Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

OPINION. Intelectuales franceses y Cuba: una historia de complicidad, desilusión e indiferencia

Fidel Castro junto al actor Gerard Depardieu y el empresario Gerard Bourgoin (der.) en La Habana en 1996.

LOS INTELECTUALES FRANCESES (Y OTROS),

DE LA COMPLICIDAD A LA DESILUSIÓN Y LUEGO A LA INDIFERENCIA

JACOBO MACHOVER

En el principio era Gérard Philipe, y el mensajero de la revolución triunfante era Guevara, no el Che, sino Alfredo, el diabólico mentor de Fidel y de Raúl Castro, quien se iba a encargar del mejor instrumento de propaganda de los regímenes comunistas, el cine.

El actor francés, inolvidable intérprete del Cid en teatro, de innumerables papeles de aventurero, fue a Cuba con su esposa Anne después de haber trabajado en México en la que sería su última película, La fiebre sube al Pao, de Luis Buñuel. Se había comprometido a volverse el abanderado del nuevo Gobierno y a ser en la pantalla… Raúl Castro – Fidel iba a tener el rostro de… Marlon Brando.

Las negociaciones entre los enviados de Castro y los productores hollywoodenses fracasaron, y Gérard Philipe tuvo la mala suerte de morir, demasiado joven, a finales de 1959. Los encargados de la propaganda entendieron, sin embargo, que tenían en Francia, cuna de Robespierre, tan admirado por Fidel Castro, y del Terror revolucionario, una tierra de elección.

Allí mandaron a uno de sus principales portavoces, el director del diario Revolución, aquel que había lanzado la « Operación Verdad » para justificar los fusilamientos masivos de supuestos « esbirros » y opositores: el futuro disidente y exiliado Carlos Franqui. Éste llevaba el encargo de convencer al príncipe de los filósofos, Jean-Paul Sartre, y a su compañera Simone de Beauvoir, de ir a Cuba para luego cantar las proezas del Comandante en jefe. Sartre cumplió, con creces. Se pasó un mes en la isla, en febrero y marzo de 1960.

Y luego escribió. Los 16 artículos publicados meses después y reagrupados bajo el título de Huracán sobre el azúcar constituyen una sarta de consignas repetidas hasta la saciedad, de elogios ditirámbicos a Fidel Castro y de consideraciones generales que reflejaban su ignorancia y sus abominaciones racistas contra Fulgencio Batista. Pero está también lo que no dice : las ejecuciones que él y Beauvoir presenciaron, invitados por el Che Guevara. « Nunca es muy linda una ejecución », confiaría Beauvoir en una entrevista. Así cuajaba la complicidad de esos grandes espíritus con la pequeñez de un sistema criminal: con un pacto de silencio. Dejarían de brindar su apoyo al castrismo diez años más tarde, en 1971, junto con otros escritores y artistas del mundo entero, a raíz del « caso Padilla ».

A partir de ese momento, la mayoría de los intelectuales dignos de ese nombre dejaron de brindarle su apoyo incondicional a la revolución, con excepción de un Gabriel García Márquez, un Julio Cortázar, o un Mario Benedetti y unos cuantos poetastros más.

Entonces hubo que ir a buscar, mucho más tarde, a gente de menor calado, allí donde se presentaran, en España con un Willy Toledo, en Estados Unidos con una Katy Perry, una Madonna, o con un Oliver Stone. El cineasta, guionista del Scarface de Brian de Palma, realizó dos documentales con Fidel Castro, Comandante y Looking for Fidel. En este último, su admirado caudillo reanudaba con las prácticas que había implementado con Sartre y varios más: en una « conversación » con los tres jóvenes ejecutados durante la primavera negra de 2003, Castro los obligaba a reconocer la « justicia » de sus condenas a muerte. Stone parecía no haberse dado cuenta siquiera de la monstruosidad de su humillación ante sus cámaras, contraria a todas las leyes internacionales sobre los prisioneros.

Y en la cuna de la ceguera del pensamiento, Francia, ¿qué pasó desde aquellos primeros años de adhesión casi general? Por supuesto, los admiradores de Fidel Castro siguieron proliferando pero a un nivel menor. El caso más sonado es el del actor Gérard Depardieu, íntimo amigo, por otra parte, del gran demócrata Vladimir Putin y compinche de Kim Jong-un y otros de sus semejantes. Hay que señalar, como curiosidad, que Depardieu había firmado, en 1988, la carta redactada por el escritor Reinaldo Arenas y el pintor Jorge Camacho reclamando un plebiscito a favor de la democracia en Cuba. Pero más tarde, intentó hacer negocios (fallidos) en Cuba, buscando petróleo cerca de Guanabo, y posó en fotos, cocinando con su socio dictador. Sin embargo, no habló casi, ni escribió. El actor no tenía, claro está, la capacidad de conceptualización del filósofo precursor.

Depardieu fue, y sigue siendo, objeto de indignación y de burla. Igual que los políticos que han proclamado su simpatía por el Comandante. Entre ellos, hay que citar a la ex primera dama Danielle Mitterrand, la más enamorada, literalmente, de sus admiradoras, al ex ministro de Cultura Jack Lang, guía de Castro, en 1995, en el museo del Louvre frente a la « Mona Lisa », al « insumiso » Jean-Luc Mélenchon, vertiendo lágrimas públicamente el día de su muerte en 2016, a la ex ministra socialista Ségolène Royal, que duda que haya presos políticos en Cuba, y a su ex compañero y ex presidente François Hollande, que recibió a Raúl Castro con todos los honores y le devolvió la visita en 2019.

Pero todos ellos, al igual que la alcaldesa socialista de París Anne Hidalgo, quien ve en el Che Guevara un « héroe romántico », solamente provocan reacciones indignadas o sarcásticas por parte de los filósofos de nuestros tiempos, más cercanos al pensamiento de Albert Camus que al de Jean-Paul Sartre, como Bernard-Henri Lévy, Michel Onfray o Raphaël Enthoven. Todos ellos claman con fuerza que los Castro sólo deben ser considerados como unos tiranos y el Che como un asesino despiadado.

Han acabado por hacernos caso a los que hemos estado mostrando durante décadas los horrores del régimen, a pesar de los obstáculos, y escrito la verdad sobre sobre los mitos revolucionarios. Sin embargo, fuera del intermedio observado con los poetas, periodistas y activistas presos durante la primavera negra, sus tomas de posición no llegan hasta solidarizarse en forma duradera con los disidentes y los exiliados. Después de la complicidad y de la desilusión, prefieren refugiarse en una actitud más cómoda para ellos, que no implica ningún riesgo de equivocarse, como hace 60 años: la indiferencia hacia los cubanos libres, los que luchan por la libertad.

Vea todas las noticias de hoy

¡Azúcar!, la muñeca Barbie rinde tributo a Celia Cruz

La Barbie con la que Mattel rinde homenaje a Celia Cruz. (Foto: Mattel/Instagram)

La compañía fabricante de la muñeca Barbie anunció en sus redes sociales la salida al mercado de un prototipo en honor al legado de la salsera cubana, Celia Cruz, por el mes de la Herencia Hispana.

“Como artista teatral, actor en pantalla y artista de grabación que tuvo éxito en una escena musical dominada por hombres, Celia Cruz también es conocida como la ‘Triple Amenaza Latina’. Su larga e histórica carrera sirve de inspiración infinita para los aspirantes a músicos y, a través de la Fundación Celia Cruz, su legado continúa brindando becas para jóvenes estudiantes latinos”, informó la compañía con sede en California en sus redes sociales.

Celia Cruz nació en La Habana, Cuba, el 21 de octubre de 1925, y falleció a los 77 años, en Nueva Jersey, Estados Unidos, el 16 de julio de 2003. Es considerada una de las artistas latinas más populares e importantes del siglo XX, una de las máximas exponentes de su género, y una de las artistas más influyentes de la música de su país.

"La Reina de la Salsa" comenzó su carrera en su país natal y ganó fama como cantante de la orquesta sonora Matancera.

En 1960, después del triunfo de la Revolución, Celia abandonó la isla, y se convirtió en uno de los símbolos de la comunidad cubana en el exilio. La cantante continuó su carrera, primero en México, y luego en Estados Unidos, país en donde residió hasta el día de su muerte.

“¡No hay nada más poderoso que usar tu voz! Este Mes de la Herencia Hispana, Barbie está encantada de honrar la memoria de la inimitable ‘Reina de la Salsa’, Celia Cruz, con una muñeca única en su tipo”, dijo la compañía fundada en 1945 y que vende juguetes en 150 países.

De igual forma, la empresa tributó a la activista y escritora dominico-estadounidense Julia Álvarez, con una muñeca única.

Sala de Arte Joven de Madrid dedica espacio al Movimiento San Isidro (VIDEO)

Yanelys Núñez Leyva y Nonardo (Michel) Perea participan en la muestra con el proyecto “Embajada”. (Foto: Facebook)

La Sala de Arte Joven de Madrid, inaugurada este martes, dedica un segmento al Movimiento San Isidro y al arte independiente cubano.

La muestra, auspiciada por la Comunidad de Madrid (gobierno regional), cedió uno de sus espacios al proyecto “Embajada”, de los artistas independientes cubanos Yanelys Núñez Leyva y Nonardo (Michel) Perea, con el objetivo de visibilizar la situación de Cuba.

“También dimos mucha importancia al trabajo de archivo y recopilación de información sobre la campaña contra el Decreto 349 y sobre los supuestos expedientes delictivos que el Gobierno cubano ha tratado de construir a varios miembros Movimiento San Isidro”, añadió la artista e historiadora de arte.

La Sala de Arte Joven de Madrid permanecerá abierta durante dos meses en su sede de la Avenida de América, 13, en la capital española.

Padura se solidariza con el escritor nicaragüense Sergio Ramírez; no menciona a artistas cubanos presos (VIDEO)

Leonardo Padura. (Captura de video/Instituto Cervantes)

El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares, agradeció este lunes a los escritores Leonardo Padura y Sergio Ramírez su “compromiso con la literatura en español y con la libertad”, en un evento donde se cuestionó la situación represiva de Nicaragua, pero no la de Cuba.

Ramírez depositó en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes un legado "in memoriam" del poeta Rubén Darío, mientras que Padura hizo lo mismo con la primera versión de su obra "La novela de mi vida", así como las primeras páginas de "Como polvo en el viento".

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:21 0:00

Padura aclaró que nunca firma cartas colectivas, pero esta vez sí lo hizo para apoyar a su colega nicaragüense, acusado recientemente por el régimen de Daniel Ortega.

“Si hay alguna carta en apoyo a tu persona, a tu obra, a tu figura, a tu personalidad, esa carta yo sí la firmo, y la he firmado”, aseguró el novelista cubano.

Leonardo Padura no mencionó el caso de los artistas independientes cubanos encarcelados actualmente por ejercer la libertad de expresión y creación. Tampoco lo hicieron Ramírez, ni el canciller español.

“[El apoyo recibido] me hace sobrellevar de mejor manera la peor circunstancia en que alguien puede atravesar, que es la del exilio forzado”, dijo Ramírez.

La Fiscalía de Nicaragua lo acusó la semana pasada de “realizar actos que fomentan e incitan al odio y la violencia”, y ordenó su captura y el allanamiento de su residencia en Managua.

“Es lo más duro a lo que alguien puede ser sometido. Saber que no puede volver a su país. Saber que tiene esas puertas cerradas por la mano de una dictadura enemiga de los libros”, afirmó el Premio Cervantes 2017.

Denuncian que Lavastida fue aislado tras contraer COVID-19 en Villa Marista y sus familiares no fueron notificados

Hamlet Lavastida. (Captura de foto/Peter Rosemann/Artnet)

El artista plástico Hamlet Lavastida, quien se encuentra detenido desde el pasado 26 de junio por la Seguridad del Estado en Cuba, fue internado en un centro de aislamiento tras haberse contagiado con coronavirus, informaron fuentes cercanas al prisionero, declarado recientemente como preso de conciencia por Amnistía Internacional.

"Hoy he tenido noticias de Hamlet. Han sido noticias terribles. Hamlet estuvo enfermo de covid y aislado en un centro de confinamiento en el Bahía durante 5 días, del 2 al 7 de septiembre", escribió en Facebook su novia, la poeta Katherine Bisquet.

La también activista del Movimiento San Isidro y del colectivo de artistas del 27N dijo que desde el 24 de agosto no tenían noticias suyas: "Pasaron 16 días sin que tuviéramos alguna información de Hamlet. La instrucción de Villa Marista no notificó a la familia o a mí o al propio abogado sobre el padecimiento de Hamlet".

Bisquet señaló la irresponsabilidad de los oficiales de Villa Marista, el cuartel de la Seguridad del Estado, de no notificar a los familiares del artista sobre lo que estaba sucediendo con él y mantenerlo incomunicado por ese tiempo.

"Se les enferma un preso y no son capaces de avisarles a sus familiares. Ya la impunidad y la injusticia no les alcanza para meter a alguien preso porque les incomoda o así porque sí. Ya no la Dictadura, porque se les dice eso en la cara y responden con un No, nosotros no somos una Dictadura solo nos protegemos del Imperio; son menos que eso, son unos animales, unas cosas que apenas saben articular el lenguaje, que apenas saben de sentimientos y raciocinio, nada que contemple lo humano. Entonces viene un salvaje, con alguna huella humanoide porque usa gafas para leer y un teléfono celular, y me dice: Katherine, pero no te preocupes, ya él está bien", escribió en Facebook.

“Acabo de hablar con la madre de Hamlet Lavastida que recién había recibido una llamada de su hijo. Hamlet está solicitando tratamiento psicológico. No se encuentra bien, dice estar bajo mucho estrés. Días atrás Hamlet le había pedido a su madre que le enviase calmantes para las crisis de migrañas”, precisó Bisquet.

La escritora anteriormente reveló que Lavastida había solicitado tratamiento psicológico y había pedido calmantes para las crisis de migrañas.

El artista fue detenido a su regreso a La Habana, tras concluir una residencia artística en Berlín. Cumplió una cuarentena obligatoria bajo custodia del Estado y luego fue conducido a Villa Marista. En este centro de detención se le prepara un expediente por “incitación a la rebelión” e “instigación a delinquir” y es considerado por las autoridades cubanas como un "presunto terrorista" por lo que lo mantienen en prisión provisional.

Otros prisioneros políticos cubanos han enfermado de COVID-19 en las cárceles de la isla, como ha sucedido con el periodista independiente Esteban Rodríguez, que ha contraído el peligroso virus en dos ocasiones, y el líder opositor de Matanzas, Félix Navarro, quien tuvo que ser hospitalizado.

EEUU destaca caso del artista cubano Hamlet Lavastida en campaña #PresosPorQué

Hamlet Lavastida, artista cubano

La campaña #JailedForWhat (#PresosPorQué), que realiza el Departamento de Estado de los Estados Unidos en solidaridad con los presos políticos cubanos, destacó este miércoles el caso del artista Hamlet Lavastida, detenido en La Habana desde el pasado 26 de junio.

En un tuit publicado en la cuenta de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, la cancillería estadunidense se cuestiona el hecho de que, “en lugar de permitir que los artistas se expresen pacíficamente", el régimen cubano los reprima y encarcele.

El mensaje va acompañado de una imagen del joven artista plástico, y una ficha con información sobre su caso.

"Hamlet Lavastida es un artista detenido en prisión preventiva por más de 10 semanas en Villa Marista, la tristemente famosa prisión política en La Habana. El gobierno cubano dice que está siendo procesado por “incitación a delinquir”, pero Hamlet fue detenido al regresar a Cuba tras culminar una residencia artística en Alemania", señala el tuit.

El único delito de Lavastida ha sido "utilizar el arte para expresarse", subraya.

La campaña de apoyo a los centenares de presos políticos de la isla, del 7 al 24 de septiembre, se propone darlos a conocer a través de varios foros digitales del Departamento de Estado, como los de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental y la Embajada de EEUU en La Habana.

Lavastida, el primer prisionero seleccionado, fue detenido a su regreso a Cuba tras su estancia en Alemania y llevado directamente a Villa Marista.

Familiares y amigos del artista plástico han denunciado que las autoridades lo han mantenido incomunicado. La acusación de “Instigación a delinquir” responde a su propuesta en las redes sociales de marcar los billetes cubanos con sellos de las diferentes organizaciones opositoras al régimen.

Semanas atrás, Amnistía Internacional declaró a Lavastida prisionero de conciencia junto a otros artistas, activistas y periodistas detenidos en la isla.

Cargar más

XS
SM
MD
LG