Enlaces de accesibilidad

América Latina

Kofi Annan en Cuba: Corte Penal podría intervenir en proceso de paz en Colombia

El exsecretario general de la ONU Kofi Annan (c), el jefe de la delegación del Gobierno colombiano, Humberto de la Calle (2-d), el jefe del equipo de las FARC en diálogos de paz, Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez (2-i), y los garantes en las negoci

Annan afirmó desde La Habana que "la Corte Penal Internacional tiene la norma de que si el gobierno involucrado, en este caso el gobierno colombiano, no soluciona los asuntos de justicia, no establece un tribunal (...), la CPI interviene".

El exsecretario general de la ONU Kofi Annan, quien se encuentra de visita en La Habana desde el jueves para participar como mediador en los diálogos de paz entre las FARC y el gobierno colombiano, advirtió que un acuerdo de paz debe contemplar justicia por los crímenes cometidos en el conflicto armado. De no ser así –advirtió- podría intervenir la Corte Penal Internacional (CPI).

Annan afirmó que "la Corte Penal Internacional tiene la norma de que si el gobierno involucrado, en este caso el gobierno colombiano, no soluciona los asuntos de justicia, no establece un tribunal (...), la CPI interviene". El diplomático de Ghana, Premio Nobel de la Paz 2001, hizo estas declaraciones en una rueda de prensa en la que estaban presentes tanto negociadores del gobierno colombiano como de las FARC.

En su intervención también recordó el marco en el que se celebran la conversaciones, indicando que "Esto es parte del Estatuto de Roma", firmado en 1998 que creó este tribunal internacional, al tiempo que indicó que un eventual acuerdo de paz debe respetar "estándares internacionales mínimos" de justicia, reiterando una advertencia que había hecho el miércoles en Bogotá.

Desde noviembre de 2012 ambas delegaciones de paz buscan una solución para el tema de la justicia por los crímenes cometidos durante el conflicto que ya dura medio siglo y ha causado profundas divisiones en Colombia. Los rebeldes dicen que el gobierno pretende llevarlos a prisión tras el fin del conflicto, que ha dejado 220.000 muertos y 5,5 millones de desplazados. Annan advirtió que los asuntos de justicia deben ser resueltos por el propio sistema judicial, pues no son de atribución del presidente de Colombia, ni de los dirigentes de las FARC.

El tribunal al que se refirió Kofi Annan, la Corte Penal Internacional, fue creado precisamente para juzgar a acusados de cometer genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

Raúl Castro durante su encuentro con el exsecretario general de la ONU, Kofi Annan.
Raúl Castro durante su encuentro con el exsecretario general de la ONU, Kofi Annan.

Además de esta labor, en Cuba Annan también sostuvo el viernes un "cordial" encuentro con el presidente cubano Raúl Castro, en el que abordaron "temas de la agenda internacional, en particular el proceso de paz de Colombia", según un comunicado oficial. Allí expresó a Castro "su reconocimiento al papel de Cuba como sede y garante de los diálogos que tienen lugar en La Habana", de acuerdo al noticiero de televisión.

El exjefe de la ONU también instó durante su estancia en la Habana a que ambas partes mantengan el esfuerzo para avanzar “hacia un acuerdo que traiga la paz después de 50 años de guerra". No obstante fue prudente e indicó que “tenemos que ser realistas, terminar un conflicto no es fácil, las pasiones y tensiones que condujeron a la guerra no desaparecerán instantáneamente”.

"La paz no es un asunto del gobierno solamente, es un problema de todos", enfatizó Annan, y afirmó que "el tema del alto al fuego está en la mesa (de negociaciones) y continuará siendo discutido".

