Enlaces de accesibilidad

Relaciones EEUU-Cuba

Nudo consular: ¿permitirá La Habana viajes de cubanoamericanos con pasaporte de EEUU?

Cubanoamericanos en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana.

El consulado de Cuba en EE.UU. quedaría con un solo funcionario para atender a la numerosa comunidad de la Isla en este país, incluidos los costosos y demorados trámites de viaje

El consulado de Cuba en EE.UU. quedará con un solo funcionario para atender a la numerosa comunidad de la Isla en ese país, adelantó el canciller del gobierno de Raúl Castro, Bruno Rodríguez, previendo una "situación de extraordinaria precariedad" en la sede diplomática tras la expulsión de la mayoría de su personal anunciada por Washington el martes.

"La situación del consulado de Cuba en EE.UU. es de "extraordinaria precariedad, a partir de que después de la decisión de retornar personal, ha quedado un solo funcionario consular en Washington", insistió Rodríguez.

El Departamento de Estado entregó ayer al embajador cubano José R. Cabañas una lista de 15 nombres para que abandonen Estados Unidos en un plazo de siete días, debido a la incapacidad de la Habana para proteger a los diplomáticos estadounidenses y en busca de una equidad en las operaciones de ambas embajadas después que se ordenara una reducción del 60 % en el personal de la sede diplomática de EE.UU. en La Habana.

Una lista diplomática publicada por la cancillería estadounidense en el verano de 2016 relacionaba 26 funcionarios en la Embajada de Cuba. Dos fueron expulsados en mayo pasado como protesta por los misteriosos ataques que han afectado la salud de 22 de sus similares estadounidenses estacionados en Cuba.

Ahora fuentes del ministerio de Exteriores de la isla aseguraron a la agencia Efe que tras el inminente regreso de los 15 diplomáticos, quedarán en Washington solo ocho funcionarios cubanos, de 23 que trabajaban originalmente en la sede cubana, reabierta hace poco más de dos años.

A los cubanoamericanos, el segundo mayor grupo de visitantes a Cuba después de los turistas canadienses, con 329,496 en 2016, el gobierno de la isla les exige para viajar a su país de origen, aun si son ciudadanos naturalizados de EE.UU., un pasaporte cubano vigente y “habilitado” con una visa, trámites costosos que son gestionados por el consulado cubano en Washington y que aun antes de la inminente salida de unos 2/3 del personal de la Embajada de Cuba solían tardar meses.

Según el artículo 320 de la Constitución de Cuba, no se reconoce la doble ciudadanía y la ciudadanía cubana se pierde si un cubano adquiere la de un país extranjero.

Si alguien está en ese caso y gestiona ante las autoridades cubanas la renuncia a su ciudadanía, estas estarían obligadas a formalizarla, pero en la práctica a los efectos de visitar su país lo siguen considerando cubano por el lugar de nacimiento y sólo puede entrar a la isla con un pasaporte cubano.

Los trámites son especialmente caros en la sección consular cubana en Estados Unidos, donde vive la mayor comunidad cubana en el exterior: $350 por sacar el pasaporte cubano o renovarlo ($200 en otros países) y $160 por prorrogarlo ($100) más gastos de envío y manejo.

Para mayor contradicción, a los cubanos se les exige pagar por un permiso de entrada a su país que con pasaporte cubano cuesta actualmente $40.

En reiteradas ocasiones grupos del exilio han denunciado el requisito de visa que les impone La Habana para viajar a su propio país por barco o por avión.

Actividad consular interrumpida

En el pasado la Embajada de Cuba en Washington ha reconocido problemas para cumplir a tiempo sus trámites consulares debido a la carencia de empleados y al período de vacaciones del personal de la embajada.

Así en junio de 2016 anunciaron que no podían procesar más pasaportes de ciudadanos cubanos hasta septiembre, ni tramitar renovaciones a quienes estuvieran dentro de los dos años de su salida de Cuba.

Otros pausas en el procesamiento de documentos ocurrieron en el 2014, a causa de la ausencia de un banco para encargarse de las transacciones de Cuba.

Un grupo de cubanoamericanos llega al aeropuerto José Martí de La Habana (Cuba), procedente de Estados Unidos.
Un grupo de cubanoamericanos llega al aeropuerto José Martí de La Habana (Cuba), procedente de Estados Unidos.

Impacto económico

Una desaceleración en el flujo de cubanoamericanos visitando la isla reduciría asimismo la corriente de dólares que portan estos viajeros para compartir con sus familiares en la isla y ayudarlos económicamente.

Datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información de Cuba (ONEI) consignados en un estudio de The Havana Consulting Group (THCG) indican que el turismo interno cubano ha experimentado en los últimos nueve años un crecimiento “meteórico”, con 991.122 nacionales hospedados en hoteles de la isla en 2016, un récord histórico que solo sería inferior, por la procedencia de los vacacionistas, al millón 198,917 canadienses que visitaron la isla el año pasado.

El presidente de THCG, Emilio Morales, estimaba que sobre el boom del turismo interno gravitan dos factores principales: el aumento de los viajes de los cubano-estadounidenses a la isla caribeña, y el crecimiento del sector privado doméstico

El turismo es el único sector de la economía cubana que ha continuado creciendo en medio de una complicada situación caracterizada por la reducción del subsidio venezolano y de las importaciones, insuficiente inversión extranjera, estancamiento de las reformas y los recientes estragos del huracán Irma, que también afectó sensiblemente a la industria turística.

[Con información de EFE,ONEI y THCG]

Vea todas las noticias de hoy

María Elvira Salazar a los demócratas: lo que "tienen que enviar es una carta exigiendo el fin de la represión"

La congresista cubanoamericana María Elvira Salazar, republicana por Florida.

La congresista cubanoamericana María Elvira Salazar, republicana por Florida, criticó a los demócratas por una carta en que piden quitar sanciones a la dictadura cubana cuando, en sus palabras, lo que tendrían que pedir es el fin de la represión en la isla

Salazar escribió textualmente este jueves en su cuenta de Twitter “Algunos demócratas han enviado una carta pidiendo que le quiten sanciones al régimen Castrista. ¡Cuando tienen que enviar una carta exigiendo el fin de la represión al Movimiento San Isidro, la liberación de todos los presos políticos y la libertad del pueblo de #Cuba!”

La cogresista por el distrito 27 de Florida agrega en un video que esa carta lo único que demuestra es que los demócratas son ignorantes y que no saben para nada lo que está pasando en la isla de Cuba.

Matizó Salazar que pensando bien es posible que esos representantes demócratas tengan buenas intenciones pero desconocen lo humillado que está el pueblo cubano y las canalladas que el régimen comete a diario contra los artistas de San Isidro y las Dmas de Blanco.

Un grupo de 80 demócratas de la Cámara de Representantes instaron el martes al presidente Joe Biden a derogar las sanciones de Donald Trump contra el régimen comunista de Cuba y retomar una política de acercamiento.

Los congresistas instaron al presidente a firmar una orden ejecutiva "sin demora" para poner fin a las actuales restricciones de viajes y remesas. También pidieron que Washington restablezca al personal de su embajada en La Habana y retire a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo.

Poco antes representantes republicanos habían instado a Biden a reconocer la amenaza que representa el régimen comunista de Cuba e implementar una política consecuente con ello.

La iniciativa de los republicanos pide al presidente de EEUU que implemente una política que responsabilice a Cuba por sus abusos sostenidos en materia de derechos humanos y su apoyo a los regímenes autoritarios.

"No es el momento de concesiones al mismísimo régimen que sigue encarcelando, haciendo pasar hambre, asesinando y oprimiendo sistemáticamente al pueblo de Cuba", escribió en su momento la cubanoamericana Salazar.

Días atrás, el senador cubanoamericano Bob Menéndez, demócrata por New Jersey, sumó su voz a la de legisladores republicanos de origen cubano, prominentes figuras del exilio y a la de un grupo de opositores desde la isla, que alertaron al presidente Biden sobre el peligro de un acercamiento con Cuba sin exigencias al régimen.

Senadores Rubio y Menéndez presentan resolución en honor a Damas de Blanco

Policía política arresta a Berta Soler frente a la sede de las Damas de Blanco, en Lawton, La Habana. (Foto: Angel Moya/Archivo)

Los senadores Marco Rubio, republicano por la Florida, y Bob Menéndez, demócrata por Nueva Jersey y presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, presentaron una resolución bipartidista en honor a las Damas de Blanco, un movimiento pacífico liderado por mujeres que apoya la libertad y la defensa de los derechos humanos en Cuba.

A Rubio y Menéndez se sumaron los senadores republicanos Ted Cruz y Rick Scott, de Texas y la Florida, respectivamente, y el senador demócrata, Ben Cardin, de Maryland.

En un comunicado, el senador Rubio observó que viviendo “bajo el aparato represivo de Castro y Díaz-Canel, estas valientes mujeres han liderado uno de los movimientos cívicos y pacíficos más importantes de Cuba”. Añadió que, como cubanoamericano, sigue “comprometido en apoyar las exigencias de las Damas de Blanco de tener libertades básicas y una justicia verdadera".

Por su parte, el senador Menéndez señaló que durante un momento de “creciente activismo cívico en Cuba, esta resolución bipartidista expresa nuestra solidaridad total con el pueblo cubano, que busca un cambio en su país, y reconoce los esfuerzos históricos de las Damas de Blanco en defender los derechos humanos en la isla”.

“A medida que el pueblo cubano continúa alzando su voz contra la falta de libertades básicas y la injusticia social en la isla, esta resolución bipartidista afirma nuestro compromiso de hacer las aspiraciones del pueblo cubano una piedra angular de nuestra política hacia La Habana”, expresó Menéndez.

El Senador Scott dijo que las Damas de Blanco son una inspiración para todos los que luchan por los derechos humanos, la libertad y la democracia. “Los Estados Unidos continuarán apoyando a todos los que se oponen a los tiranos comunistas en Cuba, Venezuela y en todo el mundo", añadió.

El senador Rubio es el Miembro de Más Alto Rango, y el senador Cardin es Miembro Senior, del Subcomité sobre el Hemisferio Occidental, Crimen Transnacional, Seguridad Civil, Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Globales de la Mujer.

Demócratas piden a Biden que "con un plumazo" cambie política hacia Cuba

Un hombre viste una camiseta con la bandera de EEUU en una calle de La Habana. (AFP / Yamil LAGE)

Un grupo de 80 demócratas de la Cámara de Representantes instaron el martes al presidente Joe Biden a derogar las sanciones de Donald Trump contra Cuba y retomar una política de acercamiento.

En una carta vista por Reuters, los congresistas instaron al Presidente a firmar una orden ejecutiva "sin demora" para poner fin a las actuales restricciones de viajes y remesas. También pidieron que Washington restablezca al personal de su embajada en La Habana y retire a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo.

"Con un plumazo, se puede ayudar a las familias cubanas en dificultades y promover así un enfoque más constructivo", dijeron los firmantes.

La carta fue dirigida por los legisladores Bobby Rush, Gwen Moore, Barbara Lee y Steve Cohen, todos favorables a un relajamiento de las sanciones impuestas al régimen de La Habana, reportó Reuters.

La congresista Moore dijo en un correo electrónico a Radio y Televisión Martí que el presidente Biden "'debería comenzar a trabajar para mejorar las relaciones con Cuba restableciendo rápidamente los límites a las remesas y los viajes a Cuba desde la administración Obama".

"Cada una de estas acciones deshará las políticas dañinas de la administración Trump, brindará alivio al pueblo cubano y preparará el escenario para otras acciones que enfrenten plenamente el embargo de décadas que ha resultado en poco bien para ambas naciones", opinó la congresista.

Los firmantes también incluyen a los líderes de los influyentes comités de Asuntos Exteriores, Servicios Financieros y Asignaciones de la Cámara de Representantes.

La semana pasada, los representantes republicanos Mark Green de Tennessee, María Elvira Salazar, de Florida, y August Pfluger de Texas, alertaron al presidente Biden sobre la amenaza que el régimen cubano representa para la estabilidad en la región, y le pidieron que no retome las "políticas de apaciguamiento fallidas" del presidente Barack Obama.

"No es el momento de concesiones al mismísimo régimen que sigue encarcelando, haciendo pasar hambre, asesinando y oprimiendo sistemáticamente al pueblo de Cuba", escribió en Twitter la cubanoamericana Salazar.

El senador demócrata Bob Menéndez, también cubanoamericano, ha manifestado su apoyo a los legisladores republicanos, prominentes figuras del exilio y opositores desde la isla que, durante un evento virtual organizado en Miami por la Fundación Inspire América, alertaron al presidente Biden sobre el peligro de un acercamiento con Cuba sin exigencias concretas al régimen en materia de libertades, una transición a la democracia y el respeto a los derechos humanos.

"Todos sabemos que el pueblo cubano quiere que se escuche su voz, exige respeto a sus derechos humanos y quiere vivir en una sociedad basada en la tolerancia, la libre expresión y la democracia", dijo Menéndez.

Por su parte, el senador Marco Rubio, republicano por Florida, ha insistido en que la política de EEUU hacia Cuba no solo afecta a los cubanos, sino que tiene "graves implicaciones en la seguridad nacional y en la estabilidad de la región".

Rubio ha dicho que abogará para que no se aprueben, ni lleven a cabo, "medidas que hagan un gran daño a la causa de la libertad de Cuba”.

Biden prometió durante su campaña revertir los cambios del republicano Trump que "han infligido daño al pueblo cubano y no ha hecho nada para promover la democracia y los derechos humanos", señala la misiva, pero hasta ahora no ha tomado medidas concretas en esa dirección.

A principios de febrero, el Departamento de Estado de EEUU dijo que está revisando la política hacia Cuba y las decisiones tomadas en la administración anterior, incluida la de designar al régimen de La Habana como estado patrocinador del terrorismo.

De "tremendamente popular" califica "Patria y Vida", influyente funcionaria de EEUU (VIDEO)

Combinación de fotos de los artistas que participaron en el tema "Patria y Vida".

Como una canción "tremendamente popular que el gobierno ahora está desesperado por suprimir”, calificó el tema "Patria y Vida" la influyente funcionaria estadounidense Samantha Power.

La exembajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas durante el gobierno de Barack Obama, y actual aspirante a dirigir la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), elogió en Twitter la canción que supera con creces las dos millones de vistas en YouTube.

"Una mirada tan interesante a la nueva generación de jóvenes en #Cuba y cómo están presionando contra la represión gubernamental. Un grupo de artistas canalizó sus frustraciones en una nueva canción tremendamente popular que el gobierno ahora está desesperado por suprimir", dijo la funcionaria sobre el tema creado por los artistas Yotuel, Descemer Bueno, Gente de Zona (Alexander Delgado y Randy Malcom) y desde la isla Maykel Osorbo, El Funky y una breve participación de Luis Manuel Otero Alcántara, del Movimiento San Isidro.

En 2016, como embajadora estadounidense en las Naciones Unidas, Power anunció la abstención de su país en la votación anual de la Asamblea General de la ONU sobre la resolución presentada por Cuba exigiendo el levantamiento del embargo.

En esa ocasión dijo que se trataba de una decisión que rompía la política de aislamiento seguida por Washington por más de 50 años y que estaba a tono con la política de acercamiento iniciada por Obama en diciembre del 2014.

Migración masiva de cubanos sería una amenaza a seguridad nacional de EEUU, indica Biden en declaración de Emergencia Nacional

Presidente Joe Biden en Despacho Oval de la Casa Blanca. Jim WATSON / AFP.

El presidente de Estados Unidos Joe Biden firmó el miércoles una carta que establece la continuación de la Emergencia Nacional Respecto a Cuba, ante el peligro de una oleada masiva de inmigrantes.

La declaración fue emitida por primera vez el 1 de marzo de 1996 por el entonces presidente, Bill Clinton, tras el derribo de dos avionetas civiles de la organización de exiliados cubanos "Hermanos al Rescate".

"He enviado al Registro Federal para su publicación el aviso adjunto que indica que la emergencia nacional con respecto a Cuba que fue declarada el 1 de marzo de 1996, en la Proclamación 6867, modificada por la Proclamación 7757 del 26 de febrero de 2004 , La Proclamación 9398 del 24 de febrero de 2016 y la Proclamación 9699 del 22 de febrero de 2018 continuarán en vigor después del 1 de marzo de 2021", indica el documento firmado por Biden.

El presidente considera que "sigue existiendo la necesidad de continuar con esta emergencia nacional, basada en una perturbación o amenaza de perturbación de las relaciones internacionales de los Estados Unidos relacionadas con Cuba. La entrada no autorizada de cualquier embarcación registrada en los Estados Unidos en aguas territoriales cubanas continúa siendo perjudicial para la política exterior de los Estados Unidos".

El ingreso no autorizado de embarcaciones sujetas a la jurisdicción de EEUU en aguas territoriales cubanas constituye actualmente una violación a la ley federal y un hecho perjudicial para la política exterior, que atenta contra las "garantías de una migración segura, ordenada y legal", establece el documento.

"La posibilidad de entradas no autorizadas a gran escala de embarcaciones registradas en los Estados Unidos en aguas territoriales cubanas perturbaría las relaciones internacionales de los Estados Unidos con respecto a Cuba al permitir o proporcionar los medios para facilitar una migración masiva de ciudadanos cubanos y amenazar nuestra seguridad nacional", indica la carta.

En 2016 la declaración original fue modificada y firmada por el entonces presidente Barack Obama justo cuando se conmemoró el 20 aniversario del ataque de cazas MiG cubanos contra tres avionetas de Hermanos al Rescate en el que perdieron la vida cuatro pilotos.

La de Obama destacaba el nuevo marco de las relaciones EEUU-Cuba emprendido por su Administración y reconocía que ambos países habían cooperado en diversas áreas.

Aquel texto expresaba la voluntad de Washington de continuar el proceso de normalización, al tiempo que aclaraba que mantenía el embargo comercial y que un flujo migratorio masivo desde Cuba representaba "un peligro desestabilizador para la seguridad nacional de Estados Unidos".

El documento modificado por Obama reconocía el interés de aquella Administración en una "progresiva normalización" con la isla y en ver "una Cuba pacífica, próspera y democrática".

Cargar más

XS
SM
MD
LG