Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

"No era mi culpa no saber de Celia Cruz"

Juan Carlos Rod en Miami, en octubre último. Foto: Jorge Ignacio Pérez.

El actor Juan Carlos Rod ha sido salvado varias veces por el teatro. Ahora está en pantalla en la telenovela "Celia", en la que interpreta a Rolando, el director de talento de Radio Progreso.

Juan Carlos Rodríguez (su apellido artístico es Rod) llegó a Miami el pasado octubre para visitar amigos de toda la vida. Gente de su profesión y también familiares.

En la llamada Ciudad del Sol no le alcanzó el tiempo. Durmió poco y, como todos aquí, recorrió cientos de millas en tan solo una semana. Atrás habían quedado días intensos en la grabación de la teleserie Celia, que Telemundo está transmitiendo ahora y en la que interpreta el papel de Rolando, el director de Radio Progreso.

Se lo tenía bien callado. Queremos decir que no iba pregonándolo por ahí. Miami era el viaje prometido de casi todos los cubanos. Sus colegas se desenvuelven bien en el día a día; algunos viven del teatro, pero muchos lo alternan con otros oficios. Nada nuevo.

Juan Carlos lo probó en Barcelona, ciudad que compartió, alrededor de una década, con quien escribe estas líneas. Pero ha quedado claro que Barcelona tenía un final escrito. Colombia lo esperaba con los brazos abiertos, como profesor de artes escénicas, como actor de telenovelas, como intérprete sobre las tablas y como espectador en los muchísimos festivales y eventos culturales de Bogotá.

Una segunda (¿o tercera?) oportunidad para este bailador –y profesor– de casino que ha sabido reinventarse en todos los tiempos, desde que se licenció en Artes Escénicas, en la especialidad de Actuación. Ahora tiene 52 y no lo oculta. Ha pasado el tiempo, pero los consejos de sus maestros Vicente y Raquel Revuelta siguen en pie.

Juan Carlos es quien está detrás del maquillaje y vestuario de La Polly, aquella señora de 80 años mitad cubana mitad española que entra a los espectáculos diciendo: "La gente ya no es como antes".

¿Qué recuerdos tienes de Vicente y Raquel Revuelta? ¿Qué aportaron a tu trabajo profesional?

La última vez que los vi estaban sentados juntos en la sala Adolfo Llauradó, al terminar una función de teatro dirigida por Raquel, creo que Tartufo. Fui a despedirme de ellos dos días antes de viajar a Barcelona. Esa es la imagen que guardo, la de dos hermanos que se querían mucho y hasta su desaparición física no dejaron de hacer teatro. El teatro era su vida.

Fueron mis maestros en la carrera que duró cinco años y que se extendió a ocho, cuando después de graduarme pasé a formar parte de Teatro Estudio y trabajar bajo su dirección en varias puestas. La combinación de sus métodos de trabajo era muy buena.

Raquel nos convenció de que el método creado por Stanislavki tenía que ser la columna para la creación de un personaje. Nos hizo trabajar con esa metodología lo mejor de la dramaturgia española y europea con Lorca, López de Vega, Zorrilla, Calderón, Muñoz Seca; Molière, Brecht, Shakespeare. También O'Neill, Tennessee Williams, Albee, del teatro psicológico norteamericano; teatro latinoamericano, teatro cubano con Virgilio, y otros autores aunque no dramaturgos, pero de los que consideraba importantes como García Márquez, Eliseo Diego y Carpentier, por mencionarte algunos.

Vicente, aunque un convencido también de Stanislavski, era más experimental, más arriesgado, y nos transmitía ideas y formas que venían de las vanguardias con Antonin Artaud, Grotowski, Peter Brook y de su propia experiencia. A ella le debo también el haber comprendido que no solo de aptitudes se hace un actor. Hay que dedicarle tiempo y rigor a esta profesión. Muchas horas de trabajo. Nos decía también que el trabajo del actor no terminaba en el ensayo. Hay que estar siempre alerta, observando y estudiando la vida cotidiana. Pero nos decía algo más, que creo es de las cosas más importantes: Un actor debe cultivarse constantemente, con la literatura, las artes plásticas, la música, la danza, el cine, con todas las disciplinas. No concebía un actor ajeno a las demás artes. Todas son fuentes, alimento para la creación. Un actor inculto solo podrá crear personajes sin brillo, insuficientes. Rozando siempre la mediocridad.

