Enlaces de accesibilidad

Mundo

España presidirá en la ONU comités de sanciones a Irán y Corea del Norte

Consejo de Seguridad de la ONU

Fuentes diplomáticas españolas dijeron que se trata de tres comités "de una importancia objetiva indiscutible, de un grado considerable de complejidad técnica y de gran sensibilidad política".

España presidirá durante el 2015 los comités de sanciones a Irán y a Corea del Norte puestos en marcha por el Consejo de Seguridad de la ONU, según informaron hoy fuentes diplomáticas.

Además, la delegación española ocupará la presidencia de un tercer órgano subsidiario del Consejo, el llamado comité 1540, especializado en la no proliferación de armas de destrucción masiva.

Fuentes diplomáticas españolas dijeron que se trata de tres comités "de una importancia objetiva indiscutible, de un grado considerable de complejidad técnica y de gran sensibilidad política".

El comité para Corea del Norte se creó en 2006 con el objetivo de supervisar la aplicación de las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad al régimen de Pyongyang, entre las que figuran un embargo de armas, una prohibición a la prestación de ciertos servicios financieros y otra a la venta de artículos de lujo al país.

Además, varias personalidades tienen prohibido viajar al extranjero y han visto sus activos congelados dentro de ese programa.

España sustituirá en esta presidencia a Luxemburgo, que a finales de año termina su mandato como miembro no permanente del Consejo de Seguridad.

En el caso de Irán, el comité también se puso en marcha en 2006 para vigilar el cumplimiento de las sanciones a ese país, vinculadas principalmente a su polémico programa nuclear, para el que Teherán está negociando una solución con las potencias internacionales.

El comité es actualmente presidido por Australia, que también saldrá este año del máximo órgano de decisión de la ONU.

Por último, el comité 1540 se creó en 2004 para combatir la proliferación de armas nucleares, químicas y biológicas e impedir que ese tipo de armamento llegue a manos de grupos terroristas.

A diferencia de los otros dos, éste no es un órgano de sanciones y, por tanto, no investiga ni persigue supuestas violaciones de las obligaciones de los países, sino que trabaja con las autoridades de todo el mundo para facilitar el cumplimiento de las resoluciones de la ONU en su ámbito.

Sin embargo, sí coopera con otros comités sancionadores en el ámbito de la lucha antiterrorista, como los especializados en la red Al Qaeda y sus satélites.

España fue elegida el pasado mes de octubre como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU para los próximos dos años, al imponerse a Turquía por la última plaza reservada para el grupo de Europa Occidental y otros países.

Venezuela, que es otro de los nuevos miembros del Consejo, presidirá por su parte los comités de sanciones a Somalia/Eritrea y a Sudán.

Vea todas las noticias de hoy

5 cosas que debes saber sobre el estado de la economía mundial

Vendedora de mercado en Manila con dinero en la mano

¿Es en este año cuando superaremos la crisis económica mundial que ha provocado la pandemia? ¿Peligran nuestros trabajos? ¿Quién ha perdido más con esta crisis y qué se puede hacer para recuperarse?

Aquí te traemos las respuestas a estas preguntas tras analizar la actualización de un informe anual preparado por el departamento de la ONU especializado en estos asuntos.

Tras más de un año de pandemia, las perspectivas de crecimiento mejoran para las grandes economías, pero no tanto para otras muchas en desarrollo y la situación de los más vulnerables se vuelve más precaria debido a la elevada pérdida de puestos de trabajo. Por ese motivo, se necesitan mejores políticas que conduzcan una recuperación de la crisis más resiliente e inclusiva, según el Informe sobre la situación y perspectivas económicas mundiales de 2021 del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales.

1. Las perspectivas de crecimiento a nivel mundial mejoran de forma desigual

Las perspectivas de crecimiento mundial han mejorado, aunque la pandemia está lejos de terminar para una vasta mayoría de países debido a un número elevado, y en ocasiones a una tendencia en aumento, de casos de COVID-19.

Se prevé que la economía mundial crezca un 5,4% en 2021, lo que marca una revisión al alza de la previsión de crecimiento del 4,7% de este mismo informe hecha en enero de 2021. Unas perspectivas de crecimiento más sólidas para China y los Estados Unidos de América apuntalan la revisión al alza.

No obstante, aunque se espera que los resultados económicos en China crezcan con solidez y aumenten el crecimiento mundial, no se prevé que muchas economías en desarrollo vuelvan pronto a los niveles anteriores a la pandemia. La pandemia está lejos de superarse para la mayoría de los países en desarrollo donde la vacunación avanzan lentamente y la presión fiscal se ha visto intensificada.

“La marcada disparidad en la cobertura de vacunación entre países y la probabilidad de una pandemia persistente, plantean un grave riesgo para una recuperación económica ya desigual y frágil del mundo”, señala el informe.

Se prevé que las economías desarrolladas crezcan un 5% en 2021, impulsadas por el crecimiento más rápido en los Estados Unidos desde 1966. Las perspectivas son significativamente menos optimistas para Europa y Japón, que luchan por contener nuevas oleadas de infecciones.

Por otro lado, si bien se espera que Asia oriental experimente una fuerte recuperación de la pandemia, muchos países de África, Asia meridional, Asia occidental y América Latina y el Caribe se enfrentan a una situación frágil y perspectivas económicas inciertas.

A pesar de ello, se prevé que las economías en desarrollo crecerán un 6,1% en 2021, debido a la sólida recuperación de China, que se prevé que crezca un 8,2% este año.

2. La situación de los más vulnerables es cada vez más precaria

La pandemia ha empujado a 114,4 millones de personas a la pobreza extrema.

Con los riesgos de una pandemia prolongada y espacio fiscal insuficiente para estimular la demanda, los países más vulnerables del mundo afrontan la perspectiva de una década perdida. Para muchos países en desarrollo, se prevé que su producción económica no regrese a los niveles anteriores a la pandemia hasta 2022 o 2023.

Las medidas de confinamiento y distanciamiento social han provocado una elevada pérdida de puestos de trabajo en el sector de servicios, que dan empleo de manera predominante a las mujeres. La pandemia también ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad que causa el trabajo informal, la principal fuente de trabajo en muchos países y que ofrece una menor seguridad laboral, protección social y acceso a la sanidad.

Las pérdidas de empleo e ingresos han sido mayores para las mujeres, ya que hubo más mujeres que hombres que tuvieron que dejar su empleo para satisfacer la creciente demanda de trabajo de cuidados no remunerado.

De los 114,4 millones de personas que han caído en la pobreza, 57,8 millones de mujeres y niñas son mujeres, asestando un duro golpe a los esfuerzos de reducción de la pobreza en todo el mundo, exacerbando las diferencias de género en ingresos, riqueza y educación y obstaculizar el progreso en materia de igualdad de género según lo previsto en la Agenda 2030 de Desarrollo sostenible.

Un hombre sin hogar duerme en un túnel de Budapest, la capital de Hungría. Foto: Unsplash/Mihály Köles.
Un hombre sin hogar duerme en un túnel de Budapest, la capital de Hungría. Foto: Unsplash/Mihály Köles.

3. El comercio mundial experimenta una recuperación sólida pero también desigual

El comercio de mercancías ya ha superado los niveles anteriores a la pandemia, tras mantenerse a flote gracias a la fuerte demanda de equipos eléctricos y electrónicos, equipos de protección individual (EPI) y otros productos manufacturados. El intercambio de servicios sigue restringido por las limitaciones a los viajes internacionales. Aun cuando las exportaciones de las economías asiáticas han remontado el vuelo, las de África, Asia oriental y los estados independientes de la Commonwealth se han estancado.

Una recuperación generalizada de los precios internacionales de las materias primas ha ayudado a limitar el impacto económico de la pandemia en los países en desarrollo que dependen de los productos básicos.

A pesar de las inyecciones masivas de liquidez y los costos de endeudamiento históricamente bajos, la inversión global proyectada muestra solo una recuperación moderada en 2021.

Los elevados niveles de deuda y las grandes necesidades de financiación hacen que muchos países en desarrollo sean vulnerables al aumento de las tasas de interés y a un abrupto endurecimiento de las condiciones financieras mundiales.

Dado el aumento del apalancamiento público y privado, y las importantes incertidumbres globales, los riesgos para la estabilidad financiera se ciernen sobremanera.

4. La crisis del COVID-19 ha asestado un mayor golpe a las mujeres y a las niñas

La crisis ha afectado de manera desproporcionada a las mujeres, que han visto cómo sus trabajos e ingresos se han mermado, contribuyendo así a empeorar la brecha de la pobreza de género.

Las mujeres representan la mayoría de los trabajadores de los servicios de salud, de los cuidadores y de los servicios esenciales, lo que las ha colocado a la vanguardia de la lucha contra la pandemia.

Muchas niñas y mujeres, que han llevado el peso del cuidado del hogar sobre sus hombros, han dejado la escuela y el trabajo. Su regreso a las clases y al mundo laboral puede llevarles más tiempo o puede que no suceda en absoluto en el caso de muchas, lo que agrandará aún más la brecha de género en materia de educación, ingresos y riqueza.

Las mujeres se encuentran entre las más afectadas por la crisis económica y laboral generalda por pandemia de COVID-19. Foto: PNUD Turquía/Levent Kulu.
Las mujeres se encuentran entre las más afectadas por la crisis económica y laboral generalda por pandemia de COVID-19. Foto: PNUD Turquía/Levent Kulu.

5. Los países tienen que hacer más para abordar la crisis del COVID-19

En medio del espacio fiscal limitado y la alta deuda pública, muchos gobiernos de países en desarrollo necesitarán priorizar medidas que ayuden a los grupos de población más afectados por la crisis, especialmente mujeres.

Existe una necesidad urgente para los países de formular políticas mejor dirigidas que cuiden la perspectiva de género y que conduzcan una recuperación de la crisis más resiliente e inclusiva.

A pesar de haber estado en la primera línea de la pandemia, las mujeres no han estado lo suficientemente representadas en los procesos de toma de decisiones y la respuesta que han dado las políticas económicas.

El grave impacto desproporcionado que la pandemia ha tenido sobre las mujeres y las niñas reclama una política bien dirigida y medidas para apoyar a todas ellas, no solo para acelerar la recuperación, sino también para garantizar que la recuperación es inclusiva y resiliente.

COVID-19: La OMS clasifica la variante descubierta en India como “de preocupación mundial”

Pacientes de COVID-19 con dificultades respiratorias a la espera de recibir oxígeno en Ghaziabad, India

Estudios preliminares muestran su mayor transmisibilidad, pero aún se necesita más información. De momento, la buena noticia es que no hay nada que sugiera que los diagnósticos, las terapéuticas y las vacunas no funcionen.

La agencia de la ONU destaca que, pese a una estabilización del contagio en las últimas semanas, el número de casos y muertes por COVID-19 a nivel mundial siguen siendo inaceptablemente altas.

Ante el aumento de información disponible que sugiere la transmisibilidad de la variante B1.617 del coronavirus, conocida popularmente como la “variante india”, la Organización Mundial de la Salud modificó este lunes su clasificación, previamente considerada “de interés”, pasando a catalogarla como “de preocupación”.

“Aunque hay una mayor transmisibilidad demostrada por algunos estudios preliminares, necesitamos mucha más información sobre esta variante del virus y este linaje y todos los sublinajes. Necesitamos más secuencias, secuencias específicas, que se realicen y se compartan en la India y en otros lugares para que sepamos qué cantidad de este virus está circulando”, explicó la doctora Maria Van Kerkhove en rueda de prensa.

Abren cajas con la primera entrega de vacunas de COVAX contra el COVID-19 en Siria. Foto: UNICEF/COVAX.
Abren cajas con la primera entrega de vacunas de COVAX contra el COVID-19 en Siria. Foto: UNICEF/COVAX.

La epidemióloga destacó que se necesita más información de los estudios epidemiológicos que están en marcha y de los que evalúan la neutralización y la gravedad de la enfermedad.

Añadió que con la información que cuenta en estos momentos, las medidas sociales y de salud pública funcionan, pero que hay que trabajar mucho más para controlar cualquier variante del virus que haya demostrado una mayor transmisibilidad.

“Todavía no tenemos datos sobre el diagnóstico, la terapéutica y las vacunas. No tenemos nada que sugiera que nuestros diagnósticos, nuestras terapéuticas y nuestras vacunas no funcionan. Esto es importante. Seguiremos viendo cómo surgen variantes. Seguiremos viendo variantes de preocupación en todo el mundo y debemos hacer todo lo que podamos para limitar realmente la propagación. Limitar las infecciones, prevenir la propagación y reducir la enfermedad grave y ello con las herramientas que tenemos a mano”, explicó.

No hay que volver a perder los progresos alcanzados

Por su parte, el director general de la Organización destacó que estamos viendo una estabilización en el número de casos y muertes por COVID-19 a nivel mundial, con descensos en la mayoría de las regiones, incluidas las Américas y Europa, las dos regiones más afectadas.

Sin embargo, señaló que las cifras de la estabilización son “inaceptablemente altas”, ya que durante la semana pasada todavía se reportaron más de 5,4 millones de casos notificados y casi 90.000 muertes.

“Cualquier descenso es bienvenido, pero ya hemos estado antes en esta situación. En el último año, muchos países han experimentado una tendencia a la baja de los casos y las muertes, han relajado las medidas sociales y de salud pública con demasiada rapidez, y los individuos han bajado la guardia, sólo para perder esos logros tan duramente conseguidos”, advirtió al señalar que los casos y las muertes siguen aumentando rápidamente en la región de Asia Sudoriental, y que hay países en todas las regiones con tendencias al alza.

Por todo ello, concluyó que a nivel mundial continuamos en “una situación peligrosa” donde se juntan la propagación de variantes, el aumento de los encuentros sociales, la relajación de las medidas sociales y de salud pública y la desigualdad, todas ellas impulsando la transmisión.

La campaña de vacunación contra el COVID-19 en Maldivas incluye a los migrantes. Foto: United Nations/Media Luna Roja de Maldivas.
La campaña de vacunación contra el COVID-19 en Maldivas incluye a los migrantes. Foto: United Nations/Media Luna Roja de Maldivas.

La única receta para acabar con la COVID-19 es la solidaridad mundial

Acto seguido denunció la “escandalosa disparidad mundial” en el acceso a las vacunas, uno de los mayores riesgos para acabar con la pandemia.

“Los países de renta alta y media-alta representan el 53% de la población mundial, pero han recibido el 83% de las vacunas del mundo. En cambio, los países de renta baja y media-baja representan el 47% de la población mundial, pero sólo han recibido el 17% de las vacunas del mundo”, alertó.

Añadió que “corregir este desequilibrio mundial es una parte esencial de la solución, pero no la única, ni una solución inmediata. No podemos poner todos los huevos en la misma cesta”.

Preguntado posteriormente sobre la diplomacia de las vacunas y la desproporción en el reparto de vacunas, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus destacó que en las relaciones internacionales hay tres formas de actuación: la cooperación, la competencia y la confrontación.

“La única forma que tenemos para acabar con esta pandemia es la cooperación. La diplomacia de vacunas no es cooperación, en realidad es una maniobra geopolítica. Así que es la cooperación clara y nítida la que puede ayudarnos a acabar con esta pandemia”, sentenció.

Tedros recordó que, desde el inicio de esta crisis, la agencia de la ONU ya advirtió que no se puede derrotar a la pandemia mediante la competencia ya que, si se compite por los recursos o ventajas geopolíticas, el único que toma la delantera es el virus. Agregó que aún es peor la confrontación, ya que ésta socavó la respuesta a la enfermedad durante el año pasado.

Así que la elección es clara: cooperación y solidaridad global. Y eso necesita en realidad un principio muy básico, el de identificar el virus como a un enemigo común. Así que está claro quién es el enemigo y cómo hay que enfrentarse a él: el virus es un enemigo común al que sólo podemos hacer frente mediante la cooperación”, destacó.

Hamas e Israel intercambian golpes mientras agitación en Jerusalén inflama Gaza

Automóviles se incendian después de que un cohete lanzado desde la Franja de Gaza aterrizara cerca, en Ashkelon, en el sur de Israel, el 11 de mayo de 2021. REUTERS / Nir Elias

Militantes en Gaza lanzaron cohetes contra Israel por segundo día el martes y aviones israelíes dispararon misiles contra el territorio palestino, donde el Ministerio de Salud dijo que el número de muertos aumentó al menos a 26, incluidos nueve niños.

El brote más grave de enfrentamientos desde 2019 entre las facciones armadas de Gaza -bajo control de los islamistas de Hamas- e Israel, comenzó con choques entre palestinos y policías israelíes en la mezquita de Al Aqsa en Jerusalén el lunes.

Las tensiones entre israelíes y palestinos fueron elevadas en la ciudad santa durante el mes de ayuno musulmán del Ramadán, con enfrentamientos esporádicos y posibles desalojos de palestinos de hogares reclamados por colonos judíos en un caso judicial de larga duración que se suma a la fricción.

Un funcionario palestino dijo que Egipto, Qatar y Naciones Unidas están intentando detener la escalada de violencia, en medio de la preocupación internacional de que los eventos puedan salirse de control.

El Ministerio de Salud de Gaza dijo que al menos 26 palestinos, incluidos nueve niños, murieron y 122 resultaron heridos por los ataques israelíes en el enclave de dos millones de personas, después de que Hamas lanzó cohetes el lunes hacia Jerusalén por primera vez desde 2014.

Israel cuestionó el relato, diciendo que había matado al menos a 15 combatientes de Hamas y que un tercio de los más de 250 cohetes lanzados por militantes se habían quedado cortos, causando víctimas civiles palestinas.

En un vecindario de Gaza, un misil israelí explotó dentro de un departamento en un edificio de varios pisos, matando a tres miembros de Yihad Islámica, dijo un funcionario del grupo militante.

La policía dijo que 31 personas resultaron heridas por los ataques con cohetes en el sur de Israel, aunque el ejército dijo que sus defensas aéreas interceptaron cerca del 90% de los lanzamientos transfronterizos.

Naciones Unidas está trabajando urgentemente para reducir las tensiones entre Israel y los palestinos y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, está entristecido por "el número cada vez mayor de víctimas, incluidos niños, de los ataques aéreos israelíes en Gaza, y de las víctimas israelíes de los cohetes lanzados de Gaza", dijo este martes el portavoz de la ONU, Stephane Dujarric.

"Las fuerzas de seguridad israelíes deben ejercer la máxima moderación y calibrar su uso de la fuerza. El lanzamiento indiscriminado de cohetes y morteros hacia los centros de población israelí es inaceptable", declaró Dujarric a periodistas.

Piden más presencia de la OTAN de Europa del Este

El presidente de Rumanía, Klaus Iohannis.

Los miembros de la OTAN de Europa del Este han impulsado una mayor presencia militar aliada en el flanco oriental del bloque, dijo este lunes el presidente rumano Klaus Iohannis después de una cumbre virtual de esos estados a la que también se unió el presidente estadounidense, Joe Biden.

"La preocupante situación en el Mar Negro, que discutimos en detalle, demostró que tenemos que seguir vigilantes", dijo Iohannis en Bucarest.

La cumbre de los Nueve de Bucarest, B9, un grupo de países europeos en el extremo oriental de la OTAN, fue organizada conjuntamente por Iohannis y el presidente polaco Andrzej Duda, quien viajó a Bucarest en persona.

Se produjo después de que Rusia reuniera el mes pasado decenas de miles de tropas en las fronteras de Ucrania y en Crimea, la mayor movilización desde que Moscú tomó la península ucraniana de Crimea en 2014 y estalló la guerra en el este de Ucrania, donde Rusia respalda a los separatistas.

"La OTAN debe continuar reforzando su postura de defensa y disuasión, especialmente en el flanco oriental desde el Báltico hasta el Mar Negro. Por eso, incluso durante nuestra conversación con el presidente Biden, abogué por una mayor presencia de la alianza y los Estados Unidos en Rumanía en el sur del flanco oriental", dijo Iohannis.

China arremete contra credo y cultura del pueblo tibetano

Monje budista tibetano contempla la salida del sol durante celebración de Año Nuevo Tibetano. (Johannes Eisele / AFP).

Los padres de los escolares tibetanos ya no pueden llevar rosarios, ruedas de oración u otros artículos religiosos a los terrenos de la escuela, dicen las autoridades chinas en un condado tibetano, mientras China continúa promulgando políticas para desgastar la identidad cultural distintiva de los tibetanos, reporta Radio Asia Libre, RFA.

Los miembros de la familia también tienen prohibido recitar mantras u otras oraciones cuando visitan las escuelas de sus hijos, dijo un tibetano que vive en el condado de Sog en la prefectura de Nagchu, Naqu, de la Región Autónoma del Tíbet al Servicio Tibetano de RFA.

Publicadas en pizarrones escolares a partir de abril, las nuevas regulaciones recuerdan a los estudiantes y sus familias que "las escuelas son lugares para cultivar y producir académicos socialistas, y no deben usarse como lugares para seguir rituales y tradiciones", dijo la fuente de RFA.

"Las restricciones ahora están vigentes en todas las escuelas primarias y secundarias del condado de Sog, y se les ha dicho a los estudiantes que se aseguren de que sus padres o tutores sepan que se deben seguir las regulaciones", dijo la fuente de RFA, hablando bajo condición de anonimato.

Los miembros del Partido Comunista Chino y los empleados del gobierno, incluidos los trabajadores jubilados, ya tienen prohibido hacer demostraciones abiertas de práctica religiosa, "pero estas nuevas restricciones sobre el comportamiento de los padres de los estudiantes son una violación total de sus derechos y un insulto a la religión y la cultura tibetanas", dijo la fuente.

“Dado que China se está preparando este año para celebrar el centenario de la fundación [23 de julio] del Partido Comunista Chino, PCCh, las autoridades están intensificando sus esfuerzos para difundir la ideología del Partido en los condados, pueblos, monasterios y escuelas tibetanos," dijo.

“En todos estos lugares se les dice que informen para asegurar su lealtad al PCCh”, agregó.

Mientras tanto, las restricciones que ya existen sobre el uso del idioma tibetano en las escuelas tibetanas, dando preferencia a la instrucción en mandarín, están causando que los niños tibetanos pierdan fluidez en su propio idioma, dicen las fuentes.

Los derechos lingüísticos se han convertido en un foco particular de los esfuerzos tibetanos para afirmar la identidad nacional frente a China en los últimos años, con cursos de idiomas organizados informalmente en los monasterios y ciudades consideradas asociaciones ilegales, y profesores sujetos a detención y arresto.

Antiguamente una nación independiente, el Tíbet fue invadido e incorporado a China por la fuerza hace 70 años.

Las autoridades comunistas chinas mantienen un estricto control sobre la región, restringiendo las actividades políticas de los tibetanos y la expresión pacífica de la identidad cultural y religiosa, y sometiendo a los tibetanos a persecución, tortura, encarcelamiento y ejecuciones extrajudiciales.

Cargar más

XS
SM
MD
LG