Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Cumbre Trump-Kim: "nuestra relación es realmente buena” (Video)

Donald Trump y Kim Jong Un, se saludan en Hanoi.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, se reunieron en Hanói el miércoles para una segunda cumbre, ocho meses después de que se comprometieron a trabajar hacia la desnuclearización en la península coreana y mejorar los vínculos.

Los dos sonrieron y se estrecharon las manos frente a una hilera de banderas estadounidenses y norcoreanas alternadas. Posaron para las cámaras antes de encerrarse para tête-à-tête privado, similar al de su primera reunión el año pasado en Singapur.

“Hicimos muchos progresos”, dijo Trump acerca de su primera cumbre. “Creo que el mayor progreso fue nuestra relación es realmente buena”.

Preguntado si producto de esta cumbre habría una declaración política para poner fin a la Guerra de Corea, Trump dijo, “veremos”.

"Su país tiene un potencial económico tremendo, increíble, ilimitado. Creo que tendrán un futuro tremendo en su país, y que usted será un gran líder", le dijo Trump a Kim.

Comienza la segunda cumbre entre Trump y Kim en Hanoi
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:37 0:00


"Estoy deseoso de ver cómo ocurre eso y de ayudar a que ocurra, y
ayudaremos a que ocurra", añadió Trump, quien recordó que la cumbre
continuará con más reuniones este jueves e insinuó que habrá una
conferencia de prensa al final.

"Estoy seguro de que (la cumbre) tendrá un buen resultado (...).
Espero que podamos cosechar los grandes logros que la gente espera",
aseguró Kim, sentado a la izquierda de Trump.

El líder norcoreano agradeció además la "valiente decisión" de Trump de empezar a dialogar con su país, y recordó que ambas partes han logrado "superar obstáculos y estar aquí hoy", lo que ha requerido "mucha paciencia y esfuerzo".

Agradable cena privada

Ambos cenaron hoy en Hanói en un ambiente íntimo y distendido, se sentaron el uno al lado del otro -no frente a frente, como en su primera cumbre de Singapur- alrededor de una pequeña mesa redonda dispuesta para ellos y sus acompañantes en el Hotel Metropole de la capital vietnamita.

A su lado se sentaron sus respectivas traductoras y los cuatro asesores que participaron en la cena.

Por parte de EE.UU. se han sentado a la mesa el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el jefe de gabinete en funciones de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, mientras que el canciller, Ri Yong-ho, y el principal responsable de inteligencia de Pionyang, Kim Yong-chol, han integrado la comitiva norcoreana.

"Nada como disfrutar de una agradable cena privada", ha dicho un sonriente Trump al inicio de la comida, cuando ha preguntado a los periodistas presentes si lo estaban "pasando bien".

Trump añadió que "seguramente sea una cena muy rápida" porque mañana, segundo día de la cumbre en la que están previstas las reuniones de trabajo, "será un día muy ajetreado".

Kim, también sonriente, aseguró que ambos van "a mantener un diálogo muy interesante" y que espera que ello conduzca a una "situación extraordinaria".

El lugar del encuentro fue el hotel colonial y neoclásico Sofitel Legend Metropole en el distrito histórico de Hanoi.

[Agencia Reuters y EFE]

Vea todas las noticias de hoy

Los demócratas tratan a Warren como favorita

Senadora Elizabeth Warren. REUTERS/Aaron Josefczyk

Los rivales de la senadora Elizabeth Warren la trataron este martes como favorita en las primarias demócratas al dirigirle una lluvia de ataques en el cuarto debate de la contienda, mientras el exvicepresidente Joe Biden
lograba sacar de la discusión el tema de los negocios de su hijo en
Ucrania.

Tras superar a Biden en varias encuestas a nivel nacional y en estados clave, Warren llegó al debate en Westerville (Ohio) decidida a consolidarse como alternativa al exvicepresidente en la carrera por la candidatura demócrata para las elecciones de 2020.

Los ataques que recibió de varios de sus contrincantes confirmaron el ascenso de la senadora al liderazgo de la contienda, un rango que, al menos por ahora, comparte con Biden, que sigue ligeramente por delante en la media de sondeos nacionales.

Si los anteriores debates quedaron definidos por ataques solitarios y vehementes contra Biden por parte de la senadora Kamala Harris o el exsecretario de Vivienda Julián Castro, esta vez fueron desafíos constantes y desde varios frentes contra Warren los que marcaron la tónica de la noche.