¿Qué opinión tienes sobre el Teatro Cubano de los 90, una época difícil para todo cubano pero en la que, paradójicamente, se hizo mucho teatro?

Los 90 fueron años rotos. Muy difíciles. Quizás los más duros para la gente. Partidas de amigos y familia, racionamientos de luz, comida, transporte. Doble moneda. Desabastecimientos. Muchas carencias. Se juntaron muchas tristezas. Recuerdo aquel modismo en boca de la gente: "¡No es fácil!".

Ante esas adversidades uno tiene que salvarse como sea. Y yo, como muchos de mis amigos, tenía el teatro. Pero tuvimos que enfrentar una especie de paradoja del comediante en un contexto en crisis. Sin embargo, también como muchos colegas, fue cuando más inquieto y ocupado estuve. Hacía, a la vez que teatro, radio, televisión y cabaret. Hasta la montaña fui, una experiencia única y necesaria. Y dos refrescantes salidas al extranjero, pero con regreso. Y claro está, como muchos, también fiestas de cumpleaños.

Vendí artesanías, pan con bistec de cerdo, fui taxista… Nos vestimos de personajes reales. Fueron los años en Teatro Estudio con Concierto Barroco, Dolor bajo llave, Clowns Cervantinos, Fábula de nunca jamás, EL No y Medida por Medida que, ingeniosamente por aquello de los apagones, Vicente la concibió en la Casona de Línea con luz natural el primer acto y con antorchas el segundo. Ganó el premio Villanueva.

Después vino Timeball y Fifty Fifty con Vital Teatro, y claro, algún que otro proyecto fallido como Un guiri en La Habana con Figas Teatro. Fue una época donde surgieron y se afianzaron grupos humorísticos o no, como La Seña del Humor, de Matanzas; Sala Manca, Honoris Causa, El Público, Danza Abierta entre otros, que se ocuparon y preocuparon por reflejar el latido histórico-social, el drama de la gente. La crisis hizo que surgieran "artistas de ocupación y preocupación", como decía Lorca. Y estamos hablando solo de teatro. Pero eso fue extensivo también en las artes plásticas, la danza, el cine (Guantanamera, Nada, Entre ciclones, Alicia en el pueblo de Maravillas…), y algo en la radio. ¿Recuerdas El Programa de Ramón, que sobrevivió hasta el 1991?

¿Cómo fue tu vida profesional en Barcelona? ¿Es fácil hacer teatro allí?

Vital experiencia. Hacer teatro siempre ha sido difícil, dependemos de muchos factores: tiempo para ensayar, producción, local de ensayos, promoción y unos cuantos etcéteras. Cuando ya la tienes casi lista, vender la obra y tratar de hacer las mayores funciones posibles para consolidarla, recuperar lo invertido y ganar algo. Te salvaba el espíritu, pero casi nunca el bolsillo. Cuando te instalas fuera de tu país, tienes que comenzar de cero, te lleva tiempo entender otra burocracia, otra cultura. Otros que aman esta profesión y han cruzado el charco pueden dar fe de lo que estoy hablando.

Juan Carlos Rod interpreta a la anciana Polly, en Barcelona en 2009. Foto: Jorge Ignacio Pérez.
Juan Carlos Rod interpreta a la anciana Polly, en Barcelona en 2009. Foto: Jorge Ignacio Pérez.

Si en Cuba los 90 fueron difíciles por las razones que te apuntaba en tu primera pregunta, y que contrariamente fue una época de mucha creación, en Barcelona nos pasaba un tanto lo mismo, pero con otras particularidades. Tenía muchas cosas resueltas. Pero carecías de otras que pueden ser también muy duras, como la lejanía de tu tierra, la familia y amigos, adaptación a otra cultura. Entender otros procesos y asumirlos.

Sin embargo, nunca me pasó por la cabeza renunciar al teatro. Como en Cuba, aquí también nos salvaba. Viajé en el 2003 a Barcelona con Teatro El Puente con Itawameyi, o lo que se sabe, no se pregunta. Y en dos años que tuvimos juntos, incorporamos dos espectáculos más. Pero como teníamos que trabajar en otras cosas ajenas al teatro para sostenernos, ya no podíamos ni entrenar, ni ensayar con la frecuencia que queríamos. Después de dos años con El Puente, tuve una pausa de cuatro meses. Fue la única vez que me aparté un poquito del teatro, y fueron los más tristes de mi paso por esa entrañable tierra. Pero el teatro me salvó otra vez.

