Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Idabell Rosales: "La libertad, para que sea plena, tiene que ser consciente"

Idabell Rosales, bailarina y coreógrafa cubana, fundadora de Vista Larga Foundation Corp.

Bailarina, coreógrafa, inextinguible, Idabell Rosales se ha convertido, en los últimos años, junto a su esposo Armando Añel, en el epicentro de un movimiento que ha traído nuevos aires a la literatura, tanto dentro como fuera de Cuba: la Fundación Vista Larga Corp., un espacio de creación independiente que une a los escritores y poetas que han cruzado el Estrecho de La Florida con los que, dentro de la isla, se mantienen alejados de la cultura oficial y han encontrado en el Festival Vista, así como en Puente de Letras, un espacio donde proyectarse y crecer.

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

Creo que vivir frente al mar, ver canales americanos todos los días, te va creando unos archivos en el disco duro imposibles de borrar. A pesar de que fui una niña que hacía guardias en el CDR y recogía materia prima. Parece que el hecho de tener familiares aquí, los olores de los 80 con la visita de mi abuelita, o seguir viendo canales "yumas", no me dejaba estar dormida totalmente. También, ya a principios de los 90, me sentía ahogada en Cuba. Desde que mi madre se quedó, en el 89, me empezaron a cerrar en el ICRT. Comencé un negocio clandestino de tabacos, vivía con plata pero con mucha zozobra, hasta que me fui en el 96.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

Ya mi madre vivía en Chicago y yo había estado de visita en USA antes de que ella me reclamara definitivamente. Fui la primera cubana que viajó en 1991, cuando bajaron las visitas a USA al límite de 20 años, y parece que, como regresaba, me volvían a dar la visa de visita. Estuve tres veces hasta que mami me reclamó legalmente en el 95.

No tenía muy claro irme de Cuba. Realmente vine a estar más cerca de la familia, ya conocía algo el “otro lado” y quería darle un buen futuro a mi hijo Antonio. Era mi idea principal; también reencontrarme con mi madre, mi hermano y con esos abuelos que se fueron en el 61, y con los que no pude criarme. Era importante. Así y todo, a pesar de que siempre he tenido gran parte de mi familia acá, los primeros meses, diría años, fueron muy difíciles, no hacía empatía con nada ni con nadie, extrañaba mucho a Cuba, hasta que llegó Añel, tan cubanito él, y no me dejó extrañar más.

¿Qué encontraste?

Mucho frío, viento, nieve. Un Chicago que me abrió las puertas, donde bailé en diferentes escenarios, estuve haciendo talleres, coreografías de música cubana, afrocubana, en colegios y universidades, coordinando eventos comunitarios, actuando en comerciales para la radio y televisión local, trabajando en agencias de publicidad para marcas como Coca Cola. Chicago, ciudad que amo profundamente, donde nació mi hijo Enrique Cuba y donde viví años espectaculares.

¿Qué es para ti La libertad?

La libertad es plenitud. Es coger el carro y perderte. Es madurez. Es conocerte. La libertad para que sea plena tiene que ser consciente. Y la plenitud la alcanzas siendo libre. De modo que cuando viajas hacia la libertad, estás yendo a tu interior, a tu verdad, a tu esencia que, en definitiva, es el núcleo de tu ser.

¿Qué has aprendido durante el proceso?

El proceso, el proceso del queso…siempre que escucho ‘proceso’, me acuerdo del queso proceso en mi niñez, amarillo y suave, era rico al paladar, ¿de dónde vendría?

El proceso de salir de Cuba, el proceso de ser libre, que es el proceso de la vida, te enseña a creer en los cambios. Antes yo era muy estática, cuadradita, escéptica ante cualquier situación. Analizar la versatilidad de las circunstancias en las que he vivido me enseña a creer que todo es posible. Vivir intensamente te enseña a ser menos testaruda, y no es que llegues a ser tolerante con todo aquello con lo que no eres a fin, pero sí a ser más comprensiva con la naturaleza humana y su entorno.

