Enlaces de accesibilidad

Cuba

Jacobo Machover recuerda a Ricardo Bofill

Amnistía Internacional publicó la noticia de la liberación de Ricardo Bofill en 1985.

El autor cubano radicado en París, Jacobo Machover, elogió la vida y obra Ricardo Bofill Pagés, uno de los fundadores del Comité Cubano Pro Derechos Humanos, CCPDH.

"Siento una inmensa tristeza por el fallecimiento de Ricardo, un gran demócrata", dijo Machover en un texto publicado el domingo en Facebook. "Ricardo fue mi amigo".

"Un hombre valiente y apasionado, que dedicó su tiempo en libertad en dar a conocer a través del mundo la realidad de la tiranía castrista", fue como Machover lo describió.

También dijo que su amigo ya estará junto con sus queridos Gustavo Arcos Bergnes y Martha Frayde, fundadores e integrantes del CCPDH.

Para explicar en más detalle quién fue Ricardo Bofill, Machover reprodujo en Facebook algunas de sus palabras, recogidas entre 1989 y 2006 y publicadas en el "Libro negro del castrismo", el cual fue escrito por el propio Machover y publicado en 2009 por Ediciones Universal, de Miami:

UN LUCHADOR PRO - DERECHOS HUMANOS

"Tribunales independientes y vigencia de las garantías individuales. Libertad de expresión y elecciones libres. Serían los primeros pasos para la reconstrucción del Estado de derecho en Cuba". Ricardo Bofill Pagés.

Después de haber pasado cerca de trece años en las cárceles castristas en distintas épocas, y haber creado desde el interior mismo de la prisión el primer Comité pro-derechos humanos, junto con algunos de sus compañeros de infortunio, Ricardo Bofill se dedica a recorrer, desde el exilio, todos los foros dedicados al tema de los derechos humanos, donde intenta explicar, con una pasión y una exaltación indignadas, la situación reservada a los presos políticos cubanos, así como la necesidad de restablecer un Estado de derecho.

Era un hombre de izquierda, cercano a los comunistas, mucho antes de la toma del poder por Fidel Castro. Sin embargo, fue encarcelado a raíz del proceso llamado "micro-fracción", montado en 1968 contra varios militantes pro-soviéticos.

"El libro negro del Castrismo", Ed. Universal, Miami. Jacobo Machover.
"El libro negro del Castrismo", Ed. Universal, Miami. Jacobo Machover.

He aquí uno de los más hondos misterios de la revolución cubana. Mientras Fidel Castro apoyaba abiertamente la entrada de las tropas soviéticas en Checoslovaquia, al mismo tiempo procedía a la detención de los antiguos dirigentes comunistas, que adoptaban esa misma línea.

En realidad, tenía que limitar la influencia de éstos por miedo a encontrarse frente a una tendencia capaz de influir sobre su poder personal, definido antes que nada por los sobresaltos de su propio pensamiento.

Bofill fue una de las víctimas expiatorias de Castro y, también, uno de sus principales opositores, primero en la isla, luego en el exilio. Es uno de los principales protagonistas de la lucha pacífica por la instauración de la democracia, junto con Martha Frayde y Gustavo Arcos Bergnes, fallecido en Cuba en 2006.

El proceso contra la "micro-fracción"

Ricardo Bofill Pagés: "Yo fui expulsado de la Universidad en 1966 por diversionismo ideológico. No exactamente por eso, sino por nuestra posición contestataria, de crítica hacia las políticas y las ideologías oficiales.

En 1967, ya soy arrestado. Se me ocupa un libro en mi poder que se llama "Apuntes para una historia crítica de la revolución cubana", y que estaba en proceso de elaboración y entonces me condenan por "diversionismo ideológico" a doce años, en un proceso denominado de la "micro-fracción" donde había viejos militantes del Partido Comunista. Fuimos los últimos que nos soltaron.

Yo había sido militante de la izquierda en Cuba. Pero siempre fui militante anti-estalinista. Fui militante por mi procedencia familiar, republicana española. Yo fui realmente un poco de izquierda mientras triunfó Fidel Castro y las supuestas izquierdas llegaron al poder.


Mi experiencia con el supuesto socialismo en Cuba, mi experiencia con la Unión Soviética cuando fui dos veces como profesor invitado a la Universidad Lomonosov me convirtieron además en un anticomunista convencido. No hay términos medios en esto.

El socialismo real en la Unión Soviética

Lo que yo vi en la Unión Soviética, lo que me contó en aquella época Alexander Solzhenytsin en 1963, quien había acabado de publicar "Un día en la vida de Iván Denisovich". Yo lo conocí en su casa junto con otro disidente famoso, Yuri Orlov. Allí nos reunimos una noche. Las historias que oí (era el último año de apertura, al año siguiente fue destituido Khruschov; la apertura significa que se hacían estos cuentos en la casa de los disidentes y no te llevaban para el campo de concentración al otro día…).

Cuando Solzhenytsin, que había sido capitán del Ejército Rojo, me hizo aquella historia de los gulags y de los campos y me dijo que en esos momentos, no en el pasado, había más de cincuenta mil personas en Siberia, no presos políticos, presos generales, de los cuales van a sobrevivir cinco mil o seis mil porque se mueren de frío, de neumonía, me quedé perplejo. Me lo confirmaron otros disidentes. Yo entonces tenía una imagen diferente, pensaba que todo esto era una propaganda de la CIA o de no sé quién.

No tan sólo lo que me contaron, lo que yo vi. El ciudadano soviético que yo vi era un hombre muerto de miedo. Aquello era tan infernal, lo que le habían sembrado en la cabeza, aquella gente no hablaba, no daba opiniones.

Los Comités pro-derechos humanos

De aquello surge la convicción de que las libertades políticas y sociales del hombre hay que defenderlas a ultranza. Me di cuenta de que el socialismo en Cuba no era reformable (nosotros lo intentamos un poco con una crítica dentro de la revolución). Lo que terminamos fue en la cárcel y acusados de contrarrevolucionarios.

Dentro de la cárcel surgió la idea en esos años de fundar un Comité de derechos humanos pero se fundó cuando salimos de la cárcel, en el año 1976. Fue fundado por Gustavo Arcos Bergnes, que era asaltante del Moncada y embajador de Cuba en Bélgica, un hombre que, cuando se disgustó con Fidel Castro, renunció, regresó a La Habana y protestó en La Habana.

También fue fundadora la doctora Martha Frayde, que había sido a su vez embajadora de Cuba ante la UNESCO. Apenas seis meses después, detuvieron a Martha Frayde, la condenaron a veintinueve años de cárcel. Debido a la valentía de Martha, que no aceptó ninguna de las acusaciones que hacían contra nosotros, nos salvamos.

Pero, en el año 1980, volvimos a la prisión. Allí empezamos a salir un poco a la luz. Porque los primeros años fueron años muy discretos, años de trabajo prácticamente anónimos. Lo que hacíamos es ser corresponsales de Amnesty International.

Salimos a la luz precisamente por lo del Mariel. Porque cuando hubo esos verdaderos pogroms que se llevaron a cabo en La Habana, en los que murieron decenas de personas que nosotros tenemos registradas que lincharon en las calles de La Habana y sobre todo del interior del país. Agarraron a las personas a golpes, asaltaron casas. Empezaron por las personas que estaban en la embajada del Perú cuando salieron con salvoconductos y después atacaron a todas las personas que iban a presentarse a los lugares de salida, y las casas.

Una de las casas que asaltaron fue la mía. Una de las personas a la que le dieron una paliza de la que nunca se recuperó fue mi padre, que además tenía setenta y un años y le faltaba un ojo de una operación de catarata.

Libertad no ha habido ninguna. Todas las actividades que hemos hecho ha sido a contrapelo de lo que ha pasado, de trece años en la cárcel, de palizas, de golpes, de golpear a los familiares, de asaltar la casa, de campañas de difamación, de decir hasta que mi madre era una prostituta que además trabajaba de informante del gobierno de Batista.

Lo dijeron en la televisión en una campaña que hicieron contra mí en el año 1985. En esto no hay nada nuevo. Esto es un remedo. En Cuba no hay nada nuevo. Cuba es una sociedad estalinista copiada al calco, con pelos y señales, no del estalinismo de los años 1930 pero sí del nuevo estalinismo de la época de Brezhnev de los años 1960 y 1970.

Cuba es una estructura policial. Los primeros asesores que llegaron a Cuba en el año 1959 fueron los asesores del KGB. Precisamente se produjo en primer lugar la sovietización de la represión. La Seguridad del Estado cubana es una organización calcada de los soviéticos.

En La Habana nosotros pudimos actuar en la misma forma que han actuado los disidentes y los defensores de derechos humanos del campo socialista, los de Checoslovaquia "Carta 77", el grupo de Kuron en Polonia y el grupo de Sajarov en la Unión Soviética. Hemos pagado más o menos igual, al precio de pasarnos la vida en la cárcel. Y el tiempo que estábamos en la calle era esperando regresar a la cárcel otra vez.

Salimos a la luz desde la cárcel. Estábamos en la cárcel cuando empezamos a publicar materiales afuera, sobre todo en los Estados Unidos porque en otros lugares del mundo es lo que Néstor Almendros ha dicho después que nadie quería escuchar.

Las primeras veces que nosotros fuimos a la embajada francesa para denunciar la violación de los derechos humanos fue en la época de Valéry Giscard d'Estaing, luego en la de Mitterrand. El embajador nos botó cuando leyó los documentos, en el año 1978. Nos dijeron cuando leyeron esos papeles que allí no fuéramos a buscar más nada porque la embajada estaba para sostener las mejores relaciones con el gobierno de Cuba. Nadie nos quería prestar atención.

En aquellos años, ni siquiera Amnesty International, esa organización a la que después le debimos tanto, quería escuchar nada porque su sección latinoamericana estaba llena de infiltrados chilenos y de otros países, estalinistas.

Amnesty se resiste a hablar de los crímenes. Habla de las detenciones arbitrarias y de los presos de conciencia. Alegamos de forma muy categórica que quienes sabemos realmente lo que pasa en Cuba en cuestión de derechos humanos somos nosotros, los de adentro.

Los Comités de derechos humanos en Cuba no se han dividido, se han multiplicado. Nosotros fuimos el origen de un movimiento que ahora se ha diversificado. Es lo más normal del mundo. La unanimidad no existe más que en los cementerios y eso porque allí no hay vida.

Tiene que haber tantas organizaciones y tantos matices como espectros hay de intereses, de gustos. Nosotros defendemos la libertad de asociación. Cuando se creó el Comité, era una sola organización disidente. Yo no creo que haya que unirse. Es algo absolutamente absurdo. Fortalece. Esa lucha fortalece la democracia.

La polémica la hay y es fructífera en una sociedad porque el monopolio de la verdad no lo tiene nadie. Yo no tengo la verdad ni los otros tampoco. Esa es la sociedad a la que aspiramos, donde haya un foro de debates. Ahora, que nosotros canalicemos nuestras discrepancias de forma civilizada, en debates lúcidos, así lo hacemos, con un fragmento nada más de la verdad."

Miami - Roma - París - Madrid, 1989 -2006

Vea todas las noticias de hoy

“Estamos dándolos como desaparecidos”: denuncian arresto de Berta Soler y Ángel Moya

Berta Soler y Ángel Moya.

Berta Soler, líder del movimiento Damas de Blanco, y su esposo, el expreso político Ángel Moya, fueron arrestados este jueves en La Habana.

La activista María Cristina Labrada informó a Radio Martí que ambos opositores se dirigían a las oficinas de la Fiscalía para entregar un documento en el que exigen fe de vida del líder de la Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer, en prisión e incomunicado desde el 11 de julio.

