Enlaces de accesibilidad

Coronavirus Cuba

Iniciativa "Solidaridad entre Hermanos" recogerá ayuda para enviar a los cubanos en la isla

Cubanos se protegen en La Habana ante la pandemia de coronavirus.

“Es nuestra responsabilidad, nuestro deber pero también, como cubanos, es nuestro derecho ayudar a los cubanos en la isla y enviar esta ayuda para que llegue a los mas necesitados”, afirmó Rosa María Payá, promotora del proyecto Cuba Decide, al presentar Solidaridad entre Hermanos, una iniciativa para enviar y distribuir ayuda humanitaria de manera directa en Cuba.

El esfuerzo, impulsado por la Fundación para la Democracia Panamericana y que cuenta con el apoyo de la Ciudad de Miami, fue presentado en redes sociales y espera recopilar productos de primera necesidad para ser enviados a la isla.

Payá explicó que la recogida tendrá lugar el próximo sábado 16 de mayo en el Mana Wynwood Convention Center, ubicado en el 318 NW 23 St., Miami, FL 33127.

Explicó que entre los productos que se necesitan están detergente, jabón de lavar y para el cuerpo, mascarillas, guantes, toallas desinfectantes y desinfectantes líquidos, acetaminofén, leche en polvo y pañales para niños y adultos.

Logo de la iniciativa "Solidaridad entre Hermanos".
Logo de la iniciativa "Solidaridad entre Hermanos".

El Dr. Omar Bento, presidente de la Fundación para la Democracia Panamericana, una organización sin fines de lucro dedicada a la defensa de los derechos humanos en el continente, afirmó que dadas la precarias condiciones del pueblo cubano, que ahora empeoran por la crisis del coronavirus, su organización, con el apoyo de la Ciudad de Miami, planificó la recogida de ayuda, que será recibida y distribuida en la isla por grupos de la Iglesia y miembros de la sociedad civil independiente.

Francis Suárez, alcalde la Ciudad de Miami, declaró: “Para mí es un privilegio, un honor, poder participar con ustedes. La Ciudad de Miami ha demostrado en muchas ocasiones que tiene un corazón enorme, que somos muy generosos”.

En otro momento de su intervención, Payá subrayó que “la desesperación aumenta en la isla cuando constatamos el peligro para la vida y la seguridad de los cubanos que están enfrentando esta pandemia dentro del país”.

“Todos los que en el sur de la Florida, y mucho mas allá, deseen hacer algo para ayudar a nuestras familias en Cuba pueden hacerlo. Dentro de la isla hemos contactado con una red de iglesias que están dispuesta a recibir y distribuir esa ayuda. También están nuestros amigos dentro de la sociedad civil”, recalcó.

Payá extendió la invitación a participar en la recogida de ayuda, que será enviada por barco a la isla.

A la pregunta sobre si era posible también hacer donaciones de dinero, respondió que quienes quieran hacerlo, pueden acceder a la página cubaencrisis.org para hacer un donación.

Sobre los riesgos de que el régimen cubano intente impedir la llegada o distribución de la ayuda, el Dr. Bento comentó que “no tenemos control sobre lo que pudiera hacer el régimen cubano. Es una ayuda totalmente humanitaria. No tiene ningún mensaje desde el punto de vista político. Sería demostrar una vez más que el gobierno cubano rechaza ayuda humanitaria. Sería algo una vez más negativo para ese régimen, que va demostrar su naturaleza. Es una ayuda de hermano a hermano”.

Payá amplió que “estamos cumpliendo con todos los requisitos que se piden. Varias de las iglesias que están dispuestas a ayudar pueden retirar los productos del puerto siguiendo las regulaciones. No hay ningún obstáculo de manera legal que impida que esa ayuda llegue”.

No obstante, Payá explicó que “tenemos un plan alternativo en caso de que esta ayuda no entre”.

“Esperamos que en un momento como este, cuando las mismas autoridades de la dictadura tanto han hablado sobre eliminar regulaciones, no sean ellos el obstáculo para que los cubanos ayudemos a los cubanos”, concluyó.

Vea todas las noticias de hoy

Cuba reporta 54 casos de coronavirus en el peor día en semanas

En La Habana y otras provincias se toman estrictas medidas de control para intentar frenar la propagación del COVID-19. (Yamil LAGE / AFP)

Las autoridades sanitarias reportaron este viernes otros 54 casos de coronavirus en Cuba, la cifra más alta en varias semanas de repunte del virus, luego de que las autoridades declararan al país en fase de recuperación.

La Habana es el epicentro de la crisis, con 43 casos según el cierre del 6 de agosto, dijo el Ministerio de Salud Pública en su reporte diario. El municipio capitalino más afectado es Habana del Este, con 18 casos.

La capital acumula ya 1.579 contagios, entre ellos, 195 profesionales de la salud, de acuerdo a las cifras proporcionadas en los informes oficiales.

Dos de los infectados son ciudadanos mexicanos residentes en Cuba, con fuente de infección en el extranjero, añade el reporte del MINSAP.

La situación en la capital ha llevado a las autoridades a tomar medidas de control de la fase epidemiológica, cuando aún no se había decretado la recuperación en la ciudad.

Hasta la fecha, un total de 2.829 pacientes han sido diagnosticados con la enfermedad; de ellos han fallecido 88 personas, de acuerdo a las cifras oficiales.

En un solo día, más de 4.500 personas fueron puestas en vigilancia epidemiológica en sus casas, mientras las autoridades se apresuran a tomar medidas estrictas de control para frenar la propagación de la enfermedad.

El gobierno atribuye el rebrote de casos a las indisciplinas de la población, la celebración de fiestas familiares y la concentración de personas en los bares y otros sitios públicos hasta altas horas de la noche, por lo que ha limitado el movimiento en la capital.

El gobernante Miguel Díaz-Canel dijo el jueves que la compleja situación de La Habana pudiera comprometer, incluso, el inicio del curso escolar, que usualmente comienza en la primera semana de septiembre, reportó el diario estatal Tribuna de La Habana.

Algunos habaneros, como Delia Díaz, estaban esperando "medidas más fuertes" por parte de las autoridades para contener el virus.

"En mi barrio, en el municipio Arroyo Naranjo, niños y jóvenes están jugando en las calles sin nasobuco, mientras los familiares están sentados en las aceras ingeriendo bebidas alcohólicas y con los bafles con la música altísima hasta altas horas de la noche", opinó en diario local.

"¡Es inaudito!, la falta de responsabilidad ciudadana entorpece todos los logros que habíamos alcanzado. Hay que aplicar medidas más drásticas a aquellos que incurren en estas indisciplinas", exigió en otro comentario Caridad Santana.

Desde este sábado, toque de queda y límites al transporte

Una señora lee la prensa en la calle.

Autoridades cubanas aprobaron el jueves un paquete de medidas para La Habana, Artemisa, Pinar del Río, Mayabeque y Matanzas que afianzan los controles para evitar una mayor propagación del coronavirus.

La medidas, que entrarán en vigor a partir del próximo sábado, buscan sobre todo reducir al mínimo el flujo de personas entre las cinco provincias de occidente y establecer puntos de control monitoreados durante las 24 horas por personal de salud y las fuerzas del orden.

Por ello, con algunas excepciones, se suspenden todos los servicios estatales de transporte interprovincial de pasajeros entre las provincias, así como de estas con el resto del país.

Sólo se va a permitir transporte de pasajeros con reservaciones en centros turísticos, del personal de Salud Pública relacionado con el control de la pandemia y de los camiones de carga entre las provincias.

Se restringe hasta las 9:00 de la noche el horario de funcionamiento de restaurantes, centros nocturnos y bares y las personas sólo podrán transitar hasta las 11:00 de la noche.

En la capital, el transporte público desde y hacia las playas tendrá su último recorrido a las 6 pm.

Además se mantiene la prohibición de realizar conciertos, eventos multitudinarios, espectáculos, actividades públicas, recreativas, deportivas y religiosas.

También queda totalmente prohibido el acceso de trabajadores con síntomas respiratorios, factores de riesgo y mayores de 65 años a los centros laborales.​

Se complica situación de COVID-19 en Cuba con brote en Zona Especial del Mariel

Un vendedor ambulante en una calle de La Habana. (AP/Ramón Espinosa)

Un nuevo brote de coronavirus en la Empresa de Construcción y Montaje de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, en la provincia de Artemisa complicó la situación epidemiológica este miércoles en el occidente de Cuba, donde se reportan decenas de contagios en los últimos días.

Según el reporte diario del Ministerio de Salud Pública, otras 49 personas dieron positivo al COVID-19, 18 de ellas en el Mariel y 24 en La Habana. La cifra oficial de casos desde que se inició el pesquizaje de la enfermedad es de 2.775, informó el director de Epidemiología de esa institución, Dr. Francisco Durán.

Zona de Especial Desarrollo del Mariel.
Zona de Especial Desarrollo del Mariel.

El gobernante Miguel Díaz-Canel manifestó su preocupación por este evento de transmisión del virus en un lugar sensible para la economía del país, severamente afectada por la pandemia, y exigió a sus subalternos “un plan diferenciado de medidas” para controlarlo.

La Zona del Mariel “tiene una alta concentración de personas que no han detenido su actividad económica durante estos meses de enfrentamiento a la epidemia”, señala un reporte del diario oficialista Granma sobre las declaraciones de Díaz-Canel en la reunión diaria del gobierno para la prevención y control del coronavirus.

Díaz-Canel también está preocupado por el costo que implica la atención médica a los enfermos de coronavirus en los hospitales, donde se mantienen ingresados unos 595 pacientes, y mantener los centros de aislamiento para personas contagiadas.

“Cada vez que hay un brote de estos son más personas ingresadas en hospitales y recluidas en centros de aislamiento, y por tanto más gastos en la atención. Cada vez que ponemos en cuarentena un consejo popular, una determinada comunidad o municipio, hay que hacer un grupo de cuestiones organizativas que también nos cuestan más”, subrayó.

El gobernante designado pidió “un trabajo riguroso, al detalle, inteligente, rápido y con calidad” para controlar el brote “en el menor tiempo” posible.

Artemisa regresó a la fase 1 de recuperación luego de haber sido decretada la tercera etapa en la provincia. Un brote de coronavirus en otro de sus municipios, Bauta, dejó hasta la fecha, según cifras oficiales, 64 casos de COVID-19 y varias localidades en cuarentena.

La Habana sigue en retroceso

En la capital del país la contención de la enfermedad ha sido menor. En las últimas dos semanas, un total de 131 personas dieron positivo al coronavirus, y otras 160 se mantienen bajo vigilancia como sospechosas, informó en la reunión gubernamental el gobernador de La Habana, Reinaldo García Zapata.

El gobernador dijo que ante esta situación se estudia la aplicación de medidas pertenecientes a la etapa epidémica, supuestamente superada tras la declaración de la fase 1 de recuperación. “Si hay que ir atrás en algunas cosas lo haremos, pero no podemos permitir que siga avanzando la enfermedad en algunos lugares por negligencia”.

Entre las medidas, García Zapata mencionó el cierre de bares y piscinas “en los que no se tomen las medidas establecidas”, y la “limitación del movimiento de personas en las calles a altas horas de la noche”.

La decisión del gobierno iniciar la “desescalada” de la pandemia en julio pasado, en medio de las vacaciones de verano, trajo consigo la aglomeración de personas en las playas del Este de La Habana, la congestión en el transporte público y la falsa sensación en la población de que el problema ya había sido superado.

25 nuevos casos de COVID-19; reportan contagio de 29 cubanos llegados de Venezuela

Escena captada en una calle de La Habana el 29 de julio (Yamil Lage/AFP).

El Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP) reportó la confirmación de 25 nuevos contagios de COVID-19 en los exámenes realizados el martes, cuando se supo además que 29 cubanos recién llegados de Venezuela dieron positivo a la prueba del coronavirus.

Considerando que no hay vuelos comerciales hacia ni desde Cuba en estos momentos, se cree que la mayoría de los 29 contagiados procedentes de Venezuela formen parte de una brigada médica.

Al menos dos de esos casos fueron identificados en la prensa cubana como trabajadores de salud, y todos formaron parte de los reportes diarios del MINSAP entre el 26 de julio y el 3 de agosto, informa la agencia Reuters. El reporte del miércoles indica que dos de los 25 nuevos confirmados se contagiaron fuera de Cuba.

Dos provincias se repartieron la mayoría de los casos confirmados el martes: Artemisa, con 13 (cinco de ellos del municipio Bauta, donde ocurrió el brote reciente), y La Habana, con 10. Cienfuegos y Guantánamo tuvieron uno cada una. El único menor del grupo es un niño de nueve años de Bauta.

Aunque no se reportan pacientes en estado crítico, hay dos habaneras en estado grave, según el MINSAP: una de 97 años procedente del Cerro, y la otra de 75 años residente en el Cotorro.

El martes el MINSAP reportó también que hubo 14 altas médicas, con lo que la cifra de pacientes recuperados que aparecen en los registros oficiales llego a 2.396 de los 2.726 diagnosticados con la enfermedad en el país. En los hospitales siguen ingresados 240 casos positivos, la mayoría de los cuales (238) presenta una evolución clínica estable.

No hubo ningún fallecimiento el martes, por lo que el número de personas que han perdido la vida en Cuba por el COVID-19 –siempre de acuerdo con los informes oficiales— sigue siendo 88.

(Incluye información de la agencia Reuters)

Viajeros de otras provincias serán internados en La Habana; vuelos regulares siguen en suspenso

Un viajero en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, el 11 de marzo del 2020.

Las autoridades cubanas reforzaron las medidas de aislamiento ante el temor de una propagación mayor del coronavirus que poco a poco avanza en varias regiones de la isla.

El martes en la noche fueron anunciadas estrictas medidas de contención como establecer una cuarentena obligatoria en la capital a los viajeros de otras provincias que lleguen a la isla en vuelos humanitarios.

En los últimos días se han reportado numerosos casos de personas que al retornar de otros países, especialmente Venezuela, portan el virus.

En La Habana aún no se puede decretar la fase 2, según explicó el Primer Ministro Manuel Marrero y en Artemisa han ordenado cuarentenas en algunos territorios "debido a algunos eventos derivados de indisciplinas e incumplimientos de las medidas establecidas".

"Los vuelos regulares internacionales con todo el mundo son desde La Habana y hacia La Habana y por tanto hasta que La Habana un día no resuelva este problema no se podrá abrir esa comunicación con el resto del mundo", dijo Marrero en la Mesa Redonda.

Cargar más

Radio Martí en Vivo

La Religión en Radio Martí
please wait

No live streaming currently available

0:00 0:00 Live

En vivo La Religión en Radio Martí

Televisión Martí en Vivo

7N30
please wait
Embed

No live streaming currently available

0:00 0:00 Live

En vivo 7N30

XS
SM
MD
LG