¿Las experiencias vividas han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

Mis hijos cuando sonríen son mi mejor patria. Ese pedazo de playa donde soy alegría, también es patria. Y sí, mi patria era solamente Cuba, un nacionalismo casi enfermizo que he vencido. Toda esa simbología bien arraigada, con bandera, tocororo y todo. Era muy cubanita, bueno, sigo siendo muy cubana, pero ya no con ese feeling vacío de que soy la mejor bailadora de mambo y me enorgullezco. Yo soy Cuba en todo lo bueno que esa frase pueda encerrar, pero no me quedo ahí. Pienso a menudo en “Ella” pero ya no desde la nostalgia sino desde la urgencia que necesitamos para liberar a cada cubano dentro y fuera.

Vea todas las noticias de hoy

Iván Acosta: "la libertad es ser quien yo quiera ser sin andar con paranoia"

Iván Acosta, director de cine de origen cubano residente en Nueva York

Como buen cineasta, Iván Acosta escribe y habla con imágenes precisas. Este santiaguero nacido en 1943 cuenta con una extensa obra. Con él, entran a Dile que pienso en Ella... el director de teatro, el dramaturgo, el cantautor, el productor, el guionista, el polemista y otros más, todos bajo la sombrilla de El Súper, la película que humanizó e hizo al exilio cubano comprensible para los habitantes de Norteamérica.

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

El 17 de abril de 1961, cuando llegó la invasión de Playa Girón / Bahía de Cochinos, a lo largo de la isla se realizaron más de cien mil arrestos, según los boletines oficiales del régimen, con el fin de evitar que elementos contrarrevolucionarios fuesen a apoyar a los invasores.

Yo fui uno de los más de cien mil arrestados. Me metieron en los fosos del Castillo del Morro de La Habana, junto a seis mil hombres más. Yo tenía sólo diecisiete años. Allí estuve incomunicado durante nueve días. Ese evento fue el detonante que me hizo abrir los ojos y me darme cuenta de lo que se nos venía encima. Cuatro meses más tarde, estaría fugándome hacia Jamaica, la isla vecina.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

Libertad, seguridad y esperanza.

¿Qué encontraste?

Libertad, seguridad y esperanza de volver a ver a Cuba libre.

¿Qué has aprendido durante el proceso?

Que no todo es blanco o negro, sino que, también, hay un gris intermedio. Que no todo es izquierda o derecha, sino que, también, existe el centro.

¿Qué es para ti La libertad?

Poder expresar mis opiniones políticas sin temor. Poder leer el libro que desee sin tener que ocultar el título. Poder viajar, hablar y ser quien yo quiera ser sin andar con paranoia. Poder disfrutar de la democracia y tener la libertad de criticar sus defectos.

¿Las experiencias vividas han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

Desde que escapé de Cuba, nunca ha existido un día que no haya pensado en Ella. Soy estadounidense (Cuban-American), y por este país he sido hasta paracaidista en el Army. Pero la Patria es como una canción cubana que siempre canta mi corazón.

Yelsy Heredia, el guantanamero que ha llegado lejos apegado a sus raíces

El músico cubano Yelsy Heredia. Foto @yelsyheredia.com

El talentoso contrabajista guantanamero Yelsy Heredia, radicado en España, es el invitado especial de la revista radial ArtExpress.

Heredia es reconocido por su proyección musical internacional que lo ha llevado a presentarse en los más prestigiosos escenarios del mundo junto a reconocidos artistas como Bebo Valdés, Diego El Cigala, Niña Pastori, Armando Manzanero, Ana Belén, José Luis Perales, Ernán López-Nussa, Guillermo Rubalcaba, Chucho Valdés y Tata Guiñes y también por su presencia en el exclusivo entorno del flamenco.