Me llamaron de una compañía integrada por catalanes, uruguayos y colombianos para hacer una gira por España que duró casi dos años con Las aventuras de Tom Sawyer. Conocí toda la península haciendo dos de las cosas que más me gustan: viajar y actuar. Gracias a ese nuevo impulso, y con más tiempo y algo de dinero, fundé mi propia compañía La Pupila Teatro. Y con ella hicimos, en cinco años, un espectáculo infantil, dos obras para adultos, tres de calle y un monólogo humorístico. No ganaba mucho dinero, como te podrás imaginar, pero al ser el director de mis propios proyectos podía organizarme para hacer otras cosas, y esta vez sí relacionadas con mi profesión. Alternaba mis montajes y funciones con clases de teatro en la Diputación de Barcelona, algún que otro doblaje para la televisión, talleres para niños en escuelas y centros cívicos, y esporádicas presentaciones con el personaje humorístico de la abuela Polly en el canal 25 TV.

¿Qué haces ahora en Colombia? Háblanos de tu personaje en la telenovela producida por FOX sobre la vida de Celia Cruz…

Me trasladé a Colombia con mi esposa, que es colombiana, a finales del 2010. Fui a parar a una de las ciudades donde, junto a Buenos Aires, más teatro se hace y se ve en este continente. Bogotá es una ciudad muy grande y con un movimiento teatral de los mejores del mundo. Con varios festivales, entre ellos los internacionales Iberoamericano de Bogotá y el Alternativo. Existe durante todo el año una cuantiosa y variada programación. Eso te ofrece oportunidades. Me siento muy bien aquí. He podido estrenar casi un espectáculo de teatro por año. Con dos de ellos participamos con La Pupila Teatro en el Festival iberoamericano y en el Festival de Las Artes Escénicas del Caribe del 2012 en Cartagena. Temporada en el Teatro Nacional y presentaciones en algunas Universidades. Y este año con Los Gitanos hicimos 27 funciones en La Feria Internacional del Libro en el pabellón dedicado a Macondo.

En el papel de Rolando, en la teleserie colombiana "Celia".
En el papel de Rolando, en la teleserie colombiana "Celia".

Ahora imparto clases de teatro en una universidad y trabajo en el montaje del monólogo de Molly Bloom, del Ulises de Joyce y La casa de Bernarda Alba, de Lorca, con alumnos de Comunicación. También estoy preparando una selección de cuentos que he escrito en los últimos tres años y una obra de teatro del absurdo. En cinco años he tenido la oportunidad de trabajar también en cuatro telenovelas, la última Celia, que se está viendo en Miami a través de Telemundo. Interpreto a Rolando, el director de talento de Radio Progreso, la emisora que la dio a conocer a través de uno de sus concursos.

Siendo cubano, tiene mucho significado haber integrado el elenco de esta producción. A Celia la escuché por primera vez en el año 92, en casa de unos amigos españoles en Madrid, era también la primera vez que salía fuera de Cuba. Y créeme, se sorprendieron cuando les dije que no la conocía. No sentí vergüenza al no saber quién era, porque la verdad no fue mi culpa que no conociera su música. Es una pena que varias generaciones de cubanos no sepan quién fue y que sean los colombianos y no los cubanos quienes hayan tenido esta iniciativa. Y no me extraña.

Celia era muy querida en Colombia. Ella manifestó muchas veces su amor a esta tierra y a su gente; y aunque la telenovela tenga elementos de ficción, como es lógico para este tipo de producto, no se puede negar que los colombianos han tenido un hermoso gesto de gratitud y amor que no se le ocurrió a nadie en la isla, ni fuera de ella. Detractores entre la comunidad cubana no han faltado.

Para este proyecto estuve buscando una biografía sobre Celia o de la Sonora Matancera, otra institución que es gloria de la música cubana. Solo di con una biografía, de autor colombiano, Eduardo Marceles Daconte, y se titula precisamente ¡Azúcar! Gracias a Colombia (el lugar donde más música cubana de la buena se escucha en la radio y en bares), mucha gente en Miami y en Cuba está descubriendo a Celia Cruz, la guarachera de Cuba.

Cuéntanos cómo está La Polly…

De vacaciones, supongo que sea una temporada, pero le tengo algunos proyectos.

Vea todas las noticias de hoy

Yotuel rebate a Abel Prieto y denuncia racismo institucional: "Seis negros creamos una canción que generó algo en nuestro pueblo" (VIDEO)

Combinación de fotos de los artistas que participaron en el tema "Patria y Vida".

El cantante cubano Yotuel Romero, uno de los autores e intérpretes de "Patria y vida", himno de las recientes protestas sociales en Cuba, denunció el racismo institucional del régimen cubano en su respuesta a un ataque contra su persona por parte del presidente de la Casa de las Américas, Abel Prieto.

El exministro de Cultura y asesor de Raúl Castro, que la semana pasada arremetió también contra los músicos Daymé Arocena y Pavel Urkiza por el tema "Todo por ti" inspirado en el levantamiento nacional del 11 de julio, en esta ocasión utilizó su cuenta de Twitter para intentar desmeritar la exitosa concentración de Madrid convocada por el ex cantante de Orishas, convertido hoy en uno de los más importantes activistas por la democracia en Cuba.

"Yotuel marchó en Madrid x la libertad del pueblo cubano junto a una figura d Vox, cuya familia tuvo al parecer ingenios y esclavos en Cuba. Se le atribuye esta afirmación: "aquellos esclavos estaban mejor entonces q con Castro porque tenían empleo fijo". #NoAlFascismo", escribió el funcionario comunista.

A lo que Yotuel respondió:

Señor Abel Prieto, olvidó poner que salí a marchar con 10,000 cubanos que pedían Libertad, punto uno.
Punto dos, hubo representantes de TODOS los partidos que se sumaron a la manifestación. Pero claro a ustedes, los maltratadores del pueblo les es más fácil contar la película de que los millones de cubanos que pedimos Libertad somos de unos partidos políticos u otros para vender una conspiración POLÍTICA que ni ustedes mismos se creen. Esto es DERECHOS HUMANOS y siento decirle que TODOS los partidos están alineados en condenar lo que están haciendo. Ayer mismo me vi con altos dirigentes del PSOE de España y tienen CLARO lo que pasa en Cuba, lo que ocurre es que yo solo soy un artista utilizando mi voz para contar que es lo que pasa y desgraciadamente no puedo controlar que consecuencias o no tomen los partidos. Pero que saben que ustedes están maltratando al pueblo, CRÉAME que lo tienen CLARO.
Tercero, yo NUNCA dije eso que me atribuye sin embargo USTED tiene la necesidad UNA VEZ MÁS de verme como un NEGRO y de atribuirme cualquier comentario que me acerque a la esclavitud para así una vez más mostrar el RACISMO INSTITUCIONAL que vive en usted y en todos los que le rodean.
No señor, no fue una manifestación política, y no señor yo no dije eso porque mis antepasados fueron esclavos y jamás querría eso para mis hijos.
Lo que sí ocurrió y ocurre es que 6 NEGROS llamados Alexander, Randy, Maykel Osorbo, Descemer Bueno, El Funky. Creamos una canción que generó algo en nuestro pueblo, sin embargo usted que es Ministro de Cultura no ha hecho absolutamente nada relevante que el pueblo pueda recordar con cariño. Pasará a la historia como un opresor que jamas y nunca luchó porque el arte fuese libre.
PATRIA Y VIDA 🇨🇺 #patriayvida

Bruguera alerta sobre estrategia del gobierno para bajar la presión internacional y pide una "ley contra la violencia política" en Cuba

Tania Bruguera en una calle de La Habana. (Archivo)

La reconocida artista cubana Tania Bruguera pidió este domingo que los detenidos durante las manifestaciones del 11 y 12 de julio en la isla sean liberados sin cargos, y alertó sobre una estrategia seguida por el gobierno para bajar la presión, dentro y fuera del país, de activistas, familiares, organizaciones, personalidades y estados que exigen poner fin a estos procesos.

En video publicado en su cuenta oficial de Facebook, Bruguera dijo que esta estrategia consiste en liberar a los manifestantes, “pero que todavía tengan sobre sus cabezas juicios pendientes o cargos por algo que, en realidad, es su derecho”. Añadió que el derecho a manifestarse está contemplado en la Constitución de la República de Cuba, en el Artículo 56.

