Enlaces de accesibilidad

Cuba

Así quedó la sede de UNPACU tras operativo policial (VIDEO)

Se llevaron hasta la comida guardada en el refrigerador, denunciaron miembros de UNPACU tras allanamiento policial a la sede del grupo.

"Volvieron a llevárselo todo", denunciaron activistas de la Unión Patriótica de Cuba en un video que muestra los estantes y espacios vacíos de la sede nacional de esta organización en Santiago de Cuba tras un enorme operativo policial realizado este martes por la Seguridad del Estado.

"Vacía de objetos, pero llena de patriotismo, de deseos de libertad y de voluntad de lucha. Así quedó la Sede Nacional de #UNPACU luego del asalto de las fuerzas represivas de la dictadura", escribió en Facebook Carlos Amel Oliva, de la junta directiva de la organización, junto a un video que muestra la escena del allanamiento.

José Daniel Ferrer, líder de UNPACU, y otros dos integrantes del grupo continuaban arrestados este miércoles tras el allanamiento del martes.

Fernando González Vaillant y José Pupo Chaveco seguían en paradero desconocido junto a Ferrer, dijo a Radio Martí Carlos Oliva Rivery, coordinador de UNPACU.

"No han dicho dónde los tienen, no sabemos absolutamente nada", señaló.

Siguen bajo arresto José Daniel Ferrer y otros dos activistas de UNPACU
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:45 0:00

Otros dos activistas, Evert Hidalgo y Daniel Ferrer Cantillo, fueron detenidos momentáneamente durante el operativo policial pero liberados al finalizar este, dijo Oliva Rivery.

Los teléfonos móviles de los activistas de UNPACU quedaron sin servicio durante horas, añadió el opositor.

Este miércoles, Michael G. Kozak, Subsecretario Interino para Asuntos del Hemisferio Occidental de la cancillería estadounidense, criticó el uso de la fuerza por parte del régimen cubano para reprimir a los opositores.

Oliva precisó el que alrededor de 60 efectivos del Ministerio del Interior asaltaron la sede de UNPACU en Santiago de Cuba en horas de la mañana del martes en uno de los mayores operativos realizados contra el grupo opositor.

(Incluye reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Vea todas las noticias de hoy

México frenó caravana donde viajaban cubanos; activistas dicen que fue “cacería humana”

Migrantes en la caravana el sábado 12 de octubre. AP Photo/Isabel Mateos

El Instituto Nacional de Migración de México (INM) justificó la detención de miles de migrantes salvadoreños, cubanos, haitianos y africanos.

El grupo de entre 2000 y 3000 personas marchó en caravana el sábado con intención de cruzar el territorio mexicano hasta llegar a la frontera con Estados Unidos pero fueron devueltos a la Estación Migratoria Siglo XXI, en Tapachula, Chiapas, desde donde habían partido.

Las autoridades de México dijeron que los detenidos deberán ser evaluados caso por caso para valorar si son deportados o se les otorga un documento que permita su estadía en México: "Cada uno será atendido de manera personalizada y con quienes corresponda se dará inicio al procedimiento administrativo migratorio o en su caso se procederá al retorno asistido a sus países de origen".

La guardia Nacional de México dispuesta a frenar la caravana de migrantes. AP Photo/Isabel Mateos
La guardia Nacional de México dispuesta a frenar la caravana de migrantes. AP Photo/Isabel Mateos

El comunicado oficial del INM dijo que la detención de la caravana se hizo "en apego a la Ley de Migración y su Reglamento, y con pleno respeto a los derechos humanos" y que el operativo tenía el objetivo de "invitar a las personas extranjeras que conformaron el contingente que partió de la ciudad de Tapachula, Chiapas, a acudir al Instituto para conocer las opciones de regularización de su estancia en el país".

"Con apoyo de la Guardia Nacional y la Policía Federal, el INM realizó estas acciones en el municipio de Tuzantán, ubicado entre Tapachula y Huixtla, cuidando la integridad de dichas personas", apunta un comunicado oficial del INM.

Salva Lacruz, del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova en Tapachula, dijo a la agencia Associated Press que la redada había sido una “cacería humana”.

El activista denunció que las autoridades esperaron que los migrantes estuvieran agotados para forzarlos a subir a las camionetas y calificó este hecho como un “ejercicio de crueldad”.

La nota oficial del INM asegura que durante la ejecución de estas acciones estuvieron presentes representantes de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, así como de Protección Civil.

Agentes del INM detienen a los migrantes de la caravana.REUTERS/Jacob Garcia
Agentes del INM detienen a los migrantes de la caravana.REUTERS/Jacob Garcia

[Con información del INM y agencia AP]

Preso político Sosa Fortuny en delicado estado de salud

Armando Sosa Fortuny. (Archivo)

El preso político de mayor edad en Cuba, Armando Sosa Fortuny, cumple este martes 11 días internado en el hospital provincial de Camagüey, Amalia Simoni, en delicado estado de salud, informó desde Matanzas Graciela Súarez, a cargo de la atención al reo.

Sosa Fortuny se encuentra en la sala de atención a los penados, donde el acceso y la información es casi imposible, comentó Jiordan Marrero Huerta, activista del Partido Demócrata Cristiano de Cuba.

Armando Sosa Fortuny lleva 11 días internado en el hospital de Camagüey
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:44 0:00

Según la señora Suárez la falta de comunicación telefónica con el recluso es un indicador de su delicado estado de salud.

El partido Demócrata Cristiano responsabilizó a la Seguridad del Estado ante la situación que enfrenta el preso político, agregó Marrero Huerta.

Sosa Fortuny, de 76 años de edad, estuvo internado en el hospital de la prisión de Kilo Ocho desde el 31 de agosto hasta el 5 de octubre debido a un estado de desnutrición.

El preso político ya cumplió 26 años de su segunda condena por razones políticas y entre ambas suma 44 años en cárceles castristas.

Líder de UNPACU trasladado a Prisión de Aguadores, denuncian activistas

FOTO ARCHIVO. El líder de la UNPACU, José Daniel Ferrer, es detenido en la sede de la organización, en el reparto Altamira de Santiago de Cuba

Activistas de la Unión Patriótica de Cuba denuncian que su líder, José Daniel Ferrer, fue trasladado a la Prisión de Aguadores de Santiago de Cuba.

El opositor estuvo más de 10 días detenido en la Unidad Provincial de Instrucción Penal de Santiago de Cuba, tras ser arrestado junto a otros activistas el pasado 1 de octubre en un gran operativo policial contra la sede de UNPACU.

"La familia de Ferrer estaba plantada este viernes en las afueras de la prisión de Aguadores, exigiendo explicación sobre su paradero", dijo a DIARIO DE CUBA Carlos Amel Oliva, líder juvenil de la organización.

"Según dicen en la Unidad de Instrucción Penal fue trasladado a la prisión de Aguadores porque dictaron prisión preventiva sin haber emitido la Fiscalía un "Auto de medida cautelar". También le tocaba una visita de 30 minutos. Sin embargo, le negaron a su familia verlo. En ambos lugares están escondiendo a José Daniel Ferrer y a los demás activistas, todos secuestrados y desaparecidos. Tememos que estén golpeados, tememos por sus vidas", escribió por otra parte en redes sociales, Katerine Mojena, una portavoz de esta organización opositora.

"En el régimen de Castro, no hay libertad de expresión ni debido proceso. Solo represión, miedo y una grave violación de los derechos fundamentales", denunció este viernes en su cuenta oficial en Twitter Michael Kozak, Secretario de Estado Adjunto en funciones para el Hemisferio Occidental, en relación con el arresto de Ferrer.

En una acción urgente, Amnistía Internacional exigió esta semana al gobierno cubano la libertad del opositor y remarcó que el detenido debe ser informado sobre los cargos en su contra o ser puesto en libertad. También apuntó que José Daniel debe tener acceso a un abogado seleccionado por él mismo y acceso a servicios médicos.