Por su parte, las FARC respondieron a Annan de esta manera: "Nuestro caso no es el de Bosnia-Herzegovina, ni el de Ruanda, ni el de Yugoslavia; ni somos Sudán ni Libia. Nada de lo nuestro se parece a estos casos ni a las circunstancias que llevaron a la invasión de Iraq, con acierto rechazada por usted". "Tampoco es nuestro caso lo que aconteció en Irlanda o viene sucediendo en Siria. Lo nuestro ha sido una muy antigua respuesta digna al despojo que aún continúa", añadieron en un comunicado.

Vea todas las noticias de hoy

Duque pide fin de bloqueos viales en medio de diálogos para apaciguar crisis en Colombia (VIDEO)

Duque exige cese de bloqueos en el marco de las protestas masivas en Colombia
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:53 0:00

El presidente Iván Duque pidió el fin de los bloqueos de vías en las protestas masivas contra su gobierno que han sido violentamente reprimidas, mientras intenta desactivar la crisis a través de un diálogo con distintos sectores, que el sábado incluirá a los jóvenes.

"El rechazo tiene que ser categórico a estas expresiones que son violentas", dijo el mandatario tras un encuentro con medios.
Las manifestaciones, que se han regado por todo el país pero se sienten con especial fuerza en Bogotá, Medellín y Cali, las principales ciudades, completaron este viernes diez días, aunque menos concurridas que en el inicio de la semana.

Sin embargo, varios bloqueos viales están generando desabastecimiento de combustibles, alimentos y medicamentos en ciudades como Cali o Pereira (Risaralda, centro-oeste). Desde que estalló la crisis el 28 de abril, se han registrado 733 cortes de carreteras, según el gobierno.

A poco más de un año de acabar su mandato, Duque enfrenta la presión en las calles avivada por la represión policial. Veintiséis personas han muerto y, según las autoridades, hay 680 civiles y 826 uniformados lesionados.
Aunque mayoritariamente pacíficas, algunas protestas derivaron en violentos choques con la policía y destrozos que el gobierno vincula con "vandalismo alimentado por grupos armados ilegales".

Pero la fuerza pública está bajo fuertes cuestionamientos por presuntas violaciones de derechos humanos que le han valido críticas inusuales de la comunidad internacional.

"Siento que no puede haber un diálogo cuando uno habla y lo matan", habrá discusiones "cuando se respete y se escuche al pueblo", dijo a la AFP Laura Ramírez, estudiante de enfermería de 17 años, durante una de las movilizaciones en Bogotá.

Diálogos en curso

Este viernes, Duque reafirmó su voluntad de diálogo. "Sí a la conversación, sí a construir, pero definitivamente no a los bloqueos, porque los bloqueos no son pacíficos, le están alterando los derechos" a los ciudadanos, dijo el mandatario.

Centenares de colombianos en el extranjero sumaron sus voces a la protesta que empezó contra un ya descartado proyecto que elevaba impuestos, pero que fue escalando hasta convertirse en un movimiento de rechazo a las políticas del gobierno, en medio del deterioro económico por la pandemia.

Los manifestantes se expresaron frente a los consulados en Lima (Perú), Montevideo (Uruguay), Buenos Aires (Argentina), Barcelona y Madrid (España).

"Siento mucha tristeza, rabia, dolor, impotencia por no poder ayudar. Nos están matando a la juventud, hay masacres cada noche por parte de la policía", dijo a la AFP Gisselle Ríos, de 35 años, quien se manifestó en Barcelona.

Ante el avance de las protestas, Duque inició conversaciones con diferentes fuerzas sociales y políticas en busca de una salida a la crisis social que en el fondo apunta hacia un cambio de rumbo del gobierno.

El sábado el mandatario se reunirá con jóvenes, el grupo más visible de este malestar generalizado.

Duque expresó su intención de reunirse también con el Comité del Paro, que reúne a los principales sectores inconformes.

"Estamos listos a sentarnos con el Comité de Paro (...) estamos en condición de escucharlos a ellos, y también de escucharlos todos (...) los que protestan, los que no protestan", afirmó a la prensa.

La organización dijo que solo se sentará a dialogar si el gobierno acepta discutir una reforma de la policía, una renta básica de 250 dólares para los más pobres, la suspensión de la anunciada fumigación aérea de narcocultivos con glifosato, "la desmilitarización de campos y ciudades", entre otros pedidos.

Molestia por críticas externas

Enfrentado a duras críticas de la comunidad internacional por la violenta represión de las protestas, el gobierno rechazó este viernes los "pronunciamientos externos" sin "objetividad" frente a la crisis social.

"Colombia seguirá siendo un país abierto al escrutinio internacional. Pero rechazaremos siempre los pronunciamientos externos que no reflejan objetividad, y que buscan alimentar la polarización e impedir la construcción de consensos en nuestra patria", indicó la Cancillería en un comunicado.

La ONU, la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos (OEA), organizaciones de derechos humanos y países como Estados Unidos denunciaron el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía.

Este viernes, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, se sumó a los reclamos y condenó los casos de "tortura y asesinato cometidos por las fuerzas del orden" en Colombia.

El gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, con el que Duque no tiene relación, denunció una "masacre" de colombianos.
De su lado, el gobierno colombiano afirmó que hay un plan en curso para estigmatizar a la fuerza pública.

"Hay una campaña de estigmatización de las operaciones de la fuerza pública que la mueven en redes sociales con el fin de ponerla en contra de la sociedad", aseguró a Blu Radio el ministro de Defensa, Diego Molano.

Lenín Moreno: "Los gobernantes debemos ser excesivamente tolerantes a la crítica"

En esta foto de archivo del 16 de abril de 2019, el presidente ecuatoriano Lenín Moreno habla en un evento de Diálogo Interamericano en Washington. (AP Foto/Patrick Semansky, Archivo).

Quien fuera compañero de fórmula y gobierno del expresidente Rafael Correa, en Ecuador, el presidente Lenín Moreno, explica a la Voz de América cómo logró apartarse del autoritarismo e institucionalizar Ecuador, respetar la libertad de prensa y reducir la confrontación política.

El presidente saliente de Ecuador, Lenín Moreno, afirmó en entrevista con la Voz de América que entre los principales logros de su administración están "la reinstitucionalización del país, el respeto a los derechos humanos, a la vida y a la libertad de prensa".

Moreno, quien el 24 de mayo entregará la presidencia al recién electo presidente Guillermo Lasso, había sido compañero de fórmula y vicepresidente del presidente Rafael Correa. Pero tras asumir la presidencia, Moreno hizo un marcado giro hacia la derecha para distanciarse del “Socialismo del Siglo XXI” al que apostaba Correa.

Declaraciones del expresidente de Ecuador, Lenin Moreno
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:29 0:00

Moreno adoptó un estilo menos confrontativo con la oposición, promovió el diálogo, especialmente en momentos de crisis, y se distanció del estilo agresivo de Correa ante las preguntas incómodas de los periodistas.

“Yo siempre digo que el gobernante principalmente debe ser excesivamente tolerante a la crítica y estirar el elástico lo más que se pueda”, dijo Moreno, en entrevista con la Voz de América. “Más allá de la tolerancia, porque la crítica es el asesoramiento gratuito que tenemos los gobiernos”.

Moreno anunció a finales del 2019 que como parte de un programa de reorganización de las finanzas del país, habría un fuerte apretón de cinturón pues tenían que controlar el gasto y reducir el tamaño del aparato estatal. Pero lo más controversial fue anunciar la cancelación del subsidio al combustible. Eso era necesario para alcanzar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que le daría acceso a un crédito de 4.200 millones de dólares.

El anuncio provocó una fuerte crisis que sacudió con violentas protestas las principales ciudades del país. La crisis llegó a su fin cuando Moreno invitó a la oposición a participar en un diálogo nacional. Uno de los resultados del diálogo fue la derogación del decreto que eliminaba el subsidio al combustible.

