Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Escritor cubano Orlando Luis Pardo aclara que su próxima novela no es anti-Trump

Orlando Luis Pardo Lazo, escritor cubano radicado en Estados Unidos.

A partir de un error tipográfico en un twitter del presidente Donald Trump, el escritor cubano Orlando Luis Pardo Lazo (OLPL) ha hilvanado las historias de su nueva novela Que la patria os covfefe orgullosa, que Editorial Hypermedia alista para inicios de 2018.

En conversación con Martí Noticias, Pardo Lazo, que decidió quedarse en Estados Unidos en 2013 y ahora cursa un doctorado en Literatura Comparada en la Universidad Washington en Saint Louis, Missouri, reveló que se trata de una continuación de su primer libro Del clarín escuchad el silencio.

Ácido, cínico e irreverente, ¿no está Pardo Lazo de algún modo rindiendo culto a Guillermo Cabrera Infante y Reinaldo Arenas?

Es homenaje, sí. Yo he escrito incluso criticando al Maestro (Cabrera Infante), pero que nadie lo tome a mal porque para mí es un homenaje tremendo a la escritura de ese hombre que estuvo treinta años fuera de Cuba y jamás escribió un solo párrafo que no fuera cubano.

¿Es una lectura anti-Trump?

No para nada. Desafortunadamente Estados Unidos está viviendo un momento de mucha radicalización política. Yo he sufrido agresiones en la universidad, precisamente por lo contrario: me han acusado de ser un fanático de Trump por lo que comparto en mis redes sociales, en mi Internet, en mi Facebook…

En las universidades de Estados Unidos, hoy por hoy, la libertad de expresión está bastante comprometida, bastante en peligro y prácticamente cualquier criterio que se asuma de derecha, o en el caso de nosotros los cubanos anticastristas, pro-democráticos, pues de alguna manera nos aíslan en las universidades por el hecho de no tener un pensamiento socialista", explica OLPL.

Con solo cuatro años aquí, ¿no estarías haciendo solo una postal turística al describir algo como el exilio?

Lo hago con mucho respeto. Mi libro y mi voz reduccionista, delirante, no es más que mi visión. Todas las otras visiones del exilio histórico, de los exilios de los ’80 y ’90, tienen la misma validez y el mismo valor. Mi visión es más deconstructiva, más caníbal; yo soy el último que llegó y lo hago pateando la lata y haciendo ruido, pero eso no niega mi conocimiento de todo, toda la memoria histórica y lo que se hizo fuera de Cuba para ayudar a la causa de la libertad y lo que se hizo incluso para ayudar a cada ola de exiliado, incluido yo mismo.

Orlando Luis Pardo Lazo es autor de los libros Boring Home (narrativa”, La Habana abandonada (Fotografía), y las antologías de cuentos Generación cero y Cuba in Splinters (once historias de la nueva Cuba).

please wait

No media source currently available

0:00 0:05:28 0:00

A continuación reproducimos un primer capítulo de su nueva obra, cedido por la editorial Hypermedia.

4. Make America Red Again

Cuando regresé de mi beca en Islandia pensé que me iba a morir de pena.

Los Estados Unidos me parecieron horribles esta segunda vez. No es lo mismo regresar a tu país, por muy mierdero que sea, que regresar del exilio a otro exilio. La sensación de abandono es inconsolable.

Igual no creo que todo haya sido subjetivo ni un espejismo emocional. Les digo que en menos de un año los Estados Unidos eran otros. Lucían feos y subdesarrollados.

Los vagones de los metros eran una cochinada. Las escaleras olían a orine. Había grafitis comunistas por todas partes. Y, peor, unos murales hechos por minusválidos o algo así, casi siempre con palomas de la paz que parecían gallinas genéticamente degeneradas.

Un país lleno de gente rara llegada de todas partes. Trapos de colorines. Jergas de consonantes fuera del alfabeto. Triptongos al trozo. Y un repingal de iglesias en cada cuadra.

In Church They Trust.

En verdad les digo, nunca vi tantas iglesias por metro cuadrado como cuando aterricé desde Reykjavík, vía Praga, vía Munich, en la aldea alguna vez altanera de Saint Louis.

Missouri, molicie.

Missouri, apartheid.

Missouri, mi amor.

Diríase que la hierba mala crecía a lo comoquiera en los jardines y parterres de media nación. Ya nadie quería ganar dinero. Era una especie de socialismo a la carrera. Indigencia e improvisación.

Y encima el presidente Barack Obama haciendo campaña electoral al descaro, para que la gente votara a ciegas por Hillary Clinton. Incluso chantajeando a la América negra para que no se atrevieran a simpatizar con el rubio de oro, y se cazaran con la rubia platino que el mulato les proponía.

Todos millonarios de oficio. Como debe ser. Eso sí les aplaudo a los tres.

Un país es la propiedad.

Y su presidente tiene que poseer propiedades, sólo así puede contar con intereses no imaginarios que defender en ese país como tal.

Desde que aterricé en Chicago, las pantallas del aeropuerto repetían a troche y moche los debates presidenciales. Me di cuenta de que, a todos y cada uno de los casi veinte candidatos republicanos, la gente los llama “fascistas” sin ningún tipo de recato.

Bush, fascista, acuérdate de Girón.

Rubio, fascista, acuérdate de Girón.

Cruz, fascista, acuérdate de Girón.

Y cosas así. Nada del otro mundo.

Con Carson no se atrevían, por no ser blanco.

Ben, acuérdate de abril, recuerda.

Y a Trump realmente no lo llamaban nada.

Trump era el tipo infiltrado del Partido Demócrata. El Agente Naranja espontáneo que garantizaría que el planeta entero se mofara de los veinte republicanos.

Trump era la patente de corso para que Hillary Clinton trampeara al cascarrabias de Bernie Sanders, y saliera electa por amplio margen como la primera mujer presidenta en la historia de los USA.

E pluribus hymen.

Así que no habría elecciones presidenciales en noviembre del 2016. Todo estaba atado y bien atado de antemano. El que se moviera no iba a salir en la foto. Y los demócratas terminarían gobernando la única democracia de las Américas por lo menos otros ocho años. Dieciséis en total.

Quién sabe si treinta y dos.

Ojalá que sesenta y cuatro.

Perfecto. Sin lío conmigo.

Me daba indolentemente igual.

USA no era, no es, y nunca será del todo mi maletín.

United Strangers of America.

Toda vez en el exilio, uno asume que más temprano que tarde tendremos que exiliarnos por tercera y probablemente por decimotercera vez.

Islandias elevadas exponencialmente al cubo, a la cuba.

A Cuba ni para coger impulso, compay.

Corneta, toque usted a degüello.

A Cuba, ni jugando.

Pero ese martes de votación, cuando el mapita de Google se empezó a poner rojo estado tras estado, yo empecé a ponerme a feliz.

Qué paradoja. El rojo del comunismo de pronto significaba todo lo contrario aquí. Un retroceso hacia el capitalismo salvaje. Basura blanca mercadotécnica. Invadir a alguna republiquita bananera y de paso a una potencia nuclear. Y, con suerte, hasta poner a otro norteamericano en la luna.

Casi una epifanía.

Creo que fui la única persona de costa a costa de la Unión que se alegró con la elección contundente de Donald J. Trump. Nació el mismo día que Ernesto Ché Guevara y Antonio Maceo, por cierto, para que vayan llevando cartas de cómo será la cosa.

A patada y machete.

Se trata de un superhéroe entre superhéroes. Goza, pelota, que tu marido está preso. Esta sí que nadie se la sabía, en medio de la ignorancia mediática de los USA: 14 de Junio, el Día T.

Ni siquiera los que votaron por él se alegraron demasiado de ganar en noviembre del 2016. Y, por supuesto, dentro de su Partido fue donde más se lamentó la victoria. Estoy convencido de que los republicanos, acorralados por la corrección política de izquierda y un complejo de culpa post-esclavista, hubieran preferido perder.

Los principios, primero.

Los profits pueden esperar.

Esta es la ética que ha esterilizado hasta el útero inútil de este país.

United Sterilities of America.

Fue una fiesta medio funeraria, algo macabra.

Martes 8. Miércoles 9.

Hacía un silencio ensordecedor.

En la CNN de Atlanta se fue la luz, dicen.

En California querían de pronto independizarse.

De Primera Dama, Hillary pasó a ser oficialmente la primera desaparecida política de los Estados Unidos. Hasta el día de hoy.

Entonces, a la medianoche, quien apareció fue el hijo pequeño del presidente, bostezando y cayéndose de sueño en cámara.

La izquierda oligofrénica, por supuesto, la cogió enseguida con él. Supongo que por ser blanco.

Quedaba así inaugurado el otoño del odio.

El otoño del renacimiento del odio en los Estados Unidos.

Hate Lives Matters.

Occupy Hate Street.

Al otro día mi universidad amaneció hecha un mausoleo. El campus completo era como un cometa cubierto de hielo muerto. Peor que si se les hubiera muerto alguien de verdad.

Están del carajo los ex-norteamericanos estos. Y sobre todo las ex-norteamericanas.

De hecho, en un par de semanas más, alguien muy querido se les iba a morir.

Porque fue un Noviembre necrológico. Sin Hillary y sin Fidel.

El día después de las elecciones me sentí tan, pero tan fuera de lugar que… Me sentí sin lugar. Y por primera vez supe que sería irreversible.

Ese día fue cuando me fui de Cuba de verdad, después de tres años de haberme ido de Cuba de mentiritas.

Di las clases del día y me fui a casa.

Cataplún. A mi estudio pagado con un estipendio escueto.

Es mejor evitar que tener que lamentar. O eso creía yo.

No me burlé de nadie. Tampoco le di el pésame a nadie. Mucho menos a la latinoamericanada luctuosa.

A nadie le pregunté por quién doblaban las campanas del campus.

Ahora lo sabemos. La sabiduría es un plato que se come frío. Hasta por los codos.

Me tomó un par de denuncias averiguarlo. La envidia mata a los pueblos. La presidencia de Donald J. Trump tendría que pagarla tweet a tweet yo: por renegado, por contrarrevolucionario, por reaccionario.

Por blanco supremacista, misógino, y todas las fobias inimaginables.

Así que ahora también ustedes lo saben: era más que obvio que las campanas de luto doblaban por mí.

Pero esa es ya la historia de otro capítulo. Harina de otro costal. Agua que no has de beber…​

Vea todas las noticias de hoy

Filme sobre el “período especial” compite en San Sebastián (VIDEO)

Fotograma de "Agosto", del director cubano Armando Capó.

El largometraje “Agosto”, ambientado en la crisis económica que sacudió Cuba en la década del 90, se estrena próximamente en el prestigioso Festival Internacional de Cine de San Sebastián, en España, justo cuando los cubanos enfrentan carencias cada vez más agudas que recuerdan aquellos duros años que el oficialismo bautizó como “período especial en tiempos de paz”.

El filme, resultado de una coproducción entre Cuba, Costa Rica y Francia, revive el verano de 1994 y cuenta la historia de un joven llamado Carlos quien “se sumerge en un despreocupado agosto, deambulando con sus amigos y enamorándose por primera vez. Poco sabe sobre el futuro incierto del país, hasta que, uno por uno, sus vecinos y amigos se marchan en busca de una vida mejor, las amistades se rompen y las familias se separan. En este caluroso verano, el mundo de Carlos se pondrá patas arriba”.

“Agosto” está dirigida por el cineasta cubano Armando Capó Ramos, nacido en Gibara en 1979 y graduado de Dirección de Cine, TV y Radio en el Instituto Superior de Arte de La Habana y Dirección de Documentales en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños.

La película compite por el Premio Horizontes, dotado con 35.000 euros junto a otros largometrajes inéditos en España, producidos total o parcialmente en América Latina y dirigidos por cineastas de origen latino.

Félix Luis Viera. “La noción aberrante de patria sirve sobremanera a los caudillos"

Félix Luis Viera, escritor cubano residente en Miami.

El escritor cubano Félix Luis Viera responde a las preguntas de Dile que pienso en Ella con esa manera suya de ser: franco y directo que, a duras penas matiza la ternura de quien lo ha visto y lo ha oído casi todo.

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

La falta de libertad en todos los sentidos, incluida la libertad de acción. Asimismo, para ser justo, la inopia ambiente, que dañaba sobre todo a mi hija, entonces con 15 años y un padecimiento contra el cual eran necesarios ciertos “recursos materiales”.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

La libertad en todos los aspectos en que esta es posible. Y la posibilidad de al menos sobrevivir mi familia y yo —que eso también es libertad. Cuando digo sobrevivir, me refiero a lo material. Pero, como sabemos, lo material condiciona lo espiritual o la tranquilidad del alma o como se llame eso.

Por ejemplo, contestar estas preguntas hace que me sienta feliz “interiormente”. Mas, las estoy respondiendo gracias a lo “material”: el teclado, la computadora, el techo que me ampara, la climatización de la habitación (que tiene su surtidor en un equipo “material”) y todo lo demás, incluida la vista hacia el exterior (gracias a algo material: el cristal).

Los comunistas, entre otros, nos hicieron creer (al menos a mí, en algún momento, me lo hicieron creer) que la “lucha”, el “futuro”, la “patria”, la disposición para el sacrificio y en fin una “ideología”, estaban antes que los bienes materiales.

Luego nos dimos cuenta que, en alguna medida —en alguna medida— el mejor discurso proselitista podría ser —para decirlo de manera muy coloquial digamos— un bisté a plato desbordado.

Sin que lo anterior, claro, niegue que hechos vitales como el amor, la lealtad, la ética, etcétera, resultan imprescindibles. Y sin negar, asimismo que, como le contestara su exnovia a un amigo cubano residente en el extranjero, que en un viaje a Cuba fue a visitarla: “Con hambre no se puede amar a nadie”. Él le había preguntado si todavía lo amaba.

Creo que ella debió considerar una salvedad: “A casi nadie”.

¿Qué encontraste?

Eso mismo, lo que buscaba. Y lo que no buscaba: una guerra personal que ni la perdía, ni la ganaba, ni la podía abandonar.

En un país del llamado Tercer Mundo (México), en el cual viví 20 años, comprobé la perfidia de la desigualdad por decreto. Esa que prepara el terreno para la aparición de mesías, comunistas más arriba, más abajo.

Portada del más reciente libro del escritor Félix Luis Viera
Portada del más reciente libro del escritor Félix Luis Viera

¿Qué has aprendido durante el proceso?

Lo que tantos otros cubanos que se han radicado en el extranjero: cuánto nos engañaron allá en la “Patria”, cómo fue posible que un hombre y su equipo guardaran para sus compatriotas tanta perversidad. Cómo sería posible que Aquel y su séquito sobrepasaran, contra los suyos, los límites de la crueldad. Y he aprendido a luchar aun en franca desventaja si es necesario. Y a querer a todo lo que sea, y quien sea, querible. Y aborrecer a los racistas, supremacistas, ventajistas, fundamentalistas, homofóbicos y comunistas..., que vienen siendo lo mismo.

¿Qué es para ti La libertad?

Por ejemplo, contestarte estas preguntas sin miedo. La posibilidad de escoger a quién, y a qué, añorar, respetar, amar y todo un infinito etcétera de este tenor.

Y debería ser la posibilidad de convivencia de los hombres buenos, aunque piensen distinto.

Y así, si nos vamos a la Biblia o el Corán, un Hombre Bueno es quien siembra su parcela, con dedicación, y con dedicación igual, vela porque a la parcela del vecino le vaya bien. O sea, lo queramos o no, es algo así como la Dialéctica.

¿Las experiencias vividas han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

Si me permites, respondo con par de fragmentos de un artículo que publiqué el 10 de octubre de 2011, “La patria y esas cosas”.

“Veamos que cuando alguien en la distancia añora a la patria, no está pensando en la bandera, sino en el barrio donde se crió, aun en una cuadra específica, en el sillón en que acostumbraba sentarse, en la banca de su parque, o en la arboleda, el camino real por donde antes se desplazaba. Un tunero que viva exiliado jamás recordará en su nostalgia al Valle de Viñales, que forma parte de lo que llamaríamos su patria, pero que él nunca visitó”.

“La noción aberrante de patria sirve sobremanera a los caudillos, los mesías, los dictadores. Observemos cómo Fidel Castro identifica la patria consigo mismo, al extremo de convocar a la población a morir por la patria, es decir, por él”.

Y bueno, no, lo cierto es que ya no “pienso a menudo en Ella”... pues, según las noticias que llegan, ya cambiaron al bodeguero “que me tocaba”, el entorno del edificio donde yo vivía se ha modificado —para mal—, el sillón donde me sentaba se lo robó una vecina, a un compañero que vivía no muy lejos de mí, lo designaron dictador, a los edificios alrededor del parque central le han aplicado una cosmetología mangrina, al Parque de la Pastora le cambiaron los canteros por bancas de madera gris.... Y ya ha muerto el bueno de Armando Parrado, y otros buenos de por allí... Es decir, ya mi patria, en esencia, no existe.

Bruguera: "El arte político en Cuba es una ruleta rusa"

Tania Bruguera en una calle de La Habana. (Archivo)

La artista cubana Tania Bruguera, aseguró que el gobierno de Cuba la ha clasificado como enemiga "y que eso no tiene vuelta atrás".

En entrevista con el diario español El País, Bruguera dijo que "el arte político en Cuba es una ruleta rusa, un juego a todo o nada en el que uno apuesta a perderlo todo".

Cada vez que voy a mi país, señaló la artista y activista, tengo que quitarme el miedo e ir hasta las últimas consecuencias", y añadió que se siente vigilada y que sabe que es "un objetivo del gobierno cubano".

La artista ha sido una de las impulsoras de la campaña en Cuba contra el Decreto 349, una medida gubernamental que busca el control artístico a través de la censura.

Artista plástica y maestra del performance, Bruguera expone su obra en instituciones emblemáticas del arte contemporáneo como el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York y el Tate Modern de Londres.

Bruguera considera que su reconocimiento internacional le ha "dado una gran protección" ante el régimen que, en su opinión, tiene miedo ante el cambio de las dinámicas sociales en Cuba.

"La llegada de internet está siendo una revolución, apuntó, porque crea dinámicas democráticas que hacen que la gente poco a poco descubra su poder".

Zoe Valdés obtiene Premio Jaén de Novela

La escritora cubana Zoé Valdés, en una foto de 2010. EFE.

La escritora cubana Zoe Valdés acaba de alzarse con el Premio Jaén de Novela en su XXV edición, según publicó este viernes el portal Granada Digital.

Valdés, exiliada en París, obtuvo el galardón con la obra La casa del placer en lo que el jurado consideró “su valía al “abordar la azarosa vida de Paul Gauguin mediante un estilo poderoso y audaz en consonancia con la propia obra del artista”.

Los Premios Literarios Jaén reciben concursantes en las modalidades de Novela, Poesía y Narrativa Juvenil, son auspiciados por CajaGranada Fundación y Bankia, y están dotados con 16.000 euros.

Zoe Valdés incursiona además en los géneros de poesía y ensayo, y es autora de guiones cinematográficos.

Entre sus obras más conocidas en el género de novela se encuentran Sangre azul, así como La nada cotidiana, Lobas de mar y La Habana, mon 'amour', entre otras.

Permanecer tanto tiempo fuera de Cuba no le ha impedido mantener un fuerte activismo contra las violaciones de los derechos humanos en la isla, sus artículos de prensa aparecen en distintas revistas y periódicos en español y francés.

Rambo V ahora luchará contra el "tráfico de drogas y de seres humanos"

A los 73 años Silvester Stallone vuelve por quinta vez con Rambo para enfrentarse a redes de traficantes

El célebre actor estadounidense Sylvester Stallone presentó este jueves en México su nueva película "Rambo 5: la última misión", sobre la que dijo que "no es una declaración de lo que está pasando entre México y Estados Unidos, es solo un escenario".

La cinta narra la vuelta a la violencia de John Rambo, cuya nieta desaparece al cruzar a México para una fiesta desde una localidad de Arizona, donde el héroe se encontraba viviendo en un rancho.

Después de diez años, vuelve este icónico personaje del cine que nació en 1982, en esta ocasión en un largometraje dirigido por Adrian Grunberg, para contar una historia de actualidad, en la que se enfrenta con el crimen organizado.

La mexicana Adriana Barraza, quien interpreta a la esposa de Rambo, aseguró que aunque en este caso hay personajes antagónicos mexicanos, considera que otros papeles, como el suyo propio, "son mexicanos representados de una manera muy digna".

Barraza también destacó que esta película va a ser bien recibida por el público porque "Rambo nos va a mostrar su corazón, su alma", ya que la trama está basada en la familia.

"Es una historia universal porque todo el mundo entiende cómo de
importante es la familia", añadió Stallone (1946, Nueva York).

El director, presente también en la rueda de prensa, coincidió con los actores y añadió que Rambo "no es solo un veterano de Vietnam", ya que durante 40 años ha estado presente "en muchos lugares y situaciones".

Para él y para Stallone, el personaje siempre ha tenido un pie en la realidad y el resto "se puede mover", y como "una de las realidades fuertes ahora es el tema de las drogas y el tema de la trata", decidieron centrarlo en esta temática.

Después de tantos años con Rambo, el propio Sylvester Stallone admitió que no es fácil vivir con él, pero sin embargo se siente orgulloso de haber expresado parte de sí mismo mediante este icónico personaje.

"Creo que todos los buenos actores tienen una marca única. Pueden
poner las cosas a un lado y usarlas cuando las requieren. Eso hace
que un actor sea distinto", comentó.

En teoría esta será la última entrega de la película que ha acompañado a varias generaciones, pero Stallone se mostró dudoso ya que, dijo, "pensaba que la segunda sería la última, luego la tercera... No sé, creo que soy un mentiroso", sentenció.

Cargar más

XS
SM
MD
LG