Labrada aseguró que Soler y Moya están desaparecidos porque "no se sabe de ellos, y a las 9: 45 de la mañana, llamaron (para decir) que iban a salir”.

Añadió que la sede de las Damas de Blanco, ubicada en la Avenida Porvenir, en Lawton, “está completamente tomada por ellos”, refiriéndose a las fuerzas de la policía política del régimen.

Berta Soler y Ángel Moya desaparecidos desde primeras horas de la mañana
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:04 0:00

“Por todas las esquinas, todas vigiladas […]. Pero, a las 10 de la mañana ya se estaba llamando y el teléfono de ella (Berta Soler) daba apagado y fuera del área de cobertura. Ellos se dirigían a la Fiscalía General de la República con una carta exigiendo al régimen que dé fe de vida de José Daniel Ferrer”, dijo Labrada.

La activista, miembro de las Damas de Blanco, dijo que todos los miembros de la organización están muy preocupados respecto a Ferrer.

“De hecho, su esposa (la doctora Nelva Ortega) dijo en conversaciones con Berta, ‘que no saben de José Daniel, no se sabe de él […] en qué condiciones pueda estar. No tiene derecho a nada, ni a una llamada desde que fue arrestado”, explicó Labrada.

“Estamos dándolos como desaparecidos”, dijo, “porque no sabemos en qué lugar se encuentran”, refiriéndose al matrimonio de opositores.

Esta es la tercera vez en menos de tres semanas que Soler y su esposo son arrestados, juntos o por separado, por las fuerzas de la Seguridad del Estado cubana.

(Con reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

“Estaba entubado, quitaron la corriente y se murió”: Apagón termina con la vida de paciente de COVID-19 en Camagüey

Enfermos en los pasillos de un hospital en Cuba que atiende a pacientes de COVID-19. (Captura de video/Reuters)

Las autoridades de salud reportaron este jueves 6,935 nuevos casos de COVID-19 en Cuba -de ellos 420 en terapias intensivas, 132 críticos y 288 graves- en medio de continuos y prolongados apagones en toda la isla.

En las redes sociales se informaba de la muerte de un paciente que estaba conectado a respiración artificial a causa del COVID-19, en la localidad camagüeyana de Santa Cruz del Sur. Según escribió en Facebook un familiar, el nombre del fallecido era Jorge Raúl Ventura Martínez, quien permanecía en el hospital Enrique Santiesteban Báez, de esa localidad.

Radio Martí contactó con una residente de Santa Cruz del Sur que se identificó como Ida, quien vive a pocos metros del Hospital Municipal. La persona nos confirmó el hecho y precisó, además, que al llegar el apagón, la planta eléctrica del hospital estaba rota.

“Estaba entubado, estaba conectado, y quitaron la corriente y se murió”, afirmó la mujer.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:16 0:00

Al cierre del 22 de septiembre fallecieron 70 personas por el virus, informó el Ministerio de Salud Pública (MINSAP). Con esta cifra, la isla acumula 7,048 muertes por COVID-19, de acuerdo a estadísticas oficiales que no es posible confirmar de forma independiente.

Desde Santa Clara, el periodista Guillermo del Sol describió la Radio Televisión Martí lo vivido durante un apagón mientras cuidaba a un familiar que enfermó de COVID-19.

“Hay que echarle aire con lo que haya si está fatigado porque saben el peligro que está padeciendo”, dijo.

En Twitter, muchos holguineros se quejan de los apagones. El usuario Iván escribía hace pocas horas. “Holguín Oeste 10 pm, anoche 12 a 4 a.m. continuamente, repito, de los que tenemos personas enfermas en casa y lo insostenible que son las noches de apagones”.

Precisamente, desde la ciudad de Holguín, el médico opositor Ramón Zamora nos decía: “Los holguineros están protestando por la falta del servicio eléctrico. Casi todos los barrios aquí en Holguín están dando los cacerolazos en las noches, cada vez que dan estos apagones, que se prolongan.

