Enlaces de accesibilidad

Contra la censura

"Hamlet Lavastida ha sido liberado a cambio de nuestro exilio", confirma Katherine Bisquet

Hamlet Lavastida pasó tres meses encarcelado. (Foto: Facebook)

El artista cubano Hamlet Lavastida salió de Cuba este sábado rumbo a Polonia junto a su pareja, la poetisa y activista Katherine Bisquet, tras casi tres meses encarcelado en la isla, informaron fuentes familiares al diario independiente 14ymedio y confirmó más tarde Bisquet en su cuenta de Facebook.

"Hamlet Lavastida ha sido liberado a cambio de nuestro exilio. Si ha llegado este momento y están leyendo esta nota, es porque justo ahora Hamlet Lavastida y yo acabamos de pisar el espacio Schengen. Hemos tomado la precaución de hacer pública nuestra situación a estas alturas (literalmente) por nuestra seguridad personal. La policía política nos impuso el exilio de ambos como única opción para la excarcelación de Hamlet", escribió Bisquet.

Toda la operación de destierro de los artistas fue realizada en el mayor secretismo, explicó la poetisa, y de acuerdo con lo que las autoridades del régimen llamaron "racionalidad política".

"Hamlet Lavastida ha sido conducido por la Seguridad del Estado directamente al aeropuerto José Martí en horas de la tarde de este sábado 25 de septiembre, desde una casa de protocolo en la que se encontraba aislado desde el día 20 de septiembre y de la cual desconoce su ubicación, ya que fue transportado a ese lugar con la cabeza entre sus piernas. Así mismo, yo también he sido trasladada por la Seguridad del Estado hacia el aeropuerto José Martí desde mi renta en Centro Habana, sin tener la posibilidad de que mi padre y familia me llevaran y me despidiesen", detalló.

El diseñador gráfico y amigo de Lavastida, Julio Llópiz-Casal, dijo este domingo a Radio Televisión Martí que la noticia no lo tomó por sorpresa.

"Era algo que realmente me esperaba; mi instinto siempre me llevó a pensar que eso era lo que ellos querían. El hostigamiento de Hamlet tuvo que ver también con hostigar y devastar sentimentalmente a Katherine Bisquet, de paso, para poder salir de dos figuras de disenso de un solo golpe, matar dos pájaros de un tiro. Por eso es que la noticia no me sorprende, llevo unos cuantos días sintiendo que algo así era lo que iba a suceder", señaló.

Declaraciones de Julio Llópiz-Casal a Radio Martí
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:56 0:00

El artista dijo tener sentimientos encontrados "muy duros" sobre la liberación de Lavastida.

"Por un lado, me da alegría que Hamlet no esté ya preso, de que esté cerca de Katherine, de que vaya a llegar a un medio en el que sé que se mueve como pez en el agua. El necesita buenas sensaciones después de todo lo que ha pasado. Por otro lado, es impotente, terrible, sentir algo que por años, yo por lo menos, solamente había experimentado leyendo sobre la historia, los destierros, José María Heredia, Félix Varela, en fin... Estoy viviendo ahora, con una persona que conozco, que es mi amigo, que le han hecho esta jugarreta macabra y diabólica de presionarlo hasta ese punto, tenerlo encarcelado y obligarlo, para tener su libertad, que abnadone Cuba sin discusión. Eso me parece terrible", concluyó.

Lavastida, de 38 años de edad, es egresado de la Academia de Artes de San Alejandro y del Instituto Superior de Arte. Fue detenido el 26 de junio pasado, tras regresar al país al terminar una residencia artística en la galería Künstlerhaus Bethanien, de Berlín.

Cumplió una cuarentena obligatoria bajo custodia del Estado y luego fue conducido al Centro de Instrucción de la Seguridad del Estado conocido como Villa Marista. Amnistía Internacional lo declaró Prisionero de Conciencia.

Lo acusaban de “incitación a la rebelión” e “instigación a delinquir” y era considerado por las autoridades cubanas como un "presunto terrorista" por lo que lo mantenían en prisión provisional, según declaró Bisquet con anterioridad.

La artista describió en Facebook los meses de acoso e intimidación vividos durante la detención de Lavastida, que culminó con su destierro.

"Desde el comienzo de su insólita detención, y durante los 90 días que permaneció en privación de su libertad bajo un proceso de investigación infundado, yo, Katherine Bisquet, escritora y activista, he sido blanco de acoso, coacción, privación ilegal de libertad (prisión domiciliaria por 65 días), tortura psicológica, detenciones ilegales y amenazas de procesamiento por parte de la Seguridad del Estado. Pero sobre todo he sido víctima del chantaje a través del cual el poder me hacía saber que, cada día que transcurría sin que yo consiguiera una visa, representaba un día más de cárcel para Hamlet. Mi salida del país era la moneda de cambio para su liberación", afirmó.

Bisquet añadió que a esa misma presión y chantaje estuvieron sometidas varias personas allegadas a Lavastida, tanto familiares como amigos.

"Algo ha logrado la Seguridad del Estado, y es que en este reducido, incivilizado y precario espacio en el que inevitablemente tenemos que coexistir, normalizamos y asimilamos la represión de manera natural. Ya no de manera pasiva, sino de una forma bastante familiar y sin extrañezas, lo cual los convierte a ellos en una maquinaria mucho más eficiente y perdurable. Y es este precisamente el cáncer que se ha apoderado de los cubanos durante décadas, el cáncer que crece a discreción dentro de nuestras almas. Nos han violado, nos han expatriado, nos han asesinado, nos han encarcelado, nos han censurado, y todo ha sido silenciosamente, bien de cerca, en nuestro patio, en nuestra propia casa", subrayó.

Durante su encarcelamiento, el artista fue internado en un centro de aislamiento tras haberse contagiado con COVID-19. Incomunicado en prisión, Lavastida solicitó tratamiento psicológico y pidió calmantes para las crisis de migrañas. Su madre vivió días de angustia, sin tener noticias sobre la situación de su hijo.

Decenas de artistas, dentro y fuera de la isla, denunciaron su detención, que se debió a su voluntad de “expresar libremente su opinión sobre el autoritarismo del Gobierno cubano", al decir del pintor Lester Álvarez.

Vea todas las noticias de hoy

Informe de Cuba ante la 77ª Asamblea General de la SIP

Cubanos captaron en sus teléfonos los sucesos del 11 de julio. (AP/Eliana Aponte, file)

La dictadura pierde la batalla en internet y lucha para no perder también la calle. Este ha sido el semestre más difícil para los cubanos y la dictadura en los últimos 25 años. El 11 de julio, las dos fuerzas, el poder y el pueblo, terminaron mirándose las caras en unas protestas masivas –mayormente pacíficas, hasta que el gobierno ordenó reprimirlas- con una dimensión que no se había visto antes en el país.

El 11 de julio, los gritos de las multitudes corroboraron varias certezas anunciadas por años en la prensa independiente: los cubanos la están pasando mal por la falta de medicinas, comida, dinero, esperanzas y libertad.

La mayoría del pueblo quiere un cambio de gobierno, pero la dictadura reprime con violencia indiscriminada y manipulando el sistema de justicia. Las redes sociales y el acceso a internet son determinantes en la movilización de la ciudadanía a nivel nacional. Pese a la represión, un grupo de activistas está convocando a una nueva jornada de protesta para el 15 de noviembre.

Tres hechos sobresalen en este período: el encarcelamiento de los periodistas independientes Lázaro Yuri Valle Roca y Esteban Rodríguez, la represión de las protestas del 11 de julio y la entrada en vigor del Decreto-Ley 35, que restringe aún más las libertades en internet.

El 30 de abril se produjo una protesta de seis personas en la calle Obispo, en La Habana Vieja, a la que se sumaron transeúntes. Fueron arrestados y llevados a distintas prisiones. Entre los detenidos estaban Mary Karla Ares, reportera del boletín Amanecer Habanero, que trasmitió en vivo la protesta, y Esteban Rodríguez, activista y reportero de ADN Cuba, quien en noviembre había participado en la huelga de hambre en la casa del artista Luis Manuel Otero, en el barrio San Isidro, de La Habana.

Mary Karla Ares fue excarcelada el 29 de mayo, pero a cambio se le impuso reclusión domiciliaria, que aún afronta. Esteban Rodríguez continúa en prisión, donde contrajo dos veces Covid-19. Ambos están siendo acusados por "desorden público" y "resistencia", delitos que, sumados, acarrean varios años de cárcel.

Lázaro Yuri Valle Roca, periodista y activista, director del blog digital Delibera y de su canal de YouTube homónimo, fue detenido el 15 de junio tras acudir a una citación policial en La Habana. La Seguridad del Estado lo investigaba por haber organizado, filmado y publicado el video del lanzamiento de unos panfletos anticastristas en una esquina en Centro Habana.

Además de permanecer incomunicado y sin asistencia legal, el periodista hizo una huelga de hambre que empeoró su estado de salud. El régimen lo acusa de "propaganda enemiga" y "desacato". Podría enfrentar una pena de diez años por estos delitos.

Otro encarcelamiento notorio fue el del artista Hamlet Lavastida, novio de la escritora y periodista Katherine Bisquet, quien había sido una de las acuarteladas en casa de Luis Manuel Otero en noviembre, y quien grabó el violento desalojo de los manifestantes. Lavastida fue encarcelado al terminar la cuarentena obligatoria tras su regreso del extranjero.

Su novia fue sometida a reclusión domiciliaria y presionada por la Seguridad del Estado a abandonar el país, como única alternativa para obtener la libertad de Lavastida, quien en septiembre también se fue del país.

Continúa preso el youtuber Yoandi Montiel, conocido como El Gato de Cuba, tras hacer una sátira contra el presidente Miguel Díaz-Canel.

El 11 de julio, un joven vendedor de tarjetas telefónicas, Yoan de la Cruz, trasmitió en vivo e hizo viral un video sobre la protesta pacífica y espontánea de cientos de personas caminando hacia el gobierno municipal de San Antonio de los Baños, para reclamar contra el gobierno, los apagones, los problemas económicos y la falta de vacunación adecuada.

En menos de dos horas, nuevos videos y trasmisiones en vivo llegaron a las redes sociales, con protestas de cientos de personas en ciudades como Palma Soriano, Güines y Morón. Mientras tanto, por Whatsapp, Telegram y Facebook se convocó a manifestaciones en otras ciudades y se viralizaron videos y mensajes en todas las redes sociales.

La primera detención de un periodista se registró cerca de las 3 de la tarde. Fue Iris Mariño, de La Hora de Cuba, arrastrada violentamente y sin previo aviso fuera de la protesta pacífica en el casco histórico de Camagüey por agentes de civil de la Seguridad del Estado y de la Policía Nacional Revolucionaria.

Diez minutos después fueron arrestados Henry Constantín y Neife Rigau, en el mismo lugar. Orelvis Cabrera y Alberto Corzo fueron detenidos en Matanzas; Maykel González Vivero, en La Habana; Rolando Rodríguez Lobaina y Niober García Fournier, en Guantánamo. A las 4 de la tarde el presidente Díaz-Canel declaró por televisión que "la orden de combate está dada; a la calle los revolucionarios". Abrió así una represión profunda contra las protestas pacíficas.

Ese día no pudieron salir a la calle, por vigilancia policial afuera de sus casas, los reporteros Luz Escobar, Héctor Luis Valdés, Frank Abel García, Mary Karla Ares, Danilo Carrasco, Juan Manuel Moreno, Iliana Hernández, Mabel Páez, Reisel Acosta, Yhosan Torres, Onelsys Díaz, Jorge Luis Romero, Yusleidy Romero, Yanaisy Quesada, Flora Quiñones, Roilán López, Héctor Sierra, Ariorny Ramos, Yaima Cabrera, Wilfredo Fajardo, Ever Fonseca, Martha Liset Sánchez, Raúl Pérez, Aliena Palmero, Maikel Jiménez, Deisy Martínez, Vivian Feo, Manuel Martínez, Yanela Reyes, Orlidia Barceló, Carlos Cárdenas, Pedro Luis Hernández y María Matienzo. Esa restricción duró días y hasta semanas para algunos periodistas.

El fotógrafo Ramón Espinosa, de la AP, fue golpeado. El fotógrafo Iván Alcaraz, de la televisión estatal, fue arrestado. En los días siguientes fueron detenidos los reporteros Camila Acosta, Yosvani Sepúlveda y Pedro Luis Hernández.

El 11 de julio las autoridades cortaron el uso de todos los servicios de internet y telefonía móvil y bloquearon las principales redes sociales y servicios de mensajería. El apagón de internet duró tres días.

Desde entonces, muchos ciudadanos son perseguidos por publicar en sus redes sociales contenido molesto al régimen. Algunos recibieron "advertencias" de defensores del gobierno y citaciones policiales, solo por tener contenido de las protestas en las redes. La amenaza policial ordenaba borrar materiales o que dieran información sobre líderes de las protestas.

El 17 de agosto entró en vigor la más explícita mordaza legal a la libertad de expresión en Internet: Decreto-Ley 35 "De las Telecomunicaciones, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y el uso del Espectro Radioeléctrica". También entraron en vigencia dos decretos del Consejo de Ministros y tres resoluciones del Ministerio de las Comunicaciones.

La resolución más nociva, la 108, recoge una lista de "incidentes de ciberseguridad" según diferentes niveles de peligrosidad. Califica de "muy alto" la "subversión social", descrita como "pretender alterar el orden público, alterar la indisciplina social"; justamente esta fue la medida esgrimida por policías, fiscales y jueces del régimen para detener, multar o encarcelar a cientos de los manifestantes del 11 de julio.

El ciberterrorismo se define como cualquier acción "mediante el uso de las TIC cuya finalidad es subvertir el orden constitucional, o suprimir o desestabilizar gravemente el funcionamiento de las instituciones políticas y de masas, las estructuras económicas y sociales del Estado, u obligar a los poderes públicos a realizar un acto o abstenerse de hacerlo".

Además, considera de peligro "alto", la divulgación "de noticias falsas, mensajes ofensivos, difamación con impacto en el prestigio del país" y la difusión "a través de las infraestructuras, plataformas o servicios de telecomunicaciones/TIC de contenidos que atentan contra los preceptos constitucionales, sociales y económicos del Estado, inciten a movilizaciones u otros actos que alteren el orden público; difundan mensajes que hacen apología a la violencia, accidentes de cualquier tipo que afecten la intimidad y dignidad de las personas".

El artículo 3 del Decreto-Ley 35 declara como primer objetivo: "Coadyuvar a que la utilización de los servicios de telecomunicaciones sean un ins­trumento para la defensa de la Revolución", lo cual indica el ánimo represivo y monopólico de las telecomunicaciones.

Se teme que la actualización del Código Penal incluya estas sanciones.

A raíz de la convocatoria de un grupo activista a la protesta del 15 de noviembre, empezó la represión contra los firmantes del documento. Sus casas fueron sitiadas y los cortes de las comunicaciones han vuelto a hacerse frecuentes para activistas y periodistas independientes.

El país sigue en manos de un régimen que gobierna con un manojo de leyes, cuya raíz está en la constitución impuesta en 2018 y que limita todos los derechos humanos y consagra la primacía de la voluntad de la cúpula gobernante.

Los periodistas y trabajadores de medios de prensa independientes que han sufrido cárcel o detenciones en el periodo son –además de los ya mencionados como detenidos a raíz del 11 de julio y de los que recibieron medidas de prisión o reclusión domiciliaria: Héctor Luis Valdés, Osmel Almaguer, Yoe Suárez, Leonel Rodríguez, Waldo Fernández, Mauricio Mendoza, la youtuber Ruhama Fernández, Jorge Enrique Rodríguez, Yoel Acosta y Enrique Díaz.

La totalidad de los encarcelamientos y detenciones incluye también interrogatorios, amenazas, incomunicación con familiares y abogados, suministro de agua y alimentación deficientes, entre otras violaciones de los derechos humanos del reportero.

Prohibiciones de salir a la calle, hechas a través de agentes apostados en las puertas de sus viviendas, medidas cautelares de reclusión domiciliaria o de llamadas telefónicas, han sufrido Camila Acosta, Luz Escobar, Roberto Rodríguez, José Antonio Fornaris, Amarilis Cortina, María Matienzo, Mary Karla Ares, Neife Rigau, Iris Mariño, Héctor Luis Valdés, Henry Constantín y Orelvys Cabrera.

Citados a "entrevistas", para ser interrogados o amenazados en dependencias policiales, fueron Vladimir Turró, Yadisley Rodríguez, Yusleidy Romero, Ariel Maceo, Yoe Suárez, Yadiris Luis, Mario Ramírez y Héctor Luis Valdés.

La youtuber Ruhama Fernández fue víctima de un allanamiento en su casa, en el que la despojaron de su equipo de trabajo.

El 13 de julio, la sede del medio independiente La Hora de Cuba, vivienda de Neife Rigau y Henry Constantín, sufrió un registro con más de 21 efectivos del Ministerio del Interior, mientras los periodistas estaban presos por tratar de cubrir las protestas del 11 de julio. Los agentes sustrajeron decenas de artículos de trabajo y ocio y les fotografiaron documentos y enseres privados. Les devolvieron los bienes tras ser liberados, pero algunos en mal estado.

En Santiago de Cuba sufrió registro y decomiso de bienes de trabajo el reportero José Antonio López.

Fueron multados o recibieron actas de advertencia por su trabajo los reporteros Yoe Suárez, Niober García, Iris Mariño, Rolando Rodríguez, Orelvys Cabrera, Neife Rigau, Henry Constantín y Yoel Acosta.

Cortes prolongados de sus servicios de internet y telefonía experimetaron Luz Escobar, Yoani Sánchez, Reinaldo Escobar, Neife Rigau, María Matienzo, Abu Dujanah Tamayo.

Amenazas a sus familiares o amistades sufrieron Augusto César San Martín y Neife Rigau.

Recibieron diferentes tipos de amenazas, además de todos los que fueron citados o detenidos y que se mencionan arriba: Jorge Enrique Rodríguez, Yoe Suárez, Yaima Pardo y Nachely Rivero.

Siguen con prohibición de viajar fuera de Cuba los reporteros y trabajadores de medios: Camila Acosta, Iliana Hernández, Luz Escobar, Reinaldo Escobar, Yoe Suárez, Anais Remón, Henry Constantin, Iris Mariño, Inalkis Rodríguez, Mario Ramírez, Sol García, Yunier Gutiérrez, Julio Aliaga, Víctor Manuel Domínguez, Niober García, Boris González, Odalina Guerrero, Leydis Tabares, Roberto de Jesús Quiñones y Rosalia Viñas.

Fueron arrestadas, citadas o interrogadas fuentes periodísticas y personas entrevistadas por Camila Acosta, Nachely Rivero y Henry Constantín.

SIP intercede por Esteban, Yuri Valle y El Gato de Cuba; pide a la prensa poner los ojos sobre el 15N (VIDEO)

Yoandi Montiel Hernández, "El Gato de Cuba". (Foto tomada de su perfil de Facebook)

La 77ª Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que se celebra de manera virtual del 19 al 22 de octubre, ha publicado una resolución en la que denuncia el encarcelamiento de periodistas e influencers cubanos.

El documento condena el encarcelamiento y solicita la inmediata liberación de los reporteros Lázaro Yuri Valle y Esteban Rodríguez, y del youtuber Yoandi Montiel "El Gato de Cuba".

También pide al régimen comunista que deje sin efecto los procesos judiciales contra Mary Karla Ares y Camila Acosta. La SIP ha resuelto "exigir al gobierno que cese la persecución policial y judicial contra periodistas independientes y su práctica de obligarlos al destierro y que cese la represión en las redes sociales contra aquellos que ejercen su derecho a la crítica y el disenso".

La Asamblea acordó demandar "la remoción de leyes que criminalizan la actividad periodística y de los ciudadanos por ejercer su derecho a la libertad de prensa y de Expresión".

Por último, el organismo regional se comprometió a alertar a la prensa hemisférica y a los organismos internacionales "sobre la nueva ola de represión que el gobierno ya desató contra los organizadores de una protesta social convocada para el 15 de noviembre".

El miércoles, Henry Constantín, director de la publicación independiente La Hora de Cuba, denunció la escalada represiva en la isla y llamó la atención sobre la ofensiva contra periodistas y activistas ante la inminente manifestación convocada por la Plataforma Archipiélago.

Gana premio de podcast latino el activista Raúl Soublett

Raúl Soublett, galardonado por un podcast hecho en Cuba. (Imagen de Twitter).

La Academia Internacional para los Premios Latinos de Podcast, en la categoría “Revelación del año: Sociedad y Cultura”, otorgó su galardón a “En estéreo podcast Cuba” del habanero Raúl Soublett López.

“Estuvimos nominados en tres categorías y ganamos en ésta. Es un gran reconocimiento a todo el trabajo que hemos realizado el equipo desde el 2 de octubre de 2020 que salimos por primera vez al aire”, dijo.

La aplicación estéreo de podcast permite a los influencers emitir al mismo tiempo que reciben preguntas en forma de audio por parte de los oyentes, lo cual hace que haya una comunicación bidireccional.

Soublett, coordinador de la Alianza Afro-Cubana, es un activista contra la discriminación racial y por los derechos del colectivo LGBTIQ.

Sabe que éste es un buen momento para poner en la palestra pública el debate sobre racismo y segregación por razones de género en la Isla y así lo ha hecho en su espacio “En estéreo podcast Cuba”, que se puede encontrar en Facebook.

“Es la primera vez que participan podcasters cubanos en este certamen en el que hay competidores de América Latina, del Caribe, América del Norte. Y este premio no es solo para nosotros, sino que está visibilizando a nuestro país, los problemas que hay en Cuba. Por eso lo dedicamos a cada uno de los presos políticos y toda la población va a estar representada”.

Los aspirantes concursan en categorías por países, internacionales, multinacionales, podcast en inglés, en idiomas mixtos y el premio Podcast of the Year.

Los ganadores recibieron un trofeo y diplomas que acreditan su excelencia en una ceremonia virtual celebrada el sábado 16 de octubre transmitida en vivo.

Los Latin Podcast Awards, con sede en Estados Unidos y creados en 2017, son la forma de reconocimiento más grande e importante para los podcasters latinos en todo el mundo.

ETECSA suma "Marcha", "Archipiélago" y "15N" a su lista de palabras prohibidas

Una Oficina de ETECSA en La Habana.

"Marcha", "Archipiélago" y "15N" aparecen entre las nuevas palabras clave bloqueadas por el monopolio estatal de comunicaciones de Cuba, ETECSA, según un sondeo realizado por el proyecto independiente Inventario.

La organización pidió ayuda esta semana a sus seguidores en Twitter para actualizar la muestra.

"¿Nos ayudas a actualizar nuestra lista de palabras bloqueadas en los SMS de @ETECSA_Cuba? Compártenos capturas de pantallas de pruebas que muestren si siguen bloqueadas o no", escribió Inventario.

ETECSA ha sido señalada en múltiples ocasiones por ejercer la censura del contenido que comparten sus clientes, tanto en redes sociales e Internet como en los mensajes de texto que envían a través de su servicio de telefonía móvil.

Además de las mencionadas anteriormente, aparecen como bloqueadas, tras las protestas que sacudieron al país el 11 de julio, las palabras "conexión", "comunismo", "dictadura", "manifestación", "protesta", "Psiphon", y las frases "SOSCuba", "Patria y Vida, "Cuba Muere" y "Díaz Canel Sin...", entre otras.

Tras las manifestaciones que sacudieron la isla el 11 de julio, y de las que el mundo tuvo noticia gracias a las redes sociales y los servicios de mensajería como WhatsApp, el gobierno cubano respondió con un apagón masivo de Internet y la interrupción del servicio de telefonía en varias localidades del país.

El Decreto Ley 35, que impone amplias obligaciones a los proveedores de servicios de censurar el contenido en línea sin supervisión judicial o medidas de transparencia, entró en vigencia en agosto, un mes después de las históricas protestas.

Este año, Cuba volvió a calificar como país "no libre" y bajó el puntaje a 21, en el informe sobre libertad global de internet que publica anualmente la organización Freedom House. Según el reporte, Estado cubano "participa en esfuerzos de manipulación de contenido y bloquea los sitios de noticias independientes".

G-2 amenaza al rapero Nando OBDC con lo que “le pueden hacer” si participa en la marcha del 15N

El rapero cubano Nando OBDC (Foto tomada de su perfil de Facebook).

La Seguridad del Estado interrogó el sábado al rapero cubano Fernando Almenares Rivera, conocido como Nando OBDC.

El artista, miembro del proyecto D´Verso del Comité Ciudadanos por la Integración Racial, dijo que la entrevista con los represores estuvo plagada de amenazas.

Además de ofenderle diciéndole “don nadie”, “seguidor” y “pagado por los de allá”, refiriéndose al exilio cubano, la policía política del régimen la emprendió con amenazas contra el rapero. “Me desafiaban a que yo saliera […] a manifestarme, pero que lo hiciera aquí, en el municipio, que ellos mismos me iban a caer a golpes”.

“Que ellos iban a ponerse para mí”, agregó Nando OBDC, “que me iban a hacer mudarme de mi municipio y que tuviera presente que ellos me iban a seguir constantemente y, de hecho vinieron nuevamente a verificarme”.

Seguridad del Estado amenaza a rapero Nado OBDC
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:59 0:00

Este acoso, según Nando OBDC, comenzó “a raíz de una publicación que hice en mi perfil de Facebook, donde había un agente de la Seguridad que, supuestamente, estaba cobrando pero, para mí, me estaba siguiendo. Entonces, yo hago la publicación y ellos (la SE) dicen que eso es difamación y que podían aplicarme la Ley 35”.

Con la aplicación de la Ley 35, recientemente aprobada, el rapero contestatario explicó que “podrían encerrarme en Villa Marista (centro de operaciones de la policía política cubana)".

Los oficiales interrogadores, explicó Nando OBDC, “me desafiaron: ‘vamos a meternos en una celda y a fajarnos tú y yo solo’".

"Toda esa serie de amenazas y ofensas para tratar de degradar mi imagen”, concluyó el músico cubano.

(Con reporte de Yolanda Huerga para Radio Martí)

Cargar más

XS
SM
MD
LG