Moreno logró eventualmente alcanzar un acuerdo con el FMI, y posteriormente el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Desarrollo de América Latina prestaron a Ecuador otros 6.000 millones de dólares.

Declaraciones del expresidente de Ecuador, Lenin Moreno | 3
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:21 0:00

Moreno indicó ciertos temas quedaron inconclusos, en parte debido al impacto que tuvo la pandemia del coronavirus en las finanzas del país.

“Nos faltó tiempo y dinero”, explicó Moreno a la VOA. “Lastimosamente agravada por la pandemia para poder rescatar estas escuelas comunitarias que fueron cerradas en el gobierno anterior. Hicimos dos o tres centenares nomás. Pero hay que hacer miles”.

Lamentó además no haber podido fortalecer los centros de salud comunitarias “desmantelados en la administración anterior” de Correa y no haber podido construir más viviendas populares.

Declaraciones presidente saliente Lenin Moreno sobre Maduro
please wait

No media source currently available

0:00 0:14:34 0:00

La pandemia del coronavirus afectó a unos 393.048 ecuatorianos y costó la vida a 18.907, según los registros de la Universidad Johns Hopkins. A la fecha, según dicho registro, se han administrado 1.141.262 dosis de vacunas, lográndose hasta ahora la vacunación completa del 1,45 por ciento de la población.

Moreno admitió que para enfrentar la pandemia hubo que pasar un período de aprendizaje pues nadie había vivido una crisis humanitaria y económica tan severa como la generada por el virus.

“A todos nos tocó aprender y claro dentro de ese aprendizaje nos topamos con muchas deficiencias que tenía el sistema de salud pública, como se había implementado en el período anterior, y tuvimos que ir en el camino y con mucha dificultad”, dijo el mandatario saliente a la VOA.

A la crisis de la pandemia se había sumado otra crisis: la inmigración de unos cinco millones de venezolanos, que huyeron de la represión y el hambre en que estaban sumidos bajo el gobierno del presidente en disputa, Nicolás Maduro, a quien Correa llamó “un sátrapa”.

Declaraciones del expresidente de Ecuador, Lenin Moreno | 4
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:32 0:00

Moreno afirmó que la llegada de los venezolanos tuvo el aspecto positivo de que se logró demostrar a los venezolanos “que se les quiere”. El gobierno ecuatoriano facilitó la regularización inmigratoria de miles de venezolanos, incluyendo menores de edad que carecían de sus documentos de identificación.

Sin embargo -destacó- la inmigración venezolana tuvo un efecto “negativo”.

“Lo negativo es que se ha aliviado en cinco millones de personas al sátrapa que rige los destinos de Venezuela de manera inconstitucional, de manera ilegítima, de manera ilegal”, dijo Moreno.

El saliente mandatario ecuatoriano reiteró su acusación del miércoles de que el gobierno de Maduro está detrás de las violentas protestas que desde hace dos semanas vienen afectando al vecino Colombia. Aseguró tener pruebas, pero no poder divulgarlas “por la seguridad de quienes proveen esa información. Eso es reservado”.

“Le había dicho a Nicolás Maduro que saque las manos de Colombia, que saque las manos sangrientas, manchadas de narcotráfico y manchadas de corrupción”, dijo Moreno. “Saque esas manos del pueblo colombiano, de la querida nación colombiana, esta perturbación, este foco de violencia”, afirmó.

Las protestas en Colombia surgieron en contra de una reforma tributaria anunciada por el presidente Iván Duque, quien explicó que dicha reforma incluye aumentos a los impuestos. Representantes sectores del país convocaron en reacción a un paro de actividades y a multitudinarias marchas.

