Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Joaquín Badajoz: "El exilio es un ejercicio liberador cuando se practica sin arnés"

El poeta Joaquín Badajoz durante una lectura en La Otra Esquins de las Palabras

Con la energía propia de quien ha sabido convertir sus vivencias en recursos de aprendizaje, el poeta cubano Joaquín Badajoz ​comparte con nosotros el resultado de su andar por el mundo. Sus palabras nos demuestran que, para llegar a estas sabias conclusiones, mucho ha tenido que pensar en "Ella..."

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

Con los años -y el cinismo natural que desarrollamos los animales políticos-he llegado a la conclusión de que no hubo una sola razón, sino una serie de (des)afortunados sucesos, que por sintetizar -incluso emocionalmente- atribuimos a ese accidente histórico que fracturó Cuba hace 60 años y que llamamos festinadamente revolución cubana, aunque de revolución tenía muy poco y de cubana menos.

Salí de Cuba como refugiado político. Supongo que pagando la osadía de intentar democratizar ese sistema abusivo y despersonalizador desde sus propias instituciones o desde algún amago de sociedad civil, provocar un tránsito mínimo, y ese castigo del destierro está bien: es hasta ligero si lo comparamos con los asesinatos políticos que se han ocurrido en estos 60 años: por eso ni me considero víctima ni guardo ningún rencor. Creo que todo sucede por alguna razón, que responde a un plan que nos trasciende y que, por mucho que nos empeñemos, no vamos a entender. Pienso, como Epicteto, que “lo importante no es lo que te suceda en la vida, sino cómo reaccionas a ello”.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

Durante varios meses tuve un sueño recurrente -luego he descubierto que es bastante común- en el que regresaba y los trámites burocráticos, accidentes imprevistos o indolencias naturales del sistema, me iban atrapando en una trama kafkiana en cámara lenta, de la que no podía escapar y en medio de la que despertaba agitado. Reflexionando sobre esos episodios comprendí que la ansiedad por “escapar” de Cuba era mayor de lo que hubiera querido aceptar -sobre todo porque era (soy) de los que piensan que emigrar no puede ser nuestra condición nacional. Somos un país de desperdigados por el mundo, de seres con raíces aéreas y así no se puede rescatar ningún país. Nos hemos convertido en una isla de tránsito, una especie de maternidad obrera.

Hace años, Dagoberto Valdés le puso un nombre a este fenómeno que define la magnitud y el dolor: etnorragia. Somos un país que se desangra, que sufre de una hemorragia demográfica. Hasta paseando por Skólavörðustígur -una de las calles principales de Reyjavik que parte de la iglesia luterana Hallgrímskirkja, la más alta de Islandia- se encuentra uno un café llamado Babalú que fue hace unos años propiedad de un cubano. Hemos sido lanzados al mundo como una granada antipersonal.

Afuera esperaba encontrar una explicación para nuestra desgracia, un mundo que se cayera a pedazos y que justificara que un puñado de hermanos nuestros hubiera secuestrado un país adolecente bajo la premisa de salvarlo de sí mismo y terminara violándolo y ultrajándolo sin piedad. Porque hay una suerte de pedofilia política implícita en la revolución cubana, en ese estupro de democracia. Esperaba encontrar las claves de nuestra miseria y nuestra falta de escrúpulos. También las de nuestra cobardía y resignación.

¿Qué encontraste?

Encontré en cambio -y puede ser un cliché- el alivio de caminar por la cuerda floja, la posibilidad de despojarme de compromisos estúpidos y visiones maniqueas del mundo, de derribar todas las fronteras, de lanzar por la borda el lastre de los nacionalismos, las ideologías y las patrioterías baratas.

El exilio es un ejercicio liberador cuando se practica sin arnés Si uno interpreta con suma dedicación su “rol de náufrago” desarrolla la clarividencia de los enfermos terminales. Me liberé del truco de la patria, por ejemplo, de la necesidad de pertenencia, de la obligación de definirnos. He encontrado y conseguido con esfuerzo -y a la inmerecida gracia de Dios-muchas otras cosas, pero creo que lo fundamental ha sido crecer en una dimensión desconocida para mí y aprender a deshacerme de todo lo que no es esencial.