En un desglose por provincias, Pinar del Río continúa siendo el epicentro de la enfermedad, con 1,325 casos en el día, seguida de Sancti Spíritus, con 774; Holguín, con 769; Camagüey, con 704; Villa Clara:, con 590, y La Habana, con 458, entre las más afectadas.

El país ha reportado 832 mil 286 contagios desde que inició la pandemia, en marzo de 2020.

Cubanos entre los 19 mil migrantes que aguardan en Colombia para seguir hasta EEUU (VIDEO)

Cubanos entre los 19 mil migrantes que aguardan en Necoclí para seguir rumbo norte hasta EEUU
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:30 0:00

El Gobierno de Colombia le pidió a Panamá ampliar la cifra de personas permitidas para cruzar esa frontera, en el norte del Darién, ante la acumulación de decenas de miles de migrantes que esperan seguir viaje rumbo a los Estados Unidos.

Reuters calcula que son diecinueve mil los migrantes llegados hasta Necoclí (Antioquia), la mayoría desde Haití, Cuba y Venezuela. Una vez en Panamá, tratarán de atravesar Centroamérica hasta llegar a la frontera sur de Estados Unidos.

Hasta el momento Panamá y Colombia permiten el paso de 600 migrantes al día, pero el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, reveló que ante el embotellamiento en Necoclí es necesario aumentar las cuotas diarias de migrantes autorizados a pasar de un país a otro.

"Nosotros hicimos una solicitud a Panamá, para efectos de ampliar el tránsito de 600 personas que actualmente están permitidas, a un número mayor. Lo que buscamos es que esta migración salga de manera organizada para protegerla, pero también para proteger a las comunidades de tránsito y de acogida", reveló Espinosa desde Nueva York, a donde llegó para acompañar al presidente Iván Duque.

"La solicitud fue elevada y estamos a la espera que se dé la respectiva respuesta, pero el mecanismo que se ha activado en Necoclí viene funcionando una manera articulada con la Policía, la Armada y autoridades territoriales", señaló el director de Migración, al tiempo que sostuvo que, "estamos trabajando en crear un mecanismo de protección que nos permita solventar la situación".

La FM, una publicación de Colombia, asegura que el hospital de Necoclí está desbordado por la cantidad de migrantes que acuden a atenderse allí.

"Entre 50 y 60 migrantes acuden cada día al hospital San Sebastián de Necoclí, Antioquia, para solicitar atención por urgencias. Esto se suma a la demanda similar que hay por parte de los habitantes de este municipio del Urabá, lo que tiene colapsado el servicio y agotados a los médicos y a las enfermeras en medio de la pandemia que persiste", reporta lafm.com.

"Por las condiciones socioculturales de ellos, se dirigen siempre a urgencias, donde se les hace la clasificación. Consultan muchos niños con problemas respiratorios, virales, intestinales y por la piel. También maternas que presentan algunos síntomas que se pueden agravar y no tienen control. También personas con enfermedades crónicas, pero que no llevan ningún tratamiento", señaló el gerente del hospital, Neyder Pupo Negrete.

Decretos de telecomunicaciones y ciberseguridad en Cuba son incompatibles con estándares interamericanos, asegura CIDH

Foto Archivo. Un cubano se conecta a Internet desde el Malecón de La Habana.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, RELE, manifestaron preocupación ante las nuevas regulaciones sobre telecomunicaciones y ciberseguridad en Cuba, que restringirían y criminalizarían discursos legítimos y especialmente protegidos por el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

En este sentido, llaman al Estado a garantizar el pleno ejercicio de la libertad de expresión a través de la adecuación de sus regulaciones de conformidad con estándares internacionales en la materia.

A través de sus diferentes mecanismos de monitoreo, se recibió información sobre el impacto que el Decreto Ley 35 de Telecomunicaciones y la Resolución 105 de Respuesta a Incidentes de Ciberseguridad –publicadas en la Gaceta Oficial el pasado 17 de agosto– tendrían en el ejercicio de la libertad de expresión en Internet y en el derecho a la privacidad de las personas usuarias.

Asimismo, organizaciones civiles denuncian que estas regulaciones se enmarcan en un contexto más amplio de control estatal sobre disidencia y manifestaciones sociales, dado que internet se ha convertido en un espacio fundamental para ejercer el derecho de protesta en Cuba.

En particular, la CIDH y la RELE advierten que dicha normativa podría limitar expresiones críticas y disidentes, entre otros discursos de interés público, con el alegado fin de proteger la seguridad, el orden público, la defensa nacional u otros intereses gubernamentales.

Las normas establecen categorías amplias e imprecisas que darían margen a una aplicación arbitraria y discrecional por parte del Estado. La Comisión advierte que las normas legales vagas o ambiguas, que otorgan facultades discrecionales amplias a las autoridades, son incompatibles con los estándares interamericanos, ya que pueden dar lugar a actos de arbitrariedad.

En este contexto, aseguran, se observa que el Decreto-Ley 35 impone a las personas usuarias, entre otras obligaciones, la de abstenerse de utilizar el servicio para transmitir información ofensiva de la "moralidad pública", y la de impedir la utilización de los servicios de telecomunicaciones con fines de "atentar contra la seguridad y el orden interior del país, o transmitir información y noticias falsas". Por su parte, la Resolución 105 sobre Ciberseguridad tipifica acciones como la "subversión social", el "eco mediático de noticias falsas" y la "difusión dañina".

Además, bajo esta normativa, la incitación a movilizaciones sociales, la divulgación de "mensajes ofensivos y difamación con impacto en el prestigio del país", y la promoción de la "indisciplina social", serían considerados incidentes de ciberseguridad de "peligrosidad alta" y "muy alta" y, por ende, objeto de sanción.

La aplicación de estas disposiciones podría ser particularmente riesgosa por los desafíos respecto de la institucionalidad democrática en Cuba. En tal sentido, recuerda la Comisión, en el Informe sobre la situación de derechos humanos en Cuba (2020) se considera que no existen los elementos fundamentales e instituciones inherentes a una democracia representativa, no hay independencia judicial y existen limitaciones a la separación de poderes.

Finalmente, preocupa a la CIDH y su Relatoría Especial que las tareas de prevención, detección y respuesta que propone el Estado a través de la Resolución 105 sobre Ciberseguridad puedan implicar la implementación de sistemas institucionales de monitoreo y filtrado de contenidos en internet, derivando en la censura previa de publicaciones.

Estados Unidos reitera en ONU su apoyo al acceso sin restricciones de los cubanos a Internet

Los cubanos captaron en sus teléfonos los sucesos del 11 de julio en la isla. (AP/Eliana Aponte, file)

El Gobierno de Estados Unidos se unió este miércoles a otras voces internacionales en la 76 Asamblea General de Naciones Unidas para reiterar su apoyo al acceso sin restricciones de los cubanos a internet, y condenó las acciones del régimen para reprimir la libertad en línea en Cuba.

“Hoy el Gobierno de Estados Unidos se unió a los actores internacionales en #UNGA76 para reiterar su apoyo al acceso sin restricciones de los cubanos a Internet y condenó las acciones para reprimir la libertad en línea en Cuba”, señaló en Twitter la Embajada estadounidense en La Habana.

Un informe de la ONU sobre censura en internet señala que "En América Latina, por ejemplo, solo se registraron cierres en Nicaragua y Venezuela a partir de 2018, pero desde entonces, Colombia, Cuba y Ecuador han adoptado cierres en relación con protestas masivas".

Estados Unidos denunció en septiembre que la censura en Internet implementada por el régimen cubano ha ido en aumento tras las protestas masivas que sacudieron a la isla el 11 de julio pasado.

“Bloqueo de contenido, apagados parciales de internet, nuevas leyes represivas de "ciberseguridad", 2 meses desde que el pueblo cubano protestó pacíficamente por la libertad, el gob. continúa su represión. Deben permitir el libre flujo de información hacia, desde y dentro de Cuba”, señala un tuit del Buró de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado reproducido por la Embajada estadounidense en La Habana.