Entre la esperanza y la incertidumbre: venezolanos desplazados por el conflicto en Apure

Historias de venezolanos desplazados por conflicto armado
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:04 0:00

"Nos mandaron a desalojar por el conflicto armado que hay allá”, dijo la venezolana Yerli Mangual, al resumir lo que describió como los momentos más difíciles de su vida a causa de los enfrentamientos entre la Guardia Nacional Bolivariana y la disidencia de las FARC en la frontera colombo-venezolana, informó la Voz de América, VOA.

Los enfrentamientos entre guerrilleros organizados en el ahora conocido Frente Décimo Martín Villa y guardias venezolanos, empezaron el 21 de marzo pasado, generando el desplazamiento de 6.000 venezolanos del estado Apure a Colombia.

"Las familias que mataron en ese día, los sacaron de la casa, de su hogar y se los llevaron y los asesinaron. Es una situación muy dolorosa", cuenta Yerli.

Estos choques armados entre la Guardia Nacional Bolivariana y los grupos ilegales colombianos han generado la ejecución de personas, detenciones arbitrarias, el procesamiento de civiles ante tribunales militares, y torturas contra los habitantes acusados de colaborar con grupos armados.

En 2019, los presidentes Nicolás Maduro e Iván Duque rompieron relaciones diplomáticas y, hasta el momento, se mantiene la tensión, por lo que de acuerdo con expertos se dificulta aún más la resolución del conflicto.

Entre tanto, el río Arauca sigue siendo la ruta de comunicación y de escape de los habitantes de La Victoria en Apure, que huyen de los combates. Estas aguas, que separan a Colombia y Venezuela, son el puente por el que cruzan decenas de ciudadanos venezolanos buscando alimentos, refugio y un mejor mañana.

Ante la situación de inseguridad, y más allá de la política, los venezolanos que ahora viven en albergues en Arauquita en Colombia, dicen que lo que más desean es retornar a su rutina, de la que añoran, hasta las cosas más sencillas.

“A la semana que ya estábamos aquí, regresé por los animales porque estaban solos allá, aguantando hambre; la lora, el loro, el perro. La gata la tenía aquí, pero la llevé otra vez a la finca porque no caminaba, solamente amarrada”, dijo Carlos Javier Soteldo.

Con el pasar de los días, la esperanza puesta en volver a casa se llena de incertidumbre. Así lo cuenta Soteldo, de 20 años, y quien salió junto a su esposa huyendo de los disparos y las amenazas. Ahora encara su presente con entereza, y dice que extraña la vida de antes.

“Estar allá de nuevo, porque estar aquí estamos bien; pero a la vez estar retirado de su casa, de su hogar, de su tierra, de sus animales, es difícil. Se me murieron las gallinas, los patos, el resto de gallinas cuando voy, les echo comida, pero se han perdido muchas cosas”, relata Soteldo.

Aún así, los más de 6.000 venezolanos que se encuentran en los albergues de Arauquita, no pierden la esperanza de regresar a su hogar.

Presidente de Colombia se reúne con opositores, se prevén más protestas

Multitudinarias marchas recorrieron las calles de las ciudades colombianas durante los últimos días. [Foto: Karen Sánchez, VOA]

Para este viernes, se tienen previstas nuevas jornadas de movilización ciudadana en diferentes puntos de Bogotá. Según la autoridad de movilidad en el país, hay 30 vías bloqueadas en el país, generando retrasos en la entrega de insumos y alimentos.

El presidente colombiano Iván Duque se reúne este viernes con la denominada 'Coalición de la Esperanza' -una unión política de diferentes sectores políticos de centro izquierda-, en el marco del diálogo nacional propuesto por el presidente, tras las manifestaciones que hoy cumplen su décimo día por parte de la ciudadanía en contra de las políticas de su Gobierno.

En una rueda de prensa, Humberto de la Calle, exnegociador de paz e integrante de la Coalición, dijo que aceptaron la invitación de la presidencia para "colaborar" con la situación actual del país, pero que aclaró que seguirán "siendo opositores al Gobierno del presidente Iván Duque, lo cual no impide que pidamos unidad de los colombianos en esta emergencia extraordinaria", informó la Voz de América, VOA.