Encontré también que existen otras vías para alcanzar la prosperidad y conseguir la justicia social sin tener que empeñar tus libertades personales ni vender el alma a alguna ideología.

¿Qué has aprendido durante el proceso?

He vivido más de dos terceras partes de mi vida adulta en Estados Unidos, así que ha sido un proceso de aprendizaje largo y continuo que no termina nunca y que va desde aprender a comportarse -en mi época, salir del país era como despertar de un coma inducido, uno era más torpe que un oso de feria- hasta a tomar decisiones responsables. Los exiliados estamos siempre capeando temporales, reinventándonos, por eso creo que en estos años me he replanteado casi todo lo que creía que sabía en mi vida. Vivo haciendo malabares con la duda y la curiosidad. También, en una especie de síndrome de Estocolmo, le he tomado mucha pena a los verdugos, los veo desde lejos encerrados en su miseria, tan desmañados, incapaces de lograr otra cosa que no sea multiplicar la miseria. Debe ser muy triste ser tan brutos, tan incompetentes, porque nadie puede ser tan idiota o malvado que cambie a propósito la oportunidad de refundar una nación por la vergüenza de convertirla en una suma de lugares comunes, desaciertos y mezquindades. Puedo sentir empatía con su empeño sisífico, su frustración de patinadores sobre fango.

¿Qué es para ti La libertad?

Si no formara parte de un sistema de ideales sublimes que el hombre debe cuidar celosamente, te respondería que es una necesidad creada. Un invento de demagogos y escritores aburridos. Vivimos en comunidades, dependiendo unos de otros, sujetos a voluntades, necesidades y perspectivas ajenas, colaborando, respondiendo continuamente a compromisos y responsabilidades. La interdependencia es de hecho una característica de la vida en nuestro planeta, todos los ecosistemas terrestres están relacionados. Me maravilla pensar que con nuestros cerebros pequeños hayamos llegado a la conclusión de que tanta perfección surgió al azar de una gran explosión. Somos animales religiosos, amamos cualquier tipo de narrativa sobrenatural -incluida a menudo esa que llamamos científica- y somos hasta capaces de inmolarnos por conceptos simbólicos. La libertad absoluta, la del salvaje o el tonto, que a veces defendemos con tanto empeño, no es más que una caricatura.

La libertad suele ser tan elusiva y remota como la felicidad, pero existe, aunque sea una condición que sólo puede explicarse cuando episódicamente se disfruta. Todos la definen a su manera y, aún cuando esas explicaciones sean a menudo opuestas, todos tienen razón, porque la realidad personal pasa por los canales de la percepción. Por eso hay gente que se siente “libre” en las sociedades más brutales y totalitarias y “esclavos” en las sociedades libres. Cuando despejamos todas las variables, y nos quitamos el antifaz de la política, descubrimos que todos somos esclavos de la economía: que la independencia económica es quizás la última y suprema forma de libertad.

Aunque existe otra libertad más trascendente que la económica: saber que vives en una sociedad en la que se respetan tus derechos universales, que aunque no tengas un centavo existen todas las condiciones creadas para que puedas reclamarlos. Porque no existe libertad posible sin respeto a los derechos y la integridad humana.

¿Las experiencias vividas, han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella...”?

Siempre digo que soy mal cubano y buen pinareño. Me cuesta pensar en la patria en mayúsculas, más allá de la ciudad donde vivía. Podemos estar jugando tres días con conceptos abstractos, y la patria es uno de ellos. Vine a conocer Cuba, en toda su extensión y complejidad, en el exilio. Pinar del Río es una región remota, sin mucho tránsito nacional, dentro de un país inmovilizado, por lo que viajé poco por el Centro y el Oriente, y un santiaguero puede serme tan cercano (o distante) como un dominicano, por ejemplo. Esos hallazgos y otros han dado forma a mi particular noción de la patria, que ahora es más amplia e inclusiva. Patria significa ese espacio, a veces simbólico, donde conviven los factores diversos y a menudo opuestos de la nacionalidad.