Este artista se ha consagrado especialmente en el rescate del changüí, un género musical tradicional de su natal Guantánamo. En su búsqueda renueva este y otros ritmos locales recreando la historia musical cubana y guantanamera.

Cuenta en su haber con cuatro discos Guantánamo Changüí (2010), producido por Diego El Cigala, Recovecos (2013), Camino a Maisí (2014) y Lo Nuestro, este último nominado al Latin Grammy 2019 en la categoría de mejor Album Tropical Tradicional.

“Vamos a cuidar lo nuestro que lo de afuera es prestao…”, invita el artista en Lo Nuestro.

“Con este disco aflora en mí el sentimiento de pertenencia a mi tierra. Llevo a Guantánamo como bandera. Donde voy digo bien alto que soy guantanamero, para que conozcan nuestras tradiciones, que han sido influencia de muchos géneros cubanos”, dice el músico.

Contó para este fonograma con la colaboración de varios artistas entre ellos Dayme Arocena, Kelvis Ochoa y Celso “El Guajiro”, para el tema “Cubano del Guaso”.

En ArtExpress Heredia conversó sobre el camino recorrido, su vida en España, sus historias musicales y familiares y los deseos de que su música tenga más difusión.

Heredia se presentará el próximo 7 de marzo en Miami invitado por Miami Light Project, FUNDarte y The Rhythm Foundation junto a la percusionista y cantante cubana Brenda Navarrete como parte del Global Cuba Fest, un festival que celebra los ritmos, la música y la cultura cubana y reúne artistas tanto de la Isla como de la diáspora.

Escuche aquí parte de la amena conversación con el músico cubano Yelsy Heredia y le invitamos a escuchar la entrevista completa este sábado y domingo en la Revista ArtExpress a partir de las 9 y media de la noche por Radio Martí y por radiotelevisionmarti.com

please wait

No media source currently available

0:00 0:05:32 0:00

Video cortesía www.yelsyheredia.com

Mescalina o marxismo: las puertas del cielo y el infierno

Aldous Huxley, 1894-1963.

Los cazadores de raras piezas literarias estarán de plácemes con la publicación en español de dos ensayos del escritor inglés Aldous Huxley, 1894-1963, reunidos en un libro bajo el título Las puertas de la percepción /Cielo e infierno en la colección Debolsillo, de Penguin Random House, Ciudad de México, 2018.

Dos ensayos de Aldous Huxley.
Dos ensayos de Aldous Huxley.

Ambos ensayos fueron publicados originalmente en 1954 y 1956, respectivamente, y en ellos el escritor explora la soledad del hombre inmerso en el mundo material, exilio del alma, y la unidad entre la mente y el cosmos por vía de la experiencia alucinógena, específicamente por la ingesta de mescalina, el alcaloide alucinógeno del peyote, que deviene experiencia religiosa. Lo finito como instrumento para visionar lo infinito. Los paraísos artificiales no ya como sucedáneos sino como puertas de acceso a los paraísos espirituales.

Un libro proféticode Aldous Huxley.
Un libro proféticode Aldous Huxley.

Huxley es más conocido por su obra futurística Un mundo feliz, 1923 -que al presente no dudaríamos en calificar de profética-, donde nos presenta un mundo de mutantes morales pletóricos de felicidad fisiológica e incapaces de esfuerzo intelectual alguno, de estómagos llenos y cerebros vacíos, esclavos contentos no por temor a la libertad sino porque ni siquiera tendrían la más remota noción de que algo así alguna vez existió. En esta jauja los hombres se afeitan mediante maquinillas electrolíticas y consumen chicle con hormonas sexuales. La guerra y la pobreza pertenecen al pasado pero en cambio han sido eliminados de un plumazo y un pelmazo, con ferocidad, la familia, la diversidad cultural, el arte, la ciencia, la literatura, la religión, la filosofía y el amor, de modo que los hombres serían como una suerte de amables amebas asépticas y tecnificadas, seres inducidos al estertor de los más pedestres placeres de la carne mediante la dictadura de una eficaz maquinaria mediática y de entretenimiento.

