Enlaces de accesibilidad

Cuba

Gobierno reconoce que 45 medicamentos continúan en falta en farmacias cubanas

Venta de medicamentos regulados en farmacias por "el tarjetón".

La isla ha sufrido el desabastecimiento de medicamentos de alto consumo debido a impagos a proveedores extranjeros, pero también por la venta ilegal y otras prácticas fraudulentas.

El desabastecimiento de medicamentos en la red de farmacias y hospitales estatales de Cuba afecta actualmente a 45 productos luego de la crisis que alcanzara un déficit de 150 fármacos en agosto del pasado año, informan este domingo medios oficiales de la isla.

Del cuadro básico del país -integrado por 761 medicamentos- faltan productos identificados como de "primera prioridad" por el Ministerio de Salud Pública (Minsap), entre ellos los empleados para el tratamiento de la gota, problemas circulatorios, afecciones cardiovasculares, la epilepsia y el mal de Parkinson.

La jefa del Departamento de Análisis y Planificación de medicamentos y Farmacoepidemiología del Minsap, Cristina Lara, explicó que la afectación de las medicinas para tratar esas enfermedades se debe a que las materias primas necesarias para producirlas son importadas y no están disponibles, según cita un artículo publicado en el periódico oficialista Juventud Rebelde.

La empresa estatal BioCubaFarma produce 505 (63%) de los 801 fármacos consumidos en el país, para lo que importa más del 85 % de la materia prima, en su mayoría comprada en mercados lejanos como China, India, y Europa.

En el caso del alopurinol y la colchicina, empleados por los enfermos de gota, la especialista dijo que deben tener solución en julio tras la llegada de las materias prima al país a finales de este mes, y otros productos ya están en la isla y se distribuirán próximamente, mientras se buscan soluciones para los restantes.

En los últimos dos años, Cuba ha sufrido el desabastecimiento de una serie de medicamentos de alto consumo ocasionado principalmente por impagos a proveedores extranjeros, pero también por la venta ilegal y otras prácticas fraudulentas en el acceso a los fármacos, según reconocieron en noviembre pasado autoridades del sector.

En ese sentido, el director de Medicamentos y Tecnologías Médicas del Minsap, Emilio Delgado, señaló que además del déficit en la producción y distribución de medicamentos, las ilegalidades y hechos de corrupción asociados a la venta ilícita de medicamentos mellaron notablemente la disponibilidad y accesibilidad de los productos.

Recordó que por esa razón se adoptaron medidas para "erradicar estas prácticas y mejorar la calidad" del servicio, entre ellas la reducción de más de 200.000 inscripciones de medicamentos controlados que no se correspondían con las necesidades reales de los pacientes con enfermedades crónicas en el país.

Desde 2017 las autoridades de la isla intensificaron el control, descubrieron una red de funcionarios y obreros que adulteraba con un placebo un medicamento de consumo infantil y aplicaron medidas administrativas que incluyeron la separación definitiva de la entidad, destituciones del cargo, descuento salarial, denuncias a la policía y pusieron en circulación un nuevo modelo de receta médica.

El directivo del Minsap refirió que tras la crisis con la disponibilidad de medicamentos y a partir de un estudio realizado por el Minsap y el grupo BioCubaFarma se establecieron tres niveles de prioridad dentro del cuadro básico de medicamentos.

En primer lugar se ubicaron los fármacos que "no pueden faltar", que hoy son 450, en segundo los que "no deben faltar", y en un tercero los que ante situaciones de crisis "podrían sufrir mayores afectaciones", como algunas cremas, excepto las destinadas a la atención de pacientes con quemaduras.

En Cuba las medicinas están subvencionadas por el Estado y se pagan en moneda nacional muy por debajo de su valor de mercado, por lo que una parte acaba desviada al mercado ilícito para ser vendidas en divisas.

(EFE)

Vea todas las noticias de hoy

Cuatro fallecidos por COVID-19 en Cuba, entre ellos un médico de La Habana

Habaneros hacen fila frente a una panadería. REUTERS/Stringer

Cuba lamentó este jueves otros 4 muertos por COVID-19 y 666 nuevos casos de la enfermedad, la mayoría en la capital, que sigue siendo el epicentro de la pandemia en la isla.

El país ha ido de unos 12 mil casos a finales de diciembre a 24,105. Solo en lo que va de enero ha visto duplicado el número de positivos al virus acumulado en todo el 2020. Las muertes suman 208.

Entre los fallecidos se encuentra un médico de 49 años, residente en Habana del Este, el primero en el país víctima de coronavirus, aunque no se contagió a consecuencia de su trabajo, sino en la comunidad, dijo en su conferencia de prensa diaria el Dr. Francisco Durán, jefe de Epidemiología del MINSAP.

El aumento de la mortalidad por el virus que experimenta el país es "consecuencia del número elevado de casos que estamos teniendo, que lleva a que se incrementen los pacientes en estado grave y los críticos", dijo el Dr. Francisco Durán, jefe de Epidemiología del MINSAP.

Sobre el origen del contagio, el reporte señala que 612 fueron contactos de casos positivos, 24 tuvieron fuente de infección en el extranjero, y en otros 29 casos se desconoce la fuente de infección. Del total, 25 personas mantuvieron contacto directo con viajeros internacionales.

La mayoría de los casos importados corresponden a Estados Unidos (8), seguido de España (4) y Haití (4):

Casos importados por países. (MINSAP)
Casos importados por países. (MINSAP)

La Habana (263) reportó el mayor número de contagios, con 263, seguida de Santiago de Cuba (165) y Guantánamo (78).

Las autoridades capitalinas han propuesto tomar nuevas medidas de control “de reforzamiento en los órdenes técnico, asistencial y el incremento de medidas que favorezcan el distanciamiento físico y social de la ciudadanía”, según informó el diario estatal Tribuna de La Habana”, aunque no precisó cuándo entrarán en vigor.

Reinaldo García Zapata, vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP), dijo que también trabajan en el “aumento de capacidades de aislamiento para sospechosos, y confirmados asintomáticos y sintomáticos de la COVID-19”. Las camas en los 11 hospitales de la capital se destinarán “exclusivamente para pacientes sintomáticos de alto riesgo”.

Cubanos consultados por Radio Televisión Martí se han quejado de la ineficiencia en la aplicación y entrega de resultados de pruebas PCR para detectar el COVID-19. También han dicho que es prácticamente imposible cumplir con las medidas de distanciamiento social en el panorama de crisis que vive la isla, donde los ciudadanos se ven obligados a pasar horas en una cola para adquirir alimentos, medicinas y otros productos de primera necesidad.

Se mantienen hospitalizados, 10,406 personas, 3,737 sospechosos, 1,870 en vigilancia y 4,799 activos, de ellos 14 en estado crítico y 27 graves. En edades pediátricas fueron confirmados 72 positivos en el día, dos de ellos ingresados en terapia intensiva, reportados de gravedad.

Ya se acumulan 2,259 niños contagiados con la enfermedad desde que inició la pandemia.

"Fueron desnudadas y registradas en sus genitales", denuncian violencia política contra mujeres en Cuba

Una oficial vestida de civil, reprime a una activista frente al Ministerio de Cultura.

Feministas cubanas agrupadas en la plataforma Yo Sí Te Creo de la Red Femenina y la Alianza Cubana por la Inclusión han denunciado la marcada violencia contra activistas cubanas como un patrón de discriminación.

"Con base en testimonios de personas detenidas y los vídeos compartidos en redes sociales, esta plataforma se opone a la violencia ejercida en los sucesos de esta mañana frente al Ministerio de Cultura. Lamentamos en especial las agresiones sufridas por mujeres como Camila Lobón y Celia González, fueron desnudadas y registradas en sus genitales con la justificación de buscar dispositivos de grabación, en la estación de policía a donde fueron conducidas. Lamentamos también la discriminación secundaria en la práctica de colocar a mujeres policías a agredir a mujeres por pensar diferente", denuncia la plataforma.

Las defensoras de los derechos de la mujer han vuelto a dirigir una carta abierta a Teresa Amarelle Boué, Secretaria General de la oficialista Federación de Mujeres Cubanas, esta vez denunciando los hechos ocurridos el miércoles.

"El objetivo de la carta es dirigirnos de nuevo a esta señora desde nuestras organizaciones. En este caso para manifestarle que no estamos de acuerdo con lo ocurrido ayer frente al Ministerio de Cultura, donde fueron agredidas físicamente mujeres cubanas, mujeres disidentes y que por su condición de disidente fueron agredidas de esa manera tan brutal por parte de el Ministro de Cultura y funcionarios de esa propia organización. Queremos decirle también a la Federación de Mujeres Cubanas en nuestro documento que rechazamos toda esta violencia institucional, esta violencia política ejercida contra nosotras las mujeres activistas y defensoras de derechos humanos”, declaró a Radio Televisión Martí Marthadela Tamayo, integrante de la Red.

Declaraciones de Marthadela Tamayo
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:20 0:00

"Las mujeres que injustificadamente fueron detenidas, ayer 27 de enero, frente al Ministerio de Cultura, fueron maltratadas por la autoridad. Desgraciadamente no fue el de ayer un caso aislado. Las activistas independientes de derechos humanos son encerradas en las patrullas a pleno sol hasta que llega el momento del interrogatorio; abandonadas en las oficinas solas durante largas horas; desnudadas para buscar en sus partes íntimas grabadoras; de igual manera les son confiscados los móviles de su propiedad; son abandonadas en las calles a altas horas de la noche cuando dan por concluido el “supuesto” interrogatorio; son víctimas de actos de repudio y de campañas de descrédito en la televisión nacional y en medios de prensa oficiales; han sido golpeadas; son vigiladas y cercadas en sus casas con el objetivo de aislarlas, silenciarlas y desprestigiarlas", denuncia la carta.

Las feministas piden a la organización oficialista que se posicione a favor de los Derechos de la Mujer y exija una Ley Orgánica contra la Violencia de Género.

"La violencia de género no es una patología social que se reduzca al ámbito privado. Por ello esperamos que la Federación de Mujeres Cubanas, que está estructurada sobre una base territorial, desde el nivel nacional, provincial y municipal., y formada por secretariados profesionales y comités, utilicen estas estructuras para impulsar los valores para lo que fue creada, la auténtica igualdad y emancipación de la mujer en todos los ámbitos", indica la carta.

Martí, sentimiento y realidad

Monumento a José Martí en Ciudad de Guatemala. (Johan Ordoñez/AFP)

José Martí es una rica fuente de conocimientos. Su vasta obra debería ser estudiada por aquellos que aspiran a ser políticos porque es un reservorio de sabias reflexiones sobre problemas inherentes a la cosa pública.

Fue un hombre excepcional por el hecho de que defendió sus ideales hasta las últimas consecuencias, pero también lo fue por la riqueza de su pensamiento y la vastedad de sus enseñanzas.


Rechazaba la violencia, pero estaba consciente de que sus deseos no eran compatibles con la realidad, una enseñanza que desgraciadamente muchos no quieren adquirir cuando siguen confiando en que las dictaduras y extremistas en general van a ser dejación de sus prerrogativas por la sola voluntad de sus contrarios. Martí deseaba la paz, pero sabía que esta no era posible si quería la independencia.

Además, Martí demostró en todo momento su disposición absoluta a asumir sus responsabilidades con la Patria. No dejaba en manos de otros los que eran sus deberes, y por eso escribió y lo hizo realidad con sus acciones, “los derechos se toman, no se piden: se arrancan, no se mendigan”. No se ocultó detrás de su intelecto, de su liderazgo. Cuando fue pertinente partió al frente para testimoniar que respaldaba sus palabras con hechos.

Estudiar a José Martí deja apreciar la grandeza de un hombre que se forjó actuando en base a sus convicciones, no haciendo concesiones a otros hombres, también muy honorables, pero que estaban equivocados. Nunca se plegó a la corrección política. Fue capaz de enfrentarse a los gigantes de la Guerra de los 10 Años, 1868-1878.

Entre esos grandes de la independencia cubana había serias divergencias y conflictos de personalidad, pero tuvieron la fortaleza moral de arar juntos para que la tierra de todos alcanzara la Libertad, grandeza que se siente en falta en el presente cuando vemos que la mayoría de las personas solo buscan adelantar sus agendas personales, aunque sea en detrimento de propuestas más racionales y apropiadas.

Otra particularidad de estos tiempos de desinformación es impulsar las soluciones de los problemas que nos agobian con gestiones que sean de nuestro agrado, aunque el sentido común nos diga que esa no es la ruta correcta para lograr el cambio. Para algunos, quedar bien es más importante que hacerlo, otra aberración de una modernidad mal entendida.

Lo políticamente correcto se ha difundido tanto, ha penetrado tan profundamente en la sociedad, que puede ser un riesgo ir en contra de afirmaciones que se han hecho populares, o de propuestas que disfrutan del respaldo de la mayoría y/o cuentan con la aceptación de personas influyentes o poderosas. La doble moral, tan difundida bajo el castrismo, es una presencia cierta en las sociedades democráticas.

Por otra parte, en estos tiempos de corrección política, cuando muchos individuos escogen la conveniencia sobre las convicciones, y abundan quienes defienden propuestas que podrían estar distantes de la realidad y lo justo, no por error sino intereses, tampoco faltan los que, a como dé lugar, protegen sus ideas, aunque eso implique malas consecuencias, de ahí la importancia de otra expresión del Apóstol:

“Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro”.

La reacción de ministro Alonso demuestra “incapacidad de participar en un diálogo”, afirma miembro de APLA

Julio Aleaga Pesant, periodista independiente cubano, residente en La Habana.

La Asociación Pro-Libertad de Prensa, APLA, criticó la agresión del titular de Cultura Alpidio Alonso y otros de sus subordinados contra un grupo de jóvenes artistas, periodistas independientes y activistas que se congregaron este miércoles frente al ministerio que él dirige.

Julio Aleaga Pesant, periodista independiente y miembro de la asociación que tiene su sede en La Habana, ha dicho para Radio Martí que la reacción del ministro Alonso, así como de sus viceministros, “implica el nivel de desorden que hay dentro de la burocracia del gobierno”.

Julio Aleaga Pesant opina acerca de lo ocurrido frente al MINCULT
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:46 0:00

De acuerdo con Aleaga Pesant, “el presidente Díaz-Canel se está enfrentando a un problema mucho mayor al no saben manejar, ni él, ni sus funcionarios; una situación de crisis que se les está ‘yendo arriba’ y que no están teniendo control sobre ella”.

En opinión del periodista independiente, “Sin lugar a duda, la actitud violenta de Alpidio Alonso y de sus viceministros, contra un grupo de jóvenes artistas, implica la incapacidad, no solamente de estar en un diálogo, sino de participar en un diálogo”.

(Con reportaje de Yolanda Huerga para Radio Martí)

Seguridad del Estado violenta a los detenidos del 27N hasta fracturar el dedo a una de las víctimas

Alfredo Martínez, colaborador del diario Tremenda Nota.

El periodista del medio cubano Tremenda Nota, Alfredo Martínez, dijo que las autoridades le fracturaron el dedo el miércoles cuando detuvieron a miembros del 27N.

Martínez dijo a Radio Televisión Martí que la Seguridad del Estado actuó de manera violenta y que todos los detenidos que fueron liberados salieron con una “carta de advertencia de desorden público”.

En la guagua fue "muy violento" porque muchos de los que iban ahí fueron agredidos, "a mí me arrebataron el bolso", dijo Martínez.

“Fue muy desagradable, realmente todo lo que se vivió. Una de las muchachas, creo que se llama Celia, le obligaron a quitarse el vestido en la entrevista”, dijo el periodista.

Martínez dijo que nunca recibieron una respuesta por parte de los agentes para saber por qué estaban ahí. “Nosotros preguntábamos porque estábamos ahí, porque nos estaban procesando y no nos respondían, nos mandaban a callar”.

La Seguridad del Estado le fracturó el dedo a Alfredo Martínez
La Seguridad del Estado le fracturó el dedo a Alfredo Martínez

Cargar más

XS
SM
MD
LG