La coalición, además de otros políticos, es integrada por Sergio Fajardo, uno de sus grandes rivales políticos en 2018 por llegar a la presidencia. Este sería el primer encuentro para reunirse con ambos excandidatos presidenciales en la Casa de Nariño.

La coalición también insistió en que el presidente establezca un diálogo con Comité Nacional del Paro.

Se espera que el viernes en la tarde, el presidente también se reúna con la Asociación Colombiana de Ciudades Capitales – Asocapitales.

Indignación por excesos de la fuerza pública

La comunidad internacional continua pronunciándose respecto a los acontecimiento recientes que han dejado, además, víctimas mortales. El Sistema de Naciones Unidas en Colombia se pronunció el viernes, a través de un comunicado, e hizo un llamado "a que se garantice el derecho a la libertad de reunión pacífica y a la protesta, e insiste que toda acción de la fuerza pública debe observar plenamente la protección y el respeto por los derechos humanos".

"El Acuerdo de Paz firmado en 2016 ofrece elementos para reglamentar estas garantías y fortalecer la participación ciudadana", agrega el texto.

Condenó, además, cualquier tipo de violencia y exhortó "la celeridad en los procesos investigativos, de judicialización y sanción".

Resaltó el hecho de que el Gobierno invite a diferentes sectores a dialogar y expresó solidaridad con las familias afectadas por fallecimiento y heridos que han dejado las protestas.

VOA: Protestas en Colombia
please wait

No media source currently available

0:00 0:04:01 0:00

Por su parte, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, expresó su "preocupación" por "la represión desatada ante las protestas sociales ocurridas en Colombia". Instó a la paz y al Gobierno colombiano a que "cese la singular violencia institucional que se ha ejercido".

La cancillería colombiana rechazó el trino al señalar que "la institucionalidad democrática colombiana protege los derechos constitucionales de los colombianos y no será desprestigiada por este tipo de pronunciamientos que, además de ser una intromisión arbitraria, buscan alimentar la polarización que no contribuye a la convivencia y al consenso".

La Defensoría del Pueblo ha reportado 24 personas fallecidas en las protestas, de las cuales al menos 11 habrían muerto en manos de la fuerza pública. Según la campaña Defender la Libertad, se han recibido 569 denuncias por abusos agresiones y violencia de la autoridad policial y 381 heridos.

La Inspección General de la Policía indicó se han abierto 47 investigaciones por presunto exceso de fuerza policial.

Human Rights Watch (HRW) confirmó que 11 de los fallecimientos estaban relacionados con las protestas, de un total de 31 que se le habían comunicado.

El ministro de defensa colombiano, Diego Molano, culpa a grupos criminales de buscar desestabilizar al país, y ha defendido el actuar de las agencias del orden, pero también ha señalado que se investigará cualquier irregularidad dentro de la institución.

Continúan manifestaciones y bloqueos de insumos

El viernes continúan la convocatorias en el país. En Bogotá, hay previstas cinco movilizaciones, incluyendo homenajes a las víctimas que se realizarán en diferentes universidades de la ciudad. Otras ciudades también han establecido diferentes puntos de encuentro.

El Sistema Público de Transporte TransMilenio de la capital reportó que 53 estaciones están cerradas, por no brindar condiciones de seguridad para los usuarios, y 8 se encuentran habilitadas parcialmente.

El Secretario de Movilidad de Cundinamarca, Jorge Godoy, confirmó el cierre de 30 vías del país en la mañana del viernes. Los bloqueos han generado escasez de gasolina y alimentos en algunas zonas del país, incluso de oxígeno, según han reportado las autoridades. Así mismo, se han registrado alzas en los precios de los alimentos en algunas ciudades capitales.

Diálogo y homenajes

Por su parte, el jueves, el ministro de trabajo, Ángel Custodio Cabrera, informó que el mandatario “está dispuesto a recibir una delegación del Comité del Paro para empezar a trabajar y mirar la discusión”.

No obstante, el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT), Francisco Maltés Tello, aseguró que el Comité está dispuesto a dialogar con el Gobierno, si se retira el Ejército y el ESMAD (Escuadrón Móvil Antidisturbios) de las calles.

El jueves, miembros del Comité del Paro Nacional explicaron ante el Congreso su pliego de emergencia, que reúne peticiones relacionadas con mejorar las condiciones de empleo, el sistema de pensiones, salud, educación, así como el respeto a la protestas pacifica y rechazo del uso excesivo de la fuerza por parte de las agencias del orden, y la celeridad en la implementación del acuerdo de paz firmado en 2016 con la guerrilla FARC.

Este mismo día, el presidente se reunió con representantes de la acción comunal del país, en la tarde, y con las Altas Cortes.

El jueves se registraron manifestaciones, aunque más reducidas que el día anterior, en las principales ciudades del país como Bogotá y Medellín. A pesar de desmanes y saqueos, en su mayoría fueron pacíficas.

Así mismo, se realizaron actos culturales y homenajes a las personas heridas y fallecidas en las recientes jornadas. En especial, por la muerte de un joven que fue baleado, junto a dos compañeros, en la ciudad de Pereira y que, hasta el momento, se encuentra en estado crítico y con pronóstico reservado.

El Gobierno tiene previsto reunirse el lunes con los dirigentes de las protestas.

Excanciller Luis González: “Tuve la satisfacción de negociar la salida de los últimos cubanos de la embajada del Perú”

Luis González, excanciller peruano, participó en el Foro Defensa de la Democracia en las Américas, celebrado el miércoles en Coral Gables, Florida.

Entre las personalidades políticas invitadas al Foro Defensa de la Democracia en las Américas celebrado el miércoles último en el Hotel Biltmore, en Coral Gables, estuvo Luis González Posada, ex ministro de Justicia y de Exteriores de Perú en el primer gobierno del presidente Alan García (1985-1990).

El dirigente del Partido APRA atesora como una de las responsabilidades más difíciles que le tocó desempeñar en su carrera diplomática, la negociación en La Habana para retirar a los tres últimos cubanos que quedaron refugiados en la embajada de Perú tras los sucesos en esa sede diplomática, detonantes del éxodo del Mariel.

Excanciller peruano Luis González Posada, habla a Radio Televisión Martí
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:53 0:00

“Eran tres ciudadanos que se encontraban bajo nuestra protección, parte de aquella invasión de más de 10.000 que ingresaron a la embajada peruana en 1980. Tuve la satisfacción siendo Canciller de negociar con Fidel Castro en La Habana su salida después de casi 10 años de permanencia en la legación diplomática. Fue un hecho muy valioso porque cerró un capítulo histórico que nos lastimaba mucho”, comentó a Radio Televisión Martí el abogado y dirigente del Partido APRA.

El 1ro de abril de 1980 un ómnibus de la ruta 79 con tres individuos se estrelló contra la verja de la embajada. La posta abrió fuego. Uno de los guardias cayó mortalmente herido víctima de los disparos cruzados de otros custodios.

Perú se negó a entregar a los tres individuos y tres días después Fidel Castro decidió retirar la guarnición a la embajada. El resultado, más de 10.000 cubanos ingresaron a la embajada en menos de 48 horas.

Felino Ramírez Batista, Eduardo Herrera Díaz y Pedro Betancourt Collazo, durante casi una década permanecieron en un anexo de la sede diplomática porque se negaban a abandonarla.

Ante esta situación, el entonces presidente peruano, General Morales Bermúdez, les concedió el estatus de ingresantes pero el sucesivo gobierno rechazó tramitar su salida.

