Enlaces de accesibilidad

Cuba

El extravagante mercado inmobiliario cubano

Un hombre, improvisado agente inmobiliario, ofrece varias casas en venta sentado en un parque.

Desde 2011, cuando la autocracia verde olivo de Raúl Castro autorizó la compra y venta de casas, el mercado inmobiliario se ha movido de manera irregular, pero siempre al alza.

En la avenida Acosta, entre Heredia y Calzada de 10 de Octubre, La Víbora, barrio al sur de La Habana, en 200 metros se concentran cinco cafeterías, tres pizzerías, tres paladares, dos heladerías y una dulcería.

Todo ese complejo gastronómico es privado. Una de las pizzerías es una cooperativa gastronómica: un ruinoso bar que arrendaron al Estado y lo transformaron en un establecimiento de calibre.

Dos viejas casas fueron vendidas a emprendedores privados, y después de remodeladas, las convirtieron en restaurantes. Según una de las expropietarias, por $45.000 traspasó su vivienda.

"Con una parte del dinero, mi hija se fue para Ecuador. Con el resto, me compré un apartamento de dos cuartos en Vieja Linda, en el reparto Los Pinos –perteneciente al municipio habanero de Arroyo Naranjo– y todavía me quedó una tierrita (dinero) pa'ir tirando", cuenta.

Desde que el Gobierno autorizó su venta, el precio de las casas en Cuba no ha parado de subir.
Desde que el Gobierno autorizó su venta, el precio de las casas en Cuba no ha parado de subir.

Carlos, dueño de la pizzería ubicada en Acosta y Heredia, compró una casa contigua a su negocio y armó una taberna de corte victoriano que abrirá próximamente.

La buena noticia para el conglomerado de negocios gastronómicos es que todos tienen ganancias que fluctúan en entre los $25 a $120 diarios. Incluso más los fines de semana.

La mala, es que el precio de venta de una casa, no importa el estado constructivo, se ha disparado notablemente.

"Antes del boom de los negocios particulares, una residencia por esta zona de la Víbora costaba entre $8.000 y $20.000. Ahora su precio
se ha duplicado, y las casas anteriores a 1959 que se conservan en buen estado, pueden costar hasta $100.000", detalla Calixto, quien se dedica a la compra y venta de casas.

Pudiera pensarse que el alto costo inmobiliario es distintivo de esas dos cuadras donde, sin mediar ningún estudio de mercado, los negocios privados marchan viento en popa.

Un cartel anuncia la venta de una vivienda en un parque de La Habana.
Un cartel anuncia la venta de una vivienda en un parque de La Habana.

Pero no. A tres kilómetros de "el dorado gastronómico", Jorge, 56 años, remoza su apartamento, ubicado en el pasillo interior de una vivienda que estuvo ocupada por familias de bajos ingresos.

El plan de Jorge es sencillo: "Vender el apartamento de dos cuartos en $13.000 y poder marcharme del país. Ya mis dos hijas y mi esposa se fueron. Sólo falto yo".

Desde el otoño de 2011, cuando la autocracia verde olivo de Raúl Castro autorizó la compra y venta de casas, el mercado inmobiliario se ha movido de manera irregular, pero siempre al alza.

Un funcionario que prefiere el anonimato aclara:

"Antes de esa fecha, las compras o ventas de viviendas eran ilegales. Se camuflaban con permutas y traspasos por herencias. Así, por debajo de la mesa se vendían miles de casas. Entonces, el precio de un apartamento de tres habitaciones, planta capitalista moderna, no superaba los $20.000, a no ser que estuviera situado en El Vedado o Miramar. Era raro que una mansión llegara a costar $100.000".

Casa en Miramar, a la venta por 230.000 CUC.
Casa en Miramar, a la venta por 230.000 CUC.

Y añade que "en 2012 las ventas fueron pocas, menos de 12.000 en todo el país". Luego crecieron, al igual que los precios.

"Existen tres tipos de compradores: extranjeros casados con nacionales, cubanos que residen en el exterior y cuentapropistas boyantes que se han comprado casas para convertir en nuevos negocios o residir en ellas".

Según el burócrata, los precios exorbitantes dependen de la zona y el estado constructivo.

"Una casa en el reparto Cubanacán puede costar más de un millón de dólares. Y una casa en Mantilla no más de $20.000. Yo creo que los precios en Cuba están acordes a los de otros países. Un piso en Europa o Estados Unidos vale $200.000 y una casa sin grandes pretensiones no baja de 300.000 euros".

Noris, arquitecta, cree que el mercado inmobiliario cubano anda desquiciado:

"En ningún lugar del mundo se venden casas con 60 o más años de explotación y pagando al contado. Los bancos te otorgan créditos. Y cuando usted compra una casa, puede venir hasta con los muebles. En Cuba, después de adquirir una vivienda, debes gastar varios
miles para repararla y adaptarla a tu gusto".

A pesar de los días lluviosos y el aire frío procedente del Malecón, el mercado informal de compra y venta de casas ubicado en el Paseo del Prado, Habana Vieja, siempre está concurrido. Aquí los "corredores" no tienen oficinas ni visten trajes de $500.

Sentados en bancos de mármol, escoltados por leones de bronce, intercambian información con presuntos clientes sobre las viviendas en venta. Anisia y su esposo escuchan atentamente a un señor canoso con voz de barítono que les ofrece una variedad de casas y precios.

"Nosotros queremos comprar un apartamento en El Vedado o Miramar. Pero los precios no bajan de $70.000. Tendremos que seguir reuniendo", apunta el matrimonio.

Apartamento en Miramar, a la venta por 70.000 CUC.
Apartamento en Miramar, a la venta por 70.000 CUC.

En internet se localizan decenas de sitios dedicados a la venta de casas.

Quizás el más reputado sea Cuba Home Direct, creada por Milly Díaz, una cubana que aprendió el oficio de agente inmobiliario en Gran Bretaña.

Las casas edificadas antes del 59 cuestan el doble que una construida por la revolución de Fidel Castro. Dagoberto, corredor de permutas, asegura:

"El 90% de las viviendas construidas después de 1959 son de pésima calidad. No sólo por sus defectos constructivos, también porque son barrios donde no existe una infraestructura pública idónea".

La construcción de viviendas en Cuba es una asignatura pendiente del régimen.

Hay un déficit de 1.200.000 casas en la isla.

En 2015 se construyeron 17.000 viviendas por esfuerzos propios. La mayoría de estas construcciones son financiadas por parientes en el extranjero, personas que trabajaron un tiempo fuera de Cuba o dueños de emprendimientos privados exitosos.

Adelfa lleva siete años intentando terminar su casa. Vive junto a su esposo y tres hijos en una casa con piso de cemento, paredes sin repellar y ventanas de hierro donde los cartones sustituyen a los cristales.

"Ya he gastado 8.000 pesos convertibles (alrededor de 9.500 dólares) y todavía me falta la mitad. Estamos parados por falta de dinero", expresa.

En las tiendas por moneda dura, los materiales de construcción están gravados en un 300%. A pesar de los altos precios de venta, se potencia en La Habana un nicho de mercado que se dedica a comprar casas para instalar negocios, como sucede en el barrio de la Víbora.

Jorge considera que es más lucrativo vender la casa y marcharse del país. "Mientras más lejos, mejor".

Vea todas las noticias de hoy

Arzobispado de La Habana informa sobre salud del Cardenal Ortega

El Cardenal cubano Jaime Ortega Alamino,

El Arzobispo de La Habana, Monseñor Juan García de la Caridad Rodríguez, difundió hoy una nota informativa sobre el estado de salud del Cardenal cubano, Jaime Ortega Alamino.

"Se puede informar que en el momento presente la salud del Sr. Cardenal, habiéndose quebrantado sensiblemente en los últimos días, se mantiene estable y recibiendo la atención médica y espiritual adecuadas", afirmó la nota.

Monseñor García expresó que el Arzobispado de La Habana ha recibido "innumerables llamadas y mensajes manifestando un cálido interés por la salud" del Cardenal.

"Es de agradecer el afecto y las oraciones con los que los fieles y amigos están acompañando al Sr.Cardenal Jaime Ortega", concluyó la nota publicada en el sitio digital de la Arquidiócesis habanera Palabra Nueva.

México intercepta a indocumentados cubanos en auto con matrícula diplomática de Nicaragua

Vista de un pasaporte cubano.

El Instituto Nacional de Migración (INM) de México interceptó a una exdiplomática nicaragüense, que había sido nombrada consulesa en Tapachula, en el momento en que transportaba a tres cubanos por territorio mexicano.

El chequeo tuvo lugar el domingo en la mañana en la caseta de inspección de San Pedro Tapanatepec, Oaxaca, y en el participaron Agentes Federales de Migración, agentes de la Guardia Nacional y la Policía Federal, explica el INM.

El automóvil en que se trasladaba junto a los tres isleños (dos hombres y una mujer) es de color negro y con placas diplomáticas, L78BFC, expedidas en la Ciudad de México, asegura el diario La Prensa de Nicaragua.

Tras la detención los cubanos fueron presentados ante la autoridad migratoria para iniciar la deportación a su país de origen.

El Ministerio de Gobernación de Nicaragua la identifica como Namibia del Socorro Fuentes González y aclara que "no tiene estatus diplomático ya que fue separada del cargo por irregularidades en sus funciones y por lo tanto corresponde a las autoridades mexicanas aplicar las leyes pertinentes”.

Los migrantes eran transportados en un vehículo color negro: "En dicha unidad viajaban cuatro personas, tres cubanos (2 hombres y una mujer) como pasajeros y la conductora, Socorro "N", quien se identificó como cónsul de Nicaragua; sin embargo, la visa diplomática presentada tenía vigencia al 11 de marzo de 2017", asegura el comunicado del INM.

La diplomática se mantiene acreditada ante la Secretaría de Relaciones Exteriores, como funcionaria consular de Nicaragua en Tapachula, un cargo que ocupa desde 2013, pero no había renovado su visa, apunta la nota de las autoridades mexicanas.

"Al ser cuestionada sobre el origen y destino de los extranjeros, refirió que los llevaría a un albergue en Ciudad Ixtepec, Oaxaca. Se le informó que las personas de origen cubano que trasladaba estaban en condición irregular, por lo que no podrían continuar el tránsito al destino previsto. La mujer que mostró su visa vencida, que la acreditaba como cónsul de Nicaragua, se le informó también de su estancia irregular, por lo que el INM revisa su situación y además fue puesta a disposición de la Fiscalía General de la República".

[Con información del INM, Ministerio de Gobernación de Nicaragua y diario La Prensa]

En estado grave el Cardenal cubano Jaime Ortega Alamino

El Cardenal cubano Jaime Lucas Ortega Alamino. Foto Yandry Fernandez Perdomo. Vida Cristiana

Medios católicos de Cuba han estado reportando desde el sábado que el Cardenal Jaime Ortega Alamino, Obispo Emérito de La Habana, se encuentra en estado grave.

Mons.Ortega, quien padece un cáncer de páncreas desde hace ya algunos meses, comenzó el viernes a no responder al tratamiento que se le viene administrando.

El boletín informativo Vida Cristiana, de la Orden de los Jesuítas, que se distribuye semanalmente en Cuba desde 1962, confirmó el sábado la gravedad del Prelado, en una nota publicada en su página de Facebook, en la cual pide a los fieles unirse en oración por la salud del Cardenal.

“ Según informaciones actuales, el arzobispo emérito de la Arquidiócesis de La Habana se encuentra acompañado por un equipo de médicos y los obispos de la COCC, pero aún presenta un delicado estado de salud". informó Vida Cristiana.

La publicación de Vida Cristiana ha sido reproducida en varias de las redes sociales de organizaciones religiosas y laicos cubanos.

La página de Facebook Sgnis-Cuba, informó en la mañana de este domingo que el Arzobispo de La Habana, Juan García pasó la noche junto al Cardenal, acompañado de otros obispos.

Asimismo la Agencia de Noticias IPS se hizo eco desde La Habana, de la información sobre la salud del Cardenal Ortega.

El Cardenal Ortega, de 82 años recibió el pasado martes la Distinción Monseñor Carlos Manuel de Céspedes, que otorga la Comisión de Cultura de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Fue su última aparición pública.

Ni Cuba ni fabricante de ron en Dominicana explican uso de imagen de Martí en envases

Las imágenes de Martí, a la izquierda en el sello emblemático del peso cubano, y a la derecha en el envase del Oliver’s Presidente Martí-El Gran Ron del Caribe.

La compañía de un empresario cubano que tuvo negocios en Miami y se radicó después en República Dominicana produce un ron llamado José Martí en envases que usan abiertamente la imagen del peso cubano, pero ni él ni las autoridades de la isla responden cuando se les pregunta qué relación hay, si alguna, entre ambos.

En una información fechada el 11 de enero de 1996, el diario El Nuevo Herald reportaba que ese empresario, Pedro Ramón López Oliver, “estuvo en Cuba varios meses el pasado año, apoyado por varios de sus amigos reformistas en el gobierno, para negociar con empresas estatales la fabricación conjunta de un ron que se distribuiría en el exterior”.

La misma fuente “relacionada con López y que pidió no ser identificada” le dijo al periódico entonces: “Fue el primer cubanoamericano que, abiertamente, intentó llevar adelante esa política que algunos reformistas respaldan, de abrirse a los cubanos en el exterior”.

Sin embargo, alguien que lo conoce, el escritor Carlos Alberto Montaner, asegura que ahora el régimen no le permite a López Oliver visitar la isla.

“Está furioso porque la última vez que pidió permiso para ir se lo negaron”, dijo Montaner a radiotelevisionmarti.com.

Ron Martí a la venta en el Aeropuerto Internacional de Santo Domingo, República Dominicana.
Ron Martí a la venta en el Aeropuerto Internacional de Santo Domingo, República Dominicana.

La imagen sobre estas líneas fue tomada recientemente en la tienda libre de impuestos del Aeropuerto Internacional de Santo Domingo, en República Dominicana. Muestra las botellas de Oliver’s Presidente Martí-El Gran Ron del Caribe a la venta con el retrato del prócer independentista.

Pero no es cualquier retrato de Martí. Ostensiblemente, reproduce el emblemático sello de la unidad básica de la moneda nacional cubana.

Una simple búsqueda en Google reveló la empresa productora, Oliver & Oliver, y de paso dimos con Chatham Imports, Inc., que tiene oficinas en la 5ta Avenida de Nueva York y comercializa otra marca, “Martí Auténtico”, cuya etiqueta también usa el Martí del peso cubano.

De acuerdo con un artículo aparecido en mayo del 2005 en el diario Sun Sentinel, fue Chatham Imports la que desarrolló ese ron “trabajando con productores de República Dominicana en una receta básica”, y dice que lo envasaba en Lewiston, Maine.

Hay otro ron Martí, aparentemente producido en Panamá, que no usa la imagen del peso cubano.

Hace hoy exactamente diez días que RadioTelevisionMarti.com pudo comunicarse con la sede de Oliver & Oliver en Santo Domingo, y alguien que se identificó como Edily Cuevas tomó el mensaje con la promesa de entregárselo a Pedro López Oliver. En el sitio de contactos profesionales Linkedin aparece una persona bajo el nombre de Edily Cuevas Urbano que se registra como Secretaria General de Oliver & Oliver International Inc. desde agosto de 2014.

No había pasado una hora cuando López Oliver llamó al reportero e inició una conversación ajena al tema. Al escuchar que el periodista se disponía a tomar notas para este artículo, Lopez Oliver dijo que todo lo que estaba diciendo era off the record, o sea, no para publicar, porque la compañía ya no era suya, sino de sus hijos.

Linkedin tiene un perfil bajo el nombre de Pedro Ramón López Oliver que dice: “Presidente, Oliver & Oliver [desde] junio de 1994 [hasta el] presente, 25 años 1 mes”.

A la solicitud del reportero de que les pidiera entonces a sus hijos o al diseñador del envase del ron Oliver’s Presidente Martí comunicarse con nosotros, López Oliver dijo que lo haría.

Este martes, aún sin haber tenido noticia de ninguna de esas personas, el reportero llamó en vano a López Oliver, que tampoco respondió dos mensajes de texto.

El lunes, radiotelevisionmarti.com se había comunicado con la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial (OCPI) en La Habana, y tuvo acceso al despacho de su Directora General, María de los Ángeles Sánchez Torres. Según EcuRed, el Departamento de Marcas de la OCPI se ocupa fundamentalmente de “conferir o no los derechos relacionados con las marcas, nombres comerciales, lemas comerciales, rótulos de establecimiento, emblemas empresariales y las denominaciones de origen”.

Pagina de la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial en Facebook.
Pagina de la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial en Facebook.

Alguien que se presentó como secretaria de Sánchez Torres, Yuleisy, sugirió que le enviáramos un mensaje de email, y así lo hicimos poco después de las 2 de la tarde del mismo lunes.

Ese mensaje incluía estas preguntas: “¿Está su oficina al tanto del uso comercial de una marca de patrimonio estatal cubano? De ser así, ¿lo han autorizado ustedes, o la compañía radicada en RD, Oliver & Oliver, lo está haciendo sin autorización? En caso de no haber sido autorizados, ¿emprenderá su oficina alguna acción legal o reclamación de algún tipo?”

Siete días después, La Habana sigue guardando silencio.

Y Nueva York también.

La semana pasada, el reportero llamó a las oficinas de Chatham Imports Inc., la firma comercializadora del “Martí Auténtico” en todas sus variantes (Mojito, Coconut, Dorado Especial, Platino Superior), cuyas etiquetas muestran también el Martí del peso cubano, aunque en menor tamaño. Hablamos con Emily, quien prometió pasar nuestra pregunta a alguien que pudiera responderla.

El miércoles nadie había devuelto la llamada y volvimos a hablar con Emily, quien de nuevo dijo que sí, que alguien nos llamaría. Pero no.

En 1996, el empresario británico Joe Grahame, que había iniciado la producción y venta de una cerveza con el nombre de “Che”, dijo haber suspendido su comercialización por quejas del gobierno cubano, dispuesto a “frenar el uso comercial del héroe revolucionario”, según reportó entonces la agencia Reuters.

Curiosamente, poco antes, Estados Unidos había prohibido la importación de “Che” porque para hacerla se usaba materia prima de Cuba. Además, cuando la firma suiza SMH puso en sus relojes Swatch una imagen de Guevara, recibió una orden de 10,000 unidades remitida por el gobierno cubano, de acuerdo con la misma fuente.

Hasta donde sabemos, López Oliver y la que entonces era su esposa, Teresa Saldise, salieron de Estados Unidos a principios de la década de los 90 del siglo pasado y nunca han regresado.

El 18 de mayo de 1992, la Corte Federal de Apelaciones del Onceno Circuito recibió el recurso presentado por la Oficina de Supervisión de Ahorros (OTS, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro, que apelaba la negativa de una corte de distrito a su petición de congelar los bienes de Pedro López, Teresa Saldise y Ramón López, padre del primero y fundador de las Óptica Lopez.

De acuerdo con el caso, dos semanas antes los tres recibieron una notificación de OTS que acusaba a Pedro López y a Saldise de comprar más acciones de las permitidas por la ley en General Bank, el banco donde él era Presidente de la Junta Ejecutiva y ella Directora. “Ilegalmente tomaron control del banco al adquirir más del 25 por ciento de sus acciones sin aprobación de los reguladores”, indica el texto legal.

Un sitio de internet que reúne datos de bancos en EEUU informa que General Bank, localizado en 3099 SW de la Calle Ocho, fue absorbido por el gobierno federal el 16 de noviembre de 1989, más de nueve años después que lo fundaran el 28 de julio de 1980.

Una decisión final de OTS fechada el 17 de mayo de 1994 ordenaba que López y Saldise restituyeran conjuntamente al banco más de nueve millones de dólares, que él pagara adicionalmente casi 140 mil dólares con intereses por cada día a partir del 1ro de abril de 1993, y que los dos abonaran una multa de $4,860,187.

Pero ya entonces López y Saldise estaban fuera de Estados Unidos con más de un caso pendiente ante la justicia. El 18 de julio de 1992, El Nuevo Herald reportaba que Saldise envió desde Madrid un certificado médico a un tribunal de Tallahassee donde debía haberse presentado la semana previa, y que reguladores federales estaban revisando los libros de su firma de seguros First Miami Insurance, confiscada por las autoridades, “para determinar si Saldise y su esposo, Pedro Ramón López, sustrajeron efectivo de la compañía antes de abandonar el país”.

Otra información del Herald, ésta fechada el 14 de julio de 1992, apunta que Saldise era la presidenta y López Oliver el director de la aseguradora, y que “cientos de choferes se han quejado de que First Miami Insurance se negaba a cubrir las reclamaciones de las pólizas”.

De acuerdo con la ficha aparecida en su blog personal, Pedro Ramón López Oliver nació en Santa Clara en 1945, y en 1961 se exilió en Estados Unidos. Dice que, luego de haber vivido en Wilmington, Miami, San Juan y París, reside actualmente entre Madrid y Santo Domingo, “donde ejerce como empresario privado y como comentarista de televisión, además escribe sobre temas políticos y pinta con fruición la figura de José Martí”.

Soy la víctima, no el agresor: periodista se niega a pagar multa por supuesto "atentado":

El abogado y periodista independiente cubano, Roberto Jesús Quiñones Haces. (Video/Cubanet)

El periodista y abogado Roberto Jesús Quiñones Haces, citado nuevamente este miércoles a la unidad de la Policía Nacional Revolucionaria en Guantánamo, se negó a pagar una multa impuesta por el supuesto delito de "atentado".

Quiñones Haces considera ser la víctima y no el agresor de los eventos ocurridos durante el juicio al matrimonio de pastores evangélicos el pasado mes de abril.

Los oficiales con los que se entrevistó dijeron al periodista que atendiendo a su actitud ciudadana, y porque "era una persona que carecía de antecedentes penales, ellos habían decidido aplicar el artículo 8.3 del Código Penal, que consiste en la aplicación de una multa administrativa por la comisión de un presunto delito de atentado".

Periodista se niega a pagar multa por supuesto delito de "atentado"
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:29 0:00

El periodista consideró injusto que "habiendo sido yo la persona que fue lesionada, que fue golpeada, y estando esposado, se me acusara de un delito de atentado, y que la Fiscalía Militar hubiera exonerado a los policías que fueron los causantes de esta situación".

Los oficiales tomaron una nueva declaración sobre los hechos a Quiñones Haces, y le dijeron que podía irse a casa, que ellos analizarían el caso y lo citarían nuevamente.

El 22 de abril el periodista fue detenido y golpeado en los portales del Tribunal Municipal de Guantánamo cuando intentaba cubrir el juicio contra el pastor Ramón Rigal y su esposa. Quiñones Haces pasó cinco días preso tras los que fue liberado con un proceso judicial pendiente bajo el cargo de "atentado.

Cargar más

XS
SM
MD
LG