Los cubanos no debemos olvidar que somos una nación forjada en el exilio. Una vez le escuché decir a ese gran cubano que era Oswaldo Payá, que apuntarle al exilio era apuntar a la otra mitad de su corazón. Así que no sólo “pienso en Ella” —en la Patria— sino que hago patria todos los días. No miro hacia la isla con ninguna nostalgia, porque para mí ha dejado de ser un lugar geográfico para entrar en las cartografías entrañables, que llevo conmigo a todas partes sin estridencia ni estereotipos. Siento a veces pena por quienes sólo conocen la parte insular de esa patria extensa que es Cuba, los que no han podido convertirse ellos mismos en patrias portátiles, mezclarse con otras razas, otros pueblos y ponerle guiones a su nacionalidad, porque tengo la sospecha de que Cuba está destinada desde siempre a no existir sin su exilio, sin esa geografía, volátil e imprecisa como fatamorgana, que lleva irradiando siglos de cubanidad.

Vea todas las noticias de hoy

"Patria y Vida": Espectacular llamado de Camila Cabello a los cubanos desde los Premios Billboard (VIDEO)

Camila Cabello a su llegada a los 2021 Billboard Latin Music Awards, en Coral Gables, Miami.

La cantautora y actriz cubana Camila Cabello abrió el jueves la ceremonia de los Billboard Latino 2021 donde aprovechó la ocasión para hacer un llamado por la libertad de Cuba.

Tras hacer una espectacular presentación de su nuevo hit, “Don’t Go Yet”, la ex integrante de Fifth Harmony declaró:

“Pa’ mi gente que sufre pero ya no calla. Pa’ mi gente bella y mi tierra cubana. Mi pueblo pide libertad. No más doctrinas. Que ya no gritemos Patria o Muerte sino que gritemos Patria y Vida”, señaló la intérprete de “Havana”.

La cantante se ha pronunciado en numerosas ocasiones sobre la situación política en la isla y ha mostrado total apoyo a las demandas de los manifestantes cubanos, como lo hizo desde los Premios Juventud.

Nacida en Cojímar, Cuba, el 3 de marzo de 1997, de madre cubana (Sinuhé) y padre mexicano (Alejandro), Karla Camila Cabello Estrabao fue llevada por su familia a México y luego, a los siete años, traída a Miami junto con su hermana menor, Sofía, tras cruzar la frontera de noche.

Con la Bienal el régimen validará encarcelamiento de Otero Alcántara y Hamlet Lavastida, alerta Llópiz-Casal

De izq. a der. los artistas cubanos Leandro Feal, Chino Novo, Otero Alcántara y Hamlet Lavastida.

Julio Llópiz-Casal ha escrito una “Carta abierta al bienalista” con motivo de la inesperada decisión del régimen cubano de celebrar otro capítulo de La Bienal de La Habana, luego de que una avalancha de manifestantes recorriera la isla al grito de ¡Libertad! los días 11 y 12 de julio, trayendo como resultado más de mil detenidos, entre ellos, reconocidos artistas plásticos.

En la Carta, publicada por Hypermedia Magazine, Llópiz-Casal derrocha una amarga ternura dirigida a aquellos que, siendo amigos de toda la vida del joven creador, se han entusiasmado con el regreso de la Bienal a La Habana. Con sutileza, Llópiz-Casal advierte a sus amigos:

“Una bienal de arte es una convención de manipulaciones, más o menos controladas, en cualquier contexto. La Bienal de La Habana no es la excepción. La diferencia del evento habanero con los de otros lugares es que en vez de ser un paquetazo de jugadas maestras en función de acumular poder en el contexto del arte, y dinero, se trata de acumular poder desde el punto de vista político, cuidándose siempre de que el dinero generado no sea demasiado”.

