Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

La Armada de EEUU derriba un dron iraní

El presidente Donald Trump, mientras sostiene un encuentro con el primer ministro holandés, Mark Rutte, en la Casa Blanca. Nicholas Kamm. (AFP).

El presidente Donald Trump confirmó hoy que la Armada derribó una aeronave no tripulada iraní que volaba cerca de uno de sus buques que surcaba las aguas del estrecho de Ormuz.

"El dron resultó destruido inmediatamente", declaró el mandatario durante un acto en la Casa Blanca en el que estaba presente el primer ministro holandés, Mark Rutte.

El presidente Trump explicó que el buque de asalto anfibio estadounidense USS Boxer abatió el dron iraní cuando se encontraba a casi un kilómetro de distancia.

"Esta es la más reciente de las muchas acciones provocativas y hostiles por parte de Irán contra buques que navegan aguas internacionales", denunció Trump.

El gobernante subrayó que Washington "se reserva el derecho" de actuar en defensa de "su personal, instalaciones e intereses" en la región y llamó a "todas las naciones" a colaborar para garantizar la libertad de navegación en el golfo Pérsico.

El Pentágono emitió un comunicado en el que explicó que el incidente tuvo lugar a media mañana hora local, en aguas internacionales, cuando el buque de la Armada se encontraba navegando por una ruta planificada de antemano.

"Una aeronave no tripulada de alas fijas se aproximó al Boxer a una distancia que suponía una amenaza. El barco tomó medidas defensivas contra el aparato para garantizar su seguridad y la de su tripulación", detalló el Departamento de Defensa.

El 19 de junio, Irán informó del derribo de un dron estadounidense, también en el estrecho de Ormuz, alegando que había violado su espacio aéreo.

Como respuesta a ese incidente, Trump consideró acciones limitadas contra Irán, pero decidió evitarlas para no causar la muerte de civiles.

Vea todas las noticias de hoy

Barbara Lagoa, una de las abogadas de la familia de Elián González, candidata a la Corte Suprema

Barbara Lagoa en la ciudad de Fort Lauderdale, Florida, en octubre del 2019 (Cortesia FC).

La jueza Barbara Lagoa es una de las candidatas favoritas a ocupar la vacante de Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema. En la actualidad es Jueza del Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Undécimo Circuito, donde ejerce desde diciembre del 2019 cuando fue nombrada por el presidente Donald Trump.

El 9 de septiembre de 2020, el presidente Trump la incluyó en una lista de potenciales nominados a la Corte Suprema. Después de la muerte de Ruth Bader Ginsburg el 18 de septiembre, la candidatura de la jueza cubanoamericana ha sido mencionada en los medios de prensa y entre los políticos de Washington. Está considerada como una de las juezas con mayores posibilidades de llenar la vacante.

Haciendo historia en las cortes estadounidenses

Ha venido haciendo historia durante su carrera en las cortes estadounidenses al convertirse en enero del 2019 en la primera mujer hispana y la primera cubanoamericana en estar en la Corte Suprema de Florida, a petición del gobernador Ron DeSantis.

A la Corte Suprema de la Florida llegó tras pasar casi 13 años en el Tribunal de Apelaciones del Tercer Distrito, cuando fue nombrada al cargo por el entonces gobernador Jeb Bush. Fue la primera primera mujer hispana y la primera cubanoamericana en dicho tribunal; además, fue la primera mujer hispana en ocupar el cargo de Jueza Principal en esa instancia.

Barbara Lagoa
Barbara Lagoa

Mientras ejercía como abogada, Lagoa fue admitida en el Colegio de Abogados de Florida, en los Tribunales de los Estados Unidos para los Distritos del Medio y Sur de Florida, y en el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Undécimo Circuito. Fue parte del equipo de abogados pro bono que en el 2000 representó en diferentes cortes a la familia del entonces infante Elián González, en la batalla legal por que este permaneciera en Estados Unidos. En 2003, fue fiscal auxiliar de los Estados Unidos en el Distrito Sur de Florida, donde trabajó en las Secciones Civil, de Delitos Mayores y de Apelaciones. También llevó a cabo numerosos juicios penales con jurado, incluyendo conspiraciones de drogas y violaciones de la Ley Hobbs.