"Me deja de piedra la idea de que alguien piense que soy punitiva", respondió una desconcertada Warren después de que el excongresista Beto O'Rourke le dedicara ese calificativo por su plan para tasar la riqueza de los más adinerados en el país.

Pero ese fue prácticamente el único momento en el que se pudo ver descolocada a la senadora, que en los últimos días había pasado mucho tiempo preparándose para esa posible ronda de embestidas y tuvo cuidado de no devolver los dardos a quienes se los lanzaron, entre los que estaban sus tres rivales mujeres.

El momento más tenso llegó hacia el final del debate, cuando una pregunta de los moderadores llevó a Biden a hacer algo que había evitado hasta entonces: sumarse a la ofensiva contra Warren.

Después de que Biden proclamara que él era "el único en este escenario que ha conseguido algo grande" en su carrera, Warren recordó que ella ideó e impulsó la creación de la Oficina de Protección al Consumidor (CFPB) para aumentar la regulación financiera tras la crisis de 2008.

Biden trató entonces de anotarse algo del mérito al asegurar que "consiguió votos" en el Congreso para la propuesta de Warren, y la senadora respondió con un sutil pero claro desacuerdo.

"Estoy profundamente agradecida al presidente (Barack) Obama, que luchó para asegurarse de que se creaba la agencia" y "a veces tuvo que luchar contra gente en su propio Gobierno" para ello, replicó Warren, sin aclarar si se refería a Biden.

El exvicepresidente también acusó a Warren de ser "poco precisa" en propuestas como la sanidad pública universal, pero la senadora no quiso devolverle las críticas, consciente quizá de que aún queda mucha contienda por delante y hay muchos votantes indecisos a los que convencer.

Atacar a Warren fue una estrategia calculada para algunos y un globo sonda para aspirantes como O'Rourke y la senadora Amy Klobuchar, que no consiguen despegar en las encuestas y buscan como sea marcar un contraste con otras figuras en su partido.

Pero la dinámica confirmó que los aspirantes demócratas están cada vez más cómodos ilustrando las diferencias dentro de su campo, con excepciones como el senador Cory Booker, que advirtió de que las divisiones internas solo contribuirán a reforzar al presidente estadounidense, Donald Trump.

El debate comenzó en un punto de consenso, con el respaldo de todos los aspirantes a la apertura en la Cámara Baja de una investigación previa a un juicio político contra Trump.

Ese proceso tiene que ver con las presiones de Trump a los líderes de Ucrania para que investigaran a Biden, pero el exvicepresidente consiguió dejar el tema fuera de la agenda.

"Mi hijo no hizo nada mal, yo no hice nada mal", subrayó Biden, quien defendió el "buen juicio" de su hijo Hunter horas después de que éste reconociera que sus negocios en Ucrania mientras su padre era vicepresidente "dieron pie" a una campaña para desacreditar a su padre por parte de Trump y sus allegados.

Reticentes a compartir con Trump el papel de jueces de Biden, el resto de aspirantes demócratas evitaron profundizar en el tema y Booker tachó incluso de "ofensivo" el hecho de que los moderadores le preguntaran al "estadista" exvicepresidente sobre el tema.

En un tercer plano quedó el senador Bernie Sanders, que volvía a la palestra dos semanas después de sufrir un ataque al corazón y acaparó poco protagonismo en el debate.

Pero Sanders se guardaba un as en la manga que empezó a atraer titulares en la segunda mitad del debate: el anuncio de que le respaldan las influyentes congresistas Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar y Rashida Tlaib, claves para el futuro del partido.

Turquía sigue adelante con ofensiva pese a sanciones de EEUU

Banderas rusas y sirias en una caravana militar cerca de Manbij. REUTERS/Omar Sanadiki

Turquía ignoró el martes las sanciones impuestas por Estados Unidos y siguió adelante con su ofensiva en el norte de Siria, mientras que el Ejército sirio apoyado por Rusia entró en una de las ciudades más disputadas abandonadas por las fuerzas estadounidenses en la retirada ordenada por Donald Trump.

"Esta operación desestabilizadora por parte de Turquía continúa y ahora ha creado una crisis humanitaria creciente y desastrosa. Seguimos comprometidos con una solución política al conflicto en Siria ... Las acciones unilaterales de Turquía llevaron a estas sanciones", dijo el lunes en un comunicado el Secretario de Estado Mike Pompeo.

Periodistas de Reuters acompañan a las fuerzas del gobierno sirio que entraron al centro de la ciudad de Manbij, un foco de conflicto en el que tropas estadounidenses habían realizado previamente patrullas conjuntas con Turquía.

Banderas rusas y sirias ondeaban en un edificio a las afueras de la ciudad y en un convoy de vehículos militares. Las fuerzas estadounidenses habían anunciado con anterioridad su retirada de la ciudad.

Una semana después de dar marcha atrás en la política de Estados Unidos y sacar a sus soldados, el presidente Donald Trump anunció sanciones contra Ankara.

No obstante, las medidas -sobre todo un alza en los aranceles al acero y una pausa en las negociaciones comerciales- fueron menos robustas de lo que esperaban los mercados financieros y los críticos de Trump las calificaron como demasiado débiles como para generar un impacto.

La inesperada decisión de Trump de retirar la protección a los kurdos sirios la semana pasada tras una llamada telefónica con el presidente turco, Tayyip Erdogan, puso un fin abrupto a cinco años de política de Washington en Oriente Medio.

"Hablé ayer con el presidente de Irak, Barham Salih, para discutir nuestras preocupaciones sobre incursión militar turca en noreste de Siria y necesidad de que Turquía detenga ofensiva militar. También afirmé nuestro compromiso con un Iraq fuerte, soberano y próspero", dijo este martes Pompeo en Twitter.

La retirada dejó el campo libre a los adversarios de Estados Unidos en el conflicto más letal que hay ahora mismo en el mundo: el presidente sirio Bashar al-Assad y sus aliados rusos e iraníes.

Fuerzas sirias respaldadas por Moscú avanzaron rápidamente para llenar el vacío dejado por los estadounidenses desde Manbij al río Éufrates, área que Turquía ha dicho que tiene intención de capturar.

"Estamos fuera de Manbij", dijo el coronel Myles B Caggins, portavoz de la coalición liderada por Estados Unidos en Siria. Las tropas "están realizando una retirada deliberada del noreste de Siria".

Un grupo de periodistas que viaja con personal sirio llegó a Manbij, donde se congregó un grupo de personas ondeando banderas sirias y retratos de Assad. No obstante, los reporteros se fueron cuando se escucharon disparos y unos 10 jóvenes vestidos con uniformes de la milicia kurda YPG empezaron a romper las cámaras y a gritar.

La televisión estatal siria mostró imágenes de lo que dijo eran tropas gubernamentales entrando a Manbij el martes, en virtud de su acuerdo con los kurdos. Un residente en el interior de la ciudad dijo a Reuters que las tropas sirias seguían en las afueras. Combatientes sirios apoyados por Ankara dijeron que continuarían con su avance hacia Manbij.

Un camarógrafo de Reuters en la frontera turca reportó fuertes bombardeos en la mañana en la localidad aledaña siria de Ras al Ain, donde un portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, por sus siglas en inglés), bajo control kurdo, dijo que se estaban librando duros combates.

(Con información de Reuters y el Dpto de Estado)

Desestiman reclamo de Carnival en pleito por uso de terminal de cruceros en La Habana

Vista de la terminal de cruceros en el Puerto de La Habana.

Este lunes una jueza del sur de Florida halló sin lugar la moción presentada por la empresa de cruceros Carnival Corp para desestimar una demanda amparada en la Ley Helms-Burton.

La ley permite a estadounidenses y cubanoamericanos demandar a compañías cubanas y extranjeras con inversiones en la isla por tráfico de propiedades confiscadas sin compensación tras la llegada al poder de Fidel Castro en 1959.

La decisión del 7 de octubre es la tercera derrota que sufre Carnival, que llegó a operar tres líneas de cruceros a la isla, en el proceso que busca remuneración por el uso de la naviera de instalaciones en la terminal de cruceros del Puerto de La Habana.

"Los magistrados han considerado que Carnival carece de argumentos para someter una decisión sobre la cancelación del caso al Tribunal de Apelaciones del 11 distrito, con sede en Atlanta, en el estado de Georgia, antes de que el juicio llegue a su fin”, dijo a Radio Televisión Martí el asesor legal Nick Gutiérrez.