Sobre la polémica en redes sociales de si se debe utilizar la palabra amnistía o libertad en las exigencias al régimen, la artista opinó que “todo lo que divida a los cubanos solamente beneficia al gobierno”.

Bruguera hizo referencia a las declaraciones el sábado de las máximas autoridades justicia, en la que negaron se esté procesando en juicios sumarios a detenidos por las protestas del 11 de julio. "No son procedimientos sumarísimos. La mayoría de los países tienen procedimientos abreviados para los delitos menores", dijo en una conferencia de prensa el presidente del Tribunal Supremo Popular de Cuba, Rubén Remigio Ferro.

La artista subraya el énfasis de los fiscales sobre la persecución a los supuestos organizadores, o quienes financiaron o promovieron las protestas. “Creo que sigue siendo esto una manifestación de la ceguera política en la que se encuentran, o en la que pretenden encontrarse, los órganos del gobierno, tratando de buscar, como siempre, a un líder, o a un grupo de personas, o a un supuesto financiamiento con respecto a algo que, en realidad, es el momento en que el pueblo ha dicho ¡basta! a todo un proceso acumulativo de presiones y demandas de sacrificio, cuando se ha visto que ninguno de estos sacrificios lleva a una mejoría en la vida de los cubanos”.

Bruguera cuestiona el proceder de los fiscales y les pregunta si ellos, en algún momento, han pensado también en “enjuiciar a los políticos, y a los policías que organizaron, promovieron y financiaron la respuesta a las manifestaciones” que iniciaron el 11 de julio.

“Políticos que llamaron a la violencia, policías que ejercieron esa violencia sobre los manifestantes pacíficos. Porque ningún proceso puede ser justo sino se enjuicia a todas las partes culpables. Ningún proceso puede ser justo si los que han incitado a la violencia, que en este caso han sido los políticos, no piden disculpas y exoneran a aquellos que han recibido esa violencia sobre sus cuerpos”, afirmó la artista.

Este sería, añadió, un buen momento para empezar a hablar en Cuba de una ley contra la violencia política. Pero esta ley, aclaró, no debe ser hecha para castigar al pueblo.

“Que no sea manipulada, como se ha hecho en otros países, para acallar al pueblo, sino que sea una ley que implique a todo aquel que llame a la violencia política, y ejerza sobre otros la violencia política”, concluyó.

Abogados de la Corriente Agramontista de Cuba, residentes en la isla, se han ofrecido a presentar escritos de hábeas corpus a favor de los detenidos en las manifestaciones populares que estallaron el 11 de julio en varias regiones de Cuba y han manifestado su disposición de prestar todo el asesoramiento legal a las familias afectadas.

En un comunicado, la agrupación de abogados criticó a la Fiscalía General de la República por intentar amedrentar a los televidentes con posibles sanciones penales con una duración de varios decenios para "aterrorizar a posibles protestantes futuros, y hacerlos renunciar a su legítimo derecho a expresarse pacíficamente contra una situación nacional con la que ni remotamente están de acuerdo".

Organizaciones defensoras de derechos humanos como Human Rights Watch y Cuban Prisoners Defenders, han denunciado que los juicios sumarios contra los manifestantes del 11J se están produciendo de forma masiva, sin la presencia de abogados defensores ni otra garantía del debido proceso.

Pablo Milanés: es absurdo reprimir a un pueblo que se ha sacrificado durante décadas

Pablo Milanés en un momento de un documental de Juan Pin Vilar.

"Es irresponsable y absurdo culpar y reprimir a un pueblo que se ha sacrificado y lo ha dado todo durante décadas para sostener un régimen que al final lo que hace es encarcelarlo", declaró Pablo Milanés en Facebook.

"Desde hace mucho tiempo, he venido expresando las injusticias y errores en la política y gobierno de mi país", señaló el músico cubano que estuvo confinado al inicio de la Revolución en las ​Unidades Militares de Ayuda a la Producción, UMAP.

"En el año 1992 tuve la convicción de que definitivamente el sistema cubano había fracasado y lo denuncié. Ahora reitero mis pronunciamientos y confío en el pueblo cubano para buscar el mejor sistema posible de convivencia y prosperidad, con libertades plenas, sin represión y sin hambre", afirmó en un texto publicado el 24 de julio en su perfil de Facebook.

También manifestó que el cambio en Cuba será impulsado por las nuevas generaciones. "Creo en los jóvenes, que con la ayuda de todos los cubanos, deben ser y serán el motor del cambio".

Al concluir su texto, dijo que a los 78 años "seguiré expresando estas mismas opiniones mientras mi salud me lo permita".

Renombrado artista chino Ai Weiwei dice que los cubanos merecen un Gobierno mejor

Ai Weiwei en su estudio de Berlín, en febrero de 2020.

El renombrado artista chino Ai Weiwei, también reconocido como importante activista de derechos humanos, dice "que los cubanos merecen una vida mejor y un Gobierno mejor".

Weiwei, el artista chino más importante de estos momentos y un conocido disidente del régimen comunista, reapareció el jueves en la ciudad portuguesa de Oporto para la exhibición en el museo Serralves de "Ai Weiwei: Entrelazar, Pequi vinagreiro, Raíces, Figuras humanas".

Desde allí declaró a la agencia EFE su postura sobre los sucesos en Cuba.

En su opinión, el estallido social en Cuba ocurrido el 11 de julio "con suerte desembocará en un progreso mejor y más democrático".

El talento y la libertad de Cuba, protagonistas en gala de Premios Juventud

Camila Cabello. (Foto: Instagram)

La gala de los Premios Juventud 2021, celebrada este jueves en el Wastco Center de la Universidad de Miami, en el sur de Florida, se convirtió en un escenario de solidaridad con la causa de la libertad de Cuba.

#SOSCuba fue el lema presente durante casi en todo el espectáculo. El músico y productor Emilio Estefan, el rapero Pitbull, la cantante y actriz Camila Cabello; Yotuel y su esposa, la actriz y cantante española Beatriz Luengo, Gente de Zona, entre otros, colocaron el tema cubano en un sitio de honor durante las premiaciones.

"La libertad no es gratis, pero no tiene precio, y por eso yo, siendo cubanoamericano y entendiendo que los Estados Unidos de América te dan esa libertad, nos da la libertad, y así es, porque estamos aquí esta noche, porque estamos aquí ahora mismo, y más que nada estamos aquí para el pueblo, para la gente de Cuba, para apoyarlos y decirle a la Casa Blanca que se despierte, porque los necesitamos ahora mismo", fueron las palabras de Pitbull durante la presentación.

Emilio Estefan junto a Pitbull en la entrega de Premios Juventud 2021.
Emilio Estefan junto a Pitbull en la entrega de Premios Juventud 2021.

El tema "Patria y Vida", interpretado por Yotuel y Gente de Zona y convertido en himno de rebeldía para la mayoría de los cubanos, puso al público de pie, y los gritos de apoyo a la causa de los isleños resonaron en el Wastco Center.

El periodista argentino Gabriel Bastidas subió a su cuenta de Twitter el video con la actuación de Yotuel y Gente de Zona cantando el tema, expresando su sentir: "ya se acabó, 60 años, tranca'o el dominó. #PatriaYVida en los #PremiosJuventud en apoyo a la lucha de Cuba por la libertad".

No faltaron las expresiones de solidaridad y agradecimiento de los artistas en las redes sociales, donde la cubanoamericana Camila Cabello, que viajó a Miami expresamente para demostrar su solidaridad con la causa de la libertad de Cuba, expresó su sentir en un video subido a la cuenta oficial en Twitter de Premios Juventud.

El reguetonero puertorriqueño Farruco soprendió al subir al escenario vestido con una camiseta con la bandera cubana y el letrero “Díaz Canel, Sin…”, con la que permaneció durante todo el espectáculo.

El rapero boricua Farruco en plena actuación.
El rapero boricua Farruco en plena actuación.

La cantante colombiana KarolG también se valió de Twitter para dejar testimonio de su sentir sobre la situación del pueblo cubano: “Me rompe el corazón ver la situación de Cuba. Sigo viviendo el mismo dolor con mi país, que amo como a nada, y estoy aquí apoyándolos como en su momento personas de otros países apoyaron el mío. Al final, todos somos uno. #SOSCUBA Por una Cuba libre. Porque nuestros países sean libres”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG