Enlaces de accesibilidad

Salud

Es posible volver a contagiarse de COVID-19

Una prueba de COVID-19 en París.

Científicos de Hong Kong, Holanda y Bélgica han confirmado casos de reinfección por COVID-19.

Un hombre de Hong Kong se contagió el COVID-19 cuatro meses y medio después de haberse recuperado del mismo virus, el primer caso documentado de una reinfección humana, dijeron el lunes investigadores de la Universidad de Hong Kong.

Los hallazgos indican que la enfermedad, que ha matado a más de 800.000 personas en todo el mundo, seguirá propagándose entre la población mundial a pesar de la inmunidad de rebaño, dijeron.

El varón de 33 años fue dado de alta de COVID-19 de un hospital en abril, pero volvió a dar positivo tras regresar de España a través de Gran Bretaña el 15 de agosto.

El paciente parecía estar previamente sano, dijeron los investigadores en el documento, que fue aceptado por la revista médica internacional Clinical Infectious Diseases.

Se encontró que había contraído una cepa de coronavirus diferente de la que había sufrido antes y que permanecía asintomático por la segunda infección.

El hallazgo no significa que tomar vacunas sea inútil, dijo a Reuters el doctor Kai-Wang To, uno de los principales autores del artículo.

“La inmunidad inducida por la vacunación puede ser diferente de la inducida por la infección natural”, dijo To.

“Tendremos que esperar a los resultados de los ensayos de vacunas para ver si son eficaces”, agregó.

La epidemióloga de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Maria Van Kerkhove, dijo el lunes que no había necesidad de sacar ninguna conclusión por el caso de Hong Kong.

Se han reportado casos de personas dadas de alta de hospitales y que han vuelto a dar positivo por la infección de COVID-19 en China continental. Sin embargo, no estaba claro si habían contraído el virus de nuevo después de la recuperación completa -como sucedió con el paciente de Hong Kong- o si todavía tenían el virus de la infección inicial.

En Holanda, la viróloga Marion Koopmans, asesora de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Gobierno de La Haya,confirmó que un paciente holandés, un anciano con un sistemainmunológico "deteriorado", también contrajo el coronavirus por segunda vez desde el comienzo de la pandemia el pasado marzo.

"Todas las infecciones por SARS-CoV-2 tienen una huella digital diferente, un código genético. Las personas pueden cargar con restos del virus durante mucho tiempo después del contagio y ocasionalmente secretan un poco de ARN (ácido ribonucleico, el material genético de este tipo de virus)", detalló Koopmans a la televisión holandesa NOS.

La viróloga holandesa se negó, por precaución, a detallar los síntomas del paciente con reinfección en Países Bajos porque, advierte, "necesitamos ver si ocurre con más frecuencia", aunque reconoció que el hecho de que aparecieran pacientes contagiados por segunda vez "estaba en línea con las expectativas" científicas, solo que "no había evidencia de ello aún".

"Las infecciones respiratorias pueden ocurrir dos veces o incluso con más frecuencia. Sabemos que una persona no está protegida de por vida si se ha contagiado una vez y eso es lo que esperamos con la COVID-19", detalla Koopmans.

En Bélgica, por su parte, el virólogo y asesor sanitario del Gobierno Marc Van Ranst confirmó que una ciudadana belga que ya había superado el coronavirus ha recaído de la enfermedad tres meses después del primer contagio.

Después de haber analizado las muestras del virus, los investigadores han concluido que se trata de dos cepas diferentes del virus, añadió el científico en declaraciones a la televisión belga VTM News.

"Se trata de una mujer que sufrió una segunda recaída tres meses después de la primera infección. Hemos podido examinar genéticamente ese virus en los dos casos y tenemos los suficientes datos para determinar que es otra cepa", afirmó.

La evolución de la ciudadana belga, asimismo, ha sido favorable en los últimos días, mostrando solo una sintomatología leve y no necesitando hospitalización.

A ojos de Van Ranst, la certificación de casos de reinfección "no son buenas noticias" ya que su equipo, a tenor de la evolución del virus, "habría esperado que el tiempo entre dos infecciones hubiera sido más largo".

Para confirmar un caso de reinfección de un paciente, los científicos deben poder demostrar que los códigos de ese ARN en el primer y segundo contagio registrado son diferentes entre sí, y ese parece ser el caso de los pacientes en Hong Kong, Países Bajos y Bélgica.

La pregunta que se hacen los científicos ahora es cuánto dura la inmunidad de promedio, tras haberse detectado que los que han sufrido síntomas más graves tienen más anticuerpos que las personas con problemas leves, aunque "el hecho de que alguien haya acumulado anticuerpos no significa que sea inmune", alerta la viróloga holandesa.

[Con despachos de las agencias Reuters y EFE]

Vea todas las noticias de hoy

OMS alerta sobre el riesgo de Ómicron para el mundo

Tedros Adhanom Ghebreyesus director General de la OMS participa en sesión especial el pasado 29 de noviembre en Ginebra, Suiza

* OMS dice que ómicron supone un riesgo mundial muy alto

* Aún no está claro si la variante causa una enfermedad más grave

* Japón y Australia toman medidas defensivas

La OMS dijo el lunes que la variante Ómicron del coronavirus conlleva un muy alto riesgo de brotes repentinos, en una jornada en que más países informaban de casos y de cierres de fronteras.

La aparición de Ómicron también ha reavivado la preocupación por la recuperación económica tras dos años de pandemia. Sin embargo, las maltrechas acciones y los precios del petróleo se recuperaron un poco después de un día de pánico la semana pasada, ya que crecieron las esperanzas de que la variante pueda resultar más leve de lo que se temía inicialmente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió a sus 194 países miembros que cualquier aumento de las infecciones podría tener graves consecuencias, pero dijo que no se había relacionado ninguna muerte con la nueva variante.

Unos inversores asustados evaporaron unos 2 billones de dólares al valor de las acciones mundiales el viernes

Un experto en enfermedades infecciosas de Sudáfrica, donde los científicos identificaron Ómicron por primera vez la semana pasada, dijo que era demasiado pronto para establecer si los síntomas eran más graves que los de las variantes anteriores, pero que parecía ser más transmisible.

El profesor Salim Abdool Karim también dijo que las vacunas existentes contra el COVID-19 son probablemente eficaces para impedir que Ómicron cause una enfermedad grave. Los científicos han dicho que podría tardar semanas en comprender la severidad de Ómicron.

Unos inversores asustados evaporaron unos 2 billones de dólares al valor de las acciones mundiales el viernes, pero los mercados financieros estaban más tranquilos el lunes, incluso después de que Japón, la tercera economía más grande del mundo, anunció un cierre de sus fronteras a los extranjeros.

Otros países también impusieron restricciones de viaje y de otro tipo, preocupados por la posibilidad de que ómicron se propague rápidamente, incluso entre personas con inmunidad por vacunación o infección previa.

Viajeros varados en el aeropuerto internacional de Johannesburgo dijeron que se sentían "impotentes" al cancelarse los vuelos desde Sudáfrica.

El jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que la aparición de ómicron mostraba lo "peligroso y precario" de la situación.

"No sabemos qué hacer, sólo estamos esperando aquí, no sabemos cómo nos van a ayudar, pero nos acaban de decir que no pueden ayudarnos", dijo Ntabiseng Kabeli, un pasajero varado de Lesoto.

El jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que la aparición de ómicron mostraba lo "peligroso y precario" de la situación.

Portugal halló 13 casos de la variante en un club de fútbol de Lisboa. Escocia y Austria también informaron el lunes de sus primeros casos de Ómicron.

Varios países han impuesto restricciones de viaje, incluido Japón, que las describió como una precaución.

"Estas son medidas temporales y excepcionales que estamos tomando por el bien de la seguridad, hasta que haya información más clara sobre la variante Ómicron", dijo el primer ministro Fumio Kishida.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, instó a los estadounidenses a usar mascarillas en interiores y lugares públicos, mientras su administración se prepara para que aparezca la nueva variante del COVID-19 en el país.

"Hay una preocupación evidente por la recuperación económica en 2022, pero creo que hemos aprendido mucho"

"Tarde o temprano veremos casos de esta nueva variante aquí en Estados Unidos", dijo Biden. "Por favor, use su mascarilla cuando estén en interiores o en lugares públicos con otras personas".

En tanto, la directora del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, trató de tranquilizar a los inversores ante la posibilidad de que la zona euro enfrente otra ola de la pandemia.

"Hay una preocupación evidente por la recuperación económica en 2022, pero creo que hemos aprendido mucho", dijo a la emisora italiana RAI a última hora del domingo.

"Ahora conocemos a nuestro enemigo y las medidas que debemos tomar. Estamos mejor equipados para responder al riesgo de una quinta ola o de la variante Ómicron".

Ómicron, denominada "variante preocupante" por la Organización Mundial de la Salud

Una mujer toma una muestra de saliva de un hombre en un centro de pruebas de enfermedad rápida por coronavirus (COVID-19) en medio de la pandemia de COVID-19 en Furstenfeldbruck, Alemania.

Australia y otros países se sumaron el sábado a los que ya han impuesto restricciones a los viajes desde el sur de África, después de que se descubrió una nueva variante del coronavirus, ómicron, que alertó al mundo y provocó una caída de los mercados.

Mientras tanto, autoridades en Ámsterdam dijeron que 61 de las cerca de 600 personas que llegaron a la ciudad holandesa en dos vuelos procedentes de Sudáfrica el viernes dieron positivo para el coronavirus y se estaban realizando más pruebas para ver si correspondían a la nueva variante.

Ómicron, denominada "variante preocupante" por la Organización Mundial de la Salud, es posiblemente más contagiosa que las variantes anteriores de la enfermedad, que ya ha infectado a más de 260 millones de personas y causado la muertes a más de 5,4 millones.

La nueva variante se descubrió por primera vez en Sudáfrica y desde entonces se ha detectado en Bélgica, Botsuana, Israel y Hong Kong.

Un ministro del estado alemán de Hesse dijo el sábado que la variante había llegado muy probablemente a Alemania a través de un viajero que regresaba de Sudáfrica. Las autoridades sanitarias checas dijeron que estaban examinando un caso sospechoso de una persona que había pasado una temporada en Namibia.

Los mercados financieros se desplomaron el viernes, especialmente las acciones de las compañías aéreas y otras del sector de turismo, ya que los inversores temen que la variante pueda provocar un nuevo repunte de la pandemia y paralizar la recuperación mundial. Los precios del petróleo cayeron unos 10 dólares por barril.

Los científicos podrían tardar semanas en comprender plenamente las mutaciones de la variante y si las vacunas y tratamientos existentes son eficaces contra ella. Ómicron es la quinta variante que la OMS etiqueta como preocupante.

RESTRICCIONES A LOS VIAJES

Aunque epidemiólogos sostienen que las restricciones a los viajes pueden llegar demasiado tarde para impedir que ómicron circule por todo el mundo, muchos países de todo el mundo -entre ellos Estados Unidos, Brasil, Canadá y naciones de la Unión Europea- las anunciaron el viernes para los países del sur de África.

El sábado, Australia dijo que prohibiría la entrada a los no ciudadanos que hayan estado en nueve países del sur de África y exigirá cuarentenas supervisadas de 14 días para los ciudadanos australianos y sus dependientes que regresen desde allí.

Japón dijo que ampliaría sus estrictos controles fronterizos a otros tres países africanos tras imponer el viernes restricciones a los viajes desde Sudáfrica, Botsuana, Eswatini, Zimbabue, Namibia y Lesoto.

Sri Lanka, Tailandia y Omán también anunciaron la prohibición de viajar a los países del sur de África.

Ómicron ha surgido cuando muchos países de Europa ya están luchando contra un aumento de las infecciones por COVID-19, y algunos han retomado restricciones a la actividad social para intentar detener la propagación. Austria y Eslovaquia han establecido confinamientos.

VACUNAS

En Gran Bretaña, el principal partido de la oposición, el Partido Laborista, pidió el sábado un programa de vacunación de refuerzo más rápido, diciendo que la brecha entre la segunda dosis de vacunación y la de refuerzo debe reducirse de seis a cinco meses.

"Esta nueva variante es una llamada de atención", dijo el portavoz de salud de los laboristas, Alex Norris. "La pandemia no ha terminado. Tenemos que reforzar urgentemente nuestras defensas para mantener el virus a raya".

Sin embargo, a pesar de que muchos países desarrollados están administrando la tercera dosis de refuerzo, menos del 7% de las personas de los países de bajos ingresos han recibido su primera inyección de COVID-19, según grupos médicos y de derechos humanos.

"El fracaso en la ayuda a la vacunación del África subsahariana -que sigue siendo apenas el 4% de la población- nos dejó a todos expuestos al riesgo de una nueva y más virulenta #COVIDvariante", tuiteó el viernes la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva

"La noticia de #Omicron es un recordatorio urgente de por qué tenemos que hacer aún más para vacunar al mundo"

Gran Bretaña autoriza la píldora de Merck contra el COVID-19

Gran Bretaña autorizó el antiviral contra el coronavirus de Merck, la primera píldora contra el COVID-19. (Merck & Co. via AP).