De ser nominada y aprobaba su candidatura a la Corte Suprema sería también la persona más joven en ser parte de ese selecto club de notables.

Educación y labores sociales

Nació en Miami, Florida, en 1968. Es hija de padres cubanos que salieron de la isla tras la llegada al poder de Fidel Castro en 1959. Cursó estudios primarios en la escuela de la parroquia Inmaculada Concepción, en Hialeah, y los de secundaria en Monseñor Edward Pace High School, colegio católico ubicado en Miami Gardens y perteneciente a la Arquidiócesis local.

Sobre su formación y educación católica dijo en una cena con la Sociedad Santo Tomás Moro en Fort Lauderdale en el 2019, que le inculcaron una “fe perdurable en Dios que me ha cimentado y sostenido a través de los altibajos de la vida".

Barbara Lagoa con la foto de graduación de secundaria. /Cortesía FC
Barbara Lagoa con la foto de graduación de secundaria. /Cortesía FC

Recibió su Licenciatura en Artes, cum laude, en la Universidad Internacional de Florida (FIU) en 1989, donde se especializó en idioma inglés y fue miembro de la Fraternidad de Honor Phi Kappa Phi. Continuó estudios en la Universidad de Columbia, donde en 1992 recibió su Doctorado en Derecho. En esa universidad de New York fue Editora Asociada de la revista Columbia Law Review.

Antes de unirse a la magistratura, la jueza Lagoa ejerció tanto en el ámbito civil como en el penal. Su práctica civil en Greenberg Traurig se centró en litigios comerciales generales y complejos, en particular en las áreas de discriminación en el empleo, agravios comerciales, litigios de valores, litigios de construcción y disputas de cobertura de seguros.

Pertenece a varios grupos profesionales locales, estatales y nacionales, entre los que se incluyen el Colegio de Abogados del Condado de Dade y la Asociación de Mujeres Abogadas de Florida.

Las actividades cívicas y comunitarias incluyen el servicio en la Junta Directiva de la YWCA del Gran Miami y el Condado de Dade, la Sociedad Cinematográfica de Miami, Kristi House y la Asociación de Ex Alumnos de la Universidad Internacional de la Florida (FIU). También fue miembro de la Comisión Federal de Nombramientos Judiciales.

La jueza Lagoa está casada con el abogado Paul C. Huck, Jr. y el matrimonio tiene tres hijas. El suegro de Barbara, Paul Huck, Juez Superior del Distrito Sur de la Florida, es un veterano magistrado en las cortes locales. Ella habla con fluidez el inglés y el español.

R.B.G. - un icono cultural desde el estrado de la Corte Suprema

Ruth Ginsburg era conocida por el mote que le pusieron sus fans, "Notorious (Reputada) R. B. G.", en referencia a "Notorious B.I.G.", uno de los raperos más influyentes de la historia de la música estadounidense.

"Cuando haya nueve" podría parecer una frase en clave, pero es uno de los alegatos feministas más conocidos de la fallecida jueza del Tribunal Supremo de EE.UU., Ruth Bader Ginsburg, que podían leerse este sábado en los carteles depositados frente a la sede de la corte, donde cientos de personas homenajeaban a esta magistrada, que en vida se convirtió en símbolo de la lucha por la igualdad y en todo un icono pop.

Esas palabras resumen el pensamiento y lucha de esta jueza, que en 2015 dijo en la Universidad de Georgetown: "La gente pregunta a veces '¿Cuándo habrá suficientes mujeres en el Tribunal (Supremo)?' Y mi respuesta es 'cuando haya nueve'. La gente se queda impactada, pero ha habido nueve hombres (en la corte), y nadie se ha preguntado sobre eso".

