado de las leyes de la dialéctica y por eso flotan en ese sumiso estancamiento donde la fe y la obediencia al inmovilismo parecen ser los altares de adoración al que nos convocan con sus anatemas condenatorios y excomuniones".

El presentador del programa de TV Martí Pantalla Indiscreta, recuerda que "cuando hubo dificultades entre los jóvenes y la gerontocracia que dirige a Cuba, Colina fue una de las personas de otra generación que dio un paso al frente y siempre estuvo en la disposición de defenderlos".

"Es una persona de elogiar por lo que hizo en términos estéticos, por lo que hizo en términos educacionales y por haber sido éticamente una persona impecable", concluyó Ríos.

Cuatro fotógrafas exponen en Miami sus 200 días de encierro

Una de las fotos de la muestra, "Day 12: Still Live", de Pilar Geada.

Cuatro mujeres de diferentes países unidas por una pasión: la fotografía, y las cuatro condicionadas por una misma circunstancia: el encierro a causa de la pandemia de COVID-19, decidieron subvertir el aislamiento transformándolo en una acción de pura alquimia creativa.

El resultado de esta cuádruple ecuación es una sinfonía de imágenes creadas a partir de cuatro cámaras, cuatro pares de manos y de ojos con un deseo y una sensibilidad en común.

La exposición fotográfica titulada “Voces diarias, una introspectiva fotográfica”, nacida de ese impulso primigenio de no ser derrotados por la adversidad que nos empuja más allá de nuestros propios límites, será inaugurada el próximo 1 de noviembre en el Edificio y Galería Futurama de la Calle 8 de Miami.

De la cubana Marta Cubillas: "Day 12: Still Life".
De la cubana Marta Cubillas: "Day 12: Still Life".

Marta Cubillas, de Cuba, Cilia Rodríguez, de Colombia, Pilar Geada, de España e Inna Malostovker, de Rusia, son las integrantes del grupo “Photographic Liryc”, ideado por ellas mismas a partir de ese empeño gregario de los humanos para demostrar que, si ningún hombre es una isla como suele decirse, sexismo aparte, tampoco ninguna mujer lo es.

¿Cómo pueden redireccionarse el aislamiento físico, los problemas emocionales y financieros ocasionados por la pandemia de coronavirus? Es una pregunta que prácticamente nos hemos hecho todos durante estos inusuales meses de encierro y, de seguro, cada cual ha encontrado su válvula de escape, como es el caso de las cuatro integrantes de este grupo que decidió trabajar en coordinación, cada una desde su confinamiento.

El resultado es un magnífico conjunto de imágenes plasmadas en fotografías que muestran el amplio diapasón de experiencias, sentimientos, frustraciones, deseos y logros recogidos por el lente de sus cámaras durante ni más ni menos que 200 días, comunicándose sólo a través de la tecnología para darse apoyo, consejos, críticas y crear, crear belleza que, al fin y al cabo, para eso estamos en este mundo.

Cilia Rodríguez: "Day 108: Tranquility".
Cilia Rodríguez: "Day 108: Tranquility".

“El arte”, dice la fotógrafa rusa Inna Malostovker, “puede convertirse en un pilar visual que lleve a las personas fuera del miedo y hacia el amor y el deleite”.

“Hemos aprendido mucho las unas de las otras”, agrega la fotógrafa colombiana Cilia Rodríguez. “Somos muy diferentes en estilo y culturas, pero somos más parecidas que diferentes. Nos unimos a través de nuestro arte, nuestras luchas y, ahora, a través de una pandemia global”.

Por su parte, la cubana Marta Cubillas tiene bien claro lo que las cuatro mujeres se han propuesto ofrecer: “Nuestro objetivo”, asegura, “es traer alegría y felicidad con nuestras imágenes, así como contribuir con la comunidad”.

De ahí que las integrantes de este cuarteto creativo hayan decidido enviar a las residencias de ancianos tarjetas con las imágenes artísticas de sus obras, acompañadas por mensajes que los ayuden a paliar el encierro forzoso y la soledad que esto conlleva.

Al respecto, la fotógrafa española Pilar Geada afirma: “Nos da gusto hacer llegar un momento de alegría a las personas que viven en esas instituciones en este difícil momento”.

Inna Malostovker: "Day 108: Tranquility"
Inna Malostovker: "Day 108: Tranquility"

El 1 de noviembre, a las 5 de la tarde, las cuatro fotógrafas compartirán con el público durante la inauguración de la muestra, que se realizará de manera virtual, para lo cual, dos días antes, se publicará en la web un enlace de la aplicación Zoom y, a continuación, se dará también a conocer en las redes sociales de las expositoras.

El Edificio y Galería Futurama está ubicado en el 1637 SW 8th Street de Miami, Florida. Puede obtener más información sobre el evento en www.IMphotoArt.com/DailyVoices.

Prestigioso diseñador cubano se une a Amnistía Internacional en campaña “Detrás de la Pandemia” (VIDEO)

Detrás de la Pandemia, del artista y diseñador cubano Erik Ravelo.

El audiovisual “Detrás de la Pandemia” del artista cubano Erik Ravelo junto con Amnistía Internacional (AI) fue proyectado en el edificio que sirve de sede a la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington.

La noche previa a la celebración de la 50° Asamblea General de la Organización, AI hizo un llamado a la OEA y a los Estados miembros a buscar soluciones para detener la represión en las Américas.

Ravelo, autor del controversial proyecto “Los Intocables” y ganador del Grand Prix de Press en Cannes 2012 por su campaña “Unhate” para United Colors of Benetton llama la atención sobre las medidas represivas que se han tomado en varios países de las Américas en el contexto de COVID-19, indica un comunicado de AI.

“Detrás de la Pandemia”
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:37 0:00

El artista, nacido en La Habana en 1978 y emigrado a Argentina en los noventa y luego a Italia, ha colaborado también con reconocidas organizaciones internacionales como Reporteros Sin Fronteras, Médicos Sin Fronteras, la FAO y la Organización Mundial de la Salud.

"Fue un trabajo arduo para componer lo que estaba buscando desde el punto de vista visual, que contara bien la historia. Creo que es importante hoy en día volver a hacer campañas de comunicación creativas y osadas. Con mensajes importantes que generen sensaciones y sentimientos y puedan llegar a las personas y hacer reflexionar a la gente sobre el estado actual de las cosas. Porque creo sea importante las personas entiendan cuál precioso don sea la libertad. Y aprendan a amarla, y la conserven intacta, y la defiendan siempre”, dijo Ravelo.

Para Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, la acción plástica es un llamado de atención: “Años tras años vemos como los países de las Américas utilizan medidas represivas para acallar a quienes denuncian desigualdad, injusticia y violaciones de derechos humanos. En el contexto de COVID-19 la represión no cesó, cambió de forma y se agudizó. Es responsabilidad de la OEA y sus Estados miembros buscar, inmediatamente, soluciones a la represión que invade el continente”.

Celia Cruz: 95 aniversario de su natalicio (VIDEO)

Celia Cruz

Este miércoles se cumple el 95 aniversario del natalicio de Celia Cruz “la Guarachera de Cuba”, quien murió en el exilio en julio de 2003 sin haber podido regresar nunca más a su país.

Nació en La Habana el 21 de octubre de 1925 como Úrsula Hilaria Celia de la Caridad Cruz Alfonso y falleció en Fort Lee, Estados Unidos, el 16 de julio de 2003.

Sus impresionantes cualidades vocales y carisma la llevaron a internacionalizar la salsa. Celia ganó tres Grammy y numerosos reconocimientos internacionales, 20 discos de oro y varios de platino, una estrella en el Boulevard Chino de Hollywood y el doctorado Honoris Causa de la Universidad de Yale, la International University de Florida y por la Universidad de Miami (1999); en 1994 recibió de manos del presidente Bill Clinton la Medalla Nacional de las Artes de Estados Unidos.

Nunca volvió a Cuba desde que saliera en 1960: se negaba a solicitar visa para entrar a su propio país y denunció incansablemente al régimen de Fidel Castro en escenarios internacionales. La Habana la consideró siempre una enemiga.

Recientemente un mural dedicado a ella fue inaugurado en Miami como parte de la celebración del Mes de la Hispanidad en Estados Unidos.

Inauguran mural de Celia Cruz en Miami
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:24 0:00

Régimen cubano reprime a artistas en el Día de la Cultura Nacional (VIDEO)

Una patrulla policial en los bajos del edificio donde vive la curadora Anamely Ramos, en La Habana. (Twitter/Movimiento San Isidro)

Este 20 de octubre, en que los cubanos celebran el Día de la Cultura Nacional, fue una jornada represiva para el arte independiente en la isla, según denunciaron en las redes sociales artistas, escritores y periodistas que quedaron atrapados en sus viviendas por un cerco policial.

La artista cubana Tania Bruguera denunció que agentes de la dictadura cubana le prohibieron salir de su casa en La Habana este martes debido a que "era el Día de la Cultura Nacional".

Bruguera escribió en su cuenta de Facebook: “Hoy es 20 de octubre, me lo recuerda el teniente Luis al salir de mi casa. Dice que no puedo salir, ya venía la patrulla y 2 personas más a cogerme. Mi regalo por el día de la cultura nacional. ¡Felicidades a todos los artistas cubanos!”

La periodista Yoani Sánchez también denunció en Facebook el acoso de la policía política a Bruguera en el "Día de la Cultura Cubana". Sánchez subrayó en su post, que una forma de "celebrarlo" es justamente no dejar a artistas y figuras de la cultura ejercer su libertad de movimiento.

"Hasta las cuantas estos despreciables miserables van a ultrajar al pueblo de Cuba, es hora de que finalice tanta ignominia", escribió en las redes el usuario Carlos José Gómez.

Juan Carlos Gayoso escribió: "Mutilando libertades de pensamiento y acción de eso se trata la agenda política del gobierno de Cuba ...... no es cultura la prioridad, es ideología, porque el talento está sumergido a tu afiliación".

La cultura amaneció secuestrada

Pero no sólo Bruguera, una decena de artistas fueron obligados a permanecer en sus casas. Muchos denunciaron que sus datos móviles fueron cortados por ETECSA, el monopolio de comunicaciones de la isla.

"Esto lo que demuestra es que tienen a la cultura cubana secuestrada", dijo a Radio Martí la escritora y periodista independiente María Matienzo.

Cerco policial a una decena de artistas en Cuba este 20 de octubre
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:39 0:00

"Nos tienen secuestrados como ciudadanos y como sujetos culturales. No podemos esperar más de un sistema que está en decadencia", añadió Matienzo.

"En el #DíaDeLaCulturaCubana así amanecen varios artistas independientes en #Cuba, sitiados por la policía política . Este es el paisaje desde la ventana de nuestros compañeros Anamely Ramos, @mtkcuba e@Immigrantmove", declaró en Twitter el Movimiento San Isidro de arte indepediente:

La vivienda de la curadora de arte Claudia Genlui Hidalgo también fue sitiada por la policía política. Otros afectados fueron el líder del Movimiento San Isidro, Luis Manuel Otero Alcántara, Amaury Pacheco y el rapero Maikel Castillo "El Osorbo", la actriz Iris Ruiz, el escritor Joe Suárez y el productor Michel Matos.

El Encargado de Negocios en la Embajada de Estados Unidos en Cuba, Timothy Zúñiga-Brown, publicó un mensaje en su cuenta de Twitter para celebrar la fecha:

"La cultura pertenece a la humanidad y a nuestro país", dijo José Martí. En el Día de la Cultura Cubana, celebro la libre expresión de los artistas cubanos - como los del Movimiento de San Isidro, cuya diversidad cultural aporta una fuerza colectiva a toda la humanidad", escribió.

Cargar más

XS
SM
MD
LG