En Un mundo feliz Huxley muestra su temor ante el desmesurado desarrollo material que se manifiesta como excrecencia del espíritu, el hombre sometido a la soledad suma en medio de la masificación suma, mientras que en Las puertas de la percepción y Cielo e infierno nos muestra -perdidos ya los vínculos con la tradición y sus técnicas ritualísticas para reconectar, religar al ser con la divinidad- una metodología moderna que alejada de toda dogmática promete sin embargo abrir las puertas, allanar el camino del alma atomizada a la fusión, aunque sea efímera, con la unidad primordial, fusión de lo finito con lo infinito, de lo temporal con lo atemporal. Transmutar así, mescalina mediante, lo terreno, pedestre y oscuro del más acá en lo celeste, noble y luminoso del más allá.

Anhelo que anida en el inconsciente humano, deseo de divinidad, desde las más ancestrales eras; anhelo que cuando resulta coartado degenera sin más en utopías ateísticas como las del marxismo y su primo hermano el marxismo cultural.

Descendidos y degradados los dioses celestes -muertos en muchos casos al decir de Friedrich Nietzsche- se adora entonces, puesto que el hombre tiene necesidad de trascendencia, a esperpénticos dioses de carne y hueso parapetados tras los periódicos, la propaganda, las pantallas y los micrófonos con cohorte no de ángeles luminiscentes sino de matones artillados de ametralladoras y mirada torva.

Digamos que Huxley entonces podría proponer la mescalina no ya como sucedáneo metafísico sino como arma contra el marxismo; contra toda dogmática materialista, cientificista y degenerativa. La mescalina como materia para trascender la materialidad; la cárcel de lo material-historicista a que pretende y parece condenarnos el mundo de la modernidad.

El punto es que por mucho que masifique el mundo del marxismo materialista -o del marxismo cultural-, por un lado, y el mundo de la banca y la propaganda, por el otro, sucede que siempre estamos solos y lo estamos aún y sobre todo en los momentos más importantes de nuestras existencias, a saber, en el momento del nacer, en el momento del amor y en el momento de morir, por lo que esa fragmentación, aislamiento del alma, solo se anularía por efecto de la unión del ser con la esencia superior, así, acorde con esa determinación, o predeterminación, Huxley escribe en Las puertas de la percepción: “los mártires entraban en el circo tomados de la mano, pero eran crucificados aisladamente. Abrazados, los amantes tratan desesperadamente de fusionar sus aislados éxtasis, pero es en vano”.

No hay sistema político, por colectivista que sea, que aporte un antídoto a ese aislamiento señalado arriba. Ese aislamiento sólo será superado por la experiencia del visionario, el médium y el místico. Pero el escritor añade y recomienda en un mundo que menosprecia lo espiritual –porque así ha sido inducido para imponer la falsa sensación de unidad en la política o la sociedad y poder dominar, esclavizar- el uso dosificado de la mescalina como vía de acceso a la región de los seres y las cosas sin tiempo, región no ya más transparente sino de más vividos e intensos colores, una región en que se exponen hasta los más recónditos pliegues de la realidad, en que resulta imposible ocultar el pecado o la penitencia, las apetencias o la plenitud, transparencia total, viaje al universo de los de los milagros, del ser y el estar en una cosa y su contrario, dentro y afuera, arriba y abajo, sin el sacrificio que impone al hombre toda relación con lo divino; siempre menor por cierto que el sacrificio que impone al hombre la relación con las utopías racionalistas.

Esa búsqueda de lo maravilloso, de la luz y lo celeste, explicarían según expone el escritor en Cielo e infierno la pasión del hombre por las gemas y el misterio de que este les adjudique sin más una virtud mágica. Curiosamente Huxley piensa que la cadena causal de ello empieza en el Otro Mundo psicológico de la experiencia visionaria, desciende luego a la tierra y sube de nuevo al Otro Mundo teológico del cielo.

Huxley cita a continuación a Sócrates -según Platón en Fedón- cuando dice que existe un mundo espiritual más allá y por encima del mundo de la materia: “En esta otra tierra, los colores son mucho más puros y brillantes de lo que son aquí abajo… las piedras preciosas de este mundo inferior, nuestros codiciados jaspes, corelinas, esmeraldas, y todas las demás, no son más que simples fragmentos de esas rocas de arriba. En la otra tierra, no hay piedra que no sea preciosa y que no exceda en belleza a cualquiera de nuestras gemas”.

Y más adelante Platón agrega: “La visión de este mundo es una visión de espectadores bienaventurados”, porque ver las cosas despojadas de la neblina de la materialidad es asomarse al paraíso y no encontrar palabras para expresarlo.

Declaraciones que nos vienen a fortalecer en la idea de que las cosas de este mundo, por perentorias que parezcan, no serían más que pálidos reflejos de realidades más altas, o más profundas al interior de nuestro ser, y que, va de suyo, el juego de la existencia no se decide acá abajo sino allá arriba -adentro de nuestro ser- y que la belleza absoluta no existe aquí sino allí, que en última instancia sólo nos quedaría el congraciarnos, ser seductores, con las potencias que rigen en el más allá para alcanzar sus favores o asomarnos al supramundo en que moran, mediante la ritualística tradicional al uso de cada religión determinando cada cultura o mediante la metodología de la mescalina, pero nunca, eso sí, mediante las desatentadas resoluciones que compulsan a construir esos paraísos artificiales en los predios sociales de este mundo porque terminaremos siempre en el infierno de la comuna que deviene gulag.

Harvey Weinstein declarado culpable y Hollywood celebra

Harvey Weinstein a su llegada al Tribunal de Nueva York

Instantes después de conocer la sentencia contra Harvey Weinstein por acto sexual criminal y violación en tercer grado, la industria de Hollywood, en la que el productor fue una de las personas más poderosas, reaccionó
públicamente en redes sociales y a través de sus organizaciones.

"Este juicio y la decisión del jurado de hoy marcan una nueva era en la justicia, no solo para quienes rompieron el silencio (Silence Breakers), que hablaron bajo gran riesgo personal, sino para todos los supervivientes al acoso, abuso y agresión en el trabajo", afirmó Tina Tchen, la responsable de la fundación Time's Up, creada para combatir el acoso sexual en la industria del entretenimiento.

En su comunicado, la organización, que comenzó su actividad tras la ola de testimonios publicados bajo la marca #MeToo ("Yo también"), agradeció "la valentía" de las mujeres que decidieron combatir a Weinstein en los juzgados y afirmó que les "sigue creyendo" a todas, independientemente del veredicto.

A falta de que el juez dicte una condena firme, Weinstein se enfrenta a un mínimo de 5 años y un máximo de 25 después de que un jurado de Nueva York lo hallara culpable de acto sexual criminal y violación en tercer grado, y lo absolviera de otros dos más graves, entre ellos el de agresión sexual "depredadora".

"Es el comienzo de la justicia. Más por venir, mis hermanas", escribió la actriz Mira Sorvino, una de las más de 80 mujeres que han acusado al productor cinematográfico de conducta sexual inapropiada.

Lo cierto es que una vez que el proceso penal de Nueva York llegue a su fin, Weinstein enfrentará otro capítulo en Hollywood, ya que este enero la fiscalía del Condado de Los Ángeles presentó cargos contra el empresario por violación, agresión sexual y otras prácticas sexuales forzadas.

"Para las mujeres que testificaron en este caso y caminaron por un infierno traumático, ustedes hicieron un servicio público a niñas y mujeres de todas partes, gracias", tuiteó Ashley Judd, otra de las actrices que han acusado a Weinstein.

Por su parte, Rosanna Arquette, quien anteriormente describió el asalto sexual que vivió en uno de los apartamentos del productor y lo culpó de obstaculizar su carrera como represalia por su resistencia, también agradeció a las mujeres que testificaron y mencionó "las tácticas sucias de la defensa".

"Agradecimiento a las valientes mujeres que han testificado y al jurado por ver a través de las tácticas sucias de la defensa. Cambiaremos las leyes en el futuro para que las víctimas de violación sean escuchadas y no desacreditadas", escribió la actriz.

En este sentido también habló la organización conocida como Silence Breakers ("Rompedoras del silencio"), en la que figuran Arquette, Judd y varias actrices más.

"A pesar de la intimidación del equipo legal de Weinstein, ellas compartieron sus historias con el jurado, la sala del tribunal y el mundo. Este ha sido un proceso defectuoso desde el principio, pero ha expuesto aun más las dificultades que enfrentan las mujeres para decir la verdad sobre los abusadores poderosos. Su valentía será recordada para siempre en la historia", aseguró la organización en un comunicado.

Entre los mensajes que celebraron la sentencia figuró el de la
presentadora del programa "Top Chef", Padma Lakshmi, quien advirtió:
"Harvey Weinstein ahora es un violador convicto. Si hay un hombre
que no merece la fianza, es él".

También la actriz Julie Klausner animó a compartir la noticia: "Acércate a una extraña ahora mismo y dile que Weinstein es culpable y mira su rostro. Lo hice y fue increíble".

Incluso intérpretes que han señalado a otras personalidades de la industria del entretenimiento por conductas similares también comentaron el veredicto, como Anthony Rapp, que acusó al oscarizado Kevin Spacey de abusar sexualmente de él cuando tenía 14 años.

"Aplaudo a las mujeres que valientemente dieron un paso adelante para ayudar a cambiar para siempre la conversación sobre lo que ellas y todos nosotros tenemos que soportar. Es un placer ver que se hace justicia aquí", opinó.

Fuera del mundo cinematográfico una de las reacciones más compartidas fue la de la escritora Jessica Valenti, quien aseguró que "esa ovación que se escucha es el sonido de las mujeres periodistas que finalmente pueden dejar de decir 'supuesto' antes de 'violador Harvey Weinstein' en sus columnas".

Asimismo, el periodista Ronan Farrow, que impulsó la ola de acusaciones contra Weinstein tras publicar un extenso reportaje en el que hablaban por primera vez varias de sus victimas, también recordó el origen del proceso al comentar la sentencia.

"El resultado de hoy en el juicio de Harvey Weinstein es el de la decisión de varias mujeres de presentarse ante periodistas y fiscales en general, bajo un gran riesgo personal. Por favor, mantenga a esas mujeres en sus pensamientos hoy", declaró.

Exilda Arjona Palmer: "Tengo otros puentes que cruzar, pero el concepto de Patria no ha cambiado"

Exilda Arjona Palmer, periodista de Radio TV Martí

Exilda Arjona Palmer, comunicadora cubana residente en Miami, es abierta, equilibrada y alegre como su nombre. De San Germán, Holguín, hasta Radio Televisión Martí, donde trabaja como periodista, ha tenido que recorrer un árido y doloroso camino para aprender, y enseñarnos que la vida es lo que sucede aquí y ahora. Un hermoso caudal de posibilidades.

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

Fueron muchos los detonantes para dejar Cuba, la primera causa fue que ya no podía respirar, me faltaba el aire, me faltaba el impulso incluso para seguir adelante mi vida, mi mundo interior y exterior cambió mucho a partir de una serie de acontecimientos que, como dice la canción, se fueron agolpando unos a otros y casi me matan.

Tuve la felicidad de encontrar en mi vida a un hombre maravilloso que acabó por abrir mis ojos a lo que realmente pasaba en mi país, por eso sufrimos mucha represión, mucho dolor y mucha maldad.

Vivía en un pueblito pequeño del Oriente, donde todo el mundo se conoce y que, de repente te conviertas en paria, en un excluido, que incluso las personas que te vieron crecer no te saluden, que murmuren y te señalen, fue otro de los detonantes.

Y el detonante fundamental fueron mis hijos. El mayor, Malcom, la pasó fatal, lloraba todos los días, tenía pesadillas, gritaba por su papá y tuvo que presenciar escenas de represión muy desagradables.

No quise seguir así y que mi hija, Brenda, también sufriera lo mismo.

Por eso un día me senté con mi esposo y le dije: "!Basta, hasta aquí!"

Me dolió dejar mi casa, dejar los recuerdos de mis abuelos, emigrantes también, de Jamaica y Antigua, dejar a mi madre, mi tío, mi familia, mis libros, mi vida anterior.

Pero era necesaria la partida.

Y en octubre del año 2012 llegamos a este país gracias al Programa de Refugiados Políticos.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

En esta otra orilla esperaba encontrar lo primordial para mí, es decir, la libertad y el oxígeno que necesitaba para seguir viviendo. Esperaba encontrar nuevas oportunidades, de todo tipo. Vine buscando un espacio, vine a reconquistar mi vida.

¿Qué encontraste?

Definitivamente hallé la libertad, respiré otro aire, vi un mundo diferente, pero tangible.

Volví a sentir lo que era la familia, ahora sólo de nosotros cuatro, pero esto nos ayudó a unirnos más.

Encontré nuevos amigos, personas desinteresadas que nos ayudaron desde el primer momento.

Me reencontré también con buenos amigos, gente que pasaron por tu vida y se fueron antes de que una se fuera y el contacto se perdió.

Me di de golpes con una sociedad distinta, pero a la que me incorporé sin ningún trauma y en la cual me siento a mis anchas.

¿Qué has aprendido durante el proceso?

Durante el proceso aprendí a reinventarme, a crecer espiritualmente, a luchar por lo que quiero, a vivir sola, a crear mi hogar, mi espacio.

A sentir esta ciudad, Miami, como propia, como si hubiera vivido siempre aquí.

Aprendí que es un país de esfuerzos, pero que puedes lograr lo que te propongas.

¿Qué es para ti La libertad?

La libertad, para mí, es un derecho que nadie tiene por qué arrebatarte. La libertad es un concepto amplio, puedes estar encerrado y ser libre, todo está en cómo veas el mundo, en cómo quieras vivir tú. Libertad para mí es hacer lo que me gusta, respetando siempre a los que me rodean.

¿Las experiencias vividas han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

Mira, la Patria la llevo en el pensamiento, pero también en mi labor diaria, tengo el privilegio de trabajar por Cuba y para Cuba. Es un tema cotidiano incluso en mi hogar.

Mi Patria me duele, me duele lo que pasa a diario, las carencias, la desidia.

Me duele la distancia, el no volver porque cerré la puerta y tiré la llave. Me duele mi pedacito de Patria, allá en San Germán, Holguín, donde aún tengo a mi madre, a quien no veo hace 8 años. En fin, me duele Cuba.

Pero este ahora es mi país, es mi Patria y siento un orgullo tremendo por esta tierra que me abrió los brazos cuando ya no tenía esperanzas, y que nos dio un nuevo horizonte.

Logré renacer, tengo otro estilo de vida, otros puentes que cruzar, pero el concepto de Patria no ha cambiado.

Ver crecer a mis hijos, sus logros y la felicidad que los acompaña a diario, es lo máximo para mí.

Definitivamente Cuba me vio nacer, pero ahora esta es mi Patria, mi refugio, mi remanso.

Y no lo cambio por nada en el mundo.

Cargar más

XS
SM
MD
LG