"La Bienal de La Habana es un hueco que se abre cada tres años (ni siquiera cada dos) de modo temporal, en las paredes de una celda en la que estamos recluidos todos [...] Eso no está nada mal, pero se trata de supreviviencia, no tanto de trabajo artístico", apunta el artista.

“Los comunistas siempre tienen problemas con el dinero de los demás”, acota Llópiz-Casal, y agrega: “Leí esto hace poco y me encantó. A ti seguro también te encanta".

Según el activista, miembro del 27N, la Bienal de La Habana funciona como “herramienta de control político”, y más adelante añade: “Ha sido el evento en que algunos artistas no cubanos, que hoy son de renombre, tuvieron oportunidad de enseñar lo que hacían, y se pudo ver, de paso, acá”.

Tras señalar otras características, unas obvias y otras no tanto, de los objetivos del régimen al convocar esta Bienal, Llópiz-Casal dice a sus amigos artistas: “Te comportas como un bienalista y no te lo digo para que te sientas ofendido. Perdóname si así es. Vas a aceptar participar en la Bienal de La Habana porque crees que las bienales son un caminito de piedra en un jardín: la de La Habana, luego la de Curitiba, a lo mejor, con suerte, después la de Venecia”.

Entre los puntos que Llópiz-Casal enlaza como elementos hay hitos como piedras angulares de su particular análisis, por ejemplo: “La Bienal de La Habana hoy es el evento con que el Estado confirmará que está bien que estén encarcelados Luis Manuel Otero Alcántara y Hamlet Lavastida, a pesar de que no hayan cometido ningún delito”.

La “Carta a un bienalista” de Julio Llópiz Casal cierra de manera contundente: “Participar hoy en la Bienal de La Habana es colgar sobre las paredes del apartamento de tu corazón una imagen de la isla de Cuba en descomposición, pero que luce cool a los ojos de muchos…”.

Vargas Llosa: Cuba, Venezuela y Nicaragua son ejemplos del fracaso del socialismo y comunismo

Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura. (Foto PIERRE-PHILIPPE MARCOU / AFP).

El Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa dijo este miércoles en México que países como Cuba, Venezuela y Nicaragua son ejemplos del fracaso del socialismo radical y el comunismo.

Al inaugurar en la Universidad de Guadalajara un foro sobre los desafíos de la libertad de expresión, el escritor peruano afirmó que en esos países la libertad de expresión ha sido reducida y que, sin este valor, no es posible que haya democracia.

"Lo ocurrido en estos días en Nicaragua es el mejor ejemplo del fracaso absoluto del socialismo radical y comunismo para satisfacer anhelos de igualdad, trabajo y prosperidad que muchas veces han retrocedido en América Latina hacia estadios muy inferiores de aquella prosperidad que se ha impuesto en el mundo como única solución a los problemas", dijo Vargas Llosa (Arequipa, 1936).

El autor de "El Paraíso en la otra esquina" llamó a defender la libertad y la democracia con razones y a convencer a los ciudadanos de su importancia si es que se quiere lograr prosperidad.

Yotuel Romero apoya a español en huelga de hambre "por Cuba" frente a la ONU

Nacho Rocha junto a Yotuel Romero. (Twitter/@RNapoles)

El músico y cantante Yotuel Romero sorprendió el sábado al ciudadano español Nacho Rocha, en huelga de hambre frente al edificio de Naciones Unidas, en Nueva York, desde hace ya más de 20 días.

Yotuel sostuvo un intercambio con Rocha y con los presentes que lo acompañan día y noche en su protesta pacífica. El coautor de “Patria y Vida” recomendó al huelguista olvidarse “del que quiera hablar, del que quiera decir, el que quiera opinar; la libertad nos da eso mismo”.

Añadió que “el día de mañana, la Cuba que vamos a ver todos es una Cuba donde van a haber cincuenta mil partidos, todo el mundo va a pensar diferente y cada cual elige lo que quiera elegir”.