Ginsburg fue la segunda mujer en la historia en convertirse en jueza del Supremo -que está integrado por nueve magistrados- tras Sandra Day O'Connor, que se retiró en enero de 2006; y durante un tiempo fue la única hasta que el expresidente Barack Obama nombró a otras dos, Sonia Sotomayor en 2009 y Elena Kagan en 2010.

Una vela y RBG en homenaje a la jueza Ruth Bader Ginsburg en DC.
Una vela y RBG en homenaje a la jueza Ruth Bader Ginsburg en DC.

ESPONTÁNEO HOMENAJE FRENTE AL SUPREMO

Este sábado muchas mujeres de todas las edades, y también algunos hombres, continuaban acercándose al edificio de la Corte Suprema, frente al Capitolio, para depositar flores, velas, camisetas con la cara de Ginsburg y mensajes para honrar a la jueza, muy querida por los residentes en Washington, tras su fallecimiento anoche a los 87 años.

Los innumerables objetos traídos por los vecinos de la capital, que comenzaron a concentrase en el lugar tras el anuncio de la muerte de la magistrada el viernes, han acabado formando un improvisado altar en la zona, donde alguien había pintado en el suelo con tiza "Gracias por enseñarnos a luchar, continuaremos".

Y es que, como indica el mote que le pusieron sus fans, "Notorious (Reputada) R. B. G." -en referencia a "Notorious B.I.G.", uno de los raperos más influyentes de la historia de la música, con el que la magistrada compartía su origen en Brooklyn (Nueva York) y, según sus seguidores, el carácter pionero de su carrera-, la figura de Ginsburg trascendió en vida a su trabajo judicial, debido a su lucha a favor de la justicia y los derechos.

Manifestante en Denver en enero del 2019, imitando a la jueza Ginsburg.
Manifestante en Denver en enero del 2019, imitando a la jueza Ginsburg.

Emily, una estudiante de 19 años de Relaciones Internacionales que acudió a la sede del Supremo junto a cinco amigas, recordaba su carrera "memorable"."Ella tomó muchas decisiones importantes durante su carrera como jueza y también como abogada, hay muchas leyes sexistas en EE.UU. y ella luchó contra ellas. Todavía no tenemos una enmienda (de la Constitución) que garantice la igualdad de derechos de las mujeres, todavía no tenemos garantizados los mismos derechos", aseguró, en declaraciones a Efe.

La INFLUENCIA DE R.B.G., INCLUSO CUANDO DISENTÍA

Para Rihanna, una de las amigas de Emily y estudiante de Psicología, R.B.G. se transformó en símbolo feminista e icono pop, por "todo lo que representa, no solo como jueza en el tribunal, sino también por la manera en la que disintió de algunas decisiones con las que no estaba de acuerdo o que veía incorrectas".

"Creo que eso le hizo ser única -agregó-, la capacidad de llegar a muchas personas que no se sienten escuchadas en un sistema que prefiere a una minoría que es muy fuerte y que ha dado poder a gente que no necesariamente está haciendo las cosas por el bien de EE.UU."

Mientras Emily y Rihanna hablaban, siempre escudadas detrás de sus mascarillas, con el mensaje "voten", para protegerse del coronavirus, el flujo de personas que depositaban ofrendas junto a una barrera que impedía el acceso al tribunal no cesaba.

Manifestante en Denver en enero del 2019, vestida como la jueza Ginsburg.
Manifestante en Denver en enero del 2019, vestida como la jueza Ginsburg.

Algunos se abrazaban e incluso lloraban por la pérdida de la jueza. En un lateral se encontraba Michael, un funcionario gubernamental, que se había acercado al lugar con un cuello de camisa que emulaba el que solía ponerse Ginsburg -que tenía toda una colección y que los usaba como elemento diferenciador como mujer frente a sus colegas varones- cuando emitía opiniones de disenso.

"Ella fue una pionera por empujar hacia la igualdad de género, tuvo que hacer frente a todos los jueces varones (del Supremo), y lo innovador fue que mostró que la igualdad no es solo sobre cómo las mujeres resultan afectadas, sino también sobre cómo los hombres pueden afectar negativamente la igualdad de sexos", opinó Michael, quien destacó su contribución a la igualdad de derechos para el colectivo LGTBI.

EEUU entrega 348 millones de dólares adicionales para atender crisis venezolana

Pompeo visita a refugiados de Venezuela en Brasil

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció este sábado 348 millones de dólares adicionales como "asistencia humanitaria" para atender la crisis en Venezuela, que incluye ayuda para venezolanos que están tanto dentro como fuera del país.

"Esta asistencia humanitaria adicional de EE.UU. incluye respaldo a los más de siete millones de venezolanos con necesidades graves dentro de Venezuela, a los más de cinco millones que han buscado refugio en países en la región, y a las comunidades generosas que los albergan", dijo Pompeo en un comunicado.

Según la nota, de esos 348 millones de dólares, 143 millones provienen de la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado, y más de 205 millones de la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional.

Ayuda a venezolanos en Brasil
Ayuda a venezolanos en Brasil

Con estos fondos adicionales, EE.UU. suma ya 1.200 millones de dólares destinados desde 2017 a asistencia humanitaria y desarrollo en el marco de la crisis de venezolana, si se excluye la ayuda que Washington ha concedido con motivo de la pandemia de COVID-19, recordó el titular de Exteriores. "EE.UU. está demostrando su compromiso sostenido con el pueblo de
Venezuela y nuestra respuesta a la crisis humanitaria continua causada por el régimen corrupto e ilegítimo de (Nicolás) Maduro con el anuncio de los casi 348 millones de dólares adicionales en ayuda humanitaria", indicó Pompeo en el texto.

Detalló que la asistencia humanitaria de EE.UU. proporciona, entre otros, acceso a alimentos y agua potable, saneamientos, atención sanitaria y equipamiento médico, además de protección a "grupos vulnerables como las mujeres, los jóvenes y los indígenas especialmente durante la pandemia de COVID-19".

El secretario de Estado de Estados Unidos ha terminado este sábado en Colombia una gira suramericana que le ha llevado también esta semana a Brasil, donde se entrevistó en la ciudad de Boa Vista, con el canciller del país, Ernesto Aráujo; Guyana y Surinam.

(Con información de agencias y el Departamento de Estado)

Sobre el impacto de la muerte de Ruth Ginsburg en la campaña presidencial

Jueza de la Corte Suprema Ruth Ginsburg

El fallecimiento de la jueza del Tribunal Supremo de EE.UU. Ruth Bader Ginsburg ha impactado de lleno en la campaña electoral de cara a los comicios del próximo 3 de noviembre y el presidente del país, Donald Trump, instó este sábado a que se cubra su vacante "sin demora".

Dirigiéndose al Partido Republicano, Trump escribió en Twitter: "Se nos ha puesto en una posición de poder e importancia para tomar decisiones por la gente que nos eligió con orgullo, de las que la más importante ha sido considerada durante largo tiempo la selección de los jueces del Tribunal Supremo de EE.UU. ¡Tenemos esta obligación, sin demora!".

La muerte este viernes de Ginsburg a los 87 años ha desatado un pulso entre republicanos y demócratas sobre la búsqueda de un sustituto, un asunto que cambiará radicalmente la dinámica de la campaña para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, que hasta ahora se había centrado, sobre todo, en la gestión de pandemia del coronavirus, la situación de la economía y las protestas raciales.

UNA DECISIÓN QUE PUEDE INFLUIR DURANTE DÉCADAS

El Tribunal Supremo de EE.UU. está compuesto por nueve magistrados con puestos vitalicios que tienen el poder de cambiar las leyes del país durante décadas y, con Ginsburg, había cuatro jueces progresistas frente a cinco conservadores.

La corte juega un papel crucial en temas como el aborto, los derechos de los migrantes, la privacidad, la pena de muerte y la tenencia de armas, que ahora podrían pasar a primera plana del debate electoral. Para el sector cristiano de la población, el Tribunal Supremo es un asunto central y, por eso, este mismo mes, Trump renovó su promesa de nombrar a jueces que se opongan al aborto y prometan proteger el derecho a portar armas.

El experto en estudios constitucionales del conservador Instituto Cato Ilya Shapiro explicó a Efe que la corte "juega un papel enorme en la vida política de EE.UU, porque el poder se ha centralizado en Washington y después se ha inclinado hacia el poder ejecutivo, con demasiados conflictos que deben resolverse por el poder judicial en vez del Congreso".

Ahora, agregó, "estamos en la culminación de varias tendencias donde hay varias teorías legales que se relacionan con preferencias partidistas, en un momento en que los partidos están ordenados más ideológicamente que nunca, así que por supuesto que va a haber una gran lucha por cada vacante".

MCCONNELL PROMETE QUE HABRÁ VOTO PARA CANDIDATO DE TRUMP

Poco después del anuncio de la muerte de Ginsburg, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, publicó un comunicado en el que se comprometió a someter a voto al candidato que Trump seleccione para el Tribunal Supremo.

Para refrendar a un nuevo juez, McConnell necesita una mayoría simple, algo que podría conseguir si 53 de los 100 senadores republicanos se mantienen fieles a Trump. No obstante, el proceso de confirmación podría complicarse si hay deserciones entre los senadores republicanos más moderados.

Por su parte, el candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, consideró anoche que el presidente de EE.UU. que salga elegido en las urnas el 3 de noviembre debería ser quien elija a un sustituto para Ginsburg. Y así lo reiteró este sábado ante la prensa en su residencia de Delaware.

Shapiro aclaró que no "hay normas legales ni constitucionales sobre cómo confirmar a un nuevo magistrado (del Supremo) más que el presidente lo nomina y el Senado lo confirma". "No es ni siquiera necesario que haya una audiencia -indicó-. La jueza Ginsburg fue confirmada en 42 días, y ahora estamos a menos de 45 días de las elecciones, por lo que es posible" que se elija a un nuevo magistrado que la reemplace, apuntó el experto.

TODOS LOS CABOS BIEN ATADOS

En un intento de atar todos los cabos posibles, McConnell pidió anoche a todos los miembros de su bancada que "se mantengan alerta" para evitar deserciones de cara a impulsar un voto en la Cámara Alta sobre un hipotético candidato al Supremo presentado por Trump, en una carta de la que el diario The Washington Post se hizo eco este sábado.

McConnell solicitó a sus colegas que no decidan nada hasta que él pueda reunirse con ellos: Y es que con al menos dos republicanos que han indicado recientemente que no apoyarían la confirmación de un nominado al Supremo antes de las elecciones, el líder de la mayoría conservadora no puede permitirse perder más respaldos.

"En los últimos días, vamos a sufrir una presión tremenda por parte de la prensa para anunciar cómo manejaremos la próxima nominación", escribió McConnell en la misiva.

"Para aquellos que no estén seguros de la respuesta -advirtió-, les instó a que estén alerta". Asimismo, les solicitó que no se empecinen en una postura de la que puedan lamentarse más tarde.

Trump logró en su primer año como presidente que la mayoría republicana en el Senado diera luz verde a su primer nominado para el Supremo, el juez Neil Gorsuch, y después, el 6 de octubre de 2018, consiguió lo mismo para que Brett Kavanaugh, acusado de abusos sexuales, se pusiera la toga en el alto tribunal.

En febrero de 2016, casi nueve meses antes de los comicios presidenciales de ese año, en los que ganó Trump, McConnell bloqueó la confirmación de un candidato para el Supremo presentado por el entonces presidente, el demócrata Barack Obama, alegando que el seleccionado debería ir en consonancia con quien los votantes eligieran como siguiente mandatario.

En su carta de anoche, McConnell argumentó que aquella ocasión no sirve de precedente para esta vez porque ahora el presidente y la mayoría en el Senado son del mismo partido, el republicano.

Por su parte, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo hoy a los legisladores progresistas, durante una llamada de la que informan medios locales, que hay mucho en juego en esta disputa por la vacante del Supremo. "Todo lo que los estadounidenses valoran está en juego. La atención sanitaria, las protecciones a condiciones preexistentes,
los derechos las mujeres, los derechos de los gais, los derechos de
los trabajadores, el derecho a voto, los derechos civiles, el cambio
climático y mucho más está en riesgo", enumeró Schumer durante la
llamada, de acuerdo a una fuente citada por el medio The Hill.

(Con información de EFE y las redes sociales)

Duelo en la Corte Suprema tras la muerte de la jueza Ruth Ginsburg

Bandera a media asta en la Corte Suprema por la muerte de la jueza Ginsburg

La jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg, destacada defensora de los derechos de las mujeres que se convirtió en la segunda jueza de la corte, murió el viernes en su casa en Washington, tenía al morir 87 años.

Ginsburg murió de complicaciones de cáncer de páncreas metastásico, dijo el tribunal supremo de Estados Unidos en un comunicado de prensa.

Ginsburg anunció en julio que se estaba sometiendo a un tratamiento de quimioterapia para las lesiones en el hígado, la última de sus varias batallas contra el cáncer.

Esos problemas de salud incluyeron cinco episodios de cáncer que comenzaron en 1999, caídas que resultaron en costillas rotas, inserción de un stent para despejar una arteria bloqueada y una variedad de otras hospitalizaciones después de que cumplió 75 años.

Jueza de la Corte Suprema Ruth Ginsburg
Jueza de la Corte Suprema Ruth Ginsburg

El presidente Donald Trump emitió en horas de la noche su mensaje de condolencia desde la Casa Blanca, calificandola de titán de la ley, por lo que todo el país siente su muerte.

Vida y casos en la Corte Suprema

Joan Ruth Bader nació en Brooklyn, Nueva York, en 1933, la segunda hija de una familia de clase media. Su hermana mayor, que le dio el apodo de "Kiki" de toda la vida, murió a los 6 años, por lo que Ginsburg creció en la sección Flatbush de Brooklyn como hija única. Su sueño, ha dicho, era ser cantante de ópera.

Ginsburg se graduó en la parte superior de su clase en la escuela de derecho de la Universidad de Columbia en 1959, pero no pudo encontrar un bufete de abogados dispuesto a contratarla. Tenía "tres golpes en su contra": por ser judía, mujer y madre, como dijo en 2007.

Se había casado con su esposo, Martin, en 1954, el año en que se graduó de la Universidad de Cornell. Asistió a la facultad de derecho de la Universidad de Harvard, pero se trasladó a Columbia cuando su esposo tomó un trabajo de abogado allí. Martin Ginsburg se convirtió en un destacado abogado fiscal y profesor de derecho, que murió en el 2010. Le sobreviven dos hijos, Jane y James, y varios nietos.

Ginsburg era amante de la ópera y una intelectual que vio discusiones detrás de anteojos de gran tamaño durante muchos años, aunque los abandonó por monturas más modernas en sus últimos años. En las sesiones de discusión en la ornamentada sala del tribunal, era conocida por indagar profundamente en los registros de casos y por ser rigurosa por seguir las reglas.

Ella argumentó seis casos clave ante el tribunal en la década de 1970 cuando era arquitecta del movimiento por los derechos de las mujeres y ganó cinco.

En la corte, donde se la conocía como escritora fácil, sus opiniones mayoritarias más significativas fueron el fallo de 1996 que ordenó al Instituto Militar de Virginia aceptar mujeres o renunciar a su financiación estatal, y la decisión de 2015 que confirmó las comisiones independientes que algunos estados utilizan para configurar dibujar distritos electorales.

Ruth Ginsburg en la Universidad de Georgetown en Washington DC.
Ruth Ginsburg en la Universidad de Georgetown en Washington DC.

Además de los derechos civiles, Ginsburg se interesó por la pena capital y votó repetidamente para limitar su uso. Durante su mandato, el tribunal declaró inconstitucional que los estados ejecutaran a los discapacitados intelectuales y a los asesinos menores de 18 años.

En los casos más divisivos, incluida la decisión de Bush v. Gore en 2000, a menudo estaba en desacuerdo con los miembros más conservadores de la corte, inicialmente el presidente del tribunal William H. Rehnquist y los jueces Sandra Day O'Connor, Antonin Scalia, Anthony M. Kennedy y Clarence Thomas. Ella diría más tarde que la decisión de 5-4 que resolvió las elecciones presidenciales de 2000 para el republicano George W. Bush fue un "episodio impresionante" en la corte.

La división siguió siendo la misma después de que John Roberts reemplazó a Rehnquist como presidente del Tribunal Supremo, Samuel Alito tomó el asiento de O'Connor y, bajo Trump, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh se unieron a la corte, en asientos que habían ocupado Scalia y Kennedy, respectivamente.

Ginsburg fue autora de poderosos disensos propios en casos relacionados con el aborto, el derecho al voto y la discriminación salarial contra las mujeres. Escribió en el 2013 que la decisión de la corte de eliminar una parte clave de la ley federal que había garantizado los derechos de voto de los negros, hispanos y otras minorías fue "como tirar el paraguas en una tormenta porque no se está mojando. "

Su nombramiento por el presidente Bill Clinton en 1993 fue el primero de un demócrata en 26 años. Inicialmente encontró un cómodo hogar ideológico en algún lugar a la izquierda del centro en un tribunal conservador dominado por nombramientos republicanos.

Se resistió a los llamados de los liberales a retirarse durante la presidencia de Barack Obama en un momento en que los demócratas ocupaban el Senado y se podría haber confirmado un reemplazo con puntos de vista similares.

La jueza pasó sus últimos años en el banquillo como líder indiscutible del ala liberal de la corte.

Juramentación de Ginsburg como jueza de la Corte Suprema
Juramentación de Ginsburg como jueza de la Corte Suprema

Batalla por la salud

En 1999, Ginsburg se sometió a una cirugía por cáncer de colon y recibió radiación y quimioterapia. Se sometió a una cirugía nuevamente en 2009 después de que le diagnosticaran cáncer de páncreas y en diciembre de 2018 por crecimientos cancerosos en su pulmón izquierdo. Después de la última cirugía, se perdió las sesiones de la corte por primera vez en más de 25 años en el banquillo.

Ginsburg también fue tratada con radiación por un tumor en su páncreas en agosto de 2019. Mantuvo un horario activo incluso durante las tres semanas de radiación. Cuando reveló una recurrencia de su cáncer en julio de 2020, dijo que seguía siendo "plenamente capaz" de continuar como juez.

Reacciones

Una de las primeras declaraciones por el fallecimiento de la jueza la realizó el senador republicano Marco Rubio quien emitió un comunicado donde declaró que "aunque no estuve de acuerdo con muchas de las decisiones de la jueza Ginsburg en la corte, nunca he dudado de su impacto histórico en la corte y en nuestra nación”.

Dijo además el legislador florida que "sus años como jurista estuvieron definidos por su apasionado compromiso con la justicia y su gran intelecto. La historia de su vida inspiró a millones de mujeres y niñas en Estados Unidos a no aceptar límites en sus sueños". Recordó Rubio la amistad de la jueza con su colega Scalia y afirma que ello "nos recuerda a todos que los americanos con puntos de vista drásticamente diferentes podemos compartir una amistad genuina la cual trasciende la política".

La congresista federal Donna Shalala emitió en horas de la noche un comunicado donde asegura que "lloramos la pérdida de una vida inconmensurable. Conocía a Ruth Bader Ginsburg como amiga desde hace cuatro décadas. Era una mujer extraordinaria, una mente brillante y una feroz defensora de los derechos civiles cuya claridad de visión y voz transformó nuestro país. Destrozó todos los techos de cristal para ella y para las generaciones de mujeres que la siguieron".

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG