Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Frank Guiller, el cubano que retrata a los judíos en Union City

Un judío camina por una calle de Union City, parte del libro "The Jews", Rialta Ed., 2019. Cortesía de Frank Guiller.

El fotógrafo cubano Frank Guiller se ha enfrascado casi tres años intentando atrapar la imagen de los judíos que encuentra a su paso por Brooklyn, Union City y toda Nueva Jersey.

Parece que Guiller se ha hecho de un botín. Ahora Rialta Ediciones ha metido casi un centenar de esas fotos en el libro The Jews, con acercamiento introductorio del ensayista Carlos A. Aguilera.

El libro viene antecedido de la muestra personal "Revelaciones de identidad", que en 2018 expusiera en el William V. Musto Museum, de Union City.

Guiller nació en La Habana de 1959. Allí estudió en la conocida escuela de Artes Plásticas de San Alejandro y en 1988 emigró a Estados Unidos, donde ha desarrollado el grueso de su obra fotográfica.

Llama la atención que este artista se ha apartado del eje temático víctima-victimario para hacer un retrato de los judíos “Usando más la imagen como un medio en el cual continuamente se ve al hombre religioso como un hombre común…”, tal como explica en las notas a la presente edición.

En entrevista con Radio Televisión Martí Guiller explicó sus motivaciones, parte del proceso de creación y los resultados de haber emprendido un camino hacia “el documento”, que lo llevan también a sus orígenes; él es de ascendencia judía.

“Me llamó la atención la comunidad de aquí de New Jersey y de New York, y entonces empecé a fotografiarlos, y quedó la idea ésta, que me tomó casi tres años hacerla”, refiere.

En formato digital, y con la aplicación de filtros para balancear el color por la diferencia en el uso de dos cámaras, las fotografías de Guiller dejan ver a judíos en la calle: hablando por teléfono, viniendo de los comercios y las sinagogas, en sus pláticas habituales o en grupo, sosteniendo una plática venida sabe Dios de qué meandros de la vida.

Un hombre pasa frente a un anuncio en Brooklyn, NY. Fotografía del libro "The Jews", cortesía de Frank Guiller.
Un hombre pasa frente a un anuncio en Brooklyn, NY. Fotografía del libro "The Jews", cortesía de Frank Guiller.

“Se ha tratado ese tema muy cerca del sufrimiento humano, pero yo quise verlo de otra manera, no en el plano del sufrimiento, sino ver al hombre religioso cómo se integra a la sociedad y desmitificar un poco esa parte que uno tiene de la religión hebrea”, señaló.

En las palabras al libro, el poeta, editor y ensayista Carlos Aguilera se aventura en la intimidad lograda por Guiller, que, asegura, “La capta en una zona que sólo puede ser pensada como espectro”.

Para Aguilera hay un lugar más allá de lo puramente visible o lo cotidiano, las imágenes de Guiller giran “Alrededor del yo”.

En un reciente ensayo para Rialta el escritor Gerardo Fernández Fe hace un parangón entre Guiller, que “todas las mañanas cruza el charco con la misma avidez del coyote que se adentra en el villorrio” hacia New York y aquellos que se juegan la vida por alcanzar la presa que se le atraviese en el camino.

La Nueva York plagada de lugares comunes para el ojo no entrenado gana con Frank Guiller: “(…) al hacernos saber que la suya sigue siendo una ciudad ad-mirable más allá de las guías turísticas, plagada de recovecos, de zonas de ensueño y de personajes que sintetizan historia y emoción”.

Portada del libro "The Jews", del fotógrafo cubano Frank Guiller. Rialta Ediciones, 2019. Cortesía Rialta Ediciones.
Portada del libro "The Jews", del fotógrafo cubano Frank Guiller. Rialta Ediciones, 2019. Cortesía Rialta Ediciones.

En la nota introductoria al libro, el mismo Guiller –que la titula “Reflejos y reflexión sobre el estudio de la serie The Jews para mi amigo Carlos A. Aguilera”- explica parte de la elaboración:

“(…) En la mayoría de los casos he usado dos cámaras y por lo tanto he necesitado filtrar la coloración para mantener la unidad plástica y que se pueda llegar en ambos casos a, por así decir, los mismos valores cromáticos. Para eso usé en posproducción un filtro llamado Cross Processing. Sin entrar mucho en el aspecto tecnológico te diré que este filtro toma su nombre del intercambio que hace de los químicos de colores por los de blanco y negro, y como evidentemente no se trata de una película sino de una obra completamente digital la similitud es muy cercana y el resultado muy parecido, por lo que a mí me vino muy bien para «envolver» el color...”.

“Sin que llegara a ser un documento exactamente documental, traté de dar un documento menos personal, más amplio sobre el hombre religioso”, explica.

Frank Guller, fotógrafo cubano, autor del libro "Los Judíos", Rialta Edic.
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:54 0:00

El libro cuenta con pocos retratos en los usos conscientes de la presencia del fotógrafo. “Es difícil tirarles fotos porque a ellos no les gusta”, añade Guiller.

The Jews. Frank Guiller (Rialta Ediciones, 2019). Serie FluXus, coordinada y con introducción de Carlos A. Aguilera.

Vea todas las noticias de hoy

Cubanos en el filo del Muro de Berlín: así vivieron la caída (VIDEO)

Ricardo Bacallao filma su documental frente a la antigua prisión de la Stasi (cortesía R. Bacallao).

Un cineasta cubanoamericano atrapó en un documental el momento de la caída del muro de Berlín desde la perspectiva de los cubanos que residían entonces en esa ciudad alemana partida en dos por una muralla de ladrillos con soldados apostados de cada lado.

“La mayoría de los personajes de mi documental son cubanos que vivieron experiencias traumáticas cuando en 1989, estando ellos en Alemania, de pronto cae el Muro de Berlín y entonces sus vidas cambian para siempre. De eso y de otras cosas trata la película”, dijo a Radio Televisión Martí el cineasta cubanoamericano Ricardo Bacallao, guionista y director del documental Cubans at the Edge of the Berlin Wall (Cubanos en el filo del Muro de Berlín), exhibido este martes en el Instituto de Investigaciones Cubanas (CRI) de la Universidad Internacional de la Florida.

Los filmes de Bacallao, quien reside desde hace más de una década entre Berlín y New York, se enfocan en asuntos relacionados con temas culturales, históricos y religiosos de Cuba y sus diásporas, la música y las artes de la isla, la marginalidad, conflictos raciales y sociopolíticos. Sus documentos cinematográficos son una especie de mapa que registra la vida de los cubanos en Europa y Estados Unidos.

Ricardo Bacallao conversa con Teresa Casanueva durante el rodaje (cortesía R. Bacallao).
Ricardo Bacallao conversa con Teresa Casanueva durante el rodaje (cortesía R. Bacallao).

“Los 4 cubanos que protagonizan Cubanos en el filo del Muro de Berlín, me sirven como reflejo de una parte de nuestra diáspora, en un sitio muy especial por las diferencias culturales y del idioma, y que al mismo tiempo era antes de 1989 una sociedad que tenía que ver muchísimo con la cubana, pues estaban bajo un régimen totalitario, y de hecho el alemán oriental, donde se impuso el comunismo por varias décadas, aún tiene que ver con nosotros”, manifestó Bacallao, quien se graduó como director en la Facultad de Medios Audiovisuales del Instituto Superior de Arte, en La Habana, y luego realizó una maestría en Producción Cinematográfica en la sede de New York University (NYU) en Singapur.

En Cubans at the Edge of the Berlin Wall, participan varios exiliados cubanos en Alemania: el escritor Amir Valle, el traductor Jorge Luis Vázquez, la pintora Teresa Casanueva y el músico Ricardo Moreno, todos residentes en la capital alemana.

“Todos vivían en la Alemania comunista. Y al caer el muro deciden no retornar a la isla. Sus historias son todas diferentes y a la vez están marcadas por el hecho de quedarse allí, en libertad, y empezar a acostumbrarse a otros valores, a vivir en democracia, sin miedo, aunque aún después de tanto tiempo en algunos de ellos todavía podemos percibir huellas del miedo con que se vive en Cuba”, expresó el cineasta, quien desde de salida de Cuba en el 2003 ha vivido en Alemania, España, Singapur y EEUU, y tiene un premio Emmy en su haber.

El cineasta cubano durante el estreno de Cubanos en el filo del Muro de Berlín en FIU.
El cineasta cubano durante el estreno de Cubanos en el filo del Muro de Berlín en FIU.

El filme resalta el testimonio de Jorge Luis Vázquez, a quien los servicios de la inteligencia cubana intentaron reclutar como espía en la Alemania comunista. El cubano, según narra en la película, no quiso aceptar ser informante y, en medio de la Guerra Fría, se puso en contacto con funcionarios estadounidenses e intentó escapar a Alemania occidental, pero fue atrapado por la Stasi (Seguridad del Estado de la Alemania comunista). Luego de estar preso fue trasladado a Cuba, donde terminó condenado a prisión domiciliar. Luego de 1989 se casó con la novia que había dejado en Alemania, con la que tenía un hijo, y pudo regresar a la Alemania unificada. Desde hace años trabaja en el museo que antes era la prisión de la Stasi, donde él mismo sufriera las crueles prácticas e interrogatorios de los agentes de la RDA.

En la filmografía de Ricardo Bacallao destacan además: Mondongo cubano (cortometraje de ficción donde un león del Circo Nacional termina en una casa en medio del llamado “periodo especial”), The Uncle's Request (largometraje de ficción que narra cómo un verdugo de la dictadura cubana es perseguido cuando una de sus víctimas le reconoce en Manhattan), Bahía de Cochinos, nuestra perspectiva (documental que indaga en la historia de la Brigada de Asalto 2506, sobre la fallida invasión de cubanos exiliados en 1961), Short Radiography of Hip Hop in Cuba (documental citado en varios libros sobre el movimiento de hip hop cubano), The Maji-Maji Readings (documental sobre problemáticas raciales en Alemania a partir de una obra teatral) y una serie sobre música cubana en Berlín, con estrellas como el compositor Rafael Martínez y el flautista Justo Pérez, quien falleció en 2017.

Cubans at the Edge of the Berlin Wall (Cubanos en el filo del Muro de Berlín) se estrenó en Alemania y se exhibe en EEUU. El filme se ha proyectado en New Jersey, New York, Miami y próximamente su realizador lo presentará en Connecticut y Cincinnati.

La historia de los presos "Plantados" en las cárceles de Cuba llega al cine

"Plantados", una historia pendiente que llega finalmente al cine
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:10 0:00

La epopeya de los presos políticos cubanos que aún en prisión se negaron a seguir órdenes del régimen castrista será narrada en el filme “Plantados” que se rueda por estos días en Miami.

Aquellos valientes hombres que se rebelaron contra las injusticias dentro de los recintos donde fueron recluidos, se negaron a ser incorporados a un plan de reeducación que los obligaba a trabajar y se comprometieron a no acatar las normas carcelarias, por duro que fuera el castigo, son la inspiración del nuevo filme del realizador cubano Lilo Vilaplana.

“El pueblo cubano merece que la historia se lleve al cine, que la historia real se lleve al cine. Los comunistas se han hecho sus películas y han mostrado la parte que han querido contar. Ha habido poca exposición de nuestra realidad de nuestra vida como cubanos luchadores por la libertad”, dijo en entrevista con Radio Televisión Martí, Angel de Fana, ex prisionero y presidente de Plantados hasta la libertad y la Democracia en Cuba.

Vilaplana, quien ya ha realizado series documentales sobre el exilio cubano, asegura que se trata de un proyecto sumamente emotivo que conmueve hasta las lágrimas a los verdaderos protagonistas, a los jóvenes actores que los interpretarán y a todo el equipo técnico.

“Hacer “Plantados” es hacer justicia histórica, es hacer justicia con estos hombres que fueron olvidados en esas cárceles, que fueron maltratados, que fueron vejados por el castrismo y el mundo ha estado en silencio", declaró el director.

La productora de Televisión Martí, Tatiana Riquelme, trabaja en programa especial sobre los esfuerzos para lograr un proyecto de esta envergadura y el significado que guarda la historia de los Plantados para los cubanos de la isla y el exilio.

Apoyan a artista Otero Alcántara en plena ofensiva para desacreditarlo (VIDEO)

Luis Manuel Otero Alcántara, vigilado y arrestado el viernes en cuanto bajó las escaleras del edificio donde vive en La Habana (Foto: Instagram).

Incapaz de arrebatarle su independencia, el régimen cubano está tratando de arrebatarle a Luis Manuel Otero Alcántara su condición de artista para disfrazarlo de delincuente.

Lo acusan de desacato agravado, un cargo que podría acarrearle una condena de entre uno y tres años de cárcel, y también de ultraje a los símbolos patrios.

“El gobierno tiene una campaña de descrédito y, sobre todo, [para] aislarme de la sociedad”, le dijo Otero Alcántara a la reportera de Radio Martí Yolanda Huerga; “aislarme del montón de amigos que tengo, del montón de seguidores que tengo, tanto en las redes sociales como [entre los] artistas, el mundo de la cultura, el mundo de los intelectuales”.

A juzgar por las reacciones, está ocurriendo lo contrario.

Artistas, críticos y curadores de arte difundieron un video en el que se solidarizan con Otero Alcántara y explican por qué su condición de artista es incuestionable, acaso ahora más que nunca.

“No es la primera vez que funcionarios del gobierno cubano intentan desacreditar a sus críticos”, dice desde Estados Unidos la artista, escritora y profesora universitaria Coco Fusco en ese video. “Han hecho lo mismo con artistas y escritores de fama internacional como Reinaldo Arenas y Tania Bruguera”.

'Quieren aislarme y desacreditarme como artista'
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:48 0:00

Trabaja con íconos religiosos y símbolos nacionales, igual que muchos otros artistas, explica Fusco. Usa la bandera cubana en sus performances, y ha sufrido desapariciones forzosas a manos de la policía en los últimos dos años, a veces durante horas y otras veces durante días.

Coco Fusco, artista y escritora cubanoamericana. (Facebook).
Coco Fusco, artista y escritora cubanoamericana. (Facebook).


“He escrito sobre la obra de Luis Manuel Otero Alcántara porque reconozco su importancia para el arte cubano”, añade la profesora. “Las calles de La Habana son su laboratorio, y los medios sociales son su abrigo. Es un artista autodidacta, pero así son muchos artistas de vanguardia en todo el mundo”.

No parece que el gobierno cubano haya cuestionado hasta ahora la obra de artistas autodidactas defensores de la revolución.

“El hecho de que ataques a un artista simplemente por decir un poema deja al régimen muy mal parado”, declaró Otero Alcántara en la entrevista con Radio Martí.

“Con la Bienal 00 ellos [los funcionarios del gobierno] se dieron cuenta de que mucha gente nos seguía, de que mucha gente ya no les hacía caso a sus cuentos de que éramos gusanos, de que somos contrarrevolucionarios”.

Habría que citar a Fidelio Ponce, René Portocarrero y Samuel Feijóo, que además creó un movimiento de artistas autodidactas alrededor de la revista Signos, con Chago Armada, entre otros, observa la artista Sandra Ceballos en su intervención en el video.

“Luisma no es un delincuente: es un artista transgresor, sí, pero inofensivo a la misma vez”, dice Ceballos mientras lee un texto escrito por ella. “Él está intentando abrir un espacio de tolerancia para la expresión de un pensamiento sincero. Lamentablemente, estamos rodeados de hipocresía”.

Detienen a artista que peregrinaba al Rincón para pedir por la libertad de Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:40 0:00

Desde Toronto, Canadá, la curadora independiente Catherine Sicot se suma a las muestras de apoyo a la obra artística del artista.

“He trabajado con Luis Manuel Otero Alcántara en numerosos proyectos en diferentes países entre 2014 y principios de 2018”, manifiesta Sicot, “y me impresiona mucho el trabajo de este artista autodidacta, [una condición] que es importante para mí”.

Luis Manuel Otero muestra la botella de Habana Club donde estaría el testamento de Fidel Castro
Luis Manuel Otero muestra la botella de Habana Club donde estaría el testamento de Fidel Castro

A su trabajo en la calle le fue añadiendo gradualmente nuevas capas metodológicas, y eso incluye mucha colaboración, dice la curadora. Sus prácticas van desde la soledad del estudio hasta trabajar con imágenes y palabras en internet.

Cita dos de los proyectos en los cuales trabajaron juntos --también con Yanelys Núñez Leyva--, primero en la Bienal de La Habana en 2015, Miss Tropicana, y luego en el Centre Georges Pompidou, en París, este último El Testamento Oculto de Fidel Castro.

“Solo espero que Luis siga trabajando y que sea descubierto por más y más público e instituciones de todo el mundo”, concluye Sicot.

Arresto de Otero Alcántara cuando intentó realizar el performance "El hombre de la bandera", en La Habana, al margen de la XIII Bienal de La Habana.
Arresto de Otero Alcántara cuando intentó realizar el performance "El hombre de la bandera", en La Habana, al margen de la XIII Bienal de La Habana.

Para el historiador de arte cubano Carlos Gámez, gracias a la experimentación y las búsquedas con diversos materiales, diferentes técnicas y temáticas, la obra de Otero Alcántara va camino a una cierta agudeza y madurez en la investigación antropológica.

Son temas sociopolíticos “que se convierten cada vez más en puntos de inflexión o de provocación que forman parte tanto de su personalidad como de su obra, porque su obra y su personalidad están básicamente unidas, son una suerte de extensión”, indica el historiador de arte.

De acuerdo con el artista, lo que está pasando no es más que una campaña general contra todo lo que sea independiente: músicos, artistas plásticos, teatristas.

“Ya ellos [los funcionarios del régimen] se dieron cuenta de que Luis Manuel no les tiene miedo y lo que quieren es ponerlo paranoico”, le dijo recientemente a RadioTelevisionMarti.com la periodista del diario digital 14yMedio, Luz Escobar.

Siete preguntas para conocer la vida y obra de Guillermo Belt

El investigador y escritor cubano Daniel L. Pedreira narra la vida del embajador Guillermo Belt Ramírez en su libro "Un instrumento de Paz"

En la biblioteca de Coral Gables se presentó el libro "Un instrumento de paz" del historiador cubanoamericano Daniel Pedreira, quien imparte clases en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de la Florida.

El evento fue auspiciado por el PEN Club de Escritores Cubanos Exiliados y su presidente, José A. Albertini, hizo la presentación.

Pedreira, quien realiza estudios doctorales en FIU, ya había publicado en el 2013 "El Último Constituyente: El desarrollo político de Emilio “Millo” Ochoa", editado por Aduana Vieja.

A continuación, el cuestionario de siete preguntas que el autor respondió a Radio y Televisión Martí sobre su más reciente obra:

José Albertini, presidente del PEN Club, presenta el libro de Pedreira.
José Albertini, presidente del PEN Club, presenta el libro de Pedreira.

1. ¿Por qué el interés en la vida y obra de Guillermo Belt Ramírez?

Mi interés en la vida y obra del Dr. Guillermo Belt Ramírez surgió de mis investigaciones hacia la política y la diplomacia cubana durante la época republicana. En Belt encontré un caso singular de un diplomático que dirigió gran parte de la diplomacia cubana entre 1944 y 1949, época en la cual el nombre de Cuba quedó enaltecido entre la sociedad de naciones.

2. ¿Qué podría destacar de la labor de Belt como Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes?

Desafortunadamente, la gestión del Dr. Belt como Secretario de Instrucción Pública fue demasiado breve para poder realizar una labor destacada, debido al derrocamiento del gobierno del Presidente Carlos Manuel de Céspedes y Quesada, el 4 de septiembre de 1933. Ese gobierno duró menos de un mes en el poder, pero demuestra que ya para esa época, y a pesar de su corta edad, Belt se había ganado el respeto necesario para que un presidente lo nombrara a su gabinete.

3. ¿Cómo describiría la labor de Belt Ramírez al frente de La Habana?

Aunque solo fue alcalde de la Habana durante un año (1935-1936), Belt tuvo una gestión muy fructífera. Restauró el nombre antiguo a las calles habaneras, nombró a Emilio Roig de Leuchsenring como primer Historiador de la Ciudad de La Habana, abrió el Hospital Municipal de Infancia, creó el barrio de Vista Alegre, se publicaron los Cuadernos de Historia Habanera, y se completaron obras de restauración de numerosas plazas y otros sitios históricos de la capital cubana.

4. Describa algunos instantes importantes de la labor de Belt Ramírez como embajador de Cuba ante Estados Unidos y la URSS

Como embajador ante los Estados Unidos, Belt jugó un papel principal en las negociaciones de la cuota azucarera, lo cual representaba la mayor parte de los ingresos de la economía cubana durante la época. Durante estos años también recayó sobre él, como representante de una nación aliada durante la Segunda Guerra Mundial, la colaboración con los Estados Unidos como una de las grandes potencias aliadas. Ante la Unión Soviética, su labor es más evidente años más tarde, durante el desarrollo de las Naciones Unidas. Esto se debe a la gran distancia, tanto geográfica como ideológica, entre La Habana y Moscú.

5. ¿El papel del embajador Belt como miembro de la delegación cubana ante la ONU?

Como jefe de la delegación cubana ante la ONU, Belt fue miembro fundador de dicha organización, participando en la Conferencia de San Francisco y firmando la Carta de las Naciones Unidas en 1945. Durante su gestión como delegado ejerció la independencia de Cuba en sus relaciones internacionales al votar, aunque sin éxito, en contra el poder del veto ejercido por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China y la Unión Soviética) y en contra de la partición de Palestina. Belt también votó a favor de la creación de organismos regionales (como la OEA) y de la inclusión de Argentina y España como miembros de la ONU. Hacia finales de su gestión diplomática, en diciembre de 1948, Cuba jugó un papel protagónico en el desarrollo y la aprobación de la Declaración Universal de Derechos Humanos y de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio.

6. ¿Y ante las organizaciones continentales como la Unión Panamericana y la OEA?

Belt fue nombrado representante de Cuba ante la Unión Panamericana en 1944 y firmó la Carta de la Organización de los Estados Americanos, organismo sucesor de la Unión Panamericana, en 1948. En dicha carta Belt logró la inclusión de la doctrina de agresión económica, propuesta por Cuba, la cual indica que este tipo de agresión debe ser considerada igual que la agresión militar. En la Conferencia Interamericana de Rio de Janeiro en 1947, Belt y los otros delegados regionales firmaron el Tratado de Asistencia Recíproca (TIAR), un tratado de defensa mutua que protege a los estados del hemisferio occidental de un ataque regional o extra regional. Hoy en día, el TIAR mantiene su vigencia al haber sido activado recientemente por la OEA en el caso de Venezuela.

7. ¿Por qué la historiografía del régimen de La Habana ignora o denigra la labor del diplomático cubano?

Durante 60 años, el régimen castrista ha tratado de ignorar y borrar la labor de figuras históricas de la época republicana como el embajador Belt para avanzar su propio mito de la creación, el cual comienza el 1 de enero de 1959. En el caso de Belt, su ascendencia inglesa y estadounidense, su oposición a Fidel Castro desde su época revolucionaria, sus buenas relaciones con las altas esferas del gobierno estadounidense durante sus años como diplomático, y su condición de exiliado politico y crítico de la dictadura han contribuido a que las autoridades políticas, académicas y culturales de la dictadura castrista se hayan ensañado más con su figura.

Libro revela condenas a muerte ordenadas por Frank País

Presentación del libro "Al borde de la muerte", de Luis González-Lalondry.

“Cumplí con mi deber, cumplí con Cuba”, asegura el brigadista, escritor y periodista Luis González-Lalondry en la presentación de su nuevo libro “Al borde de la muerte”.

Con la presente son ya seis las obras que ha escrito este integrante del Quinto Batallón de la Brigada 2506. La presentación del libro tuvo lugar en la noche del jueves, 17 de octubre, en la sede de la Brigada 2506, en la Pequeña Habana, “un lugar santo, sagrado”, como dijo González-Lalondry en su intervención.

La obra es el testimonio de una de las páginas de la historia moderna de Cuba que muy poco se ha estudiado; la violencia impuesta por los seguidores de Fidel Castro desde el mismo inicio de la lucha política contra Fulgencio Batista. Una violencia que iba desde los secuestros (piloto automovilista Juan Manuel Fangio, dos naves de Cubana de Aviación, marines estadounidenses) hasta los atentados. El fratricidio iniciado desde el mismo 26 de julio de 1953 y que seguía en 1956 con la llegada de Castro a la isla. “Una guerra a muerte que nadie se explicaba” y escribe González–Lalondry que “aquello era una zona de guerra”.

Pedro Corzo introduce la presentación del libro "Al borde de la muerte".
Pedro Corzo introduce la presentación del libro "Al borde de la muerte".

Es una rápida lectura de la vida santiaguera previa a la llegada del régimen de Fidel Castro. Va brindando pinceladas de una ciudad convulsa, elegante, con estudiantes y empleados públicos, empresarios y comerciantes, soldados, políticos y maestros. Una urbe con animado tráfico, bares en penumbra, parques con animados residentes tomando helados o refrigerios. En esa ciudad en la que a Luis González-Lalondry le pusieron una pistola en la sien, le tiraron una granada, y tres matones con Pepito Tey a la cabeza le persiguieron hasta que pudo escapar en un ómnibus por la Alameda Michelsen. Y para colmo, los propios soldados del gobierno que defendía en sus programas radiales le dispararon al auto en el que viajaba con su hermano.

Las calles de Santiago de Cuba fueron escenario temprano de la intolerancia política de los partidarios de Castro, que ordenaban el asesinato de “civiles y militares”. Recuerda el escritor en su obra el asesinato del concejal Nicolás Rivero Agüero,y la muerte a perdigonazos de un soldado en El Caney, en 1955.

La orden de muerte contra el autor vino del propio Frank País, jefe de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio, liderado por Fidel Castro. El que debía ejecutar el atentado era Pepito Tey, y recuerda el brigadista el intento fallido en una noche calurosa de Santiago.

Ese es uno de los ejemplos de “acciones” ordenadas por País. Tanto Frank como Luis eran de Santiago de Cuba y aunque estudiaron en colegios diferentes tenían amigos comunes.

Para decretar el asesinato de González-Lalondry, relata este, bastó su partición en la política nacional como dirigente juvenil del Partido Acción Progresista, el ser empleado municipal y conducir el programa radial “La Juventud con Batista” en la estación Radio Libertad de Santiago de Cuba.

Portada del libro de Luis González-Lalondry.
Portada del libro de Luis González-Lalondry.

También incluye el libro el relato del sargento Manuel Favelo, que disparó por la espalda a Frank País cuando este intentaba huir. Reaparece en las páginas la eterna interrogante sobre la delación de Vilma Espín con una indiscreta llamada telefónica al escondite del buscado cabecilla del 26 de Julio. Y expone la inocencia del Coronel Bonifacio Haza, acusado falsamente y fusilado en la Loma de San Juan el 12 de enero de 1959. También limpia el nombre de Luis Mariano Randich, agente de la Policía Secreta, asesinado por orden de Vilma Espín.

Desde la misma mañana del 1 de enero de 1959 comenzó el entonces joven cubano una lucha que jura no ha cesado. Lalondy recordó en su discurso a “los hermanos de armas, de sangre”, y lamentó la pérdida de muchos de ellos. Dijo estar satisfecho con lo realizado en su vida, tanto en Cuba, como en Estados Unidos. Y sobre el que ordenó su muerte en Cuba, dijo el brigadista que lo perdonó entonces, después y ahora.

La historia de Cuba sigue siendo el objetivo principal en la labor del escritor cubano. Sus libros anteriores tenían como tema la invasión de Bahía de Cochinos en abril de 1961. “Bahía de Cochinos: historia de la invasión cubana”, “Sangre en Bahía de Cochinos”, “Prisioneros de guerra” son algunos de los libros que ha editado en Estados Unidos. Por décadas escribió en diarios de Nueva York y Miami, tuvo programas de radio en ambas ciudades y trabajó en la redacción de Radio Martí.

“La historia de Cuba será escrita con obras como esta, que serán fuentes para los futuros investigadores”, dijo en el acto Pedro Corzo, quien en condición de presidente del Instituto de la Memoria Histórica contra el Totalitarismo hizo la introducción del escritor en el acto.

Cargar más

XS
SM
MD
LG