Aunque no es partidario de las huelgas de hambre, Yotuel dijo que respeta lo que hace Nacho Rocha, y por eso lo visitó.

“Yo no soy partidario de las huelgas de hambre porque, para mí, una huelga de hambre es “Patria o Muerte”, y nosotros somos “Patria y Vida” […]. Y lo entiendo, y no te voy a decir que hagas lo contrario, no, […] él (Nacho) tiene toda su libertad, aunque a mí no me guste, aunque yo no apoye las huelgas de hambre […]”, subrayó.

please wait

No media source currently available

0:00 0:04:18 0:00

No apoyar a Rocha en su protesta sería, a juicio del cantante cubano, “caer en lo mismo que cae la dictadura”.

Rocha, "cubano honorario"

Nacho Rocha fue llevado este fin de semana a los pies de la estatua de José Martí, en el Parque Central, donde cubanos acudieron el domingo para hacerle presentación de una placa de las organizaciones SOS Cuba-New York, La Rosa Blanca Coalition, así como Artist Making Changes. Estas tres organizaciones le proclamaron “Cubano Honorario”.

Nacido en Cádiz, España, Rocha ya se encuentra débil por la prolongada huelga de hambre y tiene esperanzas de que algún funcionario de derechos humanos de la ONU le reciba y le escuche.

Rocha agradeció a los presentes su apoyo y cariño. “Los voy a llevar siempre en mi corazón”, dijo.

Este lunes, el senador cubanoamericano Marco Rubio también reconoció el valor de la acción de Rocha.

“La valentía de ciudadanos extranjeros, como Nacho Rocha, que se unen en el clamor de #PatriaYVida del pueblo cubano, reafirma que debemos seguir alzando nuestras voces contra el régimen de Castro-Díaz Canel y en defensa de los presos políticos en #Cuba”, escribió en su cuenta de Twitter dedicada al tema Cuba.

(A partir de un reporte de Carmen María Rodríguez para Radio Martí)

¡Azúcar!, la muñeca Barbie rinde tributo a Celia Cruz

La Barbie con la que Mattel rinde homenaje a Celia Cruz. (Foto: Mattel/Instagram)

La compañía fabricante de la muñeca Barbie anunció en sus redes sociales la salida al mercado de un prototipo en honor al legado de la salsera cubana, Celia Cruz, por el mes de la Herencia Hispana.

“Como artista teatral, actor en pantalla y artista de grabación que tuvo éxito en una escena musical dominada por hombres, Celia Cruz también es conocida como la ‘Triple Amenaza Latina’. Su larga e histórica carrera sirve de inspiración infinita para los aspirantes a músicos y, a través de la Fundación Celia Cruz, su legado continúa brindando becas para jóvenes estudiantes latinos”, informó la compañía con sede en California en sus redes sociales.

Celia Cruz nació en La Habana, Cuba, el 21 de octubre de 1925, y falleció a los 77 años, en Nueva Jersey, Estados Unidos, el 16 de julio de 2003. Es considerada una de las artistas latinas más populares e importantes del siglo XX, una de las máximas exponentes de su género, y una de las artistas más influyentes de la música de su país.

"La Reina de la Salsa" comenzó su carrera en su país natal y ganó fama como cantante de la orquesta sonora Matancera.

En 1960, después del triunfo de la Revolución, Celia abandonó la isla, y se convirtió en uno de los símbolos de la comunidad cubana en el exilio. La cantante continuó su carrera, primero en México, y luego en Estados Unidos, país en donde residió hasta el día de su muerte.

“¡No hay nada más poderoso que usar tu voz! Este Mes de la Herencia Hispana, Barbie está encantada de honrar la memoria de la inimitable ‘Reina de la Salsa’, Celia Cruz, con una muñeca única en su tipo”, dijo la compañía fundada en 1945 y que vende juguetes en 150 países.

De igual forma, la empresa tributó a la activista y escritora dominico-estadounidense Julia Álvarez, con una muñeca única.

Cargar más

XS
SM
MD
LG