Cubanos se suman a nueva caravana de migrantes con rumbo a EEUU

Migrantes partieron en caravana desde Tapachula el 12 de octubre.

Unos dos mil migrantes que llevaban semanas en la ciudad mexicana de
Tapachula, casi fronteriza con Guatemala, partieron esta madrugada
en caravana hacia el norte del país.

Se estima que la caravana salió a pie sobre las 5.00 hora local y que está conformada por salvadoreños, cubanos, haitianos y algunos africanos, quienes no tuvieron problemas con las autoridades para emprender su camino.

Los extranjeros pasaron frente a policías federales, migración y la Guarda Nacional, que se encontraban en el punto de revisión de la carretera que lleva hacia el norte del país.

Se desconoce la ruta exacta que seguirán pero esta noche podrían pernoctar en Huixtla, unos 40 kilómetros al norte de Tapachula.

Según habían comentado en ocasiones anteriores, el plan de algunos de estos migrantes es llegar a la Ciudad de México para exigir al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que les dé facilidades de tránsito para llegar hasta la frontera con Estados Unidos, su destino final.

Este lunes, el Instituto Nacional de Migración (INM) anunció la apertura en Tapachula de una oficina para la entrega de documentos migratorios que, previamente aprobados, permitirán a los extranjeros permanecer en el país, en un intento por aliviar la presión por el ingreso de migrantes desde Guatemala.

De esta manera, se pretendía aliviar la tensión en esta zona.

Desde hace casi dos meses migrantes extranjeros varados en Tapachula han realizado numerosas protestas en demanda de que se agilicen sus trámites para transitar por el país y dirigirse a Estados Unidos.

La presión ha sido especialmente intensa por parte de migrantes africanos, procedentes en su mayoría de República Democrática del Congo, Angola y Camerún, que han protagonizado enfrentamientos con miembros de fuerzas de seguridad mexicanas.

El pasado 2 de octubre, migrantes y miembros de la Guardia Nacional de México se enfrascaron en altercados en Tapachula luego de que un policía supuestamente agrediera y robara a un africano.

Desde octubre de 2018 se registró un fuerte aumento del flujo de migrantes, en su mayoría centroamericanos, que llegan a México desde Guatemala con el objetivo de llegar a Estados Unidos.

A principios de junio pasado, Estados Unidos y México llegaron a un acuerdo migratorio que evitó que el primer país impusiera aranceles a todos los productos provenientes del segundo.

A raíz de ello, México envió a las fronteras norte y sur a la Guardia Nacional, lo que ha provocado en estos meses una reducción del 58,7 % del flujo migratorio.

¿Arresto o secuestro? El testimonio de Boris González Arenas

"Esos son los dos esbirros que llegaron después, frecuentes en el hostigamiento a la sociedad civil", escribió Omara Ruiz Urquiola en su cuenta de Facebook..

El periodista independiente cubano Boris González Arenas fue detenido al mediodía del miércoles 9 de octubre en la entrada del edificio donde vive en La Habana. En cualquier país donde se respeten los más elementales derechos humanos, semejante “arresto” habría sido visto como una operación de secuestro.

“No tengo idea del motivo de este secuestro, porque no es otra cosa”, escribió en Facebook su esposa, Juliette Isabel Fernández Estrada.

Nunca recibió aviso judicial de ningún tipo. Al llevárselo en un automóvil con insignias de la Policía Nacional, jamás le dijeron por qué lo hacían. No alertaron a ninguno de sus familiares, que solo gracias a testigos presenciales pudieron saber cómo había desaparecido.

Boris González Arenas recién liberado, escribe al pie de esta foto en Facebook su amigo Oscar Casanellas.
Boris González Arenas recién liberado, escribe al pie de esta foto en Facebook su amigo Oscar Casanellas.

Cuando su esposa llamó a la estación de policía donde lo mantenían encerrado para preguntar por él, le aseguraron que no estaba detenido. Radio Televisión Martí también llamó, y nunca respondieron.

A quienes fueron a esa estación policial para interesarse por él igualmente les negaron que estuviera allí. De hecho, al devolverle la libertad de la que nunca debían haberle privado, lo trasladaron a otra unidad para que sus amigos no pudieran darle un abrazo cuando saliera del calabozo.

En diálogo con Radio Televisión Martí, González Arenas revela cómo transcurrieron las horas desde que lo llevaron a la estación policial de San Miguel del Padrón hasta que lo soltaron en la de Regla.

Aunque les negaron que estuviera allí, Omara Ruiz Urquiola, Oscar Casanella y Adonis Milán pudieron confirmar la mañana del jueves que Boris González Arenas estaba encerrado en un calabozo de la estación policial de San Miguel del Padrón.
Aunque les negaron que estuviera allí, Omara Ruiz Urquiola, Oscar Casanella y Adonis Milán pudieron confirmar la mañana del jueves que Boris González Arenas estaba encerrado en un calabozo de la estación policial de San Miguel del Padrón.

¿Cómo ocurrió todo?

A mí me detienen en la entrada de mi casa, me llevan en un carro de patrulla que no creo que fuera un carro de patrulla, porque era un carro nuevo con aire acondicionado; pero bueno, disfrazado de patrulla, y estoy casi seguro de que los oficiales, que supuestamente eran de la policía, porque estaban uniformados como tales, tampoco creo que fueran oficiales de la policía.

Ha pasado muchas veces; no lo digo especulando, sino porque ha pasado muchas veces. La mayoría de las veces, o siempre diría, un carro de patrulla no tiene el asiento de atrás. Cuando a mí me detienen en un carro de patrulla el asiento de atrás es plástico o es improvisado, y este tenía su forro del asiento nuevo, en perfectas condiciones, y además con aire acondicionado.

'Me ponen en un calabozo con siete reclusos'
please wait

No media source currently available

0:00 0:06:52 0:00

No me dejaron, por supuesto, avisarle a mi familia. Me llevaron a la estación de policía de San Miguel del Padrón. Eran tres oficiales de la policía, pero los que [me detuvieron] sí eran dos oficiales de estos de la Seguridad del Estado, muy jóvenes –a lo mejor llegaban a 30 años, pero no lo creo; podría decir que incluso 25 años--, que creo que están fotografiados por ahí, pero yo no los conocía personalmente.

De izquierda a derecha, Boris González Arenas, Omara Ruiz Urquiola, Oscar Casanella, Iliana Hernández y Adonis Milán en otra foto tomada de Facebook.
De izquierda a derecha, Boris González Arenas, Omara Ruiz Urquiola, Oscar Casanella, Iliana Hernández y Adonis Milán en otra foto tomada de Facebook.

Allí, en la estación de San Miguel del Padrón --a diferencia de otras ocasiones--, inmediatamente me ponen en un calabozo con otros siete reclusos. Éramos ocho en total allí; estuve todo el tiempo en el mismo calabozo.

El día siguiente [jueves 10], a las 2 de la tarde, me llama el jefe, me dice que vaya con él, y entonces ya fuera me están esperando estos de la Seguridad, los dos mismos que me habían detenido el día anterior.

Me entregan mis cosas: me pongo medias, cordones, cinturón, que todo eso me lo habían retirado. Me llevan esposado a la patrulla –esta sí es una patrulla [de la policía], porque tiene un asiento improvisado-- y me llevan a la estación policial de Regla.

Allí me sueltan, porque --deduzco, también sé que les ha pasado a otros-- estaban afuera mis amigos Oscar Casanella, Omara Ruiz Urquiola y Adonis Milán, no querían soltarme allí donde ellos estaban. Entonces lo que hicieron fue llevarme a Regla, y en Regla me tuvieron en una oficinita de esas, supongo que de interrogatorios, y a los 15 minutos entraron y me dijeron: “Bueno, Boris, puede irse”.

¿En algún momento alguien le dijo que su esposa había llamado, que había otras personas preguntando por usted?

No, no: eso no lo dicen nunca. Yo tuve la suerte allí de que, por una casualidad, una oficial me prestó su [celular], y pude llamar a mi esposa y decirle que estaba en San Miguel del Padrón, pero inmediatamente cortaron la comunicación.

Evidentemente, el teléfono de mi esposa estaba vigilado, cuando vieron que era una llamada mía a los 10 segundos la cortaron y después mi esposa llamó de vuelta a ese teléfono y no se escuchaba nada, ya no pude hablar con ella.

En la mayoría de las prisiones, corroboro que la mayor cantidad de las personas que están presas en Cuba, un por ciento importante son inocentes, y otro por ciento importante son personas que para nada merecían, por el delito que habían cometido, estar en una prisión.

A pesar de haberlo encerrado, no le impusieron cargos, pero ¿en algún momento le dijeron por qué lo detenían?

Cuando a mí me detienen lo pregunto; cuando me detienen aquí, en los bajos de mi casa, sí lo pregunto, y ellos me dicen: se le va a informar todo. No es cierto, no se me informa nada, por supuesto.

Cuando me meten en el calabozo, al poco rato viene este policía que estaba al frente –los otros desaparecen, a mí no me interrogan esta vez ni nada--, y viene con un acta [que establece cargos de] escándalo público, y me dice, tengo que explicarle, a todo el que viene se le levanta un acta […]. Entonces le dije que no, que no la iba a firmar. El sencillamente la recogió; me dijo: no, no, es que yo le tengo que informar.

Yo pensé que a lo mejor me ponían una multa cuando saliera, porque ya me lo han hecho. Después de golpearme, de secuestrarme e incomunicarme, además me ponen una multa. Y cuando digo a mí, por supuesto, es la acción contra muchos opositores aquí en Cuba, o diría que la mayoría.

Ni siquiera volvieron a interrogarme de salida. Todo lo que pasó fue que, cuando me llevaron a [la estación de policía de] Regla, uno de estos oficiales me dice: “¿Cómo están tus hijos?” Le respondí: “Espero que bien, porque hace 24 horas que por culpa de ustedes no los veo”. Y después me preguntó: ¿Cómo está el fútbol?, porque mi hijo practica fútbol, y le dije: “Bueno, espero que bien”. El hombre hizo así y se viró, cerró la puerta y se fue. No hubo más intercambio con ellos.

Mientras lo mantuvieron encerrado en el calabozo, ¿de qué hablaba con los reclusos?

Cuando estaba yo en el calabozo no tenía ni idea realmente, es que ni me acordaba de las elecciones [en la Asamblea Nacional]. Entonces me vino a la mente, por algo que se dijo, de que estaban las elecciones y dije, bueno, a lo mejor [el arresto] es simplemente por las elecciones. Les expliqué a los presos, porque preguntaban: “¿Por qué tu estas aquí?”. Entonces les expliqué las elecciones.

Ninguno de los internos allí sabía que [el jueves] había elecciones. Incluso me preguntaban: “¿Pero el presidente no es Díaz-Canel?” Para que sepan el grado de conocimiento popular de que en Cuba se estaba desarrollando un proceso eleccionario.

Puedo asegurar que la población no tiene ni idea de que había elecciones [el jueves]. Y segundo, no entienden por qué. Los que lo sabían, porque habían visto el noticiero, decían: “¿Y por qué elecciones, si las elecciones ya fueron?”

O sea, no entienden que la Constitución mandaba que se hiciera una nueva Ley Electoral; que la Ley Electoral disponía que entonces tenía que haber unas nuevas elecciones para crear el nuevo cargo, porque antiguamente no era presidente: ahora ya tenemos un presidente. Y nada de eso lo entiende nadie. A eso súmale que hay un por ciento muy grande de la población que tenía desconocimiento absoluto de que en Cuba había un proceso eleccionario ayer 10 de octubre.

Cargar más

Inmigración

Más historias
XS
SM
MD
LG