"Lo que los jueces han dicho a la empresa Carnival es que, si está tan convencida de que va a ganar el caso, que tiene argumentos convincentes, pues que lo dirima en los tribunales", agregó.

Carnival, dijo Gutiérrez, cuenta con los servicios de por lo menos cinco de los mejores bufetes internacionales de abogados, de los más costosos y poderosos del mundo.

La demanda fue radicada el pasado 2 de mayo, en el Tribunal Federal, distrito sur de Florida, por Mickael Behn, heredero de la familia dueña de Havana Docks Corporation.

El señor Behn ha iniciado también demandas contra Norwegian Cruise Line Holdings Ltd., Royal Caribbean International y MSC Cruises.

Consultada por Radio Televisión Martí, una fuente de esta compañía que pidió no revelar su nombre, dijo que la empresa no haría comentarios sobre el asunto porque hay un proceso judicial en curso.

Consulte el texto de la Ley Helms-Burton

La ley fundamental de Estados Unidos para Cuba es la de Libertad y Solidaridad Democrática para Cuba de 1996, o Helms-Burton, que codifica en una sola legislación todas las disposiciones del embargo y las condiciones para su levantamiento.

DOCUMENTO. TEXTO de la Ley Helms-Burton​

Casa Blanca deja claro que no cooperará con la investigación de juicio político

Vista de la Casa Blanca. Tomado de @whitehouse

La Casa Blanca anunció este martes por medio de una carta enviada a los legisladores demócratas, que no cooperará con el proceso de juicio político contra el presidente Donald Trump.

En la misma señala que la investigación que iniciaron los demócratas "es ilegítima e inconstitucional".

El texto, escrito por el abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, sostiene que se trata de un ejercicio de teatro político partidista y de un proceso donde se "están violando las libertades civiles y la separación de poderes, amenazando a los funcionarios del Poder Ejecutivo con un castigo simplemente por ejercer sus derechos y prerrogativas constitucionales. Todo esto viola la Constitución, el estado de derecho y todos los precedentes anteriores".

La carta concluye que el presidente Trump y su administración "seguirán luchando por el pueblo estadounidense, haciendo crecer la economía, creando prosperidad y protegiendo los intereses de Estados Unidos en el país y en el extranjero".

EEUU aprueba multimillonaria ayuda a gobierno de Guaidó

Presidente Interino de Venezuela, Juan Guaidó.

La Oficina de Estados Unidos de Asistencia al Extranjero suscribió el martes un acuerdo de cooperación con el líder opositor Juan Guaidó, reconocido por 50 países como presidente legítimo de Venezuela.

El acuerdo “formaliza nuestra sociedad con el presidente interino Guaidó y su administración”, dijo el administrador de USAID Mark Green.

Desde que se autoproclamó presidente interino en enero, Guaidó ha intentado remover del poder al presidente Nicolás Maduro, cuya reelección en 2018 muchos países consideran fraudulenta.

Maduro y sus aliados consideran a Guaidó como un títere de Washington.

El acuerdo implica un compromiso de destinar 98 millones de dólares para asistir a venezolanos dentro del país, elevando a 116 millones de dólares el compromiso adquirido por USAID.

Green explicó que el acuerdo estipula alcanzar acuerdos específicos formulados de mutuo acuerdo por ambas partes.

Los objetivos “son medibles, son verificables”, dijo a The Associated Press. “Nosotros reportamos al Congreso, así que el Congreso puede ver lo que estamos intentando hacer”.

La mayor parte de acuerdo se refiere a proyectos de mediano y largo plazo que involucran a organizaciones no gubernamentales locales e internacionales, pero parte de la asistencia también irá directamente a la Asamblea Nacional, la única rama gubernamental controlada por la oposición.

Guaidó dijo que el acuerdo le permitirá a su equipo trabajar más eficientemente dentro y fuera de país, enfrentar la censura y desinformación y proteger los derechos humanos y las elecciones libres.

“Este es un acuerdo que significa mucho. Es la oficialización de la condición de aliados entre el pueblo de los Estados Unidos y el pueblo de Venezuela”, dijo Guaidó en un video presentado durante la firma del acuerdo.

Carrie Filipetti, subsecretaria alterna de Estado para Cuba y Venezuela, dijo que éste es el primer acuerdo entre ambos países en 65 años.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG