Enlaces de accesibilidad

Entretenimiento

Fallece la actriz argentina Christian Bach

La actriz argentina Christian Bach

La actriz Christian Bach, nacida en Argentina y radicada en México, falleció el martes pasado por un paro respiratorio a los 59 años, informó este viernes su familia mediante un comunicado.

"Por este medio, queremos compartir con ustedes una pena muy
grande para esta familia, Christian Bach murió el 26 de febrero de
este año debido a un paro respiratorio", explicó la familia Zurita-Bach.

El comunicado cuenta que "siempre fue su voluntad guardar los asuntos personales y familiares en intimidad absoluta" y pide que se trate esta noticia con "respeto y cariño" para "ser fieles a sus deseos y su comportamiento siempre respetuoso y lleno de cariño".

"Christian fue una gran actriz y una mujer ejemplar, una gran madre y una esposa que llenó la vida de sus familia de amor, valentía, coraje y grandes deseos de vivir plenamente, de una manera congruente con sus ideas y sus anhelos", añadió la misiva.

Sus familiares contaron que ahora deben "seguir sus pasos y seguir adelante sin ella, sin su presencia física" convencidos de que jamás dejarán de "amarla" y de tenerla "en mente".

Finalmente, se despidieron de "una mujer entregada a sus hijos, su familia y a su público que tanto amó y respetó".

Christian Bach nació en 1959 en Buenos Aires, se graduó como abogada y posteriormente se trasladó a México para dedicarse a la actuación.

Casada con el actor y productor mexicano Humberto Zurita, Bach se
convirtió en un referente de las telenovelas mexicanas, en las que solía interpretar papeles de villana.

Hizo un papel secundario en "Los ricos también lloran" (1979), protagonizó "Bodas de odio" (1983), "De pura sangre" (1985), "La chacala" (1997) y "La patrona" (2013) y produjo junto a su esposo "Azul tequila" (1999), entre otros proyectos.

En 2014, participó en la telenovela "La impostora" junto a uno de sus hijos, el también actor Sebastián Zurita.

Bach ganó el premio TVyNovelas de Televisa a la mejor actriz en 1984 y en 1989 y el premio Tu Mundo de la cadena Telemundo a la mejor actriz en 2013.

También participó en el cine con una decena de películas como "Brigada en acción" (1977), "Gavilán o paloma" (1985), "Soy libre" (1991), "El secreto" (2011) y "Deseo" (2013).

(Con información de la agencia Efe)

Vea todas las noticias de hoy

Bailarín Carlos Acosta: “El racismo sigue latente en Cuba”

Bailarín cubano Carlos Acosta durante la presentación del film autobiográfico "Yuli",

Un bailarín cubano de raza negra que triunfa en las tablas de Europa y Estados Unidos suena a cuento de hadas, pero en “Yuli: Al ritmo del corazón” se puede sentir, y casi oler, la sangre, el sudor y lágrimas que le costó a Carlos Acosta desarrollar su talento y no renunciar a la danza.

La película, que llegó el viernes a los cines de México, se basa en su autobiografía “Sin mirar atrás”, publicada en 2007.

“Esa honestidad viene de ahí, del libro”, dijo Acosta en una entrevista telefónica con The Associated Press sobre su historia, que comenzó a escribir a finales de la década de 1990 sin pensar en publicarla. Solo lo hizo porque le “hacía falta escribir”, explicó desde Inglaterra, donde reside.

A lo largo de su carrera, Acosta, de 46 años, ha sido primer bailarín del Ballet Nacional de Cuba y del Ballet de Houston, así como principal artista invitado del Ballet Real del Reino Unido. En enero comenzará a fungir como director del Ballet Real de Birmingham.

“Yuli”, que debutó el año pasado en el Festival de Cine de San Sebastián, cuenta por medio de narración y coreografías momentos clave de la vida del artista, como el dolor por la soledad en su carrera, la fama y el éxito en el extranjero, o la violencia que aguantó de su estricto padre.

Acosta no podía asumir el papel de coreógrafo para el filme debido a sus compromisos profesionales, de modo que la catalana Maria Rovira fue la encargada de ayudar a contar la historia, bajo la dirección de la cineasta española Icíar Bollaín.

“Teníamos que estar siempre en el hilo de la vida de Carlos y las coreografías tenían de alguna manera que ser un poco teatrales y comunicar parte de esa vida”, dijo Bollaín a la AP desde Edimburgo, donde vive. “Yo estaba ahí un poco dirigiendo el sentido de las coreografías y María las ponía en movimiento. Fue un trabajo muy intenso, muy trabajoso, pero de lo más bonito y más nuevo para mí”.

Además de su labor como directora, Bollaín tiene una larga trayectoria como actriz, con créditos como “El sur”, “Malaventura” y “Tierra y libertad”. La última película que había dirigido, “El olivo” (2016), tenía un guion de Paul Laverty, con quien volvió a hacer mancuerna para “Yuli”, producida por Andrea Calderwood y el mismo Acosta.

La cinta hace un retrato profundo de Cuba. No se queda con las imágenes de postal de La Habana, sino que nos lleva al interior de sus casas, a las calles de las barriadas, a las antiguas plantaciones de esclavos.

“Al final también se está contando la historia de la familia de Carlos, que es una familia como tantas. Sufrieron el exilio de la mitad de la familia que se fueron a Miami, y el periodo especial, cuando cae el bloque soviético y hay una crisis en Cuba tremenda”, dijo Bollaín. “La película ofrecía la posibilidad de hablar de la gente en Cuba”.

Una de estas realidades es el racismo que Acosta conoció al crecer en una familia birracial: su mamá y su mediahermana mayor eran blancas, mientras que él y su hermana menor, hijos del segundo matrimonio de su madre con un hombre negro, son mestizos. En la película se plasma cómo esta mezcla no era bien recibida por su familia extendida.

“En Cuba el racismo está latente igual. Hubo un proceso que se dice revolucionario para erradicar todos estos prejuicios, en cierta manera se avanzó, pero no se han hecho debates profundos sobre el racismo”, dijo Acosta. “En mi seno familiar ya existía el racismo, yo lo vi muy de cerca”.

Acosta, quien en la cinta es interpretado en distintas etapas de su vida por el joven Keyvin Martínez, el niño Edlison Manuel Olbera Núñez y él mismo, recordó que cuando comenzó en el ballet, apenas dos de los 20 estudiantes en su grupo eran negros. Y cuando llegó al Royal Ballet, de unos 80 bailarines solo dos eran de color. Sin embargo, también destacó que en las grandes compañías donde ha bailado, muchas veces los directores que creyeron en él eran blancos y que recibió ofertas para interpretar todo tipo de protagónicos, rompiendo los estereotipos.

“Eso me inculcó una seguridad que me permitió seguir soñando”, dijo.

Su padre, interpretado en “Yuli” por el actor Santiago Alfonso, le daba tremendas golpizas y estuvo en prisión, pero nunca dejó de darle fuerza haciendo que se mantuviera en la danza pese a su situación de pobreza.

“Cuando uno lee el libro resulta más brutal el padre en el libro que en la película... Pero Carlos le dedica el libro”, dijo Bollaín.

“Mi papá es la estrella de mi vida”, explicó Acosta. “Batalló contra viento y marea porque yo fuera bailarín y al final lo logró. La gloria de lo que yo estoy viviendo, lo que soy ahora, se lo debo a él... Al mismo tiempo fue muy estricto y yo le tenía pánico, igual que mis hermanas, pero yo ya he sentido paz, he sentido una reconciliación con él”.

El astro tuvo la oportunidad de bailar con Alicia Alonso como miembro del Ballet Nacional de Cuba. Aunque esta parte de su carrera no está incluida en la película, recordó con cariño a la célebre bailarina cubana recientemente fallecida.

“Le hice un paso que se llama promenade”, dijo Acosta. “(Alonso) es un tesoro no sólo cubano, sino latinoamericano, que le dio un legado al mundo tremendo, que todavía está pariendo frutos como somos nosotros mismos”.

Para el artista, la danza en Cuba necesita un impulso. A decir de él, ha ido “hacia atrás” en los últimos años por la situación de incertidumbre en el país.

“En mi época la educación era una educación de primera y (con) unos profesores de los más grandes que hay y ya quedan pocos”, dijo Acosta.

Hoy un hombre casado y padre de gemelas de 3 años y una niña de 7, continúa disfrutando como en sus inicios de ritmos como la música urbana, la salsa y el breakdance, aunque ya no se para de cabeza, aclaró.

Antonio Banderas premio al mejor actor en los Hollywood Film Awards

El actor español Antonio Banderas

El español Antonio Banderas ganó hoy el premio al mejor actor en los Hollywood Film Awards por su papel protagonista en "Dolor y gloria", la cinta que dirigió su compatriota Pedro Almodóvar.

Junto a Banderas también fue hoy reconocido otro artista latino: el argentino Pablo Helman, quien obtuvo el premio a los mejores efectos visuales por la película "The Irishman" del cineasta Martin Scorsese.

Banderas recibió hoy su galardón de manos de la actriz Dakota Johnson, que es hija de su exmujer Melanie Griffith y con quien tiene una relación personal muy cercana desde que era una niña.

"Dolor y gloria", una de las cintas más aplaudidas de 2019 a nivel mundial, es una de las grandes favoritas para colarse como nominada en los Óscar en la categoría de mejor película internacional.

Algunas quinielas también apuntan como posibilidad que Almodóvar
y Banderas puedan ser candidatos en otras categorías de los Óscar
como mejor guión original o mejor actor, respectivamente.

La 23 edición de los Hollywood Film Awards se celebró hoy en el hotel The Beverly Hilton de Beverly Hills (Los Ángeles, EE.UU.).

Esta gala de premios, de perfil más bajo que otras ceremonias de la industria audiovisual estadounidense como los Globos de Oro o los Óscar, es la primera de la temporada de galardones cada año al margen de la entrega de los Óscar honoríficos, que se celebró la pasada semana pero que tiene un carácter más atemporal al reconocer carreras profesionales y no películas y trabajos recientes.

Los Hollywood Film Awards no tienen nominados y sus ganadores se conocen con antelación a la gala.

Además de Banderas, los Hollywood Film Awards premiaron hoy a
Renée Zellweger como mejor actriz por "Judy"; a Al Pacino como mejor
actor de reparto por "The Irishman"; y a Laura Dern como mejor actriz secundaria por "Marriage Story".

También salieron como triunfadores hoy, en los apartados de dirección, los cineastas James Mangold ("Ford v Ferrari") y Bong Joon Ho ("Parasite").
Por su parte, Charlize Theron se hizo con el premio de homenaje a toda una trayectoria profesional.

Juan Antonio Madrazo Luna responde al historiador del Ballet Nacional de Cuba

Juan Antonio Madrazo Luna, activista cubano, lider del Comité Ciudadano de Integración Racial

Juan Antonio Madrazo Luna, líder del Comité Ciudadano por la Integración Racial (CIR), reaccionó, desde Cuba, a las respuestas dadas por Miguel Cabrera, historiador del Ballet Nacional de Cuba (BNC) a Amaury Pérez, presentador del programa “Con 2 que se quieran”, del canal Cubavisión.

El anfitrión del programa, en la apertura, se refirió a “la representación de la diversidad en el BNC como institución de la Revolución”, según expone Madrazo Luna en su réplica.

“El entrevistado –cuenta Madrazo- hizo uso de etiquetas racistas y otras excluyentes. Sobre los Negros Cubanos (sic) en el Ballet Nacional, dijo que la institución no era excluyente pues el bailarín Andrés Williams no era Negro sino Azul, sobre el bailarín Jorge Esquivel dijo que era un pordiosero salvado por la Revolución de la Casa Cuna y a otro se refirió como a un pobre guajiro”.

Madrazo Luna asegura que las declaraciones del historiador Miguel Cabrera son “humillantes e irrespetuosas” y apunta que “no dejó de mencionar con rudeza la presencia de la Mulatocracia en el BNC”.

“El tema de la exclusión -enfatiza el líder del CIR- despertó interés pues quienes conozcan el libro de Miguel Cabrera “El Ballet en Cuba: Apuntes Históricos”, de Ediciones Cúpulas, sabe que el libro está marcado por exclusiones y muchos pactos de silencio”.

“Bailarines como Caridad Martínez –alega Madrazo- la cual nunca pudo interpretar Giselle por ser mujer negra es una de las grandes ausentes de este libro al igual que la bailarina Verónica Corveas.

[…] El color de piel de bailarines como José Carlos Lozada siempre fue una preocupación en el ballet. Aún el libro “No Way Home” de Carlos Acosta, en el cual se apoya la película, está censurado y es que los conflictos por el color de la piel están registrados en el libro”.-Aquí Madrazo hace referencia a “Yuli”, el film que sobre la autobiografía del conocido bailarín cubano Carlos Acosta, director del Royal Ballet de Birminghan, ha realizado la directora española Iciar Bollaín.

“También la historia de vida y éxitos de bailarines en la diáspora como Pablo More, Lienz Chang, Xiomara Reyes, entre otros, están ausentes de cada uno de los libros de Miguel Cabrera”. –Puntualiza el activista civil.

Más adelante, realiza un breve recuento sobre los bailarines clásicos de la raza negra de diferentes países y que gozan de un amplio reconocimiento en los escenarios internacionales.

Al final de su detallada respuesta al historiador del BNC, Miguel Cabrera, Juan Antonio Madrazo Luna asegura que:

“La actitud de Miguel Cabrera es el espejo de quien durante décadas estuvo al frente del BNC como institución. Un comportamiento racista, excluyente y vestido de mucho cinismo, lo cual nos asiste el derecho de denunciar y es que el Estado es responsable del racismo institucional”.

"Terminator: Dark Fate", con Natalia Reyes y Gabriel Luna en los protagónicos

Elenco de la nueva entrega de "Terminator: Dark Fate" en cartelera el 1 de noviembre

Ni la vuelta de Linda Hamilton ni la presencia una vez más de Arnold Schwarzenegger pueden ocultar la sangre latina de "Terminator: Dark Fate", una cinta en la que Natalia Reyes como heroína y Gabriel Luna como un nuevo Terminator aportan un vital sabor hispano a esta famosa saga de acción.

"Siento que, realmente, esta película es un reflejo de cómo el mundo ha cambiado, de cómo los latinos podemos llegar a interpretar personajes fuera de esos clichés y estereotipos y no somos el narco, la prostituta, el ladrón... sino que estamos llegando a interpretar la diversidad de lo que somos realmente los latinos, rompiendo esos paradigmas", dijo a Efe la colombiana Natalia Reyes.

Bajo la dirección de Tim Miller ("Deadpool", 2016) y con James Cameron de regreso en la producción, "Terminator: Dark Fate", que se estrena el 1 de noviembre, es una continuación directa de "The Terminator" (1984) y "Terminator 2: Judgment Day" (1991), los dos filmes que reventaron la taquilla imaginando viajes en el tiempo y una guerra apocalíptica entre máquinas y seres humanos.

Natalia Reyes. (Tolga Akmen/AFP)
Natalia Reyes. (Tolga Akmen/AFP)

Incluyendo también en su elenco al mexicano Diego Boneta en un rol secundario, esta nueva cinta presenta a Sarah Connor (Hamilton) y a Grace (Mackenzie Davis) tratando de proteger a Dani Ramos (Reyes), de quien depende el futuro de la Tierra y que está siendo perseguida por un nuevo y sanguinario Terminator (Luna).

Reyes ("Pájaros de verano", 2018) admitió su fascinación por ponerse bajo los descomunales y brillantes focos de Hollywood.

"Llevo mucho tiempo trabajando, pero nunca me había enfrentado a una producción tan grande. La escala de esta película es enorme. La cantidad de gente que hay detrás de escena, unas 600 personas, es algo que nunca lo había visto", explicó.

"Esta máquina, esta industria, el profesionalismo, el nivel de detalle... Es impresionante. Todos los días algo me sorprendía, me asombraba. ¿Hoy que es? Esta construcción, un tanque, carros, aviones, helicópteros... Era como estar todos los días en un parque de diversiones, pero la verdad es que fue una experiencia inolvidable", contó.

Frente a ella, algo así como la esperanza de la humanidad en "Terminator: Dark Fate", aparece Luna, estadounidense de origen mexicano y aquí convertido en un Terminator doblemente escalofriante ya que puede dividirse en dos.

"Haciendo eso, es simplemente un híbrido hermoso de los icónicos T-800 (el Terminator de Schwarzenegger) y T-1000 (el Terminator de Robert Patrick en el segundo filme). Todas esas cosas crearon un villano muy peligroso y despiadado que me emocionaba interpretar", concretó.

Luna, al que el público ha podido ver en la serie "Agents of S.H.I.E.L.D." o la película "Transpecos" (2016), destacó la responsabilidad que sienten por poder abrir caminos para los latinos con esta cinta.

"Tienes que verlo hecho para saber que es posible. Creo que nosotros en esta posición damos un punto de referencia para que alguien lo vea y se prepare para entrar en un papel, ahora que ven que es posible", dijo.

Y Reyes destacó, asimismo, que la diversidad de "Terminator: Dark Fate" también se percibe en tener a tres mujeres como protagonistas de un largometraje de acción.

"Somos tres mujeres uniéndonos, siendo acechadas por este Terminator nuevo, y unidas. Tres mujeres completamente diferentes, de tres nacionalidades distintas, de tres edades distintas, que nos estamos uniendo, apoyando y tratando de entender: es otra de las cosas maravillosas de esta película", opinó.

Además, la colombiana dijo que "uno de los grandes regalos" que se lleva de esta experiencia es haber podido convivir con Linda
Hamilton.

"Es una mujer increíble. Creo que todas las mujeres que la vimos en la segunda entrega de 'Terminator' y la vimos haciendo esos "push-ups" (flexiones), esa fuerza y esa emoción que tenía ese personaje... Todas queríamos ser Sarah Connor en algún momento", argumentó.

"Pero aparte de haber podido conocer a la leyenda, pude vivir con ella todos estos meses y conocer a ese humano con corazón de oro: generosa, amorosa, entregada a su trabajo, disciplinada... En cada escena, la dedicación y pasión que tiene por este oficio son superinspiradoras", aseguró.

Aunque quizá todavía más desafiante fue el reto de Luna, que se tuvo que medir frente a frente con el Terminator real:
Schwarzenegger.

"Creo que Arnold diría, tras haber luchado conmigo durante horas y días, que yo también soy un Terminator real, pero él es definitivamente el original", bromeó.

"Simplemente tenía una buena actitud: venía a trabajar y aportaba. Y ver a alguien de 71 años, verle moverse, tan ágil como está, tan fuerte como parecía... Simplemente estoy muy orgulloso de haber estado junto a él", cerró.

Gente de Zona, ¿víctima de tortura mediática?: viceministro sale en defensa del dúo

Gente de Zona en la ceremonia de los premios Grammy Latinos en 2017. REUTERS/Mario Anzuoni

El viceministro de Cultura de Cuba, Fernando León Jacomino, dijo este miércoles que los integrantes del popular dúo reguetonero Gente de Zona fueron víctimas de "tortura mediática" a su regreso a Estados Unidos tras un polémico concierto en La Habana.

La agrupación recibió una ola de críticas en Miami por la presentación en el Malecón habanero, que ofrecieron de forma gratuita y a la que asistieron altos representantes del Gobierno cubano. Una campaña impulsada por el presentador cubano Alex Otaola pide a las autoridades estadounidenses retirarles la residencia permanente.

"Cuando llegaron a Estados Unidos, los amenazaron con quitarles la green card (...). Los muchachos terminaron declarando contra Cuba. Es mucha la presión, lo que hacen con Gente de Zona es torturarlos mediáticamente hasta que terminan declarando lo que ellos quieren", dijo el viceministro en entrevista con Sputnik Mundo.

"Gente De Zona trabaja en nombre de la dictadura en Cuba y sirve a sus intereses. Esta es una solicitud para abrir una investigación para posiblemente retirar su tarjeta de residencia permanente debido a su vínculo con el Gobierno cubano", dice la campaña impulsada por Otaola en la plataforma ciudadana de la Casa Blanca We The People.

La iniciativa busca reunir 100 mil firmas en apoyo a su pedido de abrir una investigación para retirar la condición de residentes permanentes en EEUU Alexander Delgado y Randy Malcom Martínez por presuntos "vínculos con el gobierno cubano".

Jacomino añadió que a pesar de la situación el Ministerio de Cultura que él representa no puede distanciarse de los reguetoneros. "(...) ¿Nos vamos a distanciar de esos muchachos que se formaron en Cuba y que además fueron a La Habana y no cobraron un peso por hacer ese concierto? Nosotros no nos podemos dar ese lujo", declaró.

Entrevistado por el medio ruso durante la 42 Feria del Libro de Uruguay, Jacomino dijo que el intercambio cultural entre Cuba y Estados Unidos "se mantiene", aunque a su juicio "se ha reducido drásticamente", a pesar de que "todavía hay muchas agrupaciones artísticas cubanas que viajan a Estados Unidos aún en estas condiciones".

Cargar más

XS
SM
MD
LG