A finales de agosto, los congresistas de Florida María Elvira Salazar y Michael Waltz, y la representante por Nueva York Claudia Tenney, junto a una docena de legisladores republicanos, presentaron ante el Congreso la Ley de Libertad Estadounidense y Acceso a Internet, un proyecto que implementa la “Operación Starfall”, un plan estratégico para brindar acceso a las comunicaciones inalámbricas en el extranjero en medio de apagones, desastres “o cuando los regímenes deshonestos" como Cuba "cierren el acceso a Internet”.

Días antes, el 17 de agosto, el gobierno estadounidense rechazó frontalmente las nuevas medidas anunciadas por Cuba para restringir el internet. "Es una ley de censura" cuyo objetivo es silenciar a la población, advirtió el Departamento de Estado.

Cuba incorporó a su legislación una medida que condena la difusión de "noticias falsas" en la red de redes, tipificándolas como "acciones de alta peligrosidad".

Además, dispuso un “modelo de actuación” con un formulario para ser llenado en caso de que alguien quisiera denunciar estos “incidentes de ciberseguridad” como parte de una serie de normas jurídicas que llegan a un mes de las protestas del 11J.

Pero antes, el 11 de agosto, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), que pertenece al Departamento del Tesoro norteamericano, y la Oficina de Industria y Seguridad (BIS), del Departamento de Comercio, manifestaron su compromiso de “apoyar la libertad de Internet en Cuba”.

Las entidades federales dieron a conocer la Hoja informativa "Apoyar el derecho del pueblo cubano a buscar, recibir e impartir Información a través del acceso seguro y protegido a Internet". El documento destaca "las exenciones y autorizaciones pertinentes para apoyar al pueblo cubano a través de la provisión de ciertos servicios de internet, y servicios de telecomunicaciones relacionados".

Ese mismo día, el Senado de Estados Unidos adoptó, en votación oral, la enmienda # 3097 a la Resolución de Presupuesto del Senado que requiere que la Administración Biden facilite el acceso libre, abierto y sin censura a Internet para los cubanos en la isla.

Los senadores republicanos de la Florida, Marco Rubio y Rick Scott presentaron la enmienda, que propone crear un Fondo de Reserva Neutral de Déficit (DNRF, por sus siglas en inglés) en el próximo proyecto de ley de reconciliación que se utilizará para desarrollar y desplegar la tecnología existente en la isla.

El pasado 30 de julio, en una reunión con líderes cubanoamericanos, el presidente Joe Biden, declaró que su Administración estaba "aumentando el apoyo directo al pueblo cubano al buscar todas las opciones disponibles para proporcionar acceso a Internet para ayudar al pueblo cubano a evitar la censura".

En julio, la Casa Blanca publicó el documento Hoja Informativa: Medidas de la Administración Biden-Harris sobre Cuba en el cual se detalla la política del gobierno de Estados Unidos hacia la isla y donde se da especial atención a la Internet libre para Cuba.

El documento detalla que la administración Biden se asegurará que los ciudadanos cubanos tengan acceso a Internet al declarar que “está
colaborando activamente con el sector privado para identificar formas creativas de garantizar que el pueblo cubano tenga un acceso seguro al libre flujo de información en Internet".

Añade que Biden ha hecho un llamado al régimen cubano para que "restablezca y mantenga el acceso a todos los servicios de Internet y telecomunicaciones para todas las personas dentro de su frontera", al tiempo que condena "el uso de cierres parciales o totales de Internet y restricciones de red" que restringen el ejercicio de los derechos humanos.

"La comunidad internacional debe condenar enérgicamente el bloqueo intencional del acceso a Internet”, subraya el documento.

Cuba clasifica como país "no libre" en el reporte más reciente de Freedom House sobre libertad global a la red de redes.

Cargar más

XS
SM
MD
LG