"Cuando se requería una urgencia médica, iban acompañados por un diplomático peruano. Además, recibían medicinas, alimentos y todo lo necesario por cuenta de la embajada", explicó González.

En ocasión de una reunión de Ministros de Exteriores de Países No Alineados, en 1989, González viajó a La Habana como Canciller.

“Al margen del encuentro, junto al entonces embajador peruano en Cuba, Carlos Higueras, solicité una reunión con Fidel Castro, 15 minutos con el Comandante para explicarle la situación". Castro concedió el espacio y la reunión se produjo en el Palacio de las Convenciones.

"Le dije que esos tres ciudadanos no habían cometido ningún acto delictivo, no habían matado a nadie, que algunas versiones que circulaban no eran ciertas y lo que estaban era atemorizados de salir y que deberíamos resolver el problema diplomáticamente", relató.

En la conversación, González manifestó al Comandante que el asunto era preocupación del presidente Alan García.

Como experimentado político, el militante aprista maneja el lenguaje persuasivo y la argumentación pero cuenta que habló a Castro sin ambajes y sin la cautela del diplomático.

“Además, le dije que 10 años era mucho tiempo y que solicitaba que el Canciller Isidoro Malmierca les otorgara el permiso de salida”.

El interlocutor atendió calmadamente la explicación de González de que se trataba de un impasse permanente con Perú y después de amplio diálogo accedió a que se adoptara el acuerdo de permitir la salida al exterior de los tres ciudadanos cubanos.

Castro llamó a Malmierca y le dijo que finalmente se había solucionado el problema de los tres ingresantes en la embajada peruana.

“Yo recuerdo muy bien que me fui con Malmierca a una oficina en el mismo Palacio, se sentó ante la máquina de escribir y redactó el documento que autorizaba la salida y el compromiso de La Habana de que mientras hicieran los trámites, serían protegidos del gobierno del Perú y no podían ser detenidos ni procesados”, dijo González, quien suministró a este reportero una copia del acuerdo firmado en la capital cubana.

Texto del acuerdo, Fuente Ministerio de Exteriores del Perú:

“Como consecuencia de las conversaciones sostenidas por el Ministro de Relaciones Exteriores del Perú, doctor Luis González Posada con las autoridades del Gobierno de Cuba, ambas partes han llegado al siguiente acuerdo: El Gobierno de Cuba autoriza a los tres nacionales cubanos (…), que han permanecido en el anexo de la Embajada del Perú a emigrar del país en un plazo de seis meses a partir de la fecha de que se retiren del citado local. De otro lado, el Gobierno de Cuba, ha reiterado al Gobierno del Perú que durante ese lapso los citados nacionales gozarán de todas las garantías necesarias para su normal desenvolvimiento mientras tramitan su salida del país, y que no tienen pendiente ninguna acción judicial sobre ellos”, reza el acuerdo suscrito el 30 de mayo de 1989.

Pero entonces surgió otro problema, los tres cubanos aún hacían resistencia a abandonar la sede diplomática porque creían que se trataba de una maniobra, una trampa.

“Claro que no lo era, pero lo comprendimos porque diez años en esa situación el ser humano se reconfigura psicológicamente”.

Seis meses después, con la salida de Felino, Eduardo y Pedro, quedaba cerrado el capítulo de la embajada del Perú y de los más de 10.000 cubanos que en los primeros días de abril, de 1980, abarrotaron esa sede.

Felino Ramírez Batista, salió a Vermont, Nueva Inglatera, EEUU; Eduardo Herrera Díaz, a Miami, Florida, EEUU; y Pedro Betancourt Collazo, a Toronto, Canadá. Todos debieron viajar primero al Perú.

“El avión paró en Lima. Yo ya había renunciado a la Cancillería y me dejaron una carta muy hermosa de agradecimiento”, relata Luis González, el canciller que negoció su salida de Cuba.

Cargar más

XS
SM
MD
LG