Gran Bretaña autorizó con condiciones el jueves el antiviral contra el coronavirus de Merck, la primera píldora que ha demostrado tratar con éxito el COVID-19. Era el primer país que daba luz verde al tratamiento, aunque en un primer momento no estaba claro cuándo estaría disponible el fármaco.

La píldora se autorizó para adultos a partir de 18 años que hubieran dado positivo en COVID-19 y tuvieran al menos un factor de riesgo para desarrollar enfermedad grave. El medicamento, llamado molnupiravir, está diseñado para tomarse dos veces al día durante cinco días, en pacientes que estén en su casa con síntomas leves a moderados de la enfermedad.

Una píldora antiviral que reduce los síntomas y acelera la recuperación podría ser trascendental, al reducir la carga sobre los hospitales y ayudar a frenar brotes en países más pobres con sistemas de salud más frágiles. También reforzaría la estrategia en dos frentes contra la pandemia: tratamiento con medicación y prevención, principalmente a través de vacunas.

El molnupiravir está pendiente de autorización en Estados Unidos, la Unión Europea y otros lugares. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) dijo el mes pasado que reuniría a finales de noviembre un comité de expertos independientes para analizar la seguridad y efectividad del medicamento.

Los suministros iniciales serán limitados. Merck ha dicho que puede producir 10 millones de rondas de tratamiento hasta final de año, pero buena parte de eso ha sido ya reservado por gobiernos de todo el mundo.

Las autoridades británicas anunciaron en octubre que habían asegurado 480.000 tratamientos y esperaban que miles de británicos vulnerables tuvieran acceso al medicamento este invierno a través de un estudio nacional.

La pandemia de COVID-19 dejará una “huella imborrable” en la salud mental de niños y jóvenes

Un niño lleva una mascarilla mientras camina por el asentamiento de Mathare en Naironi, Kenya. Foto: © UNICEF/Alissa Everett.

El impacto de la pandemia en la salud mental de niños y jóvenes es incalculable y podría durar muchos años, advierte agencia de la ONU.

La pandemia de COVID-19 está pasando una factura muy alta en la salud mental de niños y jóvenes, una afectación que también le cuesta a las economías unas pérdidas estimadas en 390.000 millones de dólares al año, según revela un nuevo informe divulgado este martes por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Ya antes de la pandemia, más de uno de cada siete niños y adolescentes de entre 10 y 19 años del mundo padecía algún trastorno mental diagnosticado y 46.000 se suicidaban anualmente, una situación que se ha agravado con la emergencia sanitaria, advierte el estudio.

Los confinamientos y las restricciones de movimiento impuestas por la pandemia alejaron a ese colectivo de componentes clave para el desarrollo de los niños, como la familia, los amigos, las aulas y el juego, lo que dejará una “huella imborrable” en ellos.

Depresión y otros trastornos

De acuerdo con una encuesta internacional de UNICEF y Gallup en 21 países muestra que uno de cada cinco jóvenes de entre 15 y 24 años respondió que a menudo se siente deprimido o tiene poco interés en hacer cosas.

Los datos más recientes de UNICEF indican que al menos uno de cada siete niños ha sido directamente afectado por los encierros, mientras que más de 1600 millones han sufrido alguna pérdida en materia de educación.

La interrupción de las rutinas, la educación, la recreación, así como la preocupación por los ingresos familiares y la salud, hace que muchos jóvenes se sientan temerosos, enojados o preocupados por su futuro.

Hasta ahora, los trastornos mentales diagnosticados son el síndrome de atención con hiperactividad, la ansiedad, el autismo, el trastorno bipolar, el trastorno de conducta, la depresión, los trastornos alimentarios, la discapacidad intelectual y la esquizofrenia. Todos estos padecimientos pueden dañar la salud, la educación y la capacidad de generar ingresos de los niños y jóvenes.

Un niño sentado en su escritorio en una escuela primaria gubernamental apoyada por UNICEF, en Douala, Camerún. Foto: UNICEF/Tanya Bindra.
Un niño sentado en su escritorio en una escuela primaria gubernamental apoyada por UNICEF, en Douala, Camerún. Foto: UNICEF/Tanya Bindra.

Costo económico y falta de inversión

El impacto en la vida de los niños es incalculable, pero en términos económicos sí tiene un costo para las sociedades. La London School of Economics estima que las contribuciones perdidas debido a los trastornos mentales que conducen a la discapacidad o la muerte entre los jóvenes sumarían casi 390.000 millones de dólares al año.

Pese a la importancia crítica de la salud mental para las sociedades, los gobiernos invierten muy poco en ese renglón, alertó la directora ejecutiva de UNICEF.

No se le está dando suficiente importancia a la relación entre la salud mental y los resultados de la vida futura”, dijo Henrietta Fore y agregó que ya antes del COVID-19, los niños y los jóvenes llevaban la carga de las condiciones de salud mental sin una inversión significativa para abordarlos.

El informe destaca el abismo que existe entre las necesidades de salud mental y el presupuesto para atenderlas: regularmente, los gobiernos asignan a la salud mental el 2% de sus partidas para el sector sanitario.

Distribución de consejos de salud mental a los niños y las familias de la comunidad de Rongwai en Bangkok (Tailandia), durante la pandemia de coronavirus. Foto: UNICEF/Sukhum Preechapanic
Distribución de consejos de salud mental a los niños y las familias de la comunidad de Rongwai en Bangkok (Tailandia), durante la pandemia de coronavirus. Foto: UNICEF/Sukhum Preechapanic

No podemos seguir así

En este sentido, Fore recordó que la salud mental es parte de la salud física. “No podemos permitirnos seguir viéndola de otra manera”, abundó.

“Durante demasiado tiempo, tanto en los países ricos como en los pobres, hemos visto muy poca comprensión y muy poca inversión en un factor clave para maximizar el potencial de cada niño. Esto debe cambiar”, puntualizó.

El informe de UNICEF pide a los gobiernos y a los socios del sector público y privado que actúen para promover la salud mental de todos los niños, adolescentes y sus cuidadores, además de brindarles cuidados a los más vulnerables.

El Fondo de la ONU traza tres líneas de acción en ese sentido:

  • Invertir urgentemente en la salud mental de niños y adolescentes, lo que implica mejorar no sólo el rubro sanitario sino el bienestar social
  • Integrar y ampliar las intervenciones efectivas en los sectores de la salud, la educación y la protección social, incluyendo los programas que promueven la atención receptiva y cariñosa de padres a hijos
  • Romper el silencio que rodea a las enfermedades mentales, eliminar el estigma que conllevan y promover un mejor entendimiento de la salud mental

OPS: Vacunas cubanas requieren aprobación de OMS para ser suministradas; Cuba anuncia que se las pondrá a los menores

Cristian Artimbau, de 14 años, recibe una dosis de la vacuna Soberana 02 durante sus ensayos clínicos en un hospital en medio de preocupaciones sobre la propagación de la enfermedad del coronavirus.

Las vacunas desarrolladas por Cuba contra el COVID-19 no tienen autorización de uso de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y no se pueden comprar para países de las Américas, dijo el martes esta entidad.

El subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Jarbas Barbosa, recordó que las vacunas, Abdala y Soberana, necesitan esa autorización antes de que puedan ser suministradas por el fondo rotatorio de la OPS que apoya el acceso equitativo a las vacunas a través de la instalación COVAX dirigida por la OMS.

Esta semana las autoridades sanitarias en la isla anunciaron que comenzarán a vacunar a los adolescentes y a los niños para mediados de septiembre como parte de una campaña para inmunizar a más del 90% de la población para diciembre.

Los menores entre los 2 y 18 años recibirán al menos dos dosis de la vacuna Soberana-2 a partir del 3 de septiembre.

El comportamiento del COVID-19 en Cuba cerró el 31 de agosto con 6, 609 nuevos casos detectados y 74 decesos.

Pinar del Río es la provincia que ocupa el primer lugar entre las más castigadas por la pandemia con 1, 267 casos, seguida por La Habana, con 773 casos y Cienfuegos con 611, según el informe ofrecido por el Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

Durante la semana pasada, Cuba promedió entre 6.500 y 7.000 casos por día y entre 70 y 80 muertes, una reducción significativa respecto de hace unas semanas, pero sigue siendo una de las tasas más altas del mundo en términos de casos por cada 100.000 habitantes.

Cargar más

XS
SM
MD
LG