Enlaces de accesibilidad

Entre la Hoz y la Esvástica


Cartel promoviendo el comunismo en Cuba.

Algunas personas tienden a decir cuando un individuo incurre en malas acciones de forma continuada y aun así goza de cierto favor popular y los medios de información tampoco le arremeten, que el sujeto está cubierto de teflón, una protección que palpablemente se extiende a propuestas políticas e ideológicas de carácter y conducta criminal como son el marxismo y sus muchas derivaciones, todas tan horrendas como el original.

Las evidencias que demuestran la crueldad de las propuestas comunistas deberían ser suficientes para que la sociedad las execrara con igual devoción y compromiso que como se hace mayoritariamente con los planteamientos y actuaciones del nazi-fascismo.

Desgraciadamente no es así. Sobrevive una doble moral que exculpa injustificadamente a los comunistas de sus depredaciones y culpa merecidamente a los nazis de las suyas. Es edificante que los partidos políticos que reflejan ideológicamente propuestas similares a las de Adolfo Hitler y Benito Mussolini estén prohibidos en varios países, decisión que debería ser universal y extendida a las formaciones que respondan al marxismo leninismo y al socialismo real.

Es muy satisfactorio y estimulante que una empresa comercial haya decidido retirar los símbolos nazis y aquellos relacionados con los supremacistas blancos porque representan odio e intolerancia, sin embargo, siguen ofreciendo insignias comunistas que representan los mismos valores mezquinos que los nazis o el supremacismo de cualquier raza.

Esta incomprensible situación se presenta constantemente en el mundo real. Las dictaduras que se originan en los cuarteles o parten de propuestas conservadoras, son rápidamente repudiadas por la mayoría de los medios e instituciones comprometidas con la defensa de la libertad y los derechos ciudadanos, pero desgraciadamente esas reacciones no suelen ser las mismas cuando la dictadura se suscita en sectores populistas, particularmente los identificados con el marxismo.

Aún más lamentable es lo que acontece con las víctimas de las autocracias de corte marxista. Estas personas suelen ser olvidadas, echadas a un lado de la historia en aras de la reconciliación y el perdón, si insisten en sus reclamos serán acusadas de extremistas y de favorecer el odio y la venganza, lo que no ocurre con las víctimas de las dictaduras castrenses.

Esos individuos tienden a ser venerados y admirados. Se generan condiciones para que reclamen justicia y para que sus victimarios reciban el castigo merecido por los abusos en que incurrieron. El severo correctivo a los verdugos es auspiciado en muchas ocasiones por quienes también recurrieron a la violencia contra los cuarteles, solo que ahora las siglas de los grupos irregulares mutan a flamantes Comisiones de Verdad y Justicia, entes que no concurren cuando son los “progres” los depredadores.

Es indiscutible que amplios sectores de la sociedad, particularmente en el ámbito cultural, consideran que las propuestas populista ceñidas al marxismo son justas y beneficiosas, tal y como dice una amiga de la familia, la señora Consuelo, que afirma "lo que es bonito es bonito y no hace falta más explicación".

Esa miopía por elección que practican muchos bonzos de la cultura con particular vehemencia, se manifiesta ampliamente en numerosos medios de prensa y en los altos centros de estudios donde muchos profesores imparten a los educandos su ideología más que la materia académica que deberían enseñar.

Esos individuos que afirman estar identificados con el pluralismo y el dialogo, dicen ser partidarios de la tolerancia y la conciliación de las diferencias, recurren a propuestas sectarias y discriminatorias, a la vez que promueven el odio de clase como fórmula para el progreso social.

La rotunda realidad es que frecuentemente se aprecia más sentido común, una visión más seria de la vida, en sectores más desfavorecidos económica y culturalmente. Muchos profesionales se inclinan a creer en utopías que prometen una justicia social masiva y un igualitarismo contrario a la naturaleza humana. Creen absurdamente en promesas de magias sociales sin viabilidad alguna, y en la conquista de esa quimera se convierten en verdugos de lo que dicen defender. Se transforman en policías del pensamiento ajeno a pesar que se formaron en un ambiente permisivo en el que cada quien era dueño de sus sueños y voluntad.

  • 16x9 Image

    Pedro Corzo

    Pedro Corzo, Santa Clara, 1943. Trabaja en Radio Martí desde 1998. Conferencista y escritor. Residió en Venezuela durante doce años y colaboró allí en varios medios de información.

    Es presentador del programa Opiniones de WLRN, Canal 17 y columnista de El Nuevo Herald. Ha producido varios documentales históricos entre ellos Zapata, Boitel y Los Sin Derechos.

    Entre sus libros se cuentan Cuba, Cronología, Perfiles del Poder, La Porfía de la Razón, Guevara Anatomía de un Mito,  Cuba, Desplazados y Pueblos Cautivos y El Espionaje Cubano en Estados Unidos. 

    En mayo del 2017 recibió la Medalla de la Libertad que otorga el gobernador del estado de la Florida.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG