Enlaces de accesibilidad

Economía

Expertos opinan sobre la eliminación de precios topados a productos del campo en Cuba

Un agricultor ara un campo con bueyes para plantar yuca cerca de las montañas en Viñales, Cuba, el 1 de marzo de 2021. (AP Foto/Ramón Espinosa).

El régimen cubano descartó el tope de precios de los productos agropecuarios mediante la resolución 320 de 2021 del Ministerio de Finanzas y Precios publicada el viernes en la Gaceta Oficial de la República.

La nueva disposición deja sin efecto el límite de crecimiento de los precios minoristas del plátano, la malanga y el boniato y de otras mercancías agropecuarias comercializadas por los vendedores privados que había sido implantada en febrero de este año.

La medida, largo tiempo reclamada por agricultores y expertos pretende, estimular la producción agrícola para, de manera gradual, aplacar la crisis de oferta en la isla.

“Ya la agricultura ha caído en un deterioro tan profundo que el hecho de quitar el tope al precio no va a paliar la situación de la economía ni la de la agricultura en estos momentos, porque los campesinos no están incentivados y los campesinos son una esfera social crucial en la política del país. Estas son medidas que se están tomando ahora, de las cuales nosotros en la campaña ´Sin campo no hay país´ hemos hablado”, manifestó el campesino pinareño Esteban Ajete.

La campaña “Sin Campo no hay País” demanda del Estado cubano la puesta en práctica de cinco medidas que consideran fundamentales para el desarrollo agrícola: Libertad para la producción y distribución de los bienes agropecuarios, independencia para fijar sus precios, libertad para importar y exportar directamente, incluso de Estados Unidos, anular por diez años todos los impuestos a productores y procesadores de alimentos y entregarles títulos de propiedad permanente.

“Sin embargo, el gobierno no ha querido ceder, entonces vemos medias tintas que en realidad no van a resolver el problema, porque, como todas las cosas tienen un principio de funcionamiento, aquí hay un principio también, y es la libertad: Libertad para que un campesino pueda escoger la forma de venta que más a él le convenga, sin la centralización de la economía o del Sistema de Acopio”, recalcó Ajete, presidente de la Liga de Campesinos Independientes de Cuba.

“O sea, mientras haya entidades parásitas que están dirigiendo la política hacia el campesino, éste se siente desmotivado. El campesino está en el surco, sembrando, elaborando; cuando termina su cosecha desea darle la mejor vía posible y tener la mayor cantidad de ganancia”, apuntó el trabajador agrícola.

Las autoridades cubanas continúan dando marcha atrás a medidas de control que obstaculizan la economía, con el objetivo de disminuir el descontento que demostraron las protestas del 11 de julio.

En ese sentido, el economista Roberto Díaz Vázquez cree que las históricas marchas fueron decisivas en las acciones que el gobierno ha ido tomando en los días posteriores.

“La supresión de los precios topados o lo que es igual, el establecimiento de una ley de oferta y demanda en cuanto al índice de precios para la comercialización de estos productos, hace muy claro que hay un viraje radical en cuanto a la posición política, a la económica y a la satisfacción social que esto puede generar. Ahora bien, en medio de la actual crisis, la desactivación de los precios topados incorpora un marcado contraste con lo que ellos han llamado ´las políticas gubernamentales de protección´, no sólo al consumidor, sino a la sociedad en su conjunto”.

“Es evidente que con la ruptura, el 1º. de enero del 2021, del contrato social definido desde 1960 ó 1959 por parte del gobierno cubano, muchas cosas han cambiado. Se hace necesario un viraje radical para que la sociedad cubana comience a legitimar, quizá no en un porciento mayoritario, pero sí en un número considerable de personas que, de alguna manera, defiendan los postulados de la actualidad política cubana. Se hace evidente entonces que estas transformaciones no van a parar”, señaló Díaz Vázquez, director de la Fundación Logos, un centro con sede en La Habana que promueve el desarrollo de la economía de mercado y políticas de cambio en Cuba.

“Ahora fueron los precios, lo que instaura una política de mercado contrastada con la cuestión más importante para el gobierno cubano, que es el mantenimiento del sistema ideológico y político de la nación y de este sistema ideológico político hacia la sociedad cubana”, indicó el experto.

Por su parte, el economista Pedro Monreal analizó que la decisión del gobierno cubano “podría tener un impacto favorable bajo dos condiciones: apoyo al productor privado del agro y subsidio a familias pobres”.

“La eliminación de precios máximos en el agro es una medida con un problema de secuencia porque primero debieron haber venido las medidas para favorecer la capacidad de respuesta de oferta privada, que es crucial en la producción de alimentos en Cuba”, escribió Monreal en un post en Facebook.

Asimismo agregó que dada la razonable posibilidad de que los precios se incrementen tras su liberación, “el subsidio enfocado en la alimentación de familias pobres es importante para ofrecer protección social, especialmente en el corto plazo”, aconsejó el economista cubano asentado en París.

Vea todas las noticias de hoy

Burocracia, centralismo y poco dinero: expertos desestiman Banco de Fomento Agrícola en Cuba

Una familia de campesinos cubanos vende mangos en la carretera. Foto Archivo REUTERS/Desmond Boylan

Las autoridades cubanas informaron que el Banco Central de Cuba de conjunto con el Ministerio de Finanzas y Precios habilitarán un fondo de 1,800 millones de pesos destinados al fomento agropecuario con el propósito de mejorar la producción de alimentos en la nación.

Según ha explicado el Ministerio de la Agricultura el Banco de Fomento Agrícola evaluará qué entidades productivas son las que pueden beneficiarse con este financiamiento pero son las llamadas "Organizaciones Superiores de Dirección Empresarial" las encargadas de realizar la propuesta de los candidatos a obtener los beneficios de la Banca de Fomento y luego "se emite una certificación que plantea que los productores cumplen los requisitos".

Mientras tanto, agricultores y expertos en la temática, dijeron a Radio Televisión Martí, que la medida no tendrá un impacto para solucionar la crisis alimentaria que sufre el país y que los únicos beneficiarios serán las empresas agropecuarias controladas por los militares.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:19 0:00


El usufructuario Daniel Alfaro Frías, en San Antonio de los Baños, en la provincia de Artemisa, señala que lo que debe hacer el Banco Central es pagarle a los campesinos los que les debe.

Ese dinero ellos lo van a poner en empresas de su conveniencia, hay en estos momentos en San Antonio unidades agropecuarias controladas por las Fuerzas Armadas Revolucionarios (FAR), a las que si les están inyectando parte de este dinero, es decir en empresas militares agropecuarias es donde lo están poniendo”, afirmó Alfaro.

Esteban Ajete Abascal, líder de la Liga de Campesinos Independientes de Cuba, advierte que la medida no mejorará la producción de alimentos en el campo.

Se va a seguir enriqueciendo Acopio, las cooperativas y unidades de producción agrícolas controladas por militares, al final todos estos fondos van a para allí”, enfatizó Esteban.

Es más burocracia y centralismo estatal, concluye desde Mayarí en la provincia de Holguín, el productor agrícola, Osmel Ramírez Álvarez.

“Este fondo se está presentando como algo nuevo para impulsar un poco más la agricultura, pero la única forma de conseguir esto no es con las arcas deprimidas del Estado y con las exigencias del gobierno, sino liberando las fuerzas productivas del agro y liberando el acceso al crédito”, recomendó Osmel.

Desde Bayamo, el agricultor Emiliano González destaca que este dinero quedará en manos de la misma ineficiente empresa estatal.

“No veo ningún tipo de posibilidad de una mejoría para nosotros, porque lo que hay que hacer es empoderar al campesino, darle recursos a los hombres del campo que tengan posibilidades de producir, eliminar Acopio, es lo ideal para producir alimentos y salir de la crisis", asegura.

El sociólogo y asesor de emprendedores, Ángel Marcelo Rodríguez Pita, apunta que es muy poco lo que invierte el Estado en la agricultura.

“El presupuesto dedicado al tema agrícola en el país es apenas el 5 %, una cifra ínfima en comparación con lo que necesita el sector agropecuario”, dijo el experto.

Para el economista Elías Amor Bravo este fondo no beneficiará en nada a los campesinos cubanos.

“Al sector agropecuario cubano no lo salvan con esos millones de pesos, esa cantidad es ridícula y se van a concentrar en aquellos proyectos que ellos tienen interés, es una burla para los agricultores cubanos”, aseguró el académico.

La publicación especializada en temas económicos The Economist señaló en julio que Cuba enfrenta la peor escasez de alimentos desde la década de 1990, por los errores del gobierno comunista y la escasez de dólares.

The Economist dijo que el régimen es incapaz de impulsar la producción agrícola o atraer inversores extranjeros: "Las empresas que producen alimentos en Cuba solo ganan pesos, que tienen poco valor internacionalmente, pero deben comprar casi todos sus insumos en el exterior en moneda extranjera. El gobierno exige que los agricultores vendan su cosecha al estado a precios no competitivos e impone reglas draconianas sobre el manejo del ganado".

La revista destacó entonces el descontento popular ante la crisis y recomendó que la mejor manera de remediarla sería implementar más y mayores reformas económicas, a un ritmo más rápido, comenzando por las granjas y las pequeñas empresas.

"Muy conveniente para ellos decir que es avería cuando todos sabemos que es falta de combustible"

"Muy conveniente para ellos decir que es avería cuando todos sabemos que es falta de combustible"
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:13 0:00

Amir Valle diserta en Deutsche Welle sobre la "dinastía militar" que controla la economía cubana

Vista de la sede de GAESA, el emporio militar cubano.

Asegura el afamado autor cubano exiliado en Alemania, Amir Valle, en un artículo publicado por Deutsche Welle que la economía isleña durante casi seis décadas ha operado más desde los caprichos de los gobernantes y sus luchas ideológicas que desde las leyes económicas.

En un trabajo titulado GAESA: el consorcio militar que controla la economía cubana, Valle escribe que los cambios implementados en esta esfera han sido consecuencia del significado que a la economía concedía Fidel Castro, a quienes los economistas catalogaban como "el gran improvisador", y el que hoy le concede Raúl, a quien llaman "el pragmático".

Dice el escritor que durante sus 47 años en el poder, Fidel desoyó los consejos de reputados economistas cubanos y extranjeros, y sus improvisaciones, centradas en la priorización de la ideología, condujeron a una ininterrumpida depauperación económica que convirtió a Cuba en la nación más parásita de los dos últimos siglos, sobreviviendo gracias a las millonarias ayudas anuales de Rusia, China, el bloque socialista de Europa del Este y, en los últimos años, Venezuela. En ese período, las únicas tímidas aperturas de la economía fueron resultado del interés de Raúl Castro, entonces Ministro de las FAR, en cambios graduales, planificados y eficientes, por lo cual creó un equipo que estudiaba diferentes experiencias económicas para adaptarlas a las condiciones concretas de Cuba.

Esos estudios, enfatiza Valle, condujeron a inicios de los 90 a la implementación en las empresas militares cubanas del conocido "Plan de Perfeccionamiento Empresarial", gracias al cual surgieron los primeros emporios económicos que conformarían el Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), encabezados por la corporación de turismo y comercio Gaviota S.A, que comenzó a establecer competencia con las corporaciones estatales Cubanacán S.A y CIMEX, ambas directamente bajo el control de Fidel Castro.

Puerto de contenedores de Mariel en Cuba, modernizado con financiamiento brasileño
Puerto de contenedores de Mariel en Cuba, modernizado con financiamiento brasileño

Al frente de esas nuevas modalidades económicas, apunta el artículo, Raúl Castro colocó hace ya más de tres décadas a hombres de confianza: el ya fallecido general Julio Casas Regueiro y el hoy General de División Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, esposo de una de sus hijas, que es quien controla actualmente GAESA. Desde que Raúl asumió el poder, GAESA absorbió casi la totalidad de las empresas y gestiones financieras de CIMEX y se convirtió en el más grande oligopolio de negocios en la isla, aunque al pertenecer al ejército su actividad se mantiene como un secreto de Estado. Para que se tenga una idea de este poder: solamente CIMEX comprende 73 empresas subsidiarias y 21 empresas asociadas; de estas 61 están radicadas fuera de la isla, la mayoría en actividades de importación/exportación, turísticas e inmobiliarias.

Rodríguez López-Callejas, escribe Valle, pese al poder que tiene en la economía cubana y a ser uno de los jefes más temidos en la alta jerarquía militar, es un nombre desconocido: un reciente estudio de la oposición en la isla indica que la mayoría de los cubanos no saben que existe, los medios oficiales jamás lo mencionan cuando hablan de economía y finanzas, y aunque cada vez es más pública la vida privada de los herederos del castrismo, en su caso nada se sabe de su vida familiar, aunque estuvo casado con Deborah Castro Espín, la hija menor de Raúl.

Asegura el escritor cubano que, cuando con el concurso de Odebretch y el financiamiento del Banco Nacional de Desarrollo de Brasil, se decidió la ampliación y modernización del puerto de Mariel para convertirlo en la terminal de contenedores más grande de Cuba y crear la Zona Especial de Desarrollo, la inversión necesaria de 1,000 millones de dólares fue gestionada por Almacenes Universales, uno de los holdings de GAESA.

En definitiva, además de las industrias militares que producen desde AKM- 47, granadas de mano de fragmentación, cuchillos de comando, explosivos varios, hasta la reparación y construcción de pequeños vehículos blindados de infantería, GAESA controla 83 instalaciones hoteleras (29.000 habitaciones en convenios con unas 14 cadenas internacionales); monopoliza la red nacional de tiendas minoristas (TRD Caribe); es propietaria de navieras (Melfi Marine Corp y Servinaves Panamá S.A); tiene su propia compañía aérea (Aerogaviota) y es dueña de empresas de construcción, venta y renta de automóviles (Havanautos y Havanatur), inmobiliarias (Almest), bancos, empresas de importaciones y exportaciones (Tecnotex y Tecnoimport) y la empresa Almacenes Universales S.A., que controla el tráfico de contenedores en el Puerto del Mariel con su Zona Especial de Desarrollo. Un imperio fantasma que absorbe más del 60% de la economía nacional y más del 80% del sector turístico en Cuba, sin la obligación de rendir cuentas de sus ingresos al pueblo cubano, concluye el autor de Habana Babilonia en su artículo publicado por Deutsche Welle.

Cuba: más hoteles para los militares y menos viviendas para la población

Un edificio en ruinas en La Habana Vieja, cerca del Hotel Armadores de Santander. (Archivo)

Havanatur, la Agencia de Turismo de Cuba, informó de la restauración y transformación en un hotel del inmueble de la Aduana de Cuba, una de las obras arquitectónicas más fastuosas de La Habana.

El nuevo complejo de alojamiento, que llevará el pomposo nombre de Real Aduana, será también administrado por el consorcio castrense cubano.

“Suena siempre irrespetuoso, aunque el régimen diga que con el dinero que se recauda se costean el desastre de salud pública, de educación y los demás desastres”, indicó a nuestra redacción el periodista independiente camagüeyano Henry Constantín.

“En un país donde nadie sabe a dónde va el dinero que se gana en la industria turística. No hay manera de que un organismo, interno o externo, que sea creíble, verifique las cuentas bancarias de esas empresas, de los dueños de esas empresas, los administradores de esas empresas que construyen hoteles y luego cobran el dinero de turismo”, apuntó.

Más de un tercio de las moradas cubanas se encuentran en regular o mal estado técnico, según datos oficiales.

Sin solución la crisis de viviendas en Cuba, todos los recursos van para el turismo
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:44 0:00

“Siguen gastando recursos en eso cuando tiene tanta gente viviendo en condiciones bastante feas. Cuando uno camina por el campo o por barrios obreros, la cantidad de covachas de madera que hay es tremenda. En ellas viven personas trabajadoras, cuentapropistas y campesinos que producen”, señaló Constantín.

“Es lamentable además que haya empresas extranjeras que participen en ese juego con un Estado que, ese cemento y ladrillo lo usan para producir sus Euros, en vez de para producir felicidad a sus ciudadanos”, recalcó.

A pesar del desplome del turismo, las empresas militares continúan edificando hoteles a lo largo de toda la Isla, mientras el Estado cubano concluyó en el primer semestre de 2021 apenas el 21% de las viviendas planificadas.

“Es el más grave problema social que enfrenta la población junto al de la alimentación. La falta o la precariedad inmobiliaria en Cuba es histórica y el gobierno nunca ha encontrado una solución”, dijo a Radio Televisión Martí, desde La Habana, Esteban Hernández, especialista en desarrollo social.

“La población está muy disgustada porque, lo poco que hay, se le asigna al sector hotelero, descuidándose la situación social y la gran mayoría no tiene acceso al sistema hotelero y está viviendo en condiciones paupérrimas. Hay problemas pendientes de varios años, de los ciclones, del tornado, derrumbes, etc. Y la gente dice si tienen los hoteles vacíos ¿para que más hoteles?”, lamentó el perito.

Las autoridades han tratado de buscar paliativos como el otorgamiento de subsidios y créditos, pero en este renglón solo se terminaron en los primeros 6 meses del presente año 1.304 células básicas habitacionales de las 12.201 proyectadas. En similar situación están la construcción y rehabilitación de residencias por esfuerzo propio.

“El dinero no da para pagar a los cuentapropistas albañiles y constructores. Además, faltan los materiales, el cemento, las losas para el piso, los pertrechos para las instalaciones eléctricas y la terminación. Desgraciadamente, las pocas capacidades que hay son destinados a sectores priorizados como el del Turismo”, puntualizó.

“Nosotros hemos tratado de reparar nuestra casa y no es posible adquirir los productos por los precios exorbitantes, porque tienes que comprarlos en bolsa negra porque no vienen por donde tienen que venir”, lamentó Hernández.

El déficit habitacional en Cuba alcanzó el pasado año las 929.695 viviendas. Hasta el 31 de mayo de 2021 llegaron a Cuba 88.239 turistas extranjeros, 895.893 menos que en igual etapa del año anterior.

Reconocen inestabilidad en sistema eléctrico de Cuba, anuncian más apagones y Díaz-Canel pide comprensión

Estudiantes de Medicina visitan las casas durante la pandemia de COVID-19. REUTERS/Alexandre Meneghini

A la profunda crisis económica y epidemiológica que atraviesan los cubanos se suma el grave problema con el servicio de electricidad, mucho más cuando miles de cubanos enfrentan el coronavirus en sus hogares, sin recursos ni medicamentos, en la modalidad que el Ministerio de Salud Pública de Cuba denomina "ingreso domiciliario".

La interrupciones fueron catalogadas como "otra situación compleja" en la prensa oficial que cita al gobernante cubano reconociendo "inestabilidad en el sistema eléctrico nacional por varias causas".

La Unión Eléctrica de Cuba reconoció averías en las termoeléctricas Máximo Gómez, Diez de Octubre, Lidio Ramón Pérez, Otto Parellada y Antonio Maceo.

Este miércoles anunciaron que "se comenzará a afectar el servicio por déficit de capacidad de generación, estas afectaciones se realizarán de acuerdo a la planificación y organización en cada territorio".

"Ante todo hay que darle la información clara a la población, alertar, que la gente sepa en qué momento va a llegar el indeseable apagón", ordenó el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel.

El sucesor del general Raúl Castro dijo que está creciendo el consumo en los horarios del pico eléctrico e instruyó a las autoridades de todas las provincias a que estudien cada posibilidad de cerrar las entidades estatales que no resulten imprescindibles y al sector residencial "un esfuerzo de ahorro y un esfuerzo en planos de conciencia, de comprensión".

Díaz-Canel dijo que el personal técnico, de los trabajadores del sistema eléctrico nacional trabajan en condiciones muy severas de falta de piezas de repuesto y de un grupo de insumos.

Los cubanos han salido a las calles a pedir el fin del sistema comunista y la salida del actual gobernante en momentos en que el país está inmerso en la peor crisis económica en décadas, un serio repunte en casos y muertes por coronavirus, el desabastecimiento de medicamentos e insumos para el sistema de salud y la fuerte arremetida contra las libertades civiles.​

Cargar